Nota previa: Marod manda una “respuesta larga” a la discusión anterior [–>]. Como va en tres “asaltos”, y son tres temas distintos, pongo hoy el primero como entrada. Con su respuesta. Los otros irán en días sucesivos.

Por Marod

A ver si logro entender bien el problema.

El beneficio de denunciar primero (como un duelo en OK Corral) fomenta el fanatismo político porque son, obviamente, los fanáticos quienes quieren acallar las voces disonantes. O aquellas que les muestran toda su “basura fascista”. Ergo tienen esa compulsión denunciadora. Unamos a eso que los algoritmos o el personal de Twitter son unos merluzos (juicio de valor, dicho sea de paso) y no entienden el ambiente que están creando. O incluso, peor, lo entienden y encima lo desean. El resultado debe ser un montón de fanáticos interactuando entre ellos, en una especie de orgía de caza de brujas entre los supervivientes.

Hasta aquí bien. Es un argumento lógico.

Mi contra-argumento pone el dedo en el hecho de que eres sancionado por el insulto injustificado, no por el denunciado. El denunciado pone en conocimiento del responsable lo que considera un incumplimiento de las normas de uso del servicio.
Es decir, si quitamos el supuesto de hecho (la conducta inapropiada) la denuncia pasa a importar una mierda, concretamente.

O sea, donde tu argumento falla es en que el sistema fomente el fanatismo, el sistema trata de evitar lesiones al honor e imagen de las personas. Y por qué? Pues porque la sanción se produce una vez se comprueba que se ha producido el supuesto de hecho (el incumplimiento de normas de uso).

Por eso te puse un ejemplo de cómo contestar el mismo mensaje (señalar al totalitario) pero cumpliendo los términos de uso.

Esto en abstracto, en universal. En el caso concreto, analicemos:

Un tipo pone una memez no muy ofensiva (hala, tira que ya sabes dónde está la puerta) en respuesta a otra memez tampoco muy ofensiva (si muerde cuando dices Sanjenjo, es un Talibanciño), y llega un tercero y contesta (omitiendo el mensaje) que se vaya el fascista y se meta el dedo en el culo (en el tono soez y ofensivo, a mi humilde parecer ganas por medio cuerpo 😉)

¿Pondrá alguna norma de Twitter algo así como que no se permiten los insultos y las faltas de respeto injustificadas? Paso de buscarlo, pero fijo que lo pone.

¿Se da entonces, el supuesto de hecho de la sanción? Es posible.

Hostia, pues igual el sistema no funciona tan mal.

Pongamos en duda entonces a los “anormales” de Twitter a la hora de aplicar el sistema.

Puede que lo hagan mal o pasen olímpicamente de él.

Y aquí ya entramos en el terreno de la hipótesis. Ni sé cuántas denuncias se producen, ni por qué motivos, ni cuántas se admiten, ni si son motivadas o no, ni cuántas se rechazan y por qué motivos.

Ni nadie ha hecho mención a que tenga esos datos ni los ha mostrado.

Si querías mostrar este caso como ejemplo del mal funcionamiento del sistema, elegiste mal. Hay incumplimiento bastante posible de la norma.

Hay dos formas de demostrar la hipótesis que pretendes sostener.
O demuestras estadísticamente la inmensa cantidad de usuarios sancionados por denuncias de fanáticos (me parece que no lo has hecho)

O demuestras que el sistema de Twitter ha fallado contigo. Y eso es lo que te estoy rebatiendo. Que no falló en tu caso.

Respuesta (PM)

Joder, Marod no estás más que repitiendo lo que ya has dicho, y ya esá contestado. Y te inventas la mitad de lo que dices. Ya te he puesto antes lo que alega Twitter, pero te lo repito con más detalle. No tiene nada que ver con “lesiones al honor e imagen de las personas”. Dicen:

incumple los Términos de servicio de Twitter; específicamente, las Reglas de Twitter que prohíben participar en situaciones de abuso dirigido a personas o grupos específicos.

A fin de garantizar que las personas se sientan seguras para expresar opiniones y creencias diversas, no toleramos comportamientos que ingresen en el ámbito del abuso. Esto incluye acoso, intimidación, o uso del miedo para silenciar la voz de un individuo.

¿De verdad te lo tengo que explicar? ¿No sabes que el subni, y los anteriores que menciona Galicia Bilingüe (los que muerden si dices “Sanjenjo”), están, exactamente, practicando el acoso para para silenciar la voz de una opinión? El sunto no tiene nada que ver con el honor y la imagen de GB (o de nadie) , y tiene todo que ver con el totalitarismo: aquí sólo cabe mi opinión; las demás opiniones no pintan nada en Galicia y se tienen que ir fuera. Esto es no sólo intentar suprimir una opinión, sino incitar a la violencia contra ella: ¡No pintas nada aquí, fuera, fuera! Violencia que Galicia Bilingüe padece y sigue padeciendo en la calle. Son, por así decir, “agredidos habituales”.

Y aquí es donde viene a cuento lo de “pregunta a los judíos”. Podría haber servido lo mismo decir “negros” (en EEUU, en su momento), o cualquier otro colectivo que goce de la condición de “agredido habitual”. Y todos te dirán lo mismo: siempre empieza con un “tú no pintas nada aquí, vete fuera”. Tu opinión (etnia, condición, ideología) no pinta nada aquí. Esa es, exactamente, la piedra sobre la que pivota toda violencia social contra un colectivo. Y da lo mismo que sean homosexuales, judíos, rojos, negros, herejes, creyentes, Galicia Bilingüe, o lo que sea. El esquema no cambia: no pintas nada aquí, lárgate.

Que esto no lo sepa o entienda un niño becario basura de Twitter, tiene (más o menos) disculpa. Es un fallo digamos social, de la educación que se imparte. Que haya que explicártelo a ti, no tiene justificación alguna. Se te supone una educación y una cultura más que suficiente.

A partir de ahí, el argumento circula sólo. No he intentado silenciar ninguna opinión pero sí criticar / ofender una práctica política enferma; el totalitarismo. Me he limitado a ponerle un espejo al acosador, que sí está intentando silenciar una opinión. Para que vea, sobre sí mismo, lo que hace a los demás. Vete fuera tú; lo mismo que tú mandas fuera a los demás; y vete a la mierda, lo mismo que tú propones que los demás aguanten vuestras agresiones.

Pero tal vez lo puedas intenar entender si cambias de “agredido habitual”. Imagina que en vez de uno no popular para el kindergarten, se tratara de uno de sus casos favoritos. Y ahora imagina este “tuit”:

Oye, ¿si no te gusta la moral cristiana, qué narices pintas aquí, en Europa? Te lo voy a decir de forma simple: coge la puerta y lárgate de aquí.

Y ahora ten los cojones de decirme, Marod, que ese “tuit”, no está intentando precisamente silenciar una opinón, y fomentar la violencia hacia un colectivo. Y que crees que Twitter hubiera reaccionado igual, suspendiendo al que critica / ofende al islamófobo, en lugar de al islamófobo. Pues no tienes más que cambiar islamófobo por fascista / totalitario, que se usan ambos tanto como términos técnicos, como insultos habituales. ¿Lo entiendes ahora, o tampoco?

Te pongo, de Wikipedia, la esencia del totalitarismo. Por ejemplo, su diferencia con simplemente “dictadura” o “autoriarismo” [–>]. Lo plantean de forma bastante razonable.

Los regímenes totalitarios son distintos de los autoritarios. Estos últimos denotan un estado en el que quien ostenta el poder político, lo monopoliza. Pero no intenta cambiar el mundo ni la naturaleza humana. En contraste, el régimen totalitario penetra hasta las raíces más profundas de la estructura social, y busca controlar los pensamientos y acciones de los ciudadanos.

Por ejemplo, que digan Sanxenxo en lugar de Sanjenjo. Por ejemplo, que no imponer el gallego es atacar el gallego. Por eso lo de totalitario fascista es una descripción técnica en este caso. Obvio para cualquiera, menos para el kindergarten.

Y un último apunte, que tampoco debeía haber hecho falta:

El beneficio de denunciar primero (como un duelo en OK Corral) fomenta el fanatismo político porque son, obviamente, los fanáticos quienes quieren acallar las voces disonantes.

No. Son los más motivados los que deuncian. El fanatismo es la mayor motivación que existe en política. Vaya, fanatismo y exceso de motivación son lo mismo. Y el beneficio al fanático por “disparar primero”, y aplicar un sistema basura (cero pensamiento o consideración), es obvio. Se lo expliqué muy claro a Twitter, y de una forma que no pensé que tú necesitaras (alucino):

Quien agrede y trata de silenciar es el otro. Y peor, está tratando de incitar a la violencia. Imagina que le digan a un musulmán:

Oye, ¿si no te gusta la moral cristiana, qué narices pintas aquí, en Europa? Te lo voy a decir de forma simple: coge la puerta y lárgate de aquí.

¿Qué hubiera hecho Twitter? Pues es el mismo caso. Literal:

fanatico-2

Pero yo creo que Twitter ni siquiera lee las alegaciones, salvo que alguien muy conocido meta mucho ruido en el sistema. Y las leen después del ruido; la primera respuesta es siempre automática, de máquina, y sin responder jamás a la alegación. Ya son demasiados casos conocidos. Pero sólo son conocidos los de gente muy conocida. La punta del iceberg.

Añado. Manda cojones que Marod no distinga entre dos imperativos muy distintos: No hagas X / no pienses X. Pues es una de las claves de la democracia liberal, señor aficionado al constitucionalismo.

Para la discusión:

rae-sangenjo

Esta es típica de Twitter. Un fanático acosador, anónimo, que ya explica gráficamente desde su avatar que se trata de un fanático acosador …

fanatico

… prentende expulsar a Galicia Bilingüe de su propia tierra. ¡Por las opiniones de GB!

fanatico-2

Por supuesto, a Galicia Bilingüe no es que no le guste el gallego, aunque estaría en su pleno derecho tener el gusto que sea por la lengua que sea. No, simplemente usa topónimos en español cuando habla español.

talibancinhos

Salvo para los probalemente inmaduros (millenials) curritos de Twitter, expulsar de su tierra a los que no comparten tu opinión es el síntoma más claro que puede haber de fascismo / totalitarismo. Es una de las prácticas más características de Mussolini o Franco, por no hablar de Hitler. Los que no piensan adecuadamente no son verdaderos italianos (españoles, alemanes), y lo mejor es que se vayan con viento fresco.

¿Es muy exagerado indicarle al amable fascista acosador que está haciendo fascismo? ¿Y hacerlo con el tono de enfado que se merece? El “tuit” ya no se puede ver, pero rezaba:

– “Querido fascista totalitario: vete tú si te peta, o métete un dedo en el agujero del culo, y silba.”

Y tampoco es que el niño se corte, y a su vez contesta:

fanatico-3

Hasta aquí todo normal; como la vida misma. Las personas adultas intercambian exabruptos cuando toca, sin mayores problemas. Y luego sigue cada cual a lo suyo. Pero los fanáticos no; como infantiloides que son, necesitan silenciar la discrepancia. No la pueden soportar. Y denuncian la cuenta que les molesta. Con gran ventaja, porque lo que nunca hace Twitter es seguir el hilo del asunto para ver de dónde viene. Ni, por supuesto, pensar: joder, que el nota este le estaba expusando a Galicia Bilingüe de su propia tierra. ¿Quién está acosando aquí a quién? No importa, Twitter suspende automáticamente la cuenta de quien reacciona al acosador.

También es muy probable que, por un mero asunto generacional, el currito inmaduro de Twitter simpatice automáticamente con quien exhibe puños en alto, y lacitos etno-nacionalistas. Que como todo el mundo sabe, son conocidos símbolos de paz y armonía universal, en absoluto proclives a acosar y expulsar a los demás.

En resumen, la política de Twitter favorece el fanatismo. Vaya, le pone una autopista. Y por eso es Twitter como es, en gran medida. Twittergarten.

Repasemos la jugada:

Esto supone cuenta no suspendida:

fanatico-2

Esto también supone cuenta no suspendida:

fanatico-3

Pero esto sí supone cuenta suspendida:

– “Querido fascista totalitario: vete tú si te peta, o métete un dedo en el agujero del culo, y silba.”

Se llama Twitter.

Nota: todas las tomas de pantalla de “tuits” son clicables, y llevan al original.

 

pmalo-misoginia

A través de anécdota más o menos curiosa (la mitad de los mensajes misóginos en Twitter vienen de mujeres), podemos ver la filosofía con la que quieren regular el problema los gestores de la red.

La solución de sentido común en las redes sociales sobre la publicación de comentarios sería no decir nunca algo que no le dirías a la otra persona a la cara, pero esta regla simple parece ser ignorada regularmente.

Yo no creo que lo de “a la cara” resuelva mucho la situación. O la defina. ¿Cuenta como “a la cara” lo que le dice la peña a los árbitros en los partidos de fútbol? No parece. ¿Cuenta como “a la cara” lo que le dice el marido farruco y fuera de sus casillas a su mujer, o viceversa? Tampoco parece. ¿O lo que se puede decir desde la ventanilla de un tren en marcha a los que estén en el andén? Tampoco. Parece que hay un problema; “a la cara” no tiene mucha especificación.

¿Se refieren a algo formal, como un debate académico? Seguro que tampoco; eso no tendría una avalancha de clientes. Y por otra parte, hay muuuchas cosas que uno diría (y dice) a la cara sin el menor problema, incluso en el más formal debate de cuerpo presente que se pueda imaginar, y que sin embargo hay gente en Twitter que no lo puede soportar.

hermann-tertsch-plazaeme

Acto seguido, el bloqueo. Para que no haya lugar a una respuesta, o un debate.

Así que lo de “a la cara” no resuelve nada, aun en la más teresiana de las circunstancias.  ¿Por qué no le iba a recordar a Hermann Tertsch, a la cara, que nunca está a favor de la transparencia cuando no le conviene a sus gustos o fobias particulares? ¿Cuál sería el problema?

En realidad se trata de un asunto moral, o de moralidad. Entendida como código de conducta. Y Twitter a ese respecto no es “una red social”, sino una de un tipo muy especial. Por su dinámica. No hace falta que dos usuarios se pongan de acuerdo en interactuar, como es por ejemplo Facebook — si no me equivoco. Le “sigues” y le “hablas” a otro sin su permiso previo. Y eso, a nivel global.

Una circunstancia completamente novedosa en la historia de la humanidad. Sí, es verdad que normalmente  interactuamos con otra gente sin permiso y sin conocernos. Por ejemplo en la calle, o en un bar. Pero la calle y el bar están dentro de una sociedad, que tiene sus códigos (todas tienen). Aún así hay bares de algunas zonas en los que hay mucha gente que no entraría. Pero sí sabe de antemano que no entraría. Vaya, que dentro de una sociedad, mal que bien, sabemos movernos y sabemos lo que se puede esperar. Y lo que otros pueden esperar de nosotros. Es lo que hace que sea una sociedad, y no un agregado amorfo de fulanos.

Pues bien, Twitter, por su propia dinámica, es una no-sociedad. Y yo creo que esa es buena parte de su gracia. También es un experimento formidable. Sus gestores tienen, que yo vea, dos soluciones. O convertirla en una sociedad con su código, eligiendo cualquiera de los muchos que hay; o dejar que siga el experimento. En el primer caso se trataría de implementar con contundencia una moralidad clara. Probablemente la idea de la moralidad que pueda tener, por ejemplo, Noam Chomsky. Y entonces, en vez de no decirle a Hermann Tertsch lo que no le dirías a la cara, se trataría de no decirle lo que no le diría Chomsky. Es un plan. También es un coñazo. Y a Tertsch no le serviría de nada. La alternativa, seguir con el experimento, es interesante. Twitter es interesante. De momento.

Dedicado a Imma, amable y esforzada discutidora tuitera.

Va de una discusión en Twitter. Un poco dispersa, pero el fondo del asunto es si los modelos climáticos van demasiado calientes a la vista de las observaciones. Y quiero presentarle el argumento a Imma de tal forma que no se ponga a preguntar por los datos, apellidos, y autoridades. Todos los que uso son archiconocidos y muy convencionales, pero hoy tiraremos única y exclusivamente de IPCC.

La gran pregunta es la de siempre. ¿Cuánto calienta el CO2 que estamos emitiendo? No lo sabe nadie, y el margen es amplísimo. Pero lo calculan, mejor o peor, y dan una cifra. Que representa lo que llaman “sensibilidad climática en equilibrio” (ECS), y significa lo que se calentará el aire en superficie al doblar la cantidad de CO2, y cuando el sistema llegue al equilibrio. Lo del equilibrio hace que la cifra no sea demasiado representativa, porque puede tardar mucho -hasta siglos- en llegar el equilibrio. (Para curiosos, pueden hacerse una idea dividiendo ECS por 2/3, y pensar que eso tardaría unos 70 años, o ojo de buen cubero).

Lo calculan de dos formas principalmente. Con modelos climáticos puros, y con  el calentamiento observado apoyándose en modelos climáticos simplifcados. Nota: también hay otros cálculos con “paleotemperaturas”, pero el que se quiera tomar eso en serio que lo disfrute — aquí no lo vamos a usar.

El IPCC, en sus macroinformes de cada cinco años o por ahí solía dar la ECS que estimaban. Con un rango (el asunto es muy impreciso) y una estimación central que consideraban de mayor probabilidad. El rango también es probabilístico, de lo que consideran “very likely”.

Menos en el último informe (de 2013), que sí dieron el rango pero no la estimación central. Porque -explican- las distintas líneas de evidencia no permiten dar una estimación central. Además, cambiaron el rango. Antes (IPCC 2007) era 2º – 4,5º con una estimación central de 3,2º; ahora (IPCC 2013) es 1,5º – 4,5º, sin estimación central.

Lo interesante del asunto, y lo que vamos a ver, es que el motivo del cambio y la diferencia entre las distintas lineas de evidencia es la diferencia entre lo que se infiere de los modelos y lo que se infiere de las observaciones con termómetros. Que es lo que nos interesa en esta discusión. Nota: le llaman “evidencia” a los modelos, con dos cojones.

Luego pondremos el gráfico del IPCC, pero vamos a ver el asunto paso a paso. Primero, lo que dicen los cálculos de lo que calienta el CO2 si se usan termómetros para calcularlo. Son los 18 resultados de 10 estudios que usa el IPCC, posteriores a 2007, y ordenados por tramo de ECS (calentamiento del CO2).

ecs-ipcc-instrumental

Quiere decir que -por ejemplo- hay 4,5 estudios (uno está en la frontera) con un resultado entre 1,5º y 2º de ECS, y 4 que dan  entre 2º y 2,5º.

Y es fácil representar el problema que tenían con el rango anterior que dieron en el IPCC de 2007, y que salía de modelos climáticos sin prestar atención a los observaciones.

ecs-ipcc-rango-2007

No podían dejar fuera del rango al sector más numeroso de cálculos con observaciones. Así que ampliaron el rango. ¡Porque lo que se infiere de los modelos no coincide con lo que se infiere de las observaciones!

 

Por cierto, esto nos da la oportunidad de medir el “consenso” de otra forma. No por lo que largan los científicos por la boquita (opinión, no ciencia); no por lo que escribe la prensa (venta, no ciencia); no por lo que aúllan los políticos (jeta, no ciencia); sino por los resultados de los científicos según la medición de la realidad (conocimiento empírico, sí ciencia).

Podemos distinguir como “no consenso” -y definitivamente como no alarma- desde 2º de ECS para abajo. Cualquier no perturbado se da cuenta de que ese suave calentamiento, más el CO2 extra, es una bendición. Podemos señalar como “medio pelo” los resultados entre 2º y 2,5º. Con mucha imaginación y gimnasia se pueden imaginar problemas con eso, lo mismo que se puede imaginar que no sea ningún problema. Y a partir de 3º empieza la alarma clásica. Que no hay por qué creerse tampoco, pero con tanta publicidad como han hecho les concedemos el punto. Se lo merecen por el esfuerzo. Tiene mérito. Y en dibujito nos queda así:

ecs-ipcc-y-consenso

Que expresado en números, sería:

  • Disenso: 6,5 points.
  • Medio pelo: 4 points.
  • Consenso: 7,5 points

Fuera de la palabrería, yo no veo consenso para tanto. Según esto, sólo es un birrioso 41%.¿Queréis meter el “medio pelo” en el consenso para salvarles la cara? Vaaale:

  • Disenso: 6,5 points.
  • Consenso: 11,5 points.

El consenso sería en este caso del 64% ¿Todos contentos?

Nota / Corrección: Se había escapado uno de los resultados, el verde más clarito que se ve difícil. Son 18 y no 17. Se han corregido los gráficos y números, que cambian poco.

Añadido: Gráfico mostrando los resultados instrumentales (18) junto con los de los modelos (16).

ecs-ipcc-modelos-e-instrumental

Fuente: Toda la peli viene de este gráfico del IPCC AR5 (2013), WGI Box 12.2 Fig.1. He añadido una rejilla vertical para facilitar el conteo. Clic para el documento original.

ipcc-arc5-ecs-modelos-mediciones

Era un poco rollo tanto llanto, pero sin duda yo simpatizaba con su causa / problema. Les da caña a los acólitos del Gran Wyoming y otras especies similares. Y a cambio recibe por Twitter toda sarta de cobardes lindezas y amenazas. He retuiteado unas cuantas. No es que piense que el cafrerío se va a cortar al verse en el espejo, pero si hablamos de lo que hay, habrá que mencionarlo. Pero claro, de un tipo que va de provocador y faltón (y está en todo su derecho), uno no espera que se esconda tras la barrera, después responder más mal que bien.

hermann-tertsch-cobardica

¡Qué bien! No es guerrero, es fantasmilla. Le habla a la peña por Twitter, pero solo a la peña que lo traga todo. Crítica, ni media. Para criticar ya está don Tertsch. Y obsesivamente. Si no le gusta Sowden, todo el día raca raca, con argumentos de vergüenza ajena. Y si no le gustan Perdro J y Bárcenas mirándose fijamente a los ojos sin pestañear durante cuatro horas, más de lo mismo. Una y otra vez tirando a la espinilla, sin nada que recuerde un argumento. Y si los lectores se sorprenden, ¡que se callen!

hermann-tertsch-plazaeme¡Hala!, ya se ha quedado el aguerrido periodista con la última palabra. Porque para no oír la respuesta, evidente, bloquea y se acabó.

¿Una clase de transparencia, Hermann? No consiste en que cada periodista tenga que destapar todos los atropellos. Consiste en que cada periodista pueda destapar el abuso que descubra o le motive. Y como sabemos que nos sois precisamente angelitos, el truco está en que entre unos y otros, con sus filias y fobias, acaben destapando la mayor parte. El resultado es una agua más clara y, con suerte, menos tiburones. O más a la vista, y por tanto con menos peligro.

La anti-trasparencia es lo tuyo, Tertsch. El argumento de casino de pueblo de tercera, según el cual un compañero no puede destapar lo de Rajoy, porque -según tú dices- no destapa lo de Bono. ¿Mande? Y a Snowden hay que emplumarlo y no hacer caso de sus denuncias terribles, porque le defienden otros que atacan más la libertad que Obama. Espero que nunca, pero como en jamás y bajo ningún concepto, se te ocurra llamar sectarios a los guayomines que te atacan. Porque sectarismo, aparte de cobardía, es el nombre más preciso que hay para lo que haces.

Y eso que soy el primero en comprender que la cobardía tiene sus ventajas. Como te ahorra oír lo que responden a tu majadería de cuarta regional, te permite soñar que tu importancia en el mundo está cercana a lo que imaginas. Así que no es un plan del todo malo. Todos contentos, podría decirse. Unos nos ahorramos seguir teniendo en el TL al quien hemos descubierto como un fantasmín sin sustancia. Y tú te ahorras enfrentarte a la realidad.

Suerte con ello. Pero, por qué no destapas tú a Bono, en vez de exigirle al primo de Zumosol que lo haga? Cuando los hombres eran hombres, y los periodistas periodistas, hacían sus propias tareas sin pedir sopitas a nadie. ¡No llores tanto! La crítica de los lectores no es tan mala. Hasta es útil. Te permite ver, mucho mejor que a ti solo, la calidad de los argumentos que usas. Salvo que la soberbia te ciegue, y nunca se te haya ocurrido contemplar la posibilidad, siquiera teórica, de que alguno de tus razonamientos sea … ejem … un poco sub-óptimo.

  1. @plazaeme Estos regímenes no tienen interés en la privacidad de los ciudadanos y sí en su esclavitud. ¿Dirá Snowdon que son peores que USA?

  2. @AsisTimermans Asís, Snowden; no es politólogo. Es admin. de redes, y me ha dicho lo que me importa de lo que sabe: nos espían a mansalva.

  3. @plazaeme Ok. Se lo agradezco. Y deseo que no sea perseguido por ello. Pero va a un país donde por decir mucho menos le asesinarían.

  4. @AsisTimermans Imagino que va a donde puede. A mi (egoísta) me viene bien que pueda ir al infierno, y por eso pueda contarme lo que hay.

  5. @plazaeme Si. Estoy de acuerdo. Pero me hubiera gustado que desde países mínimamente libres se defendiera la libertad. No desde tiranías.

  6. @AsisTimermans Y a mi. Pero la gran pregunta es … ¿por qué no lo han defendido desde países mínimamente libres?

A Gorriarán le gusta el Twitter más que a un niño romper juguetes. Le gusta imaginarse un influyente intelectual, y dado que nunca ha tenido algo que se aproxime a un pensamiento propio o novedoso, se ha especializado en la frase mordaz, y en la sentencia – pancarta. Y en el espacio minimalista, que parece permitir la ausencia total de razonamiento para las frasecitas banderilla, supuestamente inteligentes. En ese sentido Twitter es a internet como la televisión (¿o debería decir Tele 5?) es a la cultura. El paraíso del preadulto.

Por fin se siente a gusto en la red nuestro héroe. Ha encontrado su espacio tras muchos intentos sin éxito. Y es que era difícil. ¿Quién se podía imaginar que todo el truco estaba en la falta de espacio? Falta de espacio para el razonamiento, y falta de espacio para la crítica. Y sobre todo, desorden suficiente para no poder seguir un hilo, y que así no se note lo que no se contesta, ni las cagarrutas que se van dejando atrás, alegremente, como si no existieran. Es probable que ni siquiera Dorsey se diera cuenta de lo que estaba creando. Un kindergarten de internet.

Lo del blog fue un desastre. Ya empezó siendo triste que se notara tanto que solo tenía lectores gracias al vecindario. Como quien pone una tienda vulgar en una calle comercial de moda, esperando chupar rueda del tirón de los demás. Ninguna broma lo del tirón. Savater, Basta Ya, la heroica resistencia contra el terrorismo fascistoide etarra. Se le puede perdonar casi cualquier cosa en un vecindario así. Como un blog endiosado, donde el autor con complejo de Napoleón nunca se digna a responder entre los comentarios y entrar al debate, razonando. Si acaso, otro día, atiza un zurriagazo desde el pedestal, abusando de la altura y la barrera.

Eso sí, como le va la marcha de la gresca verdulera, el insulto sin responsabilidad (sin que te puedan pedir que lo justifiques), no tenía el menor complejo de saltarse las normas de cortesía más elementales del medio. En un blog, un solo “nick”, sin enredar con múltiples personalidades. Y así teníamos una pequeña multitud de desinhibidos alter ego del Gorri, repartiendo estopa por doquier. Aclaraciones necesarias, En la diana, Hemeroteca, y todos lo que ya no recuerdo. ¡Ah, las normas! Esas minucias para la plebe y los ignorantes, que nunca afectan a Bonaparte.

Pero ni con esas podía funcionar el invento durante mucho tiempo. Al final, si se va de intelectual y de racional, hay que responder a las preguntas. Y cuando los actos producen preguntas que no tienen respuesta, hay problemas. Por ejemplo algo tan simple como qué ha pasado con una denuncia que dices que no se ha perdido, pero no está. Resultó obvio que ese no era el espacio adecuado de Gorriarán – ni de Rosa Díez – y lo tuvieron que cerrar. Sí, lo reabrieron después. Pero unos blogs en los que hay que entrar con el carnet y el aplauso en la boca no son más que una estrategia publicitaria cutre. Vaya, gratuita. Y por si acaso, para que no se note, cerraron el acceso del público al histórico de los blogs de Basta Ya. Ya no hay historia. Ya no se puede ver la sarta de insultos irresponsables, básicamente la paja en el ojo ajeno, marca de la casa Gorriarán. De la casa UPyD, diría yo. Aunque son la misma cosa.

Hasta Twitter. Ahí sí. Ahí nuestro pequeño emperador está como pez en el agua, o criatura feliz en el patio del colegio. En su salsa. Da la impresión de interacción y de respuesta, siendo mentira. La censura no se nota. Ni la no respuesta. Total, ¿quién espera que en tres frases breves se pueda explicar nada en condiciones? Queda, eso sí, la bella frase lapidaria, que el autor imagina en letras doradas sobre mármol negro. ¿Adolescente mental? ¿Y cuándo pensará el Gorri que él ha alcanzado la fase adulta, exactamente? ¿Cuando cerró el blog, porque no podía responder de sus actos? ¿O será cuando abrió Twitter, porque no se necesita contestar a nada que no se quiera responder?

Como siempre, está invitado a participar. Lo que no estamos los demás en su sitio.