Hace unos meses, la prensa kindergarten empezó  a señalar  a algunos “periodistas youtubers“, y a las empresas anunciantes que aparecían en sus vídeos. Entre ambos no hay ninguna relación. Ni los anunciantes eligen los vídeos en los que sale su publicidad, ni los creadores pueden seleccionar los anuncios. Eso lo hace Youtube, y probablemente con una máquina. Y es el sistema ideal desde el punto de vista de la libertad e independencia del creador.

La protesta clásica de la izquierda con la prensa es que está dominada por unas pocas empresas (malditos capitalistas). Y que eso no es libertad de prensa, sino el dominio de la prensa por parte del capital. Una prensa sesgada, de origen, por el sistema mismo.

No es una mala crítica. Especialmente desde la tendencia a la concentración de los medios en pocos grupos. En pocas manos.  El problema es que la solución kindergarten es todavía peor. Poner, en lo posible, toda la prensa en una sola mano. ¡El gobierno! Sea por lo directo, prohibiendo el capital privado en los medios de comunicación; o sea por lo catalán, regando la prensa afín de dinero público — y a ver quién es el guapo que compite sin subvención.

Curiosamente, las modernidades y los internetes estaban haciendo desaparecer ese problema. Si tienes una(s) plataforma(s) de distribución de contenidos periodísticos que asignan los recursos publicitarios de una forma objetiva (máquina), por ejemplo en función de la audiencia y los suscriptores, tanto por la cantidad como por el tipo, has acabado con cualquier posible dominio de los capitalistas sobre las noticias. Porque -por ejemplo- Exxon no elige si su publicidad aparece en un vídeo “negacionista” del cambio climático, o en uno “afirmacionista”. Lo hace una máquina interpretando las preferencias de la audiencia. Y las va a interpretar bien, porque si no lo hace sería expulsada del mercado por otra máquina mejor a ese respecto.

Pues resulta que esto es un escándalo para el kindergarten. Era mentira que le preocupara la libertad de prensa, ni ninguna libertad. Lo que le interesa es el bozal. Y de ahí la campaña señalando a las empresas cuyos anuncios salían en vídeos de youtubers “inconvenientes”, sin ninguna intervención ni voluntad por parte de esas empresas. Resultado: empiezan a descender las ventas publicitarias de Youtube. Los anunciantes se acoquinan porque les señalan. Conclusión: Youtube decide “demonetizar” a los creadores marcados como “ofensivos” por el kindergarten, quitándoles la publicidad seleccionada de forma no arbitraria. Ahora los anunciantes tienen la posibilidad de elegir que su publicidad no aparezca en vídeos que no cuenten con el nihil obstat (1). Que es exactamente de lo que en teoría protestaba la izquierda: los capitalistas sesgando la creación periodística. Pero eso es lo que quieren en realidad, ante el horror de que pueda haber libertad. Después de todo los capitalistas son pocos, y son presionables mediante campañas.

Vamos a poner un ejemplo práctico. Nunca había hecho caso a este mundillo de youtubers. Soy más de palabra escrita que de imagen, y pensaba que se trataba de una producción para analfabetos funcionales. Una creación -digamos- LOGSE. Pero no es así. En algunos casos es justo lo contrario.

Mi ejemplo. Dave Rubin (The Rubin Report) es un periodista excelente. Sensato, razonable, sensible, y además tiene muchísimos puntos kindergarten. Es de izquierdas, judío y gay.  Y casca vídeos de entrevistas cercanos a la hora, totalmente imposibles para analfabetos juveniles. De alguna forma me recuerda a La Clave, aquel añorado programa eliminado por Felipe González.

Antes de ser “demonetizado” por Youtube, que suena a demonizado, Rubin tenía un negocio de prensa guapo. Puede hacer una entrevista por 5.000 dólares, contando el viaje, el cámara, y el editor del vídeo. Con un canal de 450.000 suscriptores, y visualizaciones de sus vídeos entre 50.000 y 1.000.000, imagina lo que da de sí. Por comparar, los periódicos nacionales españoles tienen una difusión (lectores diarios) entre 250.000 (La Razón) y 2.000.000 (El País).

rubin-report

Pero después de la demonización, con una entrevista magnífica a Ayaan Hirsi que cuesta 5.000 dólares, ingresa solamente 1.000. Porque Ayaan es una “extremista” que hace “un discurso de odio”, y a los capitalistas les da miedo.  O más bien Youtube decide, por la campaña del kindergarten, que a los capitalistas no les conviene esa asociación. Demonetización al canto. A pesar de las 135.000 visualizaciones que lleva ya, sólo consigue 1.000 putos dólares. 4.000 de pérdidas. Y por si acaso, vistas las querencias del autor, que no entiende que se pueda ser gay y aplaudir el islam como ideología política, Youtube demonetiza por defecto casi todo lo de Rubin. El contenido, para ser “amigable para el anunciante”, debe estar exento de “temas o eventos controvertidos” (2). ¿Y qué es controvertido? ¡Todo aquello de lo que proteste el kindergarten! Hay que joderse, porque la definición del buen periodismo es poder analizar desapasionadamente los temas controvertidos.

En serio, míralo si tienes tiempo:

También te puede interesar Oriente Medio, desde el punto de vista de una cristiana atea libia. También debería tener muchos puntos kindergarten. Vota a Al Gore antes que a Bush, es oscurita, es mujer, es feminista, y es atea. ¿Se puede pedir más? Pero con el islam hemos topado.

Los autores demonizados están intentando sobrevivir a base de aportaciones voluntarias de sus seguidores. Pero el kindergarten sabe bien que probablemente les han cerrado la boca a medio plazo.

Fuentes

Youtube:

Dave Rubin (los vídeos de arriba), y:

 

La foto de esta almeja gigante sobre coral es espectacular.

phoenix-is-clam-coral

Pero es más interesante el cuento, la lección. Es importante fijarse en los tiempos.

– En 2003 los investigadores declararon que el coral de Coral Castels, en Phoenix Islands, estaba muerto.

– En 2009 y 2012 la situación seguía igual.

– Pero en 2015, un equipo de biólogos marinos vio que había vida pululando en el coral. ¿Podría el -presumiblemente aun frágil- coral sobrevivir al año más caliente del registro? ¡Al récord monstruoso de temperatura!

– Este mes, un equipo de biólogos ha hecho una nueva expedición. Y desde el primer momento vieron que aquello está lleno de brillantes colores verdes y morados, signo indiscutible de vida. En palabras de uno de ellos:

Todo está simplemente espléndido.

Hasta aquí el cuento, que viene del siempre muy ortodoxamente alarmista New York Times.

Pero el cuento debería llevar a la lección que el kindergarten nunca aprenderá. Cuando te aseguran que el coral de no sé donde está muerto en tal porcentaje, y que es por el Calentamiento Global Acojonante, puede no ser cierto. No ser cierta ninguna de las dos afirmaciones, quiero decir. Ni muerto, ni por “cambio climático”. Este caso de Phoenix Islands nos dice que por lo menos hay que esperar doce o trece años para confirmarlo. Aunque lo diga el mismo prestigioso periódico, y aunque lo juren “los científicos”.

fake-news

Y si además te pasas por aquí con alguna frecuencia también podrás apreciar una llamativa circunstancia. Estos cabestros hablan siempre en nombre de “la ciencia”, pero eso en ningún modo significa que no haya otros científicos que propongan exactamente lo contrario. Por supuesto, presentando sus no menos enjundiosos estudios. Por ejemplo, los de la Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis), que este caso de Phoenix Islands parece apoyar con gran fuerza.

La tercera lección es que nunca te vas a enterar por la prensa que la hipótesis nos vamos a morir todos no es la única en curso. Pero sí es la única con permiso de circulación.

¿Hacen falta más síntomas para sospechar que te están largando un cuento?

Fuentes.

New York Times:

La Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis):

periodista-loro

Es algo que pasa constantemente, pero esta vez ya me ha llegado al alma. Estaba leyendo un ataque de sus compañeros a Richard Lindzen, tal vez el mejor físico atmosférico vivo. Van muy enfadados porque le ha escrito a Trump sobre el cuento del clima, y consideran su postura “inaceptable”. Alegan que va contra los esfuerzos de muchos grandes colegas. Literalmente.

Y el periodista de turno le llama a Lindzen a Paris para preguntarle sus ideas. Nos cuenta las respuestas, pero básicamente para explicarnos lo equivocadas que están. El problema es que lo único que muestra es una falta de cerebro estratosférica. Del periodista, claro.

Copiamos  y traducimos:

Lindzen dijo que sus colegas están equivocados – el planeta no ha mostrado ninguna tendencia de calentamiento que no se pueda atribuir a variación natural, aunque la NASA y otras agencias federales han concluido que 16 de los últimos 17 años más calientes del registro han ocurrido desde 2001.

¿Y el periodista del Boston Globe nunca ha aprendido ni los más básicos procesos de eso que llamamos pensar? ¿De dónde saca que los 150 años del registro de temperaturas muestran toda la variabilidad natural que puede tener el sistema climático? ¿De qué sirven 150 años si el sistema tuviera -como parece- ciclos del orden del milenio? No se le ocurre ni al que asó la manteca. Pero está harto de oír a los científicos alarmistas la cantinela de los X años más calientes del registro, y asume que eso es muy significativo. Y cuando oye a otro científico decir que el clima no muestra ningún calentamiento que no pueda ser natural, asume que debe estar equivocado. Con un par, y sin siquiera ponerse a pensar el mínimo que se le supone. Los años más calientes del registro no pueden significar nada sobre si es natural, o no,  si no sabes lo que hace la naturaleza por sí misma. Y para eso necesitas datos de las escalas en las que está operando la naturaleza.

Sigue:

Negó (Lindzen) que el mar esté subiendo a unos niveles peligrosos, aunque las mismas agencias hayan determinado que la tasa de subida global del mar en la última década ha sido casi el doble que la del siglo pasado y que es probable que se acelere.

Y pone un enlace a la web de la NASA en el que se afirma:

El nivel del mar global subió a unos 17 centímetros en el último siglo. Sin embargo la tasa de subida de la última década es casi el doble que eso.

¡Joder con los campeones! ¿Sin embargo? ¿No se le ocurre que no puedes comparar una década con diez; que cien años será el promedio de diez décadas con diferencias entre sí? ¿Que los promedios no suelen contener valores altos? ¿La tasa no varió el último siglo; no hubo décadas con la misma tasa que la de la última década? ¿Es algo sin precedentes?

¡Pues claro que no!

nivel-del-mar-subida-variable

Y no sólo hubo tasas similares (en realidad, mayores) durante una década, sino más de tres … seguidas. Estas cifras son un pelín distintas que las de la NASA (1,9 en lugar de 1,7 el siglo pasado) porque vienen de un estudio posterior (2014 en vez de 2006). Pero es lo mismo.

Joé, que sí; que esas agencias les están vacilando a los periodistas a placer. Pero si algo se le supone a un periodista es que sea un buen detector de vaciles, no un puto loro. Y así se cuenta el cuento del Cambio Climático Acojonante. Con altavoces en lugar de con neuronas, y dale vueltas a la noria.

Fuentes:

Boston Globe (David Abel):

Lindzen a Trump (en la plaza):

Nivel del mar (Jevrejeva et al 2014)

Los periodistas, o muchos de ellos, están mordiendo el anzuelo que les han tendido los gobiernos. Hay que controlar la opinión que circula por internet. A parecer, en estas elecciones USA han descubierto que por Facebook circulan “noticias falsas” y que la gente las reparte entre sus contactos.

Entrecomillo “noticias falsas” porque, a pesar de que se está escribiendo mucho del asunto, sobre todo en USA, no consigo distinguir si se refieren a noticias que contienen falsedades, o se refieren a noticias u opinión salidas de “falsos medios de comunicación”. Que tampoco definen. El nombre que más se suele citar es Breitbart [–>]. Y suena raro, porque tiene un ranking Alexa comparable a El País o El Mundo, y muy superior al del ABC. Y además usa periodistas de carrera — si es que le quieren dar importancia a eso.

La impresión es que les preocupan más lo que consideran falsos medios de comunicación. La falta de control. David Simas, jefe de la oficina de estrategia política de Obama:

Hasta hace poco, las instituciones religiosas, las universidades y los medios de comunicación establecían los parámetros del discurso aceptable, e iban desde lo impensable, lo radical, y lo que es aceptable en política.

Y la idea es muy razonable. Si quieres tomar las decisiones políticas mediante un debate y competencia de ideas, necesitas marcar en alguna medida el terreno de juego. Porque no puedes discutirlo todo, todo el rato,  y empezando desde cero. Eso no sería una discusión, sino un ruido formidable. Y ruido por ruido, no gana el que mejores razones expone, sino el que más capacidad tiene de gritar. En general, o la izquierda cafre, o la derecha cafre. Pero cafre en cualquier caso, por definición de gritar.

La teoría es que el problema lo ha causado internet. En concreto, las llamadas redes sociales. Con Facebook a la cabeza. Y no sé por qué Facebook en concreto, porque no practico. No tengo ni idea de cómo le llagan al usuario las “fake-news” en Facebook. Por lo que veo, algo como esto:

pope-endorses-trump-fake-news-wtoe5

Sin el aviso de “fake-news”, claro.

Y la teoría se basa en la idea las “cámaras de eco”. Le haces más caso a lo que quieres escuchar, y no importa de dónde venga.

Parece curioso que no importe de donde viene. No es muy natural. La gente normalmente tiene muy en cuenta quién dice algo a la hora de decidir hacer más o menos caso. Solía ser muy distinto “lo dice el periódico”, que “lo dice el tonto del pueblo”. Y en el ejemplo de arriba, el muy claro WTO5NEWS.com -que nunca habías oído mencionar- no es funcionalmente distinto que el tonto del pueblo. ¿Por qué iba a hacerle caso nadie a WTO5NEWS.com — o siquiera leerlo?  (De hecho el medio ni siquiera existe [–>], pero tampoco vamos a esperar que el facebookero medio compruebe eso).

Yo creo que las dos fuentes que estamos usando lo aclaran bastante bien.

Kiko Llaneras en El País:

El ascenso de Facebook ha coincidido con la caída de credibilidad de medios tradicionales. En 2005 el 51% de los americanos tenía mucha o bastante confianza en los medios de comunicación, según Gallup. Desde entonces la confianza ha caído al 32%. El desprestigio es mayor entre los conservadores: sólo un 14% confía en los medios.

Si el desprestigio es mayor entre los conservadores, quiere decir que es menor entre los demócratas. Esta es la encuesta de la que habla (clic).

gallup-confianza-prensa

Ahí no hay sólo un descenso notable de la credibilidad de la prensa. Hay un buen aumento del sesgo hacia la izquierda, tanto para los republicanos como para los independientes. ¿Es culpa de internet o de Facebook que la gente, y sobre todo la del centro y la derecha, no se fíe de la prensa? ¿No podría ser culpa de la prensa misma?

Obama citaba la universidad (la academia). Pero la universidad ha pasado en las últimas décadas de tener un sesgo hacia la izquierda de como dos a uno, a seis a uno. Y ese uno está mayormente en facultades técnicas, y en silencio. En ciencias sociales la desproporción se parece mucho más a doce contra uno. Eso no es un problema para Obama, por supuesto. Porque la izquierda tiene la verdad. Pero sí es un problema para los no-Obama, porque no se creen que la izquierda tenga la verdad. De hecho, lo observan.

Y respecto a las instituciones religiosas, un Papa de Potemos creo que lo dice todo.

También Obama lo dice todo, cuando se refiere al mismo problema:

“Idealmente, en una democracia, todo el mundo estaría de acuerdo que el cambio climático es consecuencia del comportamiento de hombre, porque eso es lo que nos dice el 99% de los científicos” nos dijo Obama. “Y entonces tendríamos un debate sobre cómo solucionarlo”.

…/…

“así que discutiríamos sobre los medios, pero habría una base de hechos que funcionaría para todos. Y ahora simplemente no tenemos eso”.

El problema es que Obama y el New Yorker [–>] están largando unas “fake-news” como la copa de un pino. Hechos falsos. Esto es lo que dice el 99% de los científicos, según la APS [–>]. Es a cuenta de la famosa dimisión de Hal Lewis por lo que llamó “el fraude pseudo-científico del cambio climático”.

La nota de prensa de la APS rechazó la caracterización de Lewis sobre el estado de la ciencia, afirmando:

“Sobre el cambio climático global, la APS puntualiza que virtualmente todos los científicos de reputación están de acuerdo en las siguientes observaciones: el incremento del dióxido de carbono en la atmósfera se debe a las actividades humanas; el dióxido de carbono es un excelente absorbente de infrarrojo, y por tanto su presencia en aumento en la atmósfera contribuye al calentamiento global; … En estos asuntos, la APS juzga que la ciencia está muy clara … A la luz de los significativos aspectos establecidos de la ciencia, la APS rechaza totalmente la afirmación del dr. Lewis de que el calentamiento global es un “timo” y un “fraude pseudocientífico”.

Por supuesto, la APS está mintiendo. No sobre lo que dicen todos los científicos respetables. Es cierto que lo dicen; pero eso también lo decía Lewis, que es muy muy respetable. Y todos los “negacionistas”. La crítica no era por esas dos afirmaciones irrelevantes, sino por considerar “incontrovertible” que cualquier calentamiento ha de causar un termagedón.

Decía Obama:

Una explicación del cambio climático de un Premio Nobel parece exactamente lo mismo en tu página de Facebook que el negacionismo de alguien pagado por los hermanos Koch.

El Premio Nobel Ian Giaever, también a cuenta de su dimisión de la APS por el cuento de cambio climático [–>]:

¿En la APS es OK discutir si la masa del protón cambia con el tiempo, y cómo se comportan los multi-universos, pero la evidencia del calentamiento global (el termagedón) es incontrovertible?

Merkel también lo tiene claro:

Merkel indicó que apoyaba medidas más fuertes para limitar estrictamente el discurso de odio en sus varias formas y descubrir nuevos medios para regular el complicado ecosistema de la información (y la desiformación) “online”.

Resumiendo. Puede ser que internet y las redes sociales hayan creado un “descontrol” de opinión pública, y con ello un ruido muy perjudicial e inmanejable. Pero también puede ser que una corriente de opinión haya invadido la prensa, la academia y las instituciones religiosas, y con ello estuviera creando una olla a presión al impedir el sano debate del resto de las idea que no tienen medio de expresión. En cuyo caso internet simplemente pasaba por ahí. Distinguir la causa del efecto no siempre es obvio ni fácil.

Fuentes.

El País:

New Yorker:

APS:

News Weekly:

WUWT:

Gallup:

 

El alarmismo climático, que estaba terminalmente deprimido con la victoria de Trump, está queriendo soñar con un cambio de postura por parte del próximo presidente. Lo que no deja de ser curioso, porque nadie dice que haya cambiado de opinión respeto de Hillary Clinton. Por mucho que haya pasado de ponerle a parir en campaña, a agradecerle los servicios prestados al país, una vez está en modo presidente.

Pero con el clima creen que ha cambiado:

trump-clima-motherjones

 

trump-clima-abc

 

trump-clima-cnn

Puede que tengan razón. O puede ser “wishful thinking”. Y también puede ser que los alarmistas se hayan creído sus propias mentiras sobre los famosos “negacionistas”. Porque todos los climatólogos críticos creen que hay alguna conexión entre el CO2 y el clima; y que hay “cambio climático”; y que alguna parte del cambio climático bien pudiera ser “manmade”. Todo lo que dicen es que se trata de un problema de cuantificación del efecto del CO2, entre inapreciable y problema; y de cuantificación de las medidas económicas propuestas. Y esto es, exactamente, lo que está diciendo Trump ahora.

Sí, sí puede entenderse un cambio de tono. Ha pasado de decir cosas del estilo del político cafre, como que se trata de un “invento chino” para trasladar la industria USA a Asia; a decir cosas razonables. Pero son precisamente las cosas razonables por las que los alarmistas llevan veinte años insultando y acosando a los científicos que llaman “negacionistas”. Y parece sorprendente que eso les consuele, porque es una postura mucho más peligrosa para sus intereses que la del cafre lanzado diciendo gansadas.

Todos esos titulares vienen de la misma entrevista con varios periodistas, hace un par de días. La GWPF tiene un transcripción completa:

En la que Trump demuestra estar relativamente bien informado, pero pasando olímpicamente de los detalles irrelevantes. Pillo algonos trozos.

Parece tener claro que hay muy buenos científicos en contra del cuento:

Hay un montón de gente muy preparada que está en desacuerdo contigo (con los alarmistas).

Aprecia bien las incertidumbres:

No estoy seguro de que nadie vaya a saberlo realmente jamás.

Sabe perfectamente lo que se desprende del Climategate, y que las lavanderías no lavaron nada:

Ya sé que dicen que tienen la ciencia de su lado, pero también hay esos horribles emails que se enviaban los científicos. ¿Dónde fue eso, en Ginebra o donde sea, hace cinco años? Terrible. Donde les pillaron, ¿sabes?; y cuando lo ves te preguntas de qué va todo esto.

No era en Ginebra, sino cuando Copenhague; pero hace bien en que esos detalles no le importen. Sí tiene muy claro lo relevante: horrible, terrible.

Le dan mucha importancia a una frase repetida varias veces: tengo una mente abierta. Pero una mente abierta no es lo que caracteriza a los alarmistas; necesitan justo lo contrario. Porque una mente abierta produce perspectiva, y Trump lo muestra con toda claridad:

Yo tengo definitivamente una mente abierta. Te digo esto: Un aire limpio es vitalmente importante. Agua limpia, agua cristalina, es vitalmente importante. La seguridad es vitalmente importante.

Tengo algunos magníficos campos de golf, muy exitosos. He recibido muchos premios medioambientales por lo que he hecho. He hecho una cantidad de trabajo tremenda y he recibido grandes números. A veces digo que yo soy realmente un medioambientalista, y alguna gente sonríe en algunos casos, y otros que saben entienden que es verdad. Mente abierta.

Espero que a los alarmistas no se les haya ocurrido pensar que Trump cree que el CO2 “ensucia” el aire. Y que comprendan el significado de “mente abierta”, que ha dejado bien claro: exitosos campos de golf.

Y sobre su aceptación de que el “cambio climático” es real, y tiene alguna conexión con el hombre pecador, también lo dice muy clarito:

Ahora mismo pienso … bien, creo que hay alguna conexión. Hay alguna, algo. Depende de cuánto. También depende de cuánto va a costar a nuestras empresas. Tienes que entender, nuestras empresas no son competitivas ahora mismo.

Lo podría haber firmado el mismísimo Dick Lindzen. ¿Cuántas décadas va a necesitar la prensa alarmista para enterarse de lo que dicen los científicos que llaman “negacionistas”?

Y sobre el acuerdo de Paris:

Voy a mirarlo.

Joé; si les consuela mucho que Trump vaya a mirarlo …

Dicho esto, no pretendo saber lo que hará Trump. Pero como “cambio”, lo del clima me parece un cambio comparable al de su opinión sobre Hillary. Modo campaña / modo presidente. ¿Qué esperaban; que le diera patadas al mobiliario?

Pero como soñar es gratis, yo también puedo:

Fuente, GWPF:

 

 

CSC nos contaba en los comentarios de otra entrada [–>]:

Hoy he oído en la COPE, no pongo el enlace al podcast porque no ha salido todavía, ha sido en la Linterna donde Jorge Alcalde (el de Quo) hablaba con un catedrático del clima (no se me ha quedado el nombre)…. Hablaban de un estudio publicado en Nature sobre el hielo donde decían que hace 2 millones de años la temperatura era 5 grados superior a la actual, con menos CO2 en la atmósfera que ahora…. luego han empezado con que en 200 años estaremos en ese nivel de temperatura, por culpa del CO2, y cuando le han preguntado al climatólogo que como podía ser que la tierra con menos CO2 estuviera más caliente, este ha dicho que eso es porque los orígenes de la tierra eran muy calientes, y claro hace 2 millones de años todavía quedaba calor residual….. me he quedado alucinado porque 2 millones de años en los más de 4.500 que tiene la tierra no me parecen relevantes a la hora de conservar mucho más calor que ahora.

Mañana si puedo busco el podcast y os pongo el enlace.

Y es cierto, puso el enlace. Clic (a partir minuto 7, aprox).

cope-jorge-olcina

Pero transcribo, para facilitar.

Tenemos lección de Conocimiento del Medio, con Jorge Alcalde, director de la revista Quo, y Jorge Olcina, que es nuestro catedrático del tiempo -catedrático de Geografía de la Universidad de Alicante.

… / …

Catedrático: Han descubierto que hace 2 millones de años la temperatura terrestre era cinco grados centígrados más alta que en la actualidad, y con una proporción de CO2 muy similar a la actual. Quizá un poquito inferior. Y claro el estudio, que acaba de publicarse en la revista Nature, explica que de seguir la proporción de emisiones que estamos lanzando a la atmósfera (*), dentro de dos siglos podría tener la temperatura terrestre esos cinco grados que ya tenía hace dos millones de años.

Periodista: ¿Si el CO2 era similar, qué está produciendo el calentamiento?

Catedrático: Porque el origen de la tierra era un origen cálido, por el propio surgimiento del planeta tierra, y ese calor se quedó confinado durante cientos (sic) de años  y claro, la temperatura era un poquito más elevada.

Hay tres puntos espectaculares, como señalaba CSC.

  1. Cinco grados más que ahora, hace dos millones de años.
  2. Nos vamos a achicharrar en seguida.
  3. La tierra se enfría a toda pastilla por dentro.

El artículo de Nature en cuestión es este. Clic. (Hay versión “libre” en sci-hub).

snyder-nature

De los tres puntos espectaculares, uno no viene del estudio. Y está fatal. Otro es un error que sí podría venir del estudio, pero en ese caso estaría muy mal interpretado (leído). Y el único que sí sale del estudio, y esta correctamente leído, resulta que ha sido ampliamente desacreditado y desmontado por los climatólogos alarmistas. ¡El mismo día de la publicación en Nature! Dos meses antes de la charla por la COPE.

3) Lo del enfriamiento interno de la tierra, para justificar distinta temperatura a igualdad de CO2, sale del coleto del catedrático. Pero basta pensar que si en dos millones de años el manto se hubiera enfriado como para justificar 5º menos en superficie, hace cien millones de años tendría una temperatura como para justificar 250 grados más en superficie. Y no hubiera habido vida — que sabemos que había bien abundante.

bichos-cretaceo

Fuente del dibujo: Allposters [–>]

1) El estudio NO dice que hace dos millones de años hubiera cinco grados más de temperatura.  De hecho sería un resultado muy llamativo, porque la visión general es que hay que retroceder seis millones para casi rozar cinco grados más que ahora, y doce millones para que sea verdaderamente esa temperatura. Wikipedia lo resume así:

wikipedia-temperature-earth

La línea rosa marca cinco grados más que ahora.

En realidad, lo que muestra el gráfico de temperatura de Snyder, hace dos millones de años, es un margen de confianza que va de cero a cinco grados más que ahora (-0,5 | +4,5). O sea que tanto vale decir cinco grados más que ahora, que decir la misma temperatura que ahora.

snyder-2016

2) Pero lo mejor es lo de que nos vamos a achicharrar de inmediato. En realidad Snyder no usa los últimos dos millones de años para calcularlo, y todavía tiene menos sentido lo del enfriamiento interno de la tierra del campeón de la COPE. Sólo usa los últimos 800.000 años. Entre otras cosas, porque no tiene mediciones de CO2 más atrás (ver gráfio anterior).

snyder-ecs.png

Pero con un cálculo que a cualquiera que estudie el clima le da la risa. Y mira que es fácil averiguarlo. Para cualquier noticia científica sorprendente sobre cambio climático, si uno quiere saber la opinión alarmista ortodoxa del asunto sólo tiene que ir a Real Climate. Que ejerce de blog “oficial” de lo más granado del alarmismo climático del IPCC. Clic.

gavin-on-snyder

Gavin es Gavin Schmidt, por supuesto. Y este no es más que uno de tantísimos “papers” que no debieran haber pasado el “peer-review”. Pero vete a explicarle a la prensa, y a los catedráticos, que hay bobadas que son demasiado fáciles de comprobar. Por muy bonitas que les resulten.

Todo el rato te encuentras con gente que proclama: -Que sí, que lo ha dicho por la radio (tele, periódico) un catedrático de la cosa; no era un periodista-. Vale, ¿y?

Nota (*): Para más INRI, el estudio no dice nada de seguir lanzando emisiones de CO2 a la atmósfera para alcanzar cinco grados más, como afirma el catedrático. Lo que dice es que lo que ya hemos emitido garantiza un calentamiento de cinco (entre 3º y 7º) grados, sin necesidad de emitir más.

Añadido posterior. La Tuitormenta de Haddock:

jorge-orcina-climua

jorge-orcina-tuitormenta-1

jorge-orcina-tutormenta-2

jorge-orcina-tuitormenta-3.png

Fuentes.

COPE:

Nature:

Real Climate (Gavin Schmidt):

Agradecimientos.

CSC:

Hay muchos que me preguntan si es cierto lo que están diciendo. Que el Ártico está super-caliente. ¡20 grados más caliente! Y que es el fin del mundo. Por ejemplo (clic):

north-pole-insane-warmer

Es un poco pasote seguir y contestar todas las bobadas de los alarmistas del clima. Cuando hace mucho más frío de lo normal en una región, los alarmistas dicen que es “local”, y que es meteó, no clima. Que el clima es la estadística de 30 años, y los vaivenes del tiempo son irrelevantes. Pero cuando el fenómeno es de calor, y no de frío, entonces ya la misma teoría no vale, y te lo ponen a toda pastilla en el Washington Post. Y la gente tragando. Bueno, los que les gusta esa mercancía averiada.

No quería hacerle más caso a este asunto. No lo merece. Pero como lo preguntan tantos, entro a leer el artículo. Y es acojonante. Como en Calentamiento Global Acojonante, pero en la versión Gente Acojonante. Mira el gráfico que ponen en el WaPo para mostrar el “calentamiento insano”:

super-hot

Me he limitado a añadir las rayas que señalan que lo mismo que hay 20ºC de más en el Ártico, también hay 20ºC de menos en Siberia. Y podemos corregir el titular de los cafres del clima:

siberia-insane-cooler

Y ahora, ¿podríamos dedicarnos a cosas que tengan algún interés? Una cosa es mirar lo que dicen los estudios científicos, de uno y otro lado, y otra cosa es seguir el mamoneo de la prensa. No merece la pena.

Añadido para los comentarios:

cc-reanal