El PSOE no ha dicho que España sea plurinacional, como entienden tantos.

espana-plurinacional

Tal vez sea así, pero el congreso del PSOE habla, literalmente, del carácter plurinacional del Estado. Puede entenderse que intercambia alegremente España y Estado, y que cuando ha llegado lo de “plurinacional” la suerte lo ha emparejado con Estado, y no con España. Podría ser. Tiene pinta, porque justo antes dice que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español. Y se puede entender que el pueblo español es un conjunto de fulanos sin nación, o con varias, pero con estado y con soberanía. Un imperio, por así decir. Pero también se podría entender que España es una de las naciones del Imperio plurinacional, que además tiene otras. Digo; si se trata de contentar sentimientos separatas, y su sentimiento es no ser españoles, entonces sería un desastre proponer una España plurinacional. No creo que quieran ser una nación española.

Y el caso es que la soberanía interna del PSOE no alcanza al PSC . Puede ser una pista para interpretar el galimatías. Por que, sea España la purinacional, o se trate de un Imperio que incluye España como nación, y además contiene otras naciones oportunamente indefinidas, lo que sí queda meridianemante claro es que el PSOE es plurinacional. A partir de ahora, PSOP.

Y llegará Jaimito. Que no, que queda claro que España no es una nación, sino un conjunto de naciones. ¿Seguro, Jimy? ¿Asturias va a ser una nación, o una no-nación? En el segundo caso, España sería un conjunto de naciones y no naciones. O sea, un conjunto; punto. Un conjunto indefinido. Un aborto. ¿Y las no-naciones, serían algo en conjunto entre sí? Ni idea, pero no podrían ser España si esta es el conjunto que incluye a las naciones y a las no-naciones. ¿Cómo se llamará a parte de las no-naciones de España.

Hay que ir al origen. A la raíz del problema. Una nación es un sentimiento que tiene alguna gente, blablablá. Y tenemos la solución. Hispania est divisa in partes duas: Hispania sentimentalis et Hispania non-sentimentalis. Como la Hispania Citerior y la Hispania Ulterior, pero repartido distinto. Y a su vez, Hispania Sentimentalis está dividida en varios sentimientos nacionales, que ya se explicitarán en el futuro cuando decante el invento.  Mientras que la parte de Hispania Non Sentimentalis está a su vez dividida en no sentimientos, pero distintos, que se conocen como Comunidades Autónomas. El cubo de la basura.

Hala, ya le hemos explicado España a Tóntez, y al PSOP. Queda el pequeño problema, no de España, sino de los españoles. Que, como dice Tóntez, algunos tienen sentimientos nacionales. Pero no todos los que tienen sentimientos nacionales los tienen no-españoles. Y en clara muestra de desorganización hispana, han tenido la mala idea de repartirse muy mal. Esto es, mezclados con los de los sentimientos contrarios. ¡Incluso con los que no tienen sentimientos!

¿Van a medirlo para repartir, o van a decidirlo a capón? ¿O acaso ya lo han decidido y están esperando a contarlo? No exageremos. ¿A quién se le ocurre pedirle a Tóntez que piense en todo? Y queda un consuelo: peor lo tenía la Gallia.

Fuente, PSOP:

tontez-plurinacional

A cuenta de mi crítica a la payasada catalana, pregunta Manu [–>]:

Lo que me gustaría comprender es exactamente el porqué de los problemas que le ves a una celebración de referendum.

A veces los ejemplos prácticos son la forma más fácil de entender algo complejo. Y tenemos muy reciente el mejor ejemplo imaginable. Brexit. Y aunque Manu se refiere a Cataxit, el ejemplo Brexit es perfectamente válido. El problema es que por mucho que No-Brexit sea una sola alternativa, Brexit son muchas. Es fácil dibujarlo:

brexit-alternativas

Con una pregunta binaria, que en la realidad no existe, ha ganado Brexit. Cuyo significado se ignora. Y después hay que decidir si es un Brexit blando, acabando con un pacto como el que tiene Noruega; si Brexit es duro pero con un acuerdo razonable de divorcio; o si Brexit es a lo bestia, sin acuerdo y con trato de nación cafre por parte de la UE.

En el gráfico, la división Brexit / No-Brexit es la que hubo (52/48). Las tres alternativas de Brexit las he puesto a capón; un tercio para cada una. No lo podemos saber, pero es obvio que No-Brexit, con un 48%, ha tenido más del doble de votos que cualquiera de los Brexit posibles (unos 17,3%). ¿Cuántos de los que votaron un Brexit civilizado, fuera blando o duro, hubieran preferido un No-Brexit que un Brexit cafre? Nunca lo sabremos. Pero lo que sí sabemos es que se va a acabar eligiendo una de las versiones de Brexit, cuyo apoyo inicial rondaría el 20% de la población. Y seguramente será la más bestia, que es lo que pasa cuando los problemas se enconan y desmadran.

Habrá quien sostenga que Cataxit no es lo mismo que Brexit. Que es un asunto más claro. Yo sugeriría que lo piense un par de veces. ¿Es lo mismo dentro que fuera de la UE, o que lo de fuera dure más o menos tiempo? ¿Es lo mismo pactando la division de deudas y haberes que a fostias? ¿Es lo mismo amigos que enemigos? ¿Es lo mismo asegurar los derechos de las minorías que una merienda de negros — si eres de una de esas minorías? No parece. No tiene pinta de que Cataxit fuera una alternativa única, en vez de ser un cristo tan colosal como Brexit.

Y aquí llega lo de la Clarity Act de Canadá. ¿Pero tú no eras partidario del referéndum “a la canadiense”? ¡Pues claro! Para empezar  hablar, porque el “referéndum a la canadiense” en la práctica normalmente significa un “no referéndum”, a la canadiense.  Es lo que pasó donde lo inventaron. Porque obliga al pacto posterior sobre la versión de Brexit. Y especificando los puntos más relevantes que es obligatorio pactar antes de la separación. O sea, visualiza ante el votante que hay muchas versiones, y que puede tocar una que no le guste nada. Y probablemente resultaría en que se hable de esas opciones en la campaña. Que es lo que los separatistas quieren evitar siempre a toda costa. Quieren que se visualice una satisfacción al alcance para un sentimentalismo infantiloide, pero que no se vea lo que cuesta. Y eso es una forma de engaño y de no claridad que se combate, precisamente, con una Clarity Act.

¡No nos dejan votar, buaaa!

Que sí hombre que sí. Pero le vamos a poner al juguete la etiqueta de la versión concreta, y  el precio. Cosa de que sepas lo que compras, y su precio, antes de comprarlo.

Más entradas sobre Clarity Act:

La payasada catalana continua su escalada de tensión, con la consabida falta de reacción enfrente. Y sin reacción no puede haber tensión; lo que hay es una especie de plastilina amorfa en la que nada rebota. Todo se queda como enfangado e inmóvil entre la plastilina.

plastilina

Seguramente nunca deberíamos haber llegado hasta aquí. Tan cerca de una DUI, quiero decir. No es normal, porque no hay casos conocidos en el mundo actual que no incluyan una guerra, y / o poderosos aliados externos de los separatas. Bueno, salvo algún caso británico y cómico, como Anguila.

Desde 1950 ha habido estas declaraciones unilaterales de independencia, separadas según el resultado por los colores.

duis

Y se ve claro que para una DUI exitosa (en negro) hace falta una guerra; pero la guerra tampoco asegura el éxito. En rojo salen los fracasos. Sólo Anguila no fue con guerra, y es el caso cómico – británico. La proporción éxito / fracaso es 6/3, excluyendo Anguila. Y es muy baja, porque normalmente todos los que se lanzan a una guerra creen que la van a ganar.

Hay una posibilidad intermedia, bastante numerosa. Con siete casos es la más frecuente. La independencia fáctica sin reconocimiento internacional. En morado. Y siempre incluye a Rusia por medio, menos una excepción muy poco recomendable llamada Somalilandia.

Por resumir. La experiencia internacional parece indicar que lanzarse a una DIU sin guerra y sin Rusia es una estrategia bastante absurda. Y es algo que comprende incluso gente tan poco acusable de fría y racional como los recoge nueces. Pero la alucinación catalana juega en otra liga. La rauxa. Y por aquí llegamos a Rajoy y la estrategia plastilina. Sin reacción en el frente.

No es verosímil que se trate de una estrategia consciente. Se corresponde demasiado con el carácter del personaje. Y con su respuesta habitual a todo problema, siempre que no sea fácil y gratis resolverlo cortando alguna cabeza. De ahí la idea de que no se trata que Rajoy haya encontrado una estrategia, sino que una estrategia ha encontrado a Rajoy.

No vamos a discutir si hasta ahora otra estrategia diferente hubiera resultado mejor. No tiene sentido, porque es imposible saber lo que hubiera pasado. Y estamos donde estamos, que es lo que importa. Ya hemos llegado aquí. La cuestión es que ahora, y ante los pasos de la alucinación catalana, la estrategia plastilina parece excelente. Y mejor cuanto más plastilina. Cuanta mas rauxa tenga el cantamañanas de enfrente, cuanta más retórica rimbomante y payasa, más depresivo y ridículo les resultará perder ante alguien que no hace nada. El ridículo depende, precisamente, de la plastilina.

Para que quede claro que un payaso es un payaso, y no un genio, es imprescindible no tomárselo demasiado en serio. Hacer que se caiga con un empujoncito. Si tiras una bomba atómica parece que te ha salvado tu mayor fuerza, no su propio absurdo. No demostrarías que la idea misma era completamente idiota. No desinflas el soufflé. Pero haciendo el absoluto mínimo, la cara de idiota de la rauxa en el suelo puede ser un espectáculo que pese durante generaciones.

Puede salir bien lo de Rajoy. Es una novedad en el concierto internacional, pero es que la rauxa payasa también es una novedad. Sin guerra, sin fuerza, y sin Rusia. Con coloridas banderitas. O sea, gratis. Muy listos. Tal vez demasiado.

Carma, mi arma.

Añadido, para los comentarios.

eu-impotant-problem-tinme-series

Viene de:

http://www.economist.com/news/britain/21720093-until-referendum-britons-were-unbothered-european-matters-brexit-solution-search

Añadido para los coemntarios (Manu, itálicas)

blog-italicas

Félix Ovejero le hinca el diente a la idea de nación de los separatas, en un trabajo recién publicado en Academia.edu (clic)

sobre-la-idea-de-nacion-felix-ovejero

Describe bien el aberrante salto mortal que dan. La suma de una “identidad” (étnica, cultural, la que fuere) más una voluntad. La identidad por sí misma no define o crea una nación. Los negros o los calvos no son una nación. Ni siquiera los angloparlantes, o los que comen caracoles o tocan las castañuelas. Les falta la voluntad. Pero la voluntad tampoco es suficiente para crear una nación, o tener “derecho” a crearla. Los nacionatas no aceptan el principio de “naciones a la carta”, por mucho que imaginen sostener un principio democrático.

Podría tener sentido si propusieran que siempre que haya identidad + voluntad existe nación, o derecho a nación. Pero obviamente no es el caso. Ni aceptarían una nación gitana dentro de la que quieren inventar, ni una nación femenina, nación de gordos, etcétera. Algunas identidades sirven para hacer nación, sumadas a una voluntad, pero otras no. Y nunca dicen qué identidades, en general; lo tienen que incrustar en la definición de esa nación. Por ejemplo, la identidad catalana sirve para hacer nación, pero la identidad española no. ¿Por qué? ¡Porque lo digo yo! O lo dice mi definición de nación catalana y mi definición de no-nación española.

Aquí suelen dar un salto hacia la historia, imaginando una supuesta nación histórica. Pero también consiste en elegir una parte de la historia — y a menudo inventarla. El mismo problema: Nunca aceptarían Imperio Romano, Nación Visigoda, o Nación Carolingia. Ni España. No menos históricos, todos ellos, que sus imaginaciones. En realidad mucho más históricos. (Esta parte de la historia no la trata Félix Ovejero).

Y además, al nación de los separatas ni siquiera existe, según ellos mismos. Puesto que están en un proceso de construcción nacional. Que es el proceso de creación de una voluntad, y a menudo de creación de una identidad. Por ejemplo, la ingeniería de hacer como que hablamos vascuence, que en realidad no hablamos ni de broma [–>]. Pero siempre que sean unas voluntades y unas identidades determinadas, y no otras completamente equivalentes. Si alguien ha visto un razonamiento más circular en toda la historia de la humanidad que avise, porque yo no lo conozco.

Tiene una parte final, que se titula Nacionólogos, apasionante.

Lo que cuesta entender es que los estudiosos del nacionalismo sigan a los nacionalistas en ese marasmo intelectual. Es lo que sucede cuando investigadores adoptan el punto de vista –el uso de nación– del propio grupo o, más exactamente, de quienes se denominan a sí mismos nacionalistas: hay un conjunto de individuos (los nacionalistas) que dicen/quieren que otro conjunto de individuos (más numeroso) es/ sea una nación; por tanto, este otro conjunto constituye una nación. Los antropólogos estudian la danza de la lluvia, pero cuando quieren regar sus jardines no se ponen a bailar.

Nuestros nacionalismos periféricos son una de las mayores payasadas intelectuales jamás inventadas. Pero en realidad es mucho más payasada seguirles el juego, o el discurso.

Os dejo con Ovejero:

Plantea Rodrigo Tena en el blog ¿Hay Derecho?

El resumen sería que Brexit nos muestra que no se puede poner la negociación antes de la consulta, porque no se sabe lo que se vota. Y propone cambiar el orden de la Clarity Act, en ese sentido. No es un mal argumento, y señala un problema real.

A botepronto (pm) …

Hace un poco raro llamarle “a la canadiense” cuando no tiene nada que ver. ¿Porque se negocian algunas cosas? ¡También lo hicieron en Escocia!, y nadie le llama “a la canadiense”. ¿Por exigir una mayoría reforzada? Pues deberíamos llamarle “de mayoría reforzada”. O “Referéndum Tena”, o “Versión Española”, o lo que sea que no produzca tanta confusión.

La Clarity Act no puede producir una empanada mental como la del Brexit, porque al mencionar concienzudamente todos los puntos que hay que negociar -vaya, estableciendo la obligación- los pone encima de la mesa. Los brits al votar no eran conscientes de que Brexit tiene muchos significados diferentes, y de que inevitablemente algunos no le iban a gustar al que votara Brexit. Eso no puede pasar con la Clarity Act porque el problema queda demasiado visible.

La propuesta de definirlo todo antes de la consulta tiene dos partes. La del tipo de “mayoría necesaria, plazos, cuerpo de electores, preguntas admisibles, etc” es igual en la Clarity Act. Inevitablemente. La de “plazos, cuestiones fiscales, régimen fronterizo, periodos transitorios, etc” tiene bastantes problemas. (La CA cita: “incluyendo la división de los activos y deudas, cualquier cambio en las fronteras de la provincia, los derechos, intereses y reclamaciones territoriales de los Pueblos Aborígenes de Canadá, y la protección de los derechos de las minorías.)

El problema que le veo es el principio que se sienta. Con el “Referéndum Tena”, España es divisible. Eventualmente. Con la Clarity Act, no. Se limita a señalar que puede darse un problema que aconsejaría contemplar la posibilidad de la división (si se llega a un acuerdo). ¡Pero no la contempla antes de tener el problema! En España, con la “versión española” pasaríamos de no poder saber si tenemos un problema -porque preguntar está prohibido- a tratar de resolver el problema antes de saber si lo tenemos. Y sobre todo, a establecer que España es divisible; o sea, provisional.

Entiendo los argumentos del autor. No son no razonables. Pero yo creo que faltan elementos. El principal -tal vez- es que la CA consiguió dos cosas. Quitarles las ganas de referéndum a los separatas, y quitarles el principal argumento (el “principio democrático”). La “Versión Tena” es tan diferente que no se me ocurre ningún motivo para pensar que fuera a lograr el mismo efecto. Y hay otras formas de hacerlo, como la planteada en el libro La Secesión de España, bases para un debate desde el País Vasco.

Tena tiene varios artículos más, también muy buenos, sobre Clarity Act:

Iremos haciendo colección de propuestas para que la sección quede completa. De momento conocemos estas versiones españolas, ordenadas por fecha de aparición.

Versión Ruiz Soroa (o de ley procedimental)

1) No necesita reforma constitucional previa, porque usa la vía de una “ley procedimental”.

2) Las Autonomías que contengan ” entidades territoriales componentes de relevancia política estructural según su Estatuto” no pueden decidir como conjunto, sino cada cacho por su cuenta.

Versión Santiago González (o de naciones a la carta)

También llamada de “naciones a la carta”:  comenzaría un proceso negociador en el que la provincia (Comunidad Autónoma) secesionista debería reconocer el mismo derecho a una parte de sí misma que prefiriese permanecer ligada a la Federación, una Barcelona que quisiera seguir siendo española, por ejemplo.

Versión Rodrigo Tena (o de orden inverso)

1) Necesita reforma previa del artículo 92 CE (referéndum consultivo).

 2) Cambia el orden del proceso, de forma que se negocian las consecuencias de la secesión antes de la consulta.

Yo creo que hay una cosa que nos cuesta ver. A los “unionistas”, o “no separatistas”, o “no etnicistas”, o como quiera que nos definamos. La definición no es fácil, porque en ese grupo hay “no españolistas”, y también otros no especialmente amigos de nuestra Consti. Pero nos entenendemos. Y lo que digo que nos cuesta ver es que en la discusión -el relato- de la cuestión territorial hay una parte que tenemos perdida antes de empezar a hablar. La parte de: “no es legal preguntar”.

¿¿¿Mande???

No hay nadie ajeno a la discusión e intereses, y más o menos despistado, que se pueda tragar eso. Va completamente  en contra del edulcorado y bobo espíritu de nuestro tiempo. Y en contra de cómo entiende la democracia la mayor parte de la gente, con razón o sin ella. O sea, va contra la realidad. Contra la realidad social, hoy y aquí. E ir contra la realidad suele ser una estrategia suicida.

Tener el relato perdido de antemano es muy malo de cara a fuera. Y la opinión de fuera en el caso de una declaración unilateral de independencia puede ser muy relevante. Incluso decisiva. Pero también es muy malo de cara adentro. Es una herramienta para la cizaña, que siempre puede aliarse con los separatas. Puede, mientras se trate de la chorrada del prohibido preguntar. ¡Como no se va a poder preguntar!  No podría cuando se trate de una secesión de verdad, y no de un  show.

Solemos decir que tenemos un sistema federal en la práctica. Respecto a Alemania no sé, pero con USA no tiene nada que ver. Lo que tenemos es un sistema infantil. Las autonomías son como niños, que no pueden ni preguntar por su cuenta. Y pueden gastar … porque papá les da la paga. Pero tampoco son responsables del asunto. Tratadas como niños, ¿cómo esperamos que se comporten?

Además, niños maleducados. Porque no somos capaces de hacerles cumplir las normas. Hemos fabricado la bomba de relojería ideal. Irresponsables, sin educación, y aliados de la cizaña. ¿Tú qué esperas que pase?

Es una apuesta. Podemos apostar por seguir como estamos, en la esperanza de que los niños se darán de hostias entre sí antes de llegar a nada de sustancia. Nos acaba de funcionar una vez. ¿Funcionará siempre?

También podemos apostar por seguir con el no se puede preguntar, pero por otro motivo. Porque soñamos que vamos a cambiar, y nos vamos a poner a educar a los niños. ¡Mano fuerte con los nenes! Hay gente que piensa así. Con dos cojones.

También podemos contemplar alternativas. Para estupor del pensamiento cojonudo, concepto falsamente atribuido a Unamuno pero bien real, es una opción que siempre existe. Y contemplar es contemplar; sólo es pensar y comparar, y mirar las rutas posibles que pueden ocurrir en cada caso. No necesariamente es decidir otra cosa, ni una concreta.

Los del PSC han intentado hacer exactamente eso. Poner una alternativa en el debate público. Pero nuestra idea del debate público es una estrategia en dos pasos. (1) Mirar la cuadra del proponente. (2) Descojonarnos, desde la altura de nuestra sabiduría cojonuda, porque es de una cuadra inadecuada y por tanto sus intenciones han de ser malas. ¿Y qué es lo que propone, y qué consecuencias puede tener? Da igual; es idiota porque es de los otros, y los otros están equivocados y son muy malos. A tomar por rasca la bicicleta.

Ni siquiera estaba muy bien planteado lo del PSC. Pero es igual, porque aquí lo que no se puede es pensar — y seguro que contaban con ello. Y sí que tenía una parte aprovechable. Para contemplarla, digo, no necesariamente para hacerla. La parte de sí se puede preguntar (¿y cómo no?); y la parte de no cualquier pregunta, ni cualquier respuesta, me hace sentirme concernido (lo que llaman “canadiense”).

Seguiremos a lo nuestro. No se puede preguntar … hasta que se pueda. Y cuando se pueda, ata esa mosca por el rabo. Igual funciona, y nunca se puede. O les educamos. O algo.

De momento, la teoría de que acabar con el bipartidismo iba a acabar con la llave / chantaje de los nacionatas, se ha demostrado falsa. Como era matemáticamente previsible.

Stephane Dion estuvo una o dos veces en España, dando conferencias y entrevistas sobre la Clarity Act canadiense. Lo del “referéndum a la canadiense” que proponía -y ya no propone- el PSC. Dion, aunque impulsor, no es el “autor” de la Clarity Act, como sostiene Santiago González [–>]. Sí empezó la discusión con los separatas, e hizo tres preguntas al Tribunal Supremo en nombre del gobierno. Usando la respuesta [Supreme Court reference –>] como guía, el parlamento hizo la ley. Y los principios de esa referencia que aplica los especifica en los ocho considerandos.

Pues bien, Dion metió en la cabeza de sus oyentes españoles una Clarity Act que no existe. Fue fácil, porque era lo que querían escuchar. Que si Cataluña se separa, Barcelona se queda. Y le salió de corrido, porque es lo que él hubiera querido que diga la ley — pero de ningún modo dice. Con lo que se creó la inexistente “versión española”, que he oído / leído por doquier.

Santiago González la expresa así:

Si se dieran ambas claridades, comenzaría un proceso negociador en el que la provincia secesionista debería reconocer el mismo derecho a una parte de sí misma que prefiriese permanecer ligada a la Federación, una Barcelona que quisiera seguir siendo española, por ejemplo.

Ruiz Soroa lo plantea de otra forma, adaptando el asunto a “su” problema (vasco). En un libro en el que plantea la posibilidad de desarrollar una Clarity Act en España sin necesidad de una reforma constitucional previa. Y establece unos pasos, donde …

6. Mayorías territorialmente distintas: si en la Comunidad Autónoma en que se vote existieran entidades territoriales componentes de relevancia política estructural según su Estatuto, y no se alcanzase la mayoría afirmativa requerida en alguna de ellas, tales entidades quedarían excluidas desde ese momento del proceso iniciado, que se limitaría a las entidades restantes. Por ejemplo, en el caso vasco esto supondría respetar la voluntad mayoritaria de los alaveses por respecto al conjunto, dado que los territorios forales son entidades de relevancia política estructural en un sistema cuasiconfederal como es el vasco. No lo son los municipios o las cuadrillas, pero sí las tres Provincias (hoy llamadas «Territorios»).

Le sirve para el caso de Álava, porque los “territorios” vascos sí tienen una relevancia política estructural, y parlamentos y leyes propias. Pero tal y como lo plantea no le sirve para Barcelona, como pretende  S. González.

La particularidad es que eso viene de la imaginaria “Ley Dion”, pero no de la Clarity Act. Y cuando lo señalas, te llaman gilipollas. Clic para el entretenimiento al completo.

sg-gil

Ruiz Soroa nos sirve de ejemplo muy bueno con su boceto de ley. Cuando una ley quiere incluir esa idea de consecuencias diferentes en territorios (zonas) donde se dé una mayoría diferente, ¡lo hace! Como hace él con su punto 6 [–>]. Pero eso es exactamente lo que NO hace la Clarity Act. No hay nada, pero ni un remoto apunte, ni en la Clarity Act ni en la Supreme Court reference, que sugiera consecuencias distintas donde se den mayorías territorialmente distintas. Muy al contrario, la Supreme Court reference establece qué mayorías hablan y negocian. Las de Canadá y de Quebec. No contempla sub-Quebec.

The negotiation process would require the reconciliation of various rights and obligations by negotiation between two legitimate majorities, namely, the majority of the population of Quebec, and that of Canada as a whole.

Dos mayorías legítimas, sin mención alguna a una tercera mayoría en alguna parte de Quebec.

Lo más parecido a lo que interpreta la “versión española” está en la Supreme Court reference, en el punto 96.

Arguments were raised before us regarding boundary issues.  There are linguistic and cultural minorities, including aboriginal peoples, unevenly distributed across the country who look to the Constitution of Canada for the protection of their rights.   Of course, secession would give rise to many issues of great complexity and difficulty.  These would have to be resolved within the overall framework of the rule of law, thereby assuring Canadians resident in Quebec and elsewhere a measure of stability in what would likely be a period of considerable upheaval and uncertainty.  Nobody seriously suggests that our national existence, seamless in so many aspects, could be effortlessly separated along what are now the provincial boundaries of Quebec.

Lo que NO dice es que esas cuestiones deban solucionarse cambiando fronteras, y según reglas de mayorías locales. Para estupor de Santiago González. Dice que son problemas a arreglar negociando, donde un movimiento de frontera podría ser una solución, pero en absoluto la solución. Hay mil formas de proporcionar una medida de estabilidad, y una protección de sus derechos, que pone como objetivos. Pero entre sus derechos, garantizados por la Constitución de Canadá, no está el elegir el territorio de su nación.

Hay otra mención al problema de las fronteras, pero es un asunto de las Naciones Indias, que en Cataluña no hay. En el punto 139.

We would not wish to leave this aspect of our answer to Question 2 without acknowledging the importance of the submissions made to us respecting the rights and concerns of aboriginal peoples in the event of a unilateral secession, as well as the appropriate means of defining the boundaries of a seceding Quebec with particular regard to the northern lands occupied largely by aboriginal peoples.  However, the concern of aboriginal peoples is precipitated by the asserted right of Quebec to unilateral secession.  In light of our finding that there is no such right applicable to the population of Quebec, either under the Constitution of Canada or at international law, but that on the contrary a clear democratic expression of support for secession would lead under the Constitution to negotiations in which aboriginal interests would be taken into account, it becomes unnecessary to explore further the concerns of the aboriginal peoples in this Reference.

En la muy extensa discusión académica (ver enlace a un compendio al final), las posturas enfrentadas se refieren a dos asuntos que no tienen nada que ver con la “versión española”. Si Quebec tiene protegidas sus fronteras de una forma previa a la secesión, o se resuelve mediante la posesión o dominio efectivos. Es muy bonito, pero no tiene nada que ver. Y el asunto Naciones Nativas, que ya hemos visto y tampoco tiene relación. Lo que nadie plantea es la “versión española”. Esa especie de derecho de reciporcidad, por el que si podemos dividir Canadá también podremos dividir Quebec (Dion). Y no se discute porque la secesión no se trata de un derecho, sino de resolver un problema que ya se ha presentado.

De las opiniones académicas que he visto, probablemente la que mejor lo resume es la de Greshner (Universidad de Saskachewan):

[i]f ROC wants to add ‘boundaries’ to the agenda, it will be negotiating in good faith if it is acting for reasons that are in accordance with fundamental principles, such as protecting the rights of minorities. Quebec could propose other methods of protecting minorities as alternatives to giving up territory now within the province. What is inconsistent with good faith negotiations is for one party to refuse absolutely to talk about an issue. Thus, it would breach the duty to negotiate in good faith for Quebec to insist that boundaries can never be discussed, or for ROC to insist that changing the boundaries is the only method of upholding important principles.

Como se ve, la Clarity Act no es una solución de cómo hacer una secesión. Mucho menos es una solución del tipo naciones a la carta, como la “versión española”. Lo que hace es poner encima de la mesa un cristo que no tiene solución. Vaya, el perfecto cristo. ¡Y esa es su virtud! Mostrar, no un camino, sino el precipicio que hay.

¿Y en el muy probable caso de unas tablas o un impase en las negociaciones?

Suzanne Lalonde (Universidad de Montreal) lo ve así:

Federalists have always argued that in these circumstances, the territorial extent of the new State would be determined on the basis of actual and effective control whereas separatists have insisted, on the contrary, that “uti possidetis” would guarantee the existing territorial status quo. And on this issue the Supreme Court, in its wisdom, chose to remain silent.

Supongo que se entiende que “choose to remain silent” es el exacto opuesto que si dijera que la provincia secesionista debería reconocer el mismo derecho a una parte de sí misma que prefiriese permanecer ligada a la Federación. Que es lo que Santiago González, y muchos otros, afirman que dice la Clarity Act. Claro que cuando les pides una cita te llaman gilipollas. La versión española de un interesante debate público.

Enlaces:

Si algún partidario de la tesis de Santiago González es capaz de encontrar una cita que contradiga o matice lo expuesto, se la agradecería. Siempre se puede escapar algo, aunque en este caso lo dudo mucho.

Conclusión. Sería de agradecer que los opinadores españoles precisaran, cuando la mencionan, si hablan de la Clarity Act, o de la Versión Española. Por lo de las empanadas y tal. Yo hubiera seguido encantado la discusión y documentación en el blog de SG. Pero si te echa, porque no quiere información sino confirmación de lo que sea que lleva previamente en la cabeza, pues no será.