Y lo peor es que se deben de creer listos. En la versión en la que los listos se organizan para aprovecharse de la mayoría de tontos. Que es verdad que a algunos les sale. Pero es que a los que sí les sale, se lo trabajan. Y venden cuentos preciosos. Unos venden patrias fantasía de felicidad universal. Otros, dinero que cae del cielo y que no hay que pagar. ¿Pero qué diablos es lo que venden estos asnos del PP? ¿Capitalismo de amigotes? ¿Y quién va a comprar eso, quitando los amigotes? Los amigotes capitalistas siempre son pocos. Por definición, los privilegiados (los abusones) sólo pueden ser una pequeña minoría. ¿O están pensando en las abuelitas de Serrano? Pues lo siento; ya se las tiene ligadas Jiménez Losantos, y contentitas están con Don Teledeporte. Y aparte de los amigotes capitalistas y las abuelitas enfadadas, lo único que les queda es el miedo a Pablemos. Que da de sí … la hostia que se van a pegar.

La última gracia pepera es el “canon AEDE” [–>]. No creo que haya nadie sin enterarse, pero en plan suave se puede recomendar este artículo de Galli en Libertad Digital. Clic.

galli-canon-aede

Y ya enterados, pasemos a la anécdota. Por ejemplo, la plaza. Os aseguro que no consigo enterarme de si nos afecta, y cómo. Tampoco es que le haya dedicado horas y horas. Sí he leído -más o menos por encima- la puta norma nueva [–>].

puto-canon-aede

Pero no he visto forma de enterame en un tiempo razonable cómo se aplica, ni a quién se aplica. ¿Quién es un “agregador de contenidos”? La expresión “servicios electrónicos de agregación de contenidos” sale una cuantas veces. Y es a lo que se refiere el atropello. Pero no dice qué es “agregar contenidos”.

También he leído algo en blogs, y hasta he preguntado. Nadie lo sabe. ¿Es enlazar, sin más? ¿Es una publicación cuya finalidad principal sea los enlaces? ¿Y cómo se mediría finalidad principal, si se tratara de eso? Nadie tiene ni idea.

Y luego la cosa de la fronteras, que es un asunto siempre peliagudo cuando de internet se trata. ¿Pretenden cobrarnos a los que tenemos el servidor fuera de España? (Cobrarnos significa cerrarnos, en este tipo de casos). Parece más normal que no puedan hacerlo, y que con esta gracia se hayan cargado el negocio de alojamiento de webs en España. ¿Quién va a ser el suicida que aloje su web aquí, pudiendo hacerlo en cualquier país sin subnormales?

Lo mismo pasa si pensamos en los enlaces. ¿Quieren cobrar si enlazas a un medio extranjero? Tendría guasa. Pero se han montado la película de un “derecho irrenunciable”, como si fuéramos menores de edad, o deficientes mentales. Así que poder, parece que podrían. La alternativa, otra vez cojonuda para España, es que nos limitemos a no enlazar a publicaciones alojadas en España. Con lo que ya estoy pensando en un cartel grande que diga: No estamos alojados en España, puedes enlazar con toda libertad.

Yo imagino dos posibilidades.

1. No funciona. Apuntan a robarle a sitios tipo Google, Twitter, Menéame. Se largarán de España, y no pasa nada más.

2. Sí funciona. Apuntan a todo lo que se mueve. Empiezan a cobrar, y los sitios empiezan a irse de España. España se convierte en un desierto de internet (internet, sin enlaces, no es), y los subnormales no cobran nada. ¡Ah!, y les va a votar la abuela de Mariano. Y  respecto a la “prensa amiga”, los asociados a AEDE [–>], los amigotes capitalistas, la va a leer también la abuela de Mariano.

Añadido (un poco posterior):

Existe un “truqui” para putear a los capitalistas amigotes. Una extensión para Chrome. Se trata de un bloqueador, por si te equivocas y pinchas en un enlace que lleve a una web de algún socio [–>] de AEDE. Todos los periódicos grandes (los que pretenden cobrar, o cerrar a los pequeños). Enlace:

Los listos, tanto los políticos como los amigotes, parece que todavía no se han dado cuenta que cuando te cobran por algo que no quieres, no te sueles enamorar del hijoputa que te cobra.