cafres-goya

Tanto hablan de “regeneración” que parece que los españoles estuviéramos todo el día suspirando por ella. Pero luego, cuando llega el caso práctico, regeneración siempre es algo que afecta a los otros; nunca a nosotros. Y también está lo de no herir los sentimientos (nuestros, no de los demás), lo de que no haya imposiciones (a nosotros, las nuestras sí valen), y toda es línea tan conocida que se puede resumir en una palabra muy gráfica. Cafres. Los españoles somos cafres. O como los niños antes de ser educados. Y eso da una definición muy buena de cafre: Adulto que pasado por la infancia sin conocer la educación. O sea; España, hoy.

Antes era distinto. Umbral decía, con mucha razón, que España era un país que había llegado a la televisión sin pasar por la cultura. Pero eso no excluye que tuviera alguna educación, aunque fuera básicamente ágrafa. Y la gente entendía que la idea de “no imposiciones” (etc) es algo que funciona sólo si se generaliza. Que si se trata de no imposiciones a mi, pero sí a ti, no estamos hablando en absoluto de “no imposiciones”; sino de sí imposiciones. Y lo resolvían de una forma muy práctica. Hacían una guerra, y el que ganaba mandaba. Y una vez hay mando, todos a aplaudir. Funciona.

Ahora no; ahora queremos regeneración. Pero como no nos han educado, no comprendemos que si quitas la opción mando, y no introduces la generalización del “no imponer” (etc), lo que tienes es una llaga permanente. Todos protestando sonoramente por la imposición (corrupción, odio) de los demás, pero al mismo tiempo practicando lo mismo con muy desinhibido entusiasmo. O sea, la regeneración es una idiotez; no es lo que queremos. Menos algún despistado.

La cuestión es que el asunto podría -tal vez- mejorar si los despistados afinaran su mensaje y su filosofía. Porque lo que dicen es que tenemos que ser buenos. ¡Hala, un pacto para ser buenos! Y claro, todo el mundo aplaude eso (no hay discusión). Pero lo que piensan por debajo del aplauso es que ¡los demás! sean buenos. Y no hemos hecho nada.

Se puede plantear de otra forma. Nada de decidir ser buenos, y mucho menos ningún pacto al respecto. Al contrario; se trata de partir de una asunción muy simple. Los españoles somos cafres — y los vascos en mayor medida, así nos dé por sentirnos españoles o extraterrestres. Nos gusta abusar (robar, intimidar, odiar) a los demás. Ojo, aunque la asunción es indiscutiblemente cierta, no hace falta que lo sea para que la estrategia funcione. Esa es su virtud; no depende de circunstancias.

¿Y de qué sirve asumir que somos cafres? ¡Joé, cambia el mundo! Pongamos el ejemplo de una de nuestras discusiones / peleas más idiotas y alucinógenas. Las putas lenguas. Ahora mismo hay un caso estupendo en Pamplona. (Pamplona viene de Pompeius Magnus, no de Pompitxuberri o similar). El vascopiteco, que se ha hecho con el ayuntamiento, está cambiando la lengua de algunos institutos. Vaya, eliminando el castellano contra la voluntad de los padres. Y para dar cierto barniz legal al asunto se han inventado unos informes que “demuestran” que los padres no quieren lo dicen que quieren — por ejemplo en los periódicos. Y el juez les ha sacado un dedo a los cafres.

Nota: Para Potemos esos padres no son la gente. La gente debe ser una puta lengua, o algo.

Pero lo del juez no es plan. En este caso ha salido estupendo, y ha ordenado la suspensión cuatelar. Porque si se espera a que acabe el juicio y los recursos, los chavales habrán acabado antes esos estudios y no sirve para nada. Pero este es un caso, un juez. Volverán a repetirlo y les saldrá bien con otro juez. Por ejemplo con un juez cafre, que hay a patadas.

Por otra parte, la composición del ayuntamiento en la guerra de lenguas depende de tan pocos votos que puede cambiar en cualquier momento. Y sería lógico que si el funcionamiento es ser cafres, pero pensando que cafres sólo son los otros, una nueva composición del ayuntamiento produjera lo mismo en sentido contrario. En lugar de imponer puto vascuence, imponer puto castellano al que no quiere.

Ahí está la virtud de la asunción los españoles somos cafres. No vale una imposición porque sea la mía. Ni la tuya. Los dos somos cafres. Y podemos estar peleando y cambiando putas lenguas hasta la eternidad, o podemos pactar — no lo de ser buenos, sino limitarnos lo que nuestra reconocida condición de cafres nos impele a hacer. Y entonces, por ejemplo, el ayuntamiento no tiene nada que decir en cuestión de lenguas. Nunca. No puede, punto. A tomar por saco los cafres. Idealmente esto se puede elevar a la ley y a la Consti, y así también quitamos a los jueces de en medio. Y sólo quedaría la gente. Aunque a veces fuera la gente a la que Potemos no llama la gente.

En realidad, esta filosofía de los españoles somos cafres es algo muy parecido a una estrategia de desarme. Los progres deberían ser sensibles al desarme. Pero ya puedes esperar sentado.

toponimos-pre-romanos-vascongadas-villar

Desde Baracaldo, y con un email falso, protesta un nick Pelayo [–>]:

He leido algunas de tus ilustres aportaciones a la linguistica en general y al euskera en particular. Es notorio el desprecio que sientes hacia todo lo que no sea la lengua y cultura de cervantes,lo puedes disfrazar de imposicion, derroche economico…o adornarlo con un sinfin de frases pedantes, que tu odio queda patente. Decir que el “vascuence” no es ni tan de aqui, ni mas de aqui que el castellano es para hacerselo mirar, o al menos revisar los cientos de libros y trabajos que habras leido al respecto. Podriamos debatir acerca del texto de Abaitua y Unzueta o lo que opinan otros autores del mismo. Podriamos hablar de los autores clasicos y de sus contradicciones y errores como llamar caristios a los caretes, de isoglosas, de cromlech, de grafitos, de porque en el siglo XVII los procuradores de barakaldo no podian ir a las juntas de Gernica por no saber castellano (raro…, siendo tan de aqui), del adn de atapuerca (y de porque solo pones lo que te interesa), de TU nueva vasconizacion o de Gorrochategui (y de nuevo, de porque omites lo que no te conviene). Podriamos hablar y debatir de todo esto y mucho mas, incluso podriamos aprender, pero no lo vamos a hacer. Y no lo vamos a hacer porque en ningun caso es esa tu intencion. Tu no quieres discutir sobre si el euskera es una lengua “moderna” o antediluviana, ni sobre si se impone o es una eleccion de la mayoria, lo unico que tu quieres es echar mierda sobre algo que te jode profundamente, por algun trauma infantil o porque el euskera es tan dificil que nunca llegaste a aprenderlo. Lo que es cierto es que blogs como este y gente como tu, lo unico que consigue es que mucha gente se sienta cada vez mas lejos de lo “español”.

Amigo “Pelayo”. Me alegra mucho que te interesen tanto mis sentimientos. Es una actitud muy posmoderna … y francamente subnormal. Porque atendiendo lo que quieres imaginar que siento, dejas de atender lo que digo. Y ya que hablas de querer discutir, se da la pequeña circunstancia que sólo se puede discutir lo que el otro dice; los argumentos que expone. No lo que crees que siente. Eso es un producto de la imaginación. Y la imaginación es libre, al contrario que la razón.

El caso es que no sólo quiero discutir de todo lo que dices que no quiero discutir, sino que lo discuto. Vaya, que lo he discutido varias veces, en esas entradas que te parecen tan “ilustres”. (Realmente es jodido escribir algo “ilustre“, pero debe ser que lo tuyo es el vascuence). Y en esos artículos has tenido toda la libertad de introducir comentarios, y criticar y refutar los puntos que te parecieran equivocados. Has elegido no hacerlo, y ponerte a hablar de mis supuestos sentimientos en un lugar genérico. ¿Quién será aquí el que no quiere discutir? ¡Campeón!

– Decir que el “vascuence” no es ni tan de aqui (sic), ni mas (sic) de aqui (sic) que el castellano es para hacerselo (sic) mirar

No sé dónde he dicho eso, ni si lo he dicho así mismo. Y entrecomillar vascuence tiene cojones. Sería como entrecomillar romance (es la misma construcción). Cosas de la incultura, supongo. O de la kultura.

vascuence-euskera-euskara

Pero, lo haya dicho o no lo haya dicho, es una proposición muy sostenible. ¿Qué puede significar que un idioma sea más o menos “de aquí”; cómo se podría medir eso? Yo creo que sólo hay dos criterios. El criterio práctico: lo que (más) se habla aquí; y el criterio místico: que es originario o nacido aquí. Así que ya ves tú; el castellano es el idioma en el que nos entendemos aquí, y además tiene toda la pinta de haber nacido aquí. Por sus textos más antiguos conocidos, y por sus características dentro de los romances – que sólo se pueden explicar desde un idioma muy cercano al vascuence.

Lo del vascuence, en cambio, es bastante discutible. (Ese ejercicio que dices que no quiero hacer — pero que yo hago, y tú no). Y los datos -no el odio imaginario- dicen lo que dicen.

toponimos-pre-romanos-vascongadas-villar

Lo de la antigüedad tiene bastante gracia. Si te refieres a la forma actual de una lengua, de modo que dos hablantes se entienden entre sí, el vascuence batúa es una de las lenguas menos antiguas ¡del mundo! Por ejemplo, mi abuela la carlista no les entendía desde su vascuence vizcaíno. Pero no tenemos ninguna dificultad para leer un texto de  Urdaneta — por poner otro ejemplo ¿Cuál será más antiguo?

Si por antiguo te refieres a las formas antecesoras de una lengua, todas las lenguas tienen la misma antigüedad. Si el “paleovascuence” de Aquitania -que no de aquí- es el precedente del batúa, el latín lo es del castellano. Por poner dos antepasados coetáneos. Y son igualmente ininteligibles entre sí, pero igualmente comparables entre sí.

– Podriamos (sic) debatir acerca del texto de Abaitua y Unzueta o lo que opinan otros autores del mismo. Podriamos (sic) hablar de los autores clasicos (sic) y de sus contradicciones y errores como llamar caristios a los caretes, de isoglosas, de cromlech, de grafitos,

Sí, y podemos hablar de pájaros y flores. Pero no le veo la relación. ¿Quieres hacer un argumento? ¡Pues no te cortes; hazlo!

– de porque (sic) en el siglo XVII los procuradores de barakaldo (sic) no podian (sic) ir a las juntas de Gernica por no saber castellano (raro…, siendo tan de aqui (sic))

Creo que te equivocas. La exigencia para ir a las Juntas era saber leer y escribir. Y la gente aquí (Baracaldo incluido) sólo sabía escribir en castellano o en latín. (El vascuence era una lengua analfabeta). En el siglo XVII, que dices, básicamente sólo en castellano. Y en todo caso el que sabía en latín también sabía en castellano.  ¿No te parece una exigencia razonable saber leer y escribir para ser juntero? Visto cómo escribes, probablemente no. Pero contempla la posibilidad de que la postura estrafalaria sea la tuya. Observando el mundo y tal.

– del adn de atapuerca (y de porque (sic) solo pones lo que te interesa), de TU (sic) nueva vasconizacion (sic) o de Gorrochategui (y de nuevo, de porque (sic) omites lo que no te conviene). Podriamos (sic) hablar y debatir de todo esto y mucho mas (sic), incluso podriamos (sic) aprender, pero no lo vamos a hacer. Y no lo vamos a hacer porque en ningun caso es esa tu intencion (sic).

Te explico cómo funciona. Si tú crees que hay otros datos o argumentos que no he puesto, y serían relevantes, lo que tienes que hacer -si de discutir se trata- es exponerlos tú. Y tal vez podríamos aprender, que efectivamente es la idea. Pero si decides que yo no quiero discutir, sin hacer la prueba, entonces el que está impidiendo la discusión -y la información- eres tú. No me mires a mi.

*Mi* teoría de la vasconización (tardía) no es mía. Aquí tienes una lista bastante decente de sus defensores y detractores, y algunas de sus obras.

Para tu sorpresa, Gorrochategui está entre sus detractores. O igual te he entendido mal, por aquello de la sintaxis. Lo único que hace G. es tratar de adaptar la tesis contraria (vasconización ancestral) a los datos actuales, mediante la “teoría del acordeón”.

En todo caso, ya lo he explicado. Sorprendido por la vigencia y auge de la idea de la “vasconización tardía”, que no sospechaba, lo que he hecho es presentar algunos de los datos y obras nuevas que usan. Por darlos a conocer. Y desde luego en una especie de brochazo rápido, con enlaces para que el que quiera pueda profundizar. ¿Tienes algún problema con este tipo de divulgación? ¿Que te parece “odio”? ¿Y qué cojones importaría eso — si fuera cierto? Es bastante extravagante pensar que alguien “odie” una lengua. Pero la acusación es muy estúpida, porque siempre se puede acusar a la opinión contraria de tener el sentimiento contrario. ¿Crees que el amor acerca más a la realidad que el odio? ¡Vaya empanada que llevas! Más parece lo contrario; que el que acusa de sentimientos a los demás es quien está siendo arrastrado por ellos.

Resumiendo. Si quieres acusarme de sentimientos, eres muy libre. Pero irrelevante. Si quieres aportar a la discusión, eres igualmente libre de hacerlo. La diferencia es que en ese caso podrías estar haciendo algo de utilidad.

– por algun (sic) trauma infantil o porque el euskera es tan dificil (sic) que nunca llegaste a aprenderlo.

Hay aproximadamente unas 6.500 lenguas que no he llegado a aprender. Unas pocas, como el griego clásico, me dan pena. Porque aportan cultura. Pero el vascuence no está entre ellas. Supongo que piensas que tengo algo parecido a un deber moral al respecto. Yo en cambio soy de la opinión de …

¿Pasa algo?

– Lo que es cierto es que blogs como este y gente como tu (sic), lo unico (sic) que consigue es que mucha gente se sienta cada vez mas lejos de lo “español”.

¿Y por qué diablos me iba a importar a mi de qué te sientes tú lejos o cerca? Yo mismo no me siento especialmente cercano de lo español, y definitivamente me la suda lo que quiera sentir cada cual. Tiendo a preferir que los sentimientos se los meta cada uno por do le quepan, y los deje en casa. Una estrategia que normalmente se solía considerar muy frecuente entre los vascos, y distintiva de ellos dentro de la península. ¿En Baracaldo es diferente? Pareces un revuelto de sentimientos. Como un cante jondo. Y eso muy vasco no suena, la verdad. Vascos de piedra blindada, decía Miguel Hernández. ¡Cómo cambian los tiempos!

Enlace. La entrada que parece ser el origen de las cuitas de este “Pelayo”:

En Nada es Gratis, una serie de docentes de la Facultad de Economía protestan por la exigencia de valenciano:

El razonamiento es el obvio, y el título lo dice todo. Pero el artículo también muestra hasta que punto los firmantes son culpables de lo que denuncian. Aparentemente no se dan cuenta, y por eso puede merecer la pena señalarlo.

Explican:

Uno de los objetivos de la Universitat de València, según reza en sus Estatutos (artículo 6.3), es la consecución de un uso normalizado de su lengua propia (la lengua valenciana), “esto es, el desarrollo de todas las funciones sociolingüísticas como lengua moderna.”

Y proclaman:

Desde el más profundo respeto tanto a la lengua y a la cultura valenciana como al objetivo de su fomento por parte de la Universitat de València,

Problema. Según su misma cita, el objetivo de la Universidad de Valencia no es el del simple “fomento” de la lengua valenciana, sino el de “la consecución de un uso normalizado de su lengua propia”. Y es completamente normal que se considere que los miembros más o menos fijos de la universidad conozcan “su lengua propia”, para que esta esté “normalizada”. Si no, no sería “su lengua propia”, sino una más de las lenguas que se hablan.

Tienen razón en todo lo que denuncian.

  1. Menos profesores para elegir, para buscar calidad.
  2. Favorece la endogamia, problema ya muy grave en la universidad española.
  3. Atenta contra la no discriminación en función de la lengua, que figura también en los estatutos de la Universidad de Valencia
  4. No hay una discriminación lingüística de los que prefieren clases en valenciano; 22,3%, frente a una demanda de clases en castellano del 63,6%. La oferta es del 34% en valenciano y el 57% en castellano.

Pero siendo todo eso muy cierto, es indiferente para el objetivo -que parecen aceptar implícitamente- del “uso normalizado de su lengua propia (la lengua valenciana)”. No se puede querer todo. Si juegas  “normalizar su lengua propia”, no juegas a calidad, ni a exogamia, ni a no discriminación. Normalizar es, precisamente, discriminar. Y la preferencia de la peña es también indiferente del todo. Normalizar no es poder elegir, sino poder dar por saco.

O sea, mejor sería que estos ilustres académicos protestones de la Universidad de Valencia se enteren de dónde viene el problema que denuncian. Lo demás son flores al viento.

La noticia la da el Diario Vasco (Grupo Vocento).

diariovasco-euskera-francia

Traducción:

Guipuzkoa: Guipúzcoa.

Euskera: vascuence.

Iparralde: País Vasco francés.

Estatus legal: tontería con las lenguas marginales.

Por un voto: mira que es mala baba.

Estado francés: Francia

He intentado leer el asunto en algún medio no influenciado por el ambiente de subnormalidad local, sea en inglés o en francés, pero no he encontrado nada. Se ve que fuera de Vasquilandia, el orbe no está muy interesado en las vicisitudes de las lenguas marginales en Francia. Y es una pena porque lo del Diario Vasco no es exactamente fácil de entender. Y definitivamente muestra opinión exclusiva de parte. De La Parte.

Cosa curiosa, porque si en la Asamblea Nacional ha habido una votación, y no la ha ganado La Parte (del Grupo Vocento), debe querer decir que hay dos opiniones enfrentadas. Y tenemos que tratar de imaginar la discusión a través de sólo lo que dice La Parte. Harto difícil, dada la falta de racionalidad de sus miembros. ¡En el país del racionalismo!

Dos ejemplos:

Dice el Grupo Vocento:

Las miles de personas que todavía se expresan en una de las 75 lenguas minoritarias autóctonas en Francia tendrán que seguir dependiendo de iniciativas populares para fomentar el uso de estas lenguas, condenadas a limitarse al ámbito privado.

Si el “ámbito privado” es el ámbito no oficial, se están lamentando de que esas lenguas se vean limitadas al 99 por ciento del ámbito de cualquier lengua. Por poner un ejemplo, el inglés es una lengua exactamente producto exclusivo del “ámbito privado”.  No hay ninguna incompatibilidad entre la limitación al ámbito privado y la pujanza de una lengua.

Y las personas que se expresan en esas lenguas marginales además del francés, dependerán de la iniciativa privada sólo si están interesadas en fomentar su uso. Pero no hay ninguna ley de la naturaleza que diga que el usuario de una segunda lengua minoritaria tenga que estar interesado en fomentar su uso. Tan claro, como que el mismo diario pone dos ejemplos en el mismo artículo. Uno de ellos, Manuel Valls.

Y un militante “occitanista” …

… califica la maniobra del PSF de autentico escándalo y denuncia que un diputado de extrema izquierda tache de “locos” a los defensores de las lenguas regionales. “¿Acaso están locos el primer ministro Manuel Valls, la exministra de Justicia Christiane Taubira y muchos diputados por hablar en su esfera privada en otra lengua que el francés?

Querido Grosclaude: El que llama “locos” a los que quieren un estatus oficial para las lenguas marginales, NO está llamando locos a los que, hablándolas, no piden ese estatus. Por ejemplo, los dos que acabas de citar. Le llaman lógica. Pero igual es que el “occitanismo” pervierte el raciocino tanto como el “vascuencismo”.

Y esto es todo lo que explica el Grupo Vocento sobre la interesante discusión. Dos paridas manifiestamente subnormales — que presenta y viste como si fueran normales.

Añado. Francia firmó, pero nunca ha ratificado, la Carta Europea de las Lenguas Marginales. Deben andar siempre enredando con el asunto. Algunos partidos prometen hacerlo en todas las elecciones, muy significadamente el PSF. Pero luego, naina. Tienen un chollo. El artículo dos de su constitución dice que “la lengua de la República es el francés”. Como decía el artículo 4 de la República Española (“el castellano es el idioma oficial de la República”) [–>]. Y claro; resulta que la democracia española actual es la “etnicida”, y la “facha”. A pesar de que le pone un altar a cada lengua marginal que se encuentra en el camino.

Resumen. Al contrario de lo que opina el Grupo Vocento, los listos son los franceses. Y a pesar de que ese grupo de comunicación, tan franquista cuando vivía Franco, le pretenda dar lecciones de “democracia” a la República Francesa. Somos un ejemplo insuperable de que hay tonterías con las que es mejor no empezar. Ni medio pasito, y así no tienes ni medio problema.

Para más artículos de la sección Maldito Vascuence, clic en su imagen.

Vascuence por saco

 

Parece que no sale gratis eso de ser la raza / etnia / cultura (ejem) / prodigio más antiguo de la galaxia. O por lo menos de Europa. Hace que no se te entienda. Pero no por hablar en vascuence; es normal que esa lengua no la entienda nadie. ¿Para que? No; lo preocupante es que no se les entiende en román paladino.

Un nuevo fenómeno del nacionalismo vasco, que hasta ahora no teníamos en el radar, ha pronunciado unas palabras misteriosas sobre terrorismo en París. A cuenta, claro, de los últimos atentados; y claro, de ETA. A un periodista de El Periódico [–>]. Estaba en una feria de seguridad, y es el viceconsejero del GV de la materia.

Todo es terrorismo, pero ETA trataba, entre comillas, de respetar el entorno general, pero esta gente no, les da igual todo el que se encuentren delante y consideran su enemigo a todo el que no piense como ellos.

Es importante que haya unidad, que se dé una misma respuesta, que no haya diferentes frentes

El Correo recogió la historia [–>]

josu-zubiaga-y-su-entorno

Y el vice ha debido sentirse en la obligación de explicarse [–>]. O de aclararlo.  El vascuence, supongo. Dice que sus palabras se “han sacado de contexto”. ¿Del contexto de la “lengua propia”?

A lo que se refería en realidad era a que «el terrorismo yihadista y el de ETA son diferentes y las formas de prevención y protección también». «Con ETA se podía establecer cuáles eran los colectivos con más riesgo»

Mientras que «los yihadistas están atacando no solo a los que no piensan como ellos sino a la población en general», por lo que «el riesgo es global». Lo que está claro, en su opinión, es que «el objetivo de ambos es alarmar y aterrorizar a la población».

Supongamos que en vascuence es normal tener que aclarar que cuando se dice que “esta gente” (los yihadistas) “consideran su enemigo a todo el que no piense como ellos”, se debe entender que “están atacando no solo a los que no piensan como ellos sino a la población en general”. De lo que debemos concluir que ETA respetaba el entorno, entre comillas -dice-, porque no les daba igual todo el que se encontraran por delante, sino que se limitaban a los que no pensaban como ellos. Que hace una gran diferencia, como se ve. Los yihadistas consideran su enemigo a todos los que no piensan como ellos, mientras que los etarras consideran su enemigo a todos los que no piensan como ellos. ¡Es la hostia el vascuence!

Venga, un esfuerzo. Que se puede entender el significado de “respetar el entorno” en una lengua más antigua que homo sapiens. Y que hay una diferencia importante, aunque los dos tengan el exacto mismo esquema para clasificar a los enemigos prescindibles. Es fácil. Los que “no piensan como” yihadistas -esto es, los infieles- son muchísimos en Europa. Vaya, casi todos. Mientras que los que “no piensan como” los etarras no son muchos mas de la mitad en Vasquilandia. Y entonces, es inevitable: “Son diferentes y las formas de prevención y protección también. Con ETA se podía establecer cuáles eran los colectivos con más riesgo”. Y con los yihadistas, no.

Queda un margen de duda. ¿En vascuence, el “entorno” significa más o menos la mitad de la población, y eso respetaba ETA? No es lo mismo aterrorizar a la mitad de la población que a toda. ¿O el “entorno” significa los que piensan como el buen Josu Zubiaga, y por eso era una gran tranquilidad que fuera respetado? En el  primer caso se hace cuesta arriba tratar de discernir la línea que separa entorno de no-entorno. En el segundo, no; el entorno es la manera vascuence de decir el ambiente, la cuerda, la peña, o nosotros.

También puede ser que no hayamos pillado el contexto, porque venía en vascuence, y el vice se ha tenido que traducir a una lengua “no propia”. Sugerencia: Sería mejor que sólo se expresen en su “lengua propia”. No nos importa no entenderles. Alternativamente, podrían pagar traductores profesionales. Con todo lo que le dedican a la ingeniería del vascuence sería una minucia. Y tendríamos el contexto adecuado.

Agradecimientos:

respetar-el-entorno

Visto queda, Oscar.

Euskonomics II

mil-euros-o-vascuence

La viceconsejería de Política Lingüística ha encargado (pagando con tu dinero) un estudio pionero en el mundo (o sea, completamente extravagante) sobre el peso del vascuence en el PIB de Vasquilandia. Lo comentábamos ayer [–>] y veo que también lo sacó El Mundo.

Tiene guasa, porque uno de los secretos mejor guardados de Vasquilandia era precisamente el precio de la monada del vascuence. Y ahora lo sabemos. El 4,2% del PIB son unos 2.500 millones. algo más. Que entre poco más de dos millones de antropomorfos supone más de mil euros por cabeza (con o sin cerebro) y año. Más de mil euros al año, colega. Y la inmensa mayor parte viene de los impuestos, porque está todo subvencionado.

La segunda parte tiene más guasa todavía. Porque dan por supuesto que una gran participación en PIB es algo estupendo. “Contribución a la economía”, le llaman. Que, según nos explicaba ayer Simón [–>], es como decir que lo que robaba Alí Baba era una gran contribución a la economía de su país, porque suponía un buen pico del PIB. O, en mi ejemplo también de ayer [–>], podrían afirmar que si se ponen a pintar las carreteras de colorines estarían haciendo una “gran contribución a la economía”.

A ver, Baztarrika, animal. Imagina un país donde la gente ya sabe “su” idioma “propio”. Vaya, que lo aprenden en la cuna, y tal. ¿Contribución al PIB? Cero patatero; las mamis y los papis no cobran por ese servicio. Bueno, luego habrá algunas clases en bachillerato sobre lengua y literatura “propias”, y alguien estudiará esa carrera. Imagina un 0,1% del PIB.

¿Dirías que ese idioma no contribuye apenas a la economía del país, porque la gente tiene la desgracia de saberlo por natural? ¿O dirías que es un país con una mayor riqueza que el tuyo, precisamente porque se puede ahorrar esa “contribución a la economía”, y dedicarla a otros menesteres de mayor fuste y necesidad. Por ejemplo, a economía productiva. ¿No será más bien que Vasquilandia desperdcicia el 4,2% del PIB en la chorrada del vascuence?

Repito, más de 2.500 millones al año. Me suena que es una cifra parecida a la que le calculaba Mikel Buesa al “pufo vasco” [–>]. O sea que, encima, la gracia del vascuence la está pagando el resto de España. Así también tengo yo “lengua propia”, no te jode. Si la pagan los tontos …

Y encima sirve para que los tontos tengan más dificultades en trabajar aquí, pero nosotros no allí. (En realidad eso no es bueno para nuestra economía, pero explicárselo a Baztarrika excede el propósito y las posibilidades de esta entrada).

La respuesta habitual es que es lo que quiere la gente, puesto que eso es lo que vota. Pero yo tengo mis dudas; el vascopiteco no es un animal que destaque por su inteligencia. Vale, si se paga con los impuestos del resto de los españoles, el de aquí sale beneficiado. Y por eso quiere vascuence.

¿Seguro? Imaginemos que se hiciera al revés.  Primero se crea la vaca mediante el robo consabido, o “pufo vasco”. 2.500 millones que les pimplamos a los tontitos del sur. Pero en vez de dedicarlos directamente a “contribuir a la economía”, se le pregunta a la peña: ¿Qué prefieres este año? ¿Vascuence, o nos repartimos mil y pico euros cada uno? No creo que haya mucha duda de la respuesta. Y además, el PIB iba a seguir exactamente igual, para estupefacción de Baztarrikas. Sólo que más repartido.

En fin, que ahora ya sabemos lo que cuesta la gracia, y quién la paga mayormente.

Vascuence por saco

Enlaces relacionados:

Partamos de la base de que mis conocimientos sobre economía son sub cero. Esto es, menos de los que se deberían tener para poderte considerar medianamente culto. Y me gustaría saber si algún economista es capaz de explicar “euskonomics” para nivel sub cero.

patxi-baztarrika¿Que qué es “euskonomics”? Una teoría que sostiene que el vascuence es un patrimonio. Y una industria que produce riqueza. Puedo poner el ejemplo de Patxi Baztarrika, simpático asno del que ya hemos hablado otras veces. Sobre ideas como Babel es una bendición, los intereses del multilingüísmo, u obligar a los funcionarios a usar, no solo saber, vascuence.

Pero Pachi no es un turista; lleva como toda a vida incrustado en diversos gobiernos vascos, dando por saco con el vascuence. Y los vascos ya se sabe que somos muy inteligentes y muy cuidadosos con el parné.

Así plantea Pachi las “euskonomics”.

euskonomics

En números de Pachi, la contribución del vascuence a la economía vasca es la siguiente.

– 46.000 empleos directos creados, y 14.000 más entre indirectos e inducidos.

– 4,5% del Valor Añadido Bruto de la zona.

– 4,2% del PIB del la zona.

Y no entiendo muy bien el significado. ¿Eso es “contribución”, o es desperdicio? Pondré un ejemplo para explicar mi dilema. Apartándonos del vascuence, para que no intervengan valores políticos ni sentimentales. Perspectiva.

Imaginemos dos planes económicos diferentes, de los que resultan los mismos números. Digamos el “plan Pachi” y el “plan B”.

El plan Pachi consiste en dar solución económica a un anhelo identitario. Los ciudadanos de Pachilandia quieren ser diferentes. Y a Pachi se le ha ocurrido que podría pintar las carreteras de verde fosforito. Sin duda, diferentes. Pero como los coches estropean mucho la pintura, hay que mantenerla. Y eso crea toda una industria de “fet diferencial” (como coño se diga en vascuence). Y al final, Pachi nos cuenta:

– 46.000 empleos directos creados, y 14.000 más entre indirectos e inducidos.

– 4,5% del Valor Añadido Bruto de la zona.

– 4,2% del PIB del la zona.

El plan B (enteramente imaginario) sería que la misma gente trabajara, por ejemplo, produciendo tontillos. Que son un invento reciente que sustituye las fijaciones hechas con tornillos, de forma que se producen más baratos y se instalan mucho más rápido. Y claro, muchos sectores industriales las compran, y no pocos desde fuera de Vasquilandia. Incluso desde China. Y nos dan los mismos números.

– 46.000 empleos directos creados, y 14.000 más entre indirectos e inducidos.

– 4,5% del Valor Añadido Bruto de la zona.

– 4,2% del PIB del la zona.

La pregunta sobre “euskonomics” a los economistas parece obvia. No entiendo si Pachi Bastarrica es un genio y ha inventado la riqueza sin productividad ni imaginación, y al alcance de cualquier idiota. O bien se trata del mayor gilipollas de toda la galaxia. ¿Pero cómo podría ser gilipollas integral un miembro de toda la vida del G.O.B.I.E.R.N.O V.A.S.C.O? Y es un problema muy grande, porque a primera vista  parecen dos países muy distintos el de las carreteras verdes que el de los tontillos. Muy distintos en nivel de riqueza, quiero decir. Pero están caracterizados por los mismos números. Según Pachi. ¿Cómo se digiere eso? ¿Nos ponemos todos a pintar las carreteras de verde fosforito; o le damos una patada en el culo a Pachi, y al vascuence?

Vascuence por saco

Me lo expliquen, plis. Y si tengo razón en que son diferentes niveles de riqueza con los mismos números, que se lo expliquen con otros números a Baztarrika. Pero no con el vascuence, sino con el ejemplo de las carreteras verde fosforito. Para no liarnos.

Agradecimientos. A Al, por la noticia y foto.

Añadido posterior (18:00). De comentarios en Twitter, la únicas respuestas que tengo son del tipo de señalar la parábola de la ventana rota [ingl. más completo –>] [esp]. Viene del Bastiat. Aquí en inglés [–>]. Me temo que Pachi no lo entiende, en ninguno de los dos idiomas. Las carreteras verdes no son cosas rotas. Sólo son ideas idiotas. Pero ponle valor a “idiota”.

Enlaces relacionados:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 979 seguidores