ulukhaktok-northern-canada-arctic-nwt

El título se lo robo a Patrick Moore, que avisa por Twitter:

La noticia, cuando no conviene, se descontextualiza del “cambio climático”.

Nos cuentan que el pequeño pueblo de Ulukhaktok estaba esperando dos cruceros para el 3 y el 9 de septiembre respectivamente. Y que han sido cancelados por exceso de hielo. Con gran quebranto para la economía de la zona, que al parecer  se ha acostumbrado a contar con esas vistitas de turismo ártico. Últimamente está muy de moda.

Bien, pues este año hay más hielo por ahí que los años anteriores. Al punto que los cruceros contaban con llegar a Ulukhaktok, y no han podido. Han tenido que cambiar el viaje. Mucho. Pero lo que me interesaba ver, y la noticia no cuenta, es el significado de ese cambio dentro del drama del hielo del Ártico. Que no deja de ser el motivo de que haya tanto turismo por allí, ahora. Y el significado se entiende rápido si le cambiamos el titular al mismo artículo:

Este titular, tan correcto como el anterior, tiene implicaciones mucho más amplias. Porque con lo que se lee en la prensa, lo que se puede esperar es que ya casi no quede hielo marino en el Ártico. Y se puede esperar que el paso del Noroeste sea una autopista interoceánica tan asegurada como el canal de Panamá. Pero resulta que no es así. Ni siquiera para principios de septiembre, que es el mejor momento. Cuando menos hielo hay.

Vamos a ver la geografía de la noticia.

Minerva Ward, the territorial government’s tourism and development officer for the Beaufort Delta, said in an email that the ships had to be cancelled due to difficult ice conditions in Bellot Strait and Queen Maud Gulf.

A pelo sobre Google Maps, queda así:

paso-noroeste-1

Ulukhaktok era el lugar de destino, y Bellot Strait y Queen Maud Gulf los sitios que el hielo no dejaba pasar. Pero esos sitios definen justamente la ruta más “fácil” del paso del Noroeste; la que suele estar más libre de hielo. Y que por eso es la que se usa, aunque sea la más larga.

paso-noroeste-2

Resumiendo. No es que quede hielo en el mar Ártico, sino que ni de broma puedes contar con poderlo rodear por el paso del Noroeste. Los cruceros de turismo ártico te venden esa ruta, pero luego la pueden llevar a cabo … o no. Depende. Todavía.

El futuro ya dirá lo que tenga que decir. Tal vez se cumpla el viejo sueño europeo de un paso del Noroeste fiable en verano, o tal vez no. Sería algo muy bueno; por tráfico, y por recursos. Y es seguro que durante el Óptimo Climátio del Holoceno sí era una autopista estival, aunque nadie la pudiera usar. Sin que fuera ningún drama; ni para los osos polares, ni para el clima, ni para nadie.

¡Que se abra el paso de una vez, joé! Que todavía no he hecho el crucero. Pero me gustaría hacerlo con cierta garantía de pasar. 😉

 

La noticia del año sobre el hielo del Ártico es que en 2016 se encoge hasta la segunda posición jamás medida. Suena terrorífico. Clic.

guardian-ice-shrinks
Para cuando dieron la noticia, que ya se veía que el mínimo había pasado, también se veía que el hielo estaba haciendo su recuperación de otoño a mucha mayor velocidad de lo normal. El mínimo había sido temprano, y la posterior recuperación era espectacular. O sea que ya se podía apostar que la media de septiembre no iba a ser especialmente baja.

Y no lo ha sido. Ed Hawkins nos proporciona un gráfico en el que se compara el mínimo de un día con el la media del mes de menor hielo, que siempre es septiembre.

hielo-artico-minimo-y-septiembre

Se ve muy bien que en 2016 hay de las mayores separaciones en las dos medidas. Pero, ¿qué es lo que les importa a los osos polares o al clima; el valor de un día, o la media del menor mes? Y el asunto cambia mucho. En vez de ser “el segundo más bajo” (en realidad empatado en el segundo puesto con 2007), es el quinto más bajo. Pero eso no resulta muy llamativo, y no induce a pensar que esté bajando en los últimos años.

hielo-artico-minimo-y-septiembre-rayas

Las rectas comparan la medida de 2016 con otros años anteriores, por lo de la competición por el récord de mínimo.

La medición de la media de septiembre sola es así:

hielo-hawkins-septiembre

Y no hace falta hacer operaciones matemáticas para ver que desde 2007 no está bajando. Pero se puede hacer para los que les gusta plantar líneas en un sistema nada lineal.

hielo-artico-tendencias

Y así podemos tener rectas para todos los gustos, según miremos los 37 años que tienen medición, o los diez últimos.

– ¡Espectacular encogimiento del hielo desde que se mide!

– ¡El hielo no baja en la última década! Y podría estar aumentando.

Los que prefieran curvas también pueden tenerlas. Pero que hagan ellos mismos sus propios titulares.

hielo-artico-curvas

Fuente y datos, Ed Hawkins.

Dice que la media de septiembre no proporciona “la imagen completa”. Pero no explica qué tiene de “más completo” un día que un mes. O mejor dicho, sí lo explica. Con la medida de sólo un día se llega más fácilmente a lo que queremos llegar. ¡Ice-free Arctic!

Hmmm …

Anda que no se les ve el plumero.

Añadidos para el subni:

numerico-subnormal

numerico-subnormal-1

numerico-subnormal-2

Hay una actualización al final.

No sé dónde van a llegar. Tienen mono, o algo. Estaban acostumbrados a cantar récords de deshielo a finales de septiembre, pero este año se han quedado muy lejos. De hecho, la tendencia de los últimos diez años no es a la baja. Pero no se cortan; tiene que hablar de un récord, como sea. Y han debido estar rebuscando algo para poner.

el-pais-hielo-marzo

Acojonante, porque ponen un vídeo que no muestra el hielo en los meses de marzo, para comparar y ver ese supuesto récord de mínimo de hielo “en esa época”. No; muestran el deshielo de un año, como ocurre todos los años desde que el mundo es mundo. Y es posible que sí sea un récord en los datos de la NASA. Pero debe ser un asunto muy marginal, porque en los de la NOAA el récord es en 2007 — por muy poquito. La línea rosa marca 2016, para comparar. Y hay varios años más tan cerca que probablemente son un empate estadístico.

hielo-noaa-marzo

Pero es que tiene todavía más guasa. Los meses de marzo no muestran una tendencia de descenso — desde que se mide en 1979.

hielo-noaa-marzo-tendencia

Nota: Diablobanquisa avisa en los comentarios [–>] de un ajuste necesario en los datos, por el que sí hay una ligera bajada en la serie.

diablo-corr

Aplicando la corrección a los datos de NOAA (la de diablobanquisa es otra serie — extent en vez de área), queda así.

hielo-noaa-marzo-0

hielo-noaa-marzo-corr

hielo-noaa-marzo-tend-corr

 

Es acojonante. Tienen una verdad tan incuestionable (dicen) que a los que la critican les llaman “negacionistas”. Y si embargo necesitan mentir sin parar para propalar esa “verdad”. Y pretenden que no les tomemos por payasos.

La calentomanía es un auténtico prodigio de la locura colectiva humana.

Fuente:

Datos, NOAA:

ftp://sidads.colorado.edu/DATASETS/NOAA/G02135/

Actualización:

Diablobanquisa avisa en los comentarios [–>] de un ajuste necesario en los datos, por el que sí hay una ligera bajada en la serie.

diablo-corr

 

Estaréis leyendo noticias muy dramáticas sobre el hielo marino del Ártico. Por supuesto, del estilo de un concurso sobre cómo engañar sin decir una mentira denunciable. El Mundo suele ser un artista del engaño nada sutil en este tema.

el-mundo-mentira-hielo-2016

– ¿Y eso es mentira?

– No, sólo es una verdad muy muy incompleta. Por ejemplo, una verdad más real es esta:

nsidc-sea-ice-2016

Diferencia: El Mundo ha utilizado diez palabras para conseguir que te lleves una impresión falsa de la realidad. El organismo científico sólo ha necesitado once para no engañarte. Porque es obvio que si el hielo de este año no es un récord mínimo, y está empatado con el de 2007, resulta muy muy probable que el hielo no haya descendido en los últimos diez años. Asunto que tendrá una importancia mayor o menor, pero que no deja de ser un dato claro. Y sobre todo, no tiene nada que ver con lo que nos habían prometido.

Por supuesto que eso dependerá de cómo quieras definir “ha descendido”.

– Si defines “ha descendido” como que que este año hay menos hielo que hace diez años, entonces no ha descendido en diez años.

– Si defines “ha descendido” como que la línea de regresión de mínimos cuadrados ordinarios de los últimos diez años resulta descendente, entonces no ha descendido en diez años.

nsidc-hielo-artico-minimos-10-ultimos-anhos

– Si defines “ha descendido” como que la segunda mitad de la serie tiene una media inferior a la primera, entonces sí ha descendido — pero puedes apostar a que el año que viene no habrá descendido.

Etcétera. Hay muchas formas de hacerlo; unas tienen más sentido que otras.

También puedes esperar de un periódico que no quiera engañar, que te presente la serie completa de una forma digerible. Y si eso se puede hacer con más de una perspectiva, que te presente las dos. Veamos.

Por ejemplo, los científicos alarmistas te plantan la serie con una regresión lineal que sugiere un descenso inevitable hacia una catástrofe imaginaria. (Imaginaria, porque un Ártico sin hielo -o casi- al final del verano no es ninguna catástrofe). Algo como esto:

hielo-artico-septiembre-2016

Los científicos no alarmistas suelen preferir no ponerle líneas rectas a los datos del clima, porque el clima destaca por no ser un sistema muy lineal. Pero sí suelen poner a veces filtros con algo más de sentido. Por ejemplo medias de cinco años, que filtran mucho los vaivenes anuales. Algo como esto:

hielo-artico-septiembre-mm5a-2016

No creas que la media de cinco años está elegida con mala leche. Simplemente es la más convencional (yo creo que es la mínima que te quita El Niño de encima). Pero si lo haces con una media de tres años, el mensaje es el mismo — pero con más meneos.

hielo-artico-septiembre-mm3a-2016

Resumiendo. ¿Se va a quedar pronto el Ártico sin hielo marino durante unas semanas al final del verano? No hay forma de saberlo. No sería ningún drama; ya ha pasado durante unos cuantos siglos [–>] en el Holoceno sin que nadie sufriera por ello. Pero de momento, y si definimos “de momento” como una década, no está disminuyendo. A pesar de todos esos “récords” de Temperatura Global Acojonante que dicen que hay.

Datos:

NSIDC:

El Mundo:

UIUC:

Nota: En los gráficos de media (no el mínimo) de septiembre, que son los tres últimos, se ha copiado la de 2007 para 2016 (que no ha acabado todavía). Normalmente será mayor la de 2016 porque este año el hielo está creciendo muy rápido tras el mínimo.

Podemos aprovechar una buena noticia para entender la imaginaria desaparición de los osos polares a cuenta del Calentamiento Global Acojonante. ¡El mejor año de avistamiento de osos en Churchill!

churchill-osos-polares-2016-a-tope

Este ha sido sin duda el más espectacular arranque de la temporada de avistamiento de osos. La madre y los cachorros del año que se ven arriba se dan un paseo delante del Seal River Heritage Lodge, proporcionando un pequeño “show” antes del desayuno.

La cantidad de osos polares ha aumentado espectacularmente este año, y están muy gordos y saludabales, tal vez muy para disgusto de los “expertos” de cambio climático. El mejor día de los seductivos carnívoros blancos de la última semana se vieron 21 osos polares entre el hotel y nuestro sitio de natación con ballenas.

En cualquier momento puedes mirar a través de las ventanas, en casi cualquier dirección, y ver algún oso polar holgazaneando por la tundra, o por la zona de bajamar. La banquisa de hielo, que todavía se podía ver la semana pasada, finalmente ha desaparecido y ha impulsado a un gran número de osos hacia nuestra costas, aquí en Seal River. Con el resultado final de  que hay muchas cámaras fotográficas muy contentas.

Guess what he's looking for.

Hasta aquí la buena noticia, que no vas a ver ni en tu telebasura ni en tu papelucho favoritos. Pero podemos ponerle un poco de contexto a Churchill, dentro del Ártico y dentro del hábitat de los osos polares.

Si buscas en internet por [polar bear watching –>], la localidad que te va a aparecer en prácticamente todos los enlaces es Churchill. Por ejemplo sale 20 veces en la primera página de resultados de Google. Porque es, literalmente, la capital mundial del turismo de “safari fotográfico” de ursus maritimus. Es de suponer que eso ocurre porque hay muchos osos polares, no porque haya pocos.

Curiosamente, dentro del hábitat del oso polar, Churchill está en una posición especialmente meridional comparada con otras; es de las más alejadas del polo norte. Tiene una latitud de 58ºN, que es -por ejemplo- como la de Oslo. Quiere decir que, dentro de las zonas donde viven osos polares, Churchill es de las primeras en perder el hielo marino en verano. Y quiere decir que si el hielo de verano fuera importante para los osos, y la pérdida de hielo de verano fuera un motivo para temer por su desaparición, Churchill sería de los primeros sitios en los que desaparecería.

Se puede comprobar muy fácilmente en Cryosphere Today, en el mapa de comparación del hielo en distintas fechas [–>]. Pongamos a modo de ejemplo mediados de julio de 1980, cuando el Calentamiento Gobal Acojonante apenas había comenzado. Se señala la posición de Churchill con una diana roja, y se ve que ya no tenía hielo cuando las demás costas en las que viven osos todavía tenían una buena cantidad. Y pasa lo mismo todos los años.

churchill-hielo-artico-julio-1980

Esto quiere decir que los osos de la capital mundial de osos polares viven muy contentos sin hielo de verano, por lo menos desde que se controla el hielo con satélites (1979).

¿Puede ocurrir que justo en Churchill hay muchos osos, y muy contentos (gordos), pero que estén disminuyendo en su área general y eso nos haga temer su desaparición? Tal vez podría ocurrir, pero no es lo que ocurre. En este mapa de Environment Canada salen las poblaciones de osos polares y su estado. Se señala Churchill y el círculo de latitud de Churchill (rojo), así como el círculo polar Ártico (morado). Los osos polares no están disminuyendo en la zona de Churchill, ni en la bahía de Hudson en general.

churchill-y-habitat-osos-polares

Otra forma de comprobar que la ausencia de hielo de verano no les afecta a los osos. Todas las zonas de fuera del círculo ártico tienen poblaciones de osos, o estables, o creciendo. Y podemos mirar el hielo que hay en esas zonas, por ejemplo a mediados de agosto. Nada.

osos-artico-hielo-agosto

Si quieren convencernos de que los pobrecitos osos polares van a desaparecer por el Calentamiento Global Acojonante, van a tener que buscar una disculpa mejor que la pérdida de hielo de verano que provoca ese calentamiento. Y nadie sueña que se pueda perder el hielo de otoño, invierno o primavera. Que se inventen un virus misterioso, o algo, porque este cuento ya no cuela.

Agradecimiento / fuente, Susan Crockford en Twitter.

Bonus / extra: Un clic en la siguiente imagen conduce a una colección espectacular de fotos de Dennis Fast.

oso-florido

Según avisa [–>] en su blog la especialista del Ártico, dra. Susan Crockord, acaban de publicar un estudio interesantísimo sobre la relación entre el clima (los “cambios climáticos”) y la ecología del Ártico. En la revista Arktos, The Journal of Arctic Geosciences.

Gratis, fácil de leer, y muy recomendable. Revisa los estudios más recientes de paleoclimatología, de biología molecular, y registros fósiles en sedimentos marinos de altas latitudes. Para poder responder a la pregunta de si los cambios climáticos producen un pérdida de biodiversidad de gran escala en el Ártico.

Afecta de pleno, probablemente sin pretenderlo, a la imagen publicitaria favorita del cuento del Calentamiento Global Acojonante. El oso polar que se queda sin hielo, y por tanto va a desaparecer.

oso-polar-cambio-climatico

La falsa imagen de arriba, un montaje publicitario “photoshopeado” en el que añadieron el oso al témpano, salió en la revista Science como si fuera real [–>]. Lo que dio carta de naturaleza a la existencia de una nueve especie de plantígrado: el Ursus timus.

La conclusión que más nos interesa respecto al cuento del “cambio climático”:

El registro estratigráfico del último millón y medio de años indica que no hubo eventos de extinción a pesar de tener oscilaciones climáticas de primer orden.

Ninguna broma esas oscilaciones climáticas. Incluye el paso de un mar Ártico sin hielo en verano (antes de 1,5 Ma), a una cubierta helada permanente,  y una reducción casi total de vida en el Ártico, con las especies desplazándose al sur. Para pasar después (hace 450.000 años) a una cubierta de hielo muy reducida en verano en los interglaciares, y desaparecida por completo en algunos de ellos.

Durante los cambios climáticos orbitales de los últimos cientos de miles de años, los períodos interglaciares se caracterizaron por una cubierta de hielo permanente, y a veces desaparecida en verano, habitada por ecosistemas similares a los del Holoceno pre-industrial. Algunas especies que se suponen dependientes del hielo de verano (por ejemplo los osos polares) sobrevivieron estos períodos. En contraste, durante los períodos glaciales, un mar Ártico mucho mas pequeño, y con los continentes adyacentes con una gran capa de hielo, y la banquisa de hielo muy espeso, hicieron inhabitables muchas regiones para la mayor parte de las especies que las habitan  hoy. A pasear de la escala, la frecuencia y la velocidad de los cambios climáticos del Cuaternario, los ecosistemas marinos del Ártico asociados con el hielo fueron extraordinariamente resistentes, adaptándose a través de la expansión geográfica en el Ártico durante períodos cálidos, y hacia el sur a regiones extra-árticas durante los períodos glaciales.

Y mas de lo mismo:

En regiones costeras alrededor de Alaska, los registros fósiles apoyan los datos de biología molecular, mostrando que durante el Último Máximo Gacial los osos polares y las focas oceladas (Pusa híspida) se desplazaron tan a sur como el golfo de Alaska, considerablemente más al sur que su hábitat actual. En el caso de períodos interglaciares sin hielo de verano, la presencia de hielo de invierno, la habilidad de los osos para ayunar en verano, la capacidad de las focas para usar áreas terrestres en ausencia de hielo,  y la disponibilidad de nuevas especies de presa que acceden al Ártico, les pudieron haber permitido la supervivencia durante los períodos cálidos. Las morsas tienen también un extenso registro glacial – interglacial, incluyendo presencia en el valle del río Hudson, y en la plataforma continental de Nueva York y Nueva Jersey, datadas hacia 10,6 – 11,2 miles de años AC.

El mensaje no puede ser más claro. Nos anuncian la próxima desaparición del hielo de verano en el Ártico, como si anunciaran el fin del mundo. O al menos, el fin del mundo para los osos polares, las focas, y las morsas. Pero un Ártico sin hielo en verano no es ninguna novedad en las escalas de tiempo relevantes para ese tipo de especies. Ya lo han conocido, y superado (¿disfrutado?) sin problemas.

Menos lobos, Caperucita.

Fuente, Susan Crockford:

En 2015 el hielo marino global ha sido mas bajo que los dos años anteriores. Pero sigue -mas o menos- la misma tendencia ligeramente ascendente de los últimos cinco años.

hielo-marino-global-2015

Para fastidiar un poco a los alarmistas del Calentamiento Global Acojonante, se puede mirar si existe en el hielo marino la famosa pausa. Que en las temperaturas del aire, o bien existe y tiene 18 años largos y más de veinte explicaciones, o bien nunca existió porque hemos corregido oportunamente las mediciones. Menos las mediciones de los satélites, que las llevan dos grupos independientes y no se dejan corregir al gusto.

¿Y en el hielo, hay pausa o no hay pausa? Haberla hayla, y de 14 años y medio.

hielo-marino-global-la-pausa

Se puede amliar la época de “la pausa”. La tendencia lineal desde mediados de 2001 es cero patatero.

hielo-marino-global-la-pausa-ampli

El hielo del polo norte también ha sido un poco más bajo este año, pero la media de cinco años se mantiene plana desde hace cinco años.

hielo-marino-norte-2015

Y en el caso del norte se podría hablar de una “pausa” de diez años redondos. Claro que un alarmista siempre podría decir que es … ¡el cuarto año de menos hielo de toda la historia ! (de 35 años). Pero una “pausa” es una pausa, colega. Hay que joderse. Diez añitos ya.

hielo-marino-norte-2015-la-pausa

En el sur sigue creciendo el hielo, a pesar de que este año no es récord, y ha pegado un bajón. Ahí no hay “pausa”; para encontrarla habría que buscar los años del principio. Pero no hay “pausa” … ¡porque esta creciendo!

hielo-marino-sur-2015

Siendo los periódicos como son, sería raro que lo planteen como … ¡el tercer año con más hielo -en el sur- de toda la historia, siendo los tres últimos los tres mayores! Pero eso es lo que hay.

¿Resumiendo? Los dibujitos dan para entretenerse. Para meter mucho miedo, no tanto. Especialmente teniendo en cuenta que hace muy pocos miles de años el hielo mariono en el norte tenía que ser muy inferior al de ahora. En verano no había, o apenas. Sin que eso produjera ningún apocalipsis del que nos hayamos enterado. Ni siquiera entre los osos polares, que sabemos que no desaparecieron porque los tenemos a la vista.

Svalbard polar bear fall 2015_Aars

Datos:

Los datos son de la Universidad de Illinois, The Cryosphere Today: