Luis Ignacio Gómez (robado)

No les voy a mendigar su voto, pero permítanme que exprese en voz alta un par de cosas.

La calidad de un blog no se mide en función de los premios que tiene, sino en función de los lectores fieles que acuden a diario a leer ideas o compartir las suyas (esto último es lo que más nos gusta, por cierto) De todos modos no está nada mal para el ego de cualquier sufrido bloguero una medallita de vez en cuando. Yo, en los tiempos en que llevaba “Desde el exilio” en solitario, presenté la candidatura de este blog a más de un premio. Buscaba mi trocito de medalla, el reconocimiento a mi trabajo … la adulación desinteresada?

Hoy “Desde el exilio” es un blog maduro, con un elenco de colaboradores envidiable y envidiado (lo se de buena tinta) por cualquier otro blog colectivo en lengua española. Recibimos nuestro premio cada día: más de 1500 lectores acuden diariamente a leer nuestros artículos. Algunos de ellos nos siguen a través del feed RSS (1.060 suscriptores), otros por suscripción de e-mail (97 suscriptores), o vía Facebook(1.008), o vía Twitter (609) y, últimamente, vía Google+ también (137 y creciendo). No olvido a quienes nos encuentran en -digamos lo que digamos, el mejor agregador liberal jamás fundado- Red Liberal, que no son pocos. Si no han olvidado las matemáticas de primaria se darán cuenta que muchos de nuestros lectores nos siguen en todas partes. Gracias, a eso lo llamo yo fidelidad. Gracias. Y ese es el mejor premio que recibimos a diario quienes aquí escribimos.

Ya hace años que no presentábamos oficialmente nuestra candidatura a ningún premio, pero el otro día, mirando de dónde provenían las visitas al blog, vi que mucha gente nos estaba votando en los Premios Bitácoras 2012, al que no nos habíamos presentado! Y no debían de ser pocos los votos, porque la posición no era mala en dos categorías: Mejor Blog Periodístico y Mejor Blog de Ciencia. A dia de hoy, encontramos “Desde el exilio” en la 30. posición entre los blogs de ciencia y en la 25. posición entre los blogs periodísticos.  Quieren que les diga la verdad? Estoy anonadado y sorprendido. No me lo esperaba. Seguramente con sus votos (click sobre el botón, han de estar registrados en Bitácoras.com)

podremos subir un par de peldaños en esa “clasificación”, en las dos. Estoy seguro que el esfuerzo informativo de Manuel Fernández sobre la catástrofe de Fukushima y la energía nuclear, de Ijon Tichysobre los desmanes de nuestras políticas energéticas, de Mill sobre la economía nacional, la visión felina sobre las noticias de actualidad de Daoiz y Burrhus (nuestro elefante neocon) o el academicista sesgo del trabajo de Antonio VegasSefuela o Mikel Buesa no pasan desapercibidos nunca. Periodismo de verdad aunque no sean periodistas.

Sigue en DEE –>

 

Ejemplo para “V” y “Tmpd”:

Sordera relativa, porque la alternativa a la blogosfera es que sólo oyes, (a) lo que quieres oir, y (b) lo que quiere el poder y /o los empresarios del ramo. Pero es sordera en el sentido de que no oyes lo que hay. Y en este caso, el de los blogs sin comentarios, conviertes el blog en un sistema de publicación como de antes de internet, pero gratis. O cutre.

Viene de una entrada de Eduardo Zugasti en su Revolución Naturalista [–>]. Aparentemente contento, porque como él ha cerrado los comentarios en su blog, señala con alegría el cabreo de Peter Turchin, con la blogosfera. Turchin [–>] es un científico que modeliza la dinámica de las sociedades, y tiene un blog donde ha protestado por la respuesta en internet a su última publicación en Nature.

Zugasti se olvida de señalar que Turchin no ha cerrado los comentarios en su blog, y, más importante, que no limita el problema a la blogosfera:

Aunque ciertamente no esperamos del habitante típico del la blogosfera que se moleste en consultar las fuentes, ¿podríamos esperar algo mejor de los científicos? Aparentemente no. Siento señalar a Massimo Pigliucci, que es un colega apreciado, pero  esto es lo que dijo … [–>]

En resumen, que Turchin acaba de publicar en Nature, y tiene un cabreo notable por las reacciones suscitadas, según él completamente desinformadas. Las reacciones en internet, en la prensa, y en otros científicos. Pero Zugasti lo convierte en algo completamente diferente:

Cliodinámica es el nombre de lo que hace Turchin. Viene de Clio diosa de la Historia, y de sus modelizaciones matemáticas examinando series temporales. Con tesis curiosas, como ciclos de violencia cada 50 años, sobreimpuestos a una tendencia secular. A primera vista tiene todas las papeletas de ciencia basura, pero a saber.

No puedo entresacar del blog de Zugasti, porque lo prohíbe expresamente. Pero sí puedo usar otra cita que hace de Turchin, porque no es suya, y la copio del original. (Sí, sin pedir permiso. Cualquier cenutrio sabe que no “robo” nada, sino, con suerte, puedo ampliar la difusión de Turchin. O sea, si acaso, un favor).

No hay novedad, todos sabemos que la blogosfera es mayormente – por decirlo amablemente, un montón de basura.

Me interesa la idea, que es cierta. Olvidemos la distorsión de Zugasti, y veamos qué se puede sacar de la idea, completamente cierta, y universalmente comprobada, de que la blogosfera es fundamentalmente basura.

Lo primero que se me ocurre es la sorpresa de que cause sorpresa. Por ejemplo, también se puede decir que la comunicación humana es, por decirlo amablemente, un montón de basura. Sin que nadie se sorprenda, ni cierre definitivamente los canales de comunicación. Dos verduleras en plena gresca en un mercado medieval es “comunicación humana”. Pero eso no impide que también lo sea Albert Einstein poniéndole discos a Jerome Weidman, para “abrir un fragmento más de la frontera de la belleza” [–>]. Blogosfera no quiere decir nada. O es algo tan amplio como puede ser “humanidad”.

Hay otra cosa que sí puedo “robar” del blog de Zugasti, porque tampoco es suya. La usa en la explicación de por qué cerró los comentarios, como muestra de que “no está solo”

Ni idea de si es un “blogging” más feliz. Pero si hemos quedado en que la mayor parte de la blogosfera es basura, así como la mayor parte de la comunicación humana, no sé yo si eso de “no estar solo” es un consuelo muy grande.

Os ahorraré la historia de la capacidad de facilitar la colaboración y el pensamiento en grupo de internet, que hoy se ha realojado fundamentalmente en blogs. Pero tal vez no sobre decir que yo solía leer el blog de Eduardo. Tal vez puse dos o tres comentarios en un par de años – y espero que no molestaran ni cansaran demasiado. No es que lo leyera a diario, no son “mis temas”, pero sí semanal o quincenalmente. Hasta que cerró los comentarios. ¿Por qué dejar de leerlo, si prácticamente yo no comentaba? Porque desde que hay blogs, y buenos blogs, el comentario sin contrastes no vale nada, si no eres especialista en el asunto. Y aun si lo eres vale mucho menos, porque otro puede ver el matiz que ni tú ni el autor habíais visto.

Si hay la posibilidad de contrastes, y luego el contraste no llega, al menos sabes que el autor tiene la suficiente seguridad como para defender lo que dice. Puedes hasta probar tú mismo. Si hay contraste, además te enteras de mucho más de lo que hay en la pura entrada, a poco que sean relevantes. Pero si no hay la posibilidad, y con todo lo que hay por ahí para aprender, y disfrutar, lo normal es que no pierdas el tiempo. Y ese es, yo creo, el drama de la prensa supuestamente de calidad.

Es verdad que puede ser difícil, y que necesita dedicación. Especialmente si los temas rozan las ideologías. Pero algunos lo consiguen. Y un blog sin comentarios, tal vez produzca el secreto de la felicidad (no lo sé, no lo conozco), pero solo es una publicación muy, muy barata.

Turchin, en cambio, sí parece haberlo entendido. Por mucho que Zugasti lo use en apoyo de su decisión. Al menos a juzgar porque sigue con los comentarios, y por el logo de su blog:

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/


Parece difícil que el IPCC pueda sobrevivir a la tormenta en la que se ha metido. Pero, sin IPCC, ¿sobreviviría la fantástica idea del fin de mundo por cuenta del CO2 y el calentamiento global? Tampoco suena fácil, puesto que es una criatura  inventada, cuidada, y mantenida por el IPCC.

Las noticias y escándalos referentes al órgano de gobierno mundial del clima están viniendo tan rápido que es difícil seguirlas. Pero antes de mirarlo, y para tener un poco de perspectiva hagámonos cargo de qué hace el IPCC:

El IPCC analiza la información científica, técnica y socioeconómica relevante para la comprensión de los elementos científicos relativos al cambio climático de orígen antropogénico así como sus posibles repercusiones, riesgos y sus posibilidades de atenuación y de adaptación al mismo.

La comprensión … del cambio climático … de origen antropogénico, así como sus repercusiones.

¡Coño!, ¿y si no hubiera un cambio climático antropogénico digno de mención, o no fuera alarmante? Entonces el IPCC no tendría motivo de ser. Pero recordemos al filósofo:

Conatus quo unaquæque res in suo esse perseverare conatur, nihil est præter ipsius rei actualem essentiam. (Spinoza)

El esfuerzo con que cada cosa intenta perseverar en su ser no es nada distinto de la esencia actual de la cosa misma

Y recordemos al sentido común. Lo primero que hará cualquier organismo recién creado es preocuparse de establecer las condiciones que lo hagan imprescindible, y esa será ya para siempre la guía de todos sus actos.

¿Aceptamos las enseñanzas de la filosofía y las de sentido común? Pues entonces no hay más narices que prever que el IPCC tiene el deber ontológico de convencernos de un gran problema con el CO2 y el clima. Que lo haya, o no lo haya, está fuera de la cuestión. La función del IPCC es convencernos de que lo hay, con total independencia de lo que indique la realidad. ¿Y nos vamos a llevar las manos a la cabeza cuando resulta hacer exactamente eso? Es absurdo. Por lo que habría que mosquearse es por haber aceptado crear un IPCC con una función descrita así. Y por que los mastuerzos que nos gobiernan, más los asnos que nos dejamos gobernar, nos tomemos el circo como si estuviéramos hablando en serio.

¿Y el IPCC-Gate? Una avalancha. Primero el Climate-Gate, que nos mostró a los principales científicos del IPCC pervirtiendo el sistema de literatura científica revisada, para sesgarlo a favos de su tesis. Después fue Pachauri y sus dineros, donde se vió el gran aprovechamiento personal que il capo di tutti capi le saca al asunto. Hace muy poco fue el escándalo de la mentira de los glaciares del Himalaya, que hoy avanza. No basta que se sacaran de la gorra el dato de la desaparición del hielo. Resulta que sabían que era un dato falso, pero les pareció conveniente ponerlo para ayudar a los políticos a tomar las decisiones que tienen que tomar:

Daily Mail –>:

En una entrevista con el The Mail on Sunday, El dr. Lal, autor jefe del informe sobre Asia del IPCC, dijo: “Estaba relacionado con varios países y susu recursos de agua. Pensamos que si podíamos destacarlo (la mentira de los glaciares), impresionaría a los responsables políticos y les impulsaría a tomar medidas concretas.

¿Soprendente? Solo un imécil, o un cínico, pueden sorprenderse. Porque no estamos más que ante un organismo perseverando en su ser. Lo que hacen los organismos. Pero ahora hay muchos que dicen haberse caído del guindo, como Geoffrey Lean, el corresponsal de medio ambiente más veterano del Reino Unido, pidiendo la destitución de Pachauri [–>].  ¿Y qué tendrá que ver Pachauri con esta historia? Él solo es el jeta de turno, pero no es el problema. Si lo quitas -y mucho mejor sería encarcelarlo, no conseguirás más que cambiar de caradura. Cuando lo que hay que quitar es el causante del timo: el IPCC.

Pues si no bastaban estos motivos para desmantelar el maldito IPCC, ya están saliendo más. por ejemplo en el TimesOnLine:

Naciones Unidas relacionó erróneamente el calentamiento global con los desastres naturales.

El IPCC se enfrenta a otra controversiapor relacionar equivocadamente el calentamiento global con un incremento en el número y severidad de los desastres naturales como los huracanes y las inundaciones.

Basaron sus afirmaciones en un informa sin publicar que no había sido objeto del escrutinio científico rutinario -e ignoraron los avisos de consejeros científicos de que la evidencia que establecía la relación era demasiado débil. Los propios autores del informe retiraron posteriormente  la conclusión, porque vieron que las pruebas no tenían la consistencia suficiente. [–>]

Ojo, fueron los autores del informe los que retiraron las conclusiones al publicarlo definitivamente. Pero el IPCC no lo retiró de los suyos, y prefirió seguir perseverando en el ser, y tratar de convencernos de que el cambio climático nos está afectando ya. Al final, se convirtió en uno de los asuntos centrales de la tenida fracasada de Copenhague, donde algunos pedían 100 mil millones de dólares a los culpables principales de las emisiones (nosotros), a cuenta de los desastres naturales que según el IPCC les habíamos causado.

Sátira del Times of India

Conviene que la próxima vez que oigas las siglas IPCC te acuerdes de estas cosas. Una solución sería que nombren a Ruiz de Elvira, esa broma de El Mundo [–>], a cambio de Pachauri. Por lo menos, que se forre un español ;).

Documentación (cosas nuevas):

Roger Pielke Jr. nos muestra otro pufo del IPCC con los desastres naturales.

WUWT caza a la NASA reescribiendo la historia. Purgan su página web del cuento de los glaciares, al que ellos le habían añadido leña rebajando el desastre a 2030:

Donna Laframboise (Noconsensus.org). Docenas de citaciones de WWF -que no es “peer-reviewed”, en el IPCC AR4 (el último, de 2007):

WUWT. Dr North: Pachauri debe dimitir, su posición es insostenible:

Carta de dimisión del dr. Chris Landsea del IPCC en 2005, precisamente por la coña de la falsa relación de los huracanes y el calentamiento global:

blogosferaAcaban de celebrarase los Premios de Blogs 2008 [–>], divididos en varias categorías. Merece la pena ver los resultados y comentarlos, porque se pueden sacar algunas conclusiones interesantes sobre la blogosfera participativa.

Sigue siendo un mundo muy minoritario dentro de la web. Una cosa son los “clicks” que reciba un blog, y otra cosa son los lectores de verdad. Porque muchos lectores “clickan” varias veces al día, para ir siguiendo la conversación, o ver si alguien ha puesto una novedad ajena a la conversación, etc.  Y los premios, donde se ve cuantos lectores se animan al fácil trabajo de votar, es una forma de ver cuantos seguidores reales tienen los blogs.

Son muy pocos comparados con las webs de éxito, por ejemplo los periódicos digitales. Sobre todo me parecen muy pocos si se tiene en cuenta la influencia que pueden llegar a tener. Porque es relativamente frecuente que un blog de éxito sea citado como fuente de interés y dé origen a un tema en los medios principales. Y no solo en la prensa digital, sino también en la de papel.  Comentaré luego del caso que más conozco, que es el de “cambio climático”.

Otro detalle que nos puede dar el resultado de estos premios es qué cosas interesan más en la blogosfera. Y ahí se nota mucho la masificación de internet, porque comparado con hace unos años, cuando nació la cosa con las “BBS” y “Usenet”, se ve como las materias de mayor interés se han desplazado del mundo informático y tecnológico que predominaba antes, -los freaks, por entendernos-, a la política, la información y ciencia general, la guerra de Oriente Medio, la comida, los animales caseros, la moda, los rumores.

Los resultados que me parecen más dignos de destacar. Como el sistema de votación ha sido bastante especial, una semana entera, cada ordenador podía votar una vez al día en cada categoría, siete votos en total por categoría, he dividido los resultados por siete, para averiguar -más o menos- el número de seguidores de cada blog ganador:

Y el aspecto internacional:

Una nota idiomática sobre esta sección internacional. Todos los blogs son en inglés, salvo 8 de los diez de la sección “Best latino, Caribbean, or South American blog”, que son en español. Así que la única posibilidad de participar en premios así, para cualquier habitante de Vasquilandia, es hacerlo en inglés, o en español en la sección “Best latino”.  Se ve que es imprescindible que aprendamos vascuence a toda pastilla.

Puedo comentar el caso que conozco mejor, el de la categoría de Best Science Blog . Y dar fe de que es una sección donde se ven dos fenómenos a destacar: el gran nivel de los blogs, y la politicación de la ciencia.

Por el sistema de estos premios, en la final compiten diez blogs. No conozco el sistema de votación por el cual se eligen a los diez finalistas. Y como decía, la votación de la final ocurre durante una semana, en la que cada ordenador puede votar a un blog cada día. En esta sección de ciencia acabaron en la final tres blogs sobre cambio climático. Dos de la vertiente “escéptica”, y uno de la “alarmista”. Y hay poca discusión de que son de los mejores blogs de cambio climático. En los tres participan algunos científicos muy relevantes en la materia, y los tres han sido creados por gente que ha hecho trabajos importantes respecto a la discusión climática. Y es interesantísimo porque en parte se están usando estos blogs como sistema alternativo a las revistas científicas “peer reviewed”, demasiado controladas por el “estabishment” burocrático. Está ocurriendo que un científico o un estadístico propone un tesis en un blog,  y la discusión posterior le sirve para corregir errores y hacer mejoras, u olvidarse de la tesis. Y también se están usando para la recogida y control de datos, por ejemplo los de los termómetros de superficie, y la situación de las garitas que los contienen. O sea, un lujazo.

Pero … la politización. Como se puede votar siete veces a lo largo de la semana, bastó con ver el resultado del primer día, para que la mayoría de la gente cambiara su voto de su blog favorito, al que tenía más posibilidades dentro de su opción preferida “alarmismo / escepticismo”. Sobre todo los “alarmistas”, que viendo que su blog sobre cambio climático no podía ganar, pasaron a votar a otro blog de ciencia general que está de acuerdo con el “alarmismo”, pero no es un blog sobre clima. Ni siquiera me parece que se pueda considerar un blog muy de ciencia, porque su actividad principal es hacer campaña pro ateísmo. Y también los “escépticos” primaron al que primero destacó de los suyos. Al final ganó uno de los blogs “escépticos” (37,2%), segundo el de ciencia general (32,5%), y tercero el segundo de los blogs escépticos (10,9%). El único blog “alarmista” propiamente sobre clima quedó fatal con un 3,8%.

Se puede entonces confirmar que en la parte de la blogosfera interesada en ciencia,  de “consenso” no hay nada de nada.

best_science_blog