Como se sabe, el IPCC emite cada lustro -o poco más- un mega informe sobre el calentamiento global, cambio climático, dirsupción climática, en fin, *el problema*. Y siempre le dan a la criatura gran pompa, lo que implica una apariencia científica de las que te dejan acojonado.

Entre ese aparato de show, una de las partes más populares es la que expresa el nivel de confianza que tienen en lo que dicen. Que nos vamos a quemar todos. No siempre repiten la misma frase, pero la idea siempre es la misma. Por ejemplo, en el informe de 2007:

La mayor parte del incremento observado en la temperatura global media desde mitad del siglo XX es muy probablemente [90% de confianza] debido al incremento observado en la concentración de gases invernadero.

La gente suele tomar esto como la afirmación clave del IPCC. De hecho, cuando a algunos les da por medir el “consenso científico” respecto de la alarma del clima, suelen medir exactamente eso. ¿Qué porcentaje de científicos / estudios confirman que la mayor parte del calentamiento observado desde 1950 se debe a los gases invernadero / acciones antropogénicas? Las conocidas payasadas de las que sale un 97% de “consenso”, son una supuesta medición (pero falsa) del grado de acuerdo sobre esta afirmación.

Y aquí hay un problema lógico como de niño de teta. Por ejemplo, si más de la mitad del calentamiento observado es culpa del hombre pecador, pero es un calentamiento pequeñito, quiere decir que los pecados producen poco efecto, y que tenemos un perfecto no-problema. ¡A pecar!

En 2013, uno de los temas favoritos de la campaña de relaciones públicas era que el IPCC había aumentado su confianza, ¡¡¡del 90% al 95%!!! La pera.

Los científicos de fuera del mundillo alarmista estaban anonadados. Lindzen, tal vez el mejor climatólogo vivo, declaraba:

Y sin embargo, según aumenta la diferencia entre los modelos y las observaciones, el IPCC insiste en que su confianza en los modelos es mayor que nunca. [–>]

Lo que señalaba Lindzen se puede representar con mucha claridad, así:

ipcc-confianza-y-modelos

El mensaje fácil es ese. Con llegar hasta aquí, basta. Son datos. Si alguien quiere entender el absurdo problema, puede seguir. Pero no se lo va a creer. Se trata de un malentendido en el mejor de los casos; o de un engaño en toda regla en el peor.

Lindzen entiende lo lógico. Que el nivel de confianza es el nivel de confianza en los modelos. ¡Porque la teoría y los modelos son lo mismo! Pero el IPCC no está hablando de la confianza en los modelos, ni en la teoría. Eso nunca lo juzga; parte de que son correctos. Su 95% de confianza lo calcula del siguiente modo. Si tenemos estas temperaturas observadas, ¿cuántas veces darían los modelos que más de la mitad del calentamiento observado no es por causa del hombre pecador? Como sólo producen eso el 5% de las veces, su confianza es del 95%.

Nota: los modelos son muchos, y con resultados distintos. Y cada vez que se ejecutan cada uno da resultados también diferentes, porque parten de condiciones iniciales algo diferentes. O sea, que los modelos no dan un resultado, sino un rango de resultados. En el gráfico está representada la media de ese rango de resultados. Y como es normal, dentro del rango la parte del medio obtiene un gran porcentaje de resultados, y los extremos mucho menos.

Y aquí viene la gracia que no se puede creer. Cuanto menor calentamiento observen, más seguros están de que se debe (mayormente) al hombre pecador. Porque parten de la asunción de que saben el calentamiento que debe producir el CO2, y cualquier desvío se debe a “otras cosas”. Y por tanto, cuanto menos calentamiento se observe, más porcentaje del mismo debe ser por culpa del CO2.

Sí, es un lío. Pero vamos a dibujarlo.

Imagina que se observa mucho calentamiento (azul, arriba), o poco calentamiento (azul, abajo). Y que los modelos dicen que el que se debe al CO2 es el rojo.

ipcc-confianza-95-explicacion

Mucho calentamiento observado:

Si tienes mucho calentamiento observado, dirán que para la media de los modelos el CO2 ha producido el 60% del calentamiento. Pero habrá muchos modelos que den menos del 50%. Pongamos un 25%. Entonces dirán que están seguros al 75% de que “la mayor parte” es por el CO2

Poco calentamiento observado:

Si hay poco calentamiento observado, dirán que para la media de los modelos el CO2 ha producido el 200% del calentamiento observado, y “otras cosas” lo han reducido hasta el 100%. Y no habrá casi ningún modelo en el que el resultado sea que el CO2 ha producido menos de 50% del calentamiento. Por lo que están seguros casi al 100%.

No juzgan los modelos. Juzgan la realidad a través de los modelos, que dan por buenos sin mayor crítica. De ahí que Lindzen (o Judith Curry [–>]) no tengan razón. Es disculpable. Daban por supuesto que si el 95% salía de cálculos, sería de cálculos con algún sentido. Y no puedes calcular la confianza en tu teoría sin dar la oportunidad de que esté equivocada. Por eso pensaban que se habían sacado el porcentaje de la gorra, estilo “opinión experta”. ¡No tenían razón, porque la realidad del IPCC es mucho peor de lo que imaginaban! Hay que decir que el cálculo está muy escondido, tras una locura de estadística y asunciones infumable, y que Curry y Lindzen estaban dando una primera impresión.

En resumen: El IPCC está espectacularmente seguro de su teoría, pero su seguridad no tiene ningún significado. Ni es falsable. Cuanto menos calentamiento (cuanto más error), más seguros están.

Nota: La motivación de la entrada viene de un bonito gráfico en WUWT (clic para la entrada), que he querido simplificar y explicar.

certainty-channel

Y ya de paso, se me ha ocurrido aprovecharlo para contar el cuento de la certidumbre del IPCC. 95%.

Datos:

El primer gráfico sale como se explica aquí:

——————————————————————————————————————————————————

Añadido para los comentarios:

El muchacho de los mil nombres nos deja unos gráficos que pretenden desmentir la idea de la entrada. Pero no se da cuenta de que la confirma, en lugar de desmentirla: La confirmación se ve en los puntos de color magenta, que he añadido. Se corresponden a 2000 (TAR), 2007 (AR4) y 2013 (AR5).

tonterias-de-doom-darkmatter-pepito-draco

Lo puede mirar de otra forma. Desde el primer informe del IPCC (1990), la tendencia HadCrut4 es 0,15ºC / década, y la tendencia de os modelos es 0,21ºC. o sea, según pasa el tiempo,  más se separan. Que es lo que decimos. Y la fantasía de ese punto de 2015 “hasta el momento”, se puede poner en su contexto poniendo el gráfico de las temperaturas mensuales – o comparando naranjas con naranjas:

tonterias-de-doom-darkmatter-pepito-draco-2

tonterias-de-doom-darkmatter-pepito-draco3

Y para LDu95:

ipcc-ar5-95-confidence

Documento IPCC:

La metáfora es preciosa. Son los que llaman “negacionistas” a los que se atreven a señalar las inconsistencias del alarmismo climático. Los que piden que expulsen de su trabajo a los científicos cuyos resultados son ingratos para su cuento. Los que llaman “anticiencia” a los pocos que se siguen adhiriendo el núcleo de la idea de ciencia con la que ahora quieren acabar. Los que tienen “trucos para esconder el declive”, y “redefinen el peer-review” para que los estudios críticos no lleguen hasta los informes del IPCC. Los que llevan ante los tribunales a los periodistas, si osan llamar fraudes a sus evidentes fraudes. Los que te explican que “la ciencia dice”, y que “está establecida”, cuando se basan en unos modelos que fallan más que una escopeta de feria.

Debe de ser una psicopatología, o algo. Se juntan todos los abusones y acosadores, los que organizan linchamientos y escraches, los que agreden al que no osa seguir el baile del poder, y se ponen a gritar: ¡Calentamiento Global! Luego ya, sin tanto grito y con más disimulo, pero no menos imperativamente, te muestran cómo se pasa por caja para que engordes  sus sucios bolsillos. ¿O será mala suerte, y que siempre coincide?

Del artículo de Donna Laframboise sobre la segunda mujer / empleada que acusa a Rajendra Pachauri:

La declaración de esta segunda mujer es altamente inconveniente para las explicaciones de Pachauri, porque describe su comportamiento hace diez años. Es de presumir que su teléfono no fue “hackeado” durante toda una década. Y aunque fuera así, el grueso de sus alegaciones no tienen nadaque ver con artilugios elctrónicos.

AL contrario, pintan un lugar de trabajo en el que el jefe mira a sus subordinadas como su parque personal de ligue. La norma parece ser el acoso, el contacto físico no bienvenido, y el tratamiento degradante.

La noticia es que Pachauri ha dimitido como capo del IPCC, tras estas acusaciones. Lo que es sin duda un consuelo para las que sufrieron sus acosos. A los demás no nos va a servir de nada. Sólo puede haber un objetivo aceptable. Que desmantelen el IPCC. Esa banda maligna.

Más info de Donna:

Imagina que te dicen que en 2.035 la temperatura global de la tierra es la misma que en 2013. Y que lo que llaman “la pausa” del calentamiento global (como si fuera provisional y breve) se ha extendido hasta el año 2.035. Cualquier persona normal pensaría que en tal caso se habría acabado el cuento del calentamiento global. Sea porque ha dejado de existir, sea porque el ritmo es tan lento que no le importa  a nadie. Al contrario; un poco de “calentamiento global” y una generosa ración de CO2 extra en el aire, es casi seguro una de las mejores bendiciones que nos puede dar la naturaleza.

Tres gráficos para representar la situación hipotética en 2.035, de fin del cuento del calentamiento global.

El calentamiento del siglo XXI, en 2014:

calentamiento-global-sxxi-en-2014Y el calentamiento global del siglo XXI, en esa hipotética situación de 2035.

calentamiento-global-sxxi-hipotetico-2035Alguien podría protestar porque se muestren las temperaturas desde justo el principio del siglo XXI. Después de todo, los siglos no son una división de la naturaleza. Así que mejor mirar el registro completo, desde que tiene alguna confianza. La situación hipotética en 2.035, si se da la circunstancia que queremos analizar.

calentamiento-global-hadcrut4-en-2035-1Donde se vería un calentamiento que no se sabe si sigue, o ha parado. Pero que en todo caso no tendría aceleración ninguna, y llevaría un ritmo de 0,7ºC por siglo. Algo que encajaría perfectamente en la historia conocida del Holoceno, y que no habría forma de distinguir  de la variación natural ya vista en el clima.

calentamiento-global-hadcrut4-en-2035-2Una persona normal también dirá que esa situación hipotética no la admiten como posible los alarmistas del clima. Y se equivocará. No solo la admiten como posible, sino que entra dentro de lo que consideran probable. Así lo dice el último mega informe (biblia) del IPCC. El de 2013, cuya versión final está recién publicada. Con la curiosa circunstancia de que esa situación estaría, al mismo tiempo, dentro de lo probable (likely), y fuera del 100% de los modelos climáticos. Y muy fuera.

El gráfico donde lo explica el IPCC. AR5 WGI figura 11.25 [–>], a pelo:

ipcc-modelos-y-realidad-y-prediccionesA destacar. La curva negra, gruesa, es la temperatura observada (HadCrut4). Los espagueti de colorines son los modelos. En 2012, último año representado, ya estábamos fuera del 95% de los modelos. Vaya, que los modelos tienen un consenso que dice que las observaciones están equivocadas.

El polígono rojo marca el rango probable (likely) de donde piensan los “expertos” que se situarán las temperaturas hasta 2035. Que claramente no está centrado en el centro de los modelos, sino en su parte baja, y más allá. Es, literalmente, “opinión experta”. Creen que los modelos exageran, pero en vez de prescindir de los modelos que marcan mucho calentamiento (y que con eso baje la media), los mantienen. A saber por qué.

Vamos a ver el mismo gráfico, con una raya amarillla que marque la situación hipotética que planteamos. Por ejemplo, una raya al nivel de 1998, principio de “la pausa”, que no es el año más caliente en HadCrut4 – pero casi. Para situarnos.

ipcc-no-falsableSe ve que si “la pausa” continua hasta 2035 (contando con el margen de incertidumbre de las observaciones), eso entra dentro de lo que el IPCC considera “indicative likely range for annual means“. O sea,, que el no calentamiento (cero patatero) es consistente con la teoría del Calentamiento Global Acojonante. Al menos, hasta 2.035. Más allá, no han dicho qué consideran “probable”.

El optimista pensará que al menos el planteamiento sí tiene cierto grado de falsabilidad. Si la temperatura baja desde 2.013 hasta 2.035, eso es incompatible con la teoría del Calentamieto Global Acojonante. Pero se equivoca.

This projection is valid for the four RCP scenarios and assumes there will be no major volcanic eruptions or secular changes in total solar irradiance before 2035. A future volcanic eruption similar to the 1991 eruption of Mt Pinatubo would cause a rapid drop in global mean surface air temperature of several tenths °C in the following year, with recover over the next few years. [–>]

Y además, en la jerga IPCC el “likely” solo es una probablilidad del 66% o más.

En resumen, en 2035 la broma podría ser la siguiente, en este caso hipotético:

  • 37 años sin calentamiento.
  • Temperatura completamente dentro de la variación natural ya conocida.
  • Fuera de la predicción del 100% de los modelos, y con generosidad.
  • Pero dentro de lo probable, y consistente con el Calentamiento Global Acojonante.

pierre-darriulatPierre Darriulat dirige el Vietnam Auger Training Laboratory (VATLY) en Hanoi, que fundó en 1994. Es un servicio que se dedica a estudiar los rayos cósmicos de alta energía. Antes (1987 – 1994) fue director de investigación en el CERN, en el que entró en 1964. Y al CERN llegó desde el LBL de Berkeley.

Es uno de los científicos que se ha animado a proporcionar un testimonio escrito a la Cámara de los Comunes británica, para su evaluación del 5º Informe del IPCC.

Me parece de sumo interés, tras verlo destacado en el blog de Donna Laframboise:

La lista completa de los testimonios:

Es una cuarentena de informes / opiniones de expertos, científicos y organizaciones de lo  más cualificados. Con los arguentos a favor, y en contra. El conjunto con toda seguridad proporciona más de lo que cualquiera necesita saber para situarse en el debate.

El de Darriulat:

Destaco (he debido poner como el 75%):

– No soy un científico del clima y mi interés en la ciencia del clima solo tiene 10 años. Mi única motivación es servir a la ciencia en general, y a la ciencia británica en particular, con un sentido de responsabilidad como científico y la ética que implica. No hace falta decir que las opiniones que expreso aquí son solo las mías, y no implican a nadie más. Sería un honor para mi haber servido de alguna ayuda a mis muchos colegas y amigos en la comunidad de físicos dle Reino Unido.

– El 5º Informe del IPCC, y particularmente su resumen para gobiernos, transmite una evaluación alarmista de la influencia en el clima de las emisiones CO2 que no refleja adecuadamente el conocimiento científico actual. Esto viene en parte de la ambiguedad inherente a pedir a los científicos que expresen consensuadamente lo que creen que es el mejor mensaje. Hace falta producir un resumen científico dirigido a científicos, que de una imagen objetiva de nuestros conocimientos e ignorancias, con énfasis en lo que no se entiende bien, y lo que implica clarificarlo. Un resumen así debería prestar atención a una serie de elementos polémicos que se han identificado por algunos científiicos del clima que no comparten la visión alarmista de la ciencia.

– LA mayor parte de los científicos que contribuyen al IPCC tienen la integridad intelectual que se le supone a su ética científica. Son muy conscientes del alto grado de incertidumbre que conllevan sus predicciones. Sin embargo, no se les debía de haber pedido que expresen lo que creen que es el mensaje correcto: o al menos, no se les debía de haber pedido que lo hagan como científicos. Hacer esto es un ejercicio altamente subjetivo que depende mucho del peso que uno le dé al principio de precaución.

Cualquiera que tenga responsabilidad comprende que el principio de precaución es algo bueno si se usa con criterio. No es sorprendente que la mayor parte de los contribuyentes al IPCC prefieran apartarse del debate político., en el que no se encuentran a gusto. Es naturral que piensen “ya he hecho mi trabajo como científico, no es cosa mía tomar decisiones políticas, pero si realmente insistes, prefiero mantenerme en el lado más seguro porque no creo que pueda hacer daño reducir nuestras emisiones de CO2, mientras que no puedo excluir que pueda haber daño por incrementarlas a algún nivel alto”. Por supuesto, piensan como científicos, y están a milllas de distancia de darse cuenta de que de hecho sí hace daño gastar cantidades enormes de recursos por tomar las decisiones equivocadas, como invertir billones de dólares en coches eléctricos o en molinos de viento, por poner dos ejemplos.  Pero ests son problemas de economía, que ellos no consideran asunto suyo. La profesora Judith Curry tiene razón al criticar el impacto negativo del concepto de consenso en el modo en que lo usa el IPCC.

– Lo que estamos viendo son unas distrosiones sucesivas del mansaje científico del 5º Informe por aquellos que escriben o corrijen el resumen para gobiernos, y de ahí a la prensa por parte de aquellos que hablan en nombre del IPCC (incluido su presidente), y luego de la prensa al público general por parte de activistas verdes que demasiado a menudo se comportan irresponsablemente al falsear los hallazgos del informe.

– Es sensato pedir un resumen científico del trabajo del IPCC, no para dirigirse a gobiernos sino el resumen más objetivo posible sobre el presente estado de nuestro conocimiento e ignorancia en la ciencia del clima. Un informa así debería evitar ignorar las prácticas científicas básicas, como hacen los autores del resumen para gobiernos cuando pretenden ser capaces de cuantificar con gran precisión su confianza en el impacto de las emisiones de CO2 en el calentamiento global. Las incertidumbres estadísticas, mientras tengan una distribución normal, se puden cuantificar con precisión y puede tener sentido distinguir entre una probabilida del 90% o del 95%, por ejemplo al calcular la probabilidad de obtener más de diez ases al tirar un dado más de diez veces. Sin embargo, e la mayor parte de los problemas físicos, y especialmente en la ciencia del clima, las incertidumbres estadísticas son en gran medida irrelevantes. Lo que cuenta son las incertidumbres sistemáticas que resultan en buena medida de nuestra falta de comprensión de los mecanismos en juego, y también en parte la falta de datos relevantes. Al cuantificar esa ignorancia de la forma en la que lo han hecho, los autores del resumen han perdido credibilidad con muchos científicos. Ese comportamiento es inaceptable. Un resumen propiamente científico debería rehacer las coclusiones principales del resumen que han hecho, de forma que describa adecuadamente las incertiumbres inherentes a las conclusiones.

Lo de la pausa de unos 15 años o así en el calentamiento global no ha sido cubierto bien. Incluso si fuera cierto que solo se trata de una simple pausa, que se ha acumulado más calor en el océano que algún día se liberará, que en una escala de plazo mayor solo se verá como una fluctuación, no tenemos una base seria para esos argumentos. Es innegable que la pausa llega como una sorpresa en un contexto en el que las emisiones de gases invernadero siguen aumentando. Tiene implicaciones obvias en factores que no se han tenido en cuenta en los modelos climáticos. Como tal, merece un estudio crítico que apunte a una buena evaluación de ls incertidumbres que conllevan las predicciones. Esto es lo que se esperaría de un enfoque científico serio. Una consecuencia indirecta podría ser que el calentamiento que ocurrión el la última parte del siglo XX solo es en parte el resultado de las emisiones de CO2. Si ese fuera el caso, afectaría a los modelos de una forma que no ha sido tenida en cuenta  en el informa del IPCC. Además, la pausa indica que hay que tomarse tiempo antes de decidir acciones irreversibles; que hay que mantener la cabeza fría en vez de entrar en pánico; y usar el tiempo eficientemente para mejorar los modelos que no son consistentes con las observaciones.

Como un científico neutral que observa el debate climático, me duele el daño que hace a la imagen de la ciencia entre el público general. Reconozco la existencia de un número significativo de científicos del clima competentes que se niegan a que sus resultados sean usados como propaganda irracional. Veo que en general se expresan con integridad y tienen que soportar una agresividad inaceptable, incluyendo insultos y ataques personales por parte de aquellos que creen saber mejor cuál debe ser el mensaje.  Aunque por convicción soy partidario del principio de precaución y un defensor de la preservación de la naturaleza del planeta, estoy asustado de la actitud anticientífica que prevalece en las interpretaciones verdes del trabajo del IPCC. En ese contexto, creo que los científicos del IPCC deberían sentirse moralmente compelidos a producir un resumen científico de su trabajo, y refrenarse de dar un mensaje al mundo.

La Cámara de los Comunes ha pedido informes, a quien quiera presentarlos, para una inquisición que prepara sobre el último macro informe sobre el calentamiento global del IPCC (AR5 – 2013). Judith Curry hace un resumen de los que le han parecido más relevantes (o por ser vos quién sois, o porque le han gustado), y abre la discusión:

Lo que pedía el parlamento era respuesta a una serie de preguntas, y en total se han presentado 41 informes [–>].

Entre los que menciona, Curry destaca el de Nic Lewis, que me ha parecido una joya.

Algunos de los informes hacen argumentos científicos que creen que refutan las conclusiones del IPCC. Entre ellos, el de Nic Lewis es un fuera de serie. Previsiblemente es sobre la “sensibilidad climática”. Y es la explicación más clara que he visto sobre los problemas que hay con los argumentos del IPCC respecto a la sensibilidad del clima.

Pero claro, la sensibilidad es “el asunto” de la discusión del calentamiento global. El corazón de la teoría. Y Lewis lo desbroza con una claridad envidiable. Breve, y al alcance de cualquiera.

Explica el “pufo” que hace el IPCC. Pero con elegancia, sin llamarle pufo. También sin disimulos.

Desde el macro informe IPCC 2007 al de 2013 ha habido muchos avances en la apreciación del efecto de los aerosoles (contaminación) en el clima. Reduciendo su efecto. Los aerosoles enfrían (frenan la luz que llega del sol). Y los modelos del IPCC tienen (por ejemplo, digo de memoria) un efecto de calentamiento por el CO2 de -pongamos- 1,5ºC desde 1950, y un enfriamiento por los aerosoles de -pongamos- 0,9ºC, lo que da un calentamiento de 0,6ºC. Que coincide con el calentamiento observado, y el cuento queda muy bien. Pero si descubres que el enfriamiento de los aerosoles es la mitad, entonces el calentamiento del CO2 tiene que ser la mitad. Y si el calentamiento del CO2 es la mitad, las predicciones de calentamiento para el futuro -por causa del CO2- también tienen que ser la mitad. Eso es la sensibilidad del clima, en la que Lewis es especialista.

El problema es que el IPCC ha hecho dos pufos en 2013.

1. Por una parte ha rebajado la predicción de calentamiento para las próximas dos décadas, de acuerdo con las nuevas estimaciones del efecto de los aerosoles. Y de acuerdo con los cálculos (realistas) que se derivan de las observaciones. Pero se ha limitado a esas dos próximas décadas. La predicción a futuro más lejano sigue basada en los modelos (que no han cambiado el efecto de los aerosoles).

2. Y la predicción a más futuro (el rango de sensibilidad que dan) está también basada en una mezcla entre esos modelos errados, estudios que siguen usando la estimación antigua de los aerosoles, estudios con estadística conocida e indiscutiblemente inadecuada (una vergüenza para los especialistas), y estudios sí adecuados metidos en medio de esa amalgama. Claro, el resultado de mezclar tres sistemas que exageran y uno realista, solo reduce un poco la exageración de 2007. Pero sigue siendo una exageración, no realista.

Lewis fue revisor del IPCC de 2013, y pidió que se dejara claro qué predicciones se basaban en los modelos (demostrablemente erróneos), y lo que daban las predicciones basadas en observaciones realistas (con los aerosoles bien estimados y la estadística adecuada). Para que los gobiernos pudieran tener saber que cambia mucho la predicción, según lo que uses para hacerla. No le hicieron ni caso. Y la diferencia es como de 1,7ºC por doblar el CO2, a 3,3ºC.

Lewis recuerda en su comentario:

El meta análisis en Tol (2009), de 14 estimaciones de economistas, sugiere que una temperatura 2ºC más caliente que la actual probalemente tenga un impacto negligible en la “salud económica”.

Hay que destacar que toda esta argumentación (demostración) de Nic Lewis es lo menos “negacionista” que cabe. Usa la teoría del IPCC, da por buenos los datos del IPCC, y usa los estudios de los autores principales del IPCC (él mismo es coautor del estudio más completo y reciente). Pero cuando ve un pufo, señala el pufo.

En realidad lo suyo es leer su propio informe. Yo solo pretendo ejercer de tentación. Hay más detalles de los que he mencionado, y mucho mejor explicados. Es breve (3.300 palabras) y apto para todos los públicos. Claro, claro.

Una de modelos / realidad en el informe Lewis:

informe-lewis-commons

Quería resumir un estudio de Nic Lewis en Climate Audit, probablemente clave. Pero Ross McKitrick, que a su vez ha estudiado mucho la correspondencia entre los modelos climáticos del IPCC y los datos reales, ha hecho muy rápido su propio resumen, que no puedo dejar de usar (copiar).

Uno de los puntos clave que Nic hace, es que, usando solo los datos del último informe del IPCC, y aplicando su propia fórmula para la respuesta del clima, es inevitable una estimación de unos 1,3ºC [de calentamiento hacia fin de siglo -pm].  Sin embargo, la mayor parte de los modelos que emplean tienen respuestas de 1,6ºC y unos cuántos incluso por encima de 2ºC, lo que implica una sensibilidad muy exagerada a las emisiones de CO2. Y encima, el IPCC dice cosas como … “Hay una muy alta confianza en que los modelos reproducen las características generales del clima del incremento de la temperatura global media de superficie en el período histórico, incluyendo el calentamiento mayor en la segunda mitad del siglo XX, y los enfriamientos que siguen a las erupciones volcánicas fuertes“. (Cap 9 p. 3). Todo el resumen del capítulo 9 da la impresión de que las observaciones y los modelos se alinean perfectamente. Algo tiene que ceder aquí [es el título de una película -pm].

Y un cachondo le contesta:

Sospecho que tienen la esperanza de que en los próximos años haya una subida fuerte en las temperaturas de superficie, y les salve. Es el sistema de lucha del terco: niégate a rendirte, y reza para que ocurra un milagro.

Interesa mostrarlo con el gráfico más claro del estudio de Lewis.

nic-lewis-observaciones-modelos.ipcc

La “Transient Climate Response” (TCR) es la respuesta de la temperatura a un incrementeo del CO2, en 70 años durante los que se dobla la concentración de CO2 en el aire. Es la medida que ha usado principalmente el IPCC en el último informe (2013), para plantear su predicción de calentamiento hacia final de siglo.

En el gráfico vemos los resultados de los modelos que usa el IPCC (azul), y la conclusion a la que llevan las obsevaciones. Pero la conclusión con los datos, forzamientos y fórmulas del IPCC, y trabajos de los autores principales del IPCC. La mediana de los modelos es 1,8, a comparar con el 1,3 de las observaciones. ¿Cómo pueden decir, a la vista de esa diferencia de resultados, que? …

“the ranges of TCR estimated from the observed warming and from AOGCMs agree well, increasing our confidence in the assessment of uncertainties in projections over the 21st century.”

Lewis explica su sorpresa, porque el último gran estudio sobre el caso (del que él es coautor), y que daba ese resultado de 1,3ºC a partir de las observaciones (y de los forzamientos y fórmulas del IPCC), tenía entre sus 17 coautores a 14 autores principales del infrome del IPCC de 2.013.

Y su sorpresa, porque no solo dicen que los modelos reflejan bien la realidad del clima – frente a la obvia evidencia que conocen mejor que nadie-, sino que a la hora de hacer predicciones usan la TCR de la media de los modelos, en vez de la de las observaciones.

Ahora va a resultar que los “negacionistas” de los datos del IPCC son … ¡los propios autores del IPCC!

Para muchos más detalles y explicaciones, el original de Nic Lewis en inglés:

Nota: Normalmente hemos venido hablando de la “Equilibrium Climate Sensitivity” (ECS). Que es lo que usa el IPCC para marcar ese calentamiento de “peligro” de superar 2ºC. Tiene una definición diferente. Lo que se calentaría la tierra al doblar el CO2, una vez el sistema climático ha alcanzado el equilibrio. La idea es que hay efectos que tardan más en realizarse (por ejemplo por el calor que se va al mar). La comparación entre ambas depende de varias factores (como la velocidad de calentamiento del mar), pero se puede -en plan brochazo muy grueso- sumarle un 50% a la TCR para dar con la ECS. Y así, esa TCR de 1,3ºC derivada de las observaciones daría una ECS de 2ºC, mientras que la TCR de 1,8ºC de los modelos sería una ECS de 2,7ºC. Más o menos.

ipcc-95-certidumbre-el-mundo

El discurso del mundo posmoderno sobre ciencia tiene una característica muy novedosa. Novedosa para el pensamiento sobre ciencia. Nunca afirma que tal teoría o tal científico “dice que” -y entonces tu juicio depende de la firmeza que le concedas a esa teoría o científico- sino que siempre lo plantean como que “la ciencia dice”.  Se basa en la idea (política) del consenso. La teoría no se contrasta con la realidad, sino con el consenso. Si hay consenso es verdad, y entonces es “la ciencia”. Solo que ese “la ciencia” a menudo es mentira.

Ciencia búlgara. Obsesionada siempre por superar la barrera mágica del 90%, ante cuyo efecto devastador el raciocinio se suspende. Y ya nadie se pregunta de dónde diablos ha salido la cifra. Es como la bomba atómica, destrucción mutua asegurada, y tal. Se acabó la discusión. Se acabó hasta el pensar.

La ciencia del Calentamiento Global Acojonante es “la ciencia” por antonomasia de la posmodernidad. No existe nada más seguro ni nada más “la ciencia” que el CGA.

obama-cambio-climaticoObsérvese que no es “la ciencia” la que dice que la gravedad existe, sino tu propio peso. Y sobre cómo funciona, tampoco lo dice “la ciencia”, sino Galileo y Newton. Lo mismo pasa con la tierra redonda. Nadie afirma que “la ciencia” dice que la tierra es redonda, sino que lo sabemos, desde Eratóstenes, y porque los aviones llegan a Auckland. Por ejemplo. Sin embargo, que el cambio climático está ocurriendo es algo que te lo dice “la ciencia”.

Y búlgara. Y como en Bulgaria –cuando o como con Ceaucescu- el resultado es falso. Obama enlaza al estudio  de la payasada del 97%. Este:

el-jeta-de-john-cook

Obsévese:

– No dice nada de “dangerous”, que se lo ha inventado Obama.

– Dice “stating a position“, no “finding a result“.  Los autores, básicamente unos payasos activistas que todavía no han entregado los datos para que el trabajo se puede replicar, deciden que los estudios en cuyo resumen se asume el Calentamiento Global Acojonante (para estudiar otra cosa), en realidad están afirmando el CGA. No es cierto, y en ese 97% figuran muchos trabajos de notables “negacionistas”. Pero si lo fuera, afirmar es una opinión, no ciencia. La ciencia es lo que estudia de verdad ese trabajo, por ejemplo la población futura del pato colorado en el caso de que ocurriera el CGA. Pero en el caso de que solo es un “escenario”,  no es “la ciencia”.

– Lo de we are the cause necesita una cuantificación. Y solo el 1,3% de los trabajos estudiaban la causa del calentamiento global, cuantificando.

En resumen, ese estudio que cita Obama como la prueba del CGA (y para muchos lo es –>) no prueba nada de lo que pretende. Hay un calentamiento, y ese calentamiento podría tener el CO2 que emitimos como causa principal (o no), sin que eso tenga por qué preocuparle a nadie. Porque medido con los termómetros mas antiguos que tenemos (Inglaterra central) solo son 0,7ºC desde lo que llaman “época pre-industrial” (1750)

cet-perspectiva-2013

Mentira búlgara. Abundan en la ciencia del Calentamiento Global Aconjonante. Vamos a rematar otro resultado búlgaro que avanzamos el otro día [–>]. Esta vez no se trata de unos payasos, sin del mismísimo IPCC.

Michael Oppenheimer es uno de los principales elaboradores del último gran informe del IPCC (2013). Coordinating Lead Author. Está por encima de los directores de cada sección (lead authors). El periodista le pregunta [ver vídeo –> ] sobre el informe nuevo recién salido:

Cuando decís haber pasado de un “muy probable” a “extremadamente probable”, eso tiene una precisión científica?

¿A qué certeza se refiere? Lo explica el IPCC mismo:

It is extremely likely that human influence has been the dominant cause of the observed warming since the mid-20th century. [–>]

Vale, es “extremadamente probable” que la influencia humana haya sido la causa dominante del calentamiento observado desde la mitad del siglo XX. Y en su jerga, extremadamente probable quiere decir una probabilidad mayor que el 95%. Bulgaria otra vez. Bulgaria, porque sabes que no hay forma humana de afirmar ni medir tal cosa.  Tendrían que saber qué hace el clima naturalmente, y qué hace bajo el efecto del CO2. Y si supieran eso, no hubieran hecho una predicción -la primera que hacen- de calentamiento para las dos primeras décadas del siglo XXI, a razón de 0,2ºC por década, cuando no ha habido nada.

Los científicos críticos pueden hacer un comentario jocoso, pero no siguen el caso de buscar de dónde sale ese 95%. Saben que es una fantasía. Los periodistas, como si les hablan en chino. Y ni siquiera les interesa. Algunos blogueros les hemos dado un poco la lata en Twitter a los científicos más asequibles de la línea IPCC. Como Richard Betts.  Y ha resultado. Contestó. Es un tío majo y legal Betts.

ipcc-95-certidumbre-1

A lo que no me ha contestado, y le he preguntado dos veces, es a esto:

ipcc-95-certidumbre-2

Me explico. El enlace lleva a la típica fantasmada de Gavin Schmidt en Real Climate. Que “explica” (oscurece) lo ya absurdamente farragoso que pone en el tocho del IPCC [10.3.1.1.3 –>]. Farragososos los meandros, la conclusión es meridiana. Los modelos que usan, con unos rangos de incertidumbre de infarto, solo producen menos de un 5% de casos en que la actividad humana no sea la causa principal del calentamiento observado desde 1951. Por lo tanto, ¡están seguros al 95%! Claro, eso sería cierto si los modelos fueran la realidad. Para tener una certidumbre del 95% de que la causa principal del calentamiento es el hombre, tendrían que demostrar que los modelos en los que se basa la idea son correctos. ¡Pero no que según los modelos la certidumbre es el 95%! Eso es Bulgaria.

En el tuit de arriba se ve como Paul Matthews (Universidad de Nottingham, matemática aplicada, sistemas no lineales y métodos numéricos)  le dice a Betts que se trata de divagaciones, afirmaciones y modelos.

Gavin Schmidt le contesta que para hacer la atribución son necesarios modelos.

A mi se me ocurre que entonces la atribución será lo buena que sean esos modelos. Y Pielke lleva años diciéndolo [–>]:

When they write

 ”……we detect the influence of greenhouse gases, aerosols and natural forcings in the observed temperature record”

they more accurately should state

“…….we detect IN THE MODEL the influence of greenhouse gases, aerosols and natural forcings WHEN COMPARED WITH the observed temperature record.

At some point, the entire climate science community is going to realize that models are just hypotheses; e.g. see

Que aplicado el último informe del IPCC, quedaría:

Cuando dicen:

Es extremadamente seguro que la influencia humana ha sido la causa dominante del calentamiento observado desde mitad del siglo XX

Deberían poner:

Según nuestros modelos es extremadamente probable que la influencia humana ha sido la causa dominante del calentamiento observado desde mitad del siglo XX

Que es una afirmación completamente diferente. Porque es como decir, si tuviéramos razón, entonces … Y el problema es que no hay ningún motivo para pensar que tengan especial razón.

En resumen, el 97% es mentira, y el 95% es mentira tal y como lo proponen. Tan mentira como unas elecciones de Ceaucescu. Y lo de pasar de una “muy probable” a una “extremadamente probable”, entre el informe anterior (2007) y este, es una mentira que ya hemos comentado, y que hasta Gavin Schmidt confiesa [–>]:

 Interestingly, the attribution of most of the trend to GHGs alone would still remain very likely (as in AR4)

Interestingly, entonces el IPCC está vendiendo otra cosa que no es, y que ha salido por toda la prensa [–>]. El aumento de la certidumbre en la atribución del calentamiento al CO2.

Y un detalle final, perfectamente típico de la ciencia posmoderna, o búlgara:

ipcc-95-certidumbre

¿Y quién coño les ha dicho a Richard Betts o Gavin Schmidt que Paul Matthews tiene que evaluar cuánto calentamiento se debe al hombre, para que la evaluación del IPCC valga o no valga un pimiento? Es el argumento de que se trata de la mejor ciencia que tenemos. ¡Joder, si es una falacia lógica descrita desde Artistóteles!  La ciencia tiene que demostrar su validez para que se le haga caso, no tiene que demostrar que “no hay otra mejor”. La mejor puede perfectamente ser una mierda, si no ha demostrado no serlo.  ¿Tomarías una medicina que no se ha comprobado si mata o cura, solo porque no hay otra mejor? Pero al parecer, pretenden que se les tome en serio.

Así que cuando los posmodernos te hablen de “la ciencia”, ya sabes. Es como la tele o los políticos. Miente. Tampoco les exigen responsabilidades cuando fallan, así que no pasa nada. Es gratis. Menos para ti, que la luz te va a costar un ojo de la cara … como prolegómeno a todo lo demás.