Marod

Estimadísimo Anónimo Jerónimo.

Lo cierto es que tu misiva me ha conmovido hasta el punto de sentirme concernido a salir de mi retiro temporal. Eso sí, he de confesar que al leer los comentarios de los lectores, sentí cierta punzada en el orgullo al ver tantas y tan justas alabanzas a tu magnífico estilo.

Antes de comentar tu texto, me gustaría que reconsideraras tu drástica decisión de no participar más en este sitio. Confío en que no sea por un prejuicio. O mejor dicho, por la aplicación de un pensamiento colectivo en un sitio donde se trata de evitar precisamente eso.

marod-a-jeronimo

Me explico. Verás. Como seguramente ya sabes, los humanos tenemos la bendita habilidad de simplicar el complejo mundo que nos rodea. Lo hacemos mediante mitos. Etiquetas. Cajitas. Como quieras llamarlo.

Toros sí: Facha. Toros no: Rojo. Aborto sí: rojo. Aborto no: Facha. Es fabuloso. Con tres frases y cuatro símbolos somos capaces de saber si podemos cooperar con otro humano que no hemos visto en la vida.

Así por ejemplo, podemos etiquetar a Plaza como “facha” (con perdón) o “liberal” o “neoliberal”, o “negacionista”, etc (La etiqueta es lo de menos, podemos poner desde las más complacientes a las más ofensivas).

¿Le conocemos? No. Pero sin embargo, con leer un sólo texto ya sabemos en qué cosas podemos cooperar y en qué cosas no.

Podemos cooperar por el bien de la nación (ambos somos de la misma nacionalidad), Podemos cooperar en intercambios comerciales (ambos utilizamos la misma moneda) y NO podemos cooperar en una campaña de concienciación de la cosa del clima. ¡En 5 minutos y sin conocimiento previo de ninguna clase!. No me digas que no es acojonante.
Bueno, quizá no resulte tan acojonante. Yo es que soy un flipado de estas cosas. Pero bueno, al menos, debemos reconocer que es funcional (que funciona, me refiero). En el plano colectivo, si no utilizásemos estas etiquetas y esta forma de procesar la información (pensar) ni de coña sería posible la cooperación a gran escala.

Pero el tema, y por eso te ruego que reconsideres tu postura, es que este esquema no es para nada necesario en el plano individual. Puedes tomarte tu tiempo y analizar y debatir y rebatir todas las cosas que dice el otro.

Y eso es lo que se pretende aquí. Que nos despojemos de los ropajes y empecemos a pensar como individuos, no como grupo.

Ya, ya sé que Plaza utiliza mucho la etiquetas (Kindergarten, Alicia, etc). Pero es que su labor requiere cierta simplificación. Si no esto sería interminable. Nosotros no necesitamos simplificar. Y, en todo caso, las etiquetas están para ser usadas cuando lo necesitamos.

No hay contradicción en discutir (e incluso en dar parcialmente la razón) aquí y luego volver a la trinchera intelectual cuando pasamos al plano colectivo. Simplemente son ejercicios diferentes: pensar como individuo, pensar como grupo.

Piénsalo, es divertido. Es verdad que te llevas algún soplamocos, pero también los das. Anímate.

Hay un párrafo tuyo que ha causado la hilaridad entre alguno de los lectores. Por dogmático, dicen.

“Pero lo cierto es que no dejamos de ser un bicho que se ha salido de su papel, que se ha puesto a hacer trampas (en un contexto evolutivo) y que ha alterado profundamente el equilibrio con una intensidad sobrecogedora. Lo cierto es que la vida no acepta demasiado bien esos cambios de equilibrio, y que si los acepta lo hace a regañadientes, y con tiempo y esfuerzo. Lo cierto es que nos iremos a tomar viento (por no utilizar una expresión más adecuada) y que al final, el que ria el último será el que no entendió el chiste. A buen seguro que al menos se aprenderá algo de todo esto, si es que queda alguien para contarlo, pero al fin y al cabo la evolución no es más que esto ¿no? ensayo y error.”

El párrafo es brillante. Conmovedor. Y no es tan dogmático, ni tan alejado de la realidad.
Me refiero, es innegable que homo sapiens ha alterado profundamente el ecosistema. De una forma inalcanzable para cualquier otro bicho.

Eso no es afirmar que el hombre está fuera del ecosistema, al contrario. Está dentro, pero ha adquirido una capacidad del alteración del entorno tan desproporcionada que le pone en una condición especial. Desde la revolución agrícola hemos cambiado la faz de la Tierra de una forma especialmente intensa.

Y no cabe duda, que tenemos la capacidad de reflexionar sobre las consecuencias de los cambios que introducimos. No sólo la capacidad diría yo, sino el deber de hacerlo.
Homo sapiens ha alterado especies, domesticado plantas, quemado superficies de bosque, cambiado el uso de la tierra para cultivo, ha exterminado (muy probablemente) la megafauna americana, ha exterminado al resto de especies de homínidos que convivieron con él en sus primeras etapas, y va camino de alterar su genética, el clima global y vaya usted a saber cuantas cosas más.

Esto nos debe hacer reflexionar como especie acerca de las consecuencias que tienen todas estas alteraciones. Y paliar, en la medida de lo posible, todas aquellas que preveamos negativas (para nosotros y para el resto del ecosistema).

No, no porque la vida no acepte estos cambios de equilibrio. La Vida, así en mayúsculas, no existe. Es un mito. Llámalo Gaia, Madre Tierra, Pachamama. Vida, Madre Naturaleza. Da igual.

La Vida no es consciente. Es un conjunto de procesos inconscientes que no tienen opinión, ni voluntad, ni disposición sobre los cambios.

El planeta no decide (ni opina, ni puede hacer nada al respecto) sobre su grado de contaminación, población, temperatura, composición de la atmósfera, etc.
Homo Sapiens ha introducido todos estos cambios brutales en “La Vida” y la consecuencia “terrible” es que ha pasado de ser un mono imberbe asustado de la sabana africana, a colonizar todo el planeta y superar los seis mil millones de individuos. Como “castigo” es realmente extraño, siempre que midamos el éxito por un criterio numérico, claro.

A lo que me refiero es a que la consecuencia (el éxito o fracaso de una determinada conducta) no tiene que ver con la catadura moral que nos suscite la conducta humana, sino con su eficacia. No a que a “La Vida” le parezca o acepte mejor o peor los cambios, sino a que esos cambios ayuden o no a la proliferación de la especie.

Homo Sapiens ha matado a Dios. Ya no le hace falta. Ya no hay que rezar ni que sacrificar corderos a Dios para que mejore nuestras cosechas. La ciencia ha dado esas respuestas. Dios ya no es necesario. Si la ciencia pretende suplantar a Dios, dejará de ser ciencia.
Retomo la premisa inicial. Homo sapiens tiene no solo la capacidad, sino el deber de reflexionar sobre su incidencia en el medioambiente. Pero por una cuestión moral.
Sí. Moral. Porque tenemos moral. Y eso, que son juicios morales, no deben ser atendidos, ni resueltos por la ciencia.

Esos deben ser atendidos y resueltos por la Política o por la Religión, nunca por la ciencia.

Dices que la ciencia está desprestigiada por demasiada especialización y tecnificación que resulta ajena al ciudadano. No. La ciencia (en realidad, no la ciencia, sino la política) se desprestigia en el momento que suplanta a la política. Y pasa de emitir juicios de ser a juicios de deber ser. Nadie, en su sano juicio, duda de un neurocirujano cuando le dice que le va a trempar el craneo y quemarle un tumor. Y que me aspen si entiendo dos palabras de su puñetera de jerga.

Ahora, dudaré del primer neurocirujano que me diga que mi tumor ha sido generado por mi adicción a ver pornografía, a apostar en las carreras o que es un castigo divino por mi inagotable avaricia de querer producir más y más barato.

En definitiva, tu texto tiene un buen enfoque y un mal planteamiento. No es una cuestión de no hacer enfadar al Planeta, ni siquiera de agotamiento de recursos (pudiera, pero no es el caso de momento). Es una cuestión moral. De qué es lo correcto y qué no lo es. Pero a esas preguntas o inquietudes NO DEBE contestar jamás la ciencia. Ni siquiera debemos mezclarla (contaminarla) ni de una forma tangencial.

Esas preguntas deben ser contestadas en la política, en la ideología, en la religión. Pero no lo llaméis ciencia, por favor.

marod-a-jeronimo-2

NOTA: Políticamente, creo que hay que cambiar el modelo productivo e ir sustituyendo lo más rápido posible el uso de combustibles fósiles (lo digo para que veas que no estoy de acuerdo con Plaza…aunque en esto del clima me temo que tenga razón)

Nota (pm). Es una respuesta de Marod a esta entrada de Jerónimo:

La entrada de la sexta extinción cabrea a un Jerónimo

Originalmente estaba colgado como comentario ahí:

Jerónimo

jeronimo

Bueno, la verdad es que es la primera (y última, no os preocupéis) que visito esta web. Aun así, me veo en la obligación moral y científica de escribir un comentario para, si aun no convencer a nadie, poder mostrar mi opinión en vuestra vana e insustancial web. Me gustaría poder, en tan solo unos minutos, lanzaros una avalancha de pruebas que demuestran el cambio climático, la extinción masiva de especies, la sobreexplotación de los océanos, la deforestación y la contaminación de la que el ser humano es responsable. Me gustaría, pero no quiero. Y no quiero, no porque (tal y como algunos seguramente afirmaran) no existan tales pruebas, y tan solo venga con cuentos chinos. No. No quiero porque la cantidad de información disponible en casi cualquier sitio donde alguien quiera buscar, es sencillamente abrumadora. Tampoco quiero porque no hay mas ciego que aquel que no quiere ver, ni mas sordo que aquel que no quiere escuchar. Es natural en el ser humano negar aquellas ideas desagradables que nos hagan evocar peligros o desastres que no podemos evitar. Y es cierto que, desgraciadamente, no hay demasiada esperanza para que podamos evitar algo que ni si quiera podemos ver, y que tan solo un puñado de científicos locos previenen, tal como un pobre profeta viejo y chalado se pone a gritar en medio de la calle qué el mundo se acaba. Los científicos hoy en día no gozan de mucha credibilidad. Quizá es el precio a pagar por una mayor especialización científica, demasiado compleja y tediosa para que llegue al ciudadano medio. En cambio, a vosotros, a aquellos que simplemente niegan la evidencia agarrándose a clavos ardiendo en forma de datos sin demostrar en su totalidad (normalmente por falta de financiación, o voluntad política), o que ridiculizáis estudios serios realizados por cientos de investigadores en todo el mundo (porque es evidente que un puñado de blogueros fracasados son mucho mas inteligentes que gente realmente preparada que gasta su tiempo y esfuerzo, e incluso su capital, en intentar concienciar a la gente que desgraciadamente se cree vuestras patrañas), o que simplemente convencéis con vuestra burla y vuestro humor de mal gusto, sobre problemas reales que están sucediendo hoy en día y ponen de manifiesto la profunda ignorancia en la que se haya sumida esta sociedad… a vosotros, a vosotros si os creen. A vosotros os siguen, como a lideres religiosos que prometen paz y seguridad a cambio de fe, que afirman que no hay que preocuparse por nada y que todo va maravillosamente. Es evidente que vuestro mensaje arraiga simplemente por el hecho de que desea ser escuchado. Desean que sea cierto.

Y mientras, vosotros, que discutís la posibilidad de crear nuevas especies solo para justificar que se extingan las que ya existen, seguís en vuestra nube azul, creyendo que sois los únicos cuerdos en un mundo de locos. No puedo expresar el desagrado que me produce ver a gente tan perdida, tan atascada en la creencia de que el ser humano, con su infinita sabiduría y conocimiento, se librará de todas y seguirá su marcha por el mundo sin ninguna consecuencia. Con la seguridad de un necio caminando a través de un campo de minas. Porque claro, evidentemente, nada puede salir mal. Llevamos demasiado dentro ese espíritu del siglo XX, donde los grandes avances científicos nos pusieron a nosotros de nuevo como centro del universo. La especie imparable. Indomable. Indestructible. Como el Titanic saliendo del puerto con el orgullo de un dios traído a la tierra.

Pero lo cierto es que no dejamos de ser un bicho que se ha salido de su papel, que se ha puesto a hacer trampas (en un contexto evolutivo) y que ha alterado profundamente el equilibrio con una intensidad sobrecogedora. Lo cierto es que la vida no acepta demasiado bien esos cambios de equilibrio, y que si los acepta lo hace a regañadientes, y con tiempo y esfuerzo. Lo cierto es que nos iremos a tomar viento (por no utilizar una expresión más adecuada) y que al final, el que ria el último será el que no entendió el chiste. A buen seguro que al menos se aprenderá algo de todo esto, si es que queda alguien para contarlo, pero al fin y al cabo la evolución no es más que esto ¿no? ensayo y error.

Lo más gracioso es que es más fácil tumbar una teoría que construirla, y aquellos que no tienen capacidad para lo segundo, se entretienen con lo primero. Total, siempre se le puede buscar tres pies al gato, y realizar criticas destructivas con la intención de inflar el ego de aquellos que, básicamente, no tienen ni triste idea. Entiendo el porqué se crean este tipo de webs, y el porqué la gente las lee y se las cree. Entiendo el porqué hemos llegado a este punto y porqué la gente hace oídos sordos a los datos que tienen frente a sus narices. Entiendo todo eso y lo critico con conocimiento de causa. Lo critico porque, independientemente de que no duermas bien por ser un fracasado, alguien que se nombre a si mismo científico debe buscar la verdad, independientemente de que no sea de tu agrado. Y, sobretodo, lo critico porque emanas ignorancia y arrogancia en cada palabra de tus comentarios, y es increíble como tanta gente pueda leerte y seguirte siendo tan mentiroso como eres, Plazaeme.

Y esto es simplemente un mensaje dirigido a ti, personal y directo. No tengo intención de seguir el juego, tan solo quiero que sepas al menos lo que piensa un servidor, y lo que piensa mucha gente que seguramente lee este blog y pasa de largo, por ser una tanda de idioteces (menos mal). Borrarlo, denúncialo, censúrame o haz con ello lo que quieras. Poco me importa.Saludos.

Nota (pm). Nuestro amigo se ha puesto “Ánónimo” como apodo, pero yo prefiero llamarle Jerónimo.

Y tal vez convenga recordar  la entrada que tanto cabrea a Jerónimo, en la que cuelga el comentario original [–>] elevado aquí a entrada.

La “sexta extinción” en su contexto (es un mito)

Añadido para los comentarios (Jodeprinter).

tiempo

Así que si realmente estuviérmos en medio de una extinción masiva -empecé- no sería una cuestión de preocuparse de salvar tigres y elefantes …

Cierto, probablemente nos preocuparíamos por los coyotes y las ratas.

Viene de una entrada en WUWT, que a su vez refleja un artículo en The Atlantic. Con una entrevista A Doug Erwing, paleontólogo del Smithsonian, de lo mejorcito del circuito internacional.

Y la idea es muy obvia, y muestra el tipo de trampa que hacen siempre los vendedores de catástrofes. Usan mediciones totalmente diferentes, y completamente incompatibles, para comparar las cinco clásicas extinciones masivas con la actual extinción masiva imaginaria que dicen que hay en curso.

Imagina. Para enterarte que hace millones de años hubo una de esas extinciones, lo único que ven es la desaparición, a partir de una fecha, de unos tipos de fósiles. Generalmente de invertebrados marinos con cochas duras. Almejas y similares. Que es lo único relativamente abundante que queda en el registro fósil y que resulta válido para hacer comparaciones. Y ni siquiera miden desaparición de especies, sino de géneros enteros de gran disribución mundial.

“Y entonces puedes preguntar: vale, cuántos taxones de gran distribución geográfica, abundantes y de esqueleto duro, se han extingudo hasta el momento? Y la respuesta es, muy muy cerca de cero” -señaló Erwin. “De hecho, de entre los grupos de animales modernos mejor conocidos  -como los corales duros, anfibios, pájaros y mámíferos- las especies que han desaparecido durante la reciente historia humana reciente es algo parecido a entre el 0 y el 1 por ciento. Por comparación, el horror de la extinción masiva del final del Pérmico está por encima del 90% de todas las espceies de la tierra”.

Comparar ese tipo de datos entre las extinciones masivas, y hoy, sí sería comparar peras con peras. Una comparación correcta. En forma gráfica queda así.

la-sexta-extinción

Los puntos rojos son las cinco extinciones clásicas; el punto naranja es una nueva que están proponiendo recientemente; y el punto azul es la imaginaria “sexta extinción” en curso, usando la misma forma de medirla que las anteriores. Porcentaje de géneros de invertebrados marinos de esqueleto duro, y gran distribución, extinguidos. Que da una cifra indistinguible de 0%, o la perfecta no extinción masiva. Imagino, por el siguiente gráfico, que usan el 20% como frontera para extinción masiva. ¡Lo que queda del 0 al 20!

¿Y cómo venden los cantamatinas la “sexta extinción”? Nada más fácil que mirar los santos en Wikipedia. Remarco en rojo las cinco clásicas. La sexta actual sería la que pone (H), por Holoceno.

extinciones-wikipedia

Pero la han plantado en medio del cielo, a la altura de las otras, sin ningún dato debajo que la soporte.

extinciones-wikipedia-holoceno

Si hubieran querido no mentir lo hubieran tenido que representar así. Con la (H) bien abajo. O sea, entre las no-extinciones.

extinciones-holoceno-bien

Pero es peor. Si amplias el gráfico lo suficiente ves que el último punto está aun más abajo de lo que parecía, y coincide con los mínimos de extinciones de otros períodos.

sexta-extincion-ampliado

Tampoco es muy seguro, porque a saber qué fecha es el último punto. Lo que sí es válido es comparar los datos del pasado con los mismos datos del presente. Generos marinos de amplia distribución y esqueleto muy duro extintos, en porcentaje (no en número total). Que es el primer gáfico. Con estos datos de Wikipedia, y un cero papatero al final (he puesto 0,5, por darle un margen). O sea:

la-sexta-extinción

¿Donde está la sexta extinción? ¿En cero extinción? Vale.

Siempre conviene recordar este trabajo de Willis Eschenbach, contando extinciones presentas. Nada masivas. Y son de pájaros y mamíferos, que no se verían en el gráfico anterior. Y cuenta especies, no géneros. Y la mayor parte son de distribución marginal, como en islas. Las que no cuentan para las exticiones masivas. Y todo esto, en el gráfico anterior es cero. P a t a t e r o.

Joder, que no hace falta ser científico. Basta con no ser analfabeto. Basta con fijarse qué meten en los datos de los que salen los gráficos, y si son puntos comparables. Una media de temperaura de 300 años no es comparable a la media de un año, ni una década. Lo que hacen siempre para “mostrar” temperaturas modernas sin precedentes. Tampoco se puede comparar las especies de cualquier bicho, y cualquier distribucion, con géneros de bivalvos marinos de una distribución global. Y así siempre. Los caraduras del fin del mundo.

Y mientras se extinguen o no se extingen las almejas, disfruta del interglacial. Cuando se acabe, eso sí que será un problema. Gordo.

Añadido para los comentarios (Avinareta)

Przewalski

Añadido posterior (15-jul). Las cinco extinciones en el contexto de la bio-diversidad. Nótese que lo que se cuentan son los géneros, no las especies.

Añadido para los comentarios (Avinareta):

avinareta-especiacion

Otro, para Jerónimo.

pm-aviso

Fuentes

WUWT:

The Atlantic (Doug Erwin):

Wikipedia:

Eschenbach:

WUWT:

Nuestra kindergarten favorita depués de @egocrata es, sin duda, Mónica López. Y ella te cuenta:

El año pasado fue el más cálido que se ha registrado desde 1880, dice Mónica. No fue el caso en España, donde fueron más calientes 2015, 2014, 2011, 2006, 2003, 1997 y 1995.

aemet-2016-temperatura-media

¿Y antes de 1965? AEMET no lo dice. Tiremos de estudios (reconstrucciones) de paleotemperatura. El último que conozco es Tejedor et al 2017.

tejedor-et-al-2017-max

La temperatura máxima (parece hacia 2005) es apenas como dos décimas de grado mayor que en otros picos en los XIX y XVII, y dentro del margen de error. Yo que tú apagaría la luz para tratar de evitar ese gran problema. Pero quisiera recordarte un pequeño detalle. Apagas la luz todos los años, pero los años tienen la friolera de 8.760 horas. Si apagas la luz en “la hora del planeta” sólo estás haciendo el 0,01% de lo que podrías hacer. ¿Te parece que el planeta merece tan tan poco esfuerzo?

Anda, salva el planeta. Métete en la cueva o súbete al árbol.

Añadido posterior, con coñas de Twitter. Ken Calderia es un científico muy conocido del ramo del Calentamient Global Acongojante.

caldeira-changing-fast

Fuentes:

AEMET:

Tejedor et al 2016:

¿De dónde sacaría nuestro más estrafalario presidente la frase famosa? No creo que nadie se preocupe en indagar los procesos mentales de José Luís. Y será por eso que no he visto referencias al origen del viento posesor. Pero apuesto por un viejo mito ecologista. El indio de las praderas preocupado por el medio ambiente como contrapunto del blanco predador de la naturaleza.

Por ejemplo:

¿Cómo se puede vende o comprar el cielo? ¿Y la tierra? La idea es extraña para nosotros …  Cada parte de esta tierra es sagrada para mi gente. Cada brillante aguja de pino, cada arena de la costa, cada niebla en la oscuridad del bosque, cada praera, cada insecto zumbando. Todos son sagrados en la memoria y experiencia de mi gente. … ¿Enseñaréis a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñado a los nuestros? ¿Que la tierra es nuestra madre? Lo que ocurre en la tierra les sucede a todos los hijos de la tierra. Esto sabemos: la tierra no pertenece a hombre; el hombre pertenece a la tierra.

Muy bonito. Y francamente menos idiota que  la frase de Zapatero. Aunque bien pudiera venir de ahí — adaptada a las necesidades (y necedades) del genio. Cualquier ecolo la reconoce. ¡Es el discurso del gran Jefe Seattle! Se supone que como respuesta a la oferta de compra de las tierras de los indios Duwamish por parte del presidente Franklin Pierce en 1854.

jefe-seattle

Foto: Wikipedia [–>]

¿Y que pasaría si no vendieron la tierra, como les exigían? ¿Hubo guerra? ¡Que va! El discurso famoso es un invento para un tele-drama de la ABC en 1971. Telebasura. Zapatero. El nacimiento del mito verde de los indios ecologistas. Pero la realidad es distinta del mito; sin contar con que son los ecologistas los que hacen el indio, y no al revés.

La versión más antigua del discurso es de treinta años después de pronunciado. Se publicó en el Seattle Sunday Star, el 29 de cotubre de 1887 [–>]. Hay alguna discusión sobre su autenticidad, y sobre si el dr. Smith estuvo presente en el acto, o lo recogió de terceros. Pero el caso es que sí tiene unas partes que recuerdan al mito ecologista, si tenemos en cuenta los distintos pasos creativos que ha sufrido. (Se conocen once versiones entre la de Smith y la de los verdes).

El caso es que los indios sí vendieron la tierra, para estupor de Zapateros. Y el discurso aparentemente real es mucho más bonito y verosímil.

Vamos a ponderar la propuesta, y cuando hayamos decidido os lo diremos. Pero, si aceptamos, hago aquí de esta la primera condición: Que no se nos negará el privilegio de visitar las tumbas de nuestros antepasados.

Cada parte de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada colina, cada valle, cada llanura y arboleda, han sido bendecidas por algún recuerdo querido o por alguna experiencia triste de mi tribu. Hasta las rocas, que parecen yacer mudas en solemne grandeza tomando el sol a lo largo de la costa tranquila, se estremecen con los eventos pasados conectados con el destino de mi gente. Y el mismo polvo bajo nuestros pies responde con mayor amor a nuestras pisadas que a las vuestras, porque son las cenizas de nuestros antepasados. Y nuestros pies desnudos son conscientes del toque  compasivo, porque el suelo está enriquecido con la vida de nuestros parientes.

…/…

De noche, cuando las calles de vuestras ciudades y pueblos estén en silencio y las creáis desiertas, estarán llenas con los espíritus que una vez las ocuparon y aun aman esta bella tierra. El hombre blanco nunca estará sólo, porque los muertos no están completamente desprovistos de poder.

Se parece a la memez ecologista más o menos como yo a un oso panda.

Pus no, mira, ZP. Pertenecía a los Duwamish. Y la vendieron.

Fuentes:

Satoshi Kanazawa

Seattle Sunday Star

Quédate con este gráfico de Euan Mearn.

euenmearnes-electricity-price-green

Figura 1 E leje Y muestra el precio de la energía residencial en la segunda mitad de 2014, de Eurostat. El eje X es la enería solar + eólica instalada en 2014, tomada de BP statistical review, y normalizada a W per capita usando datos de población para 2014 de las NNUU.

Seguro que hay otros elementos que afectan al precio de la eletricidad en los países europeos. Pero hay que estar profundamente trastornado para no ver que el principal debe ser la cantidad de chorraditas verdes instaladas. El autor ha señalado en rojo a los PIIGS, sin explicar por qué. Pero no hace falta mucha imaginación para pensar en el contradiós que supone necesitar ayuda para pagar tus deudas, y al tiempo dedicarte a las monadas del verderío.

Con esos datos no hace falta mucho más para ver la -tal vez- mayor trola jamás contada. Los Reyes Magos son una ley de la física comparado con esto. Pero Mearns da los detalles para el que quiera profundizar:

Y ya puestos, podemos echar un ojo a lo que están haciendo los mayores campeones en joder los precios de la energía, supuestamente en aras de protegernos de un cambio climático imaginariamente problemático. Alemania, que todavía no ha conseguido tener la electricidad más cara del Europa, pero sólo le falta un pelín. A cambio, tiene un mérito añadido. Insuperable. Lo está consiguiendo -como los demás- a base de los cacharrines verdes, pero -¡tachán!- sin bajar las emisiones de CO2. O sea, no sólo está pagando fortunas para resolver un problema que no existe, sino que ni siquiera avanza en mejorar el problema fantasioso. A mi sólo se me ocurre, dado que no tienen tendencia a poner a Zapateros ni Rajoyes en el gobierno, que en realidad nunca se han creído el problema inexistente.

En el gráfico se ven las emisiones de CO2 desde 2009, y los objetivos marcados para 2030.

energiewende-1

¿Por qué 2009? Porque es cuando dejó de bajar, y para más guasa es casi cuando entró en vigor la gran política energética para luchar contra el Calentamiento Global Acojonante. El famoso Energiewende (2010). El resultado es cero patatero si tenemos en cuenta el objetivo declarado, y unos objetivos cada vez más imposibles de alcanzar.

Lo mismo, pero con el objetivo de 2050. Que no está en la ley, pero sí en el “ambiente”.

energiewende-2

Lo mejor de todo es que han conseguido (de momento) nada, a base encarecer la energía aumentando a lo bruto las monadas verdes. Desde 2009 a 2015 han pasado de un 18% de electricidad generada con “renovables” hasta un 30%. ¡Sin bajar las emisiones de CO2! Claro que han hecho el invento del bombero torero. Cambiar nucleares, que no emiten CO2, por cacharrines verdes, que tampoco emiten. Con el resultado neto que se puede esperar cuando restas 0 – 0. O sea, cero.

Pero en realidad clama más al cielo lo de los tontos vestidos de rojo en el primer gráfico. Los ricos se pueden permitir tirar el dinero en lo que quieran; para eso van sobrados. Si consideran una gran inversión -acaso “moral”- creerse un cuento para sentirse buenos, es cosa suya. Pero pedir prestado, y ayuda para devolverlo, con ese mismo objetivo de ricos sobrados es de perfectos idiotas.

euenmearnes-electricity-price-green

El gráfico se puede interpretar de esta forma, en plan rápido. Por encima / debajo de la raya separa a los ineficientes (o sin recursos energéticos) de los eficientes (o con recursos). Cuanto más a la derecha, más gilipollas. Vestido de rojo, gilipollas imperdonable.

Actualización. Daniel Lacalle añade en Twitter:

Añadido para Javier (comentarios). Gráfico corregido (el primero tenía mal Eslovaquia).

javier-solar-y-eolica

Fuentes y datos:

Roger Andrews en Energy Matters:

Euan Mearn en Energy Matters:

el-drama-de-las-morsas-3

Como todos los años pasa lo mismo, y la prensa se empeña en repetir que hay un gran drama del clima en el Ártico porque se ha visto un congreso masivo de morsas, esta vez pasaremos el camión de la basura antes de que la depositen. Para ver si se cortan.

Sigue un vídeo en inglés de la dra. Susan Crockford. Resumo.

Esos congresos masivos no son algo “sin precedentes”. Los ha habido antes del “cambio climático”. Muchos, y con números sorprendentemente similares a los de ahora. Lo que sí solía es ocurrir en momentos de una población especialmente boyante de morsas, probablemente en los límites del ecosistema. Y es muy posible que ahora tengan una situación comparable, y esas reuniones masivas sean síntoma de una buena salud del Ártico, en vez de un problema.

Más info en la plaza, con muchos enlaces y citas de antes del Calentamiento Global Acojonante.

Fuente: