Ha sido por boca de Meritxell Batet, pero supongamos que la palabra de la ministra es la del gobierno, y por tanto la del PSOE.

Según El País [–>]

Meritxell Batet, llama a una reforma de la Constitución que reconozca las distintas “identidades territoriales” que a su juicio coexisten en España.

Como “identidad” son los rasgos propios de un individuo, o de una colectividad, que los caracterizan frente a los demás [RAE —>], tratemos de imaginar cómo funciona la operación Batet. Los andaluces son tenidos por graciosos, o al menos los andaluces occidentales. ¿Cómo se mete esa morcilla en la Consti?

  • Esta Constitución reconoce que los andaluces occidentales son graciosos.
  • Andalucía Occidental tiene el derecho a mantener, proteger, y aumentar la reconocida gracia de sus habitantes.

La primera idea, además de ser imbécil, es peligrosa. ¡Porque hay andaluces sin ninguna gracia! ¿Querría decir esa morcilla constitucional que los setas son menos andaluces? ¿Qué otra cosa podría significar?

La segunda idea es aun peor. Implicaría hacer graciosos a todos los andaluces, o al menos intentarlo. Algo como Trump con los verdaderos valores americanos, en versión hispana castiza.

A las “identidades” Batet añade otros dos adefesios:

Una de las grandezas de España es que tiene distintas identidades, y lenguas y culturas. El reconocimiento de esas identidades tiene que estar en el texto constitucional.

Bueno, España todavía no tiene “identidades territoriales”. A pesar del PSOE, y a Dios gracias. Tú pillas a españoles de sitio distinto y con la cultura suficiente como para no tener acento (antes era fácil, hoy no tanto), y no puedes decir de qué “identidad territorial” son. En absoluto, y mientras Batet no triunfe. Pero distintas lenguas y culturas las tienen todos los países del mundo a partir de cierto tamaño. Todos; sin excepción. Así que eso no es una grandeza de España, sino una grandeza del tamaño (superficie, población). Y Batet (el PSOE) es tonta del culo, o se lo hace.

Pero venga; pongamos las “culturas” en la constitución, como proponen. El problema es que las “culturas territoriales” son, por definición, puto folclore. Los coros y danzas de Franco. La cultura con mayúsculas, la de verdad, se caracteriza por no tener fronteras ni territorios. Al contrario, es exactamente esa capacidad de traspasar las barreras locales lo que define la cultura por contra del folclore. La sardana es folclore; un coñazo que nadie aguanta fuera de Cataluña. El vals es cultura. Y la diferencia viene, precisamente, de la falta de territorialidad de la cultura, y de la triste condición de “territorial” del folclore.

Pero vayamos al caso práctico. El PSOE y su nueva constitución, a propuesta de Batet.

  • En Madrid se baila el chotis, y las autoridades públicas tienen derecho a señalar a los que no muestren la debida emoción y respeto reverencial por el mismo. Como medida para salvar el baile local, y darle la completa “territorialidad” que esta Constitución le otorga. Por otra parte nadie podrá bailar el chotis fuera de la Comunidad de Madrid, a no ser gente expatriada originaria de ella. So capa de “apropiación cultural”.

La territorialidad de las lenguas, supongo, consistirá en obligar a todos los asturianos a dominar el bable normativo (están a punto de crearlo), y a hablarlo cuando se les requiera.

Y toda esta payasada, aunque lo disimulan, es la solución de Tóntez a lo que se llama en España el problema catalán. Que los demás aprendamos bable. O vascuence. Manda cojones el PSOE.

Vascuence por saco

chistorra

Los catalanes Chis Torra están como locos con lo de “sin condiciones”. Con lo que quieren decir que se pueda hablar de todo en la próxima reunión entre Chis y Tóntez. Bueno, que se pueda hablar de todo lo que ellos quieren hablar, pero no de las farmacias y otros problemas sociales. Artadi lo plantea así en La Vanguardia (clic).

chis-torra

¿Y por qué no? ¿Qué inconvenente podría haber? Por ejemplo, solucionar políticamente la situación que hay en Cataluña, donde más de dos millones de personas quieren dejar de ser españoles; al mismo tiempo que solucionar políticamente la situación que hay en Cataluña, donde más de dos millones de personas no quieren ser Yupuliña. Ni hacer el imbécil. O en España, donde más de 46 millones de personas no quieren que España deje de ser. ¿No decían “sin cortapisas”? ¡Pues eso es “sin cortapisas”!

En realidad esta es una ventaja heredada de la Marianidad, tan parca de diálogo y de cintura, y tan sobrada de “no es legal”. Ventaja que probablemente Tóntez no sepa ni quiera aprovechar. Pero estar, ahí está. ¡Claro que se puede hablar de todo! Incluso de lo que “no es legal”; hablar no es hacer, ni pecar. Y un diálogo claro es justamente lo que menos les interesa a los Chis Torra.

Pues venga, hablemos. Hablemos de precedentes. ¿Por dónde empezamos? Por EEUU; por Italia; por Francia; por Alemania. ¿Quieren que hablemos de Canadá y su Clarity Act? Incluso podemos hablar del Reino Unido, donde su glorioso referendum en Escocia no ha solucionado políticamente nada. Pero nada de nada. Están exactamente igual que estaban.

También sería estupendo hablar de “presos políticos”. Tú te descojonas de las resoluciones del Constitucional, y te sacas fotos haciendo risas junto a cinco de ellas, y te meten en la cárcel. Pero no se llama “presos políticos”; se llama democracia. ¡Hablemos de democracia! Todo lo que quieras. Es muy estimulante y aleccionador.

Hasta de franquismo podemos hablar. Por ejemplo, de su idea favorita: Un poble, una llengua, un cap. ¿Que no? Y siempre quedará Tabarnia, para joder un poco. “Sin cortapisas” quiere decir eso: tú me jodes a mi, pero yo también te lo hago a ti.

En realidad un diálogo “sin cortapisas” es exactamente lo que más conviene. Pero no lo que más le conviene a Chis Torra, sino a los contrarios. Esos catalanes aplastados por el supremacismo kindergarten, que hasta ahora no han tenido arte ni parte. ¿Alguien duda que tienen muchísimas ganas de hablar “sin cortapisas”? ¡Leña al mono! Sin cortapisas.

¡Ah, y sin cortapisas simbólicas también! Tú vas con tu estúpido lacito amarillo, y los otros se ponen algo que represente una Chis Torrita. Y así todos muy entretenidos.

torra.png

Antes del cuento de la independencia, una idea que circulaba mucho por los cerebros catalanes era la del “federalismo asimétrico”. Incluso se apuntaban partidos catalanes en apariencia no etno-maníacos. Pero desde el resto de España nunca se les hizo ningún caso. Ni escuchar, vaya. Como cualquier supremacista catalán sabe, los españoles somos bestias con forma humana. En concreto, carroñeros, escorpiones y hienas. Y no se puede esperar que gente así tenga por virtuoso un sistema asimétrico. No entendemos la superioridad natural, genética, de algunos pueblos. Somos así, y parece algo que no se puede cambiar.

Bien, pues sugiero que las bestias contemplemos la posibilidad de cambiar de mentalidad. Una pregunta que conviene hacerse siempre es qué observación podría ocurrir -o faltar- para contemplar la posibilidad de estar equivocado.

Por ejemplo, la teoría asimétrica, la de los superiores, establece que no todos los “pueblos” de España son iguales, ni merecen el mismo grado de autogobierno. Y eso en el caso de algunos de ellos merezcan autogobierno en absoluto. Se entiende fácil; al ser bestias se muerden entre sí y muerden a los demás. Y joden el invento, el sistema no puede funcionar. Por eso ha de ser asimétrico. Los superiores, que no joden los sistemas, pueden tener un grado elevadísimo de autogobierno. Las bestias, ninguno.

La teoría produce una predicción obvia. Con “café para todos” va a haber algunos que estén intentando romper el juguete todo el rato. Está en su naturaleza y no se va a poder evitar.

La teoría de las bestias españolas es justo la contraria. Como un espejo. Es -digamos- buenista. Todas las sociedades son capaces de gobernarse con igual eficacia si se dan circunstancias similares. Lo de la “cultura” (fet diferencial) es un mito. Y por tanto procede un grado de autogobierno igual para todos. Nada asimétrico.

Como era de esperar, las dos ideas producen observables muy distintos. Y es cosa de acudir al: ¿qué podrías observar -o echar en falta- que te haga cambiar de idea? Y parece obvio. El buenismo espera que el “café para todos” no produzca autonomías que se dedican sistemáticamente a joder a las demás. Y mucho menos a crear con ello unas tensiones internas del tal calibre que el resultado sea esencialmente una sociedad rota en dos.

Pues bien, mis querias bestias, compañeros. ¿Se puede saber qué es lo que estamos observando exactamente? ¿Acaso no tienes ante los ojos la perfecta evidencia de que la sociedad catalana no es capaz de auotgobierno, sin joder la marrana y sin desquiciarse a sí misma? Qué más puedes pedir en el departamento de observables? Parece más que evidente que la teoría de los cerebros etno-catalanes era totalmente correcta. Hay sociedades y culturas superiores, y sobre todo inferiores. Y fet diferencial como para regalar a espuertas. Y lo que procede, por tanto, es el autonomismo o federalismo asimétrico. Los que saben autogobernarse han de tener autogobierno; y los que no, sin café. Hasta que aprendan – suponiendo amablemente que la tara no es congénita.

Hay dos posibilidades. O cambiar la constitución para introducir ¡al fin! la coña asimétrica, o el 155 hasta que muestren haber aprendido a comportarse sin romper nada. Ni lo de fuera, ni lo de dentro. Esto tendría, además, una ventaja. Es darle toda la razón al catalanismo y al fet diferencial. Hay sociedades inferiores que no se pueden autogobernar. Solo que los observables indican que no eran precisamente las que ellos pensaban. Porque si somos serios, no podemos esperar que la superioridad venga de la mera proclamación de la misma, sino de las observaciones. Que son las que son.

 

El kindergarten catalán esta muy escandalizado por la detención de unos kale borricos de allí, acusados de terrorismo, sedición y / o rebelión. ¡Estado fascista y represor!

cdr-carrer-borrico

Clic.

Posiblemente el legislador se ha pasado llamando terrorismo a actos sí. Y también es una forma que acaba blanqueando el terrorismo de verdad. ¡Lo que hace cualquiera! Pero al final lo que importa no es la etiqueta, sino la pena.

Tenemos un fallo colectivo, cultural, tremendo; y que afecta directamente a este asunto. Esa idea kindergarten de que los actos inciviles, y la violencia, son menos graves si se hacen por motivos políticos. Y si le preguntas a Pablito Coletas y su tropa te dirían directamente que no merecen castigo alguno … los que son de su cuerda. Y así nos vamos acostumbrando a que por motivos políticos se puede joder a todo el mundo. Y al final hasta el gobierno (el que sea) se cree que joder a la peña es lo más normal del mundo. ¡Todo lo que hace es por motivos políticos!

Una pena que no aprovecharan la transición. Entonces hubo mucho ambiente de que lo útimo, el definitivo no go, era acercarse a una nueva guerra civil. Los estragos seguían presentes, y la gente tenía muy claro que eso era lo que no quería. Lo que no parecieron apreciar es que a las guerras civiles se llega por pasos -y violencias- previas, menores. Y que el mejor seguro para evitarlo es imbuir en los cerebros y en la cultura que política y violencia deben estar totalmente separados. Que al final es la idea de fondo de cualquier sistema que puedas llamar civilización. Y democracia, que es una forma de tomar decisiones políticas y de decidir quién gobierna sin necesidad de violencia.

¿Por qué le tienen que llamar terrorismo a la kale borricada catalana, cuando le pueden llamar violencia política, y pueden establecer que el elemento político en la violencia sea un agravante máximo? Pero total. Se lograría el resultado deseado; una pena fuerte como para que se lo piensen. Y más importante, se lograría pedagogía. Nene; política y violencia, no. Ni de lejos. Pero en España creemos que los problemas se arreglan con expresiones mágicas. Terrorismo. Kindergarten también.

Joder, si estableces [violencia política = pecado brutal], y le pones las debidas consecuencias penales, es posible que civilizaras un poco el chiringuito. La delincuencia juvenil ya tiene el fútbol para desahogarse. Que se aguanten con eso. Incluso cabe soñar con que los gobiernos y parlamentos empiecen, por contagio, a tener un poco de respeto por las personas. Por soñar que no quede.

Si podemos parar el puerto sería brutal, y con Mercabarna jodemos a todo el mundo.

Salvo que el mundo decida joderte a ti, nena. Y bien jodida. Es una estrategia mucho mejor. Entre otras cosas porque se jode a mucha menos gente. Matemáticas.

acup

No se trata de un partido político más o menos kindergarten y coletas. Es la Asociación Catalana de Universidades Públicas. Supuestamente la flor y nata de la neurona catalana, pero con un discurso que en un adolescente indicaría que no alcanza una inteligencia media para su edad. En un adulto lo sitúa directamente en la deficiencia mental profunda.

Resulta que consideran que existen otras vías que la prisión (quieren decir que la vía del derecho penal) para afrontar la situación política que vive Cataluña, y que la prisión no es la manera de hacerlo.

Creemos que el diálogo y la negociación sobre la base de las ideas habrían de configurar el marco para afrontar los problemas políticos que nos afectan.

Estupendo. No es ninguna novedad; siempre hay “otras vías” posibles para cualquier tipo de solución que quieras aplicar. Por ejemplo, para adquirir una formación académica hay otras vías posibles que acudir a los subnormales de las universidades públicas catalanas, pero es muy improbable que esas otras vías constituyan “la manera de hacerlo”. ¿Qué quiere decir “la manera de hacerlo” para estos cerebros catalanes?

  • La manera en que a mi me gustaría que se hiciera en este caso concreto.

Deberían expulsarlos de cualquier institución educativa ya solo por eso.

  • La manera en que se debería hacer en cualquier caso, y muy definitivamente en la nueva republiqueta que queremos fabricar.

¿Y dónde está la protesta de la ACUP cuando el Parlamento de Cataluña derogó por su cuenta la Constitución Española, sin el menor diálogo sobre la base de ideas con la oposición — que representa la mitad de Cataluña? ¿También consideran un diálogo sobre la base de ideas cuando el Govern tacha de “anti-catalanes” a la mitad de los catalanes? Porque tampoco consta ninguna protesta suya. ¿Y cuando se trata de “cerrar Cataluña” impidiendo por la fuerza el tráfico de carreteras  y trenes, y la universidad misma, es un diálogo sobre la base de ideas?

Es posibe que se crean lo que dicen. Sería, exactamente, la peor de las alternativas imaginables. La flor y nata de la intelectualidad catalana tendría la edad mental de un pre-adolescente. Si estuvieran mintiendo habría cierta lejana esperanza. Serían, digamos, reinsertables en una comunidad política adulta tras una mano bien profunda de civilización. Si no, no.

Fuente de la monada, Universidad Autónoma de Cataluña:

Añadido para los comentarios del idiota de turno:

texasvswhite

Antes un zoológico era un parque en el que se podían ver animales espectaculares, y sobre todo exóticos. Algo para despertar la imaginación de la chavalería y situarlos en mundos muy distintos. Digamos tigres de Siberia, orangutanes de Borneo, o gorilas del Congo.

Siberian-tiger

orangutan_borneo

gorrila-congo

Un complemento perfecto para las novelas de Verne, Salgari, o Conrad.

Pero en el Kindergarten de Cataluña han inventado algo mucho mejor, y tan triste como esta foto:

triton-de-montseny

Es el tritón del Montseny, que en 2005 descubrieron que tenía suficiente fet diferencial como para considerarlo una especie distinta y endémica.

¿Y cómo diablos se puede dar un salto tan poco estimulante? Es porque los estímulos han cambiado. En vez de exótico y poderoso, representante de un mundo lejano y como de ensueño, ahora prima un concepto tan pedestre como “fauna local”. O sea, catalana. Y el de “animales protegidos”, que aunque sean feuchos y francamente vulgares, son víctimas. Y eso quiere decir que somos muy buenos, con mucha empatía por unos bichos que cuando salimos al campo ni nos fijamos.

Es en serio. Lo dice el Plan Estratégico del nuevo Modelo Colauita del Zoo de Barcelona.

En el ABC:

El Zoo de Barcelona quiere especializarse en la fauna de los ecosistemas mediterráneos y para ello en la próxima década animales de un centenar de especies que no son de este biotopo dejarán de vivir en él. Ayer mismo, los dos ejemplares de foca dejaron el zoológico para ir a un parque de Hungría, como sucederá con los camellos, delfines, tigres y osos, que no son tampoco especies amenazadas o con las que el zoo de Barcelona lleve a cabo programas de conservación, según explicó el director de este centro, Antoni Alarcón.

Sin duda un complemento pefecto para la xenofobia racista expresada en las deprimentes obras de Sabino Arana. Que definía como maquetos a los catalanes, pero que seguro que hubiera aplaudido la idea de poner fauna local en el zoológico de Barcelona.

Los niños van a salir de aquella manera. En vez de imaginación, atento examen del ombligo. Y en vez de lecturas de Conrad, exhibicion de banderas étnicas en rebaños multitudinarios de borregos. Pero puede servir, si el ideal es encontrar plaza de funcionario del procés. Aunque se les quede cara de tristones, será de tristones catalanes. Menos da una piedra.

triston-del-monsteny

Jaume Fàbrega es un profe de la Universidad de Barcelona que tiene frecuentes problemas de contención en Twitter. Además es de esos catalanes que no están llenos de mierda etno-maníaca, según ellos mismos afirman. Y cuando juntas los dos problemas, pasan cosas. Curiosas.

jaume-fabrega

El asunto circuló con generosidad por la red social,  y la universidad se tuvo que dar por aludida.

Y el profesor borró el “tuit”. Y pidió disculpas. A su manera.

Es bastante acojonante, al menos en dos sentidos. Primero, por proponer que llamarle cáncer a alguien, y añadir que es propenso a la violencia y que odia su país (de “acogida”), tiene alguna posibilidad de no ofender. Y que el problema viene de no citar fuentes. ¡Cuando la única fuente es él mismo! Hay que estar totalmente borracho para pensar algo así. Pero es muchísimo más preocupante ser tan xenófobo como para pensar, en serio, en una “tercera generación de migrantes” refiriéndose a población interna española. Ni siquiera nadie le llamaría tercera generación de migrante al nieto de un alemán o un italiano en España. Pero a la Universidad Autónoma de Barcelona le parece una disculpa estupenda, en lugar de una nueva ofensa sobre la original.

Cataluña. Hoy. Mierda etno-maníaca por doquier.