Ya decíamos que las siglas GCHQ iban a ser tan conocidas como las de los también espías electrónicos en masa americanos, NSA. Government Communications Headquarters. En su escalada de amenazas al periodismo, y no contentos con secuestrar durante nueve horas al colega de Greenwald, anoche entraron en The Guardian, y se pusieron a destruir discos duros de ordenadores que se guardaban en el sótano. Y ordenadores portátiles que había allí. Oficialmente, para impedir la difusión de más información sobre el espionaje masivo en internet que llevan a cabo los gobiernos. Muy especialmente los de Washington y Londres. Realmente lo que estaban haciendo es o un “show” para impresionar. Otros piensan que solo estaban haciendo el gilipollas.

The Guardian no gestiona el caso Snowden desde Londres, sino desde la oficina de Nueva York. Y desde la casa de Greenwald en Río. Así que cada bit de información destruída ayer, si fuera del caso Snowden -que no- hubiera tenido copias en otros continentes. Además, si están informando sobre la falta de seguridad de nuestros datos electrónicos -porque los gobiernos se han convertido en Gran Hermano-, y están viajando por todo el mundo para mantener los contactos cara a cara, quiere decir que en los sótanos del Guardian no hay absolutamente nada relevante para el caso. Se trata, lisa y llanamente, de un gobierno amedrentando a la prensa. El siguiente paso en la escalada, tras el secuestro de nueve horas, ayer, de Miranda.

Alan Rusbridger cuenta lo de ayer por cuenta del The Guardian:

Señala lo obvio. Que se trata de un caso cuya esencia es la libertad de información y de prensa. Al final, el último resquicio que permite soñar con alguna posibilidad de controlar a unos gobiernos que, sin ese control, no habría forma de distinguir de una mafia y sus delincuentes.

Relata varias reuniones estas semanas pasadas con representantes del primer ministro, que exigían la entrega o la destrucción de todo el material proporcionado por Edward Snowden. Y quedaba implícito: -O si no, ateneos a las consecuencias, porque otros están sugiriendo medidas más draconianas-. Y para que no hubiera dudas de la idea:

You’ve had your debate. There’s no need to write any more.

Se trataba, aparentemente, de la amenaza de acciones legales para imponerles una censura previa. Supongo que la ley antiterrorista lo permite en el Reino Unido.

Expliqué al hombre de Whitehall la naturaleza de las colaboraciones internacionales, y la forma en la que -en esta época- las organizaciones de prensa pueden aprovechar las legislaciones más permisivas. Puesto abiertamente, no tenemos que escribir desde Londres. La mayor parte de las informaciones sobre la NSA las hacemos en Nueva York [donde es inconcebible una censura previa]. Y, ¿se le había ocurrido pensar que Greenwald vive en Brasil?

Pues les ha dado lo mismo. Tenían que hacer su demostración de fuerza, ridícula, asaltando las oficinas del periódico.

-Ya podemos decirles a los helicópteros que no vengan, je je-, decía uno de los asaltantes del  GCHQ, mientras los empleados del Guardian limpiaban los destrozos.

Lo más sorprendente es que hay periodistas defendiendo a los gobiernos. Incluso de derechas. Siempre hay Hermann Tertschs que no comprenden que si los terroristas quieren hacerte cordero islámico, o cordero vasco, los gobiernos quieren hacerte cordero a secas. Y que si no ponen bombas es porque tienen otros medios mejores para conseguir lo mismo. Y, sobre todo, que el único sistema que conocemos para que esta acción del gobierno ocurra en un campo más o menos civilizado se llama libertad de expresión e información. ¿Cómo quieren que pueda haberla, si la NSA y sus GCHQs controlan toda la información entre los periodistas y sus fuentes?

Menos mal que lo de Snowden no era importante. Hay cada ojo lince por ahí …

The Guardian está muy lejos de ser el periódico de mis amores. Ninguno lo es, pero este menos que ninguno. Sin embargo, cuando de la libertad de prensa se trata, cualquier periódico es La Prensa. Así que, por una vez, y sin que sirva de precedente, homenaje a La Prensa:

the-guardian-miranda

Seguirá. Que nadie lo dude.

Añadido / actualización: Había mencionado a Tertsch, como ejemplo, sin saber lo que anda diciendo en el caso Snowwden. Me tiene bloqueado en Twitter. Pero hay gente de la que sabes lo que piensa, sin necesidad de que oírle:

tertsch-snowden

Sigue avanzando el caso Snowden, sobre el espionaje masivo en internet de la agencia americana NSA. Esta vez intentan ir contra los apoyos periodísticos del informante por el que nos hemos enterado del escándalo.

El periodista a intimidar es Glen Greenwald (@ggreenwald), el que da las noticias de Snowden sobre el espionaje masivo del gobierno Obama. Tiene un socio, colega, lo que sea, llamado  David Miranda. Brasileño. ambos comparten una casa en Río.

Glenn Greenwald and his partner David Miranda

Miranda estaba en Berlín, trabajando en el asunto Snowden. Con Laura Poitras. Una realizadora de cine a la que también en contacto con Snowden. Y acabado el trabajo. Miranda volvía a Río, vía Londres.

A las autoridades británicas no se les ha ocurrido una idea mejor que detener a un periodista extranjero en tránsito, y usando la ley antiterrorista. Le han detenido todo lo que permite esa ley. Después de nueve horas tienen que o detenerle, o pedir al juez una extensión del tiempo de interrogarle en el limbo, o soltarle. Le han soltado, pero requisando su ordenador portátil, discos USB y su teléfono. Sin comunicarle si se los devolverán, o cuándo.

Cuando llevaban tres horas de detención abusiva, alguien no identificado pero -que decía ser “un oficial de seguridad de Heathrow”- llamó a Greenwald, para contarle que Miranda estaba detenido bajo la ley antiterrorista. Este se puso en contacto con su periódico, The Guardian, que envió abogados de inmediato al aeropuerto. Pero no pudieron contactar con el detenido, ni obtener la menor información sobre su suerte.

En vista de la supina estupidez de la idea de que estos periodistas (ni Snowden) tengan nada que ver con el terrorismo, no se puede pensar otra cosa que estamos ante un aviso mafioso, un intento de intimidación. Es improbable que funcione con Glen, pero la parte delicada es que la persona de apoyo que Wikileaks puso a disposición de Snowden, y que le ha acompañado desde Hong Kong, es súbtita británica. Sarah Harrison. De momento está en Moscú con él, y le sigue ayudando. Aparte de las conferencias de prensa y tal. Pero parece como que le estuvieran amenazando con lo que le puede esperar cuando vuelva a Londres, donde vive habitualmente.

En la imagen de The Times, Sara saliendo de la embajada de Ecuador, tras una visita a Assnage, De Wikileaks. Costumbre de polis ya debe tener.

sarah-harrison-y-los-polis

Más información en The Guardian.

Contado por Greenwald mismo:

Y contado por el periódico:

Luego dirán que las leyes antiterroristas y el espionaje global masivo son por nuestra seguridad. Como si no nos hubiéramos dado cuenta de que la información, la transparencia, y una prensa libre, son nuestra mayor seguridad contra nuestro mayor peligro. El abuso del gobierno. De cualquier maldito gobierno; aunque le hayas votado.

Seguiremos informando. Especialmente desde las cuentas en Twitter de Greenwald y de Wikileaks.

Nota. No lo suelen explicar, pero la filtración de Snowden es de las más civilizadas que se pueden imaginar. Proporciona la información a los profesionales de la comunicación, Greenwald y Poitras, pero advirtiendo que lo estudien bien, para que no salga nada que les parezca que pueda ser peligroso. Para las personas, se entiende,  no para los gobiernos. Así que el gobierno británico acaba de tener la brillante idea de darle una patada en la espinilla a la persona que decide lo que sale a la luz. Por ejemplo, las cosas de la agencia británica GCHQ, muy “socia” de  la NSA. Esperad noticias frescas al respecto. A partir de ahora, GCHQ dejarán de ser unas siglas desconocidas.

GCHQ

Y la portada del Guardian, de mañana.

greenwald-portada-guardian

También han entrado en el asunto:

Amnistía Internacional.

Ministro de AAEE de Brasil:

Actualización de Reuters (clic):

greenwald-gb-sorry

No parece ser ninguna broma. Hasta el caso de Ladar Levison, que aparentemente ha preferido cerrar su servicio de email seguro -Lavabit [–>]- antes de entregar datos propiedad de sus clientes a los servicios de espionaje, sospecho que poca gente se daba cuenta de las implicaciones de las ahora ya famosas National Security Letters [–>]. Desarrolladas a partir de la Patriot Act, diferencia de una orden o citación judicial, estas órdenes son de agencias gubernamentales -principalmente el FBI-, e implican la obligación para el que las recibe de mantenerlas en secreto. Además de entregar los datos que se pidan. En teoría, son tan secretas, que no se puede ni acudir a un juez a impugnarlo. Afortunadamente parece que no todos los jueces están de acuerdo  con eso.

De 2003 a 2006 el FBI ha ejecutado 192.499 de estas cartas. Y debe seguir haciéndolo, porque cabe imaginar que Ladar Levison recibió una de ellas, justo antes de decidir cerrar su negocio de email. Se supone que para no entregar datos. El siguiente vídeo es una entrevista con él. Lo de “se supone” y “cabe imaginar” es porque no puede responder a preguntas tan elementales como ¿qué le pedía la NSA?, o sobre si ha recibido una National Security Letter. Le acompaña su abogado en la entrevista, para asegurarse que no dice ni una sola palabra de más.

Lo más importante, tal vez, es cuando aclara que en estos diez años había recibido un buen puñado de órdenes judiciales respecto a datos de sus clientes, y nunca había puesto la menor pega. Ni se le pasaba por la cabeza. Con juez de por medio, ya no es cosa tuya. Pero, ¿una simple orden del puto gobierno? Ladar prefirió cerrar. Y tampoco va de héroe. Explica que el héroe es Snowden, que ha dejado atrás su vida, no precisamente mala. Pero que si tienes un negocio de email seguro, un nicho concreto, y te abres de patas porque el gobierno te lo exige, el negocio deja de tener cualquier sentido. Vaya, que no pensó que tuviera otra opción.

Clic.

levison-entrevista

 

Es seguro que este caso ha salido a la palestra mediática porque Lavabit era el proveedor de email de Edward Snowden. Otra que le debemos. Y lo importante es saber que hay decenas de miles de casos más.

El siguiente vídeo presenta dos casos más. Tienen en común con el de Lavabit que son (creo) los tres únicos casos en que los receptores de una National Security Letter han demandado al gobierno. Y son casos absolutamente kafkianos.

Nicholas Merrill [–>] fue el primero en demandar al FBI. En 2004. Tiempo después, en medio del proceso judicial, la agencia de espías decidió que ya no le interesaba la información que reclamaba. Y retiró la exigencia. Pero no la “mordaza legal”. Y Merrill tuvo que hacer la demanda con un nombre supuesto, John Doe (Juan Nadie), y a través de la  American Civil Liberties Union y la New York Civil Liberties Union. Ni siquiera le dejaban asistir a su propio juicio, porque si le reconocían era levantar parte del secreto. Le ponían verlo desde otro sitio, por un circuito cerrado de televisión.

También entrevistan al segundo que puso una demanda. George Christian, uno de cuatro libreros de Connecticut que fueron colectivamente a juico contra el FBI. También como John Doe (Juan Nadie). Les pedían listados de clientes de las librerías, y listados de lo que leían.

Clic

merrill-entrevista

 

Estas son las cosas que nos estamos jugando, sin enterarnos demasiado.

Poco después de que Google lanzara su servicio de email, unos programadores de Texas desarrollaron otro servicio de correo electrónico, aparentemente basados en ideas similares, pero preocupados por la falta de privacidad y de seguridad del gigante de Mountain View. Lavabit.com. Les fue muy bien como compañía de tamaño medio, alcanzando hasta ayer unos 350.000 clientes de la versión gratis, y unos 1.500 de pago. Su sistema de correo encriptado tenía buena fama.

Para más detalles, este enlace:

A raíz de las informaciones sobre espionaje electrónico masivo del gobierno Obama, nos enteramos de que Edward Snowden, que ha hecho estallar el escándalo, se comunicaba por email de Lavabit desde su limbo legal del aeropuerto de Moscú. Teniendo en cuenta que una de sus especialidades es la seguridad informática, y lo delicado de su situación, esta elección suya estaba poniendo el foco en el servicio de email de Lavabit.

El foco sigue ahí. Aun más, si cabe. Pero Lavabit, no. La empresa comunica:

Mis queridos usuarios:

Me han forzado a tomar una decisión muy difícil: hacerme cómplice de crímenes contra el pueblo americano, o abandonar casi diez años de trabajo duro, cerrando Lavabit. Después de meditarlo mucho, he decidido suspender las operaciones. Me gustaría que legalmente pudiera compartir con vosotros los eventos que han conducido a esta decisión. No puedo. Creo que merecéis saber lo que está pasando – y supongo que la primera enmienda garantiza mi libertad de expresarme en situaciones así. Pero desgraciadamente el Congreso ha puesto hecho que dicen lo contrario. Tal y como están las cosas, no puedo compartir mi experiencia de las últimas seis semanas, a pesar de que lo he solicitado dos veces.

¿Qué va a pasar ahora? Hemos empezado a preparar el papeleo necesario para seguir la lucha en defensa de la Constitución en la Corte de Apelaciones. Una decisión favorable me permitiría resucitar Lavabit como compañía americana.

Esta experiencia me ha enseñado un lección muy importante: sin acción por parte del congreso, o un precedente judicial fuerte, recomendaría encarecidamente en contra de confiar datos privados a una compañía que tenga algún lazo físico con los Estados Unidos.

Atentamente,
Ladar Levison
Propietario y Gestor, Lavabit LLC

¡Defender la Constitución es caro! Ayúdanos donando al Fondo de Defensa Legal aquí –>.

Clic en la imagen para ver el original.

lavabit-good-bye

Anoche tuvimos la noticia, no muy comentada, de la condena a Manning a ciento y pico años de cárcel por “espionaje”, pero no por “ayuda al enemigo”.

Sigo en Twitter a Glen Greenwald [–>], el periodista de The Guardian al que Snowden proporciona las filtraciones del espionaje masivo de las comunicaciones que lleva a cabo la NSA. Aparte de por las filtraciones mismas, y por su contacto directo con el caso Snowden, Glen está haciendo un ejercicio muy interesante de defensa del periodismo de investigación como remedio de la falta de transparencia gubernamental. Y de defensa de las fuentes que producen las filtraciones.

Se ve que hoy, al contrario que -por ejemplo- en la época del Watergate, su postura es bastante minoritaria entre la peña de la prensa. Un peligro, que da más valor a su postura. Y está señalando un argumento interesante a cuenta de los ataques contra Manning y Snowden desde la prensa, y el aplauso a la persecución obsesiva del gobierno Obama a cualquier revelación de sucios secretos.

Su idea se puede resumir con estos tres “tuits” suyos:

greenwald-sobre-ataques-a-manning-y-snowden

El primero no necesita más comentario. Todo el mundo está de acuerdo con la transparencia, en teoría, pero luego no paran de atacar a los que la traen.

Los dos siguientes señalan la contradicción de los defensores de los abusos del gobierno. Critican a Manning por filtrar miles de documentos secretos, de embajadas y así, en plan masivo, y sin enterarse del daño que podía hacer. Si usan ese argumento, deberían de aplaudir a Snowden, que esta haciendo exactamente lo contrario. Les da los documentos a dos periodistas experimentados, y de medios muy serios, diciéndoles que los lean primero, y decidan ellos lo que se puede hacer público y lo que no. Pero, curiosamente, la basca gubernamentalista que criticaba el aspecto masivo y sin control de lo de Manning, lo que hace en este caso es pretender que enchironen a los periodistas que hacen públicas, con mucho cuidado y criterio, las informaciones proporcionadas por Snowden.

A Snowden, en cambio, le critican por haber huido. Diciendo que le respetarían si se hubiera quedado a disposición de la justicia USA, pero que como huido, jamás. Pero eso no les lleva a respetar a Manning, que no huyó, y prácticamente se delató a si mismo.

O sea, que están usando los argumentos en función del objetivo que pretenden. El silencio.

Un clic en la siguiente imagen te lleva (al final del artículo que sale) a un breve debate entre Greenwald y un periodista “silenciador”. Bien planteado por ambos, en ocho minutos.

debate-greenwald-toobin

Se han dado cuenta los de Sunlight Foundation [–>], una organización no partidista que promueve la transparencia del gobierno, a través de internet y de herramientas que proporcionan.

Cuando Obama ganó las elecciones presidenciales, su equipo creó una página web para comunicarse con el público durante la larga transición que hay en USA durante un cambio de presidencia. Change.gov .Y una vez que tuvo lugar el traspaso de papeles, cambió la portada de esa web, que pasó a enlazar a la de la Casa Blanca, pero manteniendo un enlace al material que había sido el de la web de transición. Normal y civilizado, para que la historia no se pierda.

obama-change-gov

Pero desde hace algo más de un mes, esa información ha desaparecido. O ha cambiado de lugar, y el enlace no funciona.

Sorry, File Not Found: 404

Invalid URL /content/home

La última vez que resultaba accesible, según los rastreos de Way Back Machine, fue el 8 de junio. Y la gente de Sunlight Foundation ha estado estudiando la versión archivada en Way Back Machine, para ver si descubrían qué motivo ha podido tener Obama, en junio, para borrar su historial de transición. La apuesta es los casos Snowden y Manning.

Traduzco de la información borrada. (Nota: Whistleblower -chivato, delator, informante interno- no tiene en inglés una connotación tan negativa como en español).

Proteger a los informantes: A menudo la mejor fuente de información sobre dispendios, fraude, y abuso del gobierno, es un empleado de ese gobierno comprometido con la integridad pública, dispuesto a hablar. hay que estimular en lugar de reprimir esos actos de coraje, que ha veces pueden salvar vidas, y a menudo ahorrar dinero del contribuyente. Necesitamos fortalecer a los empleados federales como guardianes contra el abuso, y como socios en nuestro buen desempeño. Barack Obama mejorará las leyes sobre denunciantes internos para proteger a los empleados federales que expongan a la luz el despilfarro, el fraude, y el abuso de autoridad en el gobierno. Obama se asegurará de que las agencias federales agilicen los procesos de revisar las denuncias de los delatores, y para que estos tengan un acceso completo a la justicia y al debido proceso.

Pantallazo (clic para enlace):

obama-protect-whistleblowers

¿Y qué pinta aquí Rosa Díez?

Intenta acceder al antiguo blog de Rosa Díez, en bastaya.org (o sea, Savater), para hacerte una idea de cómo fueron los prolegómenos y los primeros pasos de UPyD. No puedes, ha desaparecido. Como la transición de Obama.

rosa-diez-blog-desaparecidoY si hacemos el mismo ejercicio con Rosa Díez, como el que ha hecho Sunlight Foundation con Obama -buscar lo que estaba ocurriendo en el momento de la desaparición de la información histórica-, llegamos a esto:

  • Mikel Buesa y medio centenar de miembros muy activos de UPyD denuncian a Rosa Díez, por carta, prácticas mafiosas de la Coordinadora de Madrid (el sanedrín de Madrid), y el nulo caso que la dirección de UPyD ha hecho de las anteriores denuncias.
  • Rosa Díez acusa a los críticos, en su blog, de no seguir los cauces oficiales para este tipo de circunstancias.
  • Varios afiliados le plantan en el blog un mentís a RD, y muestran el sello de entrada “por los cauces oficiales” de una denuncia con el mismo asunto, hecha dos meses antes.

denuncia_upyd

  • Silencio ominoso, espeso, tórrido, por parte de la dirección de UPyD ante las múltiples peticiones de explicación en los dos blogs, el de Rosa y el de Carlos.
  • Gorriarán baja de Olimpo, y dice en su blog que “ningún documento se ha perdido en UPyD”. Con ello cambiamos del “Misterio de la no denuncia” al “Misterio de la denuncia no perdida, pero que no aparece”.
  • Siguen las preguntas en el sentido de que si no está perdida, ¿qué ha pasado?

Porque preguntar, se preguntaba:

blog_gorriaran

21] viejecita | 15.07.09 04:53 pm

DON CARLOS

Buscando en otros lugares noticias sobre UPyD. para ver si se había publicado el texto de la carta colectiva, o el de la otra carta, la que usted,Don Carlos, nos decía ayer que NO se había perdido, he encontrado una “noticia” que decía que ese “documento o carta NO perdido”, pero tampoco contestado en dos meses, NO se había presentado al registro. Que el sello había sido robado, o falsificado.

Probablemente esa “noticia” que yo he leído sea una pura invención de la gente que quiere meter cizaña y desprestigiar a UPyD, mintiendo e inventando, pero si “Los Capitanes” no aclaran todo este asunto, y si usted, Don Carlos se limita a decir que el documento NO se perdió, y no nos da más razones ni nos explica nada más, ¿que podemos hacer para averiguar la verdad de lo ocurrido?

  • El blog de Rosa Díez cierra por vacaciones, por primera vez en su historia.
  • Tras las vacaciones, o más probablemente durante las vacaciones, Rosa Díez cambia de blog, a un formato ferozmente cerrado, como si fuera un búnquer. Y hace desaparecer el famoso “blog de Rosa Díez” de BastaYa.org. Y toda la información que contenía.

Eso pinta.

snowden-google-p

Puede que ya te hayas dado cuenta de que el espionaje masivo e ilimitado de nuestros queridos Obamas, realizado bajo la disculpa de la seguridad, lo que produce es la más inenarrable pesadilla de inseguridad que se pueda imaginar. Si no, aun tienes una última oportunidad leyendo estas dos breves entradas:

Si después de leer eso, sigues sin verlo, no tienes remedio. No te merece la pena avanzar más en esta entrada.

Y ahora, el problema es el de siempre. Sí, estás de acuerdo en que es peligroso. Sí, te parece muy mal. Pero tú, pipiolo aislado y perdido en el océano de la humanidad, ¿qué podrías hacer en contra? Si todos los partidos están a favor, y los pocos que no son de tipo antisistema y pro Gulag, no parece que haya nada que se pueda hacer, ¿no? Pues sí, si hay.

Es un espionaje bastante especial. No están vigilando la vía pública, o no solo. Están haciendo algo parecido a meterse en tu casa, y puedes cerrar la puerta. Se meten en los servidores de empresas con las que tienes, o contratos, o en todo caso una relación de confianza bastante parecida a un contrato en que el servicio no se paga con dinero, sino con exposición a publicidad. Y de esas empresas ya sabemos algunos nombres, con los que se puede empezar a hacer algo. Google, Facebook, Apple, Microsoft. Que tienen sus puertas abiertas para los Obamas, y son las puertas que conducen a tus datos. Tu vida.

No, no te pongas a sudar. Nadie está sugiriendo heroicidades. No tendría sentido que tires por la ventana tu iPhone, o de que cambies de arriba a abajo la estructura informática de tu empresa. Se trata de algo tan simple como que si tienes alternativas entre elegir un producto obamizado, o uno que no lo está, esa diferencia tenga su peso en tu decisión. Y algo tan sencillo y poco doloroso (para ti) como eso, puede perfectamente hacer cambiar el mundo. Es una de las gracias del capitalismo, tan denostado. Que el comprador compra -o no compra- voluntariamente.

Por ejemplo, en España, donde somos tan anticapitalistas y progres, también somos un poco borreguitos. Vicente va donde va la gente, y si la gente usa Google como herramienta para búsquedas en internet, entonces el 95,3% de los Vicentes hacen lo mismo, consiguiendo algo parecido al récord mundial de borreguismo.

snowden-buscadoresLa web que produce los datos se llama Statcounter.com, y llegas con un clic en la imagen.

Aquí alguien podría decir que, total, todos los buscadores harán lo mismo, y que es inútil cambiar. Pero no es inútil. Darle una patada en la espinilla al más grande es hacer lo que más duele. Alguien espabilará para hacer un buscador que de alguna forma te convenza de que no espía. ¿Espabilará? ¡No, ya ha espabilado! Solo que no lo veíamos, porque todavía no nos había puesto Snowden ante el problema.

Clic.

snowden-duckduckgo-2

snowden-duckduckgo¿Es verdad que se consiguen búsquedas anónimas? Todavía no lo sé. Eso dicen. Ya lo contaré. Pero mientras tanto, y por mi parte, que les den por saco a Google y a Bing, y a la madre que los parió. Que aprendan. Si lo hiciera mucha gente, aprenderían de cojones. Sobre todo Google. Podrías hacer que cierre. Se llama capitalismo, mira tú por dónde.

snowden-google

Otro día, hablamos de navegadores.

Fueron los etarras los que inventaron en España la astracanada de las “ruedas de prensa sin preguntas”. Pero no fueron los culpables de que la idea prosperara. Es un sistema que se corresponde con su filosofía, y lo natural es que lo intenten. Lo que no es normal es que los periodistas les sigan el juego, y que los lectores sigan comprando periódicos, como si no pasara nada. De ahí al plasma, un paso.

Ya con ese ambiente interiorizado, quedaba el detalle incómodo de las visitas al extranjero. No puedes pretender que cambien sus costumbres por tu presencia. Así que parece, como acabamos de enterarnos, que en esas ruedas de prensa junto a dirigentes de fuera, se limitan las preguntas a dos para cada presidente. Y que los periodistas eligen entre ellos esas dos preguntas. Lo comunican a la gente del político, para que sepa a qué periodista elegir. Y supongo que le pasan también la pregunta, no vaya a ser que el aguerrido Mariano sufra un pasmo. Nos hemos enterado de todo ello porque El Aguerrido se saltó el otro día ese sistema, para dar paso, a cambio, al periodista amigo – con la pregunta sin filo.

Y nosotros, paso a paso, tragando, desde aquel primer impulso etarra. Traigo un ejemplo para que nos se nos olvide cómo funciona cuando una democracia es una democracia, un periodista un periodista, y los políticos cobardes no ganan elecciones. Lástima no tener tiempo de traducirlo.

glen-greenwald-matthew-leeGreenwald es el periodista del Guardian que está publicando lo que suelta Snowden. El espionaje al por mayor de Obama, y eso. Señala las preguntas del periodista Matthew Lee, de AP, en la rueda de prensa /sesión informativa que da todos los días el Departamento de Estado. Y el vídeo lo proporciona la propia oficina gubernamental. A pesar del papelón que han hecho. Y no solo proporcionan el vídeo, sino hasta su transcripción.

Por ejemplo:

QUESTION: So I’m sorry. You’re disappointed that they let someone into their own airport?

MS. PSAKI: Well –

QUESTION: I don’t get it.

MS. PSAKI: Well, that they facilitated this event, of course.

QUESTION: Well, why?

MS. PSAKI: Because this gave a forum for –

QUESTION: You don’t think that he should have a forum? Has he – he’s forfeited his right to freedom of speech as well?

MS. PSAKI: Well, Matt, Mr. Snowden –

QUESTION: All right.

MS. PSAKI: — as we’ve talked about – let me just state this –

QUESTION: Okay.

MS. PSAKI: — because I think it’s important. He’s not a whistleblower. He’s not a human rights activist. He’s wanted in a series of serious criminal charges brought in the eastern district of Virginia and the United States.

QUESTION: Okay. I’m sorry. But I didn’t realize people who were wanted on charges forfeited their right to speech – to free speech. I also didn’t realize that people who were not whistleblowers or not human rights activists, as you say he is not, that they forfeited their rights to speak, so I don’t understand why you’re disappointed with the Russians, but neither that – leave that aside for a second.

…/…

Y sigue de ese tenor. Encima, el periodista Lee tiene una voz como de Zeus recién bajado del Olimpo. (Yo creo que es resaca). Son los 10 primeros minutos. Que alguien le explique a Mariano cómo funciona la cosa cuando la cosa funciona. Clic.

matthew-lee-snowden-video

Intenté explicarlo en otro día, en:

Decía que aunque tú no tengas nada que ocultar, pones tu dinero, o tu voto, en manos de gente que sí puede tener algo que ocultar. Y cuyas decisiones, influidas por un chantaje, pueden hacer que pierdas tu dinero, tu trabajo, tu vida, esas cosas. Pero iba rápido, y me quedé corto. Daba la impresión peliculera de que esa gente podía tener secretos terribles, y de ahí ser chantajeable.

En realidad no hacen falta películas. Todos tenemos cosas que ocultar. Tú tienes cosas que ocultar. Aunque no le pongas los cuernos a tu mujer / marido. Aunque no seas gay. Aunque no esnifes coca con demasiada frecuencia. La misma idea de la privacidad se basa en que tenemos cosas que ocultar, y en que está muy bien que las ocultemos.

Puede ocurrir que votes y seas simpatizante de un partido nada extravagante, y que estés buscando un contrato de venta, un trabajo, etc, con una compañía dirigida por un tipo que simplemente odia al partido de tus simpatías. O un permiso de obras en el ayuntamiento. O haciendo una oposición. Etc. Para eso necesitas privacidad. Para eso necesitas privacidad. Hay cientos de casos, y los puedes imaginar por ti mismo.

Esta historia de la NSA desvelada por Snowden tiene una característica que no estoy nada seguro que la peña esté apreciando.

collect-it-allDa igual si lo que haces -y no cuentas a todo el mundo- le importa al gobierno. O lo mismo si se trata de esos otros que no son tú, pero cuyas decisiones te afectan, y mucho. El caso es que los que tienen acceso a esa información “collect it all”, no solo pueden encontrar los detalles que deberían pertenecer a la privacidad, sino que por el mismo proceso pueden encontrar a quien esos detalles le importen mucho. No solo pueden averiguar si alguien colecciona, por ejemplo, cubismo, sino también pueden averiguar si en la vida de ese coleccionista hay alguien que odia a los amantes del cubismo.

Es la pesadilla perfecta. No puedes prever la reacción de nadie, porque nunca puedes saber quién ha caído en la trampa, y qué le piden a cambio. ¿Tu banquero? ¿Tu asesor? ¿Tu empleador? ¿Tu empleado? ¿Tu socio?  ¿Tu político? ¿Tu fondo de pensiones? ¡Olvídalos! Ya no son “tuyos”. Pueden ser de otro, y tú no puedes saberlo ni preverlo. ¿Que te parece eso como pesadilla perfecta?

Richard Stallman tiene sus cosas, que a menudo parecen exageradas. Pero le debemos GNU (que Linux sirva para algo, vaya), le debemos la filosofía y buena parte del éxito del “software libre”, y por tanto, un respeto. Especialmente cuando sus exageraciones, de repente, se han convertido en realidad. Pero a nadie nos sirve de nada que Stallaman no use Facebook (Microsoft, Google, Apple, etc). Lo que necesitamos es que tu banquero, asesor, empleador, empleado, socio, político, fondo de pensiones, no puedan caer en una trampa en cualquier Facebook. O sea, necesitamos controlar al gobierno antes de que sea tarde, y se haya perdido toda posibilidad.

Regálate 25 minutos antes de ir a la cama. Para que Stallman te convenza de que, gracias al caso Snowden, el momento es ahora.

Pensé que el caso de Snowden iba a ser importante. Lo esperaba. Al principio, parecía que la gente más bien pasaba.  Los de izquierdas, porque Obama es de izquierdas, y los de derechas, porque son como Hermann Tertsch [–>]. Pero queda esperanza.

Déjame preguntarte algo muy simple. ¿Te preocupa que el gobierno nos espíe? Hace treinta años, el simple hecho de hacer esta pregunta sería un escándalo. Si viviste el Watergate, si leíste el informe del comité Church, conoces los efectos de un gobierno sin control.

El gobierno se está aprovechando de nuestra amnesia. No establecimos la cuarta enmienda para proteger a los que tienen algo que ocultar. Establecimos esa ley, que prohíbe los registros generales y la vigilancia sin límites, porque sabíamos muy bien el coste de un gobierno que no tiene que dar explicaciones.

La cuestión no es si tienes algo que ocultar. La cuestión es si nosotros controlamos al gobierno, o si el gobierno nos controla a nosotros. Recuerda que esta lucha es parte de los que somos. Esta nación nació en una rebelión, porque el gobierno británico estaba ejerciendo demasiado control sobre los americanos. Nos liberamos, y creamos un sistema de gobierno pensado para proteger la libertad. La historia de nuestra nación es una lucha constante para seguir sosteniendo este valor.

Nos encontramos en uno de los momentos de esa lucha. Filtraciones recientes nos han permitido un vistazo a la máquina de vigilancia del gobierno.  Una máquina que está acabando con la libertad.  Si esto te preocupa, y debería, necesitas contactar con tus representantes en el congreso, ahora. Pídeles que acaben con esa vigilancia. Yo no me voy a quedar sentado si esa máquina de vigilancia de la NSA acaba con nuestras libertades. Tú tampoco debieras hacerlo.

Puede que no simpatices con Oliver Stone, si tiendes a ser defensor de la libertad. Ciertamente, se ha hinchado a defender liberticidas (y asesinos, etc). Pero cuando tiene razón, tiene razón.

Por su parte, Edward Snowden ha aparecido en público por primera vez desde que salió de Obamalandia. Ha hecho una declaración en una reunión con organizaciones activistas de derechos civiles.

Hola. Mi nombre es Ed Snowden. Hace poco más de un mes tenía una familia, una casa en el paraíso, y vivía con gran comodidad. También tenía la capacidad de buscar, encontrar, y leer tus comunicaciones, sin ningún permiso judicial. Las comunicaciones de cualquiera, en cualquier momento. Es el poder de cambiar el destino de la gente.

Seguir (en inglés) –>

Mi apuesta personal es que la preparación de Snowden, su cultura política y general, es notablemente deficiente. Y que su fama y posición actual se le van a subir a la cabeza, y va a empezar a decir chorradas. Algunas ya está diciendo a través de Twitter. Las declaraciones leídas, en cambio, son de profesional. Concretamente, de la chica que sale a su derecha en la foto tomada en el aeropuerto de Sheremetyevo, en el momento de este encuentro del que hablamos.

Snowden-en-SheremetyevoSarah Harrison [–>], periodista especializada en asuntos legales e investigación, que trabaja para Wikileaks. Como editora, y en equipo legal.  Se dice que es de los colaboradores más cercanos a Assange. Ha acompañado a Snowden desde que llegó a Hong Kong.

Anécdotas. Sólo los Tertsch pueden pensar que en el caso Snowden, lo importante es Snowden y los que le ayuden. Se quedan mirando al dedo que señala la luna.