Un gráfico que lo dice todo. Sale la curva de cada año, desde que se pueden medir por satélite. Clic para original.

hielo-marino-artico-2013

El hielo ha estado casi en la mitad entre los mínimos máximos de los 1980s, y el mínimo mínimo del año pasado. ¿Lo cuenta y canta el ecolotariado? ¿Acaso están alborozados? No, se ponen a hablar de otra cosa. El volumen, en vez del área. Pero no te explicarán por qué le podría importar a nadie el volumen. El área era porque el hielo refleja la luz del sol, cosa que depende del área cubierta de mar. No del volumen. Y porque los lindos osos polares comen focas, que dependen -se supone- también del área del mar cubierta por hielo. Y en realidad les va mejor menos volumen (profundidad), porque les resulta más fácil mantener abiertos los agujeros de respirar.

oso-otea-foca

oso-caza-foca

oso-come-focaPor eso pensamos que los ecolos deberían de estar encantados este año. Una recuperación de hielo de verano brutal respecto al año pasado debería de suponer una auténtica orgía gastronómica de osos y focas. Prolegómeno, sin duda, de la orgía de verdad. Pero parece que ecolo y alegría son conceptos incompatibles. Más o menos, como fraile y alegría.

La idea de una relación entre la temperatura del mar y la cantidad de hielo -por otra parte obvia- es comprobable. Los mínimos de 2007 y 2012 coinciden con los máximos de temperatura. Gráfico de temperaturas por encima del círculo polar ártico:

artico-temperatura-mar-desde-1981

También se ve que la temperatura mínima del año apenas cambia. Lo mismo que pasa con el hielo. Mientras que la temperatura máxima del año ha ido subiendo notablemente desde que se mide (1981), al tiempo que disminuía el mínimo de hielo del año. La dificultad está en distinguir si hay menos hielo porque el agua está más caliente, o el agua está más caliente porque hay menos hielo.

Y puestos, y por contexto, miremos otras zonas. Por ejemplo, trópicos.

tropicos-temperatura-mar-desde-1981

Vemos como 16 años de temperatura más o menos plana, un salto en la mitad, y otros 16 años de temperatura plana.

O, por ejemplo, círculo polar sur.

antartico-temperatura-mar-desde-1981

No vemos nada digno de mención. Si acaso, un ligero enfriamiento desde 1981.

Queda la teoría de que los osos dependen directamente de la cantidad de hielo en verano. Y parece ser una mala teoría, porque si se trata de su dependencia de la cantidad de focas para comer, estas necesitan hielo hasta primavera (hasta el destete), y el mínimo de septiembre parece darles más o menos igual.

One aspect of the recently published study on Chukchi Sea polar bears (Rode et al. 2013; see here and here) has not been stressed enough: their finding that the differences in overall condition between bears in the Chukchi and Southern Beaufort Seas came down to disparities inspring feeding opportunities and therefore, the condition of spring sea ice.

The fact that spring — not summer — is the most critical period for polar bears is something I’ve pointed out before (see here and here, for example) but it’s worth repeating at this time of year, when all eyes are on the annual ice minimum. It is often treated as a given that the decline in extent of summer sea ice in the Arctic since 1979 has been detrimental to polar bears. However, this is an assumption that we can now say is not supported by scientific evidence (see summary of that evidence here).

Conviene recordar que el mar de Chukchi queda en tomar por flai del hielo de septiembre en los años de récord de mínimo. Como 2007 o 2012.

mar-de-chukchi

El hielo en verano de 2007 [herramienta de Cryosphere Today –>]:

chukchi-hielo-verano-2007

Por resumir. Si eres progre, quieres buen rollito. Y si quieres buen rollito, no deberías hacer caso ni de frailes ni de ecolos. Porque mienten, y porque son mentiras tristes. Lloronas. Un doble coñazo. Aprende de los osos, que no les hacen repajolero caso.

oso-polar-ni-puto-caso

Primero habría que preguntarse por qué nos importa tanto el hielo del Ártico. Quiero decir que, en principio, el hielo parece más un estorbo que una ventaja. Por ejemplo, para la navegación. Cuando los soviéticos pudieron abrir en 1935 la ruta comercial marítima del norte, estaban encantados []. Luego vino un enfriamiento y quedó inaccesible.

La respuesta alarmista convencional es que el hielo del Ártico es clave, imprescindible, por:

  1. Los osos polares, tan lindos, viven sobre todo de cazar focas. Y estas necesitan el hielo para pasar el invierno y parir en primavera. Sin hielo, los osos se quedarían sin comida.
  2. Sin capa de hielo, la luz del sol penetraría en el mar, y lo calentaría. Y es sabido que calentamiento es sinónimo de malo. Que se lo pregunten a los peces tropicales de los arrecife de coral, que están todo el día añorando un poco de hielo.

Obsérvese que para ninguno de estos dos argumentos importa nada el volumen de hielo. Por ejemplo, un grueso de dos metros de la banquisa, en vez de uno. Solo importa la superficie con hielo.

The Cryopsphere Today [] proporciona unos mapas de comparación, ano por año, muy útiles. Podemos comparar el mínimo de hielo del primer año de la serie (1980), del mínimo de la serie (el año pasado), y de este año. Una buena forma de saber cómo ha ido el año.

hielo-artico-minimo-1980 hielo-artico-minimo-2012 hielo-artico-minimo-2013

Nota: He elegido 5 de septiembre porque es el último gráfico que tienen de 2013. Pero no va a haber apenas diferencia con el mínimo del año, que debe de estar siendo ahora.

¿Que conclusiones podríamos sacar?

Por ejemplo, que los ecolos y los carbonófobos estarán muy contentos este año, pensando en lo bien que les irá a los osos este año, y también al fresquito del mar, comparado con el año pasado. Pues nada más lejos de la realidad. De repente se han olvidado de la superficie del hielo. Eso ya no cuenta. Ahora mola el volumen, y dicen que este año es el mínimo, y “worse than we thought”. Estribillo inevitable.

No veo claro de dónde sacan lo del mínimo en volumen de este año.

hielo-artico-voluman-2013

Tampoco es verdad esa relación tan directa entre la cantidad (de superficie) de hielo y la vida y milagros de los osos lindos. Si comparamos los gráficos de 1980 y 2012 (o 2007 que fue muy parecido a 2012), tendríamos que pensar en una gran disminución de osos polares. Y, sencillamente, no hay tal disminución. ¿Podría haberla en el futuro, si en el futuro hay menos hielo aun? Podría. Pero es claro que no hay la relación lineal que proponían. Y también podría haber más hielo en el futuro. Todo eso entra en el campo de la especulación / imaginación, no en el campo de tenemos un problema ahora, y nuestros pecados son los culpables.

Y lo del efecto de la disminución del hielo como potenciación del calentamiento, se las trae. Como teoría está muy bien. Tiene lógica. Pero llevamos unos 15 años sin calentamiento. En esos 15 años el hielo del Ártico ha disminuido un montón. ¿Dónde está el calentamiento que debería de haberse producido por la disminución del hielo, además del calentamiento debido al CO2 que también hemos emitido en esos 15 años? ¿Quieren decir que sin el CO2 extra, y sin la pérdida de hielo, hubiera habido un enfriamiento acojonante? ¡Pues benditos sean, caramba! ¿Quién quiere frío? ¿Usted se va de vacaciones -o de jubilación- a Laponia, o al Mediterráneo / Caribe?

Curiosidades (clic):

hielo-artico-desaparecera-en-2013-al-gore

hielo-artico-desaparecera-en-2013-BBC

No puedo asegurar que sea una gran noticia; yo no estoy preocupado por el hielo del Ártico que queda al final del verano. A los osos polares tampoco les procupa. Ellos necesitan el hielo en invierno, y hasta junio. Y ese no se va a acabar. Deberían ser los alarmados los que den la buena noticia de este año. Deben ser masocas, y les gusta el miedo, porque no dicen nada. Así que lo diremos y dibujaremos aquí.

Comparación entre el hielo de 2012 y 2013, para el 29 de agosto. Proporcionado por IARC-JAXA (clic en imagen). Rosa, 2012; blanco, 2013.

hielo-artico-fin-de-agosto-2013-2013

 

Y ya que estamos con el Ártico, y con noticias buenas que no te cuentan, hablemos de osos polares. Al contrario que el hielo, que deja frío, los lindos ositos blancos molan mazo. ¡Es fenomenal que les vaya bien! Y les va estupendamente. Esa pérdida de hielo en el Ártico, que como veíamos no les importa si es después de junio, no solo no les ha perjudicado, sino que les ha beneficiado. Están gordos, paren mucho, y las crías sobreviven.

Recomiendo (en inglés):

Rode and Regehr 2010_Chukchi_report2010_Fig1_triplets_labelled

 “Good News” de las que tampoco te hablará El Mundo, ni El País. Y las teles ya no sé si hacen algo más que telebasura, porque hace siglos que no veo.

Hace un par de semanas saltaba en la prensa la noticia de que el polo norte se estaba derritiendo. Pobre. El calentamiento global, sin duda.

En este plan:

piscina-polo-norte

Por si hay dudas de la alarma, el título de la página es:

http://www.thesun.co.uk/sol/homepage/news/5034249/SHOCKING-images-show-the-ice-cap-at-the-North-Pole-melting-away-and-turning-into-a-vast-lake.html

Y cuando uno ha acabado de c*g*rs* en todos los muertos del periodista, recuerda las imágenes clásicas de submarinos nucleares emergiendo en el polo norte. Hay muchas, este solo es un ejemplo:

submarinos-polo-norte-1987

Es en mayo, no a mediados de julio. Y a diferencia de la boya de la primera foto, que se desplaza y en ese momento estaba a 85º norte en vez de a 90º, los submarinos están en el polo norte de verdad. Ese era el chiste del encuentro. ¿Con todo el tiempo que llevamos acollonados por el cambio climático, y los periodistas no saben algo tan básico? ¿Podían preguntar, no? Pues no, no preguntan.

Al contrario, tenían “ciencia” de apoyo. Como esta:

The National Snow and Ice Data Centre has reported that temperatures in early July were one to three degrees Celsius higher than the year’s average over most of the Arctic Ocean [–>]

Total, que pasan unos días y te acuerdas de lo que los periodistas no parecen tener interés. Averiguar qué pasa.  Debe ser fácil, porque es evidente que la foto de la boya y el lago viene de una cámara fija. No ha ido nadie allí a sacarla. Y si es una cámara fija, seguro que se transmite por internet.  Aquí.

Para guardarla en el ordenador, hasta el 15 de agosto, se puede descargar y guardar el archivo. Muestra desde que el hielo está cerrado, salen unas piscinitas, se convierten en un lago, hasta que pronto se reduce y se vuelve a cerrar. El cinco de agosto estaba así:

piscina-polo-norte-5-agostoNada como comparar el vídeo, que muestra la piscina / lago entre el 10 de julio y el cinco de agosto, con las temperaturas de la zona. Con un clic se llega a la web del Instituto Meteorológico Danés. La línea horizontal azul marca 0ºC de temperatura. La curva verde es la temperatura media de los últimos 30 años (climatología). La roja, la temperatura de 2013 hasta el 15 de agosto. Se ve que es inferior a la media durante todo el verano. Y las dos líneas verticales marcan el tiempo durante el que ha habido el terrorífico “lago del polo norte”, como todos los años. La diferencia es que este año ha durado menos de lo normal.

piscina-polo-norte-temperaturasNo es la temperatura del punto concreto del polo norte, sino la media de toda la zona – por encima de 80ºN. Pero se corresponderá bastante.

Y ya aprovechamos para darle un vistazo al hielo polar en 2013. ¿Cómo va ese derretirse de los polos? The Cryosphere Today [–>] tiene unas gráficas, para mi nuevas, que me parecen muy representativas. Ponen la curva de todos los años en que hay datos (desde 1979), y queda una buena idea de conjunto. Como siempre, clic para original.

El hemisferio norte:

hielo-marino-norte-15-ago-2013Y el hemisferio sur:

hielo-marino-sur-15-ago-2013

Parece que en el norte, el deshielo de verano puede quedar hacia la mitad, o algo menos, entre el año de más deshielo y el año de menos deshielo desde 1979. Y en el sur hay el intríngulis de si batirá el récord de máximo hielo de invierno austral, después de casi haber batido el de menor deshielo en el verano austral.

Si a alguien le interesa el conjunto de los dos polos, el hielo global, ahora mismo está en cero, justo sobre la línea de la media de los últimos 30 años. Y lleva cuatro meses ahí.

hielo-marino-global-15-ago-2013

Al parecer hay gente que tiene miedo de que los polos se conviertan en la imagen de abajo. Yo comprendo que asusta, pero la verdad es que muy cercano no lo veo.

piscina-polo-norte-llena

Querido Pasabaporaquí [–>]. Te has encontrado con una proposición mía que te ha parecido mal, y tenías cosas que corregir. Podías haber comunicado esos errores libremente en el lugar del artículo original. Su hubiera corregido lo que fuera menester, y es incluso posible que de la charla hubiéramos aprendido cosas. Ya sabes, ojos distintos ven aspectos diferentes, esas cosas. Pero no, has preferido deponer tu asunto en un lugar donde no te pueden contestar, en vez de donde sí. Tú sabrás qué te motiva para tan extravagante actitud.

Al grano. Dices que tu argumento “lo explica hasta la wikipedia cuando habla del clima del ártico”. No das enlace, ni copias la cita. Muy típico del que quiere ayudar y que la discusión avance. Lo que he encontrado no es exactamente lo mismo que dices tú:

In summer, the sea ice keeps the surface from warming above freezing. Sea ice is mostly fresh water since the salt is rejected by the ice as it forms, so the melting ice has a temperature of 0 °C (32 °F), and any extra energy from the sun goes to melting more ice, not to warming the surface. Air temperatures, at the standard measuring height of about 2 meters above the surface, can rise a few degrees above freezing between late May and September, though they tend to be within a degree of freezing, with very little variability during the height of the melt season. [–>]

No tiene mucho que ver con tus flujos del calor del aire.

También he encontrado esto en la versión en español:

 El hielo que cubre esta masa oceánica se está haciendo cada vez más delgado, debido a que el tiempo de duración de altas temperaturas es cada vez mayor [–>].

Y como creo que eso que pone Wikipedia es el conocimiento común que se traslada a la gente, he puesto la siguiente gráfica, para mostrar que  lo que deshace el hielo no es la mayor duración de las temperaturas altas, ni nada que tenga que ver con la temperatura del aire . Que era la idea de mi entrada. Amplío el gráfico original, con los cinco primeros años de la serie, 1958 – 1962, y los cinco últimos, 2008 – 2012. Es para tratar de tener una visualización de las correspondencias entre el CO2, la temperatura del aire, y el deshielo. En los cinco últimos cuadros hay mucho más CO2 que en los cinco primeros, y supuestamente mucho menos hielo (no había satélites entonces). En el primer cuadro añado la gráfica del hielo a lo largo del año (los “espagueti” de colorines), con la idea de comparar los meses de deshielo (entre lineas fucsia) con la variación de temperatura. Creo que verás sin dificultad que el hielo no lo deshace el calor que hay en el aire, flujos o no flujos, salvo que sea un aire francamente por debajo de cero grados, que no puede.

Me parece muy adecuado lo que señalas del error de considerar la temperatura no cambiante del verano como prueba de que no es el mayor calor del aire (por el CO2) lo que deshace el hielo. Gracias. Hay otras motivos para pensar lo mismo, pero ese no es el bueno. Solo nos falta saber si hay alguna correspondencia entre el CO2 extra del Ártico, y su efecto radiativo, y la cantidad extra de hielo fundido. Porque la idea del regulador natural, evidente en el gráfico, no veo que tenga que ser necesariamente la fusión del hielo. Esa ocurre a 0ºC (la línea azul), y la impresión es que el regulador empieza a funcionar a bastante menor temperatura – y no podría ser el aire fundiendo el hielo. Aparte que el aire pre 0ºC no es más caliente ahora, solo el muy muy frío de invierno, o sea que no se nota el CO2.

Una pena. Si en vez de dedicarte a hacer el cafre -por ejemplo llamando “mentira” a un error, y en ese plan-, en sitios donde no permiten respuestas ni conversación, participaras como una persona normal en sitios donde se puede hablar, resultarías mucho más útil para el mundo. Ni siquiera hace falta que hagas una explicación tan absurdamente intensa. El asunto es bastante sencillo, y se liquida en tres o cuatro frases de idioma normal. Como la de Wikipedia: cualquier calor extra va a la fusión del hielo, y no a aumentar la temperatura. Lo entiende cualquiera.

Evidentemente, una cosa es que la constancia a lo largo de los años de la temperatura de verano no sea una demostración de que el CO2 ha reducido el hielo, y otra que la propuesta contraria sí sea cierta. No hay nada en la entrada de Ferry que lo demuestre, y no ya por un problema de termodinámica, sino de lógica elemental.

Bueno, pues si cambias de forma de hacer las cosas, te invito a que participes en el blog plazamoyua.com (todo el mundo lo está). Siempre es bueno que haya gente atenta a los errores, y es más útil una mirada que parte de un pensamiento diferente -porque mira otras cosas- que dedicarse a aplaudir a Ferrán Gallina, que ya se aplaude solo. O igual es que compartes su idea de que somos criminales que hay que encarcelar, o así. En ese caso, esperemos que no lo consigas muy rápido. 😉

Un timo que solemos hacer los escépticos del IPCC es decir que el nombre de “Greenland” viene del color de aquellas tierras cuando los vikingos las poblaron. No, Groenlandia muy verde no era. Pero Erik el Rojo sí era muy cuco, y decidió que poniendo un nombre atractivo al sitio conseguiría más colonos. ¿Qué mejor que “Tierra Verde”? No lo superaría ningún jeta moderno, ya sea ecologista, ya monstruo del marketing. Ríase usted de los productos financieros tóxicos, con sus bellas denominaciones prodigio. De aquella solo picaron unos centenares, que con el tiempo llegaron a ser 3.000, repartidos en 400 granjas. Sobrevivieron, mejor o peor, 500 años.

Según las sagas, lo primero que se veía al llegar a Groenlandia desde Islandia, si se había seguido la ruta como se debía, era el monte más alto de la isla. 3.700 metros. Desde Islandia hasta la costa de Groenlandia tardaban dos días y tres noches.

Hoy se llama Gunnbjørn fjeld, el nombre del primer vikingo que llegó a Groenlandia. Sin embargo es un monte que ha cambiado de color, y con el color de nombre. Y es indicativo. Se trata de una formación de roca negra que emerge sobre la capa de hielo de Groenlandia, espesísima. Los engañados por Erik lo usaban como marca para situarse, y le llamaron camisa negra (blaserk). Sin embargo, con el pasar de los siglos, dejaron de mencionar Blaserk, y pasaron a hablar de Hvitserk, camisa blanca [–>]. ¿Había cambiado de color? No sería de extrañar, si la nieve en Groenlandia estaba empezando a acumularse, aumentando la capa de hielo. Hoy se ve así:

Ya ves; tanto calentamiento global, pero hoy todavía nadie le llamaría “camisa negra”. Tal vez en unos años, si hay suerte.

Groenlandia es clave. Dicen que se va a ahogar la mitad de la humanidad porque su capa de hielo está a punto de licuarse. Y este verano, que probablemente se va a batir el récord de mínimo de hielo marino en el Ártico, la matraca va a ser tremenda. Al hielo marino ya le hemos puesto su contexto hace poco [–>]. Nos falta la parte del hielo tierra. Probablemente el resumen más claro sea el del último gran estudio de temperaturas de Groenlandia. Kobashi et al 2011 [–>], Present Temperature in the Context of the Past 4000 Years.

La temperatura actual decadal de superficie en Summit (2001–2010) se calcula en −29.9 ± 0.6°C … y se ilustra en un contexto de 4.000 años en la figura 1. La temperatura media decadal de superficie es tan cálida como en los 1930s – 1940s (figura 1, arriba), y hubo otro período similarmente cálido en los años 1140s (figura 1, medio), indicando que la presente década no está fuera del rango de la variabilidad natural de los últimos 1.000 años. Excluyendo el último milenio, hubo 72 décadas más cálidas que la actual, en las que la temperatura media fue 1,0 – 1,5ºC más caliente, especialmente en la primera parte de los últimos 4.000 años. Durante dos intervalos (hace ∼1.300 y ∼3.360 años) la temperatura media de cien años (siglo, no década) fue casi 1ºC más caliente (-28,9ºC) que la década actual. De las anteriores observaciones deducimos que la temperatura en Groenlandia Central no ha excedido el rango de la variabilidad natural.

Figura 1 de Kobashi et al 2011:

Estos son los únicos gráficos que yo conozco donde se comparan “peras con peras”. La temperatura del pasado de la cumbre de la capa de hielo de Groenlandia, sacada de cilindros de hielo profundo, con las temperaturas modernas del mismo sitio, sacadas en parte de termómetros (desde 1987) y en parte modelizadas a partir de otros datos. Lo que se suele ver siempre son las temperaturas de las catas GISP2 por Alley R,B, 2000 [–>], que llegan hasta 1905, empalmadas con las temperaturas modernas sacadas de las formas más heterodoxas. Por ejemplo, los escépticos empalman a las catas de hielo la temperatura media global de HadCrut, o “peras con manzanas” (global con local). Y los alarmistas plantan alegremente un dato de temperatura de la estación Summit del año 2010, que se salió del mapa, como si la resolución del GISP2 fuera anual, y no hubiera una disminución de variabilidad según miras datos más antiguos. Peras con manzanas también (datos medios con datos puntuales). Se ve el dato de 2010 en el gráfico,  arriba, pero no quiere decir nada. Ni siquiera se cita en el texto, salvo para recordar que la reconstrucción de temperaturas del este siglo, en la parte anterior a tener termómetros (1987), subestima los extremos, como haría con el caso de 2010 de estar en la parte reconstruida.

El único gráfico serio de todos ellos es este de ahí arriba. Pero ya puestos, y como todo el mundo hace lo que le da la gana, yo también he hecho mi empalme particular. Quiero ver esos datos con un contexto de mayor perspectiva todavía que 4.000 años. Y he tirado por lo más sencillo. Buscar la estación más cercana con un registro desde antes de 1905 (Angmagssalik, 1895 -> 2012), y corregir la temperatura mirando la diferencia en las medias de los años comunes a ambos registros. O sea, restando 30,4ºC a las temperaturas Angmagssalik, y poniendo un punto cada seis años (como tiene  GISP2 – Alley 2000), con la temperatura media de esos seis años.

Una chapucilla, pero que tiene la ventaja de coincidir como anillo al dedo con Kobashi et al 2011, con picos iguales hacia 2010, 1940, y 1150. Y aunque no fuera exacto, para lo que quiero -situar el calentamiento global moderno en el contexto del Holoceno – no se podría notar la diferencia. Al final es como tralsadar Kobashi 2011 sobre Alley 200o, para poder llegar más atrás, y hasta hoy. Y con una visualización creo que más clara. Hay una diferencia  de medio grado en temperaturas absolutas con Kobashi, pero viene de su diferencia con Alley (la posición relativa de los máximos es igual). Solo los dos picos bajos de temperaturas modernas serían menos bajos.

Dibujitos de contexto del “calentamiento global” (calentamiento actual según los racionales) para 2.000, 5.000, 10.000, 12.000 y 50.000 años. Nota: añado / actualizo (19/08 09:00), usando el mismo GISP2 pero usando Kobashi et al 2011 para 1905 -> 2010, lo que sí lo convierte en “peras con peras”.



Consejo: Cuando vuelvas a leer lo del calentamiento global / fin del mundo en El Mundo o en El País (espero que la tele no la veas), vuelve a echarles un ojo a estos gráficos. Para poder dormir, digo. Y disfrutar del calorcillo – lo que dure.

Datos

GISP2:

Kobashi et al:

Angmagssalik

El primer dato que el público no suele tener presente, porque tanto los científicos como la prensa alarmista lo “olvidan” convenientemente, es que el hielo del Ártico  es un fenómeno local, y no global. No se trata del hielo marino global. Si miramos los dos polos de la tierra, vemos que muy probablemente este año no se va a batir el récord mínimo global, que también fue en 2007:

Haciendo clic en el gráfico se llega a original completo (desde 1979 que se mide con satélites), en su versión actualizada a la última fecha con datos. La imagen corresponde al  del 14 de agosto, 2012.

El CO2 es un gas bastante razonablemente bien repartido en el globo. La diferencia entre el hielo del Ártico, que ha disminuido notablemente en verano en las últimas década, y el Antártico, que ha aumentado ligeramente, no se puede deber al CO2. La diferencia entre los mares polares de ambos hemisferios es como 5 ppm de CO2, que no justifica la diferencia de comportamiento.

Porque el hielo marino en el sur está aumentando, no disminuyendo (cierto que ha aumentado menos de lo que ha disminuido en el norte).

Sin embargo sí hay otros factores distintos del CO2 que podrían explicar esa diferencia. Por supuesto, cambios en las corrientes marinas que llevan agua caliente a los mares polares desde latitudes más templadas. Y más claro, el hollín producido por la contaminación, especialmente en Siberia y en China. Imágenes como la siguiente no se ven en la Antártida, y son cada vez más frecuentes e intensas en el Ártico.

Por supuesto, el hollín, al oscurecer el hielo, hace que el sol lo caliente mucho más, y se deshiele más. Y la tendencia de estos últimos años es claramente a una disminución del albedo (reflectividad) del hielo, por el hollín. Este gráfico es del albedo  Groenlandia, en verano, desde 2.000 a 2011. Pero lo que cae sobre el hielo marino es lo mismo que cae sobre Groenlandia. Un clic lleva al artículo del que viene, y la fuente de los datos.

Un poco de contexto que podría explicar muy bien por qué disminuye el hielo del Ártico, mientras aumenta el del océano Antártico. Sería muy raro que te enteres por la prensa. Ni que te saquen una foto como esta de Groenlandia, que muestra el asunto con mucha claridad (ejem, oscuridad).

La otra parte del contexto necesaria es la “anormalidad” del deshielo. ¿Estamos ante un fenómeno desconocido, que puede tener efectos desconocidos? El problema es que solo sabemos la extensión del hielo del marino desde que se mide con satélites, 1979. Pero sí hay algunos datos indirectos que muestran una extensión del hielo del Ártico muy inferior al actual, posiblemente incluso su desaparición durante algunas semanas estivales.

Por ejemplo, en el anterior intergalciar (hace 120.000 años)

En una de las zonas del Ártico que se supone menos susceptible a un deshielo por calentamiento (de las últimas que perderían en hielo):

Planktonic foraminiferal assemblages are used as a key palaeoceanographic proxy, and a surprisingly large variability of these foraminifers was observed for an interior Arctic Ocean site. The discovery of abundant numbers of the small subpolar foraminifers Turborotalita quinqueloba in two core sections, corresponding to the last interglacial and a younger warm interstadial (Fig. 3), is an enigma, as this species indicates fairly strong subsurface Atlantic water advection and possibly a much reduced summer sea-ice cover in the area compared to present-day conditions.

En ese caso, solo “posiblemente”. Pero es muy consistente con el hecho conocido de que el nivel del mar entonces era entre 3 y 6 metros superior al actual.

Por ejemplo, en este interglaciar, hace 6.000 – 7.000 años, en lo que antes de la manía del calentamiento se llamaba “Óptimo Climático del Holoceno”, porque … ¡hacía más calor!

We still don’t know whether the Arctic Ocean was completely ice free, but there was more open water in the area north of Greenland than there is today,” says Astrid Lyså, a geologist and researcher at the Geological Survey of Norway (NGU).

En este caso no se trata de “posiblemente”, sino de con toda seguridad que había mucho menos hielo en el Ártico hace 6.000 – 7.000 años. Por la simple razón de que el mar tenía que estar libre de hielo, al menos algunas semanas, para que pudieran llegar flotando restos de árboles de Siberia a las playas del norte de Groenlandia. Y se trata de otra de las zonas donde más difícil es que se pierda el hielo, no muy alejada de la anterior.

¿Nos importa mucho ahora lo que ocurriera hace 7.000 y hace 120.000 años? Evidentemente, porque sin hielo en verano en el Ártico, o al menos con mucho menos hielo que ahora, ni desapareció el oso polar, ni se produjo una catástrofe climática, ni se llegó a un punto de no retorno. Y, por comparar con lo que ocurría en otras partes del mundo, merece la pena mencionar que mientras los restos de madera llegaban al norte de Groenlandia, flotando sobre aguas libres de hielo, el Sáhara era un vergel. Con lagos, praderas, rebaños de rumiantes, y granjas que producían leche de vaca.

Y con esto se acaba el cuento. Pero ya tienes un poco de contexto para cuando te digan, dentro de pocos días, que el mundo se acaba porque se ha batido un récord de mínimo de hielo en el Ártico. Otra cosa que no te dirán es que se trata de un récord entre los datos de … ¡solo 33 años!

En resumen: ni es anormal, ni es un drama. Ya ha pasado antes, sin CO2, y sin que ocurra nada malo. Pero con vacas en el Sáhara.

Ayer me preguntaron, tomado un vino antes de comer, por la historia esa del hielo de Groenlandia. Alguien que había visto el gráfico que ha circulado por toda la prensa. Una Groenlandia con una mancha blanca de hielo, comparada con una Groenlandia roja, sin hielo.

– No he hecho ni caso -, me dijo, – ¿pero tú sabes qué es lo que dicen ahora esos chiflados? ¿De qué va la cosa? -.

No sé dónde lo había visto mi comunicante, pero si era en El Mundo, tenía toda la razón. Y otros medios en USA y UK han contado historias similares:

El texto dice, literalmente: Imagen de la superficie de Groenlandia, con hielo y sin él | NASA. (Clic en la imagen para ampliar).

¿Qué pretenden, que ha desaparecido un tocho de hielo de un millón ochocientos mil kilómetros cuadrados (más de tres veces la península ibérica), y de dos kilómetros de altura? Incluso Pedro J. Ramírez, si lee su periódico estos días, puede llegar a pensar que algo huele a podrido en la noticia que da. El problema es que poca gente sensata va a seguir leyendo para intentar averiguarlo, después de lo de “Groenlandia con hielo y sin él”. Si Groenlandia está sin hielo -pensará el lector sensato – ¿por qué no muestran una foto, que sería mucho más espectacular que ese mapa tan rojo?

Un lector espabilado, además de sensato, puede que dedique 15 segundos y tres clics para verlo en directo. Por ejemplo en la web-cam de la estación de investigación Summit Camp [–>], en todo el centro del hielo de Groenlandia:

¿Groenlandia sin hielo? Hmmm … ¿O tal vez solo queda hielo en unos pocos puntos, entre ellos Summit Camp? Otros 15 segundos y unos pocos clics le mostrarán la última foto de satélite:

Todos tranquilos. “Groenlandia sin hielo” solo es una pedrojotada climática más. Pero eso puede picarnos la curiosidad. ¿Qué tuerca se les ha soltado a los chicos de la prensa? Parece el único motivo razonable para seguir leyendo la noticia.

Casi toda la cubierta de hielo de Groenlandia, desde las zonas más finas en las costas hasta los dos kilómetros de profundidad en el interior ha experimentado algún grado de fusión en su superficie a mediados de estes mes debido a las altas temperaturas, de acuerdo con las mediciones de tres satélites independientes analizadas por científicos de la NASA y unviersidaes.

Ya empezamos con las negritas, como si no supiéramos leer. Pero el dato calve no es “tres satélites”, sino “algún grado de fusión en su superficie”. ¿Algún grado de fusión? ¿Por ejemplo una capa de un par de milímetros de agua sobre un hielo de dos kilómetros de grueso, que al cabo de unas horas se vuelve a congelar?

También es relevante lo de “altas temperaturas”. ¿Cómo de altas? Concretamente, en Summit [–>], tres días sueltos del mes de julio, un pelín por encima de cero:

¿Será una inocentada a destiempo? Lo parece, a juzgar por el último párrafo de la noticia en El Mundo:

“Los núcleos de hielo muestran que los eventos de fusión de este tipo ocurren aproximadamente una vez cada 150 años en promedio. Con el último acontecimiento en el año 1889, este evento llega justo a tiempo”, dice Lora Koenig, un glaciólogo del centro Goddard y miembro del equipo de análisis de los datos obtenidos por satélite. “Pero si seguimos observando los acontecimientos de este tipo de fusión en los próximos años, será preocupante“.

Otra vez el truco de las negritas para analfabetos funcionales. Será preocupante (si ocurre algo que no ha ocurrido) solo quiere decir que no es preocupante todavía. ¿Necesitarán nuestros egregios periodistas que se lo pongamos en negrita? No es preocupante. No es una noticia. Y “ocurren una vez cada 150 años en promedio”, quiere decir que se conocen muchos otros casos similares, y por tanto que no es “sin precedentes”. Aparte de que no se entiende que pueda llegar a ser “preocupante” un aumento de un fenómeno que consiste en un deshielo seguido de un rehielo inmediato.

En resumen:

El Mundo:

Realidad:

  • No es sin precedentes.
  • No es deshielo (se vuelve a congelar)

Roger Pielke lo explica con más detalle [–>]. La noticia, sacada de madre por el periodista Seth Borenstein (Associated Press) y por algunos científicos de la NASA, debería de haber sido: Repentino y extenso deshielo superficial,de corto plazo, en Groenlandia. Pero eso sería una no noticia, y el periodismo, hoy, parece consistir en convertir en noticia lo que no es. ¿A alguien le extraña que los periódicos vayan de culo?

Aquí hay un enlace donde algunos científicos (alarmistas) tratan de explicar el asunto a algunos periodistas, en Twitter. En resumen: os habéis pasado, y no hay forma, todavía, de saber el significado de este fenómeno. Que por otra parte es puramente académico.

Serán alarmistas y oficialistas, pero ya empiezan a estar un poco mosqueados con la prensa.

Y ya que estamos con hielo, y con el Ártico, no sobrará poner el último dato del deshielo marino de este año, por aquello de si batirá o no batirá el récord de 2007 (clic para actualizar):

Podría ser peor, pero está peliagudo.