Nos cuenta The Guardian que hay un nuevo estudio que confirma que los océanos se están calentando rápidamente.

guardian-warming-rapidly

Problema: en el estudio no figura ninguna expresión que se pueda asociar a un calentamiento rápido de los océanos. Incluso si queremos ser bondadosos con el periódico, y admitimos adjetivos que no tengan que ver con la velocidad pero sí con cualquier idea de una cantidad positiva destacada (por ejemplo “fuerte”), sólo encontramos estos casos entre las 38 apariciones de “calentamiento”.

  • for instance: for the upper 100-m, IAP and Ishii show a strong warming for the global ocean (up to 1.6 × 1019 J/year), but EN4-GR10 shows a near-zero trend.
  • Within the 300–700-m layer, Ishii and EN4-GR10 show near-zero trend while IAP presents a strong warming which is largely due to the Southern Ocean and the Pacific Ocean (Fig. 7c, d).
  • This 0–100-m warming slowdown is accompanied with a large subsurface warming within 100–300-m

La última viene muy a cuento, porque el caso es que  “warming slowdown” y “warming hiatus” son las caracterizaciones del calentamiento que más veces figuran en el estudio.

Por lo demás es un trabajo bien interesante. No analizan la mayor o menor velocidad del calentamiento de los océanos, sino las diferencias que hay entre tres productos que miden ese calentamiento. Para examinar si son consistentes entre sí, y tratar de hacerse una idea sobre su fiabilidad. Llegan a la conclusión de que el calentamiento es fiable, pero que hay inconsistencias entre los tres sistema de análisis en la cuantificación del calentamiento del océano global y de las distintas cuencas oceánicas.

EL periódico debería haber dicho que el estudio confirma el calentamiento de los océanos (no hacía ninguna falta), y haberse abstenido de ninguna mención sobre la rapidez del asunto — que los autores ni siquiera contemplan.

El trabajo es muy completo, y analiza las diferencias entre productos tanto en las diferentes cuencas como a distintas profundidades. Desde 1970. Vamos a poner sólo un ejemplo. La medición que debería tener más calidad porque es la que tiene mayor cantidad de datos. Comparan esta vez los tres productos de calor del océano en la capa más superficial con dos productos de temperatura de superficie. En este caso desde 1983 porque una de las series de temperatura superficie es sólo desde entonces (usa satélites).

Los cuadros de la derecha de las barras verdes son las tendencias lineales por década, entre 1983 y 1998, y 1998 y 2012. Para separar la fase del “warming hiatus” del calentamiento anterior.

wang-2017-fig-9

Las dos barras verdes de la izquierda son las de temperatura de superficie (OI y ER), y las otras tres son las series de la capa más superficial (0 – 100 m.). Las diferencias en el cuadro de abajo (1998 – 2012) son bastante impresionantes. Hasta en el signo difieren.

De eso es de lo que va el estudio. Y por eso la presentación arranca así:

Se han encontrado inconsistencias en los cambios de contenido de calor del océano en diferentes análisis de la temperatura  del agua sub-superficial, especialmente en recientes estudios relacionados con el parón en el calentamiento global. Este hallazgo pone en cuestión la fiabilidad de los análisis de temperatura debajo de la superficie e incita a una más comprensiva comparación entre los análisis.

Y acaba así:

En general, nuestro estudio completa la comprensión de las variaciones de calor del mar observadas, y recomendamos una cuantificación cuidadosa de los errores en los análisis oceánicos.

Que The Guardian traduce: ¡Un nuevo estudio confirma que los océanos se calientan rápidamente! Lo que tiene bastante guasa porque el estudio no podría decir si los océanos se calientan de forma rápida o lenta; no es eso lo que analiza.

En todo caso es muy interesante, al margen de las diferencias que encuentra entre productos, y al margen de cómo muestra la carcajada en la que se ha convertido la prensa. Por ejemplo, el diferente comportamiento de cada cuenca oceánica apunta a una complejidad bastante apasionante. Pongamos un gráfico más para hacer boca:

Tasa de calentamiento en función de la profundidad, global y por cuencas, 1998 – 2012:

wang-2017-fig-8

O lo mismo, pero comparando las dos fases (1983 – 1998 / 1998 – 2012), y sólo global:

wang-2017-fases

Fuentes

El chiste del Guardian:

La URL tiene gracia. Separando, queda:

  • amp.theguardian.com
  • environment
  • climate-consensus-97-per-cent
  • 2017/jun/26
  • new-study-confirms-the-oceans-are-warming-rapidly

Y el no chiste de Wang, G., Cheng, L., Abraham, J. et al. en Clim Dyn (2017):

Agradecimientos, Pielke padre:

Ya sabéis la canción

Una ola de frío local nunca es enfriamiento global

Nunca, nunca, nunca.

Una ola de calor local siempre es calentamiento global.

Siempre, siempre, siempre.

Rosario Calores la canta muy bien en El País.

rosario-caliente

Y nos cuenta muchas cosas Rosario. Por ejemplo que vosotros, cerdos, sois una corte de “negacionistas” de Trump. Si pides y comparas datos, o -peor- si pides evidencia empírica, eres de Trump. Bueno, puede ser. Si lo dice El País debe tener algo de cierto. Pero hay otra pregunta que nunca conviene olvidar. ¿Eso es malo, o es bueno; y en qué se nota? Por que si la discriminación es preguntar para enterarse, igual es mejor ser de Trump que de Rosario. Podría ser. Podría producir más enterarse.

Habla de Phoenix. Han suspendido vuelos porque con el calor el aire es menos denso y algunos aviones iban fuera de límite. Ya había ocurrido en 1990, pero dice que ahora es más frecuente.

Vale, hablemos de Poenix. Dibujitos. James Hansen y otros estudiaron el efecto del calentamiento debido al crecimiento de las ciudades. No tiene nada que ver con el rollo del CO2. Y explica la corrección que le hacen a las lecturas de termómetros de ciudades para contrarrestar ese efecto y que sean homogéneas con las localidades rurales cercanas. Con la inmensa suerte de que elige dos ejemplos extremos, que son Tokyo ¡y Phoenix!hansen-et-al-1999-figure-3A la izquierda Tokyo, a la derecha Phoenix. Arriba las lecturas de termómetros; y abajo la corrección (línea continua) para evitar representar ese calentamiento no climático, junto a las estaciones rurales cercanas (línea discontinua). Ni en el ajustado ni en las rurales se ve un calentamiento y una temperatura distintas entre la primera y la segunda mitad del siglo.

Dicen Hansen y Cia:

The measured and adjusted temperature records for Tokyo and Phoenix are shown in Figure 3. These are among the most extreme examples of urban warming but they illustrate a human influence that can be expected to exist to some degree in all population centers. Tokyo warmed relative to its rural neighbors in both the first and second halves of the century. The true nonclimatic warming in Tokyo may be even somewhat larger that suggested in Figure 3 because some “urban” effect is known to occur even in small towns and rural locations [Mitchell 1953; Landsburg 1981]. The urban effect in Phoenix occurs mainly in the second-half of the century. The urban-adjusted Phoenix record shows little temperature change.

Traducido: EL calentamiento que ves en Phoenix no es por el “calentamiento global”, ni está relacionado con el clima; es un efecto de la urbanización.

Hansen sólo llega hasta el año 1999, pero es que desde entonces Phoenix no ha tenido ni años, ni junios más calientes.

phoenix-t-giss

phoenix-T-junio-GISS

A tomar por saco la bicicleta de los aviones y el Calentamiento Global Acojonante. Sí es un calentamiento local, y tan acojonante como ganas tengas.

Luego suelta muchas anécdotas Rosario, pero que no indican absolutamente nada. Hay una sequía, hay incendios. ¿Sí? ¿Y con qué comparamos para saber si es raro o no tanto? No, que no hace falta, que ya tenemos un cuento que mete mucho miedo. Estupendo.

Hay un dato en todo el artículo. Uno. No lo veo todavía en AEMET, pero ella es periodista de El País y habrá conseguido un avance.

Desde 1965 esta ha sido la primavera más cálida en España, con 1,7 grados más que la media habitual.

Como conocemos la media habitual de AEMET para Primavera (13,6ºC) podemos saber la media de 2017 (15,3ºC). Y lo podemos poner en el histórico.

aemet-primavera-2017

Es tan acojonante el calentamiento de la primavera en España, que desde el récord de1997 ha conseguido subir de 15,2ºC a 15,3ºC. O una décima de grado. Y si contamos también los años no récord, tienes un no calentamiento de la primavera en España durante 21 años. Con una cantidad insoportablemente mayor de CO2, según dicen. De 363 ppm a unas 406 ppm. Pero con efecto cero en la primavera en España.

aemet-primavera-T-ultimos-21

Es muy entretenido esto. Si quieren jugar a las anécdotas irrelevantes para acojonar, jugaremos. Hacer el cafre es muy divertido … para todos. Y pasamos de la ola de calor que abrasa a los “negacionistas”, a la ola de calor que derrite la última neurona de Rosario.

Fuentes.

Rosario:

NASA (para lo de Phoenix urbano / rural):

GISS (para lo de Phoenix moderno)

AMET:

NOAA (para el CO2)

Agradecimientos

Mi calentólogo cantamañanas favorito:

 

Luis (desde Florida)

Los sesgados medios son una parte importante de la guerra cultural que existe en EEUU. Y los bandos de esta guerra se pueden dividir en la forma que interpretan la Constitución. Los conservadores (republicanos) la interpretan de la forma que está escrita y los progresistas (demócratas) en muchos casos la consideran como algo absoleto, y casi todos en algo evolutivo que debe interpretarse de acuerdo a las condiciones del momento, por mucho que juren que van a cumplir con el documento.

Y en los últimos años hemos tenido dos líderes progresistas que son Obama y Hillary Clinton. Es imposible entender esta guerra sin saber en detalle el pasado de ambos. E importante saber que Hillary escribió su tesis de doctorado sobre Saul Alinsky, a quien admiraba. Y es también importante saber que Saul Alinsky escribió un libro titulado Reglas para Radicales y entre las dedicaciones hay una al primer radical contra el Establishment, Lucifer. Dichas reglas y el libreto se puede leer en la red. También ayuda saber que Hillary fue líder de los manifestantes a favor de los comunistas Black Panthers.

Obama fue hijo de un comunista de Kenia. Tuvo como mentor en su adolescencia a Frank Marshall Davis, comunista con tarjeta. Fue vecino y asociado de William Ayers, quien fue a la cárcel por poner una bomba en el Pentágono y nunca se arrepintió. Acudió a la iglesia del Rev Jeremiah Wright, un pastor de Teología de los Negros, quien se alegró del atentado 11-S, y gritó varias veces en un sermón “Dios maldiga EEUU”. También recibió fondos del líder libio Muammar Khadafi junto con el líder del Islam de EEUU Louis Farrrkhan, con quien tenía una relación muy buena. También hay que mencionar lo que dijo este líder musulmán: “Nuestro hermano fue “selected” antes de que fuera “elected”.  Y sabemos de otra frase muy significativa del terrorista William Ayers: “Evito la satisfacción instantánea de la postura radical, por el orgullo de realizar el objetivo radical”. Y esto se refiere a las tácticas, los discursos “light” y digeribles que usan para el pueblo. Obama utilizó las palabras Cambio y Esperanza y también dijo que iba a transformar de forma fundamental a EEUU. Pensándolo, es como querer transformar totalmente al Real Madrid o el Barcelona. No se ha ido sin intentar. En fin, se puede escribir mucho más.

Y en esta guerra cultural, los medios son imprescindibles para los progresistas, quienes lo son no tanto por confabulación como por afinidad. A veces ambos. Una generalidad: los periodistas vienen del sector de humanidades y típicamente viven con el ideal de cómo debería ser la sociedad y el mundo. Mientras que los de ciencias, típicamente observan el mundo como es y actúan en concordancia. Y hay muchísima evidencia a través de la historia sobre esta cooperación

Es de conocimiento general, que los reporteros de EEUU, el 80-90%  vota por el partido demócrata.

Abajo hay una serie de gráficos que muestran que los medios, excepto la FOX, son contrarios a Trump.

En este otro artículo se puede leer que los reporteros donaron $400.000 a Hillary y solo $14.000 a Trump

Todo esto no es por Trump.  Le pasó lo mismo a McCain en el 2008.

Y por si hay dudas y se piensa que el escrito es de un republicano, por lo tanto sesgado, doy dos pruebas de dos analistas demócratas y críticos de Trump que aseguran que los progresistas se encuentran en una creciente epidemia de intolerancia e hipocresía.

Y éste de abajo dice: Los medios tienen la tendencia de ignorar las historias de los americnos conservadores, mientras reportan lo que ocurre “bajo el arco histórico” progresista definido por Hillary y Obama. Oiga, es el analista de noticias de la CNN!!!

Byers admitted on CNN last Friday that the media has a tendency to ignore the stories of conservative Americans while reporting the “arc of history” from a progressive point of view. Byers explained. “The story we have largely been telling is a story that is more or less in step with the arc of history as defined by Barack Obama and Hillary Clinton.”

Otro caso claro es el asesinato de Seth Rich. Este joven era un analista de datos del Comité Nacional Democrático. A las 4:30 de la madrugada del 10 de julio fue asesinado por la espalda con varios tiros. La policía de Washington DC alegó que fue un robo. Pero Seth tenía todavía la cartera, el reloj y el teléfono. Los del hospital no quieren responder a ninguna respuesta. Un investigador privado dijo que un policía de la ciudad le dijo que se le había ordenado que no dijera nada. No se sabe si es el FBI o la policía el que posee el ordenador de Seth. Y Wikileaks está dando una recompensa de $20.000 por información sobre el caso, a la vez que Assange hace unas declaraciones insinuando que Seth había enviado miles de documentos a la organización. Hay otras organizaciones ofreciendo hasta $100.000 por información que pueda resolver el caso. Pero no es precisamente en Comité Nacional Democrático una de ellas la que lo hace, sino otros grupos y eso da lugar a muchas preguntas. El caso es que los medios tradicionales tratan las sospechas como fabricaciones conspiratorias, pero tampoco se ve por parte de la izquierda una agresiva intención de resolver el asesinato.

En adición, lo que hemos visto y leído en los últimos meses no es otra cosa que la supuesta “colusión” entre Trump y los rusos. Pero hay que tener en cuenta que a) colusión en sí no es un crimen. b) El tener contactos con potenciales enemigos detrás de las cortinas no es ilegal. c) Lo han hecho todos los presidentes desde Washington y d) Lo hizo Obama con los ayatolas de Irán. e) En 7 meses no han encontrado pruebas de nada ilegal. De esto estamos hasta las cejas.

Lo que sí es un crimen de verdad es espiar en ciudadanos americanos sin recurrir a un juez y “desenmascarar” sus nombres a diversas agencias por razones políticas. Eso ha ocurrido y hay pruebas. Y el Congreso ya ha obligado a presentarse al jefe de la CIA, John Brennan, la ex-directora de la Agencia de Seguridad Nacional, Susan Rice y la embajadora a la ONU Samantha Powers

Veremos en qué queda todo y cuánto de esto se escribe en España. Porque mucho de lo que se escribe allí, es “según el WaPo y el NYTimes o la CNN” que es parecido a enterarse en un periódico de Alabama sobre el “conflisto vasco” por algo escrito en el GARA.

Esa es mi experiencia

Hace unos meses, la prensa kindergarten empezó  a señalar  a algunos “periodistas youtubers“, y a las empresas anunciantes que aparecían en sus vídeos. Entre ambos no hay ninguna relación. Ni los anunciantes eligen los vídeos en los que sale su publicidad, ni los creadores pueden seleccionar los anuncios. Eso lo hace Youtube, y probablemente con una máquina. Y es el sistema ideal desde el punto de vista de la libertad e independencia del creador.

La protesta clásica de la izquierda con la prensa es que está dominada por unas pocas empresas (malditos capitalistas). Y que eso no es libertad de prensa, sino el dominio de la prensa por parte del capital. Una prensa sesgada, de origen, por el sistema mismo.

No es una mala crítica. Especialmente desde la tendencia a la concentración de los medios en pocos grupos. En pocas manos.  El problema es que la solución kindergarten es todavía peor. Poner, en lo posible, toda la prensa en una sola mano. ¡El gobierno! Sea por lo directo, prohibiendo el capital privado en los medios de comunicación; o sea por lo catalán, regando la prensa afín de dinero público — y a ver quién es el guapo que compite sin subvención.

Curiosamente, las modernidades y los internetes estaban haciendo desaparecer ese problema. Si tienes una(s) plataforma(s) de distribución de contenidos periodísticos que asignan los recursos publicitarios de una forma objetiva (máquina), por ejemplo en función de la audiencia y los suscriptores, tanto por la cantidad como por el tipo, has acabado con cualquier posible dominio de los capitalistas sobre las noticias. Porque -por ejemplo- Exxon no elige si su publicidad aparece en un vídeo “negacionista” del cambio climático, o en uno “afirmacionista”. Lo hace una máquina interpretando las preferencias de la audiencia. Y las va a interpretar bien, porque si no lo hace sería expulsada del mercado por otra máquina mejor a ese respecto.

Pues resulta que esto es un escándalo para el kindergarten. Era mentira que le preocupara la libertad de prensa, ni ninguna libertad. Lo que le interesa es el bozal. Y de ahí la campaña señalando a las empresas cuyos anuncios salían en vídeos de youtubers “inconvenientes”, sin ninguna intervención ni voluntad por parte de esas empresas. Resultado: empiezan a descender las ventas publicitarias de Youtube. Los anunciantes se acoquinan porque les señalan. Conclusión: Youtube decide “demonetizar” a los creadores marcados como “ofensivos” por el kindergarten, quitándoles la publicidad seleccionada de forma no arbitraria. Ahora los anunciantes tienen la posibilidad de elegir que su publicidad no aparezca en vídeos que no cuenten con el nihil obstat (1). Que es exactamente de lo que en teoría protestaba la izquierda: los capitalistas sesgando la creación periodística. Pero eso es lo que quieren en realidad, ante el horror de que pueda haber libertad. Después de todo los capitalistas son pocos, y son presionables mediante campañas.

Vamos a poner un ejemplo práctico. Nunca había hecho caso a este mundillo de youtubers. Soy más de palabra escrita que de imagen, y pensaba que se trataba de una producción para analfabetos funcionales. Una creación -digamos- LOGSE. Pero no es así. En algunos casos es justo lo contrario.

Mi ejemplo. Dave Rubin (The Rubin Report) es un periodista excelente. Sensato, razonable, sensible, y además tiene muchísimos puntos kindergarten. Es de izquierdas, judío y gay.  Y casca vídeos de entrevistas cercanos a la hora, totalmente imposibles para analfabetos juveniles. De alguna forma me recuerda a La Clave, aquel añorado programa eliminado por Felipe González.

Antes de ser “demonetizado” por Youtube, que suena a demonizado, Rubin tenía un negocio de prensa guapo. Puede hacer una entrevista por 5.000 dólares, contando el viaje, el cámara, y el editor del vídeo. Con un canal de 450.000 suscriptores, y visualizaciones de sus vídeos entre 50.000 y 1.000.000, imagina lo que da de sí. Por comparar, los periódicos nacionales españoles tienen una difusión (lectores diarios) entre 250.000 (La Razón) y 2.000.000 (El País).

rubin-report

Pero después de la demonización, con una entrevista magnífica a Ayaan Hirsi que cuesta 5.000 dólares, ingresa solamente 1.000. Porque Ayaan es una “extremista” que hace “un discurso de odio”, y a los capitalistas les da miedo.  O más bien Youtube decide, por la campaña del kindergarten, que a los capitalistas no les conviene esa asociación. Demonetización al canto. A pesar de las 135.000 visualizaciones que lleva ya, sólo consigue 1.000 putos dólares. 4.000 de pérdidas. Y por si acaso, vistas las querencias del autor, que no entiende que se pueda ser gay y aplaudir el islam como ideología política, Youtube demonetiza por defecto casi todo lo de Rubin. El contenido, para ser “amigable para el anunciante”, debe estar exento de “temas o eventos controvertidos” (2). ¿Y qué es controvertido? ¡Todo aquello de lo que proteste el kindergarten! Hay que joderse, porque la definición del buen periodismo es poder analizar desapasionadamente los temas controvertidos.

En serio, míralo si tienes tiempo:

También te puede interesar Oriente Medio, desde el punto de vista de una cristiana atea libia. También debería tener muchos puntos kindergarten. Vota a Al Gore antes que a Bush, es oscurita, es mujer, es feminista, y es atea. ¿Se puede pedir más? Pero con el islam hemos topado.

Los autores demonizados están intentando sobrevivir a base de aportaciones voluntarias de sus seguidores. Pero el kindergarten sabe bien que probablemente les han cerrado la boca a medio plazo.

Fuentes

Youtube:

Dave Rubin (los vídeos de arriba), y:

 

La foto de esta almeja gigante sobre coral es espectacular.

phoenix-is-clam-coral

Pero es más interesante el cuento, la lección. Es importante fijarse en los tiempos.

– En 2003 los investigadores declararon que el coral de Coral Castels, en Phoenix Islands, estaba muerto.

– En 2009 y 2012 la situación seguía igual.

– Pero en 2015, un equipo de biólogos marinos vio que había vida pululando en el coral. ¿Podría el -presumiblemente aun frágil- coral sobrevivir al año más caliente del registro? ¡Al récord monstruoso de temperatura!

– Este mes, un equipo de biólogos ha hecho una nueva expedición. Y desde el primer momento vieron que aquello está lleno de brillantes colores verdes y morados, signo indiscutible de vida. En palabras de uno de ellos:

Todo está simplemente espléndido.

Hasta aquí el cuento, que viene del siempre muy ortodoxamente alarmista New York Times.

Pero el cuento debería llevar a la lección que el kindergarten nunca aprenderá. Cuando te aseguran que el coral de no sé donde está muerto en tal porcentaje, y que es por el Calentamiento Global Acojonante, puede no ser cierto. No ser cierta ninguna de las dos afirmaciones, quiero decir. Ni muerto, ni por “cambio climático”. Este caso de Phoenix Islands nos dice que por lo menos hay que esperar doce o trece años para confirmarlo. Aunque lo diga el mismo prestigioso periódico, y aunque lo juren “los científicos”.

fake-news

Y si además te pasas por aquí con alguna frecuencia también podrás apreciar una llamativa circunstancia. Estos cabestros hablan siempre en nombre de “la ciencia”, pero eso en ningún modo significa que no haya otros científicos que propongan exactamente lo contrario. Por supuesto, presentando sus no menos enjundiosos estudios. Por ejemplo, los de la Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis), que este caso de Phoenix Islands parece apoyar con gran fuerza.

La tercera lección es que nunca te vas a enterar por la prensa que la hipótesis nos vamos a morir todos no es la única en curso. Pero sí es la única con permiso de circulación.

¿Hacen falta más síntomas para sospechar que te están largando un cuento?

Fuentes.

New York Times:

La Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis):

periodista-loro

Es algo que pasa constantemente, pero esta vez ya me ha llegado al alma. Estaba leyendo un ataque de sus compañeros a Richard Lindzen, tal vez el mejor físico atmosférico vivo. Van muy enfadados porque le ha escrito a Trump sobre el cuento del clima, y consideran su postura “inaceptable”. Alegan que va contra los esfuerzos de muchos grandes colegas. Literalmente.

Y el periodista de turno le llama a Lindzen a Paris para preguntarle sus ideas. Nos cuenta las respuestas, pero básicamente para explicarnos lo equivocadas que están. El problema es que lo único que muestra es una falta de cerebro estratosférica. Del periodista, claro.

Copiamos  y traducimos:

Lindzen dijo que sus colegas están equivocados – el planeta no ha mostrado ninguna tendencia de calentamiento que no se pueda atribuir a variación natural, aunque la NASA y otras agencias federales han concluido que 16 de los últimos 17 años más calientes del registro han ocurrido desde 2001.

¿Y el periodista del Boston Globe nunca ha aprendido ni los más básicos procesos de eso que llamamos pensar? ¿De dónde saca que los 150 años del registro de temperaturas muestran toda la variabilidad natural que puede tener el sistema climático? ¿De qué sirven 150 años si el sistema tuviera -como parece- ciclos del orden del milenio? No se le ocurre ni al que asó la manteca. Pero está harto de oír a los científicos alarmistas la cantinela de los X años más calientes del registro, y asume que eso es muy significativo. Y cuando oye a otro científico decir que el clima no muestra ningún calentamiento que no pueda ser natural, asume que debe estar equivocado. Con un par, y sin siquiera ponerse a pensar el mínimo que se le supone. Los años más calientes del registro no pueden significar nada sobre si es natural, o no,  si no sabes lo que hace la naturaleza por sí misma. Y para eso necesitas datos de las escalas en las que está operando la naturaleza.

Sigue:

Negó (Lindzen) que el mar esté subiendo a unos niveles peligrosos, aunque las mismas agencias hayan determinado que la tasa de subida global del mar en la última década ha sido casi el doble que la del siglo pasado y que es probable que se acelere.

Y pone un enlace a la web de la NASA en el que se afirma:

El nivel del mar global subió a unos 17 centímetros en el último siglo. Sin embargo la tasa de subida de la última década es casi el doble que eso.

¡Joder con los campeones! ¿Sin embargo? ¿No se le ocurre que no puedes comparar una década con diez; que cien años será el promedio de diez décadas con diferencias entre sí? ¿Que los promedios no suelen contener valores altos? ¿La tasa no varió el último siglo; no hubo décadas con la misma tasa que la de la última década? ¿Es algo sin precedentes?

¡Pues claro que no!

nivel-del-mar-subida-variable

Y no sólo hubo tasas similares (en realidad, mayores) durante una década, sino más de tres … seguidas. Estas cifras son un pelín distintas que las de la NASA (1,9 en lugar de 1,7 el siglo pasado) porque vienen de un estudio posterior (2014 en vez de 2006). Pero es lo mismo.

Joé, que sí; que esas agencias les están vacilando a los periodistas a placer. Pero si algo se le supone a un periodista es que sea un buen detector de vaciles, no un puto loro. Y así se cuenta el cuento del Cambio Climático Acojonante. Con altavoces en lugar de con neuronas, y dale vueltas a la noria.

Fuentes:

Boston Globe (David Abel):

Lindzen a Trump (en la plaza):

Nivel del mar (Jevrejeva et al 2014)

Los periodistas, o muchos de ellos, están mordiendo el anzuelo que les han tendido los gobiernos. Hay que controlar la opinión que circula por internet. A parecer, en estas elecciones USA han descubierto que por Facebook circulan “noticias falsas” y que la gente las reparte entre sus contactos.

Entrecomillo “noticias falsas” porque, a pesar de que se está escribiendo mucho del asunto, sobre todo en USA, no consigo distinguir si se refieren a noticias que contienen falsedades, o se refieren a noticias u opinión salidas de “falsos medios de comunicación”. Que tampoco definen. El nombre que más se suele citar es Breitbart [–>]. Y suena raro, porque tiene un ranking Alexa comparable a El País o El Mundo, y muy superior al del ABC. Y además usa periodistas de carrera — si es que le quieren dar importancia a eso.

La impresión es que les preocupan más lo que consideran falsos medios de comunicación. La falta de control. David Simas, jefe de la oficina de estrategia política de Obama:

Hasta hace poco, las instituciones religiosas, las universidades y los medios de comunicación establecían los parámetros del discurso aceptable, e iban desde lo impensable, lo radical, y lo que es aceptable en política.

Y la idea es muy razonable. Si quieres tomar las decisiones políticas mediante un debate y competencia de ideas, necesitas marcar en alguna medida el terreno de juego. Porque no puedes discutirlo todo, todo el rato,  y empezando desde cero. Eso no sería una discusión, sino un ruido formidable. Y ruido por ruido, no gana el que mejores razones expone, sino el que más capacidad tiene de gritar. En general, o la izquierda cafre, o la derecha cafre. Pero cafre en cualquier caso, por definición de gritar.

La teoría es que el problema lo ha causado internet. En concreto, las llamadas redes sociales. Con Facebook a la cabeza. Y no sé por qué Facebook en concreto, porque no practico. No tengo ni idea de cómo le llagan al usuario las “fake-news” en Facebook. Por lo que veo, algo como esto:

pope-endorses-trump-fake-news-wtoe5

Sin el aviso de “fake-news”, claro.

Y la teoría se basa en la idea las “cámaras de eco”. Le haces más caso a lo que quieres escuchar, y no importa de dónde venga.

Parece curioso que no importe de donde viene. No es muy natural. La gente normalmente tiene muy en cuenta quién dice algo a la hora de decidir hacer más o menos caso. Solía ser muy distinto “lo dice el periódico”, que “lo dice el tonto del pueblo”. Y en el ejemplo de arriba, el muy claro WTO5NEWS.com -que nunca habías oído mencionar- no es funcionalmente distinto que el tonto del pueblo. ¿Por qué iba a hacerle caso nadie a WTO5NEWS.com — o siquiera leerlo?  (De hecho el medio ni siquiera existe [–>], pero tampoco vamos a esperar que el facebookero medio compruebe eso).

Yo creo que las dos fuentes que estamos usando lo aclaran bastante bien.

Kiko Llaneras en El País:

El ascenso de Facebook ha coincidido con la caída de credibilidad de medios tradicionales. En 2005 el 51% de los americanos tenía mucha o bastante confianza en los medios de comunicación, según Gallup. Desde entonces la confianza ha caído al 32%. El desprestigio es mayor entre los conservadores: sólo un 14% confía en los medios.

Si el desprestigio es mayor entre los conservadores, quiere decir que es menor entre los demócratas. Esta es la encuesta de la que habla (clic).

gallup-confianza-prensa

Ahí no hay sólo un descenso notable de la credibilidad de la prensa. Hay un buen aumento del sesgo hacia la izquierda, tanto para los republicanos como para los independientes. ¿Es culpa de internet o de Facebook que la gente, y sobre todo la del centro y la derecha, no se fíe de la prensa? ¿No podría ser culpa de la prensa misma?

Obama citaba la universidad (la academia). Pero la universidad ha pasado en las últimas décadas de tener un sesgo hacia la izquierda de como dos a uno, a seis a uno. Y ese uno está mayormente en facultades técnicas, y en silencio. En ciencias sociales la desproporción se parece mucho más a doce contra uno. Eso no es un problema para Obama, por supuesto. Porque la izquierda tiene la verdad. Pero sí es un problema para los no-Obama, porque no se creen que la izquierda tenga la verdad. De hecho, lo observan.

Y respecto a las instituciones religiosas, un Papa de Potemos creo que lo dice todo.

También Obama lo dice todo, cuando se refiere al mismo problema:

“Idealmente, en una democracia, todo el mundo estaría de acuerdo que el cambio climático es consecuencia del comportamiento de hombre, porque eso es lo que nos dice el 99% de los científicos” nos dijo Obama. “Y entonces tendríamos un debate sobre cómo solucionarlo”.

…/…

“así que discutiríamos sobre los medios, pero habría una base de hechos que funcionaría para todos. Y ahora simplemente no tenemos eso”.

El problema es que Obama y el New Yorker [–>] están largando unas “fake-news” como la copa de un pino. Hechos falsos. Esto es lo que dice el 99% de los científicos, según la APS [–>]. Es a cuenta de la famosa dimisión de Hal Lewis por lo que llamó “el fraude pseudo-científico del cambio climático”.

La nota de prensa de la APS rechazó la caracterización de Lewis sobre el estado de la ciencia, afirmando:

“Sobre el cambio climático global, la APS puntualiza que virtualmente todos los científicos de reputación están de acuerdo en las siguientes observaciones: el incremento del dióxido de carbono en la atmósfera se debe a las actividades humanas; el dióxido de carbono es un excelente absorbente de infrarrojo, y por tanto su presencia en aumento en la atmósfera contribuye al calentamiento global; … En estos asuntos, la APS juzga que la ciencia está muy clara … A la luz de los significativos aspectos establecidos de la ciencia, la APS rechaza totalmente la afirmación del dr. Lewis de que el calentamiento global es un “timo” y un “fraude pseudocientífico”.

Por supuesto, la APS está mintiendo. No sobre lo que dicen todos los científicos respetables. Es cierto que lo dicen; pero eso también lo decía Lewis, que es muy muy respetable. Y todos los “negacionistas”. La crítica no era por esas dos afirmaciones irrelevantes, sino por considerar “incontrovertible” que cualquier calentamiento ha de causar un termagedón.

Decía Obama:

Una explicación del cambio climático de un Premio Nobel parece exactamente lo mismo en tu página de Facebook que el negacionismo de alguien pagado por los hermanos Koch.

El Premio Nobel Ian Giaever, también a cuenta de su dimisión de la APS por el cuento de cambio climático [–>]:

¿En la APS es OK discutir si la masa del protón cambia con el tiempo, y cómo se comportan los multi-universos, pero la evidencia del calentamiento global (el termagedón) es incontrovertible?

Merkel también lo tiene claro:

Merkel indicó que apoyaba medidas más fuertes para limitar estrictamente el discurso de odio en sus varias formas y descubrir nuevos medios para regular el complicado ecosistema de la información (y la desiformación) “online”.

Resumiendo. Puede ser que internet y las redes sociales hayan creado un “descontrol” de opinión pública, y con ello un ruido muy perjudicial e inmanejable. Pero también puede ser que una corriente de opinión haya invadido la prensa, la academia y las instituciones religiosas, y con ello estuviera creando una olla a presión al impedir el sano debate del resto de las idea que no tienen medio de expresión. En cuyo caso internet simplemente pasaba por ahí. Distinguir la causa del efecto no siempre es obvio ni fácil.

Fuentes.

El País:

New Yorker:

APS:

News Weekly:

WUWT:

Gallup: