¿Tocarán las trompetas un gran récord de deshielo en el Ártico en 2017? No tiene pinta. Podría haber sido ya el mínimo del año. Por la fecha, y por la curva. Podría bajar un poco, pero sería raro que cambie mucho el resultado.

minimo-hielo-2017-artico-provisional

Ahora mismo hay ocho años con menos hielo en el mínimo, de los úlimos once. Podría bajar algo, y quedar en seis o en cinco de once. Pero difícilmente más.

En plan curva, de donde saco los mínimos de cada año, se ve así (clic para NSIDC original).

nsidc-interactivo

Por supuesto, empezar en 2007 es elegir una fecha especial. Fue el año del mayor bajón, y también cuando parece haberse estabilizado. De momento. Este gráfico, como es media mensual de los septiembres, solo puede llegar a 2016.

artico-hielo-septiembre-a-2016

¿Como titularán este año lo de la espiral de muerte del Ártico? ¿Ocultando el aumento de la población y el buen estado de los osos polares?

Preparad las palomitas.

Fuentes (me olvidaba)

Nsidc:

Para los mínimos:

Mensual septiembre:

“Javier” tiene una entrada interesante en WUWT, a cuenta de si hay fases o ciclos en el hielo marino del Ártico, o es una “espiral de muerte” — según la teoría alarmista al uso.

Es interesante. Sobre todo la literatura que enlaza en apoyo de la idea de fases. Le han criticado mucho los datos que usa (MASIE), porque el propio NSIDC recomienda no usar esa serie con ese propósito. Así que he querido ver si cambia algo por usar los datos supuestamente adecuados, más iguales en el tiempo — aunque de menor calidad / resolución.

No cambia nada. La idea que propone es que desde 2006 (cuando empieza MASIE) el hielo no disminuye. Y es igualmente cierto usando los datos recomendados (Sea Ice Index).

nsidc-sii-monthly-extent-from-2006

Otra cosa son las chispas que se le puedan sacar a ese dato. Yo diría que todavía no muchas; no es la única década de la que se puede decir lo mismo. Pero el asunto está definitivamente en el aire. Por ejemplo, mirando el mes de hielo mínimo (septiembre):

nsidc-sii-september

Se podría decir lo mismo entre 1990 y 1999.

Pero ya que hemos recopilado y ordenado los datos, podemos usarlos para poner más gráficos.

Los últimos diez años, y 2017 resaltado en rojo (y más gordo).

nsidc-sii-last-decade

Dividido por décadas (a la primera le faltan los diez primeros meses):

NSIDC-sii-4-decades

Y la primera y última décadas:

nsidc-sii-extreme-decades

Y un último gráfico divertido. Para que entiendas lo que dicen los periódicos y los cantamañanas habituales. Los gritos de …. ¡récord! … que has oído en 2016 y 2017. Buscan cualquier mes que suponga el mínimo de la serie y se ponen a anunciar el fin del mundo.

Nuestro ejemplo de cabecera es “Principia Marsupia”

Este invierno he escrito varias veces en el blog sobre la preocupante situación del hielo del Ártico. Pero la situación se ha vuelto aún más crítica.

Las altas temperaturas han hecho que se registre otro mínimo para un mes de febrero. El hielo cubre 1.100.000 kilómetros cuadrados menos que la media histórica. Eso es un “trozo” de hielo de cuatro veces el tamaño de Italia.

Cuando dice “este invierno he escrito varias veces” se refiere a lo que se marca en el 2016 de la derecha. Y lo del “mínimo para un mes de enero” al 2017 de la izquierda.

nsidc-records-recientes

Se lo pasan de miedo con eso. Literalmente.

También se puede comparar cómo va el año respecto a la media de los últimos diez:

sii-2017-and-last-decade-mean

Y le regalamos otro dibujito a Principia Marsupia:

principia-marsupia

El tiempo dirá. Es absurdo hacer apuestas a, por ejemplo, 30 años. Pero si tuviera que hacerlas, apostaría por las dos teorías. Fases y “espiral de muerte”. O sea, “espiral de muerte”, en fases. Lo que pasa es que la “muerte” no tiene nada de muerte. Sabemos que el hielo marino del Ártico puede desaparecer en verano sin que le pase nada a nadie. Ya lo ha hecho en el Holoceno, y durante milenios. Podría incluso ocurrir que los osos polares pasen de unos 30.000, a alrededor de 10.000. ¿Y qué? Es la cifra que piensan que había hacia 1960, por la sobre-caza, sin mayores consecuencias.

En todo caso ya vamos preparando las palomitas para el fin del verano. ¿Dónde se pondrá el siguiente punto del gráfico de septiembre? ¿De qué tamaño serán los llamativos titulares alarmistas?

nsidc-sii-september-next

A ver si nos acordamos de actualizar los gráficos con los datos de agosto y septiembre.

Datos

NSIDC:

Fuentes

WUWT (“Javier”):

Principia Marsupia:

Tú mismo. Pongamos el ejemplo del hielo marino del Ártico, cuyos datos acaban de actualizar para el mes de junio en el National Snow & Ice Data Center. El grupo de investigación científica más renombrado en la materia. Y lo plantean así para junio de 2017:

El hielo del Ártico cerca de los niveles de 2012.

En 2012 alcanzó su nivel más bajo del registro de satélites.

Y ponen un mapa muy bonito que compara el hielo de junio de 2017 con la media 1981 – 2010. Se ve que en algunas zonas hay menos hielo que la media, pero es difícil hacerse una idea de la relevancia de ese “menos hielo”. (Se puede hacer clic para ampliar).

nsidc-mapa-junio-2017-hielo-artico

Añaden un gráfico con la serie de todos los meses de junio, en el que parece que nos vamos a quedar sin hielo en un abrir y cerrar de ojos.

Figure 3. Monthly June ice extent for 1979 to 2017 shows a decline of 3.7 percent per decade.

Y destacan en el texto que los datos muestran una disminución del hielo de un 3,7% por década. Pero esos datos se podrían representar de una forma un poco más realista, y decir que en la última década no ha descendido nada.

nsidc-junio-2017-extension

Y podemos confirmar la idea con la otra forma que tienen de medirlo. Área en lugar de extensión. Explican las dos mediciones así (traducido del inglés):

Una forma simplificada para ver la diferencia entre extensión y área es imaginar una loncha de queso de gruyer. La extensión sería la medida de los bordes de la loncha y todo el espacio que contienen. Área sería la medida de donde hay realmente queso, sin contar los agujeros.

Su medición de área (en vez de extensión) para junio es esta.

nsidc-junio-area-2017

 

Y el mensaje es el mismo que con la extensión. 2017 tiene una cantidad de hielo bastante media para la última década larga (12 años), en la que no se ve ninguna tendencia obvia.

Nota: la rayita rosa no es más que una ayuda visual, para comparar 2017 con los años anteriores de medida similar.

¿Cuál es una representación más realista de los mismos datos; la del mejor grupo internacional de científicos del hielo, o la de esta humilde plaza? Supongo que será discutible si uno se quiere poner muy discutidor, pero no creo que sea discutible que es mucho más equilbrado poner las dos formas. Y más informativo.

También se puede contextualizar mucho mejor el mapa. Se ve algo menos de hielo en algunas zonas. Y no parece gran cosa, pero ¿qué efecto puede tener? El icono, el gran drama del Ártico, son los osos polares, ¿no? Si miramos el que creo que es el último estudio de poblaciones de osos marinos, solo muestra una zona dónde estén disminuyendo. ¡Y no es ninguna de las que hay menos hielo en junio!

poblaciones-osos-polares-canada

Una perspectiva más amplia la da Susan Crockford, añadiendo lo más relevante de este estudio de York et al 2016 a la -digamos- “contabilidad oficial” del ministerio canadiene. Tiene gracia ver cómo la han ido cambiando cada pocos años, y van desapareciendo las zonas de declive de osos, sustituidas por poblaciones consideradas estables o en aumento.

ec_polarbearstatus_and-trends-lg_2010-2014-mapscanada_oct-26-2014

Si en mapa de 2014 añadimos la información de último estudio de la forma en que Crockford cree que lo harán, quedaría así:

poblaciones-osos-2016-probable

Y esto nos da una pista para interpretar el mapa del drama de la pérdia de hielo. Se marcan en rojo las zonas con pérdida de hielo en junio donde hay poblaciones medidas de osos polares. Para ver cómo les afecta.

nsidc-mapa-contexto-junio-2017-hielo-artico

Y el resultado es que no se enteran. De cuatro zonas con menos hielo, una la consideran de probable declive de osos, una probablemente estable, otra estable (que en realidad son dos, Hudson Norte y Hudson Sur), y otra en probable aumento de población.

Nota: Esta medida del hielo de junio es clave, porque a partir de ahí se acaba la gran zampada de primavera. Las focas han cambiado de pelo, y las crías empiezan a ser autónomas y a poder escaparse de los osos, nadando. Hasta el otoño no dan por supuesto volver a poder comer. El mínimo de hielo en verano no les importa. En otro caso las poblaciones de Hudson Bay y de Davis Strait estarían disminuyendo a toda velocidad. El hielo desaparece de esas zonas por completo en las próximas semanas. Pero los osos están en la gloria ahí, a pesar de ello.

¿Tú qué dirías; que ser científicos les cura de ser alarmistas, o que no?

Fuentes.

NSIDC:

York et al 2016:

Susan Crockford:

Environment and Climate Change Canada (los mapas “oficiales” de poblaciones de osos polares)

 

 

 

 

 

 

 

 

El otro día veíamos que el kindergarten cree que este año está ocurrriendo algo extremadamente preocupante con el hielo del Ártico [–>]. Cosa que seguramente has visto docenas de veces en tus periódico o tus teles preferentes. Y la novedad es que ahora están hablando del hielo de invierno en vez del de verano. Que cambia muchísimo menos.

Uno de los temas recurrentes a cuenta de la banquisa es la idea de que cada vez es más fina, con menos hielo multianual. Y que eso facilitará que desaparezca el hielo de verano. Es más fácil derretir el hielo de un sólo año, más fino, que el hielo de más de un año. Tony Heller (Steve Goddard) tiene una entrada sobre el tipo de hielo, anual / mutianual.

No me gusta mucho cómo suele presentar los datos Heller. Siempre hay que coger con pinzas lo que anuncia en el título. En este caso compara el hielo de este año con el del año con menos hilo de los diez últimos. Pero para hacerlo menos “a la carta”, pondremos los mismos gráficos, comparando los cuatro primeros de la serie (arriba) con los cuatro últimos (abajo). Además es una forma muy fácil de comparar el hielo total cerca del máximo anual (el 20 de Marzo, que es el último día que tienen de 2017), que sale en gris, y el hielo mutianual que sale en blanco.

Para ampliar, clic.

hielo-multianual

Y ya metidos en faena podemos poner el mapa de las poblaciones / zonas de osos polares y su estado. Tal vez nos da una perspectiva más completa del cuento del Ártico.

osos-polares-no-peligro-actualizado-2016

Nota. EL gráfico del tipo de hielo empieza sus datos en 2005. Seguro que hacia 1980 había más hielo multianual. Pero nos da una buena idea de lo que está pasando ahora, y todo ese supuesto drama “extremadamente preocupante”. Además, en esas décadas anteriores -con más hielo del grueso- había menos osos, no más.

Fuentes.

Osi Saf (mapas del hielo):

Crockford (número estimado de osos polares):

En la plaza, estado de las zonas de osos polares (hay enlaces a fuentes originales):

 

masie-extension-hielo-artico

Algo extremadamente preocupante está ocurriendo con el hielo del Ártico. Esto es lo que nos cuenta el acojonado periodista, que además es doctor en física teórica.

¡Guau!

Este invierno he escrito varias veces en el blog sobre la preocupante situación del hielo del Ártico. Pero la situación se ha vuelto aún más crítica.

Las altas temperaturas han hecho que se registre otro mínimo para un mes de febrero. El hielo cubre 1.100.000 kilómetros cuadrados menos que la media histórica. Eso es un “trozo” de hielo de cuatro veces el tamaño de Italia.

La pera. Este año nos quedamos definitivamente sin hielo. Y los osos van a morir todos. Hasta ahora no se habían enterado; pero este año, de verdad de la buena.

Menos si ponemos un poco de contexto. ¿Qué quieren decir esas cuatro Italias menos de hielo? Esto, aunque es en marzo en vez de febrero. Pero debe ser ya el máximo anual, o casi.

masie-17-mar

La línea naranja es lo “normal”; la media para este día entre 1981 y 2010. Lo que falta (o sobra) de la línea naranja es lo extremadamente preocupante.

Igual mejor ver todos los días del año de todos los datos que hay de esa serie. Se aprecian muy bien los picos máximo y mínimo de cada año, y esta es la serie de mayor resolución. Unos 4 Km., muy superior a los productos que empiezan antes, que suelen ser de unos 25Km. Y usa más fuentes (más satélites) además de análisis visuales. Ideal para hacerse una idea de los picos.

masie-extension-hielo-artico

Nota: lo de máximo anual todavía es presunto para 2017. Aun puede llegar ser algo  más.

Yo no consigo ver nada extremadamente preocupante en el máximo de 2017. Es como otros cuatro de los doce que hay estos datos, y tiene más hielo que 2006. (Sólo como media Italia más, no nos pongamos a cantar gol).

¿De dónde saca el físico teórico  su gráfico? Sí, es desde mucho antes, pero, ¿como puede haber un febrero batiendo buenos récords cuando este año va tan normal?

pmarsupia

Pues porque el hielo venía retrasado este año respecto a los últimos, hasta que se ha puesto al mismo nivel.

nsidc-march-17

Y esa es la historia. Que se pasan todo el día buscando algún dato sin contexto para poder proclamar … ¡extremadamente preocupante! Y luego basta esperar unos días para que deje de ser extremado, y no digamos ya preocupante. Decir un mes concreto no es decir nada. Pero la segunda parte no sale en los periódicos, y te tienen siempre en la fase de extrema preocupación. Hasta que llega la sobredosis, o el hábito, y te importa todo una higa. ¡Que se derrita el Ártico de una vez! Ya ha pasado antes, sin que nadie se entere:

Esa vez … que nos enteráramos. Porque hay unas pruebas muy gordas en las playas del Ártico. Pero habrá sido muchas más veces, por ejemplo durante décadas en lugar de siglos.

En fin, que está ocurriendo algo extremadamente preocupante en febrero 2017, pero febrero ya ha pasado. Puedes descorchar el champú. Ya estamos todos aliviados, hasta la siguiente.

La otra posibilidad es que esté ocurriendo algo preocupante en no pocos cerebros extremadamente kindergarten. Digo; por contemplar alternativas. Siempre conviene.  Después de todo se llama interglacial y todo eso. Normalmente considerado muy bueno. Vaya, un chollo.

Datos y fuentes.

NSIDC.

Principia Marsupia:

Quedaros con esta pregunta previa. Luego seguimos con ella.

¿Hasta qué punto tengo que tomarme en serio “la ciencia” de la que me entero?

Seguimos. Hasta hace poco las noticias que primaban respecto del hielo del Ártico eran de este tipo:

artico-libre-de-hielo-en-2013

La noticia es de diciembre de 2007. Pongo un gráfico de lo que ha ocurrido con la capa de hielo marino del Ártico desde entonces.

hielo-artico-verano-desde-2007

Poco, pero ha crecido.

En julio de este año (2015) hubo un encuentro científico en Bristol sobre la Circulación Termohalina en el Atlántico [–>]. Y en ella había la siguiente ponencia:

There is little doubt that we will see a decline in Arctic sea-ice cover in this century in response to anthropogenic warming, and yet internal climate variations are expected to generate considerable spread in the multi-year trends in Arctic sea-ice extent for many more years into the future. Variations in the strength of the Atlantic Meridional Overturning Circulation (AMOC), in particular, would appear to play an important role in modulating rates of sea-ice loss because of the associated variations in heat transport into the high latitude North Atlantic. We present evidence that the extreme negative trends in Arctic winter sea-ice extent in the late 1990s were a predictable consequence of the preceding decade of persistent positive winter North Atlantic Oscillation (NAO) conditions and associated spin-up of the thermohaline circulation (THC). Initialized forecasts made with the Community Earth System Model decadal prediction system indicate that relatively low rates of North Atlantic Deep Water formation in recent years will result in a continuation of a THC spin-down that began more than a decade ago. Consequently, projected 10-year trends in winter Arctic winter sea-ice extent seem likely to be much more positive than has recently been observed, with the possibility of actual decadal growth in Atlantic sea-ice in the near future.

No parece un pronóstico muy de campanillas, si en los últimos ocho años el hielo ha crecido. No es más que prolongar en el tiempo lo que ya está ocurriendo. Desde que pensaban que iba a desaparecer más o menos de inmediato, ha crecido. Y respecto a que hay “poca duda” sobre su descenso en el siglo en curso, se les podría recordar la poca duda que había en 2007 sobre su inminente desaparición. Son un tipo de “poca duda” que varía con el tiempo, en función de los datos que van apareciendo. O sea, la perfecta definición de “mucha duda”.

Lo que nos lleva a la pregunta inicial.

– ¿Hasta qué punto tengo que tomarme en serio “la ciencia” de la que me entero ?

Tú sabrás. Yo diría que “Científicos predicen que … blablabla” tiene menos información que el zumbido de una mosca. La mosca tiene poca importancia, pero al menos el zumbido asegura que esta ahí. “Científicos predicen” no asegura exactamente nada. Al menos, en la coña del Calentamiento Global Acojonante.

– ¿Y “el consenso”?

Ese es un animal bastante moderno. Aquí se ve la frecuencia relativa con la que aparece esa expresión en los libros digitalizados por Google, según el tiempo. Clic para original.

scientific-consensus-ngram

Hasta como 1965 hacía algunas apariciones sueltas, pero a un nivel 17 veces inferior que ahora. Eso quiere decir que la ciencia entre por ejemplo Galileo, y por ejemplo Feynman, no necesitaba a tan peculiar animal. Consenso científico. Y eso es más del 90% de la ciencia.

– ¿Pero si “científicos predicen”, y “el consenso”, no nos dice nada, la ciencia no nos sirve para nada?

No seas burro. Los aviones no se caen, ponemos cacharritos en Marte, hay internet, el agua es potable y no tiene cólera, y todo eso viene de la ciencia. Sin consenso.

– ¿Entonces?

Entonces, piensa.

Agradecimientos. A Haddock por la noticia y a Diablo, el guerrero de la banquisa, por la info [–>].

El amigo dr. David Barber no es ningún turista espontáneo que sale al ruedo por afición.

Universidad de Manitoba, estudia la influencia del cambio climático en los procesos del hielo del Ártico, los impactos resultantes en los sistemas marinos y humanos, y las técnicas requeridas para mejorar nuestro conocimiento del hielo marino. Es investigador principal del proyecto IPY-CFL.

IPY-CFL: International Polar Year – Circumpolar Flaw Lead System Study

Como parte del Año Polar Internacional 2007-08, el Gobierno de Canadá financió un estudio multi-anual del cambio climático en el Ártico basado en la Universidad de Manitoba. Más de 350 científicos de 27 naciones diferentes, organizado en 10 equipos, participan en este proyecto colaborativo y multi-disciplinar. EL trabajo de campo se llevó a cabo a bordo del CCGS Amundsen en el Ártico canadiense.

ccgs-amundsen

Barber salió entusiasmado de la experiencia. Y con una sustancial mejora de nuestro conocimiento del hielo marino, que le perimitió predecir:

predicciones-fallidas-hielo-artico-4