foto: ABC

foto: ABC

Y gracias por llevarte al PNV al monte en tu despedida. Lo malo es que no te quedes, y no sigas arreando al ganado hacia el precipicio. Una pena. No te puedes imaginar lo distinto que parece un iluminado paleolítico cuando está en la oposición, en vez de en el gobierno. Y es que los humanos, muchos humanos, son así. Les afecta el filtro del poder, y ven de distinta manera a la misma persona, dependiendo del poder que tenga. ¿Tú crees que alguien se puede tomar en serio a don Pachi, o a Basagoiti? ¡Pues ya verás, ya! Y esa es la pena. Que has tenido la inteligencia -o tu partido-, de quitarte de en medio antes de que el personal tenga la oportunidad de verte sin el manto del poder. ¡Lástima!

Pero ahí queda tu partido-guia, al que por primera vez en treinta años se le va a ver fuera del gobierno. Y ya verás la diferencia de como se perciben las payasadas en esta nueva situación. Buen dilema el que tenéis. ¿Por donde tirar ahora? ¿Por el lado payaso, o por el lado de aldeano-empresario de fuste? Las payasadas, ya digo, son mucho más delicadas sin el aura del poder. Y la responsabilidad no casa con el enfrentamiento social, ni con dedicarse a fabricar e imponer aberrantes “identidades” y nacioncitas. El ideal sería que cogiérais vuestro vascuence artificial, y os encerrárais con él en una reserva india, sin molestar a los demás.

ibarretxe-reserva-india

¡Que viene, que viene!

Pachindakari.

¿Será bien, será mal? Ni idea, pero de momento ya hay que concederle una virtud, y un éxito. La virtud, ese tranquilo perfil bajo que le ha dado a estas semanas de negociación con el PP y de conformación de su futuro gobierno. Y el éxito, el cabreo y pataleo injustificados del PNV. Que es más culpa del PNV que virtud de Pachi, sin duda. Pero ya que se han instalado ellos solos en la marginalidad del partido entre gamberro y mafioso, nada como dejarles que se queden allí por su propia voluntad, sin necesidad de rodearlos con una alambrada.

Eso es lo que Pachilandia necesita: la visualización del alma eterna del PNV: mafia protonazi de paletos de pueblo de tercera, con los que nunca sería posible tener un país ni medio normal. Y de momento están cumpliendo su papel con toda precisión.

Que siga la función.

Se vayan quitando el sombrero …

Quieres ser Lehendakari, Kalehendari, o como sea; pero no deberías. Deberías, ahora que vas a tener mando en plaza, entender esa diferencia que trata de explicaros Savater (y Rosa Díez) entre un país normal, y uno normalizado. Y  un país normal de nuestra época y entorno, jamás tendría un “Lehendakari”, que, como señala Juaristi …

es un término calcado sobre los vocablos fascistas de los años treinta que se referían al caudillaje de masas, como Führer, Duce, Conducator y, por supuesto, Caudillo, de los que es estrictamente sinónimo.

[Nota añadida: en los comentarios (ver abajo) hay una explicación de que esta interpretación de Juaristi no se sostiene.]

No, Patxi. En un país normal, y no “normalizado”, tú querrías ser presidente del Gobierno Vasco, y no Caudillo de una quimera milenaria recién inventada. Y en un páis normal, tú querrías ser don Francisco López, presidente, socialista, y a mucha honra.

¿Podríamos ir olvidando, poco a poco, esa payasada de mal gusto y de reminiscencias fascistas de “Patxi Lehendakari”? Habrá a quien eso de “Lehendakari” le suene como una especie de divertida extravagancia aborigen. Pero su origen y espíritu es bien claro, y los recuerdos que trae, nada buenos. Es mejor dejarles el caudillismo a los locos de los siete mil años, y tratar de ser un poco más normales. Es mejor dejar de hacer el indio, que no está el horno para bollos.boomerangdance

Que ya se han organizado un pacto el PSOE y el PP. Desconocemos lo pactado, aunque se mencionan las políticas referidas a las libertades, la crisis, el autogobierno (el desarrollo del Estatuto), educación, política lingüística, sanidad, el tren de alta velocidad, vivienda y medios de comunicación públicos.

¿Saldrá amontillado el Patxinakari? Pues tiendo a pensar que es posible que no, contra todo pronóstico. Y no por que no le vaya la marcha, que ya vimos como se calaba boinas y repartía retoños del árbol de Guernica, y afirmaba que no había nada que cambiar con lo del vascuence. Pero … parece que el PNV no sabe bajar del monte, ni quiere. Con la misma lógica con que crean naciones inexistentes, tradiciones recién inventadas, y nuevos sentimientos de siete mil años, crean también imaginarios ganadores de las elecciones. Y así como se sueñan conductores de un brumoso pueblo multi milenario, siguen empeñados en que tienen el derecho divino de dirigir el gobierno, aunque no tengan los votos.

Tal vez sea el PNV, con la brillante cabeza de Anasagasti dando la brasa como abanderado, quien haya impedido, de momento, el amontillamiento de don Pachi. Veremos lo que pasa. Con estos chicos de ZP solo puede uno imaginar que su esperanza es el resurgimiento de una ETA – Batasuna sin pistolas, a modo de ERC, para conducirnos a su obsesión regional socialista.

Pero de momento algo ganamos. Esa presidencia de la camara de Vitoria en manos del PP. Y no porque se pueda esperar gran cosa del PP, que no en vano tiene en el regional caciquismo de Fraga, y otros, la contraparte de más de lo mismo al regional socialismo. Pero al menos tendremos a los “apestados” del otro lado del cordón sanitario en un puesto institucional muy relevante. Lo que es un buen palo para el cordón sanitario, y por lo tanto una gran noticia.

Al menos eso. Y de lo demás, ya veremos.

La abuelita de Caperucita, que recogía nueces por el bosque. Pero que no se atrevía a asomar la patita por debajo de la puerta, no se le fuera a ver la pelambre. Pero cuando la abuelita se pone nerviosa, porque se ve en la oposición -y sin nueces-, y eso es  i n c o n c e v i b l e  , se le escapa la parida, y asoma la patita sin querer.

Acojonante el tío:

Libertad Digital, citando al indescriptible Arzalluz:

En este sentido, insistió en que socialistas y populares “pueden tener mayoría absoluta” en la Cámara autonómica porque “previamente han barrido del Parlamento a los que hubieran podido ser y debían haber sido representantes de más de 100.000 votantes vascos, sea de la ideología que fuere”

Pues se lo tendremos que decir también al profesor de derecho constitucional que no quiere mancharse las manos moviendo el árbol, pero que recoge las nueces encantado:  Puedes llamarle “ideología” a la idea de asesinar como herramienta política, tanto como puedes llamarle “ideología” a la idea de fostiar a las mujeres como sistema de convivencia conjugal. Aralar es una ideología, y no criminal. Y Batasuna es la misma ideología, pero con el añadido criminal. Y si a esas cienmil pobres criaturas abandonadas a la buena de dios les importara la ideología, en lugar de la cosa criminal, votarían a Aralar. Pero no hay ningún país civilizado que acepte el crimen como parte de una ideología, “sea la que sea”. Tú si. Pero esa inmoralidad tuya no debe contagiarse, ni mucho menos aplicarse, a la sociedad. Porque sería una sociedad de bestias. Más de lo que ya lo es.

Y ocurre otra cosa, Arzalluz. El primer deber de un gobierno es asegurar el monopolio de la violencia para el estado de derecho. Y el segundo, proporcionar justicia a los ciudadanos cuando ha habido alguna ocasional disfunción en el cumplimiento del primer deber. Nunca habéis cumplido con vuestro primer deber, ni con el segundo. Así que sería más propio que, en vez de tanto tronar y mear fuera del tiesto, te quedaras calladito y avergonzado.

Pero recuerda …

todo_va_mal

todo_va_peor