toponimos-pre-romanos-vascongadas-villar

Desde Baracaldo, y con un email falso, protesta un nick Pelayo [–>]:

He leido algunas de tus ilustres aportaciones a la linguistica en general y al euskera en particular. Es notorio el desprecio que sientes hacia todo lo que no sea la lengua y cultura de cervantes,lo puedes disfrazar de imposicion, derroche economico…o adornarlo con un sinfin de frases pedantes, que tu odio queda patente. Decir que el “vascuence” no es ni tan de aqui, ni mas de aqui que el castellano es para hacerselo mirar, o al menos revisar los cientos de libros y trabajos que habras leido al respecto. Podriamos debatir acerca del texto de Abaitua y Unzueta o lo que opinan otros autores del mismo. Podriamos hablar de los autores clasicos y de sus contradicciones y errores como llamar caristios a los caretes, de isoglosas, de cromlech, de grafitos, de porque en el siglo XVII los procuradores de barakaldo no podian ir a las juntas de Gernica por no saber castellano (raro…, siendo tan de aqui), del adn de atapuerca (y de porque solo pones lo que te interesa), de TU nueva vasconizacion o de Gorrochategui (y de nuevo, de porque omites lo que no te conviene). Podriamos hablar y debatir de todo esto y mucho mas, incluso podriamos aprender, pero no lo vamos a hacer. Y no lo vamos a hacer porque en ningun caso es esa tu intencion. Tu no quieres discutir sobre si el euskera es una lengua “moderna” o antediluviana, ni sobre si se impone o es una eleccion de la mayoria, lo unico que tu quieres es echar mierda sobre algo que te jode profundamente, por algun trauma infantil o porque el euskera es tan dificil que nunca llegaste a aprenderlo. Lo que es cierto es que blogs como este y gente como tu, lo unico que consigue es que mucha gente se sienta cada vez mas lejos de lo “español”.

Amigo “Pelayo”. Me alegra mucho que te interesen tanto mis sentimientos. Es una actitud muy posmoderna … y francamente subnormal. Porque atendiendo lo que quieres imaginar que siento, dejas de atender lo que digo. Y ya que hablas de querer discutir, se da la pequeña circunstancia que sólo se puede discutir lo que el otro dice; los argumentos que expone. No lo que crees que siente. Eso es un producto de la imaginación. Y la imaginación es libre, al contrario que la razón.

El caso es que no sólo quiero discutir de todo lo que dices que no quiero discutir, sino que lo discuto. Vaya, que lo he discutido varias veces, en esas entradas que te parecen tan “ilustres”. (Realmente es jodido escribir algo “ilustre“, pero debe ser que lo tuyo es el vascuence). Y en esos artículos has tenido toda la libertad de introducir comentarios, y criticar y refutar los puntos que te parecieran equivocados. Has elegido no hacerlo, y ponerte a hablar de mis supuestos sentimientos en un lugar genérico. ¿Quién será aquí el que no quiere discutir? ¡Campeón!

– Decir que el “vascuence” no es ni tan de aqui (sic), ni mas (sic) de aqui (sic) que el castellano es para hacerselo (sic) mirar

No sé dónde he dicho eso, ni si lo he dicho así mismo. Y entrecomillar vascuence tiene cojones. Sería como entrecomillar romance (es la misma construcción). Cosas de la incultura, supongo. O de la kultura.

vascuence-euskera-euskara

Pero, lo haya dicho o no lo haya dicho, es una proposición muy sostenible. ¿Qué puede significar que un idioma sea más o menos “de aquí”; cómo se podría medir eso? Yo creo que sólo hay dos criterios. El criterio práctico: lo que (más) se habla aquí; y el criterio místico: que es originario o nacido aquí. Así que ya ves tú; el castellano es el idioma en el que nos entendemos aquí, y además tiene toda la pinta de haber nacido aquí. Por sus textos más antiguos conocidos, y por sus características dentro de los romances – que sólo se pueden explicar desde un idioma muy cercano al vascuence.

Lo del vascuence, en cambio, es bastante discutible. (Ese ejercicio que dices que no quiero hacer — pero que yo hago, y tú no). Y los datos -no el odio imaginario- dicen lo que dicen.

toponimos-pre-romanos-vascongadas-villar

Lo de la antigüedad tiene bastante gracia. Si te refieres a la forma actual de una lengua, de modo que dos hablantes se entienden entre sí, el vascuence batúa es una de las lenguas menos antiguas ¡del mundo! Por ejemplo, mi abuela la carlista no les entendía desde su vascuence vizcaíno. Pero no tenemos ninguna dificultad para leer un texto de  Urdaneta — por poner otro ejemplo ¿Cuál será más antiguo?

Si por antiguo te refieres a las formas antecesoras de una lengua, todas las lenguas tienen la misma antigüedad. Si el “paleovascuence” de Aquitania -que no de aquí- es el precedente del batúa, el latín lo es del castellano. Por poner dos antepasados coetáneos. Y son igualmente ininteligibles entre sí, pero igualmente comparables entre sí.

– Podriamos (sic) debatir acerca del texto de Abaitua y Unzueta o lo que opinan otros autores del mismo. Podriamos (sic) hablar de los autores clasicos (sic) y de sus contradicciones y errores como llamar caristios a los caretes, de isoglosas, de cromlech, de grafitos,

Sí, y podemos hablar de pájaros y flores. Pero no le veo la relación. ¿Quieres hacer un argumento? ¡Pues no te cortes; hazlo!

– de porque (sic) en el siglo XVII los procuradores de barakaldo (sic) no podian (sic) ir a las juntas de Gernica por no saber castellano (raro…, siendo tan de aqui (sic))

Creo que te equivocas. La exigencia para ir a las Juntas era saber leer y escribir. Y la gente aquí (Baracaldo incluido) sólo sabía escribir en castellano o en latín. (El vascuence era una lengua analfabeta). En el siglo XVII, que dices, básicamente sólo en castellano. Y en todo caso el que sabía en latín también sabía en castellano.  ¿No te parece una exigencia razonable saber leer y escribir para ser juntero? Visto cómo escribes, probablemente no. Pero contempla la posibilidad de que la postura estrafalaria sea la tuya. Observando el mundo y tal.

– del adn de atapuerca (y de porque (sic) solo pones lo que te interesa), de TU (sic) nueva vasconizacion (sic) o de Gorrochategui (y de nuevo, de porque (sic) omites lo que no te conviene). Podriamos (sic) hablar y debatir de todo esto y mucho mas (sic), incluso podriamos (sic) aprender, pero no lo vamos a hacer. Y no lo vamos a hacer porque en ningun caso es esa tu intencion (sic).

Te explico cómo funciona. Si tú crees que hay otros datos o argumentos que no he puesto, y serían relevantes, lo que tienes que hacer -si de discutir se trata- es exponerlos tú. Y tal vez podríamos aprender, que efectivamente es la idea. Pero si decides que yo no quiero discutir, sin hacer la prueba, entonces el que está impidiendo la discusión -y la información- eres tú. No me mires a mi.

*Mi* teoría de la vasconización (tardía) no es mía. Aquí tienes una lista bastante decente de sus defensores y detractores, y algunas de sus obras.

Para tu sorpresa, Gorrochategui está entre sus detractores. O igual te he entendido mal, por aquello de la sintaxis. Lo único que hace G. es tratar de adaptar la tesis contraria (vasconización ancestral) a los datos actuales, mediante la “teoría del acordeón”.

En todo caso, ya lo he explicado. Sorprendido por la vigencia y auge de la idea de la “vasconización tardía”, que no sospechaba, lo que he hecho es presentar algunos de los datos y obras nuevas que usan. Por darlos a conocer. Y desde luego en una especie de brochazo rápido, con enlaces para que el que quiera pueda profundizar. ¿Tienes algún problema con este tipo de divulgación? ¿Que te parece “odio”? ¿Y qué cojones importaría eso — si fuera cierto? Es bastante extravagante pensar que alguien “odie” una lengua. Pero la acusación es muy estúpida, porque siempre se puede acusar a la opinión contraria de tener el sentimiento contrario. ¿Crees que el amor acerca más a la realidad que el odio? ¡Vaya empanada que llevas! Más parece lo contrario; que el que acusa de sentimientos a los demás es quien está siendo arrastrado por ellos.

Resumiendo. Si quieres acusarme de sentimientos, eres muy libre. Pero irrelevante. Si quieres aportar a la discusión, eres igualmente libre de hacerlo. La diferencia es que en ese caso podrías estar haciendo algo de utilidad.

– por algun (sic) trauma infantil o porque el euskera es tan dificil (sic) que nunca llegaste a aprenderlo.

Hay aproximadamente unas 6.500 lenguas que no he llegado a aprender. Unas pocas, como el griego clásico, me dan pena. Porque aportan cultura. Pero el vascuence no está entre ellas. Supongo que piensas que tengo algo parecido a un deber moral al respecto. Yo en cambio soy de la opinión de …

¿Pasa algo?

– Lo que es cierto es que blogs como este y gente como tu (sic), lo unico (sic) que consigue es que mucha gente se sienta cada vez mas lejos de lo “español”.

¿Y por qué diablos me iba a importar a mi de qué te sientes tú lejos o cerca? Yo mismo no me siento especialmente cercano de lo español, y definitivamente me la suda lo que quiera sentir cada cual. Tiendo a preferir que los sentimientos se los meta cada uno por do le quepan, y los deje en casa. Una estrategia que normalmente se solía considerar muy frecuente entre los vascos, y distintiva de ellos dentro de la península. ¿En Baracaldo es diferente? Pareces un revuelto de sentimientos. Como un cante jondo. Y eso muy vasco no suena, la verdad. Vascos de piedra blindada, decía Miguel Hernández. ¡Cómo cambian los tiempos!

Enlace. La entrada que parece ser el origen de las cuitas de este “Pelayo”:

En Nada es Gratis, una serie de docentes de la Facultad de Economía protestan por la exigencia de valenciano:

El razonamiento es el obvio, y el título lo dice todo. Pero el artículo también muestra hasta que punto los firmantes son culpables de lo que denuncian. Aparentemente no se dan cuenta, y por eso puede merecer la pena señalarlo.

Explican:

Uno de los objetivos de la Universitat de València, según reza en sus Estatutos (artículo 6.3), es la consecución de un uso normalizado de su lengua propia (la lengua valenciana), “esto es, el desarrollo de todas las funciones sociolingüísticas como lengua moderna.”

Y proclaman:

Desde el más profundo respeto tanto a la lengua y a la cultura valenciana como al objetivo de su fomento por parte de la Universitat de València,

Problema. Según su misma cita, el objetivo de la Universidad de Valencia no es el del simple “fomento” de la lengua valenciana, sino el de “la consecución de un uso normalizado de su lengua propia”. Y es completamente normal que se considere que los miembros más o menos fijos de la universidad conozcan “su lengua propia”, para que esta esté “normalizada”. Si no, no sería “su lengua propia”, sino una más de las lenguas que se hablan.

Tienen razón en todo lo que denuncian.

  1. Menos profesores para elegir, para buscar calidad.
  2. Favorece la endogamia, problema ya muy grave en la universidad española.
  3. Atenta contra la no discriminación en función de la lengua, que figura también en los estatutos de la Universidad de Valencia
  4. No hay una discriminación lingüística de los que prefieren clases en valenciano; 22,3%, frente a una demanda de clases en castellano del 63,6%. La oferta es del 34% en valenciano y el 57% en castellano.

Pero siendo todo eso muy cierto, es indiferente para el objetivo -que parecen aceptar implícitamente- del “uso normalizado de su lengua propia (la lengua valenciana)”. No se puede querer todo. Si juegas  “normalizar su lengua propia”, no juegas a calidad, ni a exogamia, ni a no discriminación. Normalizar es, precisamente, discriminar. Y la preferencia de la peña es también indiferente del todo. Normalizar no es poder elegir, sino poder dar por saco.

O sea, mejor sería que estos ilustres académicos protestones de la Universidad de Valencia se enteren de dónde viene el problema que denuncian. Lo demás son flores al viento.

quiere-vasquilandia-la-independencia

Ha salido el último Euskobarómetro [–>], según cuenta Vozpópuli [–>]. Este gráfico no sale de una pregunta directa, sino de una deducción inevitable. Del modelo territorial que preferimos los vascopitecos. Donde responden que independetzzzia un 23% de antropomorfos, y distintas formas de seguir dentro de España un 72%.

Esto es lo que contesta la basca cuando le preguntan lo que quiere:

modelo-territorial-anhelado-por-vasquilandia

Gráfico que deberíamos simplificar. Porque ni siquiera Tóntez, su máximo impulsor, es capaz de señalar alguna diferencia para Vasquilandia entre la autonomía que tiene y el federalismo. Simplificamos:

modelo-territorial-anhelado-por-vasquilandia-2

Tenemos una idea de la posición de los partidos vascos al respecto. En unos casos mejor y en otros no tanto. Si por “partidos” entendemos lo que diga el Marianito de cada uno. Pero fuera del mundo de la política podría haber quien le dé más importancia a lo que piensen los votantes de los partidos que los Marianos de los partidos. Piensan esto:

partidos-vascos-y-su-conflicto

Hay un dato curioso. Respecto al mamoneo territorial, al lo que más se parecen los votantes de  Potemos Vasquilandia es a los del PNV. O viceversa. Los demás tienen las ideas más claras, pero distintas ideas. Los de Potemos resultan ser la banda izquierda del PNV. Y el federalismo de Tóntez es una gran idea … sobre todo para los no votantes del PSOE. Es lo que tiene llamarse Tóntez.

Hasta aquí lo que quiere la peña. Así, en frío. Pero vivimos en un mundo posmoderno de sentimientos, y es importante saber cómo se sienten nuestros ilustres conciudadanos. Por ejemplo, ¿se siente nacionalista Vasquilandia?

se-siente-nacionalista-vasquilandia

Y los sentimientos, separando el ganado por partidos de preferencia. Hemos incluido los abstencionistas recalcitrantes, para medir esa idea de que los no nacionalistas participan mucho menos en las elecciones. Cosa que se confirma sobradamente. Y que tal vez debería hacer pensar, por lo menos un poco,  a los imbéciles que dirigen los partidos que deberían motivarles.

 

partidos-vascos-y-sentimiento-nacionalista

También se confirma el parecido, por la otra banda, entre Potemos y el PNV. Ambos cerca de la media de la población general. Más no nacionalistas que sí nacionalistas, pero sin exagerar demasiado. Los votantes, digo.

Nota: Había habido un fallo, capturado por Repbana (gracias). Los datos del PNV que ponía antes eran los de la columna de total.

Comparando. Puede tener interés comparar encuestas. Hace poco poníamos la del Sociómetro [–>]. Señalando que “el prucés” desincentiva el separatismo vasco. Es del gobierno vasco en vez de la Universidad del País Vasco, y yo diría que con menos prestigio que el Euskobarómetro. Pero los resultados no difieren demasiado. Si acaso, en la absurda opción intermedia. Contagiados por el ambiente tramposo del nacionalismo, nunca preguntan por lo claro: ¿quieres independencia, sí o no? Y la pregunta del medio es diferente entre ambas encuestas. En la del Sociómetro, la respuesta del medio es: Estaría o no de acuerdo según las circunstancias. Y en la del Euskobarómetro es:  Tengo deseos pequeños de independencia. ¡Tócate los cojones! (Las otras dos opciones son “deseos grandes” y “ningún deseo”).

comparando-encuestas-sobre-independencia-vasquilandia

Contando con el cachondeo inherente a la pregunta del medio, son resultados razonablemente similares. Y el apabullante anhelo de independentzzzia de Vasquilandia resulta bastante escaso para tanto como hablan de él.

Hay más cosas, y de interés. Algunas, asquerosas — aunque conocidas. Puedes seguir la historia en el Euskobarómetro original:

 

 

Sí, a toro pasado es muy fácil decirlo. Pero es que parece que tenía que ser. Tanta payasada con “el prucés” no es normal. Y es cierto que los vascos tendemos a ser un poco bestias, pero nunca se ha dicho que no seamos serios. Serios … como en “de fuste”. Y eso de ser compi yoguis del circo de los hermanos Marx; no sé, como que no es muy buen plan.

El caso es que el Gobierno Vasco hace una encuesta todos los años, preguntando por la vida y milagros del vascopiteco. Y entre muchas cosas interesantes encuestan sobre la independentzzzia. Enlace:

Lo presentan sin comentarios. Los puros números sobre un gráfico.

encuesta-independencia-gobierno-vasco

Se preguntará el lector por qué tantos colorines para un asunto tan sencillo. Hay que confesarlo: lo del fuste de los vascos está muy atemperado por el nacionalismo, que es un anhelo manifiestamente carente de seriedad. Y en esta encuesta preguntan lo normal -si quieres independencia o no-; pero  también preguntan lo que jamás se ha visto en ningún lugar del orbe.

Estaría o no de acuerdo según las circunstancias

De ahí que tengan que poner tantas rayas, y no se entienda nada. Pero como aquí no nos andamos con bobadas, lo vamos a simplificar. Y al “depende”, que le den. Si resucita Franco, o si Pablito trae Venezuela, o si sale petróleo en el Gorbea, ya se verá en la encuesta del año que sea.

Veamos la independencia en Vasquilandia, pelo. Los números expresan porcentajes. Los colores están invertidos respecto a los del Gobierno Vasco, porque nuestra idea de lo bueno / malo es la contraria. En 2010, 2011, y 2012 (Patxindakari) no debió haber encuesta, o esa pregunta, porque no dan datos.

independencia-si-no

Por si no se ve claro. 2016 no sólo tiene la cifra más baja de independentistas de toda la serie (19%), sino también la más alta de contrarios al prodigio (38%). Y los contrarios doblan -exactamente- a los indepes.

Otra buena forma de verlo es mirar la diferencia.

independencia-diferencia-si-no

También se puede intentar buscar la famosa “máquina de independentistas” en estos números. Es interesante, porque no está.

maquina-de-independentistas

Si los gobiernos de España han tenido alguna influencia en el asunto, todo lo que se podría -tal vez- decir es que Aznar habría conseguido que el NO aventaje claramente al SÍ; Zapatero habría disminuido la ventaja; y Rajoy habría logrado aun mayor disminución … hasta que llegó “el prucés” a salvarle. O a salvarnos, que no parece que él se inmute gran cosa.

¡Viva el prucés! 19 puntos de diferencia, superando ampliamente los 11 de Aznar.

Es lo que trato de explicar a los del “no es legal”. El separatismo se desactiva con un baño de realidad. Y la Clarity Act [–>] es el mejor baño de realidad que se ha inventado … hasta que inventaron “el prucés”. Es posible que con el prucés no haga falta. Para que luego digan que en  España no inventamos nada. ;)

independencia-diferencia-si-no-con-plinomica

¿Ahora se entiende la cara de paisaje que se le ha puesto al PNV?

Se me había escapado este libro de Francisco Villar de 2014.

villar-lenguas-ibericas-antiguas

Indoeuropeos, íberos, vascos, y sus parientes

Cada vez me gusta más Villar. Usa mucho mas los datos que las piruetas; no parece tener “convicciones”; sino hipótesis que adapta a los datos según salen; y está radicalmente predispuesto a admitir lo delicado y relativo de la lingüística histórica. Suelen ser las características del sabio.

Habíamos hablado de su anterior libro –Vascos, celtas e indoeuropeos. Genes y lenguas. (Francisco Villar 2005)– en esta entrada:

En el que comento hoy sigue avanzando con su “arqueología toponímica”, y atento a lo que sale de la genética. Pero no referido a Vasquilandia sino a un contexto muy general. Sirva esta imagen de ejemplo:

villar-parientes-ejemplo

Voy a hacer un resumen muy corto, con una abstracción completa de todos los detalles técnicos. Sirve para saber lo que va pensando. El que quiera averiguar cómo llega a ello (y es lo importante) tendrá que leer el libro. Son 10 eurillos en el enlace de arriba. ¡Bien gastados!

El primer estrato lingüístico que ve a través de la toponimia es de tipo indoeuropeo (que llama arqueo indoeuropeo). En el Mesolítico, de poblaciones refugiadas de la última glaciación en las penínsulas del sur de Europa, que con el retroceso del hielo (hace 11.700 años) se van extendiendo de sur a norte. Pero que ya produce poblaciones estables junto a río y lagos de cierta entidad. No todos son cazadores nómadas.

refugios-ultima-glaciacion

Tampoco asegura que todas las lenguas del refugio de la península fueran de familia arqueo indoeuropea. Se limita a decir que si las había ajenas a lo indeuropeo, cosa bien posible, no ha podido hallar rastros de ello.

Las familias de lenguas indoeuropeas no las ve llegadas en una oleada única, sino sucesivas; y muy distantes en el tiempo. La siguiente al arqueo indoeuropeo traería el Neolítico, con su agricultura y ganadería. Hace unos 7.000 años. La última en España, y pre-romana, sería en la Edad del Bronce. Con los idiomas celtas, sociedades mas estratificadas, y poblaciones defensivas en lugares altos. Entre hace 5.000 y  2.300 años. El traslado de todas ellas sería de este a oeste, y se apunta a la tesis desde Anatolia.

Respecto al vascuence (vaya, sus antecesores), ahora no duda de una  familia vasco-íbera. Que habría llegado como un “sandwich” entre la oleada neolítica y la celta. Después de la neolítica  y antes de la celta. No se atreve a precisar más con los datos toponímicos y genéticos que hay de momento. O sea, entre hace 7.000 años y hace 2.300. También en una expansión de este a oeste.

Pero si fuera la fecha antigua hubiera entrado con el neolítico mediterráneo, y lo habría hecho asociado a la cultura de la cerámica cardial. Que no existe ni en Vasquilandia ni en Aquitania.  Esa familia vasco-íbera se  separaría mucho después de llegar a la península, para dar lo propiamente íbero y lo antecesor del vascuence. Y la rama proto-eusquérica, ya sin cerámica cardial, viajaría hacia Aquitania primero, en época prerromana. Y de ahí hacia Vasquilandia, empezando en época romana, y finalizando en época ya medieval. Las flechas azules del mapa.

vasco-iberismo-neolitico

(Imagen Wikipedia: https://en.wikipedia.org/wiki/Cardium_pottery)

En una expansión como la de ese mapa, ni los expandidos tienen que ser un grupo homogéneo, ni tienen por qué ir juntitos de la mano. Lo que quiera que impulsara a unos anatolios a probar fortuna en el oeste, normalmente supondría la misma tentación para otros vecinos de la zona.

Pero para Villar pudo ser en cualquier momento posterior, hasta justo antes de los celtas. Eso, a la península. En todo caso, a Vasquilandia hubieran llegado los celtas (y otros indoeuropeos previamente) mucho antes que los wascones — ya separados del tronco de la familia vasco-íbera. Como vimos en su libro anterior.

Al parecer Villar, al que no le cuesta nada cambiar de opinión según avanzan los datos, ha pasado de ser muy contrario al vasco-iberismo, a ser partidario en una forma más o menos laxa. En el sentido de la misma familia, pero muy separada en el tiempo. Y no una heredera de la otra, sino ambas con un antecesor común, relativamente lejano. En Wikipedia hay una actualización decente sobre el vasco-iberismo, en el apartado que titula Siglo XXI.

Joé, parece de sentido común. Villar apunta a que el vasco-iberismo ha cometido muchos excesos, en el sentido de intentar traducciones directas y cosas así. Que no se pueden hacer, ni de broma. Pero dice que con los descubrimientos recientes no se puede negar el parentesco, así sea remoto, ni adjudicar los elementos comunes a “préstamos”. Y explica que en absoluto hay mayor justificación para hablar de “familia indoeuropea” que la que hay para hablar de “familia vasco-ibera”. Pues bién, en esa condiciones, no vas a pensar que las únicas lenguas históricas no indoeuropeas de la península, que son de familia común y sin parientes conocidos, una viene del Levante en época reciente, y la otra está en los Pirineos “desde siempre”. ¿Lo común lo desarrollaron por telepatía, si es cierto que el préstamo no está justificado? Fuera de la política no puedes pensar cosas como esa. Y los políticos nos la sudan.

Para hacer del vascuence un “misterio”, y separar ese “misterio” del íbero -que sería un “no-misterio”- parece que hay que hacer una gimansia mucho más enérgica de lo que recomienda la prudencia. Ahora están con el problema de los numerales. Y podemos ver la evolución de Orduña al respecto:

Conviene añadir, para completar la colección:

Resumiendo. Una tesis adaptada a los datos. No necesariamente cierta, pero ciertamente verosímil. Y sobre todo, sin las fantasías habituales que parecen inevitables cuando del vasquirrollo se trata.

Un ejemplo:

villar-y-parientes

Menos lobos, Caperucita.

Añadido: Ya que nos hemos enrollado con la coincidencia de numerales ibéricos y vascónicos, ponemos el cuadro comparativo. Nota: no se trata sólo de haber encontrado esas concordancias en textos en los que se pueden esperar numerales,  como los cobres de transacciones comerciales, sino que coinciden también las combinaciones para formar cifras complejas (ver 24 y 30 en el cuadro). Y la frecuencia con que aparecen los elementos para formar números mayores (10 – abar, 20- orkei).

numerales-ibericos-vascos

No es una tesis solamente verosímil y elegante, sino que tiene una capacidad predictiva tan exigente como se pueda desear. Así que, de ser cierta, resultará indiscutible con el tiempo. O será rechazada en caso contrario. Pero con datos, no con fantasías.

Añadido para Octavià (pantallazo del libro de Villar):

villar-para-octavia

El País saca hoy un estudio de Manuel Montero a cuenta de la sobre-representación de los apellidos “eusquéricos” por parte de los partidos nacionatas. Clic.

seleccion-apellidos-vascos

La historia es conocida. Había un perturbado llamado Sabino Arana que inventó una nación y una raza. Que distinguía, no por la pinta (es jodido), sino por los apellidos. Reunió a un grupo de payasos amargados, y con esos mimbres creó el nacionalismo vasco.

Con el tiempo el cuento fue cambiando. Adaptándose. Porque un tal Adolf Hitler, no menos perturbado, consiguió que las ideologías basadas en razas sufrieran un desprestigio muy grande. Y no es que los nacionatas vascos tuvieran nada en contra de Adolf, pero sí lo tenían en contra del desprestigio. Así que dejaron atrás razas y apellidos, y los cambiaron por el nebuloso concepto de “etnia”, y una lengua vernácula, marginal y ágrafa.

Esto es lo que se dice. Pero lo que mide Manuel Montero establece que no es cierto. Ni de broma han dejado atrás la chorrada de los apellidos.

El estudio:

El nacionalismo define lo vasco por la identidad cultural, no por el origen autóctono. Sin embargo, en su práctica política se encuentran criterios étnicos. Sus representantes en los ayuntamientos, parlamentos o gobierno presentan una peculiaridad: las personas con apellidos vascos tienen una presencia relativamente mayor que en la sociedad. Este artículo estudia estos desequilibrios. Analiza la estructura demográfica del País Vasco según los grupos de apellidos. La compara con la que desde ese punto de vista presentan las representaciones políticas.

Entiéndase lo de “presencia relativamente mayor”. Espero dejar claro con los siguientes dibujitos que se trata de una presencia escandalosamente mayor. Los datos son del estudio de Montero, menos los del Parlamento Vasco que son de su web.

El más fácil y claro probablemente es este. En azul, el número de apellidos “eusquéricos” que tiene la población de Vasquilandia, en términos porcentuales, sumando los dos primeros apellidos de cada uno. En rojo, lo mismo para los junteros de los partidos separatas en las Juntas Generales de las tres provincias. Y en verde, los de los partidos que venimos en llamar constitucionalistas.

apellidos-vascos-jjgg

Los partidos constitucionalistas llevan a las JJGG una representación cuyos apellidos tienen una “eusquericidad” que se corresponde muy bien con la de la población. Casi calcada. Vaya, como si no miraran los apellidos. Los partidos aranistas, en cambio, son exactamente igual que cuando vivía el tal Sabino. Notable chiflado colgado de los apellidos. Colgadísimo. Andaba con “apellidómetro” por la calle, asustando a la gente.

¿Será un caso especial el de las juntas generales? ¿Será un churro? Por eso he probado lo mismo con el Parlamento Vasco. Y queda tal cual. No era ningún chorro.

apellidos-vascos-pv

Montero lo hace más complicado, pero no creo que merezca la pena. Dividiendo la población entre “dos apellidos eusquéricos”; “un apellido eusquérico” que llama “mixtos”, y “ningún apellido eusquérico”. Siempre entre los dos primeros.

En todo caso dejo el dibujito, que es más bonito que el suyo. Él sólo compara nacionatas / población general.

apellidos-vascos-jjgg-manuel-montero

En fin, esto es lo que hay en un lado del tablero. Aranismo fetén, del de antes de Adolf. Y puede tener morbo apostar si Potemos y Pablemos, que le va a quitar muchos votos Bildu, saldrá del lado aranista o del lado general de la fractura vasca. Pero midiendo por los hechos, como aquí; no por las palabras.

Advertencia: Cuando oigas a otro tronado aranista decir que los que no son nacionalistas son “antivascos”, le enseñas estos números. A ver quién es anti quién, y a ver quién se deja a buena parte de la basca sin representar. Para no importarles los apellidos, los seleccionan con un cuidado que produce admiración. O estupor.

Añadido para los comentarios. Vasquilandia, los nombres de la cosa.

vasquilandia-los-nombres-de-la-cosa.png

 

pollo-hispanico

El cuadro pretende representar la ubicación de partidos y sus escaños en el parlamento tras las generales de 2015. Usando los dos elementos que parecen ser clave, si hacemos caso de lo que dicen los políticos. La división  entre lo que podemos llamar derecha / izquierda, sin entender necesariamente su significado, y la división entre unionatas y separatas.

Definamos.

Derecha: todo lo que queda la derecha del ala derecha del PSOE. Izquierda, lo demás.

Unionatas: No quieren discutir naciones. Separatas: quieren naciones a la carta.

Aunque no creo que hoy sea fácil definir derecha / izquierda, o “a la derecha / izquierda del ala derecha del PSOE”, sí creo que se puede más o menos sobreentender. Y en la práctica estaríamos razonablemente de acuerdo casi todos al ubicar a políticos y propuestas políticas concretas según ese baremo. A pesar de no ser demasiado lógico, o generalizable. O sea, la propuesta X sería de derechas / izquierdas, no por corresponder a un esquema, sino porque tenemos un listado en la memoria que nos lo dice. Es absurdo, pero funciona.

La cuestión territorial es mas fácil. Unos piensan que las naciones se votan; y otros piensan que ya vienen dadas, y es mejor no discutir chorradas.

Con estos mimbres, tenemos una división muy clara, y por la mitad, entre derecha e izquierda. Que es lo lógico, porque la idea de una división entre derecha e izquierda es, precisamente, separar dos mitades. En estas elecciones gana por un poquito la derecha. 178/172, o respectivamente el 51% y el 49% de los diputados. Respecto a la cuestión territorial, la mayoría “unonista” (no discutamos las chorradas) es abrumadora. 253 contra 97 escaños, o resectivamente el 72% y el 28% de los mismos.

El pollo hispánico.

La derecha no se puede unir para gobernar, porque a su vez está dividida en unionatas y separatas, y le faltarían 15 escaños.

pollo-hispanico-2.png

Y a la izquierda en teoría le pasa lo mismo, pero a lo bestia. Está dividida casi por mitades entre “naciones a la carta” y “no discutamos chorradas”.

En un país con un sistema de partidos relativamente débiles y diputados relativaente fuertes, este resultado no produciría ningún problema. Sería fácil una negociación o componenda por el camino mas corto. Un gobierno de la derecha, con las suficientes concesiones a la izquierda como para que se apunten 13 diputados de la izquierda de los de “no discutamos las chorradas”.

En un país con partidos fuertes, pero que tuvieran más visión de servicio que visión de mamoneo, se llegaría a lo mismo. Quitando a Rajoy si hiciera falta, o lo que sea. ¡Porque es al camino más corto hacia lo que menos jode al electorado, según esos resultados!

Pero el sistema que tenemos en España no parece producir ninguna de las dos circunstancias anteriores. Y se puede llegar a paradojas alucinantes. Como que ganen los separatas con sólo un 28% de los escaños. O como que las burguesías catalana y vasca consigan la independencia de … ¡países antisistema!; y los antisistema del resto de España se queden con un país … ¡abrumadoramente PP! Les habríamos puesto un piso a ETA y a la meona de Barcelona. Quia; un pisazo. Y todo para conseguir dos Venezuelas y una Polonia … si hay suerte.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 968 seguidores