La cátedra tiene un blog, que llaman Cuaderno de Cultura Científica. Y en el blog un artículo muy de kultura científica, llamado …

El artículo tiene una tesis, que soporta en un caso. Uno, como en singular. Y da la impresión de que el caso no es de soporte de la tesis (para eso normalmente se ponen muchos casos, y tal vez algo de estadística), sino que la tesis está haciendo de adorno del caso. Porque es muy guapo; viene a decir que los chicos del clima también se equivocan (son humanos), pero que cuando se corrigen … ¡se dan la razón todavía más! El viejo truco: hemos corregido los datos, y ahora son mucho peores. Que es lo que pensábamos … a pesar de los datos que teníamos.

Resumamos.

1. La tesis, el cuento bonito.

La ciencia no está exenta de errores, pero como se va corrigiendo, siempre está en proceso de mejora. Y eso suena a un asunto de gran calidad y confianza, hasta que lo piensas. Porque la cuestión es cuánto está mejorando últimamente, o cuánto tiempo lleva un asunto concreto sin necesidad de mejorar. Quiero decir que no es que estén cambiando todos los días la velocidad de la luz en el vacío. Si lo hicieran, lo que concluiríamos es que no tienen ni idea (todavía) de cuál es. Y también tendríamos en consideración si las mejoras son relevantes, o de simple curiosidad académica.

Contra-tesis: Cuanto más mejore un asunto científico, menos confianza dará. Por ejemplo, la paleo-antropología mejora a una velocidad espectacular. Tanto, que en este momento no es nada seguro que se pueda dar por firme la tesis Out of África, que venía siendo como el Primer Mandamiento de la especialidad. Ese es el problema de la ciencia va mejorando. Y es especialmente preocupante si vamos a tomar decisiones graves de política económica, antes de saber cuánto le queda por mejorar. De ahí la importancia de lo de las predicciones de Popper, que con tanto ahínco quieren olvidar.

¿La ciencia está mejorando? ¿Mejora mucho? Estupendo, dale tiempo a mejorar todo lo que tiene que mejorar. Porque cuanto más mejoran es cuando más verdes están.

2. El caso de soporte, o tal vez el asunto real del artículo, adornado por la tesis filosófica anterior.

Resulta que le han hecho unas correcciones a lo que miden del nivel del mar desde satélites (altimetría). Dicen en cultura científica:

Al eliminar este factor de distorsión y corregir otros errores sistemáticos el resultado encaja mucho mejor con el resto de los datos sobre el calentamiento global: el nivel del mar aumenta, y lo hace a ritmo creciente. Las líneas de tendencia ahora encajan con las que muestran otras fuentes de información. La discrepancia ha desaparecido.

Vamos a representar en un esquema la corrección, para no liarnos con explicaciones largas.

corrección-sats-nivel-del-mar

La corrección (rojo) respecto a lo anterior (azul) tiene dos consecuencias. El nivel del mar ha subido MENOS con la corrección; y la serie tiene una aceleración, que no tenía.

Pero es importante el significado de esa aceleración. Literalmente, ninguno. La serie de nivel del mar de satélites es muy demasiado corta para decir nada al respecto, en un sistema que tiene oscilaciones conocidas del orden de los 70 años. Y por ejemplo, si miramos lo mismo pero medido con estaciones costeras de las que hay series de más de cien años, vemos perfectamente que el significado de esa aceleración es ninguno.

Jevrejeva et at 2014 (National Oceanography Centre, UK):

jevrejeva-aceleraciones

Y lo mismo, expresando tendencias de 15 años:

jevrejeva-slr-trens-15-yrs

Todo el rato, pero literalmente todo el tiempo, está acelerando o decelerando. Y está muy claro; lo que han encontrado las nuevas correcciones de los satélites no es nada diferente que lo que ocurrió a mitad del siglo pasado, ¡con muchísimo menos CO2 en el aire! Tampoco cambia absolutamente nada lo que decía el IPCC en 2013:

ipcc-ar5-sea-level-rise

Hasta aquí todo normal. Una universidad española de chichinabo, repitiendo como loritos las sugestiones de los chicos del clima (que no se desprenden de sus datos), y llamándole a eso “cultura científica”. Lo alucinante es que les dejo dos comentarios para señalar este contexto, ¡y los borran! Y yo, torpe, no he tomado capturas de pantalla, al pensar que siendo de la UPV, no se trataría de un blog alarmista del tres al cuarto sino que tendría un mínimo de seriedad. Alegan que no lo borran por lo que digo, sino por cómo lo digo.

Pero estaba comentando también la jugada por Twitter, y se ve el asunto en la ristra de “tuits” que pongo a continuación. Es solo para aficionados a las discusiones, y para que conste. Lo que importa de la entrada es hasta aquí, que es donde se ve el rollo que se traen con lo de “cultura científica”. Básicamente, haznos caso sin preguntar. Parece filosofía escolástica.

Pero antes de los “tuits” vamos a poner a Roy Spencer, que veo que explica lo mismo y siempre es muy claro.

La ristra de “tuits”:

Y ahora ya viene la guinda. Les pregunto por el borrado de mis comentarios en su artículo.

Alucina, vecina. El autor del artículo sigue dando guerra por Twitter. De esta guisa:

 

 

¿La subida del nivel del mar está de moda? Oiga, que ya mi abuelo vivió en la misma casa junto la playa en la que yo vivo ahora, y sumando sus recuerdos a los míos le puedo asegurar que el nivel del mar es la movida más aburrida y menos “hablable” que existe. Uno podría suicidarse antes de tener que hablar del nivel del mar basándose en la experiencia. Es el anti tema. ¡Menos apasionante aún que el crecimiento de la yerba! La subida del nivel del mar podría ser una forma poética de definición de la nada. Eres tan inmutable como el nivel del mar. Y así.

La subida del nivel del mar, por lo que hemos podido observar con profunda atención mi abuelo y yo, no existe. Me explico. La amplitud de la marea, típicamente ronda los tres metros. Un día con viento muy muy tranquilo, pongamos 10 Km/h, la altura significativa de las olas es de 1,1m (y la mayor parte de las olas de 0,5m). Cada varias horas hay una ola que es el doble de la ola significativa. Dos metros. Quiero decir que el meneo normal del agua en 12 horas, un día de brisa amable, es de cinco metros. Y de lo que hablan los chicos del cambio climático es de 1,53 mm al año. Desde que mi abuelo compró la casa (1.945) son 10 cm.

Te lo dibujo. La parte que se corresponde al cambio climático acojonante la tengo que poner en rojo para que se note.

mi-abuelo-y-el-nivel-del-mar

¿Se entiende que nunca hablemos del nivel del mar, mi abuelo y yo? ¡Es porque no se ve! Pues añado. Acabo de dejarle la casa a mi nieta en testamento, y pondría la mano en el fuego a que ella seguirá sin hablar del nivel del mar … ¡con sus nietos!

¿Y a qué viene tanta historia y tanta desazón en la prensa? Es porque dicen que se va a acelerar, y será la caraba. El problema es que ya ha habido cambio climático acojonante. ¿No es eso lo que dicen todo el rato? Y la playa de mi abuelo dice, exactamente, cero aceleración.

la-coruna-nivel-del-mar

Y no creas que es un playa especial.  Es lo que ves en todos los casos, si miras estación por estación. Por ejemplo en el enlace de la NOAA que viene abajo.

En realidad, según los modelos y la teoría consensuada ya tendría que haber una aceleración del nivel del mar. Puedes encontrar estudios que dicen ya la han encontrado, lo mismo que puedes encontrar estudios que dicen que ni de broma (en general los más serios). Un cuestión interesante es cuánto tendría que notarse. Por aquella vieja y noble idea, hoy pasada de moda, de comparar los modelos con la playa de mi abuelo.

No es fácil, porque no hay forma de saber con qué predicción comparar. Y predicciones tienen como para montar un zoco turístico en Marrakech.

Vamos a hacer un juego. Que no tiene nada de ciencia pero da una perspectiva bastante decente. Usamos la serie de nivel del mar más prestigiosa hasta el momento (Jevrejeva 2014). E imaginamos el camino más suave para llegar hasta la predicción del zoco. Vaya, con la aceleración más suave y constante, truncando los datos en 1980 para la proyección (en rojo) y usando una polinómica de segundo grado. Queda esto.

27 cm hasta 2.100. Es la parte baja de la predicción del IPCC en 2007. Y lo que sale de un cálculo simple usando asunciones razonables (ver Sommer en las fuentes), y un calentamiento de 3ºC para esa fecha.

subida-nivel-mar-27-cm

Su hubiera esa aceleración, sería completamente normal que no se notara. ¡Pero es que tampoco notarían nada en la playa las nietas de mi nieta! El cambio climático del siguiente gráfico es de 1945 a 2100 (10 + 27 cm).

biznietas--cambio-climatico

Veamos otras predicciones del zoco:

55 cm hasta 2.100. Es la predicción media del IPCC 2013 (0,45 – 0,82) para el escenario más razonable de “business as usual” (RCP6.0). Se ve que las  predicciones del IPCC sufren una inflación -esta sí- acojonante.

subida-nivel-del-mar-55-cm

Aquí ya es un poco más jodido que no se note la aceleración. Es verdad que la medición puede ser muy imprecisa, pero si jugamos a darle mucho margen a la medición, igual ni siquiera sabemos si el mar esta subiendo realmente. Que en la playa de mi abuelo es una hipótesis completamente verosímil. No hemos notado nada.

100 cm hasta 2.100. Es la hipótesis máxima del IPCC 2013. Lo alto del rango en un “escenario” completamente inverosímil (RCP8.5), creado con el único objeto de que los periódicos puedan decir que nos vamos a ahogar todos.

subida-nivel-del-mar-100-cm

Ya digo que es un juego. Pero da perspectiva.

Los alarmistas no lo plantean de una forma tan burda. Inventan modelos de hielo con los que en el futuro llegan cataclismos que todavía no han ocurrido. Que no es más que otra forma de jugar. Y eso son especulaciones terroríficas prodigiosas, no exactamente ciencia en el sentido convencional del término. Podría ser ciencia en el sentido en que lo usan los economistas. Pero nadie le hace caso al futuro de los economistas a cien años. ¡Deberían montar un IPCC, o algo!

Resumiendo. Mi abuelo dice que nones. Y yo estoy con él. El nivel del mar es un problema de ficción, pero no un tema de conversación de gente seria como nosotros.

Fuentes

NOAA (nivel del mar La Coruña y todas):

Tabla de mareas:

IPCC:

Soshana Sommer:

Nos cuenta la noticia Mike Smith en el blog de Judith Curry. Smith es Vicepresidente y Jefe de Innovación Ejecutiva de AccuWheather Enterprise Solutions. Llevan 50 años haciendo predicción meteorológica para el público y para empresas, y posiblemente sea lo mejor y más conocido del ramo.

La noticia es que ha salido la nueva encuesta de la AMS (American Meteorological Society) entre los tele-meteorólogos. Los hombre del tiempo, ahora con frecuencia mujer Mónica.  Tiene morbo, porque la anterior, en 2014, fue bastante poco conveniente para el consenso. Eso crea un aliciente extra en saber cómo evoluciona la opinión del gremio en EEUU.

Por ir al grano rápido y sin tener nervioso al personal:

ams-poll-2014-2017

El gráfico supongo que es obvio pero hay que explicar alguna cosa. Se separan las dos encuestas, 2014 y 2017, como reza.  Y se separa, dentro de los que creen que el calentamiento global existe, los que creen que es principal o exclusivamente causado por los humanos (naranja); de los que creen que es, o a medias. o principalmente natural (verde). La cifra muestra el porcentaje de respuestas en cada caso.

Nota: se puede creer que el calentamiento es principalmente antropogénico (por ejemplo en un 70%), y  que no es un problema. Porque los modelos climáticos, para crear una alarma, le atribuyen un 110% del calentamiento al hombre pecador.

Las respuestas de cada año no suman 100, como debieran. Es porque no han hecho las mismas preguntas, y no se pueden comparar. Por ejemplo, en 2014 se podía responder que no había suficiente evidencia para decantarse por natural / antropogénico (y daba un 20%). Y las del tipo “no sé” también difieren, y por eso no las he podido incluir. Pero con lo que hay se puede comparar bien.

Se ve un descenso entre los que creen que es mayormente culpa de tu buen vivir, aunque no sea espectacular. De 52 a 49. Puede estar en el margen de error (no lo he mirado). Y se ve un aumento espectacular entre los que creen que es la naturaleza. Probablemente una buena parte sea por culpa de eliminar la respuesta “no hay evidencia para decidir”. Y se han decantado por natural. Pero si fuera por eso, y fuera el caso de todos, los que lo ven natural habrían pasado de 36 (16 + 20) a 42. Y eso canta. Mucho.

Merece la pena leer el artículo de Mike Smith. Contentito está con lo sesgado de la presentación y el texto del informe. Y otras guarradas que podréis leer en su artículo. Pero por poner alicientes, avanzo. La AMS lo resume así:

Más del 90% de los hombres del tiempo (weathercaster) indican que el cambio climático está ocurriendo, y aproximadamente el 80% indican que el cambio climático antropogénico está ocurriendo (ver figura 1)

Acojonante. También digo yo eso y los cafres me llaman “negacionista”. El clima cambia, y algo le afecta lo que hace la humanidad. ¿Y? También le afecta lo que hacen los caracoles, y nadie les llama pecadores.

Vamos a dividir la figura 1 que mencionan en categorías reales y no de fantasía. Ese 90% y 80% de la AMS no es más que un engaño. Porque, para sorpresa de las florecillas silvestres y el kindergarten, las academias también mienten cuando se trata de política.

ams-poll-2017

Fuentes

Judith Curry / Mike Smith:

AMS:

Accuweather:

Son unos cachondos los chicos del clima.

Ya hemos comentado muchas veces que la ausencia de aceleración del nivel del mar es crítica. Todo acaba en el mar; tanto el calentamiento que produce el CO2 (o cualquier calentamiento en realidad), como el deshielo de los glaciares. Y los dos fenómenos aumentan su volumen; el primero por expansión del agua, y el segundo por meter más agua en los océanos. Si la causa es el CO2, y vas aumentando la causa con el tiempo, o notas una aceleración en el efecto (el nivel del mar), o algo lo está frenando, y cada vez más. Si la subida del mar no se acelera a pesar de lo que aumenta el CO2, no hay forma de imaginar que el CO2 vaya a ser un problema. Ni en unos años, ni en un futuro muy lejano.

Y ahora, pero no antes, nos cuentan:

Los números no salían. Aunque la tierra se calentara y las glaciares y las banquisas marinas se deshelaran, décadas de datos de satélite parecían mostrar que la subida del nivel del mar se mantenía constante, o incluso declinaba.

Ahora, tras haber estado desconcertados por esta discrepancia durante años, los científicos han identificaod la fuente: un problema de calibración blablabla. Ajustando los datos para eliminar ese error, sugiere que el nivel del mar ha estado realmente subiendo a tasas mayores cada año.

¡Pues menudos pillines,! No han dicho nada de que los números no salían hasta creer poder afirmar que sí cuadran. Lo que te da una muy buena ida de lo que te puedes fiar de esa rama de la ciencia.  O sea, cuando los datos fastidian la teoría, se los callan. Y se ponen a pensar formas de hacerlos coincidir. Pero claro, si sólo piensas en ajustes en el sentido que le conviene  tu teoría, esos ajustes son los que se te van a ocurrir. Y nadie puede asegurar que dentro de otros veinte años no cambien de teoría favorita, y busquen y encuentren los ajustes adecuados para que el mar no se acelere. O lo que toque en ese momento.

Ese es el problema de la idea / disculpa de que la ciencia se va auto-corrigiendo y mejorando. Es perfecto para el caso de una curiosidad académica, pero es suicida para tomar decisiones. Porque lo que necesitas es el conocimiento, el dato, que ya no va a seguir mejorando. Para lanzarte a tomar decisiones necesitas saber si el mar el mar se acelera, y tener una idea razonablemente aproximada. Y sólo lo podrás saber cuando el conocimiento deje de mejorar — y por tanto de cambiar. ¡Porque no sabes lo que deparará la próxima mejora!

Hay más problemas.

Que vean una aceleración es necesario pero en absoluto suficiente para el cuento de miedo. Están hablando de la medición desde satélites, no las de las estaciones costeras, y es muy corta. Desde 1993. Pero por lo que se miden en las costas (y lo transforman a un cálculo global), se sabe el nivel del mar va a ciclos.

jevrejeva-aceleraciones

El IPCC en su último informe (2013):

ipcc-ar5-sea-level-rise

Lo que están diciendo ahora con el nuevo ajuste:

El equipo de Nerem calcula que la tasa de subida de nivel del mar se ha incrementado desde 1,8 mm / año en 1993 hasta aproximadamente 3,9 mm / año hoy, como consecuencia del calentamiento global.

Y parece espectacular. ¡Se ha doblado la tasa en 24 años! Pero a juzgar por lo que miden las estaciones costeras esa variación no sólo no es espectacular, sino que es lo normal. Por ejemplo, si tomamos la tasa de cambio anual en 15 años (no en un sólo año) de las estaciones costeras, vemos que lo normal son aceleraciones desde poco más de cero a cuatro milímetros año, seguidas de desaceleraciones comparables. Con una media de unos 2 mm / año, o algo menos.

jevrejeva-slr-trens-15-yrs

Los ajustadores están muy contentos, porque dicen que si el nivel del mar sigue acelerándose como acaban de descubrir (o inventar) que lo ha hecho entre 1993 y 2016, para fin de siglo podría ganar 75 cm. Pero no dicen (en la noticia, el “paper” no está publicado todavía) que eso no significa nada en el contexto del siglo pasado y las mediciones costeras. (Si proyectas las estaciones costeras, darían unos 20 cm. en un siglo).

El cuento del clima es así. Los científicos no suelen decir mentiras; pero la parte importante siempre es lo que NO dicen. En el caso de esta noticia, lo que no decían antes (que los números no cuadraban), y lo que no dicen ahora (que los números de ahora tampoco no significan nada).

Podemos verlo en el contexto de las mediciones costeras. Si añadimos lo que están diciendo, al cuadro de las tasas de subida de nivel del mar costeras, quedaría como el punto rosa (unos 3,9 mm/año). Nada nuevo bajo el sol.

jevrejeva-con-ajustes-sats

Fuentes

Nature:

WUWT:

Jevrejeva:

 

 

Ha habido estos días una curiosa movida que no hemos comentado. No ha sido única, pero sí la guinda de un pastel novedoso. La crítica por parte de los científicos alarmistas del clima … ¡a los artículos alarmistas! Digamos a aquello que ahora (y no antes) consideran alarmismo excesivo. Judith Curry señala muy bien la diferencia a este respecto entre la era Obama y la era Trump.

Ha habido varias situaciones, incluyendo una del -hasta ahora- vaca sagrada Stephen Hawking. Pero la más llamativa ha sido un artículo en el New York Times, en el que la tierra se hace inhabitable de aquí a fin de siglo.

Tomemos la respuesta del dr. Michael E Mann, el más característico (el más desvergonzado y activista) de entre los alarmistas. Es en el Washington Post. El título lo dice todo.

michael-e-mann

Pero tal vez lo más interesante es lo que no dice. Por ejemplo, cómo enfocar el análisis de los distintos “peor caso” posibles. ¿Hasta dónde nos puede llegar a hacer daño el clima; sea por causas naturales, antropogénicas, o por una malhadada conjugación de ambas? ¿En qué tipo de plazos se pueden esperar escenarios más o menos apocalípticos? Obviamente, una entrada a pico en la siguiente glaciación debería ser uno de los principales temas de estudio de una ciencia del clima digna de ese nombre. Es algo que sabemos que pasa, y que -al menos a primera vista- tiene pinta de estar en capilla. Y un termagedón por calentamiento antropogénico parece digno de estudio. Puede que no llegues a nada, o a concluir que no es posible, pero habrás aprendido cosas por el camino.

Así plantea Curry lo de estos artículos alarmistas extremos. ¿Por qué no lo estudiamos?

Basada en todo lo que he visto, es difícil concluir que un cambio climático antropogénico es un problema de “ruina” en la escala temporal del siglo XXI. Pero el cambio climático es interesante e importante, independientemente de si la humanidad es el factor dominante o no.

Para progresar en esto necesitamos entender mejor los bandazos y cambios abruptos en el clima.

Buena diferencia, porque eso es justamente lo que no necesita la “ciencia del clima” digamos “no-negacionista” (los alarmistas). Lo que sí les interesa lo deja muy muy claro Mickey Mann.

Algunos parecen creer que la gente necesita ser impactada y asustada para conseguir que se impliquen con el cambo climático. Pero la investigación muestra que las emociones más motivadoras son la preocupación, el interés y la esperanza.

Acojonante. ¿Esto qué es? ¿Un científico … o un psicólogo, un político, y un fanático al mismo tiempo? Acaba de describir las herramientas de la demagogia. Sólo le falta la ira, que aunque no propone en público sí se dedica a provocar con todo el tesón.

Y ojo, que esta gente tiene muchísima costumbre de llamar la atención y presionar a los periodistas, tratando de dirigir la orquesta.

Ahora están apareciendo en la prensa respetable narrativas de terror, aunque de una variedad más sutil y equilibrada, escritas por periodistas por lo demás capaces y razonables.

No te salgas del redil, que te meto en la lista negra de The Team y no vuelves a tener una entrevista ni a jamarte un colín.

Curry sí tiene un enfoque científico:

Para entender el riesgo del cambio climático y decidir “si” y “qué” acción, necesitamos aceptar que no sabemos cómo va a ser el clima del siglo XXI (Incertidumbre Profunda, muchachos). Cuatro posibilidades:

  1. Es posible que el cambio antropogénico sea engullido por una variabilidad natural mucho mayor.
  2. Es posible / verosímil que la sensibilidad del clima esté en la parte baja del margen del IPCC (1-1,5ºC), con un ligero deslizamiento de calentamiento antropogénico sobreimpuesto en una variabilidad natural mucho mayor.
  3. Es posible / verosímil que las proyecciones del ICCP sean realmente correctas (acertadas por las razones equivocadas; hay demasiado desastre en los modelos para que tengan credibilidad, IMO)
  4. Es posible que el CGA y la variabilidad natural puedan conspirar para causar resultados catastróficos.

No podemos poner probabilidades a estos posibles escenarios, las incertidumbres son demasiado profundas. Podemos especular sobre las posibilidades relativas, pero no lo sabemos y habrá un amplio desacuerdo.  A pesar del IPCC negociado, yo no considero ni una gota más probable #3 que 2#. Hay algunos que consideran #1 lo más probable. Aparte de grupos de activismo dando bombo a la alarma, no ha habido mucha atención seria a #4.

Yo creo que es obvio que no les interesa. Algunos alarmistas sostienen que la incertidumbre es mayor motivo de precaución. Taleb se sube a ese carro. Pero olvidan que la incertidumbre circula lo mismo hacia el futuro que hacia el pasado, e incertidumbre en el pasado implica incertidumbre en la atribución del calentamiento a las emisiones de gases invernadero. Por eso los Mickey Mann, que son fanáticos pero no son tontos, no quieren saber nada de incertidumbre en los modelos, si esa incertidumbre puede venir por el lado de la variabilidad natural. Porque se iría a tomar por flai la historia de que estamos seguros al 95% de que la mayor parte del calentamiento observado desde mitad del siglo XX se debe a las emisiones de CO2 (IPCC).

Por eso estamos ante un cuento. Una virguería perfectamente montada y encadenada para conducir a una acción predeterminada. Y todo lo que no encaje en la narrativa queda automáticamente descartado. ¡Incluso el alarmismo extremo! Bueno, ahora; cuando Obama era distinto. Pero siempre es política. Tiene que ver con impulsar acción, no con adquirir conocimiento.

Muy recomendable el artículo de Curry:

Fuentes

Judith Cury:

New York Times:

Washington Post (el falso Premio Nobel Michael E Mann):

Hay un ejercicio que se enseña muy poco, y se practica casi nada. Pero es la base de la racionalidad. Trasladar tu esquema favorito del momento a otras circunstancias comparables, para ver si tiene una validez general o es un capricho para un caso. Pongamos un ejemplo. El cuento del clima lo tiene todo.

Los alarmistas se hartan de decir que se trata de leyes físicas elementales, conocidas desde el siglo XIX. Y es verdad, nadie lo niega. Arrhenius planteó correctamente el efecto de calentamiento del CO2 en la atmósfera en 1894. Su fórmula y su idea se sigue usando, aunque no el factor multiplicador (la cantidad precisa que calienta el CO2). Pero ya desde entonces prácticamente ningún científico dudaba del asunto. Un consenso como el de ahora. En ese sentido la circunstancia es la misma; se sabe que el CO2 calienta; no se sabe cuánto.

Arrhenius pensaba que la temperatura del aire aumentaría unos 5 ó 6 grados por doblar la cantidad de CO2. En 1938, Callendar hizo unas mediciones y cálculos mucho más finos, y llegó a la conclusión de que la temperatura aumentaría en unos 1,7ºC en la misma circunstancia de doblar el CO2. Y pensaba que era un efecto muy bueno, y que hacíamos muy bien tirando CO2 al aire. Porque las plantas (y la vida entera) lo agradecen; y porque un poco más de calor es mejor que un poco más de frío. Siempre hay el mosqueo de la glaciación pendiente, o de otra Pequeña Edad de Hielo como la que hubo entre (más o menos) 1600 y 1850.

patinando-tamesis

Támesis, hacia los años citados de Arrhenius.

¿Sorprendido? ¡La discusión no ha cambiado nada en cien años! Los alarmistas piensan que es posible la cifra de Arrhenius (aunque no la más probable), y los llamados “negacionistas” creen que la cifra de Callendar era la razonablemente correcta.

Hagamos la operación propuesta; el ejercicio racional saludable. Imaginemos que el kindergarten posmoderno imperara en la época de Arrhenius tal como lo hace hoy. ¿Qué ocurriría? Habría un consenso en que el CO2 calienta, y un disenso sobre cuánto calienta. ¡Como hoy! Y la eterna infancia diría que el principio de precaución obliga a dejar de emitir CO2 urgentemente. Calentamiento es pecado, como todo el mundo puede comprender.

La relación entre el CO2 y la temperatura es muy debatible, pero su relación con la riqueza no lo es en absoluto. Y no por esta correlación que se muestra, sino porque entendemos el efecto de la disponibilidad y el precio de la energía en la riqueza.

gdp-co2-arrhenius

Si en la época entre Arrhenius y Callendar hubiera habido una mentalidad de kindergarten posmoderno, hubieran montado un IPCC y un cuento aterrador, pretendiendo cortar las emisiones de CO2 lo más rápidamente posible. Podrían decir exactamente las mismas cosas que dicen ahora.

  • ¡Nunca ha habido tanto CO2 durante la existencia de la humanidad!
  • ¡Tiene un crecimiento absolutamente sin precedentes!
  • ¡El calentamiento es inevitable, y así lo dice el formidable consenso científico que tenemos!
  • ¡El nivel del mar va a subir!
  • ¡Es necesario dejar de emitir CO2 de inmediato!
  • ¡Llega el fin del mundo!

Todo eso se podía pensar con tanta propiedad entonces como ahora. La diferencia es que ahora hay más kindergarten, y  por tanto menos gente que se atreva a soltar una carcajada.

Si hubieran tenido éxito -y es muy dudoso que incluso ahora lo vayan a tener- hubiera ocurrido lo de este gráfico. Imaginemos que hubieran empezado la campaña cuando Arrhenius, y lograran cortar las emisiones cuando Callendar.

gdp-co2-arrhenius-2

¿Qué le hubiera pasado a la riqueza per capita (la línea azul)? Pues que hoy, en vez de una riqueza de siete mil, tendríamos una pobreza de dos mil. Y nos hubiéramos ahorrado medio o tres cuartos de grado — y en el caso de que el calentamiento sea todo por el CO2, y nada por causas naturales. Pero lo de ahorrase esas décimas de grado es una idea absurda. Porque el clima es mejor hoy, con un poquito más de calor, y porque el CO2 está haciendo mucho bien. El que no se haya enterado, clic en la imagen.

reverdecimiento-del-planeta-2.png

No; no sería empobrecerse para evitar algo malo, sino para evitar algo bueno. El colmo.

¿Y el nivel del mar? Sí, ha subido. A una tasa como la actual, desde entonces. ¿Cuántos se han ahogado? ¿Cuántas islas han desparecido?

callendar-nivel-del-mar

islas-pacifico-desaparecen-absoluto

(Clic en el gráfico para fuentes, etc.)

Nota obvia. Un kindergarten igual que el de ahora, en 1890 hubiera asegurado que todo cambio producido por el hombre pecador en la naturaleza ha de ser necesariamente malo. Y seguro que hoy hay menos rinocerontes. Pero tú, querido alarmista, ¿quieres cambiarte por la España de 1890 para que haya más rinocerontes? No contestes, es una pregunta retórica. Porque lo de tres veces más pobre es una media global. En el caso de España u otros países europeos debe andar cerca de diez veces más pobre.

Cierto; aunque los casos son comparables en sus parámetros generales, nadie puede saber que lo que ocurrió en el pasado se vaya a repetir en el futuro. Ni de forma igual, ni siquiera parecida. Pero la comparación sí nos muestra perfectamente que las niñerías tienen consecuencias, y precio. Y si nos ponemos a largar principios de precaución a discreción, espero que valga tanto la precaución por los humanos como la precaución por los osos polares. A los que por otra parte les va de cine.

En negro dos de los icebergs que suelen desprenderse de la Antártida. Vaya, una idea de su superficie. El de 2017, tamaño Delaware, que venden como el mayor de la historia, de la galaxia, o no sé que. Y el de 1956, que es unas cuántas veces mayor. Cinco  y pico veces mayor.

larsen-tamano

Lo cuenta la prensa de la época, que lo compara con Massachusetts + Connecticut.

Como siempre que se trata de prensa de época, lo ha descubierto Tony Heller (Steve Goddard).

Fuentes

Heller:

Ejemplo de cantamañanas climático:

Agradecimiento, @velardedaoiz: