aoc-chakrabarti

Chakrabarti hizo una revelación inesperada. “Lo interesante sobre el Green New Deal”, dijo, “es que en un principio no se trataba del clima en absoluto”. Ricketts recibió esta sorprendente idea con una atenta cara de póker. “Vosotros creéis que se trata de clima?, continuó Chakrabarti. “Porque nosotros realmente lo vemos como un cómo-cambias-la-economía-entera”.

Aunque los nombres probablemente no te suenen, esta vez no se trata de un académico más o menos cantamañanas vendiendo su libro. Era el primer contacto entre un candidato demócrata a la presidencia, en 2020, y el jefe de gabinete de una congresista. Y el Washington Post especifica: más que un jefe de gabinete al uso, se trata se trata del líder de un movimiento político.

Tan líder, como que el Green New Deal, y la misma Alexandria Ocasio-Cortez, son criaturas de Chakrabarti. Un niño tecnológico que, después de forrarse con start-ups en Sillicon Valley, se ha reconvertido en estratega político de la extrema izquierda millenial. Un Bernie Sanders con 33 años, pero más en plan de manejar los hilos y las marionetas que de ponerse en el atril. En la campaña de Sanders fue Director de Organización Tecnológica. Cuando acabó, fundó, junto a dos compañeros de aquel proyecto, un comité político. El Brand New Congress. Con la idea de ayudar a elegir a cientos de congresistas de esa línea política, a base de activismo comunitario y crowd-funding. Puede recordar a la idea del Tea Party, en versión kindergarten. O  Podemos, pero con cerebro y muy buenos programadores. Vaya, con Sillicon Valley detrás, en lugar de Roures.

De ahí salió Alexandria Ocasio-Cortez. El Brand New Congress fue un relativo fracaso, si se miran los números. En vez de cientos de candidatos, consiguieron reunir doce. Y de ellos, sólo Ocasio-Cortez superó las primarias, y la elección como congresista. A cambio, desde el punto de vista del impacto les ha ido muy bien. Han hecho nacer una estrella. Y se entiende muy bien el juego de palabras del titular del Washington Post. El Jefe de Cambio, en lugar del Jefe de Gabinete. Queda claro quién piensa y manda. Y no es la camarera del Bronx. Lo que ella ofrece es la “conexión” con los millenials, vía Twitter.

Así sintetiza Chakrabarti el Green New Deal, su criatura:

Significa presentar lo más ambicioso, atrevido, lo más grande que podamos, y entonces crear un movimiento alrededor de ello.

(La cita viene de Wikipedia [–>])

Y sigue la reunión con Ricketts, el candidato demócrata a la presidencia que basa su campaña en el “cambio climático”. No niega la idea del uso bastardo del cuento del clima, según recoge el Wapo:

“Sí,” dijo Ricketts. Luego dijo: “No.” Y entonces añadió: “Yo creo que es dual. Tanto desafiar lo que es existencial en el clima, como crear una economía que contenga más prosperidad. Más sostenibilidad en esa prosperidad – y una prosperidad más ampliamente compartida, igualdad y justicia”.

Y el periódico lo resume:

Movilización económica nacional. Justicia. Comunidad. Era un reconocimiento de lo lejos que ha llegado el movimiento progresista dentro del “establishment” de Washington. Todo es interseccional ahora – incluyendo la descarbonización.

Este es un paso muy distinto del “Ocuppy Wall Street”, aunque sea parte del mismo camino.

ocuppy

Y es curiosa esa idea, tan extendida, de que el mundo de Twitter es marginal, y sin influencia en el mundo real. Las algaradas callejeras, tan espectaculares con los  niños con las caras pintadas, se dejan su peso político en la performance misma. ¿Y después qué? Y después no hay nada. Pero desde Twitter, no es que el kindergarten influya, es que dirige el debate público. No hay periódico serio, así sean los más influyentes del mundo, que no ponga “tuits” como parte de su información política, todos los días. Y por ejemplo ese Green New Deal, que les parece una payasada surrealista incluso a los científicos que crearon la alarma climática, es ya parte importante del calendario y del futuro de ambas cámaras en EEUU. ¡Incluso los republicanos están proponiendo alternativas y transaccionales a una fantasía irrealizable! Y eso lo hace Twitter.

En el juego clásico de interacción entre parlamento y redacciones de medios de comunicación, las payasadas pueden llegar hasta cierto punto. Más allá, empiezan a sacarle los colores al payaso, y se nota. Porque hay posibilidad de crítica, y la crítica pesa. Pero háblale de crítica, o de colores en la cara, a un Chakrabarti que sabe muy bien cómo está manejando Twitter, y a quién se dirige.

The Guardian:

sanders-aoc-climate-emergency

¿A Brave New World? Ni la imaginación más libre de carga podía imaginar cómo iba ser. Y de nuevo, la realidad supera la ficción. De largo. De muy largo.

woody-allen

Anda la peña revuelta en Twitter. Woody Allen empieza a rodar una película en Sanse. El Ayuntamiento le ha organizado una recepción, y Bildu se ha encargado de que el orbe sepa que no piensan acudir. Por lo de haber sido acusado de abuso sexual por una hija adoptiva. Y la gente lo ve contradictorio, grotesco. Joder, campeones; que no ha sido condenado, y vosotros no parais de aplaudir a decenas y decenas de asesinos de inocentes que sí lo han sido.

Hay muchos ejemplos de la movida, pero Tsevan Rabtan siempre ofrece calidad y concisión.

tsevan-bildu-woody-allen

En realidad estamos ante lo más natural del mundo. (Natural de naturaleza, no de recomendable). Algo de siempre, y en absoluto sorpresa. Vaya, una apuesta segura. Un cuento moral; que es a lo que se dedica Bildu, con una energía aun mayor que la de la izquierda en general. Y no tiene la menor contradicción con asesinar. Los cuentos de buenos y malos (los cuentos morales) se hacen para fardar de buenos, y para agredir a “los malos”. Es una doble ventaja: sentirse bien, comportándose muy mal. Romper las cosas, y ser felicitado por ello. ¿Quién puede ofrecer nada mejor que eso? A un niño, imposible.

Y definitivamente, de nuevo no tiene nada.

huxley-regalo-moral

La única consideración de fuste en los cuentos morales es saber quién son “los malos”. Y eso te asegura saber quién va a recibir. Pero asesinar inocentes como herramienta política, y abuchear a Woddy Allen, no son ejercicios contradictorios. ¡Son el mismo ejercicio! Es lo que puedes esperar que aplaudan las mismas personas. En ambos casos se trata de agredir a “los malos”. Y malos son los que diga el sandrín, una vez calentada la turba. No tiene nada que ver con prueba, o juicio, o ni siquiera con nada real. Solo tiene que ver con el sentimiento y el etiquetado de la jauría. Y sí, suelen usar cualquier disculpa peregrina, porque algo hay que disimular. Pero lo absurdo es ponerse a examinar y a criticar la disculpa. O a exigir “coherencia”. Esa es la forma de no enterarse de lo que pasa, ni de cómo funciona la monada.

Y los del Orgullo, con sus acosos y violencias, que se lo miren. Porque muy muy distinto no es. Mismo esquema. Calcado. O sea, el kindergarten. Que suena como un cuento bonito, lleno de colorines y somriures (otros que tal). Pero en realidad, una puta pesadilla.

kindergarten

Nota: La foto de Allen es de su cuenta de Facebook.

En una vista muy general parece que en estas elecciones se dirimían algunas discusiones que se pueden resumir en dos. La territorial, y la económica. La segunda es más simple. O alegría en el gasto, gastarse sin preocupación lo que no se tiene; o cierta contención. Y el resultado ha sido bastante clarísimo.

28A-gasto

Hay que tener en cuenta que el caso del PNV es un poco especial. Porque sí está de acuerdo en gastarse lo que el resto no tiene, y en que el resto se gaste también lo que no tiene. Digamos que es serio sólo de puertas para adentro. O sea que a este respecto no hay mucha duda de lo que se ha votado, ni de lo que va a pasar. Alegría, Macarena, hasta el siguiente fostiazo. Luego, con las lágrimas, cambia el voto por desmotivación del #Kindergarten. O eso ha venido pasando hasta ahora.

El esquema resulta aburrido. Por repetido, y por no muy inteligente. Mientras la cosa económica no va demasiado mal, lo que mola es … ¡que vienen los malos! El dóberman, los fachas, la ultra mega extrema derecha; la Biblia en verso. Mi #Kindergarten favorito siempre lo expresa con mucha claridad:

senserrich-buenos-y-malos

Luego los buenos producen paro y bolsillos vacíos, y parte del #Kindergarten se desmotiva a la hora de votar. Y entonces ganan los malos que, mal que bien, corrigen algo el estropicio. Y ya estamos listos para la siguiente ronda de ¡necesitamos más tensión! Miedo al doberman; ganan los buenos; vuelta a empezar.

Aunque sea un proceso muy repetido y conocido, no se puede decir que no haya ningún cambio. Pongamos de nivel y de “calidad humana”. Joder, que la sucesión ha sido: Felipe González -> Zapatero -> Dr. Macarra. La leche.

Siempre podemos consolarnos pensando que la bajada de calidad ha conllevado una bajada de resultado. Por ejemplo, si medimos el porcentaje que le quedaba a la derecha en cada victoria de PSOE, podemos consolarnos pensando que la pérdida de calidad se nota. Que no es lo mismo un macarra impresentable que un Bambi místico, o un Felipe. Lo único es que da miedo pensar en el siguiente paso. ¿Cómo podría ser quien supere en falta de calidad al macarra, y la victoria sea una no victoria? ¿O qué más tendría que hacer el Dr. Fraude para no ganar?

28A-perspectiva

Y ahora lo del cristo territorial. En una primera aproximación podemos dividir el resultado entre los que creen que España es una nación, y los que creen que son muchas — aunque nunca especifiquen cuántas son, ni cómo se llaman. Está crudo. El resultado viene en votos y en porcentaje.

28A-naciones

Pero esta es una división demasiado simple, porque aunque el segundo grupo coincida en ver muchas naciones en España, luego no están en absoluto de acuerdo en cómo desorganizar ese saco de naciones. Tienen -digamos- una especie de pacto provisional. En una situación que recuerda a la británica. Sí, vale, Brexit; pero, ¿qué tipo de Brexit? Y ahí probablemente nos atascamos.

Añadiendo matices, pero todavía tal vez demasiado simple:

28A-naciones2

Aburrido no va a ser. Y eso sin tener en cuenta que Tóntez puede hacer, literalmente, cualquier cosa. Y en cualquier sentido. Ahora, además, puede alegar que el electorado se lo premia. Y no sería mentira.

kindergarten-del-clima

Parece sensato pensar que tal vez el chicle no se pueda estirar infinitamente, y se acabe rompiendo. Y que la pregunta clave sea el punto en el que el cuento del clima empiece a producir cortocircuitos en los cerebros menos infantiles del Kindergarten.

“Quiero que entréis en pánico. Quiero que actuéis como si la casa estuviera ardiendo.”

Greta destacó que para 2030 -“10 años, 259 días y y 10 horas a partir de ahora”- el mundo puede enfrentarse a una reacción en cadena que lleve a perturbación en nuestro ecosistema que cambiará la civilización como la conocemos.

“Estos cálculos no son opciones o especulaciones atrevidas. Son proyecciones basadas en cálculos científicos, a las que han llegado todas las naciones a través del IPCC”.

La alegre charla no viene de una escena de una película de Monty Python. Es del encuentro más atendido que haya habido nunca en el Comité de Medio Ambiente del Parlamento Europeo. Y la niña parlante cosechó los mayores aplausos y felicitaciones [–>].

greta-thurnberg-prlamento-ue

¿De verdad se puede hablar en serio sobre estas payasadas que ocurren en el Parlamento de la Unión Europea? Pues hablemos en serio, aunque dé vergüenza. La niña se basa en un informe especial de IPCC sobre el calentamiento Global de 1,5ºC [–>]. Y Myles Allen, su autor principal, explica que 1,5ºC es un aumento de temperatura sobre lo que llaman “temperatura preindustrial” — a finales del siglo XIX. Y que como ya hemos subido un grado desde entonces, o tal vez 1,2º contando con la incertidumbre, eso quiere decir que sí es posible que en 2030 lleguemos a 1,5º sobre esa temperatura preindustrial. Pero que solo supondría entre medio y un cuarto de grado más que la temperatura actual.

 “… eso, que es más o menos como lo que hemos subido desde 1990, no les va a parecer el armagedón a la gran mayoría de los sonoros adolescentes de hoy. ¿Y qué van a pensar entonces?

Bueno, pensar no parece que sea el fuerte de los niños del clima, pero en ningún caso necesitan esperar a 2030 para ponerse a usar el cerebro. Solo tienen que mirar algo tan simple como la diferencia de clima entre La Coruña y Vigo  (0,7º más de temperatura, y un poco más de lluvia) para comprender que su pretendido armagedón es mucho más pequeño que esa diferencia.  Y además no es a peor, sino a mejor.

Si la payasada fuera cosa de los niños, cabría la esperanza de que se cure con la edad. Pero no, no cabe. Sus abuelas son peores. Kindergarten con canas.

emma-thompson-climate-kindergarten

Emma Thompson estaba en Los Ángeles, cuando se enteró de una protesta organizada por Exctinction Rebellion para exigir que los gobiernos tomen la acción necesaria contra la Emergencia Climática y Ecológica Global. Y no se le ocurrió mejor idea que volar 8.700 Km, hasta Londres para poder participar. No eligió otras ciudades más cercanas donde se celebraba lo mismo, el mismo día. Como Vancouver (a 1.800 Km.) o Méjico (a 2.000 Km.). Ella es más de Londres. Pero los aviones, que son exactamente la actividad humana individual con mayor huella de carbono que existe, no son ningún problema para Thompson [–>].

“Si pudiera usar vuelos limpios, lo haría. Pero plantaré más árboles”.

emma-thompson-climate-kiss

A estas alturas ya sabemos que no son los “negacionistas” los que van a acabar con el cuento del clima. Tampoco los datos; es una teoría que lo aguanta todo. Pero hemos visto que cuando el Kindergarten empieza a meter chicos en las duchas de las niñas, siempre que aleguen que se sienten de género confuso, o fluido, lo que ocurre es que llega Trump. ¡Porque el chicle no se puede estirar más, y se rompe! Y la gran pregunta, si la tesis fuera cierta, sería saber cuántas Emmas y Gretas  puede aguantar el chicle de la Gran Emergencia Climática y Ecológica Global.

emme-fly

Las fotos y las citas son del Daily Mail y del Euobserver:

 

El caos del Brexit esta produciendo lecciones que deberíamos aprovechar. Y muchas de ellas van completamente en la línea del caso de la secesión de Quebec,  con el dictamen del Tribunal Supremo de Canadá del que salió la famosa Clarity Act. En ambos casos la clave es esa, la claridad. Evitar la falta de claridad y el votar a oscuras, obteniendo un resultado que muy bien puede no ser el que se pensaba al votar.

En Canadá lo hicieron por dos medios. Por una parte, elevando la barrera. Exigiendo una “mayoría clara”, mayor que una mayoría simple. Para no jugarse una decisión tan grave al albur del humor cambiante del momento. Y por otra, con un elemento menos conocido pero probablemente más relevante. Explicando, ¡antes de la votación!, toda una serie de cuestiones bastante complejas y delicadas que necesariamente habrá que negociar de cara a una eventual secesión. O sea, después del voto viene una negociación en la que hay que resolver, con un pacto, toda una serie de problemas … esencialmente imposibles de resolver.

En el Brexit está surgiendo una mayoría dentro de los laboristas, con apoyo de los nacionalistas escoceses, que quieren forzar a Corbyn para que exija lo que llaman un “voto de confirmación”. Que supone que, una vez que haya un acuerdo de salida, o la decisión de una salida sin acuerdo, volver la decisión al electorado para que elija si quiere esa forma de concreta Brexit, o prefiere dejar las cosas como están.

Es evidente que la diferencia en las soluciones viene por el distinto momento en el que se paren. Una antes, y la otra después de un referéndum diabólico. Pero las dos apuntan a lo mismo. Una respuesta binaria a un problema complejo es una respuesta a ciegas. No puedes saber qué coño estás votando. Por la sencilla y muy matemática razón de que, mientras que no cambiar lo que hay es una sola solución (seguir como estamos), un cambio indefinido tiene muchas soluciones posibles. Y normalmente no es el caso que todas esas posibles soluciones les gusten a todos más que el no cambio. Lo mayoritario tenderá a ser que si el cambio es de esta forma, lo prefiero; pero si es de esta otra forma, ni de coña.

Tiene guasa cómo se usa el “principio democrático”. Para todos los antisistema, y el secesionismo es lo más antisistema que cabe, su idea de la democracia parece ser del tipo de asamblea de kindergarten. Vota algo con nombre muy bonito, pero con concreción muy indefinida, que luego ya te diré yo cómo va el reglamento. O sea, literalmente, vota a ciegas. Pero para ellos un voto de confirmación, en el que se decide entre A (concreto) y B (ya concretado), resulta que no es nada democrático. ¡Porque el pueblo ya había decidido (lo que no podía saber cómo iba a ser)!

Cuando hablan tan pomposamente de democracia, conviene distinguir sin están hablando de democracia kindergarten.

democracia-kindergarten

 

 

 

carme-chaparro

Es un infantilismo estilo Puigdemont. Quieren convertir un problema que les motiva, en el peor problema del mundo. Por ejemplo, la violencia de pareja, que en España tiene de las menores incidencias del mundo. Y pretenden conseguir su objetivo cambiando el significado de las palabras. ¿Cuál es en España el tipo de violencia que tiene peor categoría moral? El terrorismo. De eso sí hemos sufrido mucho. Pues nada como asociar la violencia de pareja al terrorismo, para conseguir nuestro objetivo. Aunque sean dos tipos de violencia estrictamente opuestos.

El primer paso es convencer a la chiquillería, por pura repetición infinita, de que las matan por ser mujeres. La primera característica del terrorismo. Matar -más o menos aleatoriamente- a alguien, por ser del grupo X. Para acojonar a todos los miembros de ese conjunto. El objetivo no es una muerte concreta, sino el mensaje que manda. No importa la persona, sino la idea. Como cuando los romanos diezmaban a una legión que se había portado mal. Se cargaban a uno de cada diez legionarios, de tal forma que la papeleta le podía tocar a cualquiera. Así que todos se sentían muy muy concernidos por el asunto. Todos podían ser el que iba a caer. Lotería macabra, mensaje definitivo.

Justo lo opuesto de la violencia doméstica. El bestia que la practica no quiere lanzar un mensaje; ni a las mujeres, ni a nadie. El objetivo sí es la muerte de una persona; pero no de una persona aleatoria, sino de una muy concreta. Es algo completamente personal, que es lo que no es el terrorismo. Y puede no ser una contra un mujer, si su pareja es del mismo sexo. O sea que ni es contra las mujeres, ni es por ser mujeres. Es contra una mujer concreta … ¡que además puede ser hombre!

Otra manera fácil de verlo es darle la vuelta, y examinar lo opuesto a la violencia. La ayuda, o incluso la afición. Los hombres sí ayudan -¡y salvan!- a las mujeres por ser mujeres. Se encuentran a una mujer en apuros, y le echan un cable. Y lo hacen exactamente por ser mujer, con total independencia de qué mujer sea, y sin necesidad de conocerla ni de saber nada sobre ella. Es mujer; tiene un apuro; le echo una mano. Punto. O sea, los hombres no matan a las mujeres por ser mujeres (serían muy idiotas si mataran lo que les gusta), pero sí les ayudan por ser mujeres.

Y ahora, establecida la parida, podemos hacer todo tipo de comparaciones alucinógenas:

En España han sido asesinadas más mujeres por sus parejas que víctimas del terrorismo de ETA. Y había una ley específica para el terrorismo de ETA, con un tribunal específico que juzgaba a los terroristas. Siendo menos asesinos, o asesinando menos.

No, no había una ley específica para el terrorismo de ETA. Había -y hay- una ley para el terrorismo. Exactamente lo mismo que puede haberla para la violencia doméstica, con independencia del sexo. Y no había un tribunal para terroristas. No ya para terroristas de ETA, sino que ni siquiera para terroristas en general. Es para un grupo amplio de delitos, muy distintos, en los que los tribunales locales pueden verse comprometidos con relativa facilidad si los delincuentes tienen una capacidad y un poder excesivos. (Es más fácil proteger a un tribunal, que a 17 o más).

Bueno, pues esto no es una broma marginal. Es feminismo de televisión, y de la corriente mayoritaria. Que algunos llaman feminismo radical, pero más parece feminismo subnormal. Y goza de los aplausos entusiasmados de todo el kindergarten.

 

jose-carlos-diez

Señala el alegre economista – tertuliano una imaginaria paradoja española, de la que tendría la culpa Rajoy. Que plantea así:

La paradoja de que Suecia (con la mitad de horas de sol que nosotros) produzca el triple con energías renovables que España.

La chorrada, como de biberón, no tiene mayor interés. Ya sabemos que los cantamañanas de tertulia están inmersos en una carrera por ver quién dice la burrada más gorda. Y si José Carlos Díez cree que sus seguidores ideológicos no tienen mayor problema en que se compare la energía solar con todo el conjunto de renovables, es asunto suyo. Cada cual habla para quien quiere, y hablar para idiotas funcionales no está prohibido. Pero esto nos da pie para  mirar el asunto, la supuesta paradoja esa, bien mirada. Y averiguar dónde se sitúa España en lo que respecta a la “energía verde”.

Nota. Los datos los sacamos del BP Statistical Review of World Energy June 2018. Son siempre en porcentaje de energía consumida de una fuente, sobre el total  energía consumida (energía primaria). Y las unidades son Mtoe (millones de toneladas equivalentes de petróleo) [–>].

Para empezar, la chorrada de lactante. España consumió 3,2 Mtoe de energía solar. Suecia, 0,04 Mtoe. O sea, España unas ochenta veces más que Suecia. O , en números relativos a su consumo total de energía, que es una comparación más justa, fueron 2,3% frente a 0,1%. Unas treinta veces más. Ninguna paradoja por aquí; Rajoy, o no Rajoy.

La paradoja imaginaria se explica por el motivo que todo el mundo sabe. Suecia tiene muchísima energía hidroeléctrica. Un 27% de su energía primaria, frente al 3% de España. Pero eso depende de la geografía, no depende de Rajoy. También tiene mucha más energía nuclear. 27% frente al 9% de España. Y eso depende de un gobierno socialista, que frenó la energía nuclear en España.

Respecto a “cacharrines verdes” (placas solares y molinillos de viento), que es lo que le interesa a estos tertulianos, la situación es bastante parecida. Con España por delante de Suecia. España 10,3%, y Suecia 7,3%. Donde Suecia es casi todo eólica, sin apenas solar. Exactamente como se podía esperar.

espanha-y-suecia-cacharrines-verdes

Pero miremos España comparada con todos los demás países. Tres gráficos. Los diez primeros países del mundo en solar, eólica, y la suma de ambas – o “cacharrines verdes”. Siempre en porcentaje sobre el total de energía primaria consumida.

Solar:

energia-solar-diez-primeros-paises

España es el sexto país del mundo. A Suecia no la verías ni con catalejos.

Eólica:

energia-eolica-diez-primeros-paises

España es el cuarto. Suecia, el quinto.

Y la suma de los dos “cacharrines verdes” (sol y viento):

energia-cacharrines-verdes-diez-primeros-paises

España, el cuarto; con Suecia de séptimo.

Y tenemos que aquí sí hay una paradoja, pero no es la paradoja que pensaba José Carlos Díez. Podría llamarse la paradoja José Carlos: la gente inteligente dice chorradas descomunales, a poco que se meta en la carrera de la tertulia. O la carrera de la ideología, que tal vez sea lo mismo.

En todo caso es interesante ver la situación general, ahora que va a haber elecciones. Si algún partido te dice que España va retrasada en el empeño de encarecer la energía a base de cacharrines verdes, ya sabes que “retrasada” quiere decir el cuarto del mundo. También sabes que el primero, que va muy destacado, es el que tiene la electricidad más cara. Y de forma apabullante. Se lo puedes recordar a Ciudadanos, a los que cada vez se les va poniendo más cara de paradoja José Carlos.

Añadido para los comentarios. Los países menos dependientes de combustibles fósiles, y la forma en que lo consiguen. Donde “renovables” es sólo “cacharrines verdes”. Aquí sí destaca Suecia; pero por hidráulica, que no depende de Rajoy, y por nuclear, que si depende de los socialistas. Sin ellos, tal vez estaríamos en un lugar tan destacado como Francia.

energia-fosil-menores

Fuentes.

De la paradoja, artículo de José Carlos Díez en Crónica Global El Español:

De los datos, BP: