uah-temperatura-global-octubre-2016

Ahora parece bastante seguro que 2016 sí será récord de temperatura también en los satélites, superando -¡por fin!- a 1998. Lo que sin duda dará lugar a jugosos titlulares a fin de año. Olvidando que un récord cada 18 años, y por unos 0,04ºC (puede andar por ahí), no es que quiera decir gran cosa. Bueno, querría decir unos cinco récords en un siglo si hacemos una proyección lienal. Donde el último récord del siglo sería unas dos décimas de grado más que el primero.

Se puede uno hacer la idea con este gráfico:

record-uah-12-meses-octubre-2016

Fuente, Roy Spencer:

Una rápida actualización a la entrada de ayer. Desde artículos de Lubos Motl [–>] (físico teórico) y David Rose [–>] (periodista). Con los datos de los propios alarmistas. Por ejemplo, estos que tuiteó el jefe de la NASA para el clima (Gavin Schmidt):

Es muy fácil. Como la diferencia entre 2014 y otros años calientes es menor que el margen de incertidumbre, ya lo decíamos ayer [–>], no se puede asegurar que 2014 sea “el año más caliente” según esas mediciones. Pero es que además han calculado las probabilidades de que ocurra eso que afirman. Que 2014 sea el año más caliente. Y el resultado es el contrario de lo que le han dicho a la prensa. Del cuadro de arriba sale que …

  • NASA: Probabilidad del 62% de que 2014 no sea el año más caliente.
  • NOAA: Probablididad del 52% de que 2014 no sea el año más caliente.

Así que te están diciendo que 2014 fue el año más caliente desde que se mide (1880), cuando de sus propios cálculos lo que sale es que es más probable que no lo sea. En mi libro, a eso se le llama mentir. En el tuyo, no sé.

Ah, y como siempre, no olvidemos que para los satélites la probabilidad de que 2014 sea el año más caliente es cero. 1998 la sobrepasa por mucho más del margen de incertidumbre.

Añadido (20-enero). Conveniente gráfico de Paul Homewood en WUWT:

giss-global-temperature-anomalies

Fuentes:

Lubos Motl:

David Rose:

Bob Tisdale explica lo mismo, pero desde fuentes mejores que los tuits:

El consabido gráfico de Roy Spencer, jefe del equipo que hace la medición UAH desde satélites. Clic para fuente.

spencer-temperatura-global-diciembre-2014Respecto a eso de los récords, que gusta tanto a los calentólogos, si dejamos de hacer el gilipollas y conseguimos prescindir de virguerías como las centésimas de grado (y no ¡s conformamos con décimas), la carrera va así:

1. 1998 0.4
2. 2010 0.4
3. 2014 0.3
4. 2005 0.3
5. 2013 0.2
6. 2002 0.2
7. 2009 0.2
8. 2007 0.2
9. 2003 0.2
10. 2006 0.2
11. 2012 0.2

Otro gráfico, para ilustrar nuestra situación respecto a otra gran preocupación insuperable que tenemos. El que muestra la distancia a una barrera imaginaria, que sería una temperatura de 2º por encima de lo que llaman “preindustrial”. Preindustrial es una temperatura asquerosamente baja, que queda perfectamente reflejada en el frío que pasaban lo niños pobres en las novelas de Dickens. Pero al parecer es la que les gusta a los calentólogos carbono-maníacos.

uah-2014-y-preindustrial

Y no es que lo de dos grados “por encima de la temperatura preindustrial” tenga el menor significado. No existe una “temperatura preindustrial“. Antes de la máquina de vapor el clima variaba igual que ahora. Los 2º son una frontera imaginaria, que sacan de lo que creen que fue la mayor temperatura global que ha experimentado homo sapiens. Pero ojo; no es una media anual, sino probablemente de siglos. A ver quién es el guapo que saca una media anual hace cien mil años.

Y por otra parte, lo que sí sabemos es que ni los osos polares, tan lindos, ni la tierra en general, tuvieron el menor problema con aquella temperatura. ¿Hay que ponerse a pensar que, por ejemplo, pasar de +2,0º a +2,1ºC por encima de preindustrial es un gran problema? Cualquier persona con dos dedos de frente piensa que se está mucho mejor en esa frontera imaginaria, incluso más allá, que cuando Dickens y sus niños medio muertos de frío.