Una nueva reconstrucción de temperaturas de Esper y varios más. Usando árboles del Pirineo Central. Lo más relevante del trabajo probablemente sea una nueva técnica de usar los árboles como “testigos” de temperatura. Midiendo isótopos estables de carbono — en vez de el grueso de los anillos o la densidad de la madera, como suele hacerse. La idea, que creen que consiguen, es capturar mucho mejor la variabilidad de la temperatura del pasado. No tanto la temperatura año a año, o década a década, sino la pendiente (la variación lineal) durante varias décadas. En ese sentido creen que mejoran mucho las técnicas usadas hasta ahora.

Por ejemplo, vemos el gráfico del período de calibración, comparando las mediciones de termómetro con el resultado de los árboles. Algunos puntos están muy separados en las dos curvas, y el r2 no es nada bueno. Pero la tendencia multi decadal va clavada.

esper-et-al-2015-fig-3b

Si han acertado, el resultado sería muy interesante. Porque el cuento del calentamiento global va precisamente de eso. De que el calentamiento observado desde mitad del siglo XX se debe principalmente a las emisiones de CO2 (dicen).

Las temperaturas que reconstruyen son de verano (junio, julio y agosto). Cuando crecen esos árboles. Y los autores explican que …

Los resultados indican que el calentamiento de final del siglo XX no ha sido único en el contexto de los últimos 750 años.

Aunque tienen datos de los últimos mil años, de los primeros 250 no se fían tanto porque tienen un número demasiado bajo de árboles de tanta edad. Por eso ponen el peso en los últimos 750 años.

Digitalizando los datos de sus gráficos podemos ver las temperaturas que han reconstruido (y recordando relativizar los primeros  250 años).

esper-2015-anom-temperatura

Tal vez mejor representar las últimos 750 años, en los que tienen más confianza.

esper-2015-anom-temp-750-a

Vemos que, según esta reconstrucción, la temperatura de verano en el Pirineo Central no tiene nada de extraordinario. Pero ya que hablamos de calentamiento, que es aumento de temperatura en el tiempo, miremos ese dato. Mejor que tratar de imaginarlo “a ojo” con las pendientes que se ven en esos gráficos. Podemos representar directamente las pendientes (tendencias lineales) que hay en esos gráficos. Por ejemplo, las de 50 años. Que es lo que parece gustarle al IPCC y los alarmistas, por aquello de “el calentamiento desde mitad del siglo XX”.

Eso es lo que marca el siguiente gráfico. Cada punto representa la pendiente (la tendencia lineal) de la temperatura en los cincuenta años anteriores a esa fecha. Lo que ves es la variación lineal de temperatura en 50 años. O el calentamiento, si la cifra es positiva.

esper-2015-tendencias-50-a

Dramático. El calentamiento de los últimos cincuenta años en Los Pirineos, según Esper et al 2015, es el mismo que el de: 1065, 1204, 1215, 1366, 1485, 1495, 1775 y 1785. (Hay un punto de temperatura como cada diez años). Y el calentamiento de estos últimos cincuenta años es inferior al de los puntos de:  1075, 1095, 1375, 1385, 1395, 1935, 1945, 1955 y 1965.

Yo cogería con pinzas todas estas reconstrucciones de “paleo” temperatura. Pero si dicen que el Calentamiento Global Acojonante por culpa del hombre pecador no tiene pruebas, sino una atribución con los mejores conocimientos que tenemos (von Storch, comunicación personal en su blog); entonces, con los mejores conocimientos que tenemos, resulta que en el área donde vives, el calentamiento de los últimos 50 años no es ni mucho calentamiento, ni un calentamiento especialmente rápido. O sea, nada digno de mención en el contexto de 1.000 (o 750) años. Ni siquiera en el contexto de 100 años. ¿De qué diablos estamos hablando?

Pongamos lo mismo, con un recuadro de contexto visual para separar lo más frecuente de lo menos. ¿Donde está lo “raro”? De haberlo, sería el enfriamiento un poco antes de 1900. Es lo único que puedes señalar como más “abrupto” que los demás cambios.

esper-2015-tendencias-50-a-2

Actualización. Perdón, había olvidado los créditos.

Esper et al 2015:

Steve McIntyre, al que la ciencia (digamos clásica) debería hacerle el mayor monumento posible, está auditando un nuevo trabajo científico de reconstrucción de temperatura global de largo plazo. 2.000 años. Lo que llaman “paleo” climatología.

Como no hay termómetros, miden variaciones en unos elementos que se suponen relacionados con la temperatura. Los llamados “proxys”. Hay de muchos tipos; desde el grueso de los anillos de los árboles, la proporción de ciertos isótopos (sea en el hielo, en sedimentos, etc), o la presencia de un tipo de polen — en fin, hay un montón. Y aquí la clave está, por supuesto, en lo de “se suponen relacionados con la temperatura”. Que puede ser, o no tanto.

La otra parte delicada -además de la calidad de los proxys- es el tratamiento estadístico. En dos aspectos. Por una parte la estadística para crear una serie de temperatura de un lugar, con un proxy. Con unos datos en los que normalmente el “ruido” es mucho mayor que la señal. Y por otra parte la estadística para empalmar varias decenas de series, de tantos sitios, para crear una “media global” (o hemisférica).

McIntyre empezó hace ya años auditando el famoso “palo de Hockey” de Michael Mann, y descubrió y demostró que era una farsa. Ni siquiera una falsificación; directamente un cachondeo. Desde entonces se ha especilizado en “paleo” reconstrucciones de temperatura. Que son muy importantes en la discusión del “cambio climático”. Porque como no hay forma de que de las mediciones modernas, con termómetros, salga ninguna predicción preocupante, los alarmistas usan las “paleo temperaturas” como argumento principal para asustarte. Y el problema que señala McIntyre, una y otra vez, es que esas paleo reconstrucciones son, en general, de una fiabilidad muy problemática.

Esta semana ha empezado a hincarle el diente a un nuevo estudio que presentan al público de esta forma:

Hoy la tierra se está calentando unas veinte veces más rápido de lo que se enfrió durante los últimos 1.800 años -dice Michael Evans- segundo autor del estudio, y profesor asociado en el departamento de Geology and Earth System Science Interdisciplinary Center (ESSIC) de la universidad de Maryland. “Este estudio realmente destaca el profundo efecto que estamos teniendo hoy en el clima”

El artículo de McIntyre es el primero de una serie. Que es como suele trabajar; paso a paso hasta gran profundidad y claridad.

Ya resulta muy llamativo el gráfico principal del estudio. Donde no hay cristiano que pueda ver ningún efecto profundo del hombre moderno pecador sobre esa serie de supuesta temperatura del mar global. Y mucho menos un calentamiento unas veinte veces más rápido que el enfriamiento anterior.

ocean2k-compiled

McIntyre hace un agradecimiento que conviene destacar.

Los autores han hecho un trabajo realmente encomiable de archivo de sus datos según los han usado, las localizaciones originales de sus datos digitales, e incluso han archivado (mucho del) código usado para su reconstrucción.

Donde dice “archivado” quiere decir puesto a disposición de los demás. Y le parece encomiable porque no es precisamente la estrategia habitual de la especialidad. Lo que no dice (tal vez porque sus lectores ya lo sabemos de sobra) es que la esforzadísima lucha para conseguir que la “paleo climatología” presente sus datos y métodos al público, es básicamente una lucha personal del mismo Steve. Y lo va consiguiendo

Dado que, por una vez, han presentado los datos de forma que sean reproducibles, McIntyre nos puede presentar los 57 proxys. Las 57 series de reconstrucción de temperatura de las que sale la media “global” del primer gráfico. Y en forma de grados centígrados, que por razones incomprensibles los autores no han hecho (usan desviaciones estándar).

ocean2k-57-series

Como siempre, clic para ampliar. Pero aun así es muy difícil ver bien la locura del asunto. Afortuadamente Willis Eschenbach nos ha resuelto la papeleta en WUWT. Ha hecho el mismo gráfico, pero separando las series por cada cuenca oceánica. Y se ve perfectamente que cada serie marca lo que le da la gana. Pero “la gana” en su máximo esplendor. Hay series que se enfrían ¡¡¡10ºC!!! durante el mismo tiempo en que otra serie de la misma cuenca se está calentando, y otras no están cambiando de temperatura.

Muy fácil lectura, y tremendamente instructiva:

Esta entrada sólo pretende ser un aperitivo / estímulo para inducir a los interesados a acercarse a los artículos de McIntyre y Eschenbach. Más fácil el de Eschenbach. Y tienes un ejemplo perfecto para ver por ti mismo cómo se puede presentar un calentamiento moderno espectacular … sacado literalmente de la nada. Puedes incluso reproducir la nada en tu propio ordenador, con sólo aprender el lenguaje “R”.

Para mayores profundidades técnicas, y la crítica correspondiente, basta esperar los siguientes análisis prometidos por Steve. Probablemente haremos un resumen. Pero ya avisa que va a presentar los datos sin la extravagante estrategia de los autores de agrupar los datos en grupos de 200 años.

El dato de 2015 es la temperatura “oficial” media del verano (junio, julio y agosto), porque no la encuentro puesta en AEMET. Pero como sí tienen la temperatura media de junio, julio y agosto, pues se saca de ahí. Y queda este lindo gráfico.

aemet-verano-hasta-2015

Y ahora nos podemos poner a filosofar, y decir que es !el segundo más alto desde 1971! O que es sensiblemente igual que 20012, 2009, 2006 y 2005, y probablemente dentro de su margen de incertidumbre. O que nos vamos a achicharrar todos. O que desde 1989 son más calientes, y que desde entonces poca cosa se puede decir. En 26 años. Lo que sea. Pero récord, naina.

También podemos plantar una linda curva polinómica de segundo grado, sin la menor pretensión de que tenga capacidad predictiva alguna. Después de todo, ellos lo hacen con rectas. Y sin el aviso de la nula capacidad predictiva como acompañamiento. Pero hace bodito.

aemet-verano-2

El cuento del calentamiento global es un poco absorbente. De sorber cerebros, se entiende. Como el de Teresa Guerrero.

Imaginad este titular:

el-mundo-la-historia-y-la-temperatura

Clic para fuente. Que no es El Mundo, sino Wayback Machine. En algún momento posterior han rebajado de categoría a la Historia para dejarla en la historia. Y han corregido la longitud de la Historia / historia. 😉

Y la historia es que Luis I. Gómez, en Twitter [–>] y en DEE [–>], le ha recordado al El Mundo que su noticia la sacan de una fuente científica que reza:

July 2015 was warmest month ever recorded for the globe.

Y claro, hay cierto lapso de tiempo entre que empieza la historia -sea con mayúscula o minúscula- y se tienen registros de temperatura como para calcular medias globales. Aproximadamente un lapso como del 96% de la historia — si aceptamos el comienzo de la escritura como su punto inicial.

En El Mundo parecen haberse enterado, y lo han corregido. O estropeado más; según se mire. Mira:

el-mundo-la-historia-y-la-temperatura-2

¡Joder con la sintaxis! Yo no sé si para un periódico es preferible un error de ortografía, de historia, o de sintaxis. Pero el último caso tiene muchas papeletas de campeón. Ya me dirás. El más cálido de la historia desde que hay registros. “De la historia” y “desde que” son dos puntos de origen; y son diferentes. Si el primero es cierto, el segundo sobra. Y si es cierto el segundo, el primero es falso.

Bueno, pues no es solo la sintaxis. También es el pensar. Porque si informas que la temperatura esa tan preocupante ha sido “0,81º C más alta que la media del siglo XX”, lo que se puede imaginar -a ojo de buen cubero- es que el calentamiento va a una tasa, como mucho, de 0,81ºC en los 65 años que hay entre la mitad de siglo y ahora. Una regla de tres te proporciona: 1,2ºC en un siglo. No es que sea exacto; la tendencia lineal real de la serie de temperatura que ha usado Teresa Guerrero es, en ese tiempo, de 1,7ºC / siglo. Pero el significado de 0,81ºC desde mitad de siglo es ese: 1,2ºC por siglo.

Nota: La temperatura de hacia mitad de siglo XX y la temperatura media del siglo XX coinciden bastante (clic para fuente):

el-mundo-la-historia-y-la-temperatura-3

¿Merece la pena un titular tan alarmista? Una tasa de 1,2º por siglo es un resultado muy típico de los que les sale a los científicos “negacionistas” cuando calculan el “problema” del CO2 para el futuro. A Curry o a Spencer les sale algo más. Y los alarmistas les insultan por ello. O sea, que no hay nada alarmante en la acojonante alarma de Teresa Guerrero.

Y eso, sin empezar a considerar que el calentamiento medido por la locura de los termómetros de superficie es mucho mayor que el que miden lo satélites.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2015/08/comparacion-temperatura-uah-hadsst3.png?w=510

El gráfico muestra una serie de termómetros sensiblemente menos calenturienta que la que le gusta a Guerrero, pero aun así muestra de sobra la diferencia con los satélites. Y es la que tenía ya preparada y a mano; por eso la pongo.

En resumen. Menos lobos, Teresita. Y afina esa sintaxis, ¡joé!

Añado (poco después). Un despiste; me había olvidado. Un poco de historia para periodistas alarmistas. El último (creo) cálculo de temperatura en un contexto relativamente histórico. Un 33% de la historia. Se añade el CO2, para mejor perspectiva. No es global, sino hemisférico. Pero da una idea de “la historia”.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2015/03/temperatura-y-co2-2000-anos.png

Es que alucinas. Si tienen una “ciencia establecida”, una idea científica archi-corroborada por múltiples líneas de evidencia, y algo que si lo dudas te conviertes nada menos que en un “negacionista”, ¿se puede saber por qué cojones nos intentan engañar como si fuéramos niños de baba?

Ya hemos visto [–>] el intento de timo del récord imaginario de temperatura del año 2014, cuando sus propios números dicen que es más probable que no lo haya hecho. Organismos científicos como el instituto GISS, de la NASA, o la NOAA. Nada menos. Pero los divulgadores científicos se adornan todavía más. Porque los científicos les dan pie. Habréis visto muchas veces ya, lineas del tipo de “los diez años más calientes” o similar. Como si fuera algo para llevarse las manos a la cabeza. ¡Los diez años más calientes del registro están todos al final, #nosvamosamorir!

Por ejemplo, Seth Borenstein es un granado periodista de ciencia y verderío. Y dice [ABC News –>] [Wasington Post –>] :

Nueve de los diez años más calientes en el registro de la NOAA han ocurrido desde 2.000. La probabilidad de que eso ocurra aleatoriamente es como de una en 650 millones, de acuerdo con el estadístico de la Universidad de Carolina del Sur John Grego. Otros dos estadísticos lo han confirmado sus cálculos.

Ya está claro, y no hay ninguna duda, ¿no? ¡Joé, una probabilidad entre 650 millones! Nos vamos a morir todos. Salvo que prestes atención, y te des cuenta de un par de detalles. El primero, que si no fuera aleatorio no quiere decir que sí sea culpa de hombre. Los ciclos, tan característicos del clima, no son aleatorios -aunque podrían ser caóticos- y sí son naturales. Y segundo, que para que salga un cálculo así hay que partir de una idea estupefaciente. Concretamente, de la idea de que el clima juega a los dados cada año, y que cada tirada es independiente de la anterior. Por ejemplo, que si un año es muy caliente (o frío), el 31 de diciembre empieza un año nuevo sin calor (o frío) ninguno. La tierra se olvida de la temperatura que tiene el 31 de diciembre, y rompe la baraja cada año. Y todos somos subnormales.

Y aunque es posible (pero muy raro) que Borenstein no sepa que hay otros tipos de procesos aleatorios, no es posible que los estadísticos que dice haber consultado no lo sepan. Pongamos un “camino aleatorio” [–>], donde el valor de temperatura de un año parte del valor del año anterior, y se le suma o resta una cantidad, aleatoriamente. Por ejemplo, cada año la temperatura varía -arriba o abajo- un poco, digamos 0,1ºC en promedio, y cada año en promedio tiene un valor de 0,1ºC más o menos que el anterior, aleatoriamente. Lo difícil es encontrar años muy calientes y muy fríos juntos; no años calientes seguidos, o años fríos seguidos.

Una muestra muy lustrativa. En Wikipedia en inglés [–>], un tal Morn ha usado una fórmula para crear un gráfico con ocho ejemplos de “caminos aleatorios”. Y pone uno de los gráficos que le han salido:

random-walk-wikipediaVale, pues de los ocho ejemplos, cinco le han salido con una probabilidad imposible — según Borenstein. En realidad, peor. En vez de ser nueve de los diez años más calientes entre los 15 últimos de una serie de 130 años, aquí vemos que salen *todos* los X años como los más calientes (o fríos), en una serie de cien años, donde X está entre 40 y 20 años seguidos como “los más calientes” de esa serie.

random-walk-wikipedia-con-marcas

En la Wiki en español hay otro gráfico similar, hecho por otro autor, y de las ocho series son dos las que cumplen esas condiciones que para Borenstein y sus estadísticos son imposibles.

Pero pollo insiste [–>] con majaderías similares:

Texas A&M University climate scientist Andrew Dessler and other experts said the latest statistics should end claims by non-scientists that warming has stopped. It didn’t, as climate denial sites still touted claims that the world has not warmed in 18 years.

Pues no. Desde 1998 todos los años están en el margen de error — o más abajo. Que por otra parte sólo es de una décima de grado (0,09º) arriba o abajo.

giss-record-con-margenFuente, y más completo y técnico, WUWT:

 

El Ártico La Antártida está que se sale batiendo récords de hielo. En este caso la noticia que se está viendo se trata de récord de anomalía, o medido sobre la media de los 30 primeros años de mediciones.

El gráfico habitual (clic para ampliar, actualizado):

hielo-antartico-record-2014

Es posible que quede más claro si vemos medias anuales, y para 2014 usamos los últimos 365 días:

hielo-antartico-record-2014-anual

Hasta el año pasado el hielo marino del sur estaba creciendo despacito. Ahora parece que ya no es con tanta parsimonia. Desgraciadamente, porque el frío no es bueno. Las grandes masas de hielo tienden a ser desiertos biológicos. O casi.

Pero también se ve lo mismo si usamos medidas absolutas, y medias anuales. Con la cifra de los últimos 365 días para 2014.

hielo-antartico-record-2014-anual-abs

Para visualizar mejor lo de la anomalía, otro gráfico de Cryosphere Today [–>]

hielo-antartico-record-2014-anomalia

hielo-antartico-record-2014-ciclo

El otro “nuevo” récord que se acaba de batir es curiosillo. El de mes más caliente de la historia en USA. Pero lo ha batido … ¡julio de 1936! Y es que las temperaturas del pasado van cambiando, según se les ocurren modos mejores de ajustarlas, corregirlas, homogeneizarlas y liofilizarlas. Normalmente cambian en el sentido de mostrar mayor calentamiento reciente. Esto es, subiendo las modernas y bajando las antiguas. Pero esta vez ha salida rana la operación.

Clic en la imagen para el artículo de WUWT en el que se explica. Pero en el gráfico se ven los cambios que han ido dando esas temperaturas según pasa el tiempo.

WSJ_July2012_temps

 

¿Hay algún motivo racional para cambiar las temperaturas del pasado? No suena muy serio, pero sí lo hay. Las estaciones meteorológicas de las que salen los datos nunca estuvieron pensadas para medir la “temperatura media global”. Las circunstancias de cada estación son diferentes de las demás. Datos que faltan; datos mal escritos; cambios en el entorno físico; cambios en los instrumentos (del intrumento mismo, y de su posición); zonas sin termómetros. Entonces, para homogeneizar todo eso, necesitan un “modelo” o “clima regional” de referencia. Una “estructura climática” de referencia en la zona. Pero nuevos datos actuales (y supuestamente mejores y más completos), cambian esa “estructura climática”. Y al cambiar lo que sirve de referencia para la homogeneización, lógicamente cambian los ajustes que se han de aplicar a las temperaturas para que tengan un sentido “global”.

¿Parece poco serio? Lo es. Pero es el resultado inevitable de usar un intrumento para lo que jamás estuvo pensado.

Ver actualización al final.

sherlock-holmes-en-navacerrada

Un cuelgue lo de las temperaturas de Navacerrada. Por una parte está muy bien para el cuento del calentamiento global. Una gozada pensar que un termómetro en el medio de la península, y posiblemente el más aislado de “contaminación térmica” humana, no muestre el menor calentamiento durante toda la serie de sus datos (1941 – presente).

navacerrada-temperatura-giss

Los datos los pillo del intituto GISS de la NASA [–>], y están entre los que usan para crear su serie de temperatura global. El GISS es el que los pone más a mano. Pero ayer, al buscar fotos de la estación de Navacerrada para la actualización del calentamiento global en España [–>], me encontré con una sorpresa curiosa:

¿¿¿Mander???

Este es uno de los principales resultados del trabajo ‘Una mirada al clima’, elaborado por un grupo de once alumnos de cuarto curso de ESO del instituto Giner de los Ríos, que hace unos días presentaron las conclusiones de su investigación en un encuentro de jóvenes de varios países europeos celebrado en Poitiers (Francia).

El informe que estos estudiantes han realizado a partir de los datos que el Instituto Nacional de Meteorología ha recogido entre los años 1951 y 2007 en el Observatorio del puerto de Navacerrada (1.830 metros de altitud), arroja conclusiones de sumo interés teniendo en cuenta la teoría del cambio climático que maneja la comunidad científica, y sobre todo, el documento ‘Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia’ que el Ministerio de Medio Ambiente hizo público el año pasado con el fin de alertar sobre los posibles efectos del cambio climático y las medidas que es preciso adoptar para contribuir a frenarlo.

¡¡¡Jooorl!!! ¿Tan tiernos, y ya les enseñan los “tricks to hide the decline” de la calentología? ¿No les van a enseñar que mentir está feo? ¿O me está engañando a mi el GISS? Habrá que averiguarlo. Ya he escrito al instituto, preguntando o por los datos del estudio, o por el email del profesor en cuestión.

Pero, ya con la mosca detrás de la oreja, había que intentar algo para  que deje de picar. Encontrar los datos de AEMET para esa estación me ha resultado imposible. Y un montón de tiempo perdido. También he preguntado a los que se ma ha ocurrido que podrían saber dónde estaban, y nada. Pero me he acordado de que BEST (Berkeley Earth Surface Temperature) está muy bien documentado, y he tirado por ahí. Da los datos “crudos” y con sus ajustes. En principio, en Navacerrada, que parece especialmente cuidada y de calidad, los prefiero crudos. ¿Que dice BEST de Navacerrada?

Cosas raras [–>].

  • Los datos crudos de BEST dan un calentamiento de a 0,8ºC por siglo. Los de GISS, menos de 0,1º.
  • Los datos cocinados, les dan un calentamiento de 0,55ºC por siglo.

De los problemas más habituales, no tiene ninguno.

  • No hay movimientos en la estación.
  • No tiene pérdidas (falta de datos)  en la serie. GISS sí tiene, aunque pocas.
  • No tiene cambios en la forma de lecturas (momento de observación).

Sí tiene, para BEST, “saltos empíricas”. Que parecen ser desvíos respecto de lo que esperan por los otros termómetros regionales. Y a través de eso deducen que las temperaturas al principio de la serie (1941 – 1948) son demasiado altas.

Eso podría cambiar la serie de que no tenga tendencia (ni calentamiento ni enfriamiento) para GISS (+0,04º siglo), a un pequeño calentamiento para BEST (+0,55º siglo). Si se acepta la idea del “salto empírico”.

Pero la gran sorpresa son los datos sin cocinar. La diferencia con GISS. Lo más fácil, compararlos en dibujito. Medias anuales, que si no, no se ve ni taba.

navacerrada-temperatura-giss-y-best

He señalado en rojo unos años / datos de BEST, para poner los datos completos de ambos a continuación.

Si el número está en rojo, es que hay diferencia. Si no, son iguales (en +/- 0,1). Sirven de años de ejemplo del origen de las diferencias. Casi todos los datos son calcados. Cuando hay diferencia, la mayor parte de las veces viene de una de dos situaciones. O es un cambio de signo con la misma cifra (por ejemplo de +1,6º a -1,6º, en enero del 46), o es un dato que GISS no tiene (y dice 999.9) y que BEST saca de un sitio diferente.

Por ejemplo

  • Año 1945: (diferencia año: 0.49)

GISS: 999.9; 3.7; 5.4; 9.1; 9.2; 14.7; 16.7; 14.6; 15.5; 9.6; 4.4; 2.2; Año: 8.81

BEST: 6.5; 3.7; 5.4; 9.1; 9.2; 14.7; 16.7; 14.6; 15.5; 9.6; 4.4; 2.2; Año: 9.30

  • Año 1946: (diferencia año: -0.62)

GISS: 1.6; 3.9; 1.5; 3.4; 4.5; 12.0; 17.6; 15.5; 12.9; 8.4; 2.1; 2.2; Año: 7.13

BEST: -1.6; 3.9; 1.5; 3.4; 4.5; 12.0; 17.6; 15.6; 12.9; 8.4; 2.2; -2.2; Año: 6.51

  • Año 1952: (diferencia año: -1.97)

GISS: 3.5; 1.9; 4.2; 3.0; 7.0; 13.1; 999.9; 999.9; 9.3; 7.5; 2.5; 0.3: Año: 7.09

BEST: -3.3; -1.9; 4.2; 3.0; 7.0; 13.1; 5.5; 14.3; 9.3; 7.5; 2.5; 0.3: Año: 5,12

  • Año 1956: (diferencia año: -1.82)

GISS: 0.2; 999.9; 2.3; 1.3; 7.2; 11.2; 14.3; 15.5; 10.3; 6.1; 0.1; 1.7; Año: 6.02

BEST: -1.6; -7.7; 2.0; 1.3; 6.6; 10,9; 14.2; 14.3; 10.7; 6.8; -0,9; 1.0; Año: 4.20

  • Año 1972: (diferencia año: -1.43)

GISS: 4.0; 2.6; 1.3; 0.2; 4.3; 10.6; 15.4; 14.2; 7.9; 4.8; 2.8; 0.7; Año: 5.69

BEST: -4.0; -2.6; -1.3; 0.2; 4.3; 10.6; 15.4; 14.2; 7.9; 4.8; 2.8; -0.7; Año: 4.26

No es fácil de digerir. Por ejemplo, ese -7,7ºC de BEST de febrero de 1956 es como cuatro grados más bajo que el siguiente, en cualquiera de las dos series. Pero ese no viene de un cambio de signo, sino de un dato faltante en GISS. Por otra parte, los cambios de signo más parecen errores de GISS. Si se mira la tabla de datos [–>], se ve que no hay ni una sola cifra negativa antes de 1993, y muchas después. Pero la época fría (para ambas) es hacia 1970 – 1975. No tiene sentido.

Intentaré llamar a la estación de Navacerrada, por ver si consigo los datos sin intermediarios. Pero la pinta es que, mientras tanto, ese cuento de Navacerrada que tanto nos gusta va a salir un poco chungo.

Manda cojones. Siempre me ha parecido una guarrería lo de los datos de los que salen las series de temperatura global, y los he evitado. ¿Pare eso tenemos satélites, no? Y total, el Calentamiento Global Acojonante empieza casi exactamente cuando empiezan las mediciones de satélites. Ya nos basta con eso. Pero tenía que llegar Navacerrada (versión GISS). La estación adorada. Un cuento tan hermoso para cualquier escéptico de pro. Y se comprueba, así sea con la menor de las catas, que los datos parecen ser la guarrada que se presumía. Y nos quedamos sin eso tan oportuno de que el presuntamente mejor termómetro de la península no muestra el menor calentamiento durante toda la serie de sus datos (1941 – presente). Era -muy probablemente- mentira.

Lo que no se ve por ningún sitio es lo del Instituto Giner de los Ríos de Segovia. Ese calentamiento de grado y medio. A ver si nos explican cómo se hace.

Nota: GISS, a juzgar por lo que pone en la web, da datos “homogeneizados”. De BEST he usado los que llama “sin ajustar”. Y sin embargo, coinciden como en un 90% (a ojo, sin medir).

Actualización:

 Al final me ha pasado Haddock unos datos que parecen originales de AEMET, y ya está muy claro todo.

GISS está mal. Tiene números negativos pasados a positivos al principio de la serie.

BEST está bastante bien. Tendencia 0,8º/ siglo es correcta.

El estudio del insitituto de Segovia empieza la serie más tarde, con datos correctos, y de ahí la tendencia tan alta.

Revisando cosas me he encontrado con esta entrada del año pasado:

Como acababa con los datos (anuales) de 2012, se me ha ocurrido actualizarlo. Y con los datos de 2013, el titular quedaría:

Ya son 20 años sin “calentamiento global” en España. El mismo gráfico, hoy, es:

calentamiento-global-espana-20-anos-sin

Es casi seguro que no has visto el dato puesto así en ningún periódico ni televisión. En cambio, es muy probable que te hayan mostrado cosas como esta:

calentamiento-global-espana-20-anos-sin-alarmista

Aunque normalmente no encontrarás una explicación de que esa acojonante flecha roja no tiene la menor capacidad predictiva. En realidad te lo podrían mostrar con una curva que se adapta mucho mejor a los datos, y que tiene exactamente la misma falta de capacidad de predicción. Como esta:

calentamiento-global-espana-20-anos-sin-esceptico

También podemos actualizar otro gráfico que solemos poner, y que parece interesante. Contexto. AEMET, por lo menos que yo encuentre sin gran esfuerzo, sólo da los datos desde 1961. Que si pensamos en la idea cada vez más generalizada de unos ciclos en el clima de unos 60 – 70 años, se queda muy corto. Sería necesario medirlo por lo menos desde hacia 1940 o 1945. Y como yo no voy a molestarme en hacer por el morro la operación que tendría que hacer AEMET, una forma fácil de hacerse una idea es elegir entre las estaciones de la península cuyos datos proporciona el GISS [–>], que sean rurales (menos de 10.000 habitantes) para que no estén afectados por el crecimiento de una ciudad alrededor del termómetro, y que tengan datos continuos desde al menos 1945 y sin cambios de emplazamiento o de entorno en la estación. Cuanto más larga la serie, mejor.

En la península, el GISS solo tiene una estación que cumpla esas condiciones. Pero parece que las cumple de sobra.

navacerrada-meteo-3

navacerrada-meteo-2

navacerrada-meteo-4

navacerrada-meteo-1

Es el Observatorio Meteorológico de Navacerrada, o del alto de los Cogorros [–>], con datos prácticamente completos desde 1945, y mantenido por profesionales desde entonces.

La idea es sobreponer los datos de España con los de Navacerrada. Para llegar más atrás. Y para ver la diferencia que hace al medir un período más largo.

calentamiento-global-navacerrada-y-espana

Si miramos lo de los últimos 20 años sin “calentamiento global” en Navacerrada, no podemos, porque justo el GISS no da los datos de 1994, 95 y 96.  Son los únicos que faltan. Pero con 17 años, desde 1997, también da una línea completamente plana. Exactamente igual que para España si tomamos los mismos 17 años.

navacerrada-calentamiento-global-17-anos

espana-calentamiento-global-17-anos

En cambio, comparando España y Navacerrada desde 1961 (los datos enteros para España), el calentamiento es sensiblemente superior para la media AEMET de España que para sólo Navacerrada. Como el doble.

navacerrada-y-espana-calentamiento-global-comparado

En todo caso el mensaje es claro. Si usamos una estación excelente como Navacerrada, la diferencia entre medir el calentamiento desde 1961, o medirlo desde 1941, pasa de un calentamiento a razón de menos de una décima de grado por siglo (desde 1941), a otro de una tasa de casi grado y medio por siglo (desde 1961). ¿A alguien le extraña que AEMET se haya atascado dando datos desde 1961? Nos extraña tan poco como que no nos diga que el “calentamiento global” no se nota en España desde hace 20 años. Habría que mirarlo, pero igual son los 20 años de menos “cambio climático”, desde Viriato. O por ahí. Con todo ese CO2 encima, tú. ¡Hay que hacer algo, pero ya!

Y este es el cuento.

 

 

 

Imagina que te dicen que en 2.035 la temperatura global de la tierra es la misma que en 2013. Y que lo que llaman “la pausa” del calentamiento global (como si fuera provisional y breve) se ha extendido hasta el año 2.035. Cualquier persona normal pensaría que en tal caso se habría acabado el cuento del calentamiento global. Sea porque ha dejado de existir, sea porque el ritmo es tan lento que no le importa  a nadie. Al contrario; un poco de “calentamiento global” y una generosa ración de CO2 extra en el aire, es casi seguro una de las mejores bendiciones que nos puede dar la naturaleza.

Tres gráficos para representar la situación hipotética en 2.035, de fin del cuento del calentamiento global.

El calentamiento del siglo XXI, en 2014:

calentamiento-global-sxxi-en-2014Y el calentamiento global del siglo XXI, en esa hipotética situación de 2035.

calentamiento-global-sxxi-hipotetico-2035Alguien podría protestar porque se muestren las temperaturas desde justo el principio del siglo XXI. Después de todo, los siglos no son una división de la naturaleza. Así que mejor mirar el registro completo, desde que tiene alguna confianza. La situación hipotética en 2.035, si se da la circunstancia que queremos analizar.

calentamiento-global-hadcrut4-en-2035-1Donde se vería un calentamiento que no se sabe si sigue, o ha parado. Pero que en todo caso no tendría aceleración ninguna, y llevaría un ritmo de 0,7ºC por siglo. Algo que encajaría perfectamente en la historia conocida del Holoceno, y que no habría forma de distinguir  de la variación natural ya vista en el clima.

calentamiento-global-hadcrut4-en-2035-2Una persona normal también dirá que esa situación hipotética no la admiten como posible los alarmistas del clima. Y se equivocará. No solo la admiten como posible, sino que entra dentro de lo que consideran probable. Así lo dice el último mega informe (biblia) del IPCC. El de 2013, cuya versión final está recién publicada. Con la curiosa circunstancia de que esa situación estaría, al mismo tiempo, dentro de lo probable (likely), y fuera del 100% de los modelos climáticos. Y muy fuera.

El gráfico donde lo explica el IPCC. AR5 WGI figura 11.25 [–>], a pelo:

ipcc-modelos-y-realidad-y-prediccionesA destacar. La curva negra, gruesa, es la temperatura observada (HadCrut4). Los espagueti de colorines son los modelos. En 2012, último año representado, ya estábamos fuera del 95% de los modelos. Vaya, que los modelos tienen un consenso que dice que las observaciones están equivocadas.

El polígono rojo marca el rango probable (likely) de donde piensan los “expertos” que se situarán las temperaturas hasta 2035. Que claramente no está centrado en el centro de los modelos, sino en su parte baja, y más allá. Es, literalmente, “opinión experta”. Creen que los modelos exageran, pero en vez de prescindir de los modelos que marcan mucho calentamiento (y que con eso baje la media), los mantienen. A saber por qué.

Vamos a ver el mismo gráfico, con una raya amarillla que marque la situación hipotética que planteamos. Por ejemplo, una raya al nivel de 1998, principio de “la pausa”, que no es el año más caliente en HadCrut4 – pero casi. Para situarnos.

ipcc-no-falsableSe ve que si “la pausa” continua hasta 2035 (contando con el margen de incertidumbre de las observaciones), eso entra dentro de lo que el IPCC considera “indicative likely range for annual means“. O sea,, que el no calentamiento (cero patatero) es consistente con la teoría del Calentamiento Global Acojonante. Al menos, hasta 2.035. Más allá, no han dicho qué consideran “probable”.

El optimista pensará que al menos el planteamiento sí tiene cierto grado de falsabilidad. Si la temperatura baja desde 2.013 hasta 2.035, eso es incompatible con la teoría del Calentamieto Global Acojonante. Pero se equivoca.

This projection is valid for the four RCP scenarios and assumes there will be no major volcanic eruptions or secular changes in total solar irradiance before 2035. A future volcanic eruption similar to the 1991 eruption of Mt Pinatubo would cause a rapid drop in global mean surface air temperature of several tenths °C in the following year, with recover over the next few years. [–>]

Y además, en la jerga IPCC el “likely” solo es una probablilidad del 66% o más.

En resumen, en 2035 la broma podría ser la siguiente, en este caso hipotético:

  • 37 años sin calentamiento.
  • Temperatura completamente dentro de la variación natural ya conocida.
  • Fuera de la predicción del 100% de los modelos, y con generosidad.
  • Pero dentro de lo probable, y consistente con el Calentamiento Global Acojonante.

Son unos listillos los calentólogos. Si se les señala que llevamos 17 años sin calentamiento global, en seguida saltan con que es mentira, porque estamos en la década más caliente. O que la última fue la década más caliente. Cosa que de ningún modo es incompatible con 17 años sin calentamiento. Y 17 años es un período más largo que una década, y por tanto más significativo.

La gracia es que década quiere decir dos cosas. O cualquier período de diez años, o uno de los diez períodos de diez años en los que puedes dividir un siglo. 2001-2010, 2011-2020, etc. En inglés, que es en lo que se discute esto. En español distinguimos entre década y decenio. Pero es muy raro pensar que el clima diferencia entre los decenios que acaban en cero y los que no.

Sin embargo es muy común y muy gráfico usar medias de diez años. La temperatura pega muchos saltos de un año a otro, y no es facil hacerse una idea de lo que está haciendo si miramos temperaturas anuales. Su usamos un filtro de diez años, parece mucho más claro. Veamos cómo queda en las dos series de temperatura que proporcionan los datos con mayor agilidad. Que además coincide con que son las dos series más interesantes. NOAA / Reynolds, de temperatura de superficie del mar (la madre del cordero), medida con satélites y contrastada con termómetros. Y CET (Central England Temperature), que es la serie que llega más atrás en el tiempo, y es muy representativa de la variación de temperatura en Europa Atlántica – donde casualmente vivimos.

NOAA / Reynolds en períodos de diez años. En “anomalías”, esta vez la diferencia con la media 1982 – 2011 (suelen usar un período de 30 años para definir “clima”).

temperatura-mar-por-decadasSi a uno le da por pensar que de esos decenios, los únicos que tienen interés climatológico son los dos que acaban en cero (1991-00 y 2001-10), pensará que la temparatura ha subido un montón. Exactamente, una décima de grado centígrado (0,103ºC). Y hablará de … ¡la década más caliente! Y Pedro Jota lo pondrá en portada, por lo menos a tres columnas.

Si uno sospecha que al clima le da lo mismo en qué cifra acabe un decenio, dirá que tururú. Que el decenio que acabó ayer sólo es el cuarto o quinto (está empatado con el anterior).

decada-mas-caliente-tururuY que medido en decenios, no hay calentamiento (prácticamente) desde el que empieza en 1997. O los 17 años de marras. Obsérvese también de qué cifras (calentamiento) estamos hablando. La media de los últimos diez años solo es 0,09ºC más caliente que la media entre 1982 y 2011.

Si a alguien le interesa saber cómo va el siglo …

temperatura-mar-siglo-xxiEl CET. Cada punto de la línea roja es un decenio. Los diez años desde el punto hacia atrás.

cet-anual-fin-2013Hay otro dato muy interesante que se puede sacar de la serie CET. No es un gráfico tan fácil de “ver”. Cada punto representa la tendencia (regresión lineal) de los últimos 30 años. Digamos la variación de temperatura en esos 30 años. Y nos sirve para comprobar la idea tan extendida de que la tierra se está calentando a un ritmo sin precedentes.

cet-tendencia-30-anosVaya, nos sirve para comprobar que no es así ni de broma.

Nos lo recuerda Monckton en WUWT:

Pero añadimos gráficos más completos.

17-anos-sin-calentamiento-global

Tal vez este quede más claro, sin marcar ni “la pausa” ni las líneas de tendencia (que probablemente no tienen gran significado en la realidad).

rss-temperatura-global-hasta-noviembre-2013

Tiene interés señalar lo que ha pasado en lo que va de siglo XXI. No porque la cifra redonda del calendario sea relevante, sino porque coincide con que la fecha en la que se puede comprobar la predicción de los modelos. Los modelistas sabían las temperaturas reales de antes de esa fecha, así que solo es predicción a partir de enero de 2001.

rss-temperatura-global-siglo-xxiA la altura que miden los satélites (unos 4 Km.), la predicción de los modelos da un calentamiento de unos 0,24ºC década. A cambio, RSS mide unos 0,06ºC / década de enfriamiento.

¿Es poco tiempo para decir nada? Seguramente; pero es lo que hay. Para el equipo RSS. Los otros dos equipos de medición de razonable confianza, también satélites, dan 16 años y medio sin calentamiento (la temperatura de superficie del mar -NOAA-) y 9 años sin calentamiento (UAH a 4 Km.) La media serían unos 14 años y tres meses sin calentamiento global.

Pero si 15 años es poco tiempo, ningún alarmista dice que 30 años sea un tiempo escaso para medir el calentamiento global. De hecho, el calentamiento global del que hablan es de menos años que 30. Y los 34 años de RSS, segú su propio gráfico (clic para fuente), quedan así:

rssEn un tercio de siglo, y desde que empezó el Calentamiento Global Acojonante, el ritmo ha sido de a 1,26ºC / siglo. Y parado desde hace 17 años.

Y si miramos lo que nos interesa, por ejemplo donde vivimos, vemos que del famoso calentamiento global ha desaparecido más de la mitad en los últimos años. Temperaturas de Inglaterra central. En realidad han desaparecido dos terceras partes, para ser más precisos.

En  este gráfico del Met Office la línea roja es equivalente a una media móvil de 10 años. Y la temperatura media de los últimmos 10 años es igual que la temperatura media de los últimos 10 años … ¡en 1984! O 26 años sin calentamiento.

cet-temperature-dec-13-2013

A cuenta de “la década más caliente” que hablábamos ayer [–>], Archibald Haddock nos presenta un buen ejemplo de alarmista dando volatines sobre la realidad, en TVE. Se trata de la “Jefa del Tiempo”.

monica-lopez-twitterMás parece ser Jefa de Calentología, como se ve en este vídeo. Hay que ir al minuto 9 (08:58).

monica-lopez-decada-mas-caliente-ommElla misma lo resume en Twitter, con respuesta del cabrito de turno:

monica_lopez_tve-plazaemeTenemos dos problemas.

  1. Más caliente.
  2. De la historia.

Es cierto que si medimos en 2011, la década que señalan Mónica y la OMM es “la más caliente” (medida con termómetros). El pequeño chiste es que no estamos en 2011, y tenemos mejor información.

decada-mas-caliente-de-la-historia-para-monicaIncluso podemos añadir el medio año que llevamos de 2013, y lo representamos en gris. Para hacernos una idea de cómo sigue el mantra de la década más caliente.

decada-mas-caliente-de-la-historia-para-monica-bis¿Mónica, crees que la más reciente es la década más caliente de la historia?

Y aquí enlazamos con el segundo problema. La OMM no dice “de la historia”, sino: “desde que se empezaron a realizar mediciones en la época moderna hacia 1850”. Mónica lo cambia. Primero un poco; y a continuación, completamente:

La más cálida desde que se tienen registros. De hecho, es la más cálida de la historia.

Y claro, la pregunta es qué entendemos por “registros”, y qué entendemos por “historia”. ¿No son registros las mediciones de isótopos que se llevan a cabo en las capas del hielo de Groenlandia? ¿No son “de la historia” los últimos 4.000 años? Pues …

greenland-4000-years-kobashi-et-al

La temperatura actual decadal de superficie en Summit (2001–2010) se calcula en −29.9 ± 0.6°C … y se ilustra en un contexto de 4.000 años en la figura 1. La temperatura media decadal de superficie es tan cálida como en los 1930s – 1940s (figura 1, arriba), y hubo otro período similarmente cálido en los años 1140s (figura 1, medio), indicando que la presente década no está fuera del rango de la variabilidad natural de los últimos 1.000 años. Excluyendo el último milenio, hubo 72 décadas más cálidas que la actual, en las que la temperatura media fue 1,0 – 1,5ºC más caliente, especialmente en la primera parte de los últimos 4.000 años. Durante dos intervalos (hace ∼1.300 y ∼3.360 años) la temperatura media de cien años [línea verde -pm] fue casi 1ºC más caliente (-28,9ºC) que la década actual [2001 – 2010 – pm]. De las anteriores observaciones deducimos que la temperatura en Groenlandia Central no ha excedido el rango de la variabilidad naturalKobashi et al 2011 –>

A ver si hay suerte, y Mónica López nos cuenta:

hablando-con-monica

Y aprovechando que es un domingo de julio, y no nos lee casi nadie, vamos a introducir otra herejía. Es para consolar a nuestra nueva amiga, seguramente muy preocupada a cuenta de los pobrecitos osos polares, tan monos.  Acaban de descubrir que el descenso del hielo en el Ártico, no sólo no les perjudica, sino que les beneficia notablemente. Por eso está aumentando su número, y su estado de salud (medido en el peso de los animales y el número de crías).

Al parecer, ocurren dos fenómenos.

Por una parte, una mayor área de agua libre de hielo en verano permite entrar más luz del sol, que produce mayor fotosíntesis para el fitoplancton, más comida para el zooplancton, y a su vez más comida para peces (por ejemplo bacalao) y crustáceos, que se los comen las ballenas beluga (un delfín primo del narval) y las focas; a su vez presas favoritas de los osos polares.

Por otra parte, no nos habían contado que el hielo es importante para las focas anilladas (el gran papeo del oso polar) desde marzo hasta junio. De marzo a mayo, porque va del parto hasta el destete de las crías. Y junio, porque cambian el pelo aprovechando para tomar el sol durante las dos semanas de sol más alto. En julio ya se van a aguas abiertas, fuera del alcance de los osos.

Sorpresa: La disminución del hielo por el “calentamiento global” ocurre sobre todo en agosto y septiembre, que no es el momento de la gran cacería de focas anilladas para los osos. El festín se lo pegan cuando esas focas son vulnerables porque están mucho tiempo fuera del agua, en el hielo, y las pueden pillar. De marzo a junio.

Parece ser que, en general, a las focas y los osos les va mucho mejor en las zonas de hielo del año, y no del hielo grueso multianual. Y a nadie se le ocurre que el “calentamiento global” pueda acabar con la formación de hielo en invierno, ni que no dure en buena medida hasta principios de julio.

hielo-artico-temporada-focasA partir de esta fecha, a los osos les va muy bien que haya mucha agua libre de hielo. Las focas tienen más comida, y  además las belugas y otros monstruos puedan acercarse a cazar pesca en los estuarios, algunas se quedan varadas, y los osos se las meriendan. Es algo que ya se ha medido, aunque no se suele contar. Por ejemplo:

More Arctic cod sustains more ringed seals, harp seals, harbor seals, beluga whales and several species of seabirds. Ringed seals feed intensively on cod in the open waters of summer in order to store the fat needed to survive the winter. Ringed seals suffer when sea ice is slow to break up. In 1992 when breakup of sea ice was delayed by 25 days, the body condition of all ringed seals declined.4 In contrast during the most recent decade with more open water, the number of ringed seal pups in the western Hudson Bay tripled relative to the 1990s.4 With more seal pups the polar bears’ body condition also improved. Polar bear experts observed that recent improvement in the bears’ body condition but never published it.5 Instead papers that try to portray the bears as starving, only report the cycle of decline up to 1999.14

Merece la pena leerlo entero, en WUWT:

Tienen guasa las noticias que salen de la Organización Meteorológica Mundial. La más frecuente es la que habla de “la década más caliente”. Vista la recurrencia, se ve que el decenio les parece una medida muy interesante para el clima. Lo que no está muy claro es si cualquier década les parece igualmente representativa, o hay décadas que tienen unas propiedades físicas más interesantes que otras. Por ejemplo, las décadas que acaban en un año múltiplo de diez, y no las demás.

Esa es la impresión que da en 2013. Este año, la noticia inevitable sobre “la década más caliente” se refiere al decenio 2001 -2010.

3 de julio, 2013:

Si en 2013 informan sobre la década 2001 -2010, se deduce que esa década les parece de especial interés. Y a primera vista, lo único que se le ve de particular es que 2010 acaba en cero. Que queda muy redondo, es cierto. Pero no se entiende que el sistema climático se pueda enterar de una circunstancia como esa. Y más preocupante parece que la misma OMM haya tardado tanto tiempo en saberlo. Hace muy pocos años no tenían ni idea de que el clima se mide en “décadas redondas”. Por ejemplo:

13 de diciembre, 2007:

9 de diciembre, 2009:

¿Por qué será que en 2013 no informan sobre la década 2003 – 2012, ni en 2012 sobre la década 2002 -2011, como tenían por costumbre? Aparentemente solo hay dos posibilidades.

  1. Se acaban de dar cuenta de que solo son importantes las “décadas redondas”.
  2. No podrían decir “la década más caliente”, y no se quieren salir del mensaje prefijado.

Eso es lo que te oculta la OMM. Que la década 2003 -2012 ha sido más fría que la década 2002 – 2011, y esta a su vez fue más fría que la de 2001 – 2010.

Luego la prensa suele venderlo como “la década más caliente de la historia”. La OMM no lo dice exactamente así, sino que acostumbra a usar algo como  “desde que se empezaron a realizar mediciones en la época moderna hacia 1850”. Cosa que es cierta si pensamos en los meteorólogos, pero en absoluto cierta si pensamos en climatólogos. Miden mucho más atrás, y sabemos que la comparación de este calentamiento moderno debe hacerse con otros calentamientos anteriores, que ocurrieron mucho antes de 1850. Esto es, citar una medición desde 1850 es una forma perfecta de ocultar lo que se sabe sobre el clima, y de ocultar el contexto natural adecuado para las temperaturas actuales. Por ejemplo [–>]:

greenland-4000-years-kobashi-et-al

El mismo dibujo expresado en palabras:

La temperatura actual decadal de superficie en Summit (2001–2010) se calcula en −29.9 ± 0.6°C … y se ilustra en un contexto de 4.000 años en la figura 1. La temperatura media decadal de superficie es tan cálida como en los 1930s – 1940s (figura 1, arriba), y hubo otro período similarmente cálido en los años 1140s (figura 1, medio), indicando que la presente década no está fuera del rango de la variabilidad natural de los últimos 1.000 años. Excluyendo el último milenio, hubo 72 décadas más cálidas que la actual, en las que la temperatura media fue 1,0 – 1,5ºC más caliente, especialmente en la primera parte de los últimos 4.000 años. Durante dos intervalos (hace ∼1.300 y ∼3.360 años) la temperatura media de cien años (siglo, no década) fue casi 1ºC más caliente (-28,9ºC) que la década actual. De las anteriores observaciones deducimos que la temperatura en Groenlandia Central no ha excedido el rango de la variabilidad natural. Kobashi et al 2011 –>

Si queremos tomar mayor perspectiva, podemos unir este Kobashi et al 2001 con las temperaturas en el mismo sitio (con otro procedimiento) halladas por Alley 2000. No es exactamente “peras con peras”, porque la resolución (variabilidad) de Kobashi es mayor que la de Alley, y lo excede hacia más calor y más frío, pero sirve para hacerse una idea de contexto a mayor plazo.

greenland-16000-years-Alley-Kobashi-GISP2Hay otra forma de ver, desde antes de 1850, el significado que tiene eso de que la década 2001 – 2010 fuera la más caliente desde que se mide con termómetros.

La medida de temperatura regional (Inglaterra Central) más larga que existe. 2012, y la media de cinco años, prácticamente sobre la línea de regresión de la serie completa, que asciende a razón de un cuarto de grado por siglo. Y un “calentamiento moderno” al que no se le ve nada especial comparado con otros calentamientos anteriores.

cet-anual-desde-1659-y-variabilidad-natural

También podemos mirar lo de las décadas en las mediciones desde satélites, del aire a media altura (4 km) y de la superficie del mar. Cada punto de las líneas rojas representa la media de los diez años anteriores. Y sirve para juzgar

rss-y-media-movil-10

reynolds-y-media-movil-10

Y al igual que con lo de “la década más caliente”, se pueden desmontar el resto de las afirmaciones estupendas -y acojonantemente alarmantes- de la OMM en su comunicado de este año. El “calentamiento sin precedentes” ya lo hemos visto. Quedaría lo de la “aceleración”, que se ve bien en los gráficos, y otras majaderías como los “extremos climáticos”. Pero yo creo que hay que poner un límite al tiempo que estamos dispuestos a perder con estas payasadas climáticas.

Usamos la temperatura de superficie global del mar (la capa superior del agua).

Seguro que algún calentólogo se enfada, pero si ellos le llaman “calentamiento global” a un aumento de temperatura global media entre 1975 y 1998, ¿por qué no le podemos llamar los demás “no-calentamiento global” a la misma medición desde enero de 1997 hasta el presente?

Vamos por partes. Primero, la temperatura a pelo, en cifras que la gente entiende. Tantos grados centígrados. Aunque no sirve de mucho, porque nadie se puede bañar en el “océano global promedio”. El que quiera hacerse una idea puede bañarse esta noche entre Gijón y Bilbao, y esa es la temperatura. Algo por encima de 18ºC.

no-calentamiento-global-junio-2013Son datos de la NOAA, satélites y termómetros. La serie completa: http://nomad3.ncep.noaa.gov/cgi-bin/pdisp_sst.sh.

Se ve un detalle filosófico de interés. “Calentamiento” no quiere decir gran cosa si no le pones fechas. Por ejemplo, en este gráfico sí ves un calentamiento en la primera mitad. La temperatura media sube, a ojo, desde unos 18,1ºC hasta unos 18,3ºC. Y luego ya no más.

no-calentamiento-global-junio-2013-2-mitadesPara los que les guste comparar la realidad con la teoría (los modelos), hay que hacerlo en “anomalías”, o la diferencia con la temperatura de un momento de referencia. ¿Por qué? Porque los modelos (sí, en plural), tienen temperaturas absolutas muy diferentes, y para darles sentido lo convierten en la diferencia con la temperatura de una fecha.

A la línea de tendencia de los modelos le damos una anchura que representa más o menos la variabilidad interanual completa. Quiere decir que si estuvieran bien, la línea roja de la media móvil de 12 meses quedaría prácticamente siempre dentro de la banda anaranjada de los modelos. Y que la línea de tendencia de los modelos y de las observaciones serían sensiblemente iguales, en vez de diferir de 0,0145 a 0,0083.

no-calentamiento-global-junio-2013-y-modelosLos historiadores puede que se pregunten cómo va el siglo, y cómo va 2013 dentro del siglo. El siglo XXI va plano. Hay seis años (enteros) más calientes que la primera mitad de 2013, cinco más fríos, y uno igual.

no-calentamiento-global-siglo-XXIPor eso, al hablar de “el calentamiendo global”, habría que decir -de momento- el calentamiento global del final del siglo pasado.

Añadidos para la discusión:

no-calentamiento-global-junio-2013-ref-82-02

cet-variabilidad-natural

El termómetro regional más antiguo de nuestra zona de la Europa atlántica. Y del mundo también. Temperaturas de Inglaterra Central (CET). Primaveras, desde 1659. Son 354 años.

2013 es el año:

– El nº 30 de las primaveras más frías, y 318 de las más calientes.

– Empatado con 1714, 1771, 1839, 1883, y 1962

– 51 años desde que no hacía una primavera tan fría, y 122 años desde que no hacía una más fría.

El calentamiento global parece que tiene estas cosas.

Dibujitos. La línea roja es la temperatura de 2013.

cet-primavera-2013

Mirando las medias de cinco años, que parece razonable, sí que vemos un calor reciente mayor de lo “normal”. Aparentemente pasado, pero a saber. Tampoco parece como para hacer aspavientos por medio grado más de temperatura media en primavera, en Inglaterra.

Pero pensar eso sería pensar que el clima, medido en siglos, no cambia. Y sabemos que eso nunca ha sido así. Y otra forma de verlo sería poner la tendencia lineal de fondo, y mirar si el calentamiento reciente es “anormal” respecto a esa línea de fondo. No se me asusten, que esa tendencia de fondo es menos de 0,3ºC por siglo.

Queda así. En negro la tendencia de fondo, en rosa (linea paralela) el calentamiento reciente comparado con otros anteriores usando esa tendencia de fondo como baremo.

cet-primavera-2013-y-tendencia

Mucho susto no da. Hay un calentamiento, pero desde mucho antes del CO2. A Dios gracias, porque la “Pequeña Edad de Hielo”, con el Támesis congelándose en invierno, no debía tener mucha ventaja. ¿Le ayuda algo el CO2 a ese calentamiento? Podría ser, pero no parece que se pueda afirmar, ni que se note. Lo que no tiene sentido es asustarse con unos datos así.