Tóntez


Tóntez dice que él, Su Persona, Su Mismidad, ha llevado a cabo la mejor gestión de Europa respecto al Covid19. Y para ello alega unas métricas curiosas. Del tipo de en qué momento se aplicaron determinado tipo de medidas en cada país, según evolucionaba localmente la epidemia, y con qué contundencia. Eso da mucho juego para elegir lo que te conviene. Y, sobre todo, supone olvidar lo obvio: los resultados. Porque si crees haber aplicado las mejores medidas, y obtienes los peores resultados, parece bastante probable que tu idea sobre cuál son las mejores medidas esté un poco equivocada. O alternativamente, puede que hayas aplicado las mejores medidas … de la peor forma. En cualquier caso, no precisamente un signo de muy buena gestión.

¿Cómo podríamos hacernos una idea de la calidad de la gestión? Con los resultados, sí, pero también cuenta el precio. Y ahí hay un baremo muy difícil. Nada menos que ponerle un precio a las muertes. Ni se me ocurre entrar en ello. Pero si en vez de tratar de medir buena gestión, lo enfocas por mala gestión, es más fácil. Puede resultar imposible elegir, en una primera fase, entre conseguir pocas muertes a un alto precio, o más muertes pero gastando poco. Porque a medio plazo, ese gasto, a partir de un nivel, también serán muertes. Pero por el lado contrario, el de la mala gestión, resulta más fácil. Si lo que tienes son muchas muertes y mucho gasto, la has cagado bien cagada. Lo mires por dónde lo mires.

Vamos a intentar crear una aproximación a un índice de mala gestión. Un brochazo. Pero avanzamos el resultado. Cuánto más alta la barra, peor gestión. Elegimos para la comparación, países del sur de Europa, y de Europa occidental. Y añadimos los tigres asiáticos para tener una perspectiva más amplia.

covid19-indice-mala-gestion

¿De dónde sale el índice? De incluir la medida más onerosa de las que -en mayor o menor medida- han aplicado todos los países (la reducción de movilidad de la gente), y la mortandad relativa a la población.

La disminuición de movilidad en cada país la da Google. En:

Contempla el cambio de movilidad en distintos tipos de sitios. Tiendas y hostelería; comestibles y farmacia; parques; estaciones de trenes y autobuses; lugares de trabajo; y sitios residenciales.

Para tratar de centrarnos en lo que tiene mayor impacto económico del cambio de movilidad, elegimos tiendas y hostelería, y lugares de trabajo. Y sale un cuadro como este:

covid19-movilidad

Expresa el cambio, en porcentaje sobre lo habitual (antes de la pandemia), de la presencia de gente en tiendas y hostelería, y en lugares de trabajo. La proporción entre ambos elementos es bastante similar en los distintos países, y podemos crear un índice de cambio de movilidad onerosa con la media entre ambos.

covid-19-indice-de-movilidad-onerosa

Hasta aquí tenemos una idea del precio. Nos falta el resultado. La medida más fácil son los muertos relativos a la población. Datos de:

Gráfico de muertes por millón de habitantes por el Covid19.

covid19-muertes-pm

Y ahora llega la parte delicada. Conjugar las muertes con la pérdida económica. En principio, imposible. Pero podemos ver los cambios según se cambie el peso que se le da a cada uno. Si se pone todo el peso en las muertes, es el gráfico anterior:

covid19-muertes-pm

Si se le va dando algo más de peso al tortazo económico, medido en cambio de movilidad onerosa, disminuye la diferencia entre países, pero no cambia su posición relativa.

covid19-indice-mala-gestion

Y con más peso a lo económico:

covid-19-indice3-mala-gestion

Si ponemos simplemente juntas las barras, tal vez nos hacemos una idea de lo que puede cambiar el índice según cambiemos el peso entre ambas.

covid19-movilidad-y-muertes

El problema para la idea de Tóntez sobre la mejor gestión de Europa, es que como España ocupa el peor lugar en los dos factores, va a tener el peor resultado con independencia del peso que se le dé a cada uno. Elegimos una versión intermedia, y nos hacemos una idea aproximada.

covid19-indice-mala-gestion

 

mascarillas-gobierno

 

 

 

 

 

chistorra

Los catalanes Chis Torra están como locos con lo de “sin condiciones”. Con lo que quieren decir que se pueda hablar de todo en la próxima reunión entre Chis y Tóntez. Bueno, que se pueda hablar de todo lo que ellos quieren hablar, pero no de las farmacias y otros problemas sociales. Artadi lo plantea así en La Vanguardia (clic).

chis-torra

¿Y por qué no? ¿Qué inconvenente podría haber? Por ejemplo, solucionar políticamente la situación que hay en Cataluña, donde más de dos millones de personas quieren dejar de ser españoles; al mismo tiempo que solucionar políticamente la situación que hay en Cataluña, donde más de dos millones de personas no quieren ser Yupuliña. Ni hacer el imbécil. O en España, donde más de 46 millones de personas no quieren que España deje de ser. ¿No decían “sin cortapisas”? ¡Pues eso es “sin cortapisas”!

En realidad esta es una ventaja heredada de la Marianidad, tan parca de diálogo y de cintura, y tan sobrada de “no es legal”. Ventaja que probablemente Tóntez no sepa ni quiera aprovechar. Pero estar, ahí está. ¡Claro que se puede hablar de todo! Incluso de lo que “no es legal”; hablar no es hacer, ni pecar. Y un diálogo claro es justamente lo que menos les interesa a los Chis Torra.

Pues venga, hablemos. Hablemos de precedentes. ¿Por dónde empezamos? Por EEUU; por Italia; por Francia; por Alemania. ¿Quieren que hablemos de Canadá y su Clarity Act? Incluso podemos hablar del Reino Unido, donde su glorioso referendum en Escocia no ha solucionado políticamente nada. Pero nada de nada. Están exactamente igual que estaban.

También sería estupendo hablar de “presos políticos”. Tú te descojonas de las resoluciones del Constitucional, y te sacas fotos haciendo risas junto a cinco de ellas, y te meten en la cárcel. Pero no se llama “presos políticos”; se llama democracia. ¡Hablemos de democracia! Todo lo que quieras. Es muy estimulante y aleccionador.

Hasta de franquismo podemos hablar. Por ejemplo, de su idea favorita: Un poble, una llengua, un cap. ¿Que no? Y siempre quedará Tabarnia, para joder un poco. “Sin cortapisas” quiere decir eso: tú me jodes a mi, pero yo también te lo hago a ti.

En realidad un diálogo “sin cortapisas” es exactamente lo que más conviene. Pero no lo que más le conviene a Chis Torra, sino a los contrarios. Esos catalanes aplastados por el supremacismo kindergarten, que hasta ahora no han tenido arte ni parte. ¿Alguien duda que tienen muchísimas ganas de hablar “sin cortapisas”? ¡Leña al mono! Sin cortapisas.

¡Ah, y sin cortapisas simbólicas también! Tú vas con tu estúpido lacito amarillo, y los otros se ponen algo que represente una Chis Torrita. Y así todos muy entretenidos.

No creo que a estas alturas haya alguien que crea que Tóntez tiene principos, ni ninguno de esos incordios que dificultan la capacidad de maniobra de los jetas. Le da lo mismo ser “español multinacional” que desplegar en un mitin la mayor bandera de España que jamás se haya visto. Y es curioso que aunque en general todo el mundo acepte esta idea, también todo el mundo parece convencido de que va a formar un gobierno Frankenstein.

frankenstein

¿Y eso por qué? Tóntez puede haberles prometido misa  a los que quieren acabar con España, pero está por ver que cumplirlo sea lo que más le interesa. Y su ausencia total de principios puede ser algo seguro, pero eso también indica que no tendrá ninguna obsesión especial porque los separtas se salgan con la suya. No es verosímil que duerma soñando con el fin del país, ni con nada que no sea Pedro Sánchez mismo. Y aunque lo del gobierno Frankenstein parece ciertamente una navegación muy difícil, y con muy pocos réditos electorales de futuro, lo que tiene muy fácil es una opción que no parece habérsele ocurrido a nadie. Un … ¡gobierno constitucionalista!

– ¿Mande?

Pues eso, que los votos de día a día que tiene fáciles, prácticamente obligados, son los de C’s y PP. Siempre que lo que decida sea encarar el golpe de estado de Yupiluña. Y tiene muchas papeletas para poder hacer una chorrada creativa propia como el estado federal ese que dice que quiere — y que los separatas abominan. Incluso jugando con la solución canadiense de la que hablaba Carmen Chacón.

Vale, los separatas dejarían de apoyarle. ¿Y qué? Ya sería Presidente de Gobierno; ¿qué coño de moción de censura iban a poder presentar los separatas? Ni siquiera con Podemos llegan a ningun parte. Tirando un poco de este hilo Tóntez podría presentarse en dos años como el salvador de España, o el componedor del cristo territorial — ya se entiende la idea. Con 155 y con lo que haga falta. ¿Le iban a negar los votos C’s o PP? Ni siquiera para que pueda hacer una política más de izquierdas que el PP, siempre que no sea totalmente suicida. Y el PSOE recuperaría votos de todo el espectro, presumiblemente en cantidades industriales. Mayoría absoluta en 2020, y tira para adelante.

Es política ficción, sí. Pero es una buena salida para algo que todo el mundo considera un regalo envenenado. Franky. No tiene por qué no funcionar, y no se ven muchas otras salidas que sí tengan pinta de hacerlo — más allá de unas semanas.

De Rajoy he preferido no hablar hace mucho tiempo. Demasiada depre. Pero tal vez haya que empezar a acostumbrarse a la idea de que el jefe de turno puede salir como salga, pero que el jefe del partido conservador no deja de ser una responsabilidad directísima de los conservadores españoles. ¿Van a aprender algo? Pues este es el momento.

Para los comentarios (Marod).

texasvswhite

sandrine-morel

sandrine-morel2