Va sobre la eterna discusión de si los modelos climáticos van francamente más calientes que la realidad, o no. Y me interesaba echarle una mirada distinta. Por una parte al mar, que es la madre del cordero del sistema climático. Por otra parte, tratar de usar una serie de temperatura distinta e independiente de los termómetros y de los satélites UAH y RSS de siempre. A poder ser, algo que no sientan la necesidad de estar corrigiendo todo el rato.

Y finalmente, me interesan los trópicos. La gran incógnita / discusión es cómo reacciona el sistema climático a los efectos externos. Los “forzamientos”. Puede resistirse a ellos, como si tuviera un termostato; o puede amplificarlos, como si fuera una cabra loca. Y nadie lo sabe – aunque unos y otros aleguen saber lo que creen. Lo que sí parece claro es que en los trópicos sí hay algún efecto termostato. Se ve. Cuando hace calor, saltan nubes y tormentas, y enfrían; cuando está fresco,  las nubes y tormentas se forman mucho más tarde, si es que llegan a hacerlo. Y también parece claro que en los grandes cambios climáticos, tipo glaciaciones, en los trópicos se notan mucho menos. Especialmente en los trópicos marinos. ¿Se nota esto en el mar, en el Calentamiento Global Acojonante? ¿Y los modelos, cómo lo ven?

Bob Tisdale [–>] solía hacer comparaciones interesantes de ese tipo. Pero comparaba la media de los modelos con sólo una de las series de observaciones. La de NASA OIv2 (Reynolds). La serie me sirve muy para el propósito. Es independiente de las que he mencionado. Usa satélites, pero es una medición distinta. La temperatura de la “piel” del mar. Y la controla / chequea contra mediciones de superficie. No la cambian todo el rato, como las otras. Yo he conocido la versión 2, desde siempre, mientras que  las demás van saltando de versión en versión cada pocos años.

Tampoco me gusta nada comparar las observaciones con la media de los modelos. No creo que la media tenga ningún valor especial, y se pierde la información sobre el “desparrame” de los modelos. Esa costumbre que tienen de ocupar todo el mapa.

Así que esa esa sido la idea. Repetir lo de Tisdale, pero con *todos* los modelos que figuran en el Klimate Explorer [–>]. Son 39. Un peñazo guapo. Y usando dos series de mediciones, para que no sea sólo la de NOAA Reynolds, que da menos calentamiento que las sospechosas habituales. He metido también HadSST4; recién salida de sus últimas correcciones, y bien convencional entre los “afirmacionistas”. Es la serie que usa el Met Office británico; la más “clásica” que hay.

Los gráficos. Creo que lo más claro es representar las tendencias lineales de calentamiento, en grados por década. Para que no haya discusiones del método de “empalmar” el origen de modelos y observaciones en un gráfico de líneas típico. Aquí sólo hay números fríos, representados gráficamente. Y para el período 1982 – 2018, porque es cuando empieza la serie Reynolds, y uso medias anuales.

El mar tropical. De 24ºN a 24ºS. Los modelos (CMIP5), en azul claro, están en orden alfabético. Cada punto representa la tendencia lineal de la temperatura por década de cada modelo entre 1982 y 2018. En morado, lo mismo para las observaciones.

observaciones-y-modelos-mar-tropicos

El mar “global”. En realidad he sacado entre 60ºN y 60ºS, porque en las zonas donde hay mar helado cada serie lo hace de forma distinta, que a su vez son diferentes que los modelos.

Lo mismo de antes, en 60ºN – 60ºS:

observaciones-y-modelos-mar

 

Parece que hay un gran consenso entre los modelos para no coincidir con las mediciones, en el mar. Un consenso, digamos, caliente.

Enlaces. Todos los datos vienen del Klimate Exlorer, del Instituto Meteorológico de Holanda. Estos son los enlaces directos, con las opciones ya elegidas. (El KE resulta un poco laberinto si no se ha usado antes, y así es más fácil).

Mar trópicos (24ºN – 24ºS):

Mar 60ºN 60ºS:

NOAA Reynolds OIv2:

HadSST4:

La gente no se suele dar cuenta de este curioso detalle. Que en la ciencia del clima, la temperatura del pasado cambia constantemente. Y por eso es bastante poco relevante todo lo que te digan sobre la temperatura que ha hecho el año pasado, o el récord o no récord que haya habido. ¡Porque eso va a cambiar en el futuro! La temperatura de 2018 que te dan en el año 2019, no es la misma que la temperaura de 2018 que te van a dar en 2025.

No es facil de entender, ni de creer. Por eso vamos a usar un ejemplo de Twitter, de hoy, que viene muy a mano.

Personajes: Richard Betts, y la Global Warming Policy Forum (GWPF).

La GWPF es una conocida sociedad “negacionista”, que publica informes y trabajos sobre la discusión de clima. Y usa un gráfico de temperaturas en la cabecera de su web.

gwpf

Richard Betts es un físico alarmista del clima, director de Impactos Climáticos en la Universidad de Exeter, y director de lo mismo en el Hadley Center de la oficina meteorológica británica (Met Office). También es autor principal del último informe del IPCC.

La GWPF empezó a usar ese gráfico hacia 2010. Era una forma más o menos sutil de demostrar que en lo que iba de siglo la temperatura global no había subido. Y desde hace tres años, o por ahí, Richard Betts les recuerda que actualicen el gráfico en cuanto el Met Office saca la temperatura del siguiente año. ¡Para demostrar que las temperaturas sí están subiendo este siglo!

Y este año hemos tenido el mismo proceso. Betts les recuerda que ya lo pueden actualizar:

betts-gwpf

La GWPF le contesta que gracias, que actualizarán la cabecera hoy mismo. Y lo hace; como se ve en el gráfico, que ya tiene 2018.

gwpf

Ah, pues no; resulta que así no vale. No pueden simplemente añadir la temperatura que dan para 2018 a las anteriores que ya tenían. ¡Tienen que cambiar también las temperaturas de los años anteriores, porque la temperatura -por ejemplo- de 2016, o 2012, o 2015, no es la misma en 2018 que en 2019. En serio, ahora son más calientes que lo que eran el año pasado.

betts-gwpf-2

Y Richard Betts protesta con energía, porque en el gráfico pone como fuente: Met Office 2019. ¡Esa no es la opinión sobe las temperaturas en 2019! -dice. Ha cambiado.

betts-gwpf-3

Tiene razón. Y seguro que hay muchas justificaciones para los cambios. Pero también hay un problema: si entre 2018 y 2019 cambia la temperatura que hubo en 2011, 2012, 0 2016, no podemos saber que entre -por ejemplo- 2020 y 2021 no va a cambiar la temperatura que ha habido en 2018. Y eso quiere decir que no podemos saber la temperatura que ha habido en 2018. No podemos saber cuánto va a cambiar esa temperatura en los próximos años.

Conviene recordarlo cuando veas todos esos titulares tan impactantes sobre la “temperatura global”.

Fuente, Twitter:

Ya sabéis la canción

Una ola de frío local nunca es enfriamiento global

Nunca, nunca, nunca.

Una ola de calor local siempre es calentamiento global.

Siempre, siempre, siempre.

Rosario Calores la canta muy bien en El País.

rosario-caliente

Y nos cuenta muchas cosas Rosario. Por ejemplo que vosotros, cerdos, sois una corte de “negacionistas” de Trump. Si pides y comparas datos, o -peor- si pides evidencia empírica, eres de Trump. Bueno, puede ser. Si lo dice El País debe tener algo de cierto. Pero hay otra pregunta que nunca conviene olvidar. ¿Eso es malo, o es bueno; y en qué se nota? Por que si la discriminación es preguntar para enterarse, igual es mejor ser de Trump que de Rosario. Podría ser. Podría producir más enterarse.

Habla de Phoenix. Han suspendido vuelos porque con el calor el aire es menos denso y algunos aviones iban fuera de límite. Ya había ocurrido en 1990, pero dice que ahora es más frecuente.

Vale, hablemos de Poenix. Dibujitos. James Hansen y otros estudiaron el efecto del calentamiento debido al crecimiento de las ciudades. No tiene nada que ver con el rollo del CO2. Y explica la corrección que le hacen a las lecturas de termómetros de ciudades para contrarrestar ese efecto y que sean homogéneas con las localidades rurales cercanas. Con la inmensa suerte de que elige dos ejemplos extremos, que son Tokyo ¡y Phoenix!hansen-et-al-1999-figure-3A la izquierda Tokyo, a la derecha Phoenix. Arriba las lecturas de termómetros; y abajo la corrección (línea continua) para evitar representar ese calentamiento no climático, junto a las estaciones rurales cercanas (línea discontinua). Ni en el ajustado ni en las rurales se ve un calentamiento y una temperatura distintas entre la primera y la segunda mitad del siglo.

Dicen Hansen y Cia:

The measured and adjusted temperature records for Tokyo and Phoenix are shown in Figure 3. These are among the most extreme examples of urban warming but they illustrate a human influence that can be expected to exist to some degree in all population centers. Tokyo warmed relative to its rural neighbors in both the first and second halves of the century. The true nonclimatic warming in Tokyo may be even somewhat larger that suggested in Figure 3 because some “urban” effect is known to occur even in small towns and rural locations [Mitchell 1953; Landsburg 1981]. The urban effect in Phoenix occurs mainly in the second-half of the century. The urban-adjusted Phoenix record shows little temperature change.

Traducido: EL calentamiento que ves en Phoenix no es por el “calentamiento global”, ni está relacionado con el clima; es un efecto de la urbanización.

Hansen sólo llega hasta el año 1999, pero es que desde entonces Phoenix no ha tenido ni años, ni junios más calientes.

phoenix-t-giss

phoenix-T-junio-GISS

A tomar por saco la bicicleta de los aviones y el Calentamiento Global Acojonante. Sí es un calentamiento local, y tan acojonante como ganas tengas.

Luego suelta muchas anécdotas Rosario, pero que no indican absolutamente nada. Hay una sequía, hay incendios. ¿Sí? ¿Y con qué comparamos para saber si es raro o no tanto? No, que no hace falta, que ya tenemos un cuento que mete mucho miedo. Estupendo.

Hay un dato en todo el artículo. Uno. No lo veo todavía en AEMET, pero ella es periodista de El País y habrá conseguido un avance.

Desde 1965 esta ha sido la primavera más cálida en España, con 1,7 grados más que la media habitual.

Como conocemos la media habitual de AEMET para Primavera (13,6ºC) podemos saber la media de 2017 (15,3ºC). Y lo podemos poner en el histórico.

aemet-primavera-2017

Es tan acojonante el calentamiento de la primavera en España, que desde el récord de1997 ha conseguido subir de 15,2ºC a 15,3ºC. O una décima de grado. Y si contamos también los años no récord, tienes un no calentamiento de la primavera en España durante 21 años. Con una cantidad insoportablemente mayor de CO2, según dicen. De 363 ppm a unas 406 ppm. Pero con efecto cero en la primavera en España.

aemet-primavera-T-ultimos-21

Es muy entretenido esto. Si quieren jugar a las anécdotas irrelevantes para acojonar, jugaremos. Hacer el cafre es muy divertido … para todos. Y pasamos de la ola de calor que abrasa a los “negacionistas”, a la ola de calor que derrite la última neurona de Rosario.

Fuentes.

Rosario:

NASA (para lo de Phoenix urbano / rural):

GISS (para lo de Phoenix moderno)

AMET:

NOAA (para el CO2)

Agradecimientos

Mi calentólogo cantamañanas favorito:

 

Roy Spencer ha sacado a temperatura de noviembre desde satélites del equipo UAH. Dice que hay “casi certeza” de que será récord de temperatura en los 38 años que tiene la serie.

Podemos hacernos una idea muy fácil del significado del récord, si lo comparamos con el anterior con un El Niño fuerte similar. Usando la media móvil de un año (línea roja).

uah-2016-nov.png

De récord a récord, 18 años y media décima de grado más. En ese plan, el mismo récord por un El Niño de los grandes sería, dentro de cien años sería como 0,25º mayor. O sea, esos famosos récords cada tantos años suben a una tasa mucho menor que la de la muy ligera subida de temperatura en estos 38 años. Medido por récords, el Calentamiento Global Acojonante es todavía menos acojonante.

Actualización (6/12).Lo de “media décima de grado más” (0,05º) estaba dicho a ojo, claro. Y redondeando, porque lo que parece es 0,04º. Spencer ha hecho un añadido a su entrada, precisando más:

UPDATE: It should be pointed out that 2016 will end up being 0.03-0.04 deg. C warmer than 1998, which is probably not a statistically significant difference given the uncertainties in the satellite dataset adjustments.

Fuente, Roy Spencer:

Este es un de los temas recurrentes en la discusión del Calentamiento Global Acojonante, y voy a tratar de situaros un poco. ¿Hay una conspiración de científicos “ajustando” los datos para crear una alarma climática, y con eso llevar más dinero hacia la especialidad? (Aparte de darles una herramienta a los políticos para meter mano en los impuestos y en la economía, se entiende).

Es verdad que se pueden ver muchas acusaciones en ese sentido. Pero es importante fijarse dónde se ven. Y siempre es en Twitter y en blogs. Y casi siempre vienen de la misma fuente, Tony Heller [Wikipedia–>] [blog –>] [Twitter @SteveSGoddard–>]. Heller tiene mérito rescatando noticias de prensa antiguas, en las que se ve la misma alarma de calentamiento hacia los años 40, cuando el CO2 no podía tener impacto apreciable. En lo que nadie serio le hace caso es en sus análisis de “fraude” de la NASA con sus series de temperatura. Porque ni es un análisis de verdad, ni mucho menos es serio.

No es falso que las temperaturas las están ajustando restrospectivamente todo el rato. Pero de ahí a demostrar que lo hayan hecho fraudulentamente, va un mundo. Nadie ha demostrado tal cosa. Y ni siquiera sería una labor que pueda hacer Heller  con cuatro dibujitos, como suele. Creo recordar que hay un equipo como de unos cuatro científicos de ambos “bandos” (incluye a Roger Pielke sr.) estudiando lo de los ajustes de las temperaturas y su justificación. Llevan muchos meses, y no tienen ninguna fecha prevista de fin. Y nadie espera gran cosa de su análisis.

Tampoco es verdad algo que suele creerse. Que los ajustes son siempre en el sentido de aumentar el Calentamiento Global Acojonante, enfriando las temperaturas del pasado. No es el caso.

En general ese es un jardín muy muy complicado, en el que los científicos del clima críticos con el IPCC no se meten. ¡Porque ni siquiera lo necesitan! Aun con todos esos ajustes, las temperaturas “oficiales” no justifican la alarma. Es poco calentamiento, y no está nada claro que no sea mayormente natural.

¿Y por qué sigue siempre vivo  ese ambiente de trampas con las temperaturas? Pues porque aunque no se puede demostrar, y los ajustes son verosímiles aunque no necesariamente correctos, sí hay motivos sobrados para la sospecha. No para la sospecha de una conspiración. Sí para la sospecha de una gente que miran todos en el mismo sentido, buscando la misma explicacion — y sólo esa explicación. Y claro, si todos buscan lo mismo acaban encontrando lo que buscan — sea verdad o sea equivocado.

Voy a poner un ejemplo de motivo para la sospecha. El mejor, que yo recuerde. Un email del Climategate, entre tres de las figuras más señeras de la alarma climática y de las series de temperatura global. Pero recordemos que sospechar no es saber.

Traduzco el email y dejo al final el original.

De: Tom Wigley <wigley@ucar.edu>
A: Phil Jones <p.jones@uea.ac.uk> Asunto: 1940s
Fecha: Domingo, 27 Sep 2009 23:25:38 -0600
Cc: Ben Santer <santer1@llnl.gov>

Phil,

Aquí hay algunas especulaciones sobre corregir las temperturas del mar para explicar parcialmente el calentón (warming blip) de los 1940s.

Si miras al gráfico adjunto verás que los continentes también muestran el calentón de los 1940s (como seguramente sabes).

Así que si podemos reducir el calentamiento del océano en, digamos 0,15ºC, eso será significativo para la media global — pero todavía tendríamos que explicar el calentamiento en tierra.

He elegido 0,15º deliberadamente. Eso todavía deja un “blip” en el océano, y yo creo que se necesita tener alguna forma de “blip” en el mar para explicar el de tierra (sea por un forzamiento común, o el mar forzando la tierra, o viceversa, o todos ellos). Cuando miras otros “blips”, los de tierra son (aproximadamente) de 1,5 a 2  veces mayores que los del mar — sensibilidad más alta, más efectos de inercia térmica. Mi ajuste de 0,15 deja las cosas consistentes con eso, así que puedes ver de donde vengo.

Quitar ENSO [EL Niño -pm] no afecta a esto.

Sería bueno eliminar al menos parte del “blip” de los 1940s, pero aun nos queda “¿por qué el blip?“.

Déjame ir más allá. Si miras el Hemisferio Norte y el Sur, y el efecto de los aerosoles (cualitativamente o con MAGICC), entonces con un blip oceánico reducido tenemos un calentamiento continuo en el HS, y un enfriamiento en el HN — justo como uno esperaría con aerosoles principalmente en el HN.

La otra cosa interesante es que (como señalan Foukal et al. nota — de
MAGICC) el calentamiento 1910 1940 no puede ser solar. El sol puede conseguir como mucho el 10% con (el cálculo de) Wang et al, menos con (el cálculo de) Foukal. Así que esto bien puede ser NADW (agua profunda del Átlántico Norte), como Sara y yo apuntamos en 1987 (así como Schlesinger más tarde). Un blip reducido en los 1940s hace el calentamiento 1910-40 mayor que el Hemisferio Sur (cosa que no ocurre actualmente) pero realmente no lo suficiente.

Así que … ¿por qué estaba el Hemisferio Sur tan frío hacia 1910? ¿Otro problema con las temperaturas del mar?

(Datos de HS/HN adjuntos también.)

Este material está en un informe que estoy escribiendo para EPRI, así que agradecería cualquier comentario que tú (Phil Jones) y Ben (Santer) podáis tener.

Tom.

El problema no puede estar más claro. No están explicando la teoría a través de las temperaturas, sino que están explicando (y ajustando) las temperaturas  a través de la teoría. Y puede ser que el ajuste sea correcto (o no). Creo recordar que era el paso de usar cubos de agua para medir la temperatura del mar, a usar termómetros en la toma de refrigeración de los barcos. Pero claro, si usas la teoría para ajustar las temperaturas, es imposible que las temperaturas sirvan para justificar la teoría. Imposible.

Creo recordar que sí hicieron esa rebaja en el “blip” de la década de 1940. Eso no cambiaría el calentamiento del siglo XX — el blip quedaba justo en el medio. Pero sí cambiaría la película, en el sentido de que el segundo calentamiento, cuando hay CO2, sería menor que el primero — que reconocen que no saben por qué fue. Pero es que con rebaja y todo siguen teniendo el mismo problema. Que es el que señala siempre Judith Curry. Si no puedes explicar el calentamiento 1910 – 1945, no puedes saber que el calentamiento 1980 – 2015 no sea por la misma causa desconocida, o en buena medida. Y si crees que fue por las corrientes oceánicas (eso sugiere Wigley en el email), el calentamiento reciente puede ser por lo mismo, o en buena parte.

Vamos a medir el problema:

La serie de temperatura del mar, ya después de rebajar el “blip” y todo eso. O sea, la serie como la tienen actualmente.

hadsst3-1850-2015

Ahora seleccionamos la parte moderna de calentamiento, eligiendo a propósito el punto más bajo en el origen para que sea el mayor calentamiento posible. O sea, entre los puntos 2 y 1.

hadsst3-calentamientos-seleccionados

Para el calentamiento de principio de siglo (recuerdo: sin CO2 significativo) elegimos el mismo número de años, hacia atrás desde el pico. Entre los puntos 4 y 3. Con la mala suerte de que no podemos empezar en el punto más bajo — como hemos hecho para el calentamiento reciente. Y comparamos los dos calentamientos del mar.

hadsst3-dos-calentamientos

Son iguales de tendencia. Un poco más el calentamiento anterior, que no tenía CO2, que el calentamiento moderno atribuido al CO2.

Resumiendo. No te metas en líos. Puedes sopechar lo que quieras, y está justificado si piensas en “Groupthink“. Pero como no vas a poder demostrar un fraude, ni que los ajustes sean incorrectos (no hay manera de saberlo), no enredes con este fraude. Ya tenemos bastante con a trick to hide the decline, que ese sí que es un engaño consciente de los buenos. Pero las temperaturas, aun con todas sus correcciones retrospectivas, no son un argumento en absoluto suficiente para la alarma. Ni de lejos.

Nota: Esto va de los ajustes -digamos- clásicos. Hay otros modernos. Los que intentan eliminar la Pausa. La llamada karlization de las series de temperaturas, que también son prodigios en el mar. Pero mejor paramos aquí, que ya va siendo largo.

Añadido (poco) posterior. Por curiosear un poco. Se puede pensar que la media de temperatura del mar global no algo muy de fuste antes de 1950. Imagina cuántos barcos había midiendo la temperatura -a base de echar cubos por la borda- en el Pacífico o en el hemisferio sur. De risa. Y eso afecta también a la temperatura global — el mar es un 70% del globo. Pero podemos comparar qué pasa si hacemos la misma operación en el mar más transitado. El Atlántico Norte. Repetimos lo que hemos hecho arriba, pero usando sólo el Atlántico Norte. Que además tiene la ventaja de ser lo que nos importa en Bilbao. LE bacalao y eso.

amo-non-detr

Comparamos los dos calentamientos, con y sin CO2:

amo-dos-calentamientos

La misma historia; dos calentamientos iguales.

Para que se vean mejor los dos calentamientos en el cuadro general:

amo-dos-calentamientos-2

Añadido para los comentarios (Antonio):

el-nino-sats-y-termometros

Para Alejandro:

insolacion-latitudes-nov

Para CSC

l-y-r-2ma-y-hoy

synder-2016

El email del “blip” original:

From: Tom Wigley <wigley@ucar.edu>
To: Phil Jones <p.jones@uea.ac.uk> Subject: 1940s
Date: Sun, 27 Sep 2009 23:25:38 -0600
Cc: Ben Santer <santer1@llnl.gov>
Phil,

Here are some speculations on correcting SSTs to partly
explain the 1940s warming blip.

If you look at the attached plot you will see that the
land also shows the 1940s blip (as I’m sure you know).

So, if we could reduce the ocean blip by, say, 0.15 degC,
then this would be significant for the global mean — but
we’d still have to explain the land blip.

I’ve chosen 0.15 here deliberately. This still leaves an
ocean blip, and i think one needs to have some form of
ocean blip to explain the land blip (via either some common
forcing, or ocean forcing land, or vice versa, or all of
these). When you look at other blips, the land blips are
1.5 to 2 times (roughly) the ocean blips — higher sensitivity
plus thermal inertia effects. My 0.15 adjustment leaves things
consistent with this, so you can see where I am coming from.

Removing ENSO does not affect this.

It would be good to remove at least part of the 1940s blip,
but we are still left with “why the blip”.

Let me go further. If you look at NH vs SH and the aerosol
effect (qualitatively or with MAGICC) then with a reduced
ocean blip we get continuous warming in the SH, and a cooling
in the NH — just as one would expect with mainly NH aerosols.

The other interesting thing is (as Foukal et al. note — from
MAGICC) that the 1910-40 warming cannot be solar. The Sun can
get at most 10% of this with Wang et al solar, less with Foukal
solar. So this may well be NADW, as Sarah and I noted in 1987
(and also Schlesinger later). A reduced SST blip in the 1940s
makes the 1910-40 warming larger than the SH (which it
currently is not) — but not really enough.

So … why was the SH so cold around 1910? Another SST problem?
(SH/NH data also attached.)

This stuff is in a report I am writing for EPRI, so I’d
appreciate any comments you (and Ben) might have.

Tom.

Attachment Converted: “c:\eudora\attach\TTHEMIS.xls”

Attachment Converted: “c:\eudora\attach\TTLVSO.XLS”

Añadido, para los comentarios (r0f).

sats-y-giss

 

sats-hadc-giss

 

tropical-hot-spot

El otro día veíamos [–>] a nuestra amiga Mónica López haciendo la imaginaria sección del tiempo de un Telediario veraniego en 2050. Donde las máximas en la mitad de la península eran de unos 50 grados. Producto, claro, del Calentamiento Global Acojonante. La idea, según los “escenarios” y modelos de la gente del cambio climático, es que un calentamiento global aumenta las temperaturas máximas en España.

Es algo que a primera vista parece razonable. Salvo que te dé por sospechar la posibilidad, también razonable, de que el clima sea un sistema caótico con constricciones. Y el caso es que debería haber la posibilidad de verlo, porque ya ha habido Calentamiento Global Acojonate. La primera comprobación debería ser si el calentamiento que ya ha habido ha subido las temperaturas máximas. Intentaremos ir viéndolo poco a poco. Pero para empezar, nada mejor que mirar primero la capital de mundo. ¿Nos estamos achicharrando más con el Calentamiento Global Acojonante de lo que hacíamos antes de emitir tanto CO2? Veamos las temperaturas máximas de Bilbao, desde 1.947.

bilbao-temperaturas-maximas-anuales

No parece que el Calentamiento Global Acojonante esté subiendo las máximas en Bilbao, ni produciendo una tendencia en las mismas. Podría haber más días calientes; esto son sólo datos de la temperatura máxima alcanzada cada año. Intentaremos verlo más adelante. De momento nos quedamos con las máximas que se alcanzan.

Es verdad que 2016 ha alcanzado una máxima alta, pero sólo es el sexto año desde 1947. El campeonato queda así.

  1. 1947
  2. 2003
  3. 1988
  4. 1950
  5. 2011
  6. 2016

Si lo quisiéramos hacer por lustros, una idea rápida podría ser una media móvil de 5 años.

bilbao-temp-max-anuales-y-mm5a

El lustro campeón sería el de 1986 – 1990, seguido de cerca por el de 1981 – 1985, y los demás quedan muy lejos.

La gran pregunta sería. ¿Si el Calentamiento Global Acojonante, ese que dicen que ya estamos sufriendo, no sube las temperaturas máximas, por qué piensan que las subirá en el futuro — si es que llega a haberlo? Es verdad que podría ser una particularidad de Bilbao. No sería la primera. Así que en los próximos días lo miraremos con Sevilla, por ser capital del flamenco; y con Madrid, por capital del imperio.

De momento, relajados. Hace calor, pero no es nada raro.

Datos:

Javier Sevillano, que ha organizado los de AEMET anteriores a 2013 de forma fácilmente digerible:

AEMET, desde 2013:

cet-acojonante-no-acojonante

No tengo ni idea de si es voluntario o inconsciente el poco cuidado que tienen los científicos alarmistas del clima con el contexto de los datos que ofrecen. Puede ser que quieran atraer dinero a su especialidad sin mirar mucho la ética del método, o puede que de tantas ganas que tienen de salvar al mundo se estén engañando a si mismos. Pero es un escándalo. Y es un escándalo que ocurre prácticamente con todos los datos que ofrecen. Vamos a verlo con lo de la temperatura de superficie, que es la principal métrica que usan.

¡Es un calentamiento sin precedentes!- afirman con gran seguridad. Y lo rematan señalando récords que se baten continuamente. Ya, ¿y desde cuando lo mides? 1880 es lo que usan todas las series de “temperatura global” con las que te asustan. ¿Eso es un tiempo suficiente para saber si se trata de un calentamiento raro, o es normal? Vamos a ver la diferencia con una serie de temperatura que es más larga (desde 1659) y de más calidad.

Central England Temperature  es una serie de temperatura regional medida con muchos termómetros. La más larga, y la mejor. A la ventaja de ser mucho más larga, añade la ventaja de que permite un gran control de calidad, porque si uno de los termómetros hace cosas raras, o se ha desplazado de sitio, o el entorno sufre cambios,  se puede contrastar con termómetros de la misma región climática, y la misma altitud, de una forma muy coherente. Y además está muy bien documentado el historial de cada instrumento. No es como preguntar lo que pasó con un puto termómetro despendolado en Nigeria, en 1982.

CET representa la historia de la temperatura de aproximadamente este triángulo.

cet-area

También tiene otra ventaja. Es el clima del Atlántico Norte, que es el principal causante de las variaciones del hemisferio norte extratropical, que a su vez es donde ocurre el “calentamiento global”. (Nadie hablaría de un calentamiento si fuera por lo que se mide en el hemisferio sur o en los trópicos).

rss-calentamiento-global-por-latitud

Al final haremos una comparación entre esta serie de temperatura y lo que miden (de aquella manera) para el hemisferio norte extratropical con “proxies”.

Bien, tenemos esta serie de temperatura CET, de mil veces mayor calidad que cualquier serie de “temperatura global”, y vamos a ver la diferencia entre los calentamientos que se ven si se usa la serie sólo desde 1880, o se usa entera.

El gráfico es difícil de interpretar, porque muestra cambio de temperatura, no temperatura. Eso es un calentamiento; un cambio de temperatura — hacia más. Cada puntito representa el cambio de temperatura de 30 años. Por ejemplo, el punto que se sitúa en el año 2.000, y ofrece un resultado de 0,029ºC, significa que entre 1971 y 2000 la temperatura ha subido a una tasa de 0,029ºC por año ( o de 0,29ºC por década, que sería 2,9ºC por siglo).

Lo de medir el cambio de temperatura en 30 años es por la Oficina Meteorológica Mundial. Definen “clima” como la estadística de datos meteorológicos de 30 años. Y eso es lo que usamos para ver cómo cambia el clima CET.

Desde 1880. Se ha marcado una línea rosa con la siguiente mentalidad. Señala el mayor calentamiento en la serie antes del “calentamiento moderno”. (Es 0,033º por año, 0,33 por década; 3,3º por siglo). Y así se puede decir que cualquier calentamiento superior es “sin precedentes” (desde 1880), y es un récord, etc. También se señala con puntos rojos lo que queda por encima de “lo normal”, o el máximo desde antes de la antropogenia si miramos desde 1880.

calentamientos-cet-1880

cet-colorines-1880

Y se puede asegurar que nunca se había visto en la historia (desde 1880) un calentamiento como el Calentamiento Global Acojonante. O que en 2009 se llevaban siete años seguidos de un calentamiento “sin precedentes”. Y en 2005, cinco años seguidos de récord de calentamiento en 30 años. La falta de cuidado de los alarmistas del clima, claro, es olvidarse decir que lo que ocurre desde 1880 puede ser poco significativo. Un suceso puede ser muy improbable en un plazo, y  muy probable en un plazo mayor.

Desde 1659. La misma raya rosa y el mismo coloreado de los puntos que la superan.

calentamientos-cet

cet-colorines

Hemos cambiado de película. Lo de “sin precedentes” ha dejado de existir, y no se ha batido ningún récord desde 1720 (0,050º por año). Récord de calentamiento, no de temperatura. El clima se está calentando como desde 1700; pero eso no puede ser por tus emisiones de CO2, que empezaron mucho después y no son significativas hasta 1950.

Este es el momento en el que saltan todos los alarmistas, diciendo: ¡Eso es una serie de temperatura local, no global! Y es cierto. Pero la gente en general (no los alarmistas) gozan y padecen la temperatura local, no la global. Y CET está muy directamente relacionada con la temperatura de Bilbao, que es la que nos importa – como cualquiera puede entender. Además, si no se quieren creer que también está muy relacionada con la temperatura extratropical del hemisferio (la del calentamiento”global”, recuerdo), vamos a mirarlo. Comparando, por ejemplo, con una serie reciente de “proxies”, Ljungqvist 2010.

Esta vez comparamos temperatura, no cambio de temperatura (en “anomalía”). La serie de “proxies” es esta:

Se va a simple vista que tiene el mismo calentamiento hacia 1700, completamente comparable con el moderno. Pero vamos a verlo más cerca, y con las series superpuestas.

Nota: Ljungqvist 2010 tiene una resolución decadal. Consideran que cada punto representa la temperatura media de diez años. Así que para CET ponemos la media de las mismas décadas. El último tramo de CET se pone en verde porque sólo son seis años en lugar de diez.

calentamientos-cet-ljungqvist

¡Glus! Menuda sorpresa. El detalle fino no es exquisito, y los “proxies” tiene mucha menor variabilidad, como era de esperar. Por ser “proxies”, y por ser la media de muchas zonas. Pero la película general es bastante calcada, y la correlación sorprendente. Probablemente los termómetros CET sean mucha mejor medida de la variación de temperatura del hemisferio norte que ninguna serie de “proxies”.

En todo caso, dejando al margen la discusión local  / global, queda muy claro lo que puede pasar con una serie climática de sólo 130 años. Que bien puede contar una película muy distinta que la misma serie con 350. Y la cuestión es que no hay ni un sólo científico, por alarmista que sea, que no se dé cuenta de este problema. ¿Por qué pasan por encima de él, como si no existiera?

Datos:

CET: http://www.metoffice.gov.uk/hadobs/hadcet/data/download.html

Ljungqvist: ftp://ftp.ncdc.noaa.gov/pub/data/paleo/contributions_by_author/ljungqvist2010/ljungqvist2010.txt

 

 

 

junio-2016-tem-global-uah-y-modelos

Roy Spencer en su blog:

Con el rápido enfriamiento ahora en curso de la temperatura global media troposférica, mi anterior predicción de un año récord en las medidas de los satélites para 2016 parece … bueno … prematura.

Básicamente, si las anomalías (las temperaturas)  se mantienen por debajo del valor de 0,34ºC de junio, 2016 no será un año récord.

Significado. Si eso ocurre, la “pausa” en el calentamiento global según lo miden los satélites alcanzará casi seguro los 20 o 21 años. Porque el Pacífico se pondrá muy probablemente en modo La Niña. Y en ese caso quedarán dos opciones.

1) Los satélites miden mal.

2) Los satélites miden bien y los modelos climáticos son una caca. Lo que querría decir que el cuento del Calentamiento Global Acojonante es … ¡un cuento!

Actualización:

Aprovechando que ya están los datos de RSS, ponemos el mismo gráfico con la medición del otro equipo que usa satélites para medir la temperatura global.

junio-2016-rss-temp-global-y-modelos-climaticos

Fabius Maximus [–>] es un blog que ha entrado no hace mucho en la discusión del cambio climático, pero con muy buen pie. Empolla mucho la literatura, pero sobre todo tiene buenas ideas. Como de saber pensar. Y acaba de publicar un artículo que pone el dedo en una buena llaga.

Se ha hablado mucho de la imposibilidad de creerse el absurdamente escaso margen de error que, según sus autores, tiene la medición del calentamiento del mar. En volumen, no en superficie. Es algo muy clave, porque más del 90% del calentamiento global se supone que va al mar. Y a Fabius Maximus se le ha ocurrido comparar ese margen de error con el margen de error que consideran para otras mediciones de temperatura del mar, pero en superficie.

La idea es clara. Se usan los mismos instrumentos para las dos mediciones. Termómetros desde los barcos, boyas fijas, boyas sueltas. El margen de la medición de superficie debería ser menor que del volumen, porque mides en dos dimensiones en lugar de tres. Y porque hay muchísimas más mediciones de superficie que de profundidad. Al menos hasta 2005, en que se desarrolla el sistema de boyas Argos, que suben y bajan.

Lo que ha encontrado son dos márgenes de error muy diferentes (diferencia de x20), pero en el sentido contrario del que se podía esperar.

Imagina. Miden los 2.000 metros superiores de todos los océanos, asegurando tener un margen de error de ± 0,01ºC (un poco menos). Y como la medición de calentamiento para esa capa es una media de 0,1ºC desde 1.950, y lo medido es diez veces más que el margen de error, parece como que da confianza.

La imagen que lo representa es de la NOAA.

calentamiento-mar-2000m-NOAA

Es claro que lo que han medido es muy superior al margen.

calentamiento-mar-2000m-margen-NOAA

Pero Fabius Maximus ha rastreado el margen que le otorgan a las mediciones de superficie del mar, que son con los mismos instrumentos. Y se ha encontrado que para la zona de El Niño, que es la climáticamente más importante, y la que más estudian, hablan de un margen de ± 0,3ºC. En una superficie que es como el 2% del mar global, y en dos dimensiones contra tres, y con las mismas herramientas. Pero explican esto:

That’s part of why the ERSSv4 and the OISSTv2 SST data sets, the two most commonly used ones in this country, can disagree by several tenths of a degree. So, while the accuracy of a single thermometer may be a tenth or a hundredth of a degree, the accuracy of our estimates of the entire Nino3.4 region is only about plus or minus 0.3C.

Esas series que cita, ERSSv4 y OISSTv2, son de temperatura del mar globales. Y efectivamente, a veces difieren por varias décimas de grado. ¿Se puede creer un margen en el orden de la centésima de grado para el volumen global del mar hasta 2.000 metros?

Pongamos lo que pasa si pensamos que la medicón del calentamiento del mar (volumen) tiene un margen de error al menos como los que piensan que tienen en superficie. El gráfico de arriba se convertiría en esto:

calentamiento-mar-2000m-margen2-NOAA

Los datos del gráfico salen de: https://www.nodc.noaa.gov/OC5/3M_HEAT_CONTENT/index2.html

Y como ese calentamiento es el 93% del calentamiento global, si el margen de medición fuera de 0,3ºC, no podrías sabrer si ha habido calentamiento o enfriamiento global desde 1.950. Pero ni idea. ¿Tienen explicación los amigos alarmistas? Judith Curry lo ha incluido entre las noticias científicas de la semana [–>]. Esperemos que genere un poco de discusión, y se sientan obligados a explicar el contradiós. Porque manda bemoles.

Para detalles, fuentes, etc; todo muy bien explicado en lo de Fabius Maximus:

Añadido (16/01/2016; 11:00):

Estos están considerando un margen de error estadístico, basado en el error estándar. Pero si alguien mira la realidad que muestran boyas no libres, sale algo muy diferente. Me he acordado que había un estudio al respecto.

On the accuracy of North Atlantic temperature and heat storage fields from Argo. Hadfield et al 2007.

Results:

Over much of the section, the Argo-based
estimates of temperature agree with the cruise measurements
to within 0.5ºC. However, there are several regions in
the 500–1000 m layer west of about 40W where the
differences exceed this value (Figure 9a). Furthermore at
the western boundary, west of 74W, the temperature is
more than 2ºC
warmer in the Argo section than in the cruise
section. As expected, the climatological values from the
WOA typically show larger differences from the cruise
section than the Argo-based sections, particularly in the
surface waters across the section (Figure 9b, upper panel)
and the upper 1200 m at 65–73W.

Viene de Jo Nova: http://joannenova.com.au/2015/06/study-shows-argo-ocean-robots-uncertainty-was-up-to-100-times-larger-than-advertised/

Y hay que tener en cuenta que es para las boyas Argo, con muchísimo menos error que la mayor parte de los datos de los que hablamos. O sea, sólo los últimos cinco años de los 60 de Levitus. El margen de error en los 55 anteriores es muy superior, por cojones. Pero mucho.

José Carlos Gonzalez-Hidalgo, Dhais Peña-Angulo, Michele Brunetti y Nicola Cortesi estudian la evolución de temperaturas en España (1950 – 2010). Usando la nueva base de datos de temperatura máxima y mínima MOTEDAS, creada a partir de un control de calidad de los datos de AEMET, y 1358 de sus estaciones. El objetivo principal es averiguar si se puede detectar la famosa pausa en el calentamiento global a escala subregional, en la cuenca del Mediterráneo Oriental. Que es una de las zonas que, según los modelos, es de  las que más se deberían estar calentando.

Nota: Definen “pausa” como, o no calentamiento, o calentamiento con una tendencia lineal estadísticamente no significativa.

gonzalez-hidalgo-et-al-2015-fig-1

De la conclusión

Los análisis de la evolución de tendencia de temperatura en España continental durante la segunda mitad del siglo XX identifican que el máximo calentamiento ocurrió en dos décadas (desde como 1970 hasta 1900), pero durante los últimos 25 – 30 años la mayor parte de las tendencias de temperatura, anuales y estacionales, no son significativas. Este hallazgo nos permite detectar el período de la así llamada pausa, y su fecha de comienzo. Que establecemos en 1990, así que la pausa en España continental no afecta sólo al siglo XXI. Habría que investigar varias relaciones para hallar la causa de las fechas diferentes de la pausa en España respecto de la media global, que podrían incluir cambios en la cubierta de nubes, uso del suelo y humedad del suelo. Hacen falta más análisis para identificar el rol de varias fuentes y entender completamente el comportamiento de la temperatura observada.

Suena raro. ¿Saben que el “timing” de la pausa de otros sitios sí se corresponde con la media global? Porque si no, parece que podría ocurrir que lo normal sea esa no correspondencia, y la media no sea más que eso; una media de mediciones heterogéneas. Y por ejemplo, la pausa en CET (Central England Temperature) no parece haber empezado en una fecha muy diferente de 1990. Se podría pensar que no resultaría sorprendente si Inglaterra y España estuvieran principalmente afectadas por el mismo foco de variabilidad de temperatura. El mismo océano, en la misma ribera.

cet-la-pausa

Pero sigamos …

La media anual de tendencias de Tmax y Tmin no son estadísticamente significativas desde mediados de los 1970s para la Tmax, y desde mediados de los 1980s para Tmin hasta el presente, para cualquier ventana temporal, con las tendencias de  Tmin más altas que las de Tmax. Como consecuencia, el calentamiento reciente parece depender más de las temperaturas nocturnas que de las diurnas.

Sugerencia. Cuando el siguiente periodista español, en fase de pre-calentamiento para la próxima tenida del clima de París, te cuente que cada vez nos achicharramos más, le remites a este estudio. O a esta plaza. Y le explicas que es absolutamente imposible que note un calentamiento estadísticamente no significativo, desde 1990. Hablamos del orden de la décima de grado por década. Y eso no se nota ni con hiper-sensibilidad térmica, ni con nada. Pero ni el periodista; ni los pajaritos; ni los pececitos; ni ningún bicho viviente. No se puede notar. A todos los efectos, es lo mismo que si no existiera. Punto.

Modestamente, y un poco a ojo de buen cubero, en esta web habíamos marcado 1992 como comienzo de “la pausa” en España. Dos años antes que saliera este estudio en serio, y usando AEMET a pelo. Sin ningún efecto en esa prensa que se está calentando para París. Clic.

Temperaturas-espana-desde-1994

Eso sí; González-Hidalgo et al 2015 resulta muy interesante en su análisis de diferencias en las tendencias de temperatura máxima y mínima, y su desglose estacional. Y en sus apuntes a los posibles motivos. Se recomienda.

Bonus extra (y gratis). Ya puestos, aunque todavía no lo hemos comentado, no se puede dejar de señalar este estudio sobre los visibles beneficios de las emisiones de CO2. Y con prólogo de Freeman Dyson, nada menos.

El dato de 2015 es la temperatura “oficial” media del verano (junio, julio y agosto), porque no la encuentro puesta en AEMET. Pero como sí tienen la temperatura media de junio, julio y agosto, pues se saca de ahí. Y queda este lindo gráfico.

aemet-verano-hasta-2015

Y ahora nos podemos poner a filosofar, y decir que es !el segundo más alto desde 1971! O que es sensiblemente igual que 20012, 2009, 2006 y 2005, y probablemente dentro de su margen de incertidumbre. O que nos vamos a achicharrar todos. O que desde 1989 son más calientes, y que desde entonces poca cosa se puede decir. En 26 años. Lo que sea. Pero récord, naina.

También podemos plantar una linda curva polinómica de segundo grado, sin la menor pretensión de que tenga capacidad predictiva alguna. Después de todo, ellos lo hacen con rectas. Y sin el aviso de la nula capacidad predictiva como acompañamiento. Pero hace bodito.

aemet-verano-2

Los alarmistas del clima quieren reducir la discusión a blanco o negro. Calentamiento o no calentamiento. Como si cualquier calentamiento fuera malo, y malo para todos.

Pero cuando queremos saber cuánto calentamiento está habiendo, y si es mucho o poco -por ejemplo comparado con las predicciones alarmistas- nos solemos encontrar con rotundas afirmaciones contrarias. Por ejemplo, unos dicen que lo que medimos se corresponde mucho con las predicciones, y otros que sólo es como la mitad de las predicciones. Si los segundos tienen la razón, es muy difícil plantear que tengamos un problema con el cambio climático. Y que sea razonable provocar un desastre económico encareciendo brutalmente la energía, a base de prescindir de los combustibles fósiles.

Una parte importante de esta disparidad viene de que miden la temparatura global por dos procedimientos diferentes. Y están dando resultados diferentes. Temperaturas del aire medidas por termómetros, y por satélites. Y es una puñeta, porque las mediciones se van separando y separando, hasta el punto que ya va ser muy difícil negar que una de las dos está mal, y no sirve. Podrían ser las dos, claro; pero eso debilitaría las urgencias alarmistas.

La cuestión es importante, porque la diferencia entre ambas empieza a ser de casi el dobe de calentamiento para termómetros que para satélites. Y la diferencia parece estar yendo a más.

La discusión que se traen no es muy recomendable. Oscura como pocas. Y vuelan argumentos y zambombazos en todas direcciones. Pero hay un sistema fácil, un poco como de andar por casa, que sí puede proporcionar alguna perspectiva. Se pueden comparar los dos sistemas con un tercero, que es mixto entre ambos. Y de mucho prestigio. La medición Reynolds de la NOAA. Mide la temperatura de la superficie del mar (como la “piel” del mar). Y usa tanto satélites (pero por un método diferente que los que miden la temperatura del aire), como termómetros de barcos y de boyas. O sea, es fiable, y de metodología independiente. Ideal para contrastar.

Bueno, es sólo temperatura del mar. Pero la superficie del mar es el 70% de la global. Y las dos mediciones en disputa dan datos separados para tierra y mar. Se puede comparar mar con mar, o peras con peras, y obtener un resultado válido para el 70% del globo.

Para satélites usaremos UAH. No hace ninguna diferencia usar la serie de cualquiera de los dos grupos que miden desde satélites, porque van niquelados. Para termómetros usaremos la serie de Hadley Center (HadSST3) de temperatura de superficie en el mar. Es la que da menos calentamiento de las series de termómetros. O sea que usando cualquier otra, veríamos lo mismo pero más exagerado.

Al grano. Primero, la separación entre satélites y termómetros. Y recordemos que es sólo en el mar, lo que evita las discusiones sobre las “islas de calor urbano”. Es una separación bastante menor que cuando metes también la tierra por medio. Pero tiene la ventaja de poder comparar con la serie mixta y de mayor calidad.

comparacion-temperatura-uah-hadsst3

No hace falta un ojo demasiado fino para ver cómo se separan.

Ahora comparamos los satélites (UAH) con la serie mixta (Reynolds), que nos sirve de juez.

comparacion-temperatura-uah-reynolds

Aunque están representadas las líneas de tendencia de las dos, líneas de puntos en azul y rojo, es casi imposible ver más de una. Que le pregunten a nuestra amiga V lo que ve. 😉 Pero nos sirven las cifras. La diferencia entre 0,90ºC / siglo y 0,84ºC / siglo. Nota: las predicciones de los alarmistas dicen como 1,7ºC / siglo.

Y ahora comparamos los termómetros (HadSST) con la serie mixta (Reynolds).

comparacion-temperatura-reynolds-hadsst3

También se separan, de una manera imposible de justificar. Y eso, usando la serie de termómetros que va menos caliente. Y por supuesto, al ser sólo el mar, no entran la multitud de factores que no son climáticos ni tienen relacion con el CO2, como el crecimiento de las ciudades (donde suelen estar los termómetros), el cambio en el uso del suelo, los regadíos, y varios etcéteras.

En números:

  • Diferencia entre termómetros y control, y sólo en el mar: +0,43ºC / siglo.
  • Diferencia entre satélites y control, y sólo en el mar: -0,06ºC / siglo.
  • Los termómetros están siete veces más alejados del control que los satélites.

Por eso es muy importante fijarse en algo que el público no suele darse cuenta. ¿Cuando me hablas de temperaturas y de calentamiento, de qué medición me estás hablando? No es lo mismo. Y yo supongo que como se sigan separando las mediciones de satélites de las de los termómetros, por ejemplo como los “termometreros” sigan corrigiendo y corrigiendo sus mediciones al alza, llegará un momento en el que va a empezar a oler a podrido. Y va a ser difícil disimular.

Nota marginal / apuesta: En la serie que hemos usado de control (Reynolds) se ha acabado La Pausa. De momento, y por El Niño en curso. Mi apuesta es que en unos meses pasará lo mismo con los satélites. Pero eso no va a hacer que las temperaturas medidas (bien) se acerquen a las predicciones.

Este gráfico lo pillamos de Bob Tisdale [–>], que ya está bien de tanto grafiquito:

Yo creo que este gráfico no necesita palabras. Pero pondremos algunas, para los entusiastas.

400-ppm-de-co2-calentamiento-global

Hoy es un día histórico. Especialmente en el contexto del fin del mundo por Calentamiento Global Acojonante. Lo anuncia la NOAA. Clic.

noaa-400ppmEstaríamos asustadísimos, si no hubiéramos visto el primer gráfico donde se ponen en contexto CO2 y temperatura, desde que se mide la temperatura con satélites.

400-ppm-de-co2-calentamiento-global

Hay representadas dos series diferentes de temperatura global medida desde satélites. De dos equipos muy, muy independientes. “Ideológicamente” contrarios (alarmistas / escépticos), y usando procedimientos francamente distintos para capturar la señal de temperatura a partir del “brillo” del CO2 del aire. Una tiene la línea de datos en verde, y la otra en azul. Pero apenas se ve el azul, porque el verde va encima y la coincidencia es inmejorable.

Le podemos añadir una polinómica a la temperatura. No significa nada (igual que las “líneas de tendencia” que suelen poner los alarmistas), pero hace bonito y da mucho morbo.

400-ppm-de-co2-calentamiento-global-y-polinomica

Anque morbo, morbo, lo que da morbo de verdad es añadirle La Pausa.

400ppm-co2-y-la-pausa

No creo que haga falta decir mucho más. Eso que ahorráis. 😉

Bueno, perdón, sí. Un detalle. El CO2 son datos desestacionalizados. Por simplificar.

Actualización. Haddock pregunta si no habíamos llegado hace uñ año a esa cifra mágica de CO2. En realidad, hace dos. Pero eso era con datos absolutos, y ahora es con datos desestacionalizados

co2-400ppm-desestacionalizadas

Está bien esto de mirar los termómetros, en vez de los periódicos alarmistas, o las virguerías estadísticas alarmistas, para hacerse una idea del calentamiento global.

Después de lo del Ártico [–>] le ha tocado a Perú. Es mucho más breve. Veo que están saliendo muchas noticias -y vídeos, a cuenta de que en Perú se están quedando sin papas por el cambio climático. ¡Joé!, un cambio climático que lo miden -muy discutiblemente- en décimas de grados, y en Perú se quedan si patatas. ¿Será posibe?

Nada como mirar las temperaturas de la zona:

http://data.giss.nasa.gov/cgi-bin/gistemp/findstation.py?datatype=gistemp&data_set=1&name=peru&world_map.x=225&world_map.y=259

Idealmente deberías de buscar estaciones rurales que tengan lecturas desde antes de 1940 -porque esa fua la última época de “calentamiento global” y es con eso con lo que hay que comparar. Desgraciadamente no hay estaciones en la zona que sean rurales y que sean tan largas de registro, Así que hay que conformarse con estaciones urbanas, que en parte están midiendo el crecimiento de la ciudad -que produce calor, además de la temperatura debida al clima. Y tienes:

– Cuzco (buena, 1937 – 2009)
– la Paz (pelín corta, 1918 – 1990)
– Arica (buena, 1939 – 2010 )
– Chiclayo (pelín corta 1943 – 2009)

Mira los gráficos, y me cuentas qué opinas de las papas:

Siempre me ha intrigado esta cuestión, porque es uno de los iconos del alarmismo climático científico -como los osos polares lo son del alarmismo climático verde. Y porque podría ser uno de los sistemas de control de los modelos climáticos, que “predicen” una amplificación del calentamiento en los polos. ¿Pero, ocurre?

Si haces caso de los mamporreros científicos calentólogos, sin duda ninguna que hoy hay mucho menos hielo ártico que en cualquier otra época histórica. Pero es que los mamporreros son como son, y se sacan las cosas de la gorra. El caso es que no hay ningún dato fiable que diga eso. Los satélites solo miden el hielo desde 1980, y en un clima que claramente tiene fases de calentamiento y enfriamiento, en ciclos como de unos 60 – 70 años, lo que hay que comparar es esta fase cálida con la anterior fase cálida (1930s – 1940s). para compar peras con peras, y no con manzanas. Y los satélites no tienen datos suficientemente antiguos como para llegar a la anterior fase cálida. Antes de los satélites no sabemos como estaba el hielo comparado con hoy;  solo sabemos que hay muchas noticias de la preocupación hacia 1930 y 1940 por la pérdida de hielo marino, de glaciares en Groenlandia, y por el calentamiento del océano Ártico.

Veamos como pone la cuestión un calentólogo civilizado. Se trata de Lennart Bengtsson, prestigioso meteorólogo europeo, en un informe para preparar una discusión en el parlamento sueco, donde examina las que toma por principales críticas escépticas, y opina sobre ellas. Ante la cuestión del hielo del Ártico, lo plantea así:

Crítica escéptica:

Había menos hielo en el Ártico en los 1940s que actualmente.

Respuesta de Bengtsson:

El hielo del Ártico tiene cambios periódicos que pueden tener escalas de tiempo de varias décadas. Por lo que podemos juzgar con los datos limitados que tenemos, la temperatura era más alta allí en los 1940s que en los 1990s, pero con toda probabilidad no tan caliente como en la última década 2000 -2009. Por la estrecha relación entre el hielo marino del Ártico y la temperatura de superficie, esto sugiere correspondientemente menos hielo cuando la temperatura del Ártico es alta.

O sea, no lo sabemos, pero lo deducimos porque la temperatura es más alta.

¿Hay forma de que un no científico chequee esa afirmación, de una forma más o menos fácil, sin tener necesariamente que aceptar las discutidas y arcanas virguerías estadísticas que presentan el GISS y HadCru (que difieren bastante entre sí)?

Intentémoslo. No hay más que ir a los datos de las estaciones meteorológicas del GISS, muy bien organizados en su web, y mirar todas las estaciones a partir de una determinada latitud. Por ejemplo la del Círculo polar 66ºN. Y que tengan datos que abarquen los dos picos de los dos úlitmos períodos cálidos, en los alrededores de 1.940 y de 2.000. Los datos del GISS se pillan aquí –>.

Salen 34 estaciones, bastante bien repartidas entre Groenlandia, Canadá, Rusia y Escandinavia. Parece una muy buena cata entre el círculo polar y algo más arriba. Pongo los dibujos del GISS; pero adelanto los números de lo que se ve a ojo, sin hacer medias ni nada. Se trata de saber en cuantas estaciones las temperaturas máximas son después de 1995 y en cuantas hacia 1930 – 1945. De 34 estaciones, hay 19 en las que las temperaturas máximas se dieron hacia 1930 – 1945, y 15 en que esto ocurrió hacia 1995 – 2009. ¿Se puede entender?

Sí, se puede uno imaginar que haciendo medias, si unas pocas de las que son más calientes ahora son mucho más calientes, eso supera el efecto de un mayor número de estaciones más frías, si no son mucho más frías. Y eso es lo que se ve en las gráficas. Pero también se puede uno imaginar que esos calentamientos “exagerados” no sean precisamente naturales, sino un artificio del crecimiento urbano (y de calefacción) de los alrededores de la estación.

En definitiva, que cada uno lo interprete como quiera. Yo lo interpreto como que no me creo que el Ártico esté más caliente ahora, sino como mucho igual que por los 1930 – 1940. Lo que me hace apostar que el hielo también andaría parecido de escaso, como se deduce de los datos históricos que se pueden ver aquí –>.

Y ojo, que queda otra sospecha. Que ese fenómeno de no más calor ahora que hace 60 años no sea exclusivo del Ártico -donde las diferencias deberían amplificarse, sino mucho más amplio. Ahora que se están mirando con lupa los datos y su tratamiento, cada día salen más detalles para mosquearse. Por ejemplo este estudio (no “peer-reviewed”)  publicado hoy mismo, donde sale este cuadro comparando datos cudos de estaciones rurales USA comparados con datos crudos de estaciones urbanas USA. La temperatura real (clima) es la de las estaciones rurales, por supuesto. Y tampoco son más altas que hace 60 años. (Se puede pinchar en el cuadro para llegar al artículo)

Y aquí están las estaciones del Ártico:



Para el que estos gráficos le convenzan de que ahora no hace más calor en el Ártico que hace 60 años, la pregunta es inevitable. Ahora sí hay mucho más CO2 que antes. Entonces, ¿por qué no se nota ese efecto del CO2 que se supone que se debería de notar -un calentamiento amplificado del Ártico? ¿Acaso será que el cuento no funciona?

Y por cierto, esto no es un estudio científico, por supuesto, sino la miradita rápida de un lego. Pero resulta que ese vistazo al asunto te lleva a la misma conclusión a la que llegan algunos científicos que si estan mirando y estudiano el clima polar. Que no está ocurriendo nada extraordinario por allí. Como los que se pueden ver en este vídeo:

Relacionados:

Lo de Bengtsson viene del blog de Zorita – Von Storch: