chuleton

Esta es una duda existencial terrorífica. ¿Es moral comerse una chuleta de buey? Ojo, que no es ninguna tontería de pregunta. En The Guardian dicen que para producir un Kg. de carne de vacuno hacen falta 15.000 litros de agua. Clic.

monbiot-agua-carne

Y ese es un de los grandes argumentos para convencerte de que comas solo paisaje. Porque imagina que comes 6 filetes de vacuno de 150 gramos cada mes. Hace un kilo al mes. Un consumo moderadísimo, como de quien le tiene miedo a la carne. Sólo es del doble que la media de España (sin contar el consumo de cerdo y pollo). Pero quiere decir que cada año necesitas 12 X 15.000 litros de agua para producir esa carne. 180.000 litros de agua. Si vives 80 años serián más de 14 millones de litros de agua consumidos en forma de carne. Vamos a secar el mundo. Completamente inmoral.

¿Joder, pero tanto beben las vacas? Ni que fueran peces. Hagamos esos números.

  • 15.000 litros por cada kilo de carne de vaca.
  • Con un rendimiento del 25% y un peso vivo de 200 Kg la vaca da 50 Kilos de carne [–>].
  • La vaca se ha bebido 50 X 15.000 litros = 750.000 litros de agua.
  • Como se suelen sacrificar, de media, con un año de edad, son 750.000/ 365 = 2.055 litros al día [–>].

Deben ser vacas hidro-maníacas. Y aun así, para creerse que una vaca se bebe 2.000 litros de agua al día habría que habitar en un mundo de fantasía más psicótico que el de un separata catalán. Vaya, como de récord galáctico.

Pero veamos lo que  dicen los ingenieros argentinos que se dedican al asunto [–>].

Como valores orientativos podemos decir que un toro adulto consumirá en verano entre 50 a 60 litros/día y en invierno aproximadamente unos 25 litros/día.

De media salen unos 43 litros al día. A comparar con los 2.000 de la prensa. O puesto en forma de litros de agua por kilo de carne, serían: 43 litros al día X 365 días / 50 Kgs de carne = 300 litros de agua por kilo de carne. ¡Han exagerado por un factor de 50! ¿De dónde salen los números de los periodistas y los verdes? Porque no se trata de un gazapo loco de The Guardian:

New Scientist lo multiplica por 4:

new-scientist-carne-agua

Pura fantasía. ¿De dónde sale? En su libro Meat: A Benign Extravagance, Simon Fairlie explica que a menudo calculan toda el agua que ha caído en los prados que necesita el ganado para su alimentación. Como si no fuera a llover con independencia de que haya vacas en el prado. Y además, los terneros tampoco hacen desaparecer el agua. Mean. Y eso riega el campo, y se filtra, y lo expulsa la hierba en forma de vapor de agua … que luego lloverá. ¡Es agua limpia de nuevo!

Probablemente la cifra real de agua que desaparece por cada kilo de chuleta que te comes es ¡cero patatero! Que no te acomplejen. No eres inmoral por comer carne. Por otros motivos, puede; pero no por comer carne.

Fuente. Quillete.com. Keir Watson.

Un artículo muy recomendable, que desmonta muchos de los “cálculos verdes” con los que se crea la fantasiosa mitología ecolo-franciscana. Y presenta un estudio reciente donde calculan, desde un punto de vista puramente económico / ecológico, que el ideal desde el punto de vista de alimentar a la humanidad en sus necesidades de calorías ¡y de proteínas! incluye usar ganado y pastos para alimentarlo.

Human food security requires the production of sufficient quantities of both high-quality protein and dietary energy. In a series of case-studies from New Zealand, we show that while production of food ingredients from crops on arable land can meet human dietary energy requirements effectively, requirements for high-quality protein are met more efficiently by animal production from such land.

Tampoco es tan difícil de verlo desde un punto de vista ecológico . ¿Cómo tienes más biodiversidad; dejando pastar a los rumiantes devoradores de hierbas …

FootpathsignandExmoorPonies

… o en un campo arado para grano?

Wheat

Pues los ecologistas te quieren alimentar con el desierto de biodiversidad del campo arado. Odian lo que nos gusta a las personas normales.

foodie-breal-red-ruby-cattle-exmoor-farm

dafnis-y-cloe-longo

Añadido para los comentarios (del artículo citado):

Everything-But-the-Moo

 

 

 

 

Por Rafael Fernández-Cotta, desde el Sahel

A la FAO, no se si para jodernos, se le ocurrió decir hace tiempo que las tierras mas fértiles del mundo no están en la selva, sino mas bien a las puertas del sahel. Como además el sahel es pobre y esta cerca de Europa, las ONG nos tomaron como lugar preferente para ponerse morenitos y gastarse la pasta de las subvenciones, que vosotros, queridos lectores, estaís pagando. Y esto se infestó de ecologistas, como una plaga.

Desde siempre han venido a visitarme, aquí vivimos pocos europeos. Yo me dedicaba a la agricultura integrada, que no renuncia a los pesticidas pero se lo piensa dos veces antes de usarlos, buscando el máximo rendimiento, presente y futuro, lo que implica cuidar la tierra. A los verdes siempre les he tenido  manía, pero llevadera. En realidad, en el cuerpo a cuerpo, con una cerveza por delante, nos apreciamos. Además, al cesar lo que es del cesar, siempre han sido amables y me han enseñado bastantes cosas.

Hace un par de años conocí a un agricultor italiano que aseguraba dedicarse a la agricultura ecológica de alta tecnología. Raro, porque estaba peleado con los ecologistas. Un cínico, pensé. ¿Comunista de derechas? No me cuadra.

Resulta que en Alemania la agricultura ecológica supone un 10% en valor de toda la demanda [EL País –>]. Y el resto de Europa detrás, subiendo el consumo a velocidad de crucero. Cantidades fabulosas de dinero. Y falta producto. En seguida me quise hacer su amigo, para que me ensañara. La finca de Máximo huele a dinero y las de los ecologistas a rojete, que quieren que les diga, la cabra tira al monte.

En Roma, me contaba, los restaurantes de lujo no dan a basto. Monsieur, le pregunta el maitre al rico finlandés; qué prefiere, la ensalada con tomates de invernadero  traídos en Camión, de hace una semana, o sabrosos tomates ecológicos cultivados por italianos en Senegal, con mucho sol, en diciembre, recolectados hace menos de 48 horas y traídos en avión. Y el rico le dirige una mirada amorosa a su amante de turno, y le dice al maitre, pero pensando en la susodicha: “traiga de lo sabroso, ni lo pregunte”.

Ese mismo día empecé a estudiarme el reglamento y una semana después estaba preparando una parcela para plantar ecológico. Desde entonces me dedico a la agricultura ecológica de alta tecnología, si eso pudiese existir, que no lo creo. Es un término que han inventado los italianos, para hacerle la competencia desleal a nuestro solar patrio. Ya saben ustedes que los italianos son tan simpáticos como los andaluces, pero mucho mas pillos. Yo de lo de ecológico de alta tecnología ya digo que no lo creo, pero sé distinguir entre lo que creo y lo que me interesa. Y aprender del tema me interesa. En Huelva trabajé en hidropónicos de alta tecnología, de la de verdad, y se un poco de que va. Por eso digo, si los italianos pueden hacerlo, los españoles no vamos a ser menos. Y cuando digo hacerlo no me refiero a que sea alta tecnología, que no puede ser, sino a decir que lo es.

Os pongo unas fotos de mis berenjenas, para que os hagáis una idea del follón. Hay que tener tres instalaciones de riego. Más gasto para la mitad de kilos, con suerte. Para los purines y el té de compost, hay que regar por el pie de la mata. Todos los productos, aceites, jabones, insecticidas, como el neem, o el caldo bordeles, para los hongos, con los aspersores. Como hay que usar diez veces mas cantidad de productos que en la agricultura no ecológica, bombear con mochila,  incluso con bota y  tractor, sería demasiado trabajo. Y como las solanáceas no deben regarse con aspersores, el riego normal de todos los días va por goteo.

berenjenas-gota-a-gota-y-aspersores

Alberca para preparar los potingues. En la foto estoy preparando un té de caca de gallina ponedora.

alberca-preparando-te

A pesar de ser amigo de Máximo, con los ecologistas me sigo llevando bien. Me llaman la derechona y yo a ellos los subvencionados, pero la cosa no va a mas. Cuando alguno nos ponemos malo todos nos ofrecemos a llevarlo a Dakar al hospital. Mi finca no esta certificada como ecológica, me dicen. Y a ti que coño te importa, les digo, a mi me inspeccionan con lupa, cuando vosotros vais despachando salmonella y toxinas tóxicas certificadas por todos lados. Ya veis que soy muy de campo, y cuando me hablan de reglamentos y certificados se me calienta la boca. Un debate picante, pero civilizado.

Pero con Máximo es distinto. Máximo, que es ingeniero, les explica con lujo de detalles porque cree que los ecologistas están repartiendo pobreza y destruyendo el planeta. A el no le gusta esto, ni la ecología, de la que reniega. Su empresa es grande, no son ecologistas, esa solo es una rama de su actividad.

Porque los hoteles lo que quieren es evitar enfermedades y los productos ecológicos pueden ser una fuente de diarreas,  en Europa. Los buenos restaurantes compran agricultura integrada en transformación (a ecológica) de grades empresas. Los mayoristas tienen agentes, que nos visitan y se aseguran de la calidad y de que no usamos pesticidas. Y les tienen mas miedo a los ecologistas que mi burro a una vara verde. Imagínense a la guapetona sacándose un gusano de la boca, gritando en el restaurante  y el ligue quedándose sin polvo. Toma tomate fresco, 20 euros por la ensalada. No puede ser. Los hoteles trabajan con empresas como la de Máximo, y nunca van a comprarle a un ecologista, por muchos certificados que presente.

Esto es un negocio, como el que vende zapatos cosidos a mano a 200 euros el par. Para empezar, hay que comprar híbridos de Monsanto u otra multinacional, que son inmunes a muchas enfermedades, porque de lo contrario ni lo intentes. Mal asunto, porque Monsanto es la bestia negra del ecologismo.

Sacas menos kilos, pero vendes al triple de caro, y a veces diez veces mas. Dejas una notable huella, no sólo de carbono, para tener un bajo rendimiento, y si todos cultivaran así, sería insostenible. Y por supuesto la humanidad no tendría para comer. Yo siempre lo he visto claro, pero no tengo porque machacar a los compañeros. Máximo si.

Máximo les hace sufrir, sobre todo a los que comprenden lo que les dice. Con él están desarmados, cumple sus leyes, que considera estúpidas, por dinero, traicionando todos sus principios, sabiendo y diciendo que es la opción mas contaminante que puede existir. Máximo ha llegado a ser su demonio, y como la niña del exorcista, contorsiona la cabeza 180 grados, para asustarlos.

Solo era un manzano y Eva lo convenció para que lo probase. Y comieron del árbol de la ciencia del bien y del mal. Se vieron desnudos y fueron expulsados del paraíso. Y a partir de entonces tuvieron que labrar la tierra con el sudor de su frente.

Ciencia, tecnología y progreso, el pecado original de Máximo. Acusa a la progresía de mantener a los campesinos en la pobreza, y algunos, que piensan, tienen dudas de fe. Y rezan a su Dios gea para que les ilumine. Madre tierra, protégeme, hoy he sido tentado, he tenido una visita de Lucifer.

Marod

Estimadísimo Anónimo Jerónimo.

Lo cierto es que tu misiva me ha conmovido hasta el punto de sentirme concernido a salir de mi retiro temporal. Eso sí, he de confesar que al leer los comentarios de los lectores, sentí cierta punzada en el orgullo al ver tantas y tan justas alabanzas a tu magnífico estilo.

Antes de comentar tu texto, me gustaría que reconsideraras tu drástica decisión de no participar más en este sitio. Confío en que no sea por un prejuicio. O mejor dicho, por la aplicación de un pensamiento colectivo en un sitio donde se trata de evitar precisamente eso.

marod-a-jeronimo

Me explico. Verás. Como seguramente ya sabes, los humanos tenemos la bendita habilidad de simplicar el complejo mundo que nos rodea. Lo hacemos mediante mitos. Etiquetas. Cajitas. Como quieras llamarlo.

Toros sí: Facha. Toros no: Rojo. Aborto sí: rojo. Aborto no: Facha. Es fabuloso. Con tres frases y cuatro símbolos somos capaces de saber si podemos cooperar con otro humano que no hemos visto en la vida.

Así por ejemplo, podemos etiquetar a Plaza como “facha” (con perdón) o “liberal” o “neoliberal”, o “negacionista”, etc (La etiqueta es lo de menos, podemos poner desde las más complacientes a las más ofensivas).

¿Le conocemos? No. Pero sin embargo, con leer un sólo texto ya sabemos en qué cosas podemos cooperar y en qué cosas no.

Podemos cooperar por el bien de la nación (ambos somos de la misma nacionalidad), Podemos cooperar en intercambios comerciales (ambos utilizamos la misma moneda) y NO podemos cooperar en una campaña de concienciación de la cosa del clima. ¡En 5 minutos y sin conocimiento previo de ninguna clase!. No me digas que no es acojonante.
Bueno, quizá no resulte tan acojonante. Yo es que soy un flipado de estas cosas. Pero bueno, al menos, debemos reconocer que es funcional (que funciona, me refiero). En el plano colectivo, si no utilizásemos estas etiquetas y esta forma de procesar la información (pensar) ni de coña sería posible la cooperación a gran escala.

Pero el tema, y por eso te ruego que reconsideres tu postura, es que este esquema no es para nada necesario en el plano individual. Puedes tomarte tu tiempo y analizar y debatir y rebatir todas las cosas que dice el otro.

Y eso es lo que se pretende aquí. Que nos despojemos de los ropajes y empecemos a pensar como individuos, no como grupo.

Ya, ya sé que Plaza utiliza mucho la etiquetas (Kindergarten, Alicia, etc). Pero es que su labor requiere cierta simplificación. Si no esto sería interminable. Nosotros no necesitamos simplificar. Y, en todo caso, las etiquetas están para ser usadas cuando lo necesitamos.

No hay contradicción en discutir (e incluso en dar parcialmente la razón) aquí y luego volver a la trinchera intelectual cuando pasamos al plano colectivo. Simplemente son ejercicios diferentes: pensar como individuo, pensar como grupo.

Piénsalo, es divertido. Es verdad que te llevas algún soplamocos, pero también los das. Anímate.

Hay un párrafo tuyo que ha causado la hilaridad entre alguno de los lectores. Por dogmático, dicen.

“Pero lo cierto es que no dejamos de ser un bicho que se ha salido de su papel, que se ha puesto a hacer trampas (en un contexto evolutivo) y que ha alterado profundamente el equilibrio con una intensidad sobrecogedora. Lo cierto es que la vida no acepta demasiado bien esos cambios de equilibrio, y que si los acepta lo hace a regañadientes, y con tiempo y esfuerzo. Lo cierto es que nos iremos a tomar viento (por no utilizar una expresión más adecuada) y que al final, el que ria el último será el que no entendió el chiste. A buen seguro que al menos se aprenderá algo de todo esto, si es que queda alguien para contarlo, pero al fin y al cabo la evolución no es más que esto ¿no? ensayo y error.”

El párrafo es brillante. Conmovedor. Y no es tan dogmático, ni tan alejado de la realidad.
Me refiero, es innegable que homo sapiens ha alterado profundamente el ecosistema. De una forma inalcanzable para cualquier otro bicho.

Eso no es afirmar que el hombre está fuera del ecosistema, al contrario. Está dentro, pero ha adquirido una capacidad del alteración del entorno tan desproporcionada que le pone en una condición especial. Desde la revolución agrícola hemos cambiado la faz de la Tierra de una forma especialmente intensa.

Y no cabe duda, que tenemos la capacidad de reflexionar sobre las consecuencias de los cambios que introducimos. No sólo la capacidad diría yo, sino el deber de hacerlo.
Homo sapiens ha alterado especies, domesticado plantas, quemado superficies de bosque, cambiado el uso de la tierra para cultivo, ha exterminado (muy probablemente) la megafauna americana, ha exterminado al resto de especies de homínidos que convivieron con él en sus primeras etapas, y va camino de alterar su genética, el clima global y vaya usted a saber cuantas cosas más.

Esto nos debe hacer reflexionar como especie acerca de las consecuencias que tienen todas estas alteraciones. Y paliar, en la medida de lo posible, todas aquellas que preveamos negativas (para nosotros y para el resto del ecosistema).

No, no porque la vida no acepte estos cambios de equilibrio. La Vida, así en mayúsculas, no existe. Es un mito. Llámalo Gaia, Madre Tierra, Pachamama. Vida, Madre Naturaleza. Da igual.

La Vida no es consciente. Es un conjunto de procesos inconscientes que no tienen opinión, ni voluntad, ni disposición sobre los cambios.

El planeta no decide (ni opina, ni puede hacer nada al respecto) sobre su grado de contaminación, población, temperatura, composición de la atmósfera, etc.
Homo Sapiens ha introducido todos estos cambios brutales en “La Vida” y la consecuencia “terrible” es que ha pasado de ser un mono imberbe asustado de la sabana africana, a colonizar todo el planeta y superar los seis mil millones de individuos. Como “castigo” es realmente extraño, siempre que midamos el éxito por un criterio numérico, claro.

A lo que me refiero es a que la consecuencia (el éxito o fracaso de una determinada conducta) no tiene que ver con la catadura moral que nos suscite la conducta humana, sino con su eficacia. No a que a “La Vida” le parezca o acepte mejor o peor los cambios, sino a que esos cambios ayuden o no a la proliferación de la especie.

Homo Sapiens ha matado a Dios. Ya no le hace falta. Ya no hay que rezar ni que sacrificar corderos a Dios para que mejore nuestras cosechas. La ciencia ha dado esas respuestas. Dios ya no es necesario. Si la ciencia pretende suplantar a Dios, dejará de ser ciencia.
Retomo la premisa inicial. Homo sapiens tiene no solo la capacidad, sino el deber de reflexionar sobre su incidencia en el medioambiente. Pero por una cuestión moral.
Sí. Moral. Porque tenemos moral. Y eso, que son juicios morales, no deben ser atendidos, ni resueltos por la ciencia.

Esos deben ser atendidos y resueltos por la Política o por la Religión, nunca por la ciencia.

Dices que la ciencia está desprestigiada por demasiada especialización y tecnificación que resulta ajena al ciudadano. No. La ciencia (en realidad, no la ciencia, sino la política) se desprestigia en el momento que suplanta a la política. Y pasa de emitir juicios de ser a juicios de deber ser. Nadie, en su sano juicio, duda de un neurocirujano cuando le dice que le va a trempar el craneo y quemarle un tumor. Y que me aspen si entiendo dos palabras de su puñetera de jerga.

Ahora, dudaré del primer neurocirujano que me diga que mi tumor ha sido generado por mi adicción a ver pornografía, a apostar en las carreras o que es un castigo divino por mi inagotable avaricia de querer producir más y más barato.

En definitiva, tu texto tiene un buen enfoque y un mal planteamiento. No es una cuestión de no hacer enfadar al Planeta, ni siquiera de agotamiento de recursos (pudiera, pero no es el caso de momento). Es una cuestión moral. De qué es lo correcto y qué no lo es. Pero a esas preguntas o inquietudes NO DEBE contestar jamás la ciencia. Ni siquiera debemos mezclarla (contaminarla) ni de una forma tangencial.

Esas preguntas deben ser contestadas en la política, en la ideología, en la religión. Pero no lo llaméis ciencia, por favor.

marod-a-jeronimo-2

NOTA: Políticamente, creo que hay que cambiar el modelo productivo e ir sustituyendo lo más rápido posible el uso de combustibles fósiles (lo digo para que veas que no estoy de acuerdo con Plaza…aunque en esto del clima me temo que tenga razón)

Nota (pm). Es una respuesta de Marod a esta entrada de Jerónimo:

La entrada de la sexta extinción cabrea a un Jerónimo

Originalmente estaba colgado como comentario ahí:

Ceratonia

El agotamiento de los recursos es una falacia. Miguel Anxo Bastos, profesor titular Universidad de Santiago de Compostela

Me ha parecido interesante este vídeo, que recomiendo ver. A mí me ha clarificado mucho las cosas, porque no me había parado a pensar muy detenidamente. Es el debate entre la economía y el ecologismo.

 

Extraigo algunas frases literales:

“No se ha agotado ningún recurso (natural). Al contrario, ha más que nunca”.

“Los recursos económicos llevan bajando (de precio) en los últimos 100 años”.

“¿Para qué se hizo ahorrar carbón a la gente? Ahora hay todo el carbón que se quiera. No vale para nada. Si acaso para quemarlo en centrales térmicas subvencionadas”.

“El Verdadero recurso es la inteligencia”.

“¿Quién salvó más árboles, el pen-drive o los ecologistas?”

Yo añadiría otra sentencia reconocida: que la bombona de butano contribuyó más a la repoblación forestal que toda la profesión desde que se creó como tal.

En todo caso, parece que tiene razón. Y si tenemos en cuenta la incorporación de las neuronas de los millones de chinos e indios al conocimiento y la investigación, parece que la tecnología a la que podremos acceder no tiene límite…

Gracias. Ceratonio

 

Ceratonia

En relación con el artículo del Sr. J.M. Mulet [Plantar los bosques del futuro no es fácil –>], del que hace referencia Haddock [–>], creo que si lo leemos detenidamente, sólo se salva el título, pero no porque resuma y represente de forma eficaz y lógica lo que viene después, sino por el verdadero esfuerzo físico que supone plantar –generalmente sin maquinaria- los futuros árboles y arbustos de ese ansiado bosque (como dijo Lope, “…quien lo probó lo sabe”).

En primer lugar, tengo la sensación de que puede confundir masa forestal con superficie forestal. La superficie forestal no ha crecido tanto como lo ha hecho el número de arbolitos (pies mayores (de 75 mm de diámetro a la altura del pecho) y pies menores). [Lo de medir el diámetro a la altura del pecho es para no tener que agacharse o empinarse]. Se puede ver en este gráfico sacado de: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/servicios/banco-datos-naturaleza/informacion-disponible/tablas_resumen_IFN3.aspx

ceratonia-mulet-1

El buen Sr. Mulet continúa con su disertación, que va encaminada hacia el objetivo final. Sin embargo parte de varios errores:

Cuando dice:

Pero a pesar de la buena intención y de la inversión realizada, muchos fracasan. El fallo es pensar en lo que hay ahora y no en lo que vendrá.

Se equivoca soberanamente. Cuando se planifica una repoblación forestal, o una reforestación, por supuesto que se tiene en cuenta lo que es previsible que venga, pero también lo que hay. Lo malo es que aquí casi nadie es adivino, y entonces no es fácil acertar que lo que hoy proyectamos sea lo deseable dentro de 80 ó 100 años. En el mundo forestal, cuando se ordena un monte (Ordenación=planificación de actuaciones durante los años de vida que decidimos dejarles en este mundo a esos árboles), se hacen revisiones completas cada 10 años, dado que lo normal es que las circunstancias (no sólo las climáticas) no sean las mismas a lo largo de la vida de los árboles que en el momento de la plantación o inicio de la ordenación.

Cuando dice:

Ahora mismo estamos en un contexto de cambio climático. Los árboles no se mueven, pero los bosques sí. Cada planta tiene unas condiciones de temperatura óptima…

La realidad es que siempre estamos en un contexto de cambio climático. Por tanto, y siguiendo el mismo axioma, los bosques se estarán moviendo continuamente, ¡claro! Por eso la vegetación cubre todo lo que puede con el tiempo. Y claro que cada especie (mejor que planta) tiene unas condiciones de temperatura óptima, pero hemos de añadir que con un rango bastante amplio… Pero no sólo influye la temperatura, hay muchos otros parámetros que lo condicionan, siendo la temperatura, pasando de 0ºC, uno de los que menos influyen en muchas especies. La insolación, la orientación, la humedad relativa, la pluviometría, la pendiente, el pH del suelo, la competencia de otras especies, ¡el ganado!, el ser humano, etc.

Este movimiento no es una cuestión de siglos, sino de años, pudiendo ser de entre 1 a 10 metros al año, como bien sabe cualquiera que tenga un campo cerca de un pinar.

Con un rango de variación de 1 a 10 cualquier experimento funciona. Y la validez científica del método de observación al tener un pinar cerca de tu campo es digna de una tesis doctoral.

Pero imaginemos que partimos de cero, o que la extensión a repoblar es grande y no podemos permitirnos esperar que el bosque anexo lo colonice por que antes la erosión se habrá comido el suelo y tendremos un desierto. En esos casos la tendencia es a poner las especies y variedades que había anteriormente, esa sobrevaloración del producto local.

¿En qué quedamos? ¿partimos de cero o había algo antes? Sr. Mulet, a la hora de la elección de las especies principal/es o/y secundarias influyen muchos factores, pero casi todos se acomodan a las características socioeconómicas del momento. Me explico: En las repoblaciones masivas con Pinus nigra (pino laricio), con Pinus pinaster (pino resinero), Pinus sylvestris (pino silvestre), Pinus halepensis (pino carrasco), etc. que se hicieron en los años 50 y 60 (repoblaciones franquistas) el objetivo era emplear a una masa importante de población rural, proteger las cuencas vertientes de los embalses que se estaban construyendo y –también pensaban- crear una importante riqueza maderera para el medio y largo plazo (construcción, etc.).

En las repoblaciones que se hacen hoy (siglo XXI) no hay ningún objetivo maderero, porque se sabe y se sabía que la producción en España (salvo la franja norte) es mínima. Se atienden otros “criterios sociales” tales como el paisaje, la biodiversidad, para lo cual se emplean quercíneas (básicamente la encina), arbustos para la fauna, otras frondosas, etc. y dejan en un papel secundario a los frugales pinos. Hace 60 años todo ingeniero de Montes en su sano juicio ejecutaría terrazas en los terrenos en pendiente. Hoy ninguno se atreve, aunque es sobradamente conocido que es la única forma eficaz de aumentar la capacidad de retención de agua, y, en definitiva, crear suelo.

Sin embargo, las especies son las mismas. Sus características fenotípicas no han cambiado. Los pinos son los mismos ahora que hace 100 años, y también los quejigos y los majuelos. Lo que ha cambiado es la supuesta “demanda social”, de una masa de gente malinformada generalmente.

Esto tiene el fallo de no considerar que un árbol tiene un crecimiento lento y que el clima está cambiando. Las condiciones que tenía el bosque anterior, que eran ideales para determinadas especies, no necesariamente van a ser las que se encuentre la nueva plantación.

Sr. Mulet, ¿usted se cree que el Ingeniero de Montes más tonto no sabe la tasa de crecimiento de cada una de las especies forestales de nuestro país en cada una de las regiones de la Península? Pues se equivoca. Es más, a los pinos se les considera especies de crecimiento rápido, y tienen turnos de 80-100 años. ¡Figúrese una encina!

Y sigue en su error. Cuando se plantea una repoblación en una superficie muy extensa (cientos de hectáreas), sobre un terreno desprovisto de vegetación, por supuesto que las condiciones de ese momento no tienen nada que ver con ese mismo terreno cubierto por un pinar, por un robledal o por un bosque mixto. Claro, la insolación, la exposición, la capacidad de retención de agua del suelo, la disponibilidad de nutrientes y la competencia, etc. no son comparables.

Por lo tanto, una repoblación forestal no es algo tan bucólico como ir al campo y plantar árboles en plan excursión escolar, sino que hay que tener en cuenta diversos factores como los modelos climáticos y un estudio de variedades y especies para ver cuales se pueden adaptar mejor no a las condiciones actuales, sino a las que se esperan

¿Me puede decir cuántas repoblaciones ha realizado usted para decirme lo que es o no es? ¿Me puede decir cuántas plántulas ha colocado Vd en el surco subsolado por un bulldozer? ¿Me puede hablar de origen de la semilla, sustratos, germinación en vivero, envases, sistemas radiculares, época de plantación, aviverado en obra, …y luego encontrar gente que plante?

Y ahora, si quiere, hablamos de la elección de especie teniendo en cuenta un aumento de temperatura. Pero también podemos hablar de la elección de especie teniendo en cuenta una modificación en la pluviometría, o en el régimen de esa pluviometría, o teniendo en cuenta la mayor demanda de piñón del pino piñonero, o de la elección de especie teniendo en cuenta el descenso del número de cabezas de ganado ovino y caprino en nuestros pueblos, … las variables son demasiadas.

Afortunadamente, se tiene ya mucha experiencia en repoblaciones. Y, más o menos, se sabe lo que puede ir en cada sitio. Y luego está la realidad del momento. Por ejemplo, hace 16 años en el Páramo de Masa (BU) me cambiaron la especie y densidad de plantación porque cambió el compañero/a funcionario/a entre la adjudicación de la obra y la ejecución… sólo eran 1.500 ha…

En Badajoz repoblamos con pino piñonero porque el piñón genera importantes recursos. En Madrid se plantaban 400 ud/ha de encinas a 400.000 pta/ha mientras que en Segovia o en Toledo eran 1500 pinos/ha a unas 175.000 pta/ha. ¿Qué influía? ¿El clima? ¿el cambio climático? NO. Yo lo llamo circunstancias socioeconómicas de cada momento y en cada lugar.

Por supuesto que se tiene en cuenta la posibilidad de que aumente la temperatura, y de que baje, pero los índices bioclimáticos de nuestra geografía no han cambiado sustancialmente en los últimos 30 años, o al menos mucho menos que la amplitud ecológica de la mayoría de nuestras especies forestales. Prueba de ello es que aumenta el número de pies en todas las provincias de España.

Para mi sorpresa, ya hay datos del 4º Inventario Forestal Nacional, de momento sólo para la Comunidad Autónoma de Galicia, con fecha del año 2009. Los datos, sacados de la misma fuente nos dicen esto:

ceratonia-mulet-2

Y si lo queremos por especies, a nivel nacional, ¿vemos que alguna vaya en declive?

ceratonia-mulet-3

ceratonia-mulet-4

En fin, acabo con una cita de la que siento no recordar el autor, pero era la siguiente:

REPOBLAR Y MORIR EN COMBATE SON COSAS FÁCILES SI SE ACEPTA LA VIDA COMO SACRIFICIO DE UN IDEAL.

Saludos

Ceratonia

el-drama-de-las-morsas-3

Como todos los años pasa lo mismo, y la prensa se empeña en repetir que hay un gran drama del clima en el Ártico porque se ha visto un congreso masivo de morsas, esta vez pasaremos el camión de la basura antes de que la depositen. Para ver si se cortan.

Sigue un vídeo en inglés de la dra. Susan Crockford. Resumo.

Esos congresos masivos no son algo “sin precedentes”. Los ha habido antes del “cambio climático”. Muchos, y con números sorprendentemente similares a los de ahora. Lo que sí solía es ocurrir en momentos de una población especialmente boyante de morsas, probablemente en los límites del ecosistema. Y es muy posible que ahora tengan una situación comparable, y esas reuniones masivas sean síntoma de una buena salud del Ártico, en vez de un problema.

Más info en la plaza, con muchos enlaces y citas de antes del Calentamiento Global Acojonante.

Fuente:

trade secrets

Lo cuenta Ontario Wind Resistance [–>], que lo toma del Sandusky Register [–>]. La imagen de arriba es de OWR.

Iberdrola Renovables tiene una granja eólica en Ohio, llamada Blue Creek Wind Farm. Clic.

iberdrola-mata-pajaros

Y quiere evitar que se hagan públicos los datos de los pájaros que matan con sus molinillos de viento. En la zona de esa granja hay de los protegidos y de los no protegidos. Ha puesto una demanda para evitar que se conozcan los datos, ¡con la disculpa de que se trata de un secreto comercial!

El asunto es rocambolesco. Dos organizaciones de defensa de los pájaros defienden que los datos que tienen las agencias estatales sobre la muerte de pájaros por las centrales eólicas son información pública. Y el Ohio Department of Natural Resources posee unos informes que no les proporcionan. Como es USA, y no España, han podido aplicar un recurso FOI (Freedom of Information Act) reclamando la información. La central de Iberdrola Renovables se negó a que se hicieran públicos. Los datos eran suyos en origen. Pero el Ohio Department of Natural Resources se mostró dispuesto a cumplir con el recurso FOIA.

Ese es el origen de la demanda de la central de Iberdrola al Ohio Department of Natural Resources, para que no libere los datos. El argumento es que se trata de secretos comerciales.

Según Art Sasse, director de comunicaciones de Iberdrola Renovables, …

It would be detrimental to our competitive business model

Los defensores de los pájaros sostienen que es necesario saber cuántas aves matan los molinos para poder tener una perspectiva de las ventajas y desventajas de tales artilugios. También caen muchos murciélagos.

El Fiscal General del Estado se ha alienado esta vez con los abraza-pájaros, contra los abraza-árboles. Parece que el verderío está agitado.

A continuación, y a título meramente informativo, sin pretender en absoluto entrar en una comunicación lacrimógena estilo verde, la imagen de un chipe alidorado. Una de las especies protegidas en la zona, que al decir de los abraza-pájaros están cayendo como chinches.

pajaritos-iberdrola

Iberdrola, por favor; ¿vas a decirnos cuántos pajaritos matan tus molinos? A ver si en español se enteran. Y es que suena fatal que la muerte sea un “secreto comercial”. Deberían darle un toque al amigo Art Sasse, para que edulcore un poco el mensaje. Sus amigos los abraza-árboles no son muy sensibles a los modelos de negocio competitivos. O mejor dicho, son sensibles, pero en un sentido muy negativo. Se ponen de uñas. Los modelos de negocio competitivo son cosa de fachas. Definitivamente.

En resumen, habría que aclararse con los conceptos. O colorines monos en el logo, o modelos competitivos de negocio. O chipe alidorado, que también podría ser.

Ceratonia

Leo en ElPais, supongo que con motivo de que ayer fue el “día de la Tierra”, que están desapareciendo los árboles más grandes del planeta: http://elpais.com/elpais/2016/04/22/ciencia/1461312729_887184.html

Cuando te lees el artículo te mezclan una serie de referencias y datos entremezclados, para concluir que el cambio climático también es el causante de que se vayan muriendo los árboles más viejos, como no podría ser de otra manera…

Pero, por otra parte, es lógico, que los árboles más viejos se vayan muriendo, ¿no?

Y otro razonamiento que no termino de entender: si son los más viejos, habrán superado épocas muy diferentes de sequías, plagas, ventoleras, etc. durante su larga vida, por lo tanto, no entiendo el razonamiento de:

La nueva amenaza es el calentamiento global. “El cambio climático lleva las condiciones climáticas a niveles fuera del rango normal del nicho idóneo para el crecimiento y desarrollo del árbol”, explica Lindenmayer. “Por ejemplo, la reducción de las lluvias en el sureste y suroeste de Australia provocará que estos grandes y viejos árboles no vuelvan a alcanzar la altura y tamaño que solían. En otros casos, las condiciones cuando se produjo la primera germinación hace 500 años son tan diferentes en la actualidad que no podrán volver a germinar en las mismas áreas donde crecen ahora”, añade”.

La verdad que poder estar al lado de un gran ejemplar de una especie arbórea es un privilegio y trasmite una cierta sensación de inmensidad. Además ese individuo tan grande, mucho más que sus vecinos, suele ser el más viejo (aunque no siempre). Pero también suele ocurrir que si nos fijamos con detalle, el pobre gran árbol presenta numerosos síntomas de su larga lucha por la vida: suelen tener podredumbres, numerosas heridas causadas por el viento, animales, etc. Pero ahí está, dejando su semilla, y sirviendo también de cobijo para numerosas especies de vertebrados (siempre se dice de vertebrados porque es fácil localizarlos. Hay muy pocos estudios que se pongan a buscar bichos más pequeños…, y casi ninguno de bichitos mucho más pequeños, que también deberían contar).

Pero claro, algún día tendrá que morirse, de lo que sea. [En la Escuela de Montes había tres santos a los que se achacaba la muerte de los árboles: San secao, San caído y San muerto. Estoy seguro de que cuando se muere algún árbol ha intervenido alguno de los tres, y no es broma].

Porque, además, es muy fácil admirar las grandes sequoias norteamericanas, y decir que qué grandes son, y qué viejas son, porque nos cansamos de mirar para arriba. Pero ¿qué pasa con árboles más humildes como, por ejemplo, el Acerolo del Cortijo de Balsa Alta, ubicado en una finca privada de Vélez-Blanco, Almería? Se encuentra catalogado por la administración autonómica como árbol singular por sus dimensiones, mayores que el resto de miembros de su especie (pongo este ejemplo porque es el primero que sale en el inventario de árboles singulares de la Junta de Andalucía, que es la primera que he mirado a ver lo que tiene).

Con esto quiero decir que tendemos a fijarnos en determinados records en la naturaleza que son sobresalientes, pero que carecen de una generalidad objetiva para el conjunto de las especies, como para obtener conclusiones de si los que son más altos, o más viejos, se están muriendo antes o no de lo que les correspondería en caso de que yo no hubiese cogido el coche.

En España, a nivel nacional, no he encontrado inventarios de árboles excepcionales, supongo que porque está transferido a los reinos de taifas. Pero las diferentes administraciones menores sí elaboran con profusión inventarios y guías de árboles singulares: lo hacen las Autonomías, lo hacen las Diputaciones en su respectiva provincia, y lo hacen los ayuntamientos en sus parques y jardines, cosa que está bien. Acabamos sabiendo que hay un árbol que sería interesante ir a ver en Estalaya, cerca de Celada de Roblecedo, más allá de Cervera de Pisuerga, en Palencia, que se llama el Roblón, y que impresiona por su diámetro, sus heridas cicatrizadas, su pinta de viejo, y sus enormes dimensiones en su conjunto (por ejemplo).

el-roblon-en-estalaya.png

Pero no hay datos objetivos de que su muerte (si es que se produce con nosotros en vida) tenga que ver… con ¿qué?. Pero, claro, te lo sueltan así, un sábado, en una primavera lluviosa… y te sigue empapando el cerebro, un poco más. Pues yo no me lo creo (la noticia, digo).

Y, aún a riesgo de repetirme, vuelvo a hacer alusión a los inventarios forestales realizados y publicados por el Ministerio de Medio Ambiente (estos datos sí me los creo y son oficiales):

http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/politica-forestal/inventario-cartografia/inventario-forestal-nacional/default.aspx

Me gusta mirar Andalucía o alguna de sus provincias, como Almería, porque siempre lo han puesto de ejemplo de la zona que antes quedaría arrasada por el desierto abrasador del cambio climático ese (y porque, efectivamente, es una de las zonas más representativas del clima mediterráneo alcanzando el subdesértico y desértico en algunas zonas). Los datos, elaborados en un sencillo Excel nos presentan la siguiente gráfica:

arboles-por-provincias-andalucia.png

Y, a título anecdótico, adjunto un gráfico –que realmente no vale para nada- del número de árboles por habitante en cada una de esas provincias (con datos de población del año 2010)

arboles-por-habitante-andalucia-provincias.png

En fin, reproduzco las conclusiones obtenidas tras comparar el IFN3 con el IFN2 expresadas en el enlace anterior http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/politica-forestal/inventario-cartografia/inventario-forestal-nacional/index.aspx

  1. Se detecta un notable aumento de la superficie de monte arbolado a costa de una disminución de la del desarbolado y cultivo.
  2. La biomasa arbórea existente en los montes es ahora mucho mayor que la que mostraba el IFN2, tanto en valores absolutos como en valores por hectárea.
  3. En las provincias cantábricas la expansión del eucalipto ha sido espectacular a pesar de que cada vez se corta más madera de dicha especie.
  4. Las frondosas autóctonas (robles, castaño, haya, quejigos, etc.) han crecido considerablemente tanto en superficie como en biomasa.
  5. La cantidad de árboles de grandes dimensiones se ha incrementado mucho pero, en cambio, hay ahora menos pies pequeños que hace 10 años.
  6. En general los bosques españoles están en la actualidad igual o más sanos que antes.
  7. Prácticamente todos los indicadores de desarrollo sostenible muestran una evolución positiva de los montes españoles.
  8. Los valores de las cortas obtenidos por comparación de este inventario con el segundo son superiores a los mostrados en las estadísticas oficiales elaboradas por el MAPA. Una fracción importante de dichas cortas no se saca de los montes y queda allí para bien: protección de la biodiversidad y retención del carbono, para mal: peligro de incendios y facilidades a las plagas.

 

Un saludo,

Ceratonia

Es una historia breve y tierna. Y muy “natural”; como verde. ¿Ves esas masas de pinos coloreados de rojo?

escarabajo-pino-montana

Es en British Columbia, Canadá, y la coloración indica que estaban siendo atacadas por el escarabajo del pino de montaña [–>]. Una infestación que comenzó hacia 1999, y que había arrasado 18 millones de hectáreas de bosque en Canadá. El pico ocurrió entre 2009 y 2011. Pero, afortunadamente, empezó a descender. Los árboles empezaron a crecer mas rápido, de forma que la masa nueva era mayor que la que eliminaban los escarabajos. Y con mucha diferencia; al ritmo que llevan ahora ,se calcula que para 2020 se habrá cancelado el impacto de la plaga. La gran pregunta pendiente era la causa de la reversión de problema. ¿Qué es lo que ha salvado a los pinos?

Respuesta:

El calentamiento global -temperaturas crecientes, mayor lluvia, y una atmósfera más rica en CO2- ha creado un “efecto de fertilización” que ha acelerado el crecimiento de los árboles, especialmente en las altas latitudes que cubren buena parte de Canadá, Rusia y Europa.

¿Y qué dicen los escarabajos? Pues también están muy bien, gracias. Viven muy contentos, pero puteando menos a los árboles. Y lo mejor de todo es que el artífice del milagro eres tú. Sí, tú directamente; no seas modesto. Al usar un coche; al poner calefacción en invierno y aire acondicionado en verano; al viajar en avión por trabajo y vacaciones; al comer carne cuando te apetece; al tener hospitales y campeonato de fútbol; en fin, al vivir de una forma francamente distanciada del paleolítico, has enriquecido el aire -con CO2- para mayor felicidad de los árboles y de la naturaleza en general.

Y esta es la historia, que no necesita más embellecimiento.

escarabajo.png

Fuente(s):

Al juez de la Corte de Distrito de Montana le ha llegado un caso muy bonito.

EN 2013, el U.S. Fish and Wildlife Service había incluido al glotón en la lista de animales protegidos por la Ley de Especies Amenazadas. Se trata de un mustélido solitario, que a la vista parece como un cruce de comadreja y oso. De unos 16 Kg., como un perro mediano. Se calcula que hay unos 300 en USA, principalmente en los picos de las montañas de Idaho, Montana y Wyoming.

gloton

Pero en 2014 el U.S. Fish and Wildlife Service cambió de opinión.

El motivo por el que habían incluido al glotón entre las especies amenazadas, en 2013, era que se supone que necesita nieve. Para hacer sus madrigueras, y a modo de frigorífico para conservar la caza. Y que el cambio climático (antes calentamiento global), tiene que estar disminuyendo la cantidad de nieve. Amenazado, por tanto.

Salvo que en 2014 se dieron cuenta de que el argumento era completamente especulativo. Como suelen ser los argumentos verdes. Y que en realidad no tenían datos para pensar que la amenaza imaginaria era real. Así que sacaron al glotón de la lista, y perdió su protección legal. Lo que condujo a una demanda judicial por parte de asociaciones conservacionistas, que alegaban que la agencia federal había ignorado evidencia científica que apoyaba la inclusión del glotón en la lista de especies a proteger.

Juicio. Y juez:

No hace falta mayor grado de certidumbre para ver la desgracia  de esta especie, dependiente de la nieve, que se encuentra de lleno en el camino del cambio climático.

Muy poético, su señoría. Pero el asunto tiene guasa. Porque parece muy distinto que el glotón esté amenazado por el turismo de nieve en las montañas de Montana, ¡que también depende de la cantidad nieve!; o que esté amenazado por las emisiones del tubo de escape de un taxista de Nueva York. Si es por lo segundo, su inclusión en la lista va a fastidiar a los hoteleros locales, sin hace nada respecto del tubo de escape  de otras partes del mundo.

Mientras tanto, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que lleva la lista -digamos- más oficial de especies amenazadas [–>], considera al glotón (gulo gulo) como especie de “preocupación menor”.  A pesar de todo ese Calentamiento Global Acojonante que se supone que estamos viendo, y de la dependencia del glotón de la nieve.

gloton-no-amenazado.png

Definamos [–>]. Preocupación menor es la categoría para especies que no se pueden incluir dentro de “casi amenazada”. Y “casi amenazada” es la que no se puede incluir en los distintos grados de “amenazada”, pero está cerca de ello, o se puede pensar que va a estarlo en el futuro próximo. Por tanto, para la IUCN el glotón no está ni cerca de poderse considerar amenazada, ni es esperable que esté amenazada en el futuro cercano.

Lo de la nieve también tiene su aquel. Por ejemplo, la nieve en América del Norte no está disminuyendo desde 1990, a pesar del Calentamiento Global Acojonante que dicen. O aunque le llamen cambio climático. No parece estar cambiando gran cosa.

nieve-america-norte-desde-1990.png

http://climate.rutgers.edu/snowcover/table_area.php?ui_set=1&ui_sort=0

Pero nada de esto importa. El juez Christensen tiene la más formidable herramienta que se haya inventado. El cambio climático. Que por pura indefinición puede amenazar, literalmente, cualquier cosa que se le pueda ocurrir a un juez con bellas intenciones. Al menos imaginariamente. Y entonces no hace falta ningún grado de evidencia.

En serio, ¿de verdad que vamos a meter a los jueces en estos fregados? ¿No nos estaremos volviendo un poco locos? Pues no has visto ni la mitad, porque ahora quieren perseguir la crítica científica:

Fuente del cuento del juez Christensen, Reuters:

 

 

Ceratonia

(dedicado a Viejecita)

Hace tiempo que tenía ganas de hacerlo, pero no siempre encontramos el modo y el momento de ponernos a ello. La idea es: ¿cómo van nuestros bosques, nuestros montes? La idea que ronda por la mente de la mayor parte de la población es que están en peligro, se queman, nos los estamos cargando –qué malos somos-, etc. (esto no es científico, pero sí he sondeado mi entorno).

Y he hecho el pequeño esfuerzo de buscar en el INE, que me ha redirigido al MAAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), después de que me llegara el siguiente enlace de la FAO:

Se pueden leer cosas como:

Los bosques del mundo siguen disminuyendo, a medida que la población aumenta y las áreas forestales se reconvierten a la agricultura y otros usos, pero en los últimos 25 años la tasa de deforestación neta mundial ha disminuido en más del 50 por ciento

Hoy en día, la mayor parte (un 93 por ciento) de la superficie forestal mundial es bosque natural: una categoría que incluye las áreas de bosque primario donde se han minimizado las perturbaciones humanas, así como áreas de bosque secundario que se han regenerado de forma natural.

El bosque plantado -otra subcategoría- representa actualmente el 7 por ciento de la superficie forestal total del planeta, tras haber aumentado en más de 110 millones de hectáreas desde 1990.

“La gestión de los bosques ha mejorado enormemente en los últimos 25 años. Aquí se incluye la planificación, el intercambio de conocimientos, la legislación, las políticas: toda una serie de pasos importantes que los países han implementado o están implementando”

Con esto, creo que sobran comentarios.

Parece que la cosa no está tan mal, a la vista de esta información. Pero, ¿cómo estarán los bosques en España?, y más concretamente, ¿cómo estarán los bosques en Andalucía?, que es la región más al sur de la Península Ibérica, y la que más “sufrirá las consecuencias del maligno cambio climático”?, … y todavía afinamos más: ¿cómo le irán a los bosques de la provincia de Almería?, si ya era subdesértica, con estos años de asfixia anhídrido carbónica, será interesante comprobar cómo se reduce o no la superficie de bosques que allí pueda quedar… (esto con tono irónico en modo superlativo).

Pues bien, la mejor herramienta es comparar los IFN2 e IFN3. Reconozco que en esta ocasión no ha sido difícil dar con ello:

Primero busqué en el INE (que no es el mejor sitio): http://www.ine.es/dyngs/IOE/es/operacion.htm?numinv=04004

Y me redirigió al MAAMA, a la sección de inventarios: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/estadisticas/Inventarios_nacionales.aspx

Los IFN son magníficos inventarios de las características de las masas forestales españolas, de riguroso carácter técnico, cuyo objetivo es conocer todos los parámetros interesantes (botánicos, ecológicos, económicos, etc.) de los montes en un momento dado. Aunque el IFN1 es de los años 1966-1969, ni la metodología empleada, ni los medios técnicos disponibles en esas fechas, permiten su comparación con los trabajos posteriores.

En cambio, el IFN2 (1989-96) y el IFN3 (2002-2007) son unas gigantescas bases de datos rigurosamente planificadas y ejecutadas (algo de responsabilidad tuvo en ello D. Juan Ruiz de la Torre, Catedrático de Botánica de la ETSI MONTES), y permiten ver la evolución de las masas forestales en España con una fabulosa precisión.

Los datos que a continuación indico están sacados del documento “Resumen General (1MB)” de la hoja: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/servicios/banco-datos-naturaleza/informacion-disponible/tablas_resumen_IFN3.aspx

Y, por ejemplo, para el caso de la provincia de Almería (máxima expresión del desierto en nuestra Península):

ceratonia-bosque-almeria

ceratonia-bosque-almeria-2

Veamos qué ocurre con la región de Andalucía, que también es indicativa del malvado cambio climático ese por su situación meridional:

ceratonia-bosque-andalucia

ceratonia-bosque-andalucia-2

Según esto, y repito, la metodología del trabajo es extremadamente rigurosa, tanto en Andalucía, como en la provincia de Almería, en concreto, aumenta la superficie de monte arbolado, aumenta la superficie de uso forestal, y disminuye la superficie de monte desarbolado, es decir, ¡el monte crece! El monte está aumentando, está creciendo, tanto en superficie como en pies mayores y menores (es decir, se regenera), aumentando también la biomasa arbórea.

Veamos qué pasa con nuestra querida España:

ceratonia-bosque-espanha

ceratonia-bosque-espanha-2

En fin, yo creo que queda meridianamente clara la evolución de nuestra masa forestal, incluso en la zona supuestamente más crítica, como puede ser Almería, o Andalucía.

Y, visto esto, ¿qué pasa con las predicciones siempre catastrofistas de que se iba a acabar el mundo, o, mejor dicho, que al menos media España iba a ser un desierto más o menos por estas fechas?

Reconozco que también me he quedado un poco sorprendido de que esto tuviese esta magnífica pinta.

Ceratonia.

Si Julia Otero ha oído hablar de la pica americana (Ochotona princeps –>), con seguridad pensará que es uno de los animales más clara y negativamente afectados por el calentamiento global. Y la idea es completamente lógica, para una lógica verde. A ver; si hay un calentamiento global sin precedentes, el hábitat de la pica se estará calentando como jamás se ha visto. Y las picas viven en áreas montañosas por encima del límite de los árboles. O sea, bastante arriba. Pero con un calentamiento, las distintas especies tenderán a ocupar espacios de mayor altura — si quieren seguir estando en su temperatura favorita. Y las picas, que ya están en la parte alta de las montañas, verán reducida la extensión de su hábitat. Con lo que se reducirá su población. Las picas están muy puteadas, y es culpa nuestra. ¡De cajón!

Es imposible saltarse la lógica verde. Lo mismo podría ser una apisonadora. Y además, los datos lo confirman abrumadoramente. Sólo un “negacionista”, o un maldito vendido al capitalismo, los puede poner en duda. Basta con decir que las cinco primeras entradas de Wikipedia [–>] establecen esa realidad de la forma más contundente.

Los investigadores dicen que según las temperaturas suben, las picas abandonan las laderas mas bajas y emigran hacia los picos de las montañas hasta que ya no pueden ir mas lejos. Como vivir en el punto más alto de una isla que se hunde.

En la Great Basin -tla región árida entre las Montañas Rocosas y Sierra Nevada de California- las picas ya están desapareciendo.

Durante años, el oso polar ha sido el símbolo del movimiento del calentamiento global. Pero hoy la pica americana tiene base para competir con los osos por este indeseabe honor.

Las picas americanas están sufriendo porque el calentamiento global ha traído temperaturas más altas a sus montañas.

El primer mamífero en peligro por el cambio climático.

La pica americana, un pequeño animal con una gran personalidad que ha deleitado durante mucho tiempo a los excursionistas, está desapareciendo de los sitios de menor elevación en las montañas de California, y la causa parece ser el cambo climático, según un nuevo estudio.

Es probable que nunca veas un oso polar en la naturaleza, mientras el animal icono del cambio climático desaparece junto a su hábitat ártico. Pero si paseas por las montañas del Oeste Americano, todavía puedes pillar un vistazo de otro bicho improbablemente lindo amenazado por el cambio climático.

No por mucho tiempo.

Así le cuentan los cuentos a Julia. Y hay que se un auténtico malvado para no creerse un historia tan bonita. Los lindos conejitos de pico-monte, sufriendo.

pika-americana

Pero ahora tienes una no-noticia, que jamás darán por Onda Verde. Si conejito no sufre, no hay noticia. Y el caso es que uno de los más reconocidos especialistas internacionales en lagomorfos (liebres, conejos y picas), el dr. Andrew Smith [–>], acaba de publicar el resultado de una investigación destinada a averiguar, precisamente, el efecto del calentamiento sobre las poblaciones de picas americanas.

Ha elegido una meta-población que cumpliera dos características. 1, que tuviera un buen censo de plazo suficiente. Por ejemplo, a partir de 1970. Y 2, que estuviera entre las áreas de más calor de la distribución de las picas. Lógico; donde ya hacía más calor antes de que empezara el “calentamiento global” es donde más se debería notar el efecto del calentamiento. Si lo hay. Porque el caso es que Smith y Nagy no han podio encontrar (medir) efecto alguno.

Hay preocupación porque las picas americanas sean cada vez más vulnerables a las altas temperaturas debidas al cambio climático, y esta investigación representa el estudio más largo de la especie en una elevación relativamente baja (cálida). La población de Bodie representa uno de los mejores ejemplos en mamíferos de un sistema de metapoblación clásica.

Se ha examinado el impacto potencial de la temperatura en la dinámica de la metapoblación, usando umbrales de temperatura de largo plazo (máxima media de verano) y agudos (número de días ≥ 25°C y ≥ 28°C en un año). No hay evidencia de que el calentamiento afecte directa y negativamente a la persistencia de picas en Bodie.

Y Julia que se entere. O mejor que no, porque perderíamos ese tierno impacto sentimental de su misa radiofónica.

Más info, y enlace al trabajo (Cato – Idso):

Fuente (WUWT – Steele):

Los verdes tienen sus creencias, jamás holladas por realidad o medición alguna. Firmes convicciones ante las que Savonarola sería un pipiolo. Y eso les permite, por ejemplo, creer que los efectos anteceden a las causas. Porque la causación viene del mal (digamos el capitalismo), y no de las leyes de la naturaleza y de la física. Y así, Julia Otero, arciprestesa de Onda Verde, culpa de lo que ocurre en verano a una ley que entrará en vigor en otoño.

julia-otero-se-incendia-forestal

Normal. Es de suponer que no tiene parientes en Galicia, y que no sepa del aumento de los jabalíes y otras circunstancias forestales en el Lar de Breogán. Tampoco habrá pensado nunca en la dinámica de la cosa, y en preguntar si la pérdida de bosque -por ejemplo por incendio- es mayor o menor que lo que crece. Porque, antes de medirlo, cualquiera de las dos posibilidades parece abierta, ¿no? Salvo firmes convicciones. Esa condición del alma.

Ceratonia (gracias) nos remite una noticia con muchos gráficos estupendos del Washington Post. Sobre el espectacular crecimiento de los bosques en Europa (y en España) en los últimos cien años.

Se basa en un proyecto de investigación de la universidad de Wageningen, Holanda:

Del que se puede destacar:

Los bosques de Europa han crecido en un tercio en los últimos 100 años. Al mismo tiempo, las tierras de cultivo han disminuido por las innovaciones tecnológicas como la motorización, y mejores sistemas de drenaje y regadío. Hace falta un área comparativamente menor para producir la misma cantidad de comida. Además, mucha gente ha emigrado del campo a la ciudad, y al extranjero.

La conclusión fascinante de Fuch (el autor): Los bosques y la urbanización han crecido al mismo tiempo y Europa es un continente mucho más verde hoy que hace cien años. Un vistazo más cercano a las diferentes regiones y países revela la recuperación de Europa de la deforestación de los siglos pasados.

En Francia, España e Italia, la reforestación es particularmente visible.

Como el gráfico que muestran es dinámico, década por década, pongo aquí el mapa de 1900 y de 2010 juntos. Y así se ve mejor la diferencia. Verde oscuro es bosque; verde claro es pastizal; amarillo es labranza; y rojo es urbanización (ciudad).

los-bosques-que-no-se-le-han-quemado-a-julia

Lo que no se entiende es por qué le sorprende a Fuchs que las ciudades y los bosques crezcan al mismo tiempo. ¡No hay nadie que deje más tranquilo el bosque que un buen urbanita! Si a un bosque le quitas a los paisanos y a los verdes, llora de alegría. Y crece, claro que crece. Incendios, o no incendios.

Añadido. Ahora que lo pienso, en vez de dejarme guiar por Twitter, supongo que Otero podría alegar ese efecto de la ley. Una vez anunciada (no sé si está aprobada), tendría sentido quemar un bosque en verano para poder vender esa tierra después del otoño. Que conste.

Y más añadido:

jesus-alfaro-ley-incendios

Mira:

https://wattsupwiththat.files.wordpress.com/2015/08/scatterplot-electricity-cost-vs-installed-renewable-capacity.png

En el eje X, la capacidad de energía verde per cápita instalada en distintos países. En el Y, el precio de esa energía. El 84 por ciento de la diferencia en el precio se podría explicar por la capacidad per cápita de energía verde instalada. España está especialmente en el medio de la  línea de tendencia, y haciendo el gilipollas por la parte de arriba. En cabeza del pelotón que persigue a los dos escapados. Dinamarca y Alemania. Que al menos tienen la disculpa de ser países muy ricos, no como España.

El gráfico y cálculo viene de Willis Eschenbach en WUWT:

Los datos (de Eurostat) los ha tomado del blog de Paul Homewood:

Y ha añadido los de USA.

Recomiendo el artículo entero de Eschenbach, pero al menos quería poner aquí el gráfico que cuenta lo que todos saben, pero nadie quiere decir.

Es de cajón. El medio ambiente es cosa de ricos. Si tienes problemas económicos primarios, los arbolitos te importan lo que te importan. Nada. Y cuando se llega al nivel de los caprichos, adoramos incluso a los pajaritos y pececitos que no vemos. La URSS o la China maoista eran los mayores desastres ecológicos que se hayan conocido. Inevitable, puesto que no consiguieron sacar a sus poblaciones de los problemas económicos más básicos. USA, o los países europeos ricos, han mejorado sus bosques y ecología en relación muy directa a su bienestar económico.  Pero los listos de los ecolojetas lo que quieren es sistemas económicos dirigidos y quinquenales, al modo comunista. Que es, demostradamente, la receta ideal para ensuciar la naturaleza con la mayor eficacia.

Por ejemplo, en esta última encuesta Gallup respecto a la preocupación de la población USA por el medio ambiente se ve lo que cualquiera con dos dedos de frente podría saber sin necesidad de medirlo:

The health of the economy may also be a factor in reduced worry about environmental problems. Americans tend to give environmental concerns higher priority when the economy is healthy than when it is ailing, and in recent decades the U.S. economy was arguably its strongest in late 1999 and early 2000.
In U.S., Concern About Environmental Threats Eases

gallup-calentamiento-global

Lo del Calentamiento Global Acojonante tiene guasa. El esfuerzo e inversión impresionantes que han hecho tanto los gobiernos como las multinacionales de la opinión y la religión laica, no tienen el menor reflejo en la opinión pública. La billonada que se han gastado, desde 1989, en meter miedo al personal con el “calentamiento global”, ha sido tirar el dinero. La preocupación que se refleja en la encuesta es exactamente igual que el primer año en el que preguntaron. 26 años de la mayor jamada de tarro que se ha visto en la historia, y todo lo que han conseguido es que la preocupación por el calentamiento global baje tres puntos porcentuales. Y es, de los problemas respecto al medio ambiente, el que preocupa menos. Podrían haber usado todo ese dinero inútil a problemas ambientales de verdad.

Y luego está el aspecto político. Tanto republicanos como demócratas han bajado su nivel de preocupación sobre todos los problemas del medio ambiente, excepto con el calentamiento global. En ese caso, entre republicanos el agobio ha bajado 16 puntos, mientras que entre los demócratas ha subido 4 puntos.

gallup-calentamiento-global-2

En resumen, los ecolojetas deben preocuparnos sólo hasta cierto punto. Sus políticas nos empobrecen. Pero según tienen éxito en la ruina, les vamos haciendo menos caso. O sea que el fenómeno tiene una retroalimentación negativa que le pone límite -o al menos freno- al mal que puede causar. Pero también tiene un punto límite -o de no retorno- en el que ocurre una transición de fase. Si consiguen llegar el nivel Cuba, o incluso posiblemente baste con el nivel Venezuela, la opinión de la gente ya no cuenta. Y se acaba el sensato freno de la retroalimentación negativa.

Fuentes:

WUWT: Climate FAIL: Gallup poll shows global warming concerns dead last

Gallup: In U.S., Concern About Environmental Threats Eases