Anuncio de evento.

José María

Hola a todos.

Unos cuantos amigos ex de la galera magenta, hemos pensado, que nos gustaría juntarnos en un cocido (parecido al que celebramos en el año 2010), para celebrar la situación del partido de Rosa Diez, y , porque desde hace mucho tiempo que no lo hacemos, además como nos da en el olfato que la galera se hunde, puede que no lo podamos hacer ya en el futuro con este partido existiendo.

Este cocido, se celebrara (si así lo decidís vosotros, si os apuntais  al mismo ANTES DEL 30 DE ABRIL FECHA ULTIMA PARA QUE LO COMUNIQUES A LOS CORREOS QUE OS PONDREMOS AL FINAL) En Madrid el próximo día 9 de Mayo (a ver si lo podemos hacer en el mismo sitios que la otra vez que estaba muy bien).

 

Hace cinco años, orgullosos pero derrotados, nos reunimos compartiendo mesa y mantel para denunciar las practicas totalitarias y antidemocráticas de la dirección de Upyd y en la medida de lo posible, restañar las heridas y ofensas recibidas y demostrar que ni éramos cuatro gatos lunáticos (Gorriarán dixit) ni nuestra lucha había sido un “quítate tu para ponerme yo” (Savater dixit).

Hoy cinco años después, queremos reunirnos por otro motivo.

Estamos todos fuera de Upyd y por eso no somos nosotros los que ahora se despedazan intentando buscarse un puesto bajo el sol y no éramos tan solo cuatro gatos, entonces ya éramos muchos.

Por este motivo, para celebrar la victoria de la lealtad a los principios y las ideas, frente al halago, las adulaciones y el culto a las  personas y ante un buen cocido, demostrar que no solo somos mejores, sino que:

SOMOS +

 

·         Fuimos más, los que decidimos que era más importante defender la fidelidad a los principios que la obediencia ciega a las personas.

·         Fuimos más, los que antepusimos el respeto a las normas y a los compromisos que aquellos que antepusieron su interés personal.

·         Fuimos más,  los que entendimos que la democratización de los partidos es imprescindible para la Regeneración Democrática del país, y que UPyD se estaba transformando en un caudillismo despótico.

Por eso… Somos más los que nos hemos marchado que los que se han quedado y somos muchos más los que apostamos por la necesidad de una auténtica alternativa regeneradora, democrática, y no la del  partido de Rosa Díaz, Carlos Martínez Gorriaran y los restos del naufragio.

Ellos son pocos,  nosotros SOMOS MÁS

 

Un abrazo fuerte.

Jose Maria Aldea

(esta convocatoria, se hace en el nombre de unos cuantos compañeros que lo hemos comentado y hemos pensado que podria ser una buena ocasion para reunirse de nuevo)

Avisar al siguiente correo

jma514@msn.com

Pensaba que ya había escrito la última entrada sobre ese triste partido, UpyD. El funeral, por así decir. Pero, ¿quién nos iba a decir que la desaparición de un chiringuito personal podía ser un asunto tan trepidante? Doña Rosita ha conseguido dar el do de pecho. Todo lo que no ha dado que hablar UPyD como partido, lo está dando como despedida de un partido. Por todo lo grande. Sin reservas. Como de Bilbao, tú.  Y sin serlo, ni nada.

Total, que la peña está perdida. Todos los días hay alguien que se va, o que se rebela. Con gran fanfarria de prensa. Y es imposible seguir la movida de memoria.

Hasta ahora solíamos hacer listas -infinitas- en las que dar cuenta de los “desencantados” de UPyD. Con las consabidas y entretenidas especulaciones sobre si UPyD era un partido con más afiliados, o ex-afiliados. Y si realmente había batido el récord mundial de expulsados por metro cuadrado, o le faltaba un poquito. Esas cosas.

Pero todo aquello tenía un interés exclusivamente interno. -Mira, mira, Fulanito ya está fuera, también-. Algo como las listas de prisioneros que trae la Cruz Roja a la ciudad, para que se enteren los familiares. Y las consabidas perrerías de toda sociedad, en las que los titulados antiguos miran a los nuevos como a parvenus. ¡Ya, ya, parvenus! En la moto de Rivera … ni te cuento. A todo trapo.

Ahora, en cambio, el interés es público. Parece. Todo el mundo está entretenido con el espectáculo. Pero es difícil de seguir. -¿Y ese Fulanito, está hundido, o solo tocado?-. Así que vuestro humilde servidor, siempre al servicio del lector curioso, ha preparado un “marcador” del partido trepidante. Para que naide se pierda.

Se llama El Juego de los Barquitos. O, intermamente, de La Galera (© JM Aldea).Y se irá actualizando. Aquí mismo, no en entradas nuevas.

 

upyd-el-juego-de-la-galera

Fácil y claro. Como la liga del fútbol, pero en una nueva forma de hacer política. La Nueva Política, que dice Crsitina Losada.

He tenido que poner un marcador total, y un marcador “sin jefes”. O sea, el de los indios. Que yo creo que es el que cuenta, porque no se pueda esperar que Rosa Díez se rebele contra si misma (o Gorri o Fabo). Supongo. Y lo importante es saber cuánta tropa tiene detrás entre los parlamentarios de su partido. Eso lo dice el “marcador sin jefes”.

Lo demás creo que es obvio. Tengo la duda con Loreto Ruiz. No he visto noticias, pero sí que estaba en el anuncio de pire de Luis de Velasco, con Reyero. Y Reyero habla hoy de irse a Ciudadanos. Por eso le he puesto “dudosa”, pero en el marcador “no rosa”.  Y en algunos casos, donde pone Ciudadanos como “futuro”, es una pura especulación del autor. Ya se sabe que el futuro es desconocido hasta que llega.

Los que crean que hay algún error, o se enteren de actualizaciones en la guerra de barquitos de Un Partido Diferente, ¡y tan diferente!, que avisen. Y actualizo el marcador.

 

 

He tirado el café sobre el teclado. Los mismos cafres que agredían e insultaban a Sosa Wagner por haberse atrevido a sugerir un acercamiento de UPyD a Ciudadanos, son los que ahora abandonan la dirección de UPyD … ¡por no quererse unir a Ciudadanos! Flipante. De no creer.

upyd-entierro

Además de una perfecta indecencia, es una gilipollez. Porque espero que no se le pase por la cabeza a Rivera admitir a unos okupas así en sus filas.

Querido Paco:

va a resultar difícil que alguien te iguale en mezquindad.

Pero mejor no hablar de esa Irene Lozano nada mezquina. No tiene la entidad necesaria. Aquí hay una lección mucho más interesante. Y no es divertido darle lanzadas al moro muerto. Pero manda narices que esta fuera la buena gente fiel que quedaba en UPyD, después de tantos procesos de depuración en los que los críticos de la autocracia fuimos abandonando el chiringuito particular que se había montado Rosa Díez.

upyd-entierro-2

Eran unos desleales y canallas, según el perro de presa del partido. Nada que ver con la depurada crème de la crème que no veía ninguna falta de democracia interna en el partido, y la creación de un chiringuito personal — engañando a los votantes.

Carlos Martínez Gorriarán:

… eran tres personas empeñadas en imponer su tabarra sobre “democracia interna” –básicamente, ésta consiste en pasarse las normas por el arco del triunfo y en imponer sus muy minoritarias opiniones a cualquier mayoría- a otras cuarenta personas incapaces de aguantar ni un segundo más su doble moral, su retorcida estulticia y su canallesca deslealtad.

Estupendo. Porque los canallas desleales ni vivían de la política, o del partido, ni tenían la menor expectativa al respecto. Nunca ha habido esperanza alguna en el País Vasco de ningún cargo — más allá del reservado para Gorka Maneiro desde antes de que UPyD existiera oficialmente. Sí existía la realidad de la poca gracia que tiene repartir propaganda de un partido tan poco favorable a los terroristas, a cuerpo descubierto. Y la de quedar señalado por haberlo hecho.

Pero la canallesca deslealtad abandonó el partido. Y otros fueron expulsados, por abrir la boquita. ¡Michelines fuera!, que diría Arzalluz. Y ahora por fin ya hay un partido que es la  esencia de la lealtad. A la persona, que no a las ideas. Pero es lo suyo, si se trata de la persona. Salvo que algunos listillos parecen confundir la lealtad a la persona con la lealtad al carguete. Y no se dan cuenta de que esa lealtad dura lo que tardan en llegar los malos tiempos.

Son unos artistas en la creación de equipos humanos. Porque, al no poderse disculpar en que Irene Lozano (y los otros) sean un fallo de la democracia interna, por ser gente cooptada, la responsabilidad sólo puede ser culpa de la autocracia.

Muerta UPyD por totalitarismo interno, espero que esta sea la última entrada de la lamentable sección sobre el partido mentira. Aunque sí espero que en Ciudadanos tomen nota. Para no caer en lo mismo, y sobre todo para que no recojan la basura de UPyD. Cualquier cosa que Gorrirán y Díez hayan señalado como leal y no canalla, es del tipo de Irene Lozano. Muerden a quien critique al jefe … mientras el jefe tenga lo suficiente para repartir.  Porque su sistema de selección negativa lo hace inevitable.

Genios.

No estoy muy convencido de que UPyD siga siendo un tema como para malgastar el tiempo. Pero es que hay jetas que consiguen motivarte por el morro que le echan. Cualquier regeneración -que no es más que limpieza- debe empezar por limpiar a los caraduras. Es la primera medida.

Rosa Díez, esa novedad política, sigue empeñada en vendernos que intentaron sinceramente llegar a un acercamiento / pacto / alianza con Ciudadanos. Y que, por supuesto, el asunto fue imposible por culpa de los de Rivera. ¿Y por qué? Resumiendo, porque son muy feos. El problema es que esa fealdad imaginaria ya la conocían antes de sentarse a la mesa. Y entonces, ¿para qué te sientas?

Lo cuenta en una entrevista en Vozpópuli:

Ahora, de esas diferencias o de las propuestas no pudimos hablar en las conversaciones, porque se empantanaron en la transparencia, en su falta de transparencia. No pudimos llegar al segundo escalón. No se puede llegar a acuerdos por su opacidad, por su falta de transparencia.

-O sea, el pacto no se llegó a hacer por su falta de transparencia…

-Se empantanó en las reuniones en que les exigíamos información. …/… Durante las conversaciones nosotros queríamos saber cosas importantes para valorar y evaluar las posibilidades de ir juntos a las elecciones, que no es un pacto post-electoral, para no engañar a nadie. Cuando se dieron cuenta de que íbamos en serio, de que pedíamos información en serio, antes de entrar en la parte programática, levantaron las reuniones y dijeron ‘o todo o nada’. [–>]

¿Y qué puede ser el “o todo o nada”? Muy fácil. Por ejemplo, Ciudadanos les propuso una alianza en la que la lista electoral salía del voto de los afiliados de los dos partidos (primarias de verdad), y que se organizaba con toda la transparencia que se le ocurriera exigir a UPyD. Por tanto, ningún problema de democracia ni de transparencia.

Pero a UPyD no le interesaba un carajo lo que podían hacer juntos. No quería hacer nada con Ciudadanos. Así que toda su idea de “negociación” consistía en examinar a la otra parte, con unos criterios “ad hoc” diseñados para que no los superara. Por ejemplo.

-Mire, somos un partido que desde que nació ha tenido 700 procesos de primarias. Es el único partido donde la dirección no puede poner a nadie de candidato. Es algo testado. No hay un partido en España como éste, donde un ciudadano pueda presentarse a las primarias, tenemos la democracia interna más amplia. Esto es una realidad. [–>]

Y efectivamente. En la resolución que aprobaron -justo antes de la negociación imaginaria- sobre los criterios para llegar a pactos, establecieron que el otro partido debía de tener procesos frecuentes de primarias. Ojo; no que del pacto surgieran primarias, sino que las primarias fueran previas al pacto.

Apasionante. Porque UPyD le llama primarias a una lista donde todos los candidatos menos el primero son elegidos por el aparato. Y cuando el primero, elegido democráticamente por los afiliados, tiene ideas propias, se lo cargan. Como a Sosa Wagner. Elegido democráticamente como jefe de los parlamentarios europeos de UPyD, y descabalgado de ese cargo por Rosa Díez en el mismo momento en que expresó criterios diferentes de los de Díez.

La mentira de Rosa Díez es transparente. Obscenamente transparente. Si quieres llegar a hacer algo en común, te preocupas de pactar lo que vas a hacer, y cómo lo vas a hacer. A partir del pacto, claro. Por ejemplo, estableces las primarias y las transparencias que creas oportunas. ¿Hubo algo respecto a primarias y transparencias -tras el pacto- a lo que se negara Ciudadanos? La misma Rosa Díez explica que no.

– (El pacto) … Se empantanó en las reuniones en que les exigíamos información.

– Cuando se dieron cuenta de que íbamos en serio, de que pedíamos información en serio, antes de entrar en la parte programática, levantaron las reuniones y dijeron ‘o todo o nada’. [–>]

Pero Rosa, so jeta. Les pedíais información sobre cómo se organizaban ellos. Hasta entonces. Por ejemplo, si hacían primarias-paripé, como vosotros. No les pedíais información sobre lo que estaban dispuestos a hacer tras un pacto. Y en cuanto propusieron hacer exactamente lo que dicen vuestros criterios, pero en versión primarias de verdad y no de paripé, se acabó la negociación.

Porque no era una negociación. Era un examen, y francamente caradura. Concretamente, saber si hacían (antes del pacto) paripés como los vuestros. Pero ya sabíais que no antes de sentaros a la mesa. No necesitábais ninguna reunión.

Es cierto que UPyD es un partido muy transparente. Y lo ha sido desde el primer día. Todos los partidos mienten, pero con tanta transparencia (caradura), solo UPyD.

Fuente, Vozpópuli:

Es la razón principal que alega Sosa Wagner para explicar su “espantada” de UpyD y del escaño en el Parlamento Europeo — ante el ataque rabioso de Rosa y sus doberman. Y a pesar de que sus compañeros en el PE le pedían que se quedara, la insensatez le pareció demasiado excesiva.

Eso nos contó en el extraño acto de ayer.

gran velada

 

unidad-ciudadana-europea

Confieso que le veía morbo al acto. Después de hacer el canelo como año y medio en UPyD, ya no me quedan ganas de ir a misa. Ni siquiera con la disculpa de que sea una misa política. Ni siquiera aunque le vea virtudes a Ciudadanos, y probablemente esté dispuesto a votarle. Pero esto tampoco parecía una misa clara. ¿Nos iban a contar las virtudes de una fusión entre Ciudadanos y UPyD? ¿A quien; a los que menos pueden necesitar que se lo cuenten — y no tienen ninguna capacidad de influir en la decisión?

Ese era el morbo. Escuchar a tres oradores conocidamente capacitados de discurso … explicar lo que no se puede explicar. Qué estábamos haciendo allí. Y no se explicó.

Por imaginar, imaginemos que se trataba de dirigirse a otros, a través de testigos interpuestos. Y entonces, testificamos.

Sección política

El discurso a tres bandas, impecable. E interesante y entretenido. Nada nuevo en líneas generales para el que esté al loro. Pero los detalles le dan humanidad y “novelería” a los hechos.

Indiscutible, por ejemplo, la explicación de Fernando Maura de que nunca perduran dos partidos en un mismo nicho político. O te unes, o desaparece uno. Seguro que lo pilla incluso Gorri con Gin & Tonic.

Javier Nart cuenta que les propusieron a los de UPyD, o unir los partidos en uno, o hacer una coalición electoral. En el primer caso, con los afiliados eligiendo a la dirección, y después primarias. En el segundo, los afiliados elegirían la lista del cartel electoral. Y como los de UpyD dicen que tienen muchos más inscritos, lo tenían a huevo y a favor. Pero ni con esas.

También tiene una frase muy gráfica. Los de C’s y UpyD no necesitamos ponernos de acuerdo en el grupo parlamentario (ALDE), dice. Estamos de acuerdo antes incluso de empezar a hablar; somos lo mismo.

A cuenta del grupo parlamentario, Sosa Wagner cuenta lo que describe como la locura. En el grupo están muchos partidos más o menos pequeños, y mas o menos liberales (ejem), de muchos países. Los que más parlamentarios tienen son unos italianos, que tiene siete. Y todos buscan siempre -y hacen- alianzas dentro del grupo parlamentario. Para aumentar; ser el mayor número posible; y tener mejor acceso a las posibilidades de intervención. Comisiones, vicepresidencias; esas cosas. Todos … menos Rosa Díez. Que no les dejó hacer esa alianza en el PE entre C’s y UPyD, para estupor y alucine de Europa entera. Al parecer nadie comprende allí que se pueda despreciar ser el segundo mayor grupo dentro de ALDE (con seis). De ahí viene la frase del título.

Tiré la toalla, porque me sentía impotente ante la insensatez.

También cuenta que le reconoce mucha gente por la calle o en el tren, y a menudo los simpatizantes del partido le comentan cosas y le preguntan. No parece extraño, dado su aspecto afable y asequible, tan natural. Y resalta: Nunca me preguntan por qué propuse el acercamiento de Ciudadanos y UpyD. Se ve que ellos sí lo entienden.

Vale, de acuerdo; ya sabemos que si nuestro poder omnímodo depende de que dos partidos del mismo espacio sean diferentes, y somos unos drogatas del poder, siempre vamos a conseguir citar unas diferencias más o menos defendibles — para pasar el mal trago. Lo mismo que son diferentes -si se empeñan- distintas “sensibilidades” dentro un partido. Pero eso no quita que puedan ser un partido.

Maura cuenta una anécdota muy indicadora y muy verosímil. Verosímil en esa cuadra. Cuando negocias con alguien, se supone que aceptas al interlocutor.  Puedes discutir las estrategias y consecuencias de un acercamiento. Pero no puedes discutir el ser de un interlocutor; su validez como interlocutor. Menos UPyD, que sí puede. Los listillos iban de este tenor (tiro de memoria):

– Tenéis dentro de vuestro partido alianzas con partidos que no nos van.

– ¿Como cuál?

– Como los Troskifolios de León (nombre inventado).

– No, perdona. Los Troskifolios de León se disolvieron, y entraron en Ciudadanos.

– ¿Has traído el acta de defunción? ¡Pues si no la tienes, no te creo!

Nadie entra en una negociación para negar la calidad de la otra parte como elemento con quien negociar. Eso es un paripé canalla para engañar a un electorado que piensas -con toda razón- que te exige una fusión.

Probablemente es verdad que Girauta, Maura, Nart y Sosa, se empezaron a preguntar, al encontrarse en Europa y trabajar juntos en ALDE, por la estúpida razón de ser dos partidos en lugar de uno. Suena muy natural. Como suena natural que Sosa Wagner levantara a liebre, porque todos sabemos de qué lado estaba el problema. Lo que no es tan natural es que los cafres de UpyD no pudieran contener su natural agresividad barriobajera. ¿Será Gorriarán contagioso — digamos, tóxico? ¿O será que Dios los cría, y las Lozano se juntan a las Rosas?

Da igual. Lo que importa es lo que hacen. Como pretender que persiguen grandes pactos de estado, cuando son incapaces de siquiera convivir con sus más similares, en circunstancias en las que la convivencia tiene todas las ventajas. Bueno, si nos olvidamos del mamoneo del chiringuito.

No, no caben dos partidos en la “tercera vía”. Si no se pueden unir, por culpa de uno; uno sobra. Así que parece útil que se conozca la historia de este fracaso, que algunos anunciamos mucho antes de que se diera el primer paso. Por aquello de tener información para elegir.

Sección cotilla y gráfica

¡Ah!, me olvidaba. La sala estaba a reventar. Y los del hotel llevando y llevando sillas hasta que ya no cupieron más. Insuficientes, aun así. Pero no había nadie del “sector oficial” de UPyD. Del otro, y ex, un montón.

unidad-ciudadana-europea-a-reventar

Hay un foro de francotiradores de UPyD, Territorio Magenta, donde  me dicen [–>] que achacan la organización del acto a Ciudadanos. El enemigo, vaya. Cosa que se demuestra con la participación como presentador de Rodolfo Láiz. Jefe de C’s en Vasquilandia, según las criaturas magentas. Mentiras aparte, también estaría bien que no usaran [–>] el material de esta plaza sin citar la procedencia. ¡Gentuza! Sí, lo hacemos libre, expresamente. Pero la libertad nunca ha sido una disculpa para ahorrarse la educación.

Las fotos son horribles, ya siento. Pero es verdad que Láiz presentaba.

unidad-ciudadana-europea-rodolfo

Tengo una información gráfica de sumo interés para foreros de UPyD despistados. En esta última foto sí está el jefe de Ciudadanos en el País Vasco. Pero de los muchos que nos salimos espantados de UPyD en Vizcaya, sólo una se ha metido en C’s. Y no es Rodolfo. Los tres citados salen en la imagen. Se lo ponemos a huevo a los reconcomidos espías con esta estampa de fraternidad de C’s (4) y ex de UPyD (3).

unidad-ciudadana-europea-con-cs

Añadido. Veo que hay fotos mucho mejores, y otra info, en la cuenta de Twitter de Unidad Ciudadana (@UCiudadana).

Un ejemplo:

 

Y un añadido final (esto ha ido a trompicones). El título de la conferencia era: La necesidad de la Tercera Vía. Pero no se habló de eso, ni mucho ni poco. Es algo que, o ves, o no ves. Y si lo ves, no necesitas que te lo cuenten. El título debería haber sido:

– Tercera Vía: Empecemos por limpiar la casa común.

Y donde dice limpiar, cabría entender desinfectar. O lo que el lector prefiera.

Otro añadido (22/02/2015). Encuesta Comunidad de Madrid de El País (clic). De hoy.

cs-se-sale

Ya el color elegido daba una idea bastante cabal del espíritu del chiringuito. Magenta. Que es como un rosa -de Rosa- con pretensiones. No le llamo Rosa a mi partido, de milagro. Pero al menos lo pinto de rosa.

Lo malo es que parece que el rosa se está anaranjando. Una indigestión de Rosa, o así. Se ve muy bien en este cartel de próximo evento:

gran velada

 

Se podría explicar mejor el significado, no tan obvio para los que no están muy al tanto. Por ejemplo, enmarcando a los que han ido saliendo espantados del chiringuito magenta. Y me atrevo a incluir amistosamente a Fernando Maura entre los enmarcados, porque por mucho que siga siendo eurodiputado de UPyD, todos sabemos lo poco que le queda antes de que le den la patada.

O sea que contando a Maura, en el cartel tenemos a cuatro ex de UPyD y a un miembro de Ciudadanos.

chiringuito-naranja-en-fuga

Muy sutil el cartelito. Podría sugerir la fusión del magenta y el naranja, en una unidad por una “tecera vía” civilizada. Pero civilizada y Rosa no casan. Por no hablar de civilizado y Gorriarán. Debe querer decir otra cosa. ¿No fusión, sino transformación? ¿Se acaba la Rosa y llega otra cosa? ¿Albricias? Esperemos.

Genial una vez más Santiago González en su entrada de hoy [–>] sobre el asunto.

Yo no sé si mi Martínez Gorriarán se habrá enterado de esto, pero habrá que ir antes de que lo prohiba.

Eso digo yo. Que habrá que empezar a contar el número de aquellos “cuatro gatos” de los que hablaba el Gorri antes de cerrar -avergonzado- su blog de Basta Ya. ¿Sabría ya entonces que la presentación de la Tercera Vía Fusion en Bilbao iba a ser a cargo de cuatro de sus vilipendiados?

¡Golems!, boicoteadores, resentidos y mentirosos, cuatro gatos lunáticos que dan la tabarra con sus paranoias democráticas. (Del blog vergonzante y oculto de Carlos Martínez Gorriarán en Basta Ya)

¡Jooorl, Carlitos! Da la impresión de que vas a tener tabarra de golems y lunáticos hasta hartarte de paranoia democrática.

Una breve, sobre esa mujer que tanto me asombra por ser una excelente actriz de teatro … metida en la política desde la cuna. En la política que sea, con tal que sea Rosa. Lo de magenta es un disimular.

Si Felipe mentía con gran aplomo, y Ruby con gran convicción, lo de Rosa es entusiasmo. Por eso llega más lejos que nadie. Y por eso es -casi- el último dinosaurio vivo. Superviviente del Cretáceo tardío. ¡Coño!, como los loros.

Un ejemplo Rosa, digo magenta:

lorito-rosa

Lorito Magenta lleva meses que sólo repite y repite dos cosas:

– ¡Trrrransparencia!

– ¡Las forrrmas son no decir los secrrretos!

Llega Sosa Wagner y sugiere que tal vez sea conveniente contemplar la posibilidad de un acercamiento / alianza / fusión con Ciudadanos. Que viene siendo lo que piensa todo simpatizante o afiliado de UpyD sin especiales pretensiones de apparatchik. Así como cualquiera de Ciudadanos, independientemente de su cercanía al aparato. Desde Savater, hasta el último mono. Pero Rosa Díez se coge un rebote de padre y señor mío, y lanza a sus doberman a que ataquen al despistado intelectual con todos los insultos que son capaces. Y ya son capaces, ya. No vamos a repetirlos, que no conviene que los verduleros nos jodan el patio. Que se lo monten con Rahola, que para eso está.

Total, fuerzan a Sosa a abandonar el partido, y proponen … ¡conversaciones con UPyD! Con una lógica aplastante. Las opiniones de Sosa deben de ser secretas, y sustanciarse en el secreto de la cúpula del aparato. Que viene siendo como el colmo de la transparencia, en la versión de UPyD de la transparencia. Le llaman “dar voz a la gente”, pero consiste en dar a la gente sólo la voz de Rosa. En otras épocas a eso se le llamamos “callar a la gente”, pero los dinosaurios tienen su sistema propio.

Vale, conversaciones con Ciudadanos al fin. ¿Para eso tanta bronca con Sosa Wagner? ¿Para darle la razón? Pues no; no era darle la razón. Era, como todos los connoisser hemos dicho desde el minuto uno, paripé. Lástima que la gente ya se va enterando, y ni connoisser ni vainas. Nadie te cogía apuestas. Ni cinco a uno, ni nada. Todo el mundo sabía el no de Rosa. Y ni siquiera tiene gracia ya esperar a ver la disculpa que van a inventar esta vez.

– ¡Dijeron por la prensa la propuesta que iban a hacer, y eso demuestra que no son serios!

No, querida. Eso demuestra que saben de tu no, de antemano. Y aprovechan para -por lo menos- sacarte los colores. Rosa, magenta, o el que sea. A ver si crees que te van a dejar que todo sea secreto, a tu gusto, para que al final quede que es imposible, pero por un motivo que nadie entiende. O sea, como hasta ahora. O hasta ayer, más bien. Porque me temo que ya no queda nadie que no lo entienda perfectamente.

Añadido matutino. Se ve que a Rosa le quedan sus fans. Pero también parece que son de la sección verdulería al modo de Rahola. Como se sospechaba.

verduleras-en-upyd-1

verduleras-en-upyd-2

verduleras-en-upyd-3

Una Gloria, el partido de la “nueva forma de hacer política”. ¡Qué gentuza! Q.E.D.

Querido votante de UPyD. ¿Tienes algún motivo especial para pensar que Rosa Díez no se parte del descojono cada vez que le votas? Por ejemplo, farda mucho de tener el único partido con “primarias”. Esto es, a los candidatos  del partido para unas elecciones los nombran lo afiliados del partido, y no su camarilla dirrigente. Nunca descansa de decir que ese es una de los grandes prodigios que hacen de UPyD un partido diferente. Una nueva forma de hacer política, frente a los “partidos tradicionales”. La regeneración, y la caraba.

Vale, muy bonito. Pero te sugiero que lleves un tomate -o más- al próximo acto público que protagonice esa Lorito que tenéis por cúpula del chiringuito. Y cuando empiece con el rosario -¡tenemos primarias, tenemos primarias!- le largas un tomatazo. Porque se estará riendo de ti — una vez más. Precisamente fue en primarias como los afiliados elegisteis a Sosa Wagner de lider de vuestra candidatura en Europa. Y al reso de la lista la eligió el aparato del partido. Porque esas llamadas “primarias” de UPyD solo son “primaritas”. Los afiliados eligen a uno, al primero, y el resto es cosa del aparato. O sea de Rosa Díez. Pero bueno, algo es algo; y la regeneración empieza con un pasito. El problema es cuando el pasito es completamente imaginario. Como en Rosa Díez te miente como a un tonto de baba.

Lo cuenta ABC, que nos trae Luis Bouza [–>]. El canditato elegido por los afiliados para Europa ha manifestado dos opiniones con las que estén de acuerdo los afiliados de UPyD, y los votantes de UPyD. Pero Rosa Díez no. Y por tanto, a la vista del inconveniente, ha creado una norma para quitarse de encima al candidato de  los afiliados.

«La presidencia y portavocía del grupo corresponderá en principio al candidato que haya concurrido en el primer lugar de la correspondiente lista electoral, salvo circunstancias debidamente acreditadas, que deberá apreciar el Consejo de Dirección de forma motivada» [–>]

Traducido del politiqués significa: La chusma, plebe, masa, puede elegir al número uno de la lista y jefe de candidatura. Que deberá de cuidarse mucho de no estar jamás en desacuerdo con Lorito, porque en ese caso le darán puerta a la primera oportunidad. Para lo que basta la apreciación de un Consejo de Dirección formado por miembros elegidos a dedo por Rosa Díez. Lo que viene siendo como el ejemplo más descarnado posible de un partido autoritario. Indisimuladamente autoritario. Desvergonzadamente autoritario. Autoritario con la chulería del fascio. Pero que proclama -a voz en grito- ser una monjita.

Los que tienen mejor opinión de UPyD, o tal vez una naturaleza más optimista, suelen creer que es cierto que ese partido no tiene nada de diferente. Y menos que nada de “regenerador”. Pero que no es peor que los demás, en ese sentido; y al menos tiene un par de propuestas interesantes.

Parece que se equivocan, y de largo. Porque entre un partido que no hace primarias, y un partido que hace una payasada para simular unas primarias, es mucho más probable que el segundo te esté mintiendo mucho más que el primero, en general. Se nota lo que le preocupa mentir con desacaro absoluto. Nada. Y en ese caso, las propuestas interesantes de UPyD es muy probable que sean tan verdad como lo de las primarias. Verdad … mientras le vengan bien a Lorito. Y en cuanto prefiera otra cosa, te hace una norma nueva, y te vas a enterar.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2010/11/dominatrix_rosa_diez_gatos_lunaticos1.jpg?w=213&h=227

Añadido, de Maleni en un comentario:

El 20 de abril de 2010 presenté a Rosa Díez ante un público de empresarios en Madrid. Cité en aquella ocasión una metáfora afortunada de Savater: UPyD era la bandera roja que se caía del camión en Tiempos modernos. Chaplin la recogía para devolverla y al doblar la esquina se convertía en cabeza de manifestación. También dije que si UPyD defraudaba las expectativas «habría que echarse otra vez a la calle a esperar a que a otro camión se le cayera una bandera que pudiéramos recoger». Me temo que ya hemos llegado a ese momento. Qué lástima. Santiago González, The Long Goodbye –>

Maleni suele recordar una frase muy oportuna de Antonio Elorza, que se definía -cuando nació UPyD- como un “simpatizante legitimador” de la criatura. Y esa era, sin duda, una de las bazas clave del nuevo partido. Y un toque de distinción. Porque hay alguna diferencia entre gozar del apoyo de Savater, Elorza, Espada, Boadella, Mikel Buesa, Pedro J., Jiménez Losantos o Santiago González, a gozar del apoyo de Ana Belén o Bertín Osborne.

Pero poco a poco UPyD ha conseguido ir perdiendo todos esos “simpatizantes legitimadores”. No tengo ni idea de si han conseguido alguna legitimación musical para sustituir a toda la legitimación intelectual que, tan esforzadamente, han tirado por la borda de la chalupa. Pero me parece muy significativo perder todos los apoyos dignos de mención con los que naciste, y que lo remates enfadando a Santiago González — sin llegar a contemplar la posibilidad de que tal vez te estés equivocando.

Y lo de ayer de Santiago González es la auténtica guinda del pastel. No es un apoyo cualquiera. A la coincidencia política une una amistad larguísima, fraguada en demasiados funerales y demasiado drama. Y peor, porque destaca por una ecuanimidad y tranquilidad nada frecuentes. No es alguien que acostumbre a cogerse “rebotes”, ni que se deje llevar por momentos de soberbia. Es de esas personas con las que no debes de enfadarte en ninguna circunstancia, porque puedes apostarlo todo a que no tienes razón. Bueno, en el caso de que tus característucas psicológicas te permitan la operación de imaginar que puede existir, al menos en teoría, alguna circunstancia en la que podrías no tener la razón.

No hay tantas soluciones para el enigma. La falta de inteligencia mínima queda descartada. Una patología anímica podría ser, pero 30 años de flotar con eficacia en el albañal de la política paracen hacerlo difícil. Podría haber una clave, un algo no muy confesable que sea mucho más importante que cualquier otra consideración. Y que cualquer apoyo; que cualquier razón. Porque se trataría de *la* razón que lo ha movido todo. En su día yo le llamé “chiringuito particular”. Y desde entonces no ha ocurrido nada que lo desmienta, al tiempo que sí ha ocurrido mucho más de lo necesario para confirmarlo.  Y ayer, la guinda.

pedro-j-y-UPyD

Pero el Gorri siempre tiene respuesta rápida para la crítica. Llamentablemente, “rápida” no implica “no cafre”. Saco el dato del blog de SG, que recuerda que Gorriarán le está  copiando a Iñaki Anasagasti. No está mal, pasar de copiar a Savater, a copiar a Anasagasti:

gorriaran-en-su-salsa

Queden sus señorías enteradas: Los que criticamos a UPyD somos “Brunete mediática” (o blogorreica) pro-PP. Hay que joderse con el intelectuas.

En fin, recomendado lo de ayer:

Que dice Rosa Díez que ” estoy pensando en que se sepa la verdad en el sentido de nuestro honor”. Bueno, las verdades no solían tener sentidos diferentes hasta ahora, pero ya sabe que UPyD es Un Partido Diferente. Antes se empeñaban en repetirlo. Ahora, en demostrarlo también.

Lo único malo es que “diferente”, lo mismo que “cambio”, no asegura que sea para bien. La estadística dice lo contrario. Hay muchas más maneras de estropear algo, que de arreglarlo. Por ejemplo, el circo este en el que les ha metido Francisco Sosa Wagner. No sabe nada. Tú le mentas a UPyD: Ciudadanos. Lo sazonas con un poquito -justo una pizca- con el afamado autoritarismo de la lideresa diva. Y cuando empieza el baile de San Vito, como un resorte automático, le das alegría con una mención -así, como de pasada- en plan: ¿Por qué no le preguntamos a los afiliados? Y ya tienes tanto entretenimiento como puedas desear. Espectáculo. Todos los enanos de circo disparados y dando volatines.

La líder UPyD, Rosa Díez, ha dicho hoy que ha convocado el 6 de septiembre un consejo político extraordinario para debatir en los órganos internos “lo que se está discutiendo en los medios”, en relación al malestar generado en el partido por la propuesta de concurrir a las próximas elecciones junto a Ciudadanos, la formación de Albert Rivera. [El Correo –>]

Que digo yo que en los “órganos internos” se podrá debatir el malestar que tengan en los “organos internos”, pero difícilmente en el partido. Y además, como la chiquilllería votante está ahora entusiasmada por los partidos y chiringuitos, van llorar de emoción con lo de los órganos internos. Por otra parte no solo controlados, sino mayormente elegidos y nombrados por la genial Rosa Díez.

Por otra parte, parece que han perdido la sintaxis, además de oremus. Porque está bien que quieran discutir “lo que se está discutiendo en los medios”. El acercamiento de UPyD a C’s. Es justamente lo que Sosa Wagner proponía. Pero, ¿qué es discutir ese acercamieto “en relación” al malestar generado por la simple mención de la posibilidad de rozarse con C’s? ¿Quiere decir que se conoce ese enfado de los “óganos internos”, antes de que se reunan y sean consultados? ¿Y eso quiere decir que “debatir” sobre el acercamiento en realidad es mostrar el malestar con el mismo?

– Querida, quiero que analicemos amablemente tu gastos con la tarjeta de El Corte Inglés, en relación con el cabreo que me hace subirme por las paredes. Y si te parece bien, le llamamos debate.

¿Es eso? Vale, entendido. ¿Y el honor de UPyD y la verdad? ¿Es por las “prácticas autoritarias” mencionadas por Sosa Wagner? Y supongo que la verdad la declaran y hacen oficial los “órganos internos del partido”. Grupo normalmente conocido como los apparatchicks. Y darán fe de que Sosa Wagner es mezquino (© Lozano) y corrupto 100% (© Gorriarán). Sobre el honor no sabría decir. Tenía su chiste cuando había duelos y eso, pero ahora mismo no caigo en cómo funciona. En todo caso, en UPyD les va esa marcha, que suena como a La Regenta. Al final, Rosa Díez siempre disfrazándose.

rosa-diez-la-regenta

Modestamente, sugeriría cambiar honor por oremus en el debate ese.

Agradecimientos: A Maleni, por la noticia y enlace.

De Vozpopuli [–>]:

“La democracia son formas y procedimientos, y esta manera de expresar esa opinión me parece inaceptable. Las cosas no se hacen así”, ha criticado porque, según ha explicado, la posición del partido se establece con el debate interno a través de sus órganos.

En todo caso, ha expresado su “respeto” por las opiniones de Wagner y aclara que desde el partido siempre se ha defendido y protegido la libertad de expresión para todos los ciudadanos y afiliados al partido.

Rosa Díez se refiere a Sosa Wagner, y a su artículo en El Mundo [–>], donde se mostraba favorable a un acercamiento a Ciudadanos. También mencionaba “autoritarismo” en UPyD. Y el problema es que Rosa Díez parece creer que la lógica no tiene nada que ver con esas “formas” de las que tanto presume. Por ejemplo, que publicar un artículo de opinión en El Mundo es una forma inaceptable, y sin embargo defendemos la libertad de expresión de todos los cuidadanos … menos cuando no nos gusta esa opinión. Salvo que la genial Rosa crea que llamar inaceptable a algo es lo mismo que protegerlo. Podría ser. Después de todo es Un Partido Diferente. ¡Y tanto!

También alega que lo que apoya Sosa Wagner ya está decidido en el 2º Congreso de UPyD, y por tanto no puede hablar de ello en público.  Pero Marisol Hernández, también El Mundo [–>], precisa:

En ese cónclave, UPyD aprobó presentarse a las elecciones generales con el mismo programa y las mismas siglas en toda España. La dirección que lidera Rosa Díez se aferra a esta resolución para mantener que ahora, tras votarse en el congreso, es imposible otra cosa.

Tiene razón. La bomba la soltó Savater en el discurso inaugural del congreso [censurado en la web de UPyD –>].

De esto último se valió Fernando Savater para reclamar, entre aplausos, la unión con otros partidos. No nombró directamente a Ciutadans – el partido liderado por Albert Rivera – pero tras mencionar de pasada la situación de UPyD en Cataluña afirmó: “La unión hace la fuerza. No debemos huir, por personalismos, de unirnos con otros partidos” que sean similares.

Se refería a las útimas elecciones generales, en las que C’s sólo se presentaba en Cataluña, y UPyD no tenía bola que rascar allí. La idea era unirase a la formación Rivera en Cataluña, y la respuesta del congreso fue defender …

el principio de actuar en toda España sin excepciones territoriales y con las mismas siglas [–>]

Pero como Rosa Díez sabe mucho de formas, nos explica que es inaceptable que Sosa Wagner opine ¡en público! que UPyD y C’s se acerquen, en unas circunstancias no relacionadas con las votadas en el congreso.

En este nuevo contexto (éxito de Podemos, éxito a nivel nacional de C’s, y relativo fracaso de UPyD) y ante las acuciantes «aflicciones» que padece el pueblo español, la estrategia de UPyD, deber ser, según el eurodiputado, «unir esfuerzos (con Ciudadanos) y lograr un acuerdo». Su propuesta es la redacción de un «compromiso electoral común», basado en 10 o 15 puntos básicos, con una fórmula de coalición que «respete la singularidad» de ambas fuerzas. [–>]

No hay pérdida de siglas en la propuesta. No hay excepciones territoriales ni diferencia de mensaje. Pero las formas aceptables, para Rosa Díez, se resumen en que todo vale -y da igual ocho que ochenta- si sale lo que yo quiero. Se le puede llamar “formas”. Sin la menor duda es una forma de ver la vida. Lo que es más difícil es sostener que las de Díez sean unas formas no inaceptables … para los demás.

Ahora los cafres dan lecciones de urbanidad.

 

En un comentario [–>], Luis Bouza nos remite a este interesante artículo de El Mundo:

upyd-al-descubierto

Para algunos era obvio, desde el principio, que el talón de Aquiles del timo magenta era Ciudadanos. Desde tan al principio como la presentación del partido fuera de la red, en Bilbao. Todavía no tenía ni nombre, y funcionaba como “Plataforma Pro”. Y entre el más o menos centenar de interesados que acudieron a informarse del prodigio, no fueron pocos los que preguntaron por Ciudadanos. De cajón: Si esto en el fondo no es más que una copia o réplica de Ciudadanos, fuera de Cataluña, ¿por que no juntos?

Niko Gutierrez contestaba en nombre de Plataforma Pro:

– No, no, no. Con Ciudadanos no hay nada que hacer. Ciudadanos es un carajal.

En realidad Niko estaba contestando en nombre de Rosa Díez. Que todavía “no sabía” (ja, ja) si iba a abandonar el PSOE, para ingresar en ese chiringuito particular que se estaba fabricando a base de hacer una mala copia de Ciudadanos. Copia que nunca, nunca, será un carajal. Por definición: Le parti, c’est moi.  Y por la misma definición, no hay herejía mayor en UPyD que contemplar la idea de unirse a Ciudadanos. Pero habría que precisar el significado de “en UPyD”. Es una expresión que se refiere exclusivamente al interior de la cabeza de Rosa Díez. No hace referencia a los miembros del partido, que mayoritariamente siempre han estado por esa unión. Tampoco hace referencia a los notables del partido. De los que quedan, los más destacados ya se han pronunciado por acercarse a Ciudadanos. Savater, Boadella, y ahora Sosa Wagner.

UPyD es un invento muy particular. En los dos primeros sentidos de la palabra (los que estás pensando). Y la gente, según se da cuenta, se va. Horrorizada. Pero sentado a la mesa no es tan fácil de verlo. Hay que trabajar en la cocina. Ver que se descargan ratas, y se sirve pato a la pequinesa. Lo que pasa es que los que san han escapado corriendo suelen contar las virguerías que ocurren dentro de la cocina. Y nadie quiere saber eso. A nadie le importa la famosa “democracia interna” en los partidos, lo mismo que nadie pide el certificado de higiene en el restaurante de moda. Parece hasta de mala educación. Y sin embargo, dar por supuesto que el cocinero tiene las manos limpias es mucho dar por supuesto.

Y así funcionaba el partido. Con la cómoda ignorancia de lo que ocurre dentro. Salvo … ese pequeño detalle que queda de cara al público. El inexplicable rechazo de Ciudadanos. Porque ya me dirás cómo se puede explicar un partido que proclama grandes pactos de estado y otros expresos europeos, si no es capaz ni siquiera de contemplar la unión de partidos que atienden esencialmente a los mismos votantes, y a las mismas ideas.

La líder de UPyD, Rosa Díez, ha dejado totalmente claro que no pactará con Ciudadanos en las elecciones europeas de 2014 ni en cualquier otra cita electoral porque “no son lo mismo” [–>]

Fenomenal. ¿Y en qué consiste “no ser lo mismo”? ¿En que sólo uno de los dos es el chiringuito particular de doña Rosa Díez? ¡Si eso es justamente lo que no discute nadie! Pero, desgraciadamente, también es lo que se trataba de que no viéramos. Y cada vez lo vemos más.

Eso parecen estar diciendo en la prensa. Miralles, en ABC, según me cuenta Luis Bouza:

“Ro­sa Díez con pro­ble­mas en UP­yD y ru­mo­res de cam­bios.”

Y Segundo Sanz en Vozpópuli:

Fuentes del partido consultada por este diario, ven en esta ensayista, la otra mujer que forma parte del grupo parlamentario de UPyD en el Congreso (cinco escaños) desde finales de 2011, una figura idónea para reconducir el rumbo de la organización y avanza en la “conexión e identificación con los problemas de los ciudadanos”.

Las mismas fuentes sostienen que mientras Díez puede ser vista de puertas para fuera como una “profesional de la política” (o “casta” en la terminología de Podemos), que lleva ocupando cargos públicos durante los últimos treinta años, Lozano representa una percepción antagónica. Ella encarna a la ciudadana de a pie, a una periodista y escritora que quiso implicarse en la política.

¿Seguirá Lorito el camino de abdicación de los últimos dinosaurios de la transición, iniciado por Rey Juan Carlos? ¿Va a rubalcabizarse? Lo que se puede apostar seguro, en UPyD, es que lo que no va a contar en esa decisión es la opinión de los afiliados del partido. Y mucho menos, sus electores. Todo se liquidará en una negociación entre Lorito y Gorri. Y el sitio que le quede al partido va a ser muy problemático. En demagogia para descerebrados es imposible que superen lo de Pablemos. Y ese es el sitio natural de Irene Lozano. Que parece que a diferencia de Rosa Díez ha sido muy receptiva y acogedora del nuevo fenómeno telebasura. Lo considera un “enriquecimiento”. Díez, muy en contra, opina que es “populismo”. Como Syriza, Grillo o Le Pen.

Es una situación surrealista. Se entiende el calificativo de “populismo” que usa Rosa Díez. Se entiende, si nos olvidamos de todas las fantasías saharauis de doña Rosa. Y de “una nueva forma de hacer política”; “dar voz a la gente”; “coger a los políticos por las solapas”; las primarias de mentira; “Un Partido Diferente”; y todo el rosario de caralladas que han ido soltando.

Tampoco puede referirse a la falta de ideología de esos populismos nuevos. Salvo que nos señale la ideología de UPyD, tan escondida. Porque si Grillo no tiene más ideología que el circo, no puede decirse lo mismo de Syriza o Le Pen. O de Pablemos.

Pero yo creo que sí se entiende si pensamos que se refieren a un “lenguaje” diferente. Algo parecido a lo que les pasa a otras momias del PSOE que están hablando. Como Leguina, Ibarra o -más sibilinamente- Felipe González. Que están literalmente acojonados de que la alternativa y futuro del PSOE se dirima entre tres fenómenos de la categoría de Sánchez @ Madina, y Susana Díaz. Tiene guasa. Se han pasado treinta años empeñados en deteriorar la educación, y en “telebasurizar” a la población. Lo que cuenta, decían, no es lo que se hace y lo que se logra. Mucho menos la razón o el conocimiento, tan relativos. Y el esfuerzo es directamente “facha”. No; se trata del sentimiento, de las buenas intenciones, y de lo que uno “es”. Y el mensaje es, sobre todo, la imagen. Juevenil, pastoril, de buen rollito y paraíso.

Era toda una propuesta. Un “shock de modernidad”, probablemente. O un “a España no la va a conocer ni la madre que la parió”. ¡Bingo! Ha funcionado. Y ahora que ha funcionado, protestan porque las arrugas hacen feo en la imagen del paraíso, y les apartan. Y porque en el debate ya no hay conceptos, ni nada que se pueda integrar en algo vagamente parecido a una argumentación. O sea, por Sánchez @ Madina. Exactamente, por su propia creación.

UPyD, tan pequeñita, y probablemente tan irrelevante ya, sin embargo encierra la metáfora del conjunto entero. O eso parece por las noticias que se ven. El tránsito de La Clave a la telebasura, éxito precisamente de los que acabaron con La Clave.

La peña está muy contenta con el discurso de Rosa Díez, el otro día, a cuenta de la tenida de los separatas catalanes. Y es que el que no quiere aprender, no aprende.

rosa-diez-muy-de-confianza

Vía:

rosa-diez-pmarsupia

La anécdota la cuenta Pedro Larrauri en un artículo en el Faro de Vigo.

Destaco:

Cuando en el reciente Congreso del partido un delegado te recordó que tras seis años de vida UPyD tiene 6.000 afiliados en activo, pero ya son 16.000 los ex afiliados, y te preguntó si esa cifra no te debería hacer pensar que hay algún problema, tú le respondiste algo así como que la mayoría de los afiliados que se habían ido eran unos indeseables, que se habían apuntado a UPyD para aprovecharse del partido, para alcanzar cargos, y que lo habían abandonado al darse cuenta de que no iban a poder lograr sus objetivos.

Nunca he pensado que la verdad esté en la cantidad. 16.000 pueden perfectamente estar equivocados contra 6.000. Incluso contra uno solo. Pero si no respecto a la razón, donde la cantidad si es extraordinariamente relevante es en la estadística. Y si 16.000 se equivocan, frente a 6.000, a la hora de acudir al llamado de una música celestial, ¿podríamos pensar que el director de orquesta tiene algunos problemas con el tono?

Y es que no es filosofía; estamos hablando de una cuestión eminentemente práctica. Imagina que vendes camisetas, pones un anuncio, y por cada 100 que te contestan resulta que 72 lo que necesitan son calzoncillos. En una empresa normalmente te despiden por cosas así. Has hecho algo mucho peor que tirar a la basura el 72% de la inversión realizada. Has cabreado a un montón de gente, de forma que se puede prever que la imagen de tu marca acaba de descender espectacularmente. Y, a parte del dinero por la borda, ahora necesitas una nueva inversión para corregir todo ese mal nombre que te has ganado con la gracia.

Pues ni siquiera con eso nos quedamos contentos. No intentamos minimizar la cagada, templando gaitas y tratando de quedar lo mejor que se pueda. ¡Quia! les insultamos con gran soltura y ánimo.

Igual es una estrategia. Lo del insulto, digo. Porque también lo hacen con aquellos con los que aproximadamente el 100% de su electorado potencial cree -y pide- que deberían unir esfruerzos. Hasta el banderín de enganche principal lo pide así.

Por último, Díez no quiso pronunciarse sobre el hecho de que el filósofo Fernando Savater defendiese este viernes, durante la jornada inaugural del cónclave de UPyD, que este partido debería llegar en Cataluña a acuerdos con formaciones “similares”, en clara referencia a Ciutadans. [–>]

Y no hay miedo al rechazo:

Pero naina; insultar es mucho mejor:

Carlos Martínez Gorriarán, ha manifestado en la redes sociales que el futuro de su partido no pasa por seguir el plan de “disolvernos en un invento de ese Movimiento Tertuliano” [–>]

También lo cuenta [–>] Santiago González, nada sospechoso de no ser entusiasta de UPyD:

Rosa Díez era entrevistada el 20 de octubre pasado en El Mundo a doble página. En toda la entrevista, muy interesante,  chirriaba esto:

P. ¿Le inquieta el nacimiento de Movimiento Ciudadano, de Albert Rivera? Porque defienden lo mismo que ustedes: regeneración, defensa de la unidad de España…

R. Ciudadanos ya se ha presentado en 2008 a las elecciones generales y europeas (con un partido de la extrema derecha xenófoba europea). Ahora parece que estudian cambiar de nombre para volver a presentarse. Nada que decir, allá cada cual con su estrategia.

Que Libertas [–>] sea “extrema derecha xenófoba” es sacar realmente las cosas de quicio. Pero tiene razón la Rosa; allá cada cual con su estrategia. Por ejemplo, insultar (mintiendo) por doquier. Yo, mientras, me lo acabo de apuntar. A título de honor:

indeseable-en-upyd