Experimento. Junta tres memes que tengan un gran impacto asegurado en cualquier cerebro kindergarten. Por ejemplo machismo, capitalismo y “cambio climático”. Los envuelves en un discurso moral lleno de la jerga más pomposa, en el que no se puede entender nada (porque está creado a propósito sin que tenga sentido) salvo la conclusión. Que aparece en forma de boceto varias veces, a modo de carnada para que el lector no se suicide por la total falta de sentido de aquello que se supone que conduce a al resultado.

La conclusión es perfectamente obvia, por otra parte, y no necesita discusión. El machismo es el origen de todo mal. Asimilable al pecado original — pero esto queda implícito;  no se expresa. Y sus peores y más notables consecuencias, aparte del machismo mismo, son el capitalismo y el “cambio climático”. Vaya, la expulsión del paraíso.

Y para darle más fuerza al experimento, se añaden una serie de señales de peligro que deberían haber despertado todas las alarmas en cualquier lector crítico. Empezando por los revisores y los editores de la revista académica. Desde expresiones muy altisonantes y sugestivas,  pero completamente indefinidas, como teoría discursiva de género post-estructuralista,  hasta contradicciones concatenadas (sin nada por medio), como sociedad pre-post-patriarcal. Así varias, en un tocho completamente infumable de 3.000 palabras. Y como guinda, cinco de las veinte referencias son falsas. Artículos jamás publicados, en revistas que no existen, por autores que nunca nacieron.

Para que quede claro el plan, porque el experimento es real y se acaba de llevar a cabo:

Después de completar el artículo, lo leímos con cuidado para asegurarnos que no decía nada que tuviera sentido. Y como ninguno de los dos pudo determinar de qué trataba, lo consideramos un éxito.

Un éxito de cara al experimento. Que era:

Intentamos demostrar que el deseo de validar cierta visión moral del mundo podría sobreponerse a la valoración crítica requerida para un conocimiento válido. Sospechábamos especialmente que los estudios de género están académicamente dañados por una creencia cuasi-religiosa dominante, que establece que la masculinidad es la raíz del mal. Vista la evidencia, nuestra sospecha estaba justificada.

El falso estudio está archivado en este enlace, suponiendo que la revista lo retirará de su página web:

Los autores, que firmaban con nombres falsos, son el conocido filósofo Peter Boghossian [–>] y un colaborador habitual suyo. Y explican la broma / provocación en Skeptic:

Jerry Coyne tiene un muy buen resumen en su web:

En mi humilde opinión los autores han hecho un gran experimento sobre algo que es muy conocido desde siempre, que siempre procuramos olvidar, y que está en el origen de todas las alucinaciones colectivas. Mucho mas frecuentes de lo que queremos suponer, e incluso tal vez necesarias para que exista eso que llamamos “sociedad”. Ese delicado asunto de “tener sentido”.

Después de completar el artículo, lo leímos con cuidado para asegurarnos que no decía nada que tuviera sentido. Y como ninguno de los dos pudo determinar de qué trataba …

Sí, de acuerdo. Los chicos de las teorías de género pueden tragarse carretadas y carretadas de palabrería sin sentido, simplemente porque la música les suena bien. Pero, ¿estamos hablando de un caso especial, y de una gente especial, o hablamos de un universal humano? Esto es, o se trata de que los del género son especialmente tontos; o se trata de que lo vemos con mayor facilidad en ese campo, simplemente porque lo que a ellos les “suena bien” a los demás no nos suena en absoluto. Y si es lo segundo, mucho más probable porque las teorías basadas en “gente especial” suelen resultar falsas, podría querer decir que todos nos estamos tragando grandes ideas que nos “suenan bien” pero que son igualmente carentes de sentido que este estudio. Y el peligro: cuanto más populares sean, menos probabilidades hay de que alguien note el sinsentido y lo ponga encima de la mesa. Pero lo que muestra este estudio (si hiciera falta), es nuestra capacidad para dotar de sentido a lo que en absoluto lo tiene. Vaya, siempre que los chicos del género no sean una tropa muy especial, con una capacidad de alucinación que no se entiende por qué iban a tener sólo ellos. ¿Acaso fuman cosas mas raras que los demás?

Del segundo aspecto, la industria universitaria, casi mejor dejarlo para más adelante.

Añadido / actualización (10.00). Como era de esperar, los generistas alegan que el “sin sentido” tiene todo el sentido del mundo, así sea por casualidad. Pero claro, no hay ninguna casualidad en que ellos le adjudiquen sentido a lo que no lo tiene.

Gracias a, Steven Pinker:

chimpas

Esta es una de esas entradas que llamo útiles. Sirve para discutir, por ejemplo con una pesada con la NO quieres ligar. (Si quieres, le das la razón, y punto). La pesada es vegana, y si os quedáis con los nombres impresiona mucho más.

Quien más quien menos, todo el mundo habrá oído campanas. Pero tal vez no de una forma tan clara. No es nuevo; Aiello y Wheeler lo descubrieron (pensaron) en 1995. Pero no es muy popular porque los veganos tienen más cancha en los medios de comunicación. ¿Os acordáis de cuando la carne era mala para el corazón y todo eso? Ayer mismo.

A veces pensar es útil, y esta gente pensó. Como cuando un estudiante canadiense preguntó  en una clase magistral sobre vitaminas: ¿Oiga, y si la carne no tiene vitaminas, por qué no se mueren los esquimales? Tampoco hace tanto (como hacia 1965). Aiello y Wheeler, en vez de preguntar, miraron. Concretamente este gráfico calculado detalladamente por Kleiber en la década de 1930, y que establece la llamada ley de Kleiber.

veganos-y-chimpas

La idea es que dado el peso de una especie, se sabe la cantidad de calor que va a emitir cada día. Y sin más enrollarse con Keiber, pasamos directamente a Aiello y Wheeler.

Problema. El cerebro consume mucha más energía (y larga mucho más calor) que el tejido medio. Como unas nueve veces más. Si a un animal le empieza a crecer el cerebro, por aquello de la evolución, con apenas cambio total de peso, según la ley de Kleiber emitirá la casi la misma cantidad de calor — porque el peso no ha cambiado apenas. Pero si está aumentando un tejido que emite unas nueve veces mas calor que el tejido medio, sin aumentar el calor total que emite, a expensas de qué otro tejido lo está haciendo?

El total de metabolismo es la suma del metabolismo de todos los componentes del cuerpo. Si uno aumenta tiene que ser a expensas de otro, para que el total se mantenga igual.

Está claro en lo que piensan. En el gráfico salen prácticamente juntos “chimpanzee” y “woman” (una mujer no vegana). Pero el cerebro de la no-vegana es mucho mayor que el del chimpa. El punto se debería salir de la raya roja, y no lo hace.  En alguna parte debe emitir menos calor para compensar el exceso producido por el mayor cerebro.

Nota: Los humanos no vienen de los chimpancés, pero como hay suficientes huesos de los distintos “eslabones perdidos” hasta el ancestro común, se puede ir calculando su peso y por tanto su emisión de calor. Y comparando con el tamaño del cerebro. Como la ley de la línea roja también valdría para animales extintos, se puede suponer razonablemente que no se salieron de ella. Y entonces …

– Para que creciera el cerebro tenía que estar reduciéndose otra cosa simultáneamente.

Y se pusieron manos a la obra. A estudiar en la literatura el metabolismo de los distintos órganos y tejidos. Encontraron que lo “metabólicamente caro” es: cerebro, corazón, riñones, hígado e intestino. Curiosamente, los músculos no están entre lo”caro”. Huesos y grasa tampoco, claro.

El siguiente paso era comparar órganos. Para un primate de 65 Kg., el corazón, los riñones, y el hígado son aproximadamente del mismo tamaño que en un humano del mismo peso. El mayor metabolismo de un mayor cerebro se compensa con un sistema digestivo mucho menor. Aproximadamente la mitad de tracto digestivo en los humanos que en los otros primates.

Y aquí viene la guasa. ¿Se pusieron los humanos a cazar más que los chimpas, porque al tener un cerebro más grande eran más inteligentes? ¡No señor! No podían haber sido más inteligentes antes de ser menos “triperos”. Se hubieran salido de la raya roja. Y no lo hicieron (para eso sirven las leyes).

veganos-y-chimpas

Tuvo que ser al revés. Al ir comiendo poco a poco mayor proporción de carne (los chimpas  la comen una vez cada varias semanas), fueron necesitando muchas menos “tripas”. La carne se digiere casi sola, y no hay casi nada que “transformar” ahí. Un perro, por ejemplo, todavía tienen un sistema digestivo más corto y rudimentario que nosotros. Pero a nosotros nos sentarían mal muchas cosas que comen los chimpancés, como a los perros les sientan mal cosas nuestras.

Esquema: comer más carne libera sistema digestivo. ¿Y qué hacemos con esa liberación? ¡Coño!, pues ya que estamos cazando más, y no somos ni rápidos ni fuertes, convendría aumentar la neurona. En esas condiciones, rinde. O sea, comer (más) carne nos hizo humanos.

– ¿Y la vegana?

– La vegana va camino de vuelta, hacia chimpancé. Son muy graciosas, las chimpas. Se comen el paisaje.

vegana-chimpance

Foto Nils Axel Braathen, en Flickr.

Liga con carnívoras, por si acaso. Aviso.

La idea se llama Hipótesis del Tejido Caro (The  Expensive-Tissue Hypothesis). Se publicó en 1995 en Current Anthropology. Leslie Aiello y Peter Wheeler.

Fuente:

Entrada robada con descaro a Michael R. Eades:

juan-cla-politicamente-correcto

El periodista Juan Claudio de Ramón le tiene “mania” (asco, lo que sea) al payaso Donald Trump. (Clic [–>] para el artículo). Yo también. Cint Eastwood ha defendido a Trump, alegando que la gente está harta de lo políticamente correcto, y de tanto lameculos. Y que los jóvenes son “una generación de nenazas”.

Pero [Trump] ha visto algo, porque todo el mundo se está cansando secretamente de la correccion política, los lameculos. Estamos en una generación de lameculos. Esta es la generación de las nenazas. Todo el mundo se la coge con papel de fumar. Vemos a gente acusando a otros de racismo y todo tipo de cosas. Cuando yo crecí no se llamaba racismo a esas cosas. [–>]

De Ramón, en una clásica operación de “pensamiento inverso” (si Trump es un error, toda defensa de Trump tiene que ser un error), se fabrica un monstruo cognitivo para conseguir su propóstito. El pensamiento “políticamente correcto” es la defensa de minorías penalizadas, o que se pueden presumir penalizadas. Y el intentar no herirles en sus sentimientos. Esto molesta a las mayorías no penalizadas (el macho blanco, vaya), que aprovechan a Trump para -literalmente- desahogar su deseo reprimido. Pero los progres a veces tienen razón. Es más razonable pecar de políticamente correctos, o de buenismo, que de su contrario, que sería el “malismo”.

El pensamiento inverso siempre tiene problemas. Y este caso no es una excepción; en concreto tiene tres problemas. Gordos. Muy gordos.

1. Juan Claudio no tiene ningún indicio de que Clint esté reprimido por no poder patear culos negros, como quisiera. O los votantes de Trump.

2. El “pensamiento políticamente correcto” no es, ni de lejos, lo que dice el periodista. Ese es uno de sus aspectos. Pero no hay ninguna minoría penalizada porque eventualmente desaparezca una lengua, y esa es una orden tajante y muy importante del “pensamiento políticamente correcto”. Tampoco hay ninguna minoría implicada en el cuento del Calentamiento Global Acojonante, y también es “pensamiento políticamente correcto” en su máxima expresión. Y se pueden poner una multitud de ejemplos.

Si uno extrae el mínimo común denominador de los ejemplos, va a encontrar un esquema. Una función. Todos implican un problema, imaginario las más de las veces, que sólo el gobierno puede arreglar. Y no de cualquier manera, sino de la manera favorita del gobierno (y del progretariado): extrayendo más dinero, y anulando más libertades. Y el dinero nuevo extraído, so capa de ser repartido, lo hace de una manera tan confusa e incontrolable que siempre acaba más concentrando en lugar de más distribuido.

Otra característica común es que tratándose en todos los caso de bienes “morales”, no se pueden criticar, y es de muy mal gusto pedir cuentas. El sueño húmedo de todo chorizo.

3. Llamarle “buenismo” a una imbecilidad que se quiere hacer pasar por buena, no siéndolo, no hace que su crítica sea “malismo”. Lo que hace es que su crítica sea racionalidad, o sensatez, o como se le quiera llamar. Pero al estar “moralizada” la imbecilidad, hace que De Ramón se trague la pamema de la maldad de criticar lo imbécil.

Del punto (2) sacamos la explicación de la generación de nenazas. Si los gobiernos están a la búsqueda desesperada de colectivos de víctimas -preferentemente imaginaras (*)- para llegar a sus propósitos (dinero, poder) con la disculpa de su defensa, es completamente natural que las generaciones nuevas se conviertan en colectivos de llorones en espera de ser defendidos. Porque si impera el principio de que el que no llora no mama, lo que conviene es llorar.

Nota (*): Lo de (colectivos de víctimas) preferentemente imaginarias no parece obvio a primera vista, pero lo es. Las víctimas reales, como los problemas reales, suelen ser medibles; esto es, se sabe cuándo se han solucionado. Los imaginarios, por serlo, es muy fácil que no se puedan arreglar; y tenemos invento para siempre. El mejor ejemplo, las drogas. Las lenguas tampoco son ninguna tontería; ¿quién es el guapo que puede asegurar que no queda algún niño en Cataluña que sigue soñando en castellano por la noche? Lo mismo vale para los sueños de los terroristas machistas, de los que seguro que se pueden sentir (o imaginar) miradas peligrosas con toda facilidad. ¿Y los negros? ¡Ah, los negros!

Digámoslo así, querido Clint: a veces los progres tienen razón.

Digámoslo así, querido Juan Claudio. Clint no es un intelectual; se explica de aquella manera. Tú, se supone que sí lo eres. Y te han colado el mejor cuento de poder jamás inventado.

climate-vulnerable-group

la-india-de-la-cup

Los periodistas tienen mucha culpa de la libre circulación de payasadas que padece España. Es cierto que todos ponemos nuestra parte, pero no hay duda de que los periodistas son los que más influyen en la cantinflada pública. Por ejemplo, si llega la india de la CUP y larga …

… lo menos que se podría esperar del periodista es que le pregunta a la campeona qué culturas son esas, tan abundantes, que tienen los hijos “en común y en colectivo”. Bajo el formato de “una casa y cinco o seis parejas”. “Muchas otras culturas en el mundo”, dice. Y el supuesto periodista lo deja pasar, como si el oyente tuviera que dar por bueno que, efectivamente, en el mundo abundan las culturas cuya organización familiar son las comunas de reproducción multipareja sin parentesco.

¿No sería un poco necesario saber si la india se refiere a algún ejemplo -mal entendido- de bandas pre-neolíticas — por ejemplo del Amazonas? Cosa de hacerse una idea de hasta qué punto resulta exportable a una sociedad compleja. Con que se parezcan en el peinado no parece suficiente.

amazonas

También es posible que por “muchas otras culturas” se refiera a “culturas” post-hippies. Y eso nos permitiría juzgar por su conocido éxito. Lo que pasa es que ese modelo, aparte de manifiestamente fracasado, no es un modelo “no occidental”. Al contrario, es “occidentalísimo”. Es algo único y exclusivo de “Occidente”.

Pero al periodista, y a la neo-india, los detalles de la realidad no les interesan. Si en el mundo no hay ejemplos de unidades reproductoras formadas por cinco o seis parejas no emparentadas entre sí, da lo mismo. Porque les parece que debería haberlos, ya que parten de una asunción prodigiosa. El modelo que tenemos …

… me parece pobre, y además -aunque pueda parecer polémico- me parece que tiende a convertir a las personas en muy conservadoras. Aunque quieras lo mejor para los tuyos, los tuyos son muy poquitos, uno, o dos, o tres. ¡Ostras!  yo creo que se entra en una lógica de lo más perversa.

¡Es la lógica! La india tiene una lógica. En su mundo ideal …

La que educa es la tribu

Claro. Sólo que “la tribu” en nuestro caso se llama guardería, escuela, y así hasta la universidad. Pasando por la tele; el parque; los bares; la calle; y otros pequeños detalles.

La cuestión de la maternidad y de la paternidad no está individualizada …

Claro, y por eso el tabú del incesto es universal, incluso entre las culturas que no han descubierto que hay relación entre follar y tener hijos. Malinowski preguntaba en las Trobriand por qué creían que follar y parir eran fenómenos independientes. ¡Porque las albinas tienen hijos, y nadie se follaría a una albina! También tenían su lógica, como Anna Gabriel. Pero a pesar de ello tenían -como todas las culturas- una regulación complejísima para establecer quién se puede casar con quién. Y en función, precisamente, de una individualización muy estricta de la paternidad y la maternidad.

Otros periodistas le dan una vuelta de tuerca a la parida. Pero no en el sentido saludable de marcarla como payasada, sino en el muy perverso sentido de buscarle una disculpa inexistente. Como El País [–>]. Que convierte lo de “muchas otras culturas” en “nuevos modelos de familia”. El concepto de cultura como experimiento, que suena muy interesante. Según ellos, lo que propugna Gabriel “es una coparentalidad múltiple, un tipo de familia extensa”.

Bueno, pues no. Ni de coña es de lo que está hablando nuestra india de la CUP. Familia extendida es un término técnico en antropología, que se define así:

extended family – a composite family composed of other relatives besides the nuclear families. Extended families can be constructed across generations by including parent’s or children’s families or extended laterally by including multiple wives or sibling’s families. [–>]

Eso es lo que hay en muchas otras culturas no occidentales. Y no tiene nada que ver con reunirse cinco o seis parejas -más o menos al buen tuntún- para “comunalizar” los hijos. Wikipedia tiene una entrada bastante completa sobre la extended family. Los experimentos de comunalización estilo Gabriel son, en cambio, mucho más exclusivos de Occidente que la familia nuclear estricta.

Todo ello es muy interesante. Pero la cuestión es que nos podríamos haber ahorrado esta entrada, sólo con que el supuesto periodista considerara que un mínimo de puntualización es imprescindible para saber de qué cojones estamos hablando. Si hubiera preguntado …

– ¿De qué “otras muchas culturas” estamos hablando?

… la payasada hubiera quedado interrumpida de inmediato.  Y no sólo nos hubiéramos ahorrado esta entrada, sino tanto ríos de tinta como han corrido por toda la prensa … hablando de nada.

Esta conferencia examina la relación entre la “islamofobia” como forma dominante de racismo, hoy, y la crisis ecológica. Muestra los tres caminos comunes en que los dos fenómenos aparecen enlazados: como entrelazamiento de dos crisis, metafóricamente relacionadas siendo una la fuente de imaginería de la otra, y ambas originándose en las formas colonialistas de acumulación de capital. La charla propone una cuarta vía de enlace entre ambas: un argumento por el que las dos emanan de una forma similar de ser,  una atadura emocional, en el mundo, que se llama “domesticación generalizada”.

Se podría pensar, a primera vista, que se trata de cualquier cantinflada salida de una universidad española dominada por cantamañanas del estilo de Pablemos. Pero en realidad viene nada menos que del MIT (clic):

islamofobia-acelerando-calentamiento-global

La entrada está descaradamente robada de WUWT:

SergioEfe

El campeón de hoy, periodista de divulgación científica, tiene una tesis. No es nada personal; está muy extendida. Por eso lo traemos. Hay una parte muy generosa de la izquierda agarrada a tesis “pseudocientíficas”. Afirma. Y eso es un contradiós, porque la izquierda es progreso, y la ciencia es progreso. Además, siendo “pesudocientíficas” esas creencias, han de ser religión. Y pone ejemplos. La “wifi-fobia” (o “electromagneto-fobia”) y la “transgénico-fobia”.

También advierte que la religiosidad derivada de la “pseudociencia” no es exclusiva de la izquierda. La derecha, por ejemplo, padece una tendencia a sufrir incapacidad de comprender que “el cambio climático” es un “hecho científico”. Según el nota. Lo ha leído en una revista que debe considerar muy científica. The Annals of the American Academy of Political and Social Science. No es un error; es political and social science, con dos cojones.

Cuando a la gente le enseñaban a pensar, se solía tratar de despertar conciencia sobre la cantidad y calidad de las asunciones necesarias para soportar lo que se afirma. Por ejemplo, nuestro fenómeno de hoy, asume:

1. Que sabe lo que es ciencia y lo que no, por sí mismo. Nota: si se lo tiene que explicar un tercero, o tiene que consultar una lista, sería muy posible que a los “wifi-fóbicos” no les hubiera llegado la información. Y entonces se trataría de un problema de simple ignorancia, no de “religión”. Y si da por supuesto que les ha llegado la información, entonces es que no se han creído lo que tendrían que haber creído, o no han aceptado lo que tendrían que haber aceptado. Por ejemplo un “hecho científico”. Y entonces los que no aceptaban que comer grasas (en vez de hidratos de carbono) fuera tan malo para la salud, eran “anticiencia” antes, y ahora ya no son “anticiencia”. Y lo de ser “anticiencia” resulta bastante irrelevante; depende del momento.

2. Que “ciencia” (lo que crea que es eso) es “progreso”.  Pero entonces tendrá que considerar que los estudios científicos sobre diferencias raciales (por ejemplo en inteligencia) son “progresistas”. Y es imposible que se crea eso. O diferencias de inteligencia y carácter por sexo. Por no hablar de cuando la eugenesia era ciencia. La alternativa sería que según qué materias estudien los científicos, y empleen el método que empleen, algunos de esos estudios son “no ciencia” porque no son “progresismo”. Pero entonces la definición de que “ciencia es progresismo” resultaría completamente circular.

3. Que la izquierda tiene una relación mucho mejor con la ciencia (sea eso lo que sea) que la derecha. Que por naturaleza está más con “la ciencia” (como quiera definirla). Vaya, eso lo considera “por definición”.

sergioefe-2

Tiene guasa. Él mismo esta poniendo los ejemplos de una actitud muy extendida en “la izquierda” que considera “anticiencia”. Pero, por definición, lo que ocurre no debería ocurrir. Y a nuestro campeón no se le ocurre pensar que si hay un problema entre la definición y la realidad, tal vez convenga contemplar la posibilidad de revisar la definición. Porque revisar la realidad suele ser muy delicado, y extremadamente “anticiencia” — normalmente basada en la realidad.

El prodigio:

Yo preguntaría, en cambio, por qué los divulgadores de ciencia y los campeones de izquierdas tienen las empanadas mentales que tienen.

Hace 20 días hablábamos de un “estudio” prodigioso.

glaciologia-feminista

Y establecimos que se había publicado en serio, y estaba fundado por la Nacional Science Foundation. A pesar de las dudas de la gente, y a pesar del éxtasis:

Los estudios científicos mismos pueden tener sesgo de género, especialmente cuando se atribuye credibilidad a la investigación producida a través de típicas actividades masculinistas o características masculinas, como el heroísmo, el riesgo, las conquistas, la fuerza, la auto-suficiencia, y la exploración (Terrall, 1998). Entonces la tendencia a excluir mujeres y enfatizar la masculinidad tiene efectos trascendentales en la ciencia y el conocimiento, incluyendo la glaciología y  conocimientos relacionados con la glaciología.

Lo que nos quedamos sin saber es que el asunto trajo bastante cola, según nos informa Paul Matthews:

Llegó incluso al WSJ, que parece limitarse a citarlo sin la menor crítica.

wsj-glaciologia-feminista

Amén de unos cuantos medios más. Que en general son francamente críticos, e incluso hilarantes. Pero el autor tiene una réplica contundente, que Science le compra. Los críticos son “fachas”.

La semana pasada, el historiador de la ciencia  Mark Carey, de la Universidad de Oregón, fue la diana del último objetivo de los blogueros conservadores (quiere decir “fachas”) que cuestionan la financiación federal de la investigación científica.

La entrevista / masaje es breve, y merece la pena.

Tratándose de Science, suponemos que no hay ninguna relación entre el apoyo a un payasada que ni siquiera se puede llamar “pseudociencia” (sólo hay palabrería), y que la autora sea mujer y feminista. Tampoco haría falta, porque estamos ante un ejemplo inmejorable de la defensa habitual de un negocio (mal) llamado ciencia, fundamentalmente financiado con el dinero extraído del bolsillo de los pringados. Siempre es el mismo esquema.

No se ha entendido, porque …

La investigación profesional se publica en revistas para especialistas de un campo determinado. Cuando se saca de ese contexto y se describe a no especialistas, la investigación se puede malinterpretar, y potencialmente desfigurar.

Ni medio disimulo. Tú pagas, pero no juzgas. Bueno, ni tú, ni nadie fuera de la camarilla de la especialidad. Tampoco el gestor de tu dinero, o el representante político, porque no son especialistas. Y las críticas son desfiguraciones y desinformación. Sin que Science, ni el autor, se sientan concernidos para proporcionar ni un sólo ejemplo de esas desfiguraciones y desinformaciones. Palabra de Dios.

¡La buena noticia es que la gente está hablando de glaciares!

Hmmm …. no. De lo que estamos hablando es de hacer pasar la payasada ideológica por ciencia, y de sacarle el dinero a la gente para hacer eso.

Nadie está hablando de glaciares. Ni siquiera el autor, que está hablando de feminismo. Pero sin mostrar, ni mucho ni poco, en qué ha avanzado  el conocimiento sobre la dinámica y milagros de los glaciares gracias a la presencia del “marco feminista”. Puede contarnos un cuento sobre “guerras culturales”, y sobre “fachas”. Pero toda esa imaginería no va a variar ni un milímetro el retroceso o el avance de los glaciares, ni las circunstancias en que lo hacen.

Los glaciares se convierten en una plataforma para expresar la propia visión de la gente sobre política, economía, valores culturales, y relaciones sociales (como relaciones de género). La atención durante la semana pasada prueba nuestro punto con claridad: los glaciares son, en efecto, un área de discusión altamente politizada. Los glaciares no tienen género. Pero la retórica sobre el hielo nos dice mucho sobre lo que piensa la gente de la ciencia y el género.

Acojonante. El autor es el primer fenómeno de toda la galaxia al que se le ha ocurrido la majadería de convertir los glaciares en plataforma para todos esos prodigios. Pero nadie le ha preguntado por los prodigios, sino por la adecuación de usar fondos supuestamente destinados a la investigación científica como plataforma para expresar la visión del autor sobre política, economía, valores culturales, y relaciones sociales (como relaciones de género).

Pero le llaman ciencia. Y especialidad. Y con esa disculpa se gastan tu dinero. Y no se te vaya a ocurrir juzgarlo, porque tú no entiendes.