Me entero por From The Wilderness, en El alarmismo vende, de una gran noticia en El Correo (antes Español):

Luego uno se entera de que ínfima quiere decir irrelevante, y Euskadi en realidad es en toda España, y probablemente Europa. Pero a El Correo siempre la ha ido la cosa local, y la cosa irrelevante. Eran clásicas sus portadas, cuando el periódico serio de Bilbao era La Gaceta y El Correo era el tebeo, del tipo de “Calabaza de 10 kilos en el caserío de Pachi Urdanpiligorrietabarrena“. Con foto y todo.

En serio. Imaginemos el siguiente titular:

  • Detectados restos de pedo de terrorista vasco en Tailandia.

¿Cual sería el quid de la noticia?

  1. En Vasquilandia hay terrorismo.
  2. El pedo de terrorista viaja mucho.
  3. Los métodos de detección de pedos han avanzado un montón.
  4. El mundo es un pañuelo.
  5. El periódico no sabe qué poner.

Pues esa es exactamente la impresión que nos queda con la noticia del periódico calabazero. Juntar en un titular Euskadi + Radiación + Fukushima debe vender. Y tal vez se pueda esperar que pasemos por alto el detalle de “ínfima”. Aun cuando añada:

Las «trazas» son «tan ínfimas» que su presencia no presenta ningún tipo de peligro para la salud ni para el medio ambiente, aseguran los expertos. De hecho, estos valores «son mucho menores que la propia radioactividad natural de la tierra».

Sí, todas dicen lo mismo, pero luego ya se sabe lo que pasa.

O tal vez se trate de asustarte primero, que leas, y que te quedes tranquilo después.

La media de valores tanto en el laboratorio de la capital vizcaína como en Madrid, Barcelona, Sevilla o Cáceres son del orden de 0,001 milibecquerelios por metro cúbico (unidad que mide la actividad radioactiva). «Son niveles muy pequeños. El límite de dosis a la población para que empezáramos a notificarlo se encuentra a partir de 16.000 milibecquerelios por metro cúbico», explica Natalia Alegría

Pues ya casi, mejor que nos digan claramente que 16.000 milibequerelios es una cantidad 16 millones de veces más grande que 0,001 milibequerelios . Tal vez los aficionados a las calabazas pueden comprender, aunque sea vagamente, la diferencia entre 1 euro, y 16 millones de euros. Y preguntarse, ¿de qué cojones están hablando?

Era mejor El Correo tebeo. Mucho más claro.

Manuel Fernández Ordóñez

En su blog:

No es ninguna novedad. Al contrario, se trata de un clásico, aunque poco difundido. Jaworowsky ha sido presidente del comité ONU sobre los efectos de la radiación atómica. Y escribió este informe (PDF, 43 págs), muy completo, y muy sorprendente para lo que comunmente se solía imaginar.

El problema es que cuando empezó el uso civil de la energía nuclear no había información sobre los efectos de una cantidad pequeña de radiación atómica en la salud. Sencillamente, no tenían muestras suficientes para hacer un estudio significativo. Y tiraron por lo fácil (y prudente). Suponer un efecto lineal según la cantidad de radiación, y que cualquier cantidad de radiación es dañina, aunque sea sólo poco dañina (con pequeña probabilidad). Pero esa idea nunca pasó de ser una asunción no comprobada, que caló tanto entre el público como en la  ONU.

Después fue la ONU misma la que bajó esas perspectivas.  Por ejemplo, en un informe de un macroestudio del año 2.000 descartaba esa linealidad [–>]. Estudios posteriores de la ONU sobre Chernobyl aquí [–>].

Pero el público y la prensa (o el público por culpa de la prensa) se ha quedado con esa idea falsa de que cualquier cantidad de radiación tiene incidencia. Por eso merece la pena resaltar esos estudios enlazados, y el de Jaworowsky. Para aquellos que prefieren saber a temer. Porque resulta que cantidades de radiación que antes se tenían por malignas, no causan el menor efecto medible.

Entre todos los documentos mencionados se puede aprender mucho sobre los efectos de la radiación atómica en la salud. Incluso situarse decentemente cuando oímos esas cifras sobre miliSieverts o Bequerels en Fukushima, que nos tienen mareados.

Vía Lawrence Solomon, recogido por Climate Realists (merece la pena por breve):

Muchos leísteis el artículo del 14 de marzo, de Joseph Oehmen, con el que empezamos la saga de desmitificación del apocalipsis nuclear de Japón:

Supongo que a algunos os pareció útil, y ahora podéis mostrar vuestro agradecimiento al autor, que está haciendo una encuesta para estudiar los aspectos de interés sobre la repercusión del artículo. La verdad es que se leyó como la espuma, y a todos nos puede resultar curioso el resultado de la encuesta. Es fácil, rapida, y creo que está bastante bien planteada.

Gracias.

Actualización: Una mala y varias buenas noticias de Fukushima, de @fdezordonez:

  • ULTIMAS NOTICIAS OFICIALES: Varias noticias buenas y una mala. Primero la mala: 2 trabajadores enviados al hospital por recibir radiación.
  • OFICIAL: Dos trabajadores han recibido entre 170 y 180 mSv cuando estaban trabajando en la sala de turbinas de la unidad 3.
  • OFICIAL: Han sido enviados al hospital. Los organismos oficiales establecen que hasta 250 mSv no hay efectos sobre la salud de las personas.
  • Ahora las noticias buenas. Vamos por partes.
  • OFICIAL: La Buenísima noticia, hace 1 hora se confirmó que la contención del reactor 3 ESTÁ INTACTA. Se sospechaba que estuviera dañada.
  • OFICIAL: Otra buena noticia es que ahora tienen energía eléctrica en las salas de control de los reactores 1, 2 y 3.
  • OFICIAL: Otra buena noticia es que la tasa de dosis sigue disminuyendo. En la puerta de la central era de 0,2 mSv/h hace 5 horas.
  • OFICIAL: Otra buena noticia es que los niveles de Yodo-131 han bajado hasta 79 Bq por litro en el agua de Tokyo. El limite legal es 100 Bq/l
  • OFICIAL: La concentración de Yodo-131 el martes y el miércoles alcanzó niveles de 210 Bq por litro de agua en Tokyo.

Y en el blog de …

Manuel Fernández Ordóñez:

Supongo que lo habréis visto. Yo no, apenas he podido buscar vídeos de esta catástrofe, ocupado en la no noticia nuclear a la que los ecolojetas y la prensa nos hacían embestir. Pero, pasado el furor atómico, por defunción, y a falta de afición por las guerras de las galaxias de aviones contra hormigas, puedo echar la vista atrás.

Estoy muy sorprendido por la lentitud de la subida del agua, como por oleadas. Y creo que en el vídeo no se llega a ver el máximo  nivel del agua.

Trato de imaginar la longitud de la ola. Todo el mundo habla de su altura, que no dice gran cosa. Olas de 10 y más metros no son un fenómeno extraordinario en el Atlántico Norte en invierno. Y en el Índico, cerca de Sudáfrica, no es imposible verlas de 20 m. Pero son muchísimo más cortas que lo que vemos aquí, nada quie ver. Pasan en unos segundos; mucho menos de un minuto. Pero en este vídeo, a los nueve minutos parece que no ha llegado la cresta todavía. Y eso que cuanto más larga la ola, mayor velocidad tiene. La fórmula aproximada de las olas en aguas profundas es, para la velocidad expresada en metros por segundo: v = 1.25√L , donde L es la longitud de la ola expresada en metros.

Las olas del viento, pongamos unas ni grandes ni pequeñas, 2 metros, suelen tener una longitud de unos 100, y según esa fórmula circulan a unos 45 km/h en alta mar. Veo en Wikipedia que las olas de tsunami tienen longitudes del orden de los 200 km, y velocidades de 800 km/h. Aunque todas ellas se frenan y acortan, y se elevan, al llegar a fondos bajos cerca de tierra.

Pero así se explica lo que se ve en el vídeo. Ese lento ascenso del mar, en tandas de olas en escalera, y sube, y sube, y no sabes cuando va a parar. ¡Qué angustia! parece una pesadilla de Hitchock.

Lo que no se ve este caso es el “vaciado” previo del puerto, que creo que suele ser lo más habitual, y una señal muy conveniente para salir pitando.

Hilarión

Entono contrito el mea culpa por haberme ensañado estos días en mis comentarios con los medios de comunicación por su información de la crisis de Japón. He llegado a decir que los actuales son la cima de la frivolidad y la ausencia de documentación. Nada menos cierto y voy a explicarme, pero para ello dejadme antes que os cuente un suceso que ocurrió en Madrid hace mucho tiempo.

Lo cuenta ABC . El 23 de enero de 1928 un toro se escapó de su rebaño por la carretera de Extremadura y callejeando, callejeando, como cualquier turista, llegó hasta la casi recién estrenada Gran Vía no sin antes causar más de un revolcón y algún que otro puntazo que no pasaron afortunadamente del pronóstico reservado. Aconteció que por la Gran Vía paseaba en ese momento Diego Mazquiarán, Fortuna, torero de humilde puesto en el escalafón taurino pero que ese día alcanzó la gloria. Como era invierno y llevaba abrigo se despojó de este, y sosteniéndolo con las dos manos dio unos pases muy aseados fijando al bicho. El público paró en su pies para qué os quiero y, esto es España, trocó los gritos de pavor en sonoros ¡olés!, haciendo corro al diestro. Como no era cosa de estarse allí toda la mañana, el matador pidió que alguien fuese a su domicilio y le trajese un estoque, y una vez se le hubo traído la herramienta despenó al morlaco con una estocada en todo lo alto y descabello. Fue conducido a hombros a una cafetería cercana, supongo que para que se tomase lo que quisiera. A Mazquiarán se le concedió la Cruz de Beneficencia pero en ningún sitio he encontrado confirmación de que también se le diese la oreja del bicho.

Hasta aquí el suceso. Lo cuenta también Mª Isabel Gea Ortigas en su libro Curiosidades y Anécdotas de Madrid 2ª parte y termina el relato con el siguiente párrafo:

“…Lo más gracioso es lo que algunos periódicos extranjeros dijeron del suceso. Uno neoyorquino comentó que gracias a que los niños estudian el arte del toreo en las escuelas, el incidente no tuvo mayores consecuencias. Otro de París decía textualmente que el toro fue toreado por la «cuadrilla de toreros de la guardia del Ayuntamiento de Madrid, capitaneada por Fortuna».”

Desafortunadamente Dña. Mª Isabel no nos informa de cuales fueron exactamente esos periódicos.

Así que después de recordar este relato, he recapacitado y visto que afirmar que los medios de comunicación son ahora más frívolos e indocumentados es injusto. Son igual que siempre.

P.S.: Sé que los habituales de este blog son gente sería, hay profesores, profesores de algo, y sesudos lectores de cejas altas que sin duda habrán subido aun más una de ellas pensando que vaya tontería que escribe este conlaqueestacayendo. Y así es, pero he pensado que precisamente conlaqueestacayendo quizás no viniese mal algo jocoserio para hacer unas risas. Disculpas.