zuga


Zuga

El asunto tiene su gracia.

No pienses que la llamada doctrina Botín ha tenido mucho desarrollo doctrinal/jurisprudencial.

La filosofía en la que se sustenta se comprende con relativa facilidad.

La acusación popular (como única acusación) no tiene fuerza per se (agravio-desvalor) para sustentar un enjuiciamiento.

Todo nace de nuestro complejo consenso constitucional. Es una figura nueva en nuestro derecho.

Pero claro; una utilización sin límites/filtros de esta figura, haría que cualquier asociación/partido/sindicado…etc. pudiera acusar con absoluta legitimación procesal a una persona de relevancia (la que quieras: política/social/empresarial/financiera…etc.)

Ejemplo: CC.OO podría dar orden a sus servicios jurídicos para presentar 750 querellas criminales contra el presidente del gobierno por….digamos los delitos de….(los que se inventen).

La simple admisión a trámite de ….digamos el 10% de ellas; ocasionaría un serio problema al querellado. (Citaciones, Comparecencias, recursos, nulidades, etc…)

Habrá gente que considere la doctrina Botín un escándalo. Pero se entiende que el Estado tiene que desarrollar mecanismos para matizar esta parida constitucional.

Es por eso que la están desarrollando.

O sea que si no hay una acusación particular (agraviado/s identificado/s) y tampoco acusa el Ministerio Público (Fiscal), NO HAY DELITO.

Castro dice que hacienda somos todos.

A mi juicio tiene razón.

Pero choca con un escollo que creo no va a poder salvar. Si esto es cierto (hacienda somos todos), por qué Horrach no acusa?.

Porque ese perjuicio (hacienda somos todos), su definición, cuantificación y reclamación; debería concretarlo el Ministerio Fiscal y/o el Abogado del Estado. Y no lo han hecho.

En definitiva; creo que cabe hablar de doctrina Botin.

El Juez Castro se pasa siete pueblos.

Pero  Horrach se pasa nueve.

Está divertido.

Añadido / crítica de plazaeme

Si aceptas la doctrina Botín te quedas en este tipo de casos en manos de la fiscalía (gobierno), de la abogacía del estado (gobierno), y del Ministerio de Hacienda (gobierno). Eso quiere decir que te tienes que fiar del gobierno. La democracia, que es un sistema eminentemente malo de selección del gobierno, o tiene la ventaja de partir de la desconfianza del gobierno, o es una cagada de invento. No tienes más que mirar a América. Donde la democracia parte de la desconfianza del gobierno (USA, Canadá), funciona muy razonablemente, y produce sociedades francamente ricas.  Donde no parte de esa desconfianza (Méjico, Venezuela, Argentina, etc) o que produce es una payasada bananera.

Comprendo tu pega. Pero tiene que haber otro sistema de superarla que no sea fiarse del gobierno. Además, hablas de teoría, porque lo que tanto te preocupa no ha ocurrido. No ha ocurrido, hasta que no le afecta a Botín. Como dice el juez Castro  (tiene cojones el gachó):

Han debido transcurrir nada menos que cerca de dos años para que el mismo Tribunal cambiara de criterio en relación con el encausamiento de varios directivos del Banco de Santander, entre los que no en vano se encontraba Don Emilio Botín Sanz de Sautuola García de los Ríos  del que recibe abreviado y coloquial nombre la nueva directriz jurisprudencial.

Supongo que los otros letrados habituales estarán perdidos por ahí, y no nos ilustrarán. Pero recordemos lo que decía Marod, en postura contraria a Zuga:

Zuga

Un poco de gresca.

Toca pinchar a Marod. Cómo no. Que tiene buena entrada como arquitecto jurídico. Un caballero. Siempre con la asepsia justa para no herir sentimientos en esta noble plaza.

Hay que ver este Marod cómo pasa de puntillas por algunos asuntos difíciles de juridificar. Y al final, se lo lleva todo al plano jurídico el jodío. Y lo hace bien. Muy bien diría yo. Plaza (y otros brillantes contertulios) entra bien al trapo. Desenfunda su fina teoría política y asistimos a bellísimos combates semánticos.

Pero prepárate. Ahora abandero a lo bestia a los desesperados y desorientados por los acontecimientos recientes.

Porque hay “temas” que enseñan mucho mejor que otros su vestido jurídico. Un ejemplo para no derivarme mucho: el señor que me roba la cartera; o me pega un puñetazo rompiéndome la nariz. Juridificar el reproche que tales acciones merecen no parece complicado. Desde los asirios hasta nuestros modernos códices coinciden -más o menos- en señalar cómo de cabrón es este sujeto y las collejas que merece. Y no empecemos con que en China te pegan un tiro en la cabeza por actos que aquí no merecen ni carcel. No la jodamos, que nos derivamos.

Ultimamente se habla mucho del “arrepentimiento”. Por eso entro. Juridificar este tipo de intenciones y sensaciones no es tan sencillo. Se ha intentado, pero sigo en la higuera..

Para no derivarme mucho: una tontería que pretendo sea ilustrativa. De niño, en el colegio, teníamos recreo de 11 a 11,30. Pero para ser merecedor de ello, había que rezar el rosario. Era condición sine quanom. Ya comprendes, No Rosario = No recreo.

El profe que estaba de turno, vigilaba que el compi orador recitase los misterios y la letanía. A coro respondíamos todos como papagayos. Bien alto. Entonces había recreo (hummmm..aquel pitillito en el WC, futbol..) ¿Acaso el profe interpretaba que creíamos en la virginidad de Maria o en Dios? En todo caso, el profe lo estimaba suficiente. Ya se que era un puro asunto educacional. Y otros tiempos. Pero ese ACTO DE FE nos llevaba al Nirvana; o sea, al recreo.

Marod: cuento esto porque, si como bien dices, el movimiento se demuestra andando, es decir, con LOS ACTOS. Solo esto cabe primeramente analizar.

Y en ese esfuerzo -después de las barbaridades que durante tanto tiempo ha hecho esta gentuza-, se comprende (al menos yo) que la exigencia de arrepentimiento vaya mucho más allá de lo que en otros campos se considera suficiente. Dicho de otro modo, de lo venimos oyendo (como ACTOS de cumplimiento de requisitos penitenciarios).

Personalmente, estoy hasta los cojones (a los marinos nos permiten los tacos) de tanta comparecencia etarroide ocupando espacios públicos todo el rato para oir la misma cantinela.

Ya no mato. Lamento lo que hice. Voy a colaborar. Me voy a integrar pacíficamente en la sociedad y su juego político. No temáis más. Es un nuevo tiempo…coged el testigo….es una oportunidad para la paz…

No sé vosotros….pero yo le veo bastante parecido a los Rosarios de mi infancia. Lo considero necesario, cómo no. PERO NO SUFICIENTE. Dirás: ¿qué han de hacer entonces? ¿qué hacemos con ellos?

Todavía no lo se. Estoy pensando. Sigo leyendo y aprendiendo. Ilumíname por favor y sácame los perversos deseos que tengo para estas alimañas. Un sin vivir (miedo me doy). De momento, ni la más interminable de las listas con cosas buenas y justas me sirve. Imagina el cabreo (que será el de muchos)

Me arrepiento. Reconozco que  he sido una alimaña. Voy a contar con pelos y señales lo que hice, cómo lo hice, quién me lo ordenó..cómo se organizaban.Voy a delatar a todos los asesinos que pueda. Como viven y actúan. Sus fechorías.. Sus escondites, armamento, zulos, cuentas bancarias, depósitos de todo tipo. Voy a contactar con mis víctimas. Sé que no me perdonarán; pero le echaré guebos. Intentaré compensarles en lo que pueda….trabajando, pagando, donando.. llorando con ellos reconociéndoles….acudiré a los medios a contarlo..

Puede ser un buen principio. Pero Marod, desde el cariño y respeto que te tengo (ojo¡¡ sin mariconadas) ensancha tu espacio para los cabreados. Un puto acto declarativo para intentar encajarlo en un puto precepto penitenciario; probablemente deba servir. Pero de momento NO SIRVE. Todo es muy nuevo y el daño ha sido colosal.

El etarra que llama a mi puerta habiendo cumplido con la lista anterior-de corazón-, tendrá aún que esperar a que le abra. Quizá lo haga; pero necesito que me convenzas. (Sin forzar la puerta; que la armamos)

En nombre de los cabreados.

Saludos.

Zuga.

Un añadido [-pm]:

nuremberg-y-eta