Ceratonia

Leo en ElPais, supongo que con motivo de que ayer fue el “día de la Tierra”, que están desapareciendo los árboles más grandes del planeta: http://elpais.com/elpais/2016/04/22/ciencia/1461312729_887184.html

Cuando te lees el artículo te mezclan una serie de referencias y datos entremezclados, para concluir que el cambio climático también es el causante de que se vayan muriendo los árboles más viejos, como no podría ser de otra manera…

Pero, por otra parte, es lógico, que los árboles más viejos se vayan muriendo, ¿no?

Y otro razonamiento que no termino de entender: si son los más viejos, habrán superado épocas muy diferentes de sequías, plagas, ventoleras, etc. durante su larga vida, por lo tanto, no entiendo el razonamiento de:

La nueva amenaza es el calentamiento global. “El cambio climático lleva las condiciones climáticas a niveles fuera del rango normal del nicho idóneo para el crecimiento y desarrollo del árbol”, explica Lindenmayer. “Por ejemplo, la reducción de las lluvias en el sureste y suroeste de Australia provocará que estos grandes y viejos árboles no vuelvan a alcanzar la altura y tamaño que solían. En otros casos, las condiciones cuando se produjo la primera germinación hace 500 años son tan diferentes en la actualidad que no podrán volver a germinar en las mismas áreas donde crecen ahora”, añade”.

La verdad que poder estar al lado de un gran ejemplar de una especie arbórea es un privilegio y trasmite una cierta sensación de inmensidad. Además ese individuo tan grande, mucho más que sus vecinos, suele ser el más viejo (aunque no siempre). Pero también suele ocurrir que si nos fijamos con detalle, el pobre gran árbol presenta numerosos síntomas de su larga lucha por la vida: suelen tener podredumbres, numerosas heridas causadas por el viento, animales, etc. Pero ahí está, dejando su semilla, y sirviendo también de cobijo para numerosas especies de vertebrados (siempre se dice de vertebrados porque es fácil localizarlos. Hay muy pocos estudios que se pongan a buscar bichos más pequeños…, y casi ninguno de bichitos mucho más pequeños, que también deberían contar).

Pero claro, algún día tendrá que morirse, de lo que sea. [En la Escuela de Montes había tres santos a los que se achacaba la muerte de los árboles: San secao, San caído y San muerto. Estoy seguro de que cuando se muere algún árbol ha intervenido alguno de los tres, y no es broma].

Porque, además, es muy fácil admirar las grandes sequoias norteamericanas, y decir que qué grandes son, y qué viejas son, porque nos cansamos de mirar para arriba. Pero ¿qué pasa con árboles más humildes como, por ejemplo, el Acerolo del Cortijo de Balsa Alta, ubicado en una finca privada de Vélez-Blanco, Almería? Se encuentra catalogado por la administración autonómica como árbol singular por sus dimensiones, mayores que el resto de miembros de su especie (pongo este ejemplo porque es el primero que sale en el inventario de árboles singulares de la Junta de Andalucía, que es la primera que he mirado a ver lo que tiene).

Con esto quiero decir que tendemos a fijarnos en determinados records en la naturaleza que son sobresalientes, pero que carecen de una generalidad objetiva para el conjunto de las especies, como para obtener conclusiones de si los que son más altos, o más viejos, se están muriendo antes o no de lo que les correspondería en caso de que yo no hubiese cogido el coche.

En España, a nivel nacional, no he encontrado inventarios de árboles excepcionales, supongo que porque está transferido a los reinos de taifas. Pero las diferentes administraciones menores sí elaboran con profusión inventarios y guías de árboles singulares: lo hacen las Autonomías, lo hacen las Diputaciones en su respectiva provincia, y lo hacen los ayuntamientos en sus parques y jardines, cosa que está bien. Acabamos sabiendo que hay un árbol que sería interesante ir a ver en Estalaya, cerca de Celada de Roblecedo, más allá de Cervera de Pisuerga, en Palencia, que se llama el Roblón, y que impresiona por su diámetro, sus heridas cicatrizadas, su pinta de viejo, y sus enormes dimensiones en su conjunto (por ejemplo).

el-roblon-en-estalaya.png

Pero no hay datos objetivos de que su muerte (si es que se produce con nosotros en vida) tenga que ver… con ¿qué?. Pero, claro, te lo sueltan así, un sábado, en una primavera lluviosa… y te sigue empapando el cerebro, un poco más. Pues yo no me lo creo (la noticia, digo).

Y, aún a riesgo de repetirme, vuelvo a hacer alusión a los inventarios forestales realizados y publicados por el Ministerio de Medio Ambiente (estos datos sí me los creo y son oficiales):

http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/politica-forestal/inventario-cartografia/inventario-forestal-nacional/default.aspx

Me gusta mirar Andalucía o alguna de sus provincias, como Almería, porque siempre lo han puesto de ejemplo de la zona que antes quedaría arrasada por el desierto abrasador del cambio climático ese (y porque, efectivamente, es una de las zonas más representativas del clima mediterráneo alcanzando el subdesértico y desértico en algunas zonas). Los datos, elaborados en un sencillo Excel nos presentan la siguiente gráfica:

arboles-por-provincias-andalucia.png

Y, a título anecdótico, adjunto un gráfico –que realmente no vale para nada- del número de árboles por habitante en cada una de esas provincias (con datos de población del año 2010)

arboles-por-habitante-andalucia-provincias.png

En fin, reproduzco las conclusiones obtenidas tras comparar el IFN3 con el IFN2 expresadas en el enlace anterior http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/politica-forestal/inventario-cartografia/inventario-forestal-nacional/index.aspx

  1. Se detecta un notable aumento de la superficie de monte arbolado a costa de una disminución de la del desarbolado y cultivo.
  2. La biomasa arbórea existente en los montes es ahora mucho mayor que la que mostraba el IFN2, tanto en valores absolutos como en valores por hectárea.
  3. En las provincias cantábricas la expansión del eucalipto ha sido espectacular a pesar de que cada vez se corta más madera de dicha especie.
  4. Las frondosas autóctonas (robles, castaño, haya, quejigos, etc.) han crecido considerablemente tanto en superficie como en biomasa.
  5. La cantidad de árboles de grandes dimensiones se ha incrementado mucho pero, en cambio, hay ahora menos pies pequeños que hace 10 años.
  6. En general los bosques españoles están en la actualidad igual o más sanos que antes.
  7. Prácticamente todos los indicadores de desarrollo sostenible muestran una evolución positiva de los montes españoles.
  8. Los valores de las cortas obtenidos por comparación de este inventario con el segundo son superiores a los mostrados en las estadísticas oficiales elaboradas por el MAPA. Una fracción importante de dichas cortas no se saca de los montes y queda allí para bien: protección de la biodiversidad y retención del carbono, para mal: peligro de incendios y facilidades a las plagas.

 

Un saludo,

Ceratonia

Es una historia breve y tierna. Y muy “natural”; como verde. ¿Ves esas masas de pinos coloreados de rojo?

escarabajo-pino-montana

Es en British Columbia, Canadá, y la coloración indica que estaban siendo atacadas por el escarabajo del pino de montaña [–>]. Una infestación que comenzó hacia 1999, y que había arrasado 18 millones de hectáreas de bosque en Canadá. El pico ocurrió entre 2009 y 2011. Pero, afortunadamente, empezó a descender. Los árboles empezaron a crecer mas rápido, de forma que la masa nueva era mayor que la que eliminaban los escarabajos. Y con mucha diferencia; al ritmo que llevan ahora ,se calcula que para 2020 se habrá cancelado el impacto de la plaga. La gran pregunta pendiente era la causa de la reversión de problema. ¿Qué es lo que ha salvado a los pinos?

Respuesta:

El calentamiento global -temperaturas crecientes, mayor lluvia, y una atmósfera más rica en CO2- ha creado un “efecto de fertilización” que ha acelerado el crecimiento de los árboles, especialmente en las altas latitudes que cubren buena parte de Canadá, Rusia y Europa.

¿Y qué dicen los escarabajos? Pues también están muy bien, gracias. Viven muy contentos, pero puteando menos a los árboles. Y lo mejor de todo es que el artífice del milagro eres tú. Sí, tú directamente; no seas modesto. Al usar un coche; al poner calefacción en invierno y aire acondicionado en verano; al viajar en avión por trabajo y vacaciones; al comer carne cuando te apetece; al tener hospitales y campeonato de fútbol; en fin, al vivir de una forma francamente distanciada del paleolítico, has enriquecido el aire -con CO2- para mayor felicidad de los árboles y de la naturaleza en general.

Y esta es la historia, que no necesita más embellecimiento.

escarabajo.png

Fuente(s):

Al juez de la Corte de Distrito de Montana le ha llegado un caso muy bonito.

EN 2013, el U.S. Fish and Wildlife Service había incluido al glotón en la lista de animales protegidos por la Ley de Especies Amenazadas. Se trata de un mustélido solitario, que a la vista parece como un cruce de comadreja y oso. De unos 16 Kg., como un perro mediano. Se calcula que hay unos 300 en USA, principalmente en los picos de las montañas de Idaho, Montana y Wyoming.

gloton

Pero en 2014 el U.S. Fish and Wildlife Service cambió de opinión.

El motivo por el que habían incluido al glotón entre las especies amenazadas, en 2013, era que se supone que necesita nieve. Para hacer sus madrigueras, y a modo de frigorífico para conservar la caza. Y que el cambio climático (antes calentamiento global), tiene que estar disminuyendo la cantidad de nieve. Amenazado, por tanto.

Salvo que en 2014 se dieron cuenta de que el argumento era completamente especulativo. Como suelen ser los argumentos verdes. Y que en realidad no tenían datos para pensar que la amenaza imaginaria era real. Así que sacaron al glotón de la lista, y perdió su protección legal. Lo que condujo a una demanda judicial por parte de asociaciones conservacionistas, que alegaban que la agencia federal había ignorado evidencia científica que apoyaba la inclusión del glotón en la lista de especies a proteger.

Juicio. Y juez:

No hace falta mayor grado de certidumbre para ver la desgracia  de esta especie, dependiente de la nieve, que se encuentra de lleno en el camino del cambio climático.

Muy poético, su señoría. Pero el asunto tiene guasa. Porque parece muy distinto que el glotón esté amenazado por el turismo de nieve en las montañas de Montana, ¡que también depende de la cantidad nieve!; o que esté amenazado por las emisiones del tubo de escape de un taxista de Nueva York. Si es por lo segundo, su inclusión en la lista va a fastidiar a los hoteleros locales, sin hace nada respecto del tubo de escape  de otras partes del mundo.

Mientras tanto, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que lleva la lista -digamos- más oficial de especies amenazadas [–>], considera al glotón (gulo gulo) como especie de “preocupación menor”.  A pesar de todo ese Calentamiento Global Acojonante que se supone que estamos viendo, y de la dependencia del glotón de la nieve.

gloton-no-amenazado.png

Definamos [–>]. Preocupación menor es la categoría para especies que no se pueden incluir dentro de “casi amenazada”. Y “casi amenazada” es la que no se puede incluir en los distintos grados de “amenazada”, pero está cerca de ello, o se puede pensar que va a estarlo en el futuro próximo. Por tanto, para la IUCN el glotón no está ni cerca de poderse considerar amenazada, ni es esperable que esté amenazada en el futuro cercano.

Lo de la nieve también tiene su aquel. Por ejemplo, la nieve en América del Norte no está disminuyendo desde 1990, a pesar del Calentamiento Global Acojonante que dicen. O aunque le llamen cambio climático. No parece estar cambiando gran cosa.

nieve-america-norte-desde-1990.png

http://climate.rutgers.edu/snowcover/table_area.php?ui_set=1&ui_sort=0

Pero nada de esto importa. El juez Christensen tiene la más formidable herramienta que se haya inventado. El cambio climático. Que por pura indefinición puede amenazar, literalmente, cualquier cosa que se le pueda ocurrir a un juez con bellas intenciones. Al menos imaginariamente. Y entonces no hace falta ningún grado de evidencia.

En serio, ¿de verdad que vamos a meter a los jueces en estos fregados? ¿No nos estaremos volviendo un poco locos? Pues no has visto ni la mitad, porque ahora quieren perseguir la crítica científica:

Fuente del cuento del juez Christensen, Reuters:

 

 

Ceratonia

(dedicado a Viejecita)

Hace tiempo que tenía ganas de hacerlo, pero no siempre encontramos el modo y el momento de ponernos a ello. La idea es: ¿cómo van nuestros bosques, nuestros montes? La idea que ronda por la mente de la mayor parte de la población es que están en peligro, se queman, nos los estamos cargando –qué malos somos-, etc. (esto no es científico, pero sí he sondeado mi entorno).

Y he hecho el pequeño esfuerzo de buscar en el INE, que me ha redirigido al MAAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), después de que me llegara el siguiente enlace de la FAO:

Se pueden leer cosas como:

Los bosques del mundo siguen disminuyendo, a medida que la población aumenta y las áreas forestales se reconvierten a la agricultura y otros usos, pero en los últimos 25 años la tasa de deforestación neta mundial ha disminuido en más del 50 por ciento

Hoy en día, la mayor parte (un 93 por ciento) de la superficie forestal mundial es bosque natural: una categoría que incluye las áreas de bosque primario donde se han minimizado las perturbaciones humanas, así como áreas de bosque secundario que se han regenerado de forma natural.

El bosque plantado -otra subcategoría- representa actualmente el 7 por ciento de la superficie forestal total del planeta, tras haber aumentado en más de 110 millones de hectáreas desde 1990.

“La gestión de los bosques ha mejorado enormemente en los últimos 25 años. Aquí se incluye la planificación, el intercambio de conocimientos, la legislación, las políticas: toda una serie de pasos importantes que los países han implementado o están implementando”

Con esto, creo que sobran comentarios.

Parece que la cosa no está tan mal, a la vista de esta información. Pero, ¿cómo estarán los bosques en España?, y más concretamente, ¿cómo estarán los bosques en Andalucía?, que es la región más al sur de la Península Ibérica, y la que más “sufrirá las consecuencias del maligno cambio climático”?, … y todavía afinamos más: ¿cómo le irán a los bosques de la provincia de Almería?, si ya era subdesértica, con estos años de asfixia anhídrido carbónica, será interesante comprobar cómo se reduce o no la superficie de bosques que allí pueda quedar… (esto con tono irónico en modo superlativo).

Pues bien, la mejor herramienta es comparar los IFN2 e IFN3. Reconozco que en esta ocasión no ha sido difícil dar con ello:

Primero busqué en el INE (que no es el mejor sitio): http://www.ine.es/dyngs/IOE/es/operacion.htm?numinv=04004

Y me redirigió al MAAMA, a la sección de inventarios: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/estadisticas/Inventarios_nacionales.aspx

Los IFN son magníficos inventarios de las características de las masas forestales españolas, de riguroso carácter técnico, cuyo objetivo es conocer todos los parámetros interesantes (botánicos, ecológicos, económicos, etc.) de los montes en un momento dado. Aunque el IFN1 es de los años 1966-1969, ni la metodología empleada, ni los medios técnicos disponibles en esas fechas, permiten su comparación con los trabajos posteriores.

En cambio, el IFN2 (1989-96) y el IFN3 (2002-2007) son unas gigantescas bases de datos rigurosamente planificadas y ejecutadas (algo de responsabilidad tuvo en ello D. Juan Ruiz de la Torre, Catedrático de Botánica de la ETSI MONTES), y permiten ver la evolución de las masas forestales en España con una fabulosa precisión.

Los datos que a continuación indico están sacados del documento “Resumen General (1MB)” de la hoja: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/servicios/banco-datos-naturaleza/informacion-disponible/tablas_resumen_IFN3.aspx

Y, por ejemplo, para el caso de la provincia de Almería (máxima expresión del desierto en nuestra Península):

ceratonia-bosque-almeria

ceratonia-bosque-almeria-2

Veamos qué ocurre con la región de Andalucía, que también es indicativa del malvado cambio climático ese por su situación meridional:

ceratonia-bosque-andalucia

ceratonia-bosque-andalucia-2

Según esto, y repito, la metodología del trabajo es extremadamente rigurosa, tanto en Andalucía, como en la provincia de Almería, en concreto, aumenta la superficie de monte arbolado, aumenta la superficie de uso forestal, y disminuye la superficie de monte desarbolado, es decir, ¡el monte crece! El monte está aumentando, está creciendo, tanto en superficie como en pies mayores y menores (es decir, se regenera), aumentando también la biomasa arbórea.

Veamos qué pasa con nuestra querida España:

ceratonia-bosque-espanha

ceratonia-bosque-espanha-2

En fin, yo creo que queda meridianamente clara la evolución de nuestra masa forestal, incluso en la zona supuestamente más crítica, como puede ser Almería, o Andalucía.

Y, visto esto, ¿qué pasa con las predicciones siempre catastrofistas de que se iba a acabar el mundo, o, mejor dicho, que al menos media España iba a ser un desierto más o menos por estas fechas?

Reconozco que también me he quedado un poco sorprendido de que esto tuviese esta magnífica pinta.

Ceratonia.

Si Julia Otero ha oído hablar de la pica americana (Ochotona princeps –>), con seguridad pensará que es uno de los animales más clara y negativamente afectados por el calentamiento global. Y la idea es completamente lógica, para una lógica verde. A ver; si hay un calentamiento global sin precedentes, el hábitat de la pica se estará calentando como jamás se ha visto. Y las picas viven en áreas montañosas por encima del límite de los árboles. O sea, bastante arriba. Pero con un calentamiento, las distintas especies tenderán a ocupar espacios de mayor altura — si quieren seguir estando en su temperatura favorita. Y las picas, que ya están en la parte alta de las montañas, verán reducida la extensión de su hábitat. Con lo que se reducirá su población. Las picas están muy puteadas, y es culpa nuestra. ¡De cajón!

Es imposible saltarse la lógica verde. Lo mismo podría ser una apisonadora. Y además, los datos lo confirman abrumadoramente. Sólo un “negacionista”, o un maldito vendido al capitalismo, los puede poner en duda. Basta con decir que las cinco primeras entradas de Wikipedia [–>] establecen esa realidad de la forma más contundente.

Los investigadores dicen que según las temperaturas suben, las picas abandonan las laderas mas bajas y emigran hacia los picos de las montañas hasta que ya no pueden ir mas lejos. Como vivir en el punto más alto de una isla que se hunde.

En la Great Basin -tla región árida entre las Montañas Rocosas y Sierra Nevada de California- las picas ya están desapareciendo.

Durante años, el oso polar ha sido el símbolo del movimiento del calentamiento global. Pero hoy la pica americana tiene base para competir con los osos por este indeseabe honor.

Las picas americanas están sufriendo porque el calentamiento global ha traído temperaturas más altas a sus montañas.

El primer mamífero en peligro por el cambio climático.

La pica americana, un pequeño animal con una gran personalidad que ha deleitado durante mucho tiempo a los excursionistas, está desapareciendo de los sitios de menor elevación en las montañas de California, y la causa parece ser el cambo climático, según un nuevo estudio.

Es probable que nunca veas un oso polar en la naturaleza, mientras el animal icono del cambio climático desaparece junto a su hábitat ártico. Pero si paseas por las montañas del Oeste Americano, todavía puedes pillar un vistazo de otro bicho improbablemente lindo amenazado por el cambio climático.

No por mucho tiempo.

Así le cuentan los cuentos a Julia. Y hay que se un auténtico malvado para no creerse un historia tan bonita. Los lindos conejitos de pico-monte, sufriendo.

pika-americana

Pero ahora tienes una no-noticia, que jamás darán por Onda Verde. Si conejito no sufre, no hay noticia. Y el caso es que uno de los más reconocidos especialistas internacionales en lagomorfos (liebres, conejos y picas), el dr. Andrew Smith [–>], acaba de publicar el resultado de una investigación destinada a averiguar, precisamente, el efecto del calentamiento sobre las poblaciones de picas americanas.

Ha elegido una meta-población que cumpliera dos características. 1, que tuviera un buen censo de plazo suficiente. Por ejemplo, a partir de 1970. Y 2, que estuviera entre las áreas de más calor de la distribución de las picas. Lógico; donde ya hacía más calor antes de que empezara el “calentamiento global” es donde más se debería notar el efecto del calentamiento. Si lo hay. Porque el caso es que Smith y Nagy no han podio encontrar (medir) efecto alguno.

Hay preocupación porque las picas americanas sean cada vez más vulnerables a las altas temperaturas debidas al cambio climático, y esta investigación representa el estudio más largo de la especie en una elevación relativamente baja (cálida). La población de Bodie representa uno de los mejores ejemplos en mamíferos de un sistema de metapoblación clásica.

Se ha examinado el impacto potencial de la temperatura en la dinámica de la metapoblación, usando umbrales de temperatura de largo plazo (máxima media de verano) y agudos (número de días ≥ 25°C y ≥ 28°C en un año). No hay evidencia de que el calentamiento afecte directa y negativamente a la persistencia de picas en Bodie.

Y Julia que se entere. O mejor que no, porque perderíamos ese tierno impacto sentimental de su misa radiofónica.

Más info, y enlace al trabajo (Cato – Idso):

Fuente (WUWT – Steele):

Los verdes tienen sus creencias, jamás holladas por realidad o medición alguna. Firmes convicciones ante las que Savonarola sería un pipiolo. Y eso les permite, por ejemplo, creer que los efectos anteceden a las causas. Porque la causación viene del mal (digamos el capitalismo), y no de las leyes de la naturaleza y de la física. Y así, Julia Otero, arciprestesa de Onda Verde, culpa de lo que ocurre en verano a una ley que entrará en vigor en otoño.

julia-otero-se-incendia-forestal

Normal. Es de suponer que no tiene parientes en Galicia, y que no sepa del aumento de los jabalíes y otras circunstancias forestales en el Lar de Breogán. Tampoco habrá pensado nunca en la dinámica de la cosa, y en preguntar si la pérdida de bosque -por ejemplo por incendio- es mayor o menor que lo que crece. Porque, antes de medirlo, cualquiera de las dos posibilidades parece abierta, ¿no? Salvo firmes convicciones. Esa condición del alma.

Ceratonia (gracias) nos remite una noticia con muchos gráficos estupendos del Washington Post. Sobre el espectacular crecimiento de los bosques en Europa (y en España) en los últimos cien años.

Se basa en un proyecto de investigación de la universidad de Wageningen, Holanda:

Del que se puede destacar:

Los bosques de Europa han crecido en un tercio en los últimos 100 años. Al mismo tiempo, las tierras de cultivo han disminuido por las innovaciones tecnológicas como la motorización, y mejores sistemas de drenaje y regadío. Hace falta un área comparativamente menor para producir la misma cantidad de comida. Además, mucha gente ha emigrado del campo a la ciudad, y al extranjero.

La conclusión fascinante de Fuch (el autor): Los bosques y la urbanización han crecido al mismo tiempo y Europa es un continente mucho más verde hoy que hace cien años. Un vistazo más cercano a las diferentes regiones y países revela la recuperación de Europa de la deforestación de los siglos pasados.

En Francia, España e Italia, la reforestación es particularmente visible.

Como el gráfico que muestran es dinámico, década por década, pongo aquí el mapa de 1900 y de 2010 juntos. Y así se ve mejor la diferencia. Verde oscuro es bosque; verde claro es pastizal; amarillo es labranza; y rojo es urbanización (ciudad).

los-bosques-que-no-se-le-han-quemado-a-julia

Lo que no se entiende es por qué le sorprende a Fuchs que las ciudades y los bosques crezcan al mismo tiempo. ¡No hay nadie que deje más tranquilo el bosque que un buen urbanita! Si a un bosque le quitas a los paisanos y a los verdes, llora de alegría. Y crece, claro que crece. Incendios, o no incendios.

Añadido. Ahora que lo pienso, en vez de dejarme guiar por Twitter, supongo que Otero podría alegar ese efecto de la ley. Una vez anunciada (no sé si está aprobada), tendría sentido quemar un bosque en verano para poder vender esa tierra después del otoño. Que conste.

Y más añadido:

jesus-alfaro-ley-incendios

Mira:

https://wattsupwiththat.files.wordpress.com/2015/08/scatterplot-electricity-cost-vs-installed-renewable-capacity.png?w=510

En el eje X, la capacidad de energía verde per cápita instalada en distintos países. En el Y, el precio de esa energía. El 84 por ciento de la diferencia en el precio se podría explicar por la capacidad per cápita de energía verde instalada. España está especialmente en el medio de la  línea de tendencia, y haciendo el gilipollas por la parte de arriba. En cabeza del pelotón que persigue a los dos escapados. Dinamarca y Alemania. Que al menos tienen la disculpa de ser países muy ricos, no como España.

El gráfico y cálculo viene de Willis Eschenbach en WUWT:

Los datos (de Eurostat) los ha tomado del blog de Paul Homewood:

Y ha añadido los de USA.

Recomiendo el artículo entero de Eschenbach, pero al menos quería poner aquí el gráfico que cuenta lo que todos saben, pero nadie quiere decir.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 970 seguidores