Por todas partes se puede ver que “la ciencia dice” que los arrecifes de coral están muy amenazados, y sufriendo ya por el cambio climático. Por dos motivos; por el cambio de temperatura del mar, y por la acidificación que produce más CO2 en el agua. Y te citan docenas de estudios que lo “demuestran”. No puedes leerlos todos, pero sí catas unos pocos, y te das cuenta de que no son más que contorsiones intelectuales jugando con unos pocos detalles de un sistema del que hay más factores que se desconocen que los que se conocen.

Y sin embargo, cualquiera ve, navegando por el Pacífico, que hay los mismos corales (en apariencia) en aguas con diferencias de temperaturas de cerca de diez grados. Tanto en el sentido de sur a norte, por ejemplo en la Gran Barrera de Coral de Australia, como en sentido este a oeste, por ejemplo entre Galápagos y Nueva Guinea. Y que en ese rango de unos 20 a 30 grados, donde más coral hay es en las aguas más calientes.

Respecto a la acidificación, también ocurre que la variación natural, estacional o geográfica, es mucho mayor que lo que le quieran achacar e imaginar al CO2. Así que es imposible que el cambio climático está afectando al coral por el calor y la acidificación, y no importa cuántos estudios – gimnasia quieran presentar al respecto. Simplemente, no se sostiene. Pero el gran problema es que si le achacan esa payasada a “la ciencia”, la gente acaba pensando que la ciencia es una broma.

Y luego pasa lo que pasa. Que te encuentras con novedosos estudios, que, ¡oh sorpresa!, encuentran lo que cualquier torero bombero ha sabido desde siempre (clic para llegar):

¡Vaya por Dios! Resulta que los corales sobrevivían tan tranquilamente la transición entre las glaciaciones y los interglaciares (lo que llevan mal es el frío), y ahora “la ciencia” se sorprende y opina que es probable que también sobrevivan al cambio climático que pueda haber en adelante. Acojonante.

Por otra parte no dicen más que lo que cualquiera con dos dedos de frente, de sentido común, y de capacidad de observación, ha dicho todo el rato. Que sí hay mucho coral con problemas en el mundo, y sí tiene que ver con la actividad humana, pero no tiene nada que ver con el CO2. Es por la polución marina, por la sobrepesca, por el malatrato físico, y muchos otros descuidos. Pero si nos dedicamos a mirar el CO2, no haremos nada en favor del coral.

Total, una gran novedad:

  • We chose the iconic Great Barrier Reef because water temperature varies by 8-9 degrees along its full length from summer to winter, and because there are wide local variations in pH. In other words, its natural gradients encompass the sorts of conditions that will apply several decades from now under business-as-usual greenhouse gas emissions.
  • This study has given us a more detailed understanding of the sorts of changes that could take place as the world’s oceans gradually warm and acidify.
  • “And it has increased our optimism about the ability of coral reef systems to respond to the sorts of changes they are likely to experience under foreseeable climate change.”
  • The good news from the research, says Professor Hughes, is that complete reef wipeouts appear unlikely due to temperature and pH alone.
  • “However, in many parts of the world, coral reefs are also threatened by much more local impacts, especially by pollution and over-fishing. We need to address all of the threats, including climate change, to give coral reefs a fighting chance for the future.”

Fuente, LiveScience.com:

Es un poyaque inevitable. Si rescato aquí la vieja web sobre los atolones, y una de las temáticas del sitio es el “cambio climático”, parece obligado añadirle una entrada sobre los atolones y el calentamiento global.

Todos hemos visto montones de noticias referentes a que uno de los peores problemas del “cambio climático” es la subida del nivel del mar. Y que dentro de la catástrofe, lo más inmediato y preocupante es la desaparición de las islas bajas del Pacífico (atolones). Como siempre, juegan con la ignorancia de la prensa, a la que le meten gol tras gol. Los atolones, cuentan, ya están desapareciendo bajo las aguas, y tenemos encima un problema de “refugiados climáticos” a los que atender. ¿Algún periodista podría preguntarse qué atolones están (supuestamente) desapareciendo, y, sobre todo, si acaso hay muchos cuyo peligro nadie menciona? Siempre se citan los mismos en peligro. Tuvalu, Kiribaty, algunas islas de Micronesia, y los jetas de las Maldivas.

Pero no se preguntan qué pasa con todos los atolones que no menciona nadie. Son muchos más. Por ejemplo todo los los da la Polinesia Francesa. Desde el archipiélago de Tuamotu, donde hay más de 80 atolones, hasta Bora-Bora, con todos sus hoteles a base de bungalows-palafitos que nadie piensa que se estén hundiendo.

O las Cook Islands, otro porrón de atolones, gestionados por Nueva Zelanda. O, relativamente cerca de las Maldivas, al archipiélago de Chagos, donde está la base militar de Diego García, una de las más importantes instalaciones estratégicas navales y aéreas de la US Navy.

Como sabe todo el que se haya preocupado por enterarse (los periodistas no, por favor), los atolones son islas dinámicas. El coral va creciendo hasta que alcanza el nivel del mar, de la marea alta, que no puede sobrepasar. Y sobre el coral se acumula arena, dependiendo de las olas y corrientes, en unas zonas sí y en otras no. Después crece vegetación en la arena, y tienes una isla. Que sube y baja con el mar, y va cambiando de forma. En este estudio científico explican lo que ha pasado en los últimos decenios en los 27 atolones sobre los que hay pruebas fotográficas suficientes, en el Pacífico Central.

Son muchas más las que han ganado tamaño que las que han disminuido. Y la causa no es cambio del nivel del mar.

Results show that 86% of islands remained stable (43%) or increased in area (43%) over the timeframe of analysis. Largest decadal rates of increase in island area range between 0.1 to 5.6 hectares. Only 14% of study islands exhibited a net reduction in island area. Despite small net changes in area, islands exhibited larger gross changes. This was expressed as changes in the planform configuration and position of islands on reef platforms. Modes of island change included: ocean shoreline displacement toward the lagoon; lagoon shoreline progradation; and, extension of the ends of elongate islands. Collectively these adjustments represent net lagoonward migration of islands in 65% of cases. Results contradict existing paradigms of island response and have significant implications for the consideration of island stability under ongoing sea level rise in the central Pacific. First, islands are geomorphologically persistent features on atoll reef platforms and can increase in island area despite sea level change. Second; islands are dynamic landforms that undergo a range of physical adjustments in responses to changing boundary conditions, of which sea level is just one factor. Third, erosion of island shorelines must be reconsidered in the context of physical adjustments of the entire island shoreline as erosion may be balanced by progradation on other sectors of shorelines.

En resumen; islas dinámicas. Cambian, siempre han cambiado, y seguirán cambiando. Y cuando el mar sube, ellas suben.

Foto: http://www.eoearth.org/article/Atoll

Enlaces:

Esto es sólo una pincelada para abrir boca, y despertar la curiosidad sobre los procesos que realmente ocurren en los atolones. Recomiendo estos enlaces para lo de la curiosidad.

De Willis Esenbach, en wattsupwiththat.com:

De Jennifer Marohasy:

Otras entadas de la serie “atolones“:

 

Nota: La web sobre los atolones y los cuentos marineros de Al se habían perdido en la nube. La tenía en un servidor gratuito (freehostia), y había abierto la cuenta con un email que dejé de usar. Al no contestar a los emails, me la cerraron. Una pena. Y he decidido rescatarla de un backup, y ponerla en la plaza.

De momento pongo hoy aquí solo el índice, y ya iré subiendo cada entrada. Entre poner las fotos y corregir los enlaces, lleva un tiempo. Pero se puede ver entera pinchando en los títulos, que llevan a un servidor casero con la versión original: Sobre los atolones –>.

¿Un domingo sin discusiones? Aprovechad.

Corrijo, más de dos años después. Nuevos enlaces, y ahora está como estaba:

Los atolones

Al en la mercante

los-atolones

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/