termometros


En UAH han actualizado ya la temperatura global a octubre de 2015. Se ve en Ca’n Spencer:

Ahora sí tiene pinta de empezar a reaccionar a este El Niño fuerte que hay en curso. Pero ni con esas 2015 va a batir ningún récord en los 36 años de datos de satélites. Se ve en la línea roja, donde cada punto es la media centrada de 12 meses. Por mucho que se caliente en los dos meses que quedan, ni de broma va a llegar a la temperatura de 2010 o de 1998.

temperatura-global-uah-octubre-2015

Pero ahora que estamos con la movida del alarmismo climático en París (COP 21), y toda esa pamema de evitar sobrepasar la temperatura mágica que llaman 2ºC (sobre la temperatura “preindustrial”), podemos poner el mismo gráfico en ese contexto mágico. Con dos “predicciones” en forma de líneas de puntos con flechita al final. La “predicción” alarmista sería un calentamiento de fondo lineal debido al CO2 (la línea recta). Y la “predicción” naturalista sería un ciclo como de unos 60 – 70 años, representado por la curva a partir de una polinómica de segundo grado. Ninguna de las dos “predicciones” es ni remotamente seria. Pero como a los alarmistas les encanta plantar rectas de ese tipo, no está de mas mostrarles que ni siquiera así llegaríamos a los famosos +2ºC en un siglo. Y ya veremos cuánto petróleo y carbón quedan dentro de cien años, o el tipo de energía que estaremos usando. Y si ponemos la recta alarmista, ¿por qué nos vamos a privar de poner la curva “naturalista” como contexto? No es más caradura una que otra.

temperatura-global-uah-octubre-2015-y-preindustrial2c

Bueno, la “predicción” con ciclos es más arbitraria, porque depende de la longitud del ciclo y del momento de inflexión. Pero siempre quedaría por debajo de la recta. Y la recta tampoco es para alarmarse.

Para visualizar la arbitrariedad de los ciclos, un par de ejemplos.

temparatura-uah-con-curvitas

Nota. Los satélites miden la temperatura de una capa de aire que está a mucha más altura que los termómetros de superficie. De media, unos 4 Km. Pero aunque no miden lo mismo, tanto los modelos climáticos como la teoría dicen que a esa altura el calentamiento debería ser mayor que en superficie. Y es francamente menor. Unos 0,12ºC / década para los satélites (UAH y RSS) contra unos 0,16 (HadCrut4) y 0,18 (GISS) de los termómetros.

Añadido (algo posterior). Se me olvidaba mostrar eso de “temperatura preindustrial” con un poco de contexto. Por ejemplo, en la últia reconstrucción de temperatura de 2.000 años del hemisferio norte (Ljungqvist 2010).

ljungqvist-y-preindustrial-2

Añadido para el pesado de “numérico”, en los comentarios:

ljungqvist-divergencia

José Carlos Gonzalez-Hidalgo, Dhais Peña-Angulo, Michele Brunetti y Nicola Cortesi estudian la evolución de temperaturas en España (1950 – 2010). Usando la nueva base de datos de temperatura máxima y mínima MOTEDAS, creada a partir de un control de calidad de los datos de AEMET, y 1358 de sus estaciones. El objetivo principal es averiguar si se puede detectar la famosa pausa en el calentamiento global a escala subregional, en la cuenca del Mediterráneo Oriental. Que es una de las zonas que, según los modelos, es de  las que más se deberían estar calentando.

Nota: Definen “pausa” como, o no calentamiento, o calentamiento con una tendencia lineal estadísticamente no significativa.

gonzalez-hidalgo-et-al-2015-fig-1

De la conclusión

Los análisis de la evolución de tendencia de temperatura en España continental durante la segunda mitad del siglo XX identifican que el máximo calentamiento ocurrió en dos décadas (desde como 1970 hasta 1900), pero durante los últimos 25 – 30 años la mayor parte de las tendencias de temperatura, anuales y estacionales, no son significativas. Este hallazgo nos permite detectar el período de la así llamada pausa, y su fecha de comienzo. Que establecemos en 1990, así que la pausa en España continental no afecta sólo al siglo XXI. Habría que investigar varias relaciones para hallar la causa de las fechas diferentes de la pausa en España respecto de la media global, que podrían incluir cambios en la cubierta de nubes, uso del suelo y humedad del suelo. Hacen falta más análisis para identificar el rol de varias fuentes y entender completamente el comportamiento de la temperatura observada.

Suena raro. ¿Saben que el “timing” de la pausa de otros sitios sí se corresponde con la media global? Porque si no, parece que podría ocurrir que lo normal sea esa no correspondencia, y la media no sea más que eso; una media de mediciones heterogéneas. Y por ejemplo, la pausa en CET (Central England Temperature) no parece haber empezado en una fecha muy diferente de 1990. Se podría pensar que no resultaría sorprendente si Inglaterra y España estuvieran principalmente afectadas por el mismo foco de variabilidad de temperatura. El mismo océano, en la misma ribera.

cet-la-pausa

Pero sigamos …

La media anual de tendencias de Tmax y Tmin no son estadísticamente significativas desde mediados de los 1970s para la Tmax, y desde mediados de los 1980s para Tmin hasta el presente, para cualquier ventana temporal, con las tendencias de  Tmin más altas que las de Tmax. Como consecuencia, el calentamiento reciente parece depender más de las temperaturas nocturnas que de las diurnas.

Sugerencia. Cuando el siguiente periodista español, en fase de pre-calentamiento para la próxima tenida del clima de París, te cuente que cada vez nos achicharramos más, le remites a este estudio. O a esta plaza. Y le explicas que es absolutamente imposible que note un calentamiento estadísticamente no significativo, desde 1990. Hablamos del orden de la décima de grado por década. Y eso no se nota ni con hiper-sensibilidad térmica, ni con nada. Pero ni el periodista; ni los pajaritos; ni los pececitos; ni ningún bicho viviente. No se puede notar. A todos los efectos, es lo mismo que si no existiera. Punto.

Modestamente, y un poco a ojo de buen cubero, en esta web habíamos marcado 1992 como comienzo de “la pausa” en España. Dos años antes que saliera este estudio en serio, y usando AEMET a pelo. Sin ningún efecto en esa prensa que se está calentando para París. Clic.

Temperaturas-espana-desde-1994

Eso sí; González-Hidalgo et al 2015 resulta muy interesante en su análisis de diferencias en las tendencias de temperatura máxima y mínima, y su desglose estacional. Y en sus apuntes a los posibles motivos. Se recomienda.

Bonus extra (y gratis). Ya puestos, aunque todavía no lo hemos comentado, no se puede dejar de señalar este estudio sobre los visibles beneficios de las emisiones de CO2. Y con prólogo de Freeman Dyson, nada menos.

Una nueva reconstrucción de temperaturas de Esper y varios más. Usando árboles del Pirineo Central. Lo más relevante del trabajo probablemente sea una nueva técnica de usar los árboles como “testigos” de temperatura. Midiendo isótopos estables de carbono — en vez de el grueso de los anillos o la densidad de la madera, como suele hacerse. La idea, que creen que consiguen, es capturar mucho mejor la variabilidad de la temperatura del pasado. No tanto la temperatura año a año, o década a década, sino la pendiente (la variación lineal) durante varias décadas. En ese sentido creen que mejoran mucho las técnicas usadas hasta ahora.

Por ejemplo, vemos el gráfico del período de calibración, comparando las mediciones de termómetro con el resultado de los árboles. Algunos puntos están muy separados en las dos curvas, y el r2 no es nada bueno. Pero la tendencia multi decadal va clavada.

esper-et-al-2015-fig-3b

Si han acertado, el resultado sería muy interesante. Porque el cuento del calentamiento global va precisamente de eso. De que el calentamiento observado desde mitad del siglo XX se debe principalmente a las emisiones de CO2 (dicen).

Las temperaturas que reconstruyen son de verano (junio, julio y agosto). Cuando crecen esos árboles. Y los autores explican que …

Los resultados indican que el calentamiento de final del siglo XX no ha sido único en el contexto de los últimos 750 años.

Aunque tienen datos de los últimos mil años, de los primeros 250 no se fían tanto porque tienen un número demasiado bajo de árboles de tanta edad. Por eso ponen el peso en los últimos 750 años.

Digitalizando los datos de sus gráficos podemos ver las temperaturas que han reconstruido (y recordando relativizar los primeros  250 años).

esper-2015-anom-temperatura

Tal vez mejor representar las últimos 750 años, en los que tienen más confianza.

esper-2015-anom-temp-750-a

Vemos que, según esta reconstrucción, la temperatura de verano en el Pirineo Central no tiene nada de extraordinario. Pero ya que hablamos de calentamiento, que es aumento de temperatura en el tiempo, miremos ese dato. Mejor que tratar de imaginarlo “a ojo” con las pendientes que se ven en esos gráficos. Podemos representar directamente las pendientes (tendencias lineales) que hay en esos gráficos. Por ejemplo, las de 50 años. Que es lo que parece gustarle al IPCC y los alarmistas, por aquello de “el calentamiento desde mitad del siglo XX”.

Eso es lo que marca el siguiente gráfico. Cada punto representa la pendiente (la tendencia lineal) de la temperatura en los cincuenta años anteriores a esa fecha. Lo que ves es la variación lineal de temperatura en 50 años. O el calentamiento, si la cifra es positiva.

esper-2015-tendencias-50-a

Dramático. El calentamiento de los últimos cincuenta años en Los Pirineos, según Esper et al 2015, es el mismo que el de: 1065, 1204, 1215, 1366, 1485, 1495, 1775 y 1785. (Hay un punto de temperatura como cada diez años). Y el calentamiento de estos últimos cincuenta años es inferior al de los puntos de:  1075, 1095, 1375, 1385, 1395, 1935, 1945, 1955 y 1965.

Yo cogería con pinzas todas estas reconstrucciones de “paleo” temperatura. Pero si dicen que el Calentamiento Global Acojonante por culpa del hombre pecador no tiene pruebas, sino una atribución con los mejores conocimientos que tenemos (von Storch, comunicación personal en su blog); entonces, con los mejores conocimientos que tenemos, resulta que en el área donde vives, el calentamiento de los últimos 50 años no es ni mucho calentamiento, ni un calentamiento especialmente rápido. O sea, nada digno de mención en el contexto de 1.000 (o 750) años. Ni siquiera en el contexto de 100 años. ¿De qué diablos estamos hablando?

Pongamos lo mismo, con un recuadro de contexto visual para separar lo más frecuente de lo menos. ¿Donde está lo “raro”? De haberlo, sería el enfriamiento un poco antes de 1900. Es lo único que puedes señalar como más “abrupto” que los demás cambios.

esper-2015-tendencias-50-a-2

Actualización. Perdón, había olvidado los créditos.

Esper et al 2015:

El dato de 2015 es la temperatura “oficial” media del verano (junio, julio y agosto), porque no la encuentro puesta en AEMET. Pero como sí tienen la temperatura media de junio, julio y agosto, pues se saca de ahí. Y queda este lindo gráfico.

aemet-verano-hasta-2015

Y ahora nos podemos poner a filosofar, y decir que es !el segundo más alto desde 1971! O que es sensiblemente igual que 20012, 2009, 2006 y 2005, y probablemente dentro de su margen de incertidumbre. O que nos vamos a achicharrar todos. O que desde 1989 son más calientes, y que desde entonces poca cosa se puede decir. En 26 años. Lo que sea. Pero récord, naina.

También podemos plantar una linda curva polinómica de segundo grado, sin la menor pretensión de que tenga capacidad predictiva alguna. Después de todo, ellos lo hacen con rectas. Y sin el aviso de la nula capacidad predictiva como acompañamiento. Pero hace bodito.

aemet-verano-2

El cuento del calentamiento global es un poco absorbente. De sorber cerebros, se entiende. Como el de Teresa Guerrero.

Imaginad este titular:

el-mundo-la-historia-y-la-temperatura

Clic para fuente. Que no es El Mundo, sino Wayback Machine. En algún momento posterior han rebajado de categoría a la Historia para dejarla en la historia. Y han corregido la longitud de la Historia / historia. 😉

Y la historia es que Luis I. Gómez, en Twitter [–>] y en DEE [–>], le ha recordado al El Mundo que su noticia la sacan de una fuente científica que reza:

July 2015 was warmest month ever recorded for the globe.

Y claro, hay cierto lapso de tiempo entre que empieza la historia -sea con mayúscula o minúscula- y se tienen registros de temperatura como para calcular medias globales. Aproximadamente un lapso como del 96% de la historia — si aceptamos el comienzo de la escritura como su punto inicial.

En El Mundo parecen haberse enterado, y lo han corregido. O estropeado más; según se mire. Mira:

el-mundo-la-historia-y-la-temperatura-2

¡Joder con la sintaxis! Yo no sé si para un periódico es preferible un error de ortografía, de historia, o de sintaxis. Pero el último caso tiene muchas papeletas de campeón. Ya me dirás. El más cálido de la historia desde que hay registros. “De la historia” y “desde que” son dos puntos de origen; y son diferentes. Si el primero es cierto, el segundo sobra. Y si es cierto el segundo, el primero es falso.

Bueno, pues no es solo la sintaxis. También es el pensar. Porque si informas que la temperatura esa tan preocupante ha sido “0,81º C más alta que la media del siglo XX”, lo que se puede imaginar -a ojo de buen cubero- es que el calentamiento va a una tasa, como mucho, de 0,81ºC en los 65 años que hay entre la mitad de siglo y ahora. Una regla de tres te proporciona: 1,2ºC en un siglo. No es que sea exacto; la tendencia lineal real de la serie de temperatura que ha usado Teresa Guerrero es, en ese tiempo, de 1,7ºC / siglo. Pero el significado de 0,81ºC desde mitad de siglo es ese: 1,2ºC por siglo.

Nota: La temperatura de hacia mitad de siglo XX y la temperatura media del siglo XX coinciden bastante (clic para fuente):

el-mundo-la-historia-y-la-temperatura-3

¿Merece la pena un titular tan alarmista? Una tasa de 1,2º por siglo es un resultado muy típico de los que les sale a los científicos “negacionistas” cuando calculan el “problema” del CO2 para el futuro. A Curry o a Spencer les sale algo más. Y los alarmistas les insultan por ello. O sea, que no hay nada alarmante en la acojonante alarma de Teresa Guerrero.

Y eso, sin empezar a considerar que el calentamiento medido por la locura de los termómetros de superficie es mucho mayor que el que miden lo satélites.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2015/08/comparacion-temperatura-uah-hadsst3.png?w=510

El gráfico muestra una serie de termómetros sensiblemente menos calenturienta que la que le gusta a Guerrero, pero aun así muestra de sobra la diferencia con los satélites. Y es la que tenía ya preparada y a mano; por eso la pongo.

En resumen. Menos lobos, Teresita. Y afina esa sintaxis, ¡joé!

Añado (poco después). Un despiste; me había olvidado. Un poco de historia para periodistas alarmistas. El último (creo) cálculo de temperatura en un contexto relativamente histórico. Un 33% de la historia. Se añade el CO2, para mejor perspectiva. No es global, sino hemisférico. Pero da una idea de “la historia”.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2015/03/temperatura-y-co2-2000-anos.png

Los alarmistas del clima quieren reducir la discusión a blanco o negro. Calentamiento o no calentamiento. Como si cualquier calentamiento fuera malo, y malo para todos.

Pero cuando queremos saber cuánto calentamiento está habiendo, y si es mucho o poco -por ejemplo comparado con las predicciones alarmistas- nos solemos encontrar con rotundas afirmaciones contrarias. Por ejemplo, unos dicen que lo que medimos se corresponde mucho con las predicciones, y otros que sólo es como la mitad de las predicciones. Si los segundos tienen la razón, es muy difícil plantear que tengamos un problema con el cambio climático. Y que sea razonable provocar un desastre económico encareciendo brutalmente la energía, a base de prescindir de los combustibles fósiles.

Una parte importante de esta disparidad viene de que miden la temparatura global por dos procedimientos diferentes. Y están dando resultados diferentes. Temperaturas del aire medidas por termómetros, y por satélites. Y es una puñeta, porque las mediciones se van separando y separando, hasta el punto que ya va ser muy difícil negar que una de las dos está mal, y no sirve. Podrían ser las dos, claro; pero eso debilitaría las urgencias alarmistas.

La cuestión es importante, porque la diferencia entre ambas empieza a ser de casi el dobe de calentamiento para termómetros que para satélites. Y la diferencia parece estar yendo a más.

La discusión que se traen no es muy recomendable. Oscura como pocas. Y vuelan argumentos y zambombazos en todas direcciones. Pero hay un sistema fácil, un poco como de andar por casa, que sí puede proporcionar alguna perspectiva. Se pueden comparar los dos sistemas con un tercero, que es mixto entre ambos. Y de mucho prestigio. La medición Reynolds de la NOAA. Mide la temperatura de la superficie del mar (como la “piel” del mar). Y usa tanto satélites (pero por un método diferente que los que miden la temperatura del aire), como termómetros de barcos y de boyas. O sea, es fiable, y de metodología independiente. Ideal para contrastar.

Bueno, es sólo temperatura del mar. Pero la superficie del mar es el 70% de la global. Y las dos mediciones en disputa dan datos separados para tierra y mar. Se puede comparar mar con mar, o peras con peras, y obtener un resultado válido para el 70% del globo.

Para satélites usaremos UAH. No hace ninguna diferencia usar la serie de cualquiera de los dos grupos que miden desde satélites, porque van niquelados. Para termómetros usaremos la serie de Hadley Center (HadSST3) de temperatura de superficie en el mar. Es la que da menos calentamiento de las series de termómetros. O sea que usando cualquier otra, veríamos lo mismo pero más exagerado.

Al grano. Primero, la separación entre satélites y termómetros. Y recordemos que es sólo en el mar, lo que evita las discusiones sobre las “islas de calor urbano”. Es una separación bastante menor que cuando metes también la tierra por medio. Pero tiene la ventaja de poder comparar con la serie mixta y de mayor calidad.

comparacion-temperatura-uah-hadsst3

No hace falta un ojo demasiado fino para ver cómo se separan.

Ahora comparamos los satélites (UAH) con la serie mixta (Reynolds), que nos sirve de juez.

comparacion-temperatura-uah-reynolds

Aunque están representadas las líneas de tendencia de las dos, líneas de puntos en azul y rojo, es casi imposible ver más de una. Que le pregunten a nuestra amiga V lo que ve. 😉 Pero nos sirven las cifras. La diferencia entre 0,90ºC / siglo y 0,84ºC / siglo. Nota: las predicciones de los alarmistas dicen como 1,7ºC / siglo.

Y ahora comparamos los termómetros (HadSST) con la serie mixta (Reynolds).

comparacion-temperatura-reynolds-hadsst3

También se separan, de una manera imposible de justificar. Y eso, usando la serie de termómetros que va menos caliente. Y por supuesto, al ser sólo el mar, no entran la multitud de factores que no son climáticos ni tienen relacion con el CO2, como el crecimiento de las ciudades (donde suelen estar los termómetros), el cambio en el uso del suelo, los regadíos, y varios etcéteras.

En números:

  • Diferencia entre termómetros y control, y sólo en el mar: +0,43ºC / siglo.
  • Diferencia entre satélites y control, y sólo en el mar: -0,06ºC / siglo.
  • Los termómetros están siete veces más alejados del control que los satélites.

Por eso es muy importante fijarse en algo que el público no suele darse cuenta. ¿Cuando me hablas de temperaturas y de calentamiento, de qué medición me estás hablando? No es lo mismo. Y yo supongo que como se sigan separando las mediciones de satélites de las de los termómetros, por ejemplo como los “termometreros” sigan corrigiendo y corrigiendo sus mediciones al alza, llegará un momento en el que va a empezar a oler a podrido. Y va a ser difícil disimular.

Nota marginal / apuesta: En la serie que hemos usado de control (Reynolds) se ha acabado La Pausa. De momento, y por El Niño en curso. Mi apuesta es que en unos meses pasará lo mismo con los satélites. Pero eso no va a hacer que las temperaturas medidas (bien) se acerquen a las predicciones.

Este gráfico lo pillamos de Bob Tisdale [–>], que ya está bien de tanto grafiquito:

Roy Spencer ha actualizado en su web la temperatura global medida desde satélites de su medición por el equipo UAH.

Con este gráfico:

actualizacion-temperatura-global-sats-julio-2015-spencer

Para curiosos, y otros amantes de contexto, podemos completarlo un poco. Así:

actualizacion-temperatura-global-sats-julio-2015-pm

Se marca:

  • En rosa, esa frontera arbitraria y política -sin especial sentido- de 2ºC por encima de lo que llaman temperatura “preindustrial” (como si sólo hubiera una).
  • La línea de tendencia recta (recta de puntos), que si fuera una predicción con sentido (no lo es) llevaría la temperatura como un grado por encima de la actual para el año 2100. La tasa es 1,1ºC por siglo.
  • Polinómica de segundo grado (curva de puntos), que sugiere una notable desaceleración. A pesar del aumento del CO2 en el período, supuestamente espectacular y muy preocupante.

Y sólo nos queda rematar el cuento con un poco de contexto para eso que llaman temperatura “preindustrial”.

ljungqvist-y-preindustrial

Es muy difícil que creas algo, si tus garbanzos dependen de que creas lo contrario.

Lao-Tze, hacia 500 años antes de Cristo. Y le llamó a ese fenómeno el “efecto garbanzo”.

Veamos un ejemplo de “efecto garbanzo” en la actualidad.

ministros-calentar-conversaciones-clima-paris

La ecuación de Lao-Tze va así: Ministros ⇒ pasta ⇒ científicos ⇒ creencia.

Hay quien piensa que el orden de los factores cambia el resultado. Científicos ⇒ creencia ⇒ ministros ⇒ pasta. Pero da igual. Siempre que ocurra que para los científicos: creencia ⇒ pasta; tendrás que es muy difícil que creas algo, si tus garbanzos dependen de que creas lo contrario. Y no cambia nada si son los científicos los que han convencido a los ministros, o es al revés. La cuestión es: creencia ⇒ pasta. Lao-Tze sabía de lo que hablaba. Y desde entonces lo sabemos más o menos todos.

A partir de ahí todo el problema es encajar mejor o peor los datos disponibles en la creencia.

Seguimos con Yahoo News (clic en la imagen anterior):

Justo cuatro meses antes de la conferencia de las NNUU en la capital francesa, con el encargo de producir un “pacto climático” histórico, científicos USA han afirmado esta semana que 2014 fue récord para la subida del nivel del mar, temperatura global, y los gases invernadero que conducen a un Calentamiento Global Acojonante.

Veamos esos tres puntos.

1. Nivel del mar.

jevrejeva-2014-subida-nivel-del-mar-y-co2

El nivel del mar lleva subiendo al mismo ritmo, con una ligera oscilación natural de unos 60 años, desde 1880. El ritmo son unos 2 mm/año, y la aceleración de las emisiones desde 1953 (flecha vertical) no ha cambiado nada que se pueda observar.

En esas condiciones de subida bastante monótona, es inevitable que casi todos los años supongan … ¡¡¡un nuevo récord!!! Pero eso no significa ni que sea por las emisiones de CO2, ni que suponga un problema. Problema sería si empieza a descender el nivel del mar. Porque tiene un nombre muy feo: ¡Glaciación!

2. Temperatura.

Es sabido que le acaban de dar un nuevo masaje a la serie de temperatura que usan esos científicos USA citados. En el mundillo le llaman temperaturas “karlizadas”, por el autor del prodigio (Karl et al 2015). El resultado de la karlización es eliminar la molesta pausa que hay en el calentamiento global desde 1998. El proceso consiste en una nueva corrección de las temperaturas. En este caso, las del mar. El aire junto a la superficie del mar. Como el mar es el 70% de la superficie de la tierra, afectan mucho a la media global.

Ojo, hablamos de una virguería que consiste en correcciones de unos pocas ¡centésimas de grado! Si ves la serie antes y después de la corrección parece una minucia.

ersst-v3-y-v4-temperatura-mar-global

Y te pueden decir que la tendencia lineal no ha cambiado. Pero lo que ha cambiado es que han conseguido hacer desaparecer una notable y muy incómoda desaceleración:

ersst-v3-y-v4-temperatura-mar-global-con-polinom

Y con no decirte que esa desaceleración y la pausa se siguen viendo en las temperaturas medidas desde satélites, todos contentos. Tampoco hay ni récord ni nada que se le parezca.

uah-junio-2015

3. Conducen a (un Calentamiento Global Acojonante).

Calentamiento Global Acojonante es, por definición, lo que dicen los modelos. La alarma está en las predicciones de los modelos, no en nada de lo que hayamos observado. Y es fácil comparar las temperaturas recién “karlizadas” con los modelos para ver si conducen o no conducen a un Calentamiento Global Acojonante.

ersst-y-modelos-temperatura-global-mar

Conducen como a medio Calentamiento Global Acojonante. ¿Pero, es acojonante medio Calentamiento Global Acojonante? Difícilmente. El Armagedón imaginario que nos trae el IPCC tiene números. 3ºC de calentamiento por doblar la cantidad de CO2 en el aire. Y medio Armagedón es la mitad de eso. 1,5ºC por multiplicar por 2 el CO2. ¡Pero esa es la cifra por las que les llaman “negacionistas” (y otras cosas mucho peores) a climatólogos muy sensatos como Roy Spencer y Judith Curry!

Roy Spencer: Entre 1,3ºC y 1,5ºC por doblar el CO2:

Merece la pena ese reciente artículo, donde muestra de una manera mucho más académica y profunda que las temperaturas “karlizadas” conducen a medio Calentamiento Global Acojonante. Que no acojona nada. A las temperaturas “no karlizadas” les pasa lo mismo.

Judith Curry: 1,6ºC por doblar la cantidad de CO2. Por un procedimiento completamente distino e independiente del de Spencer.

Pero es que los estudios de los autores “no-negacionistas” van apuntando en la misma dirección:

Listado de los cálculos de esa “sensibilidad climática” basados en mediciones, desde 2002. Los cuatro últimos (derecha) son de 2013 (2) y 2014 (2).

ecs-tiempo-lewis

O sea, todo apunta a que los modelos exageran mucho, como por un factor de dos, y hablamos de un problema imaginario.

Nota: Los datos de los estudios de “sensibilidad climática” vienen de este trabajo de comparación de Nic Lewis:

Y hay algo peor en esta sección de “conducen a”. La NOAA tiene dos series de temperatura del mar distintas. Una la hacen con termómetros de los barcos y boyas (ERSST). La otra, desde satélites, pero contrastada con llos termómetros de barcos y boyas (OIv2). Presumiblemente mucho mejor. Pero para su cálculo de temperatura global media, la que usan es la que da más calentamiento. La de sólo barcos y boyas, y “karlizada”.

Si miramos “a dónde conduce” la serie que usa el combinado de satélites y termómetros, resulta a menos de medio Calentamiento Global Acojonante.

oiv2-y-modelos-temperatura-global-mar

Podemos resumir así el “efecto garbanzo”. Si el calentamiento es poco, decimos -¡récord!- y nos olvidamos de que es poco. Y si lo que se observa no “conduce a”, miramos los modelos (lo imaginario), que seguro que “conduce a”. Siempre se puede señalar algo que mantenga los garbanzos en su sitio. Sólo hay que tener el cuidado de no señalar todo al mismo tiempo, y así evitar la discrepancia.

Básicamente unos gráficos. Y recuperar una serieque  tiene pinta de ser la más relevante y la de más calidad. Relevante, por ser la temperatura de la superficie del mar. Y de mayor calidad, porque usa satélites y termómetros, y entre los termómetros usa los mejores (las boyas) para corregir los peores (barcos).

Pongamos primero la temperatura del aire medida por satélites por el grupo UAH. Daría igual poner la del grupo RSS porque son sensiblemente iguales. “La pausa” sigue existiendo en todo su esplendor. Pero es más interesante que la tasa de calentamiento en los treinta y tantos años de datos es como la mitad de la que predicen los modelos que tanto miedo causan.

En todos los gráficos, menos el último se pone la media móvil de 12 meses. De forma que cada punto es la media de los seis meses anteriores y posteriores de la fecha.

temperatura-global-aire-uah

En cambio, en la temperatura global del mar de la serie NOAA / Reynolds OIv2 “la pausa” parece haberse acabado. Por El Niño de este año, que lleva camino de fuerte. Pero la tasa de calentamiento es igualmente como la mitad de la predicción de los modelos.

temperatura-global-mar-oiv2

Se pueden poner juntas.

temperatura-global-mar-aire

Y marcando los puntos de inflexión, donde se ve muy bien que los cambios empiezan en el agua.

temperatura-global-mar-aire-2

Y para el que tenga curiosidad, ambas series sin el filtro de la media móvil. O sea, temperaturas mensuales en vez de 12 meses.

temperatura-global-mar-aire-3

El “mensaje” sería que probablemente también en la temperatura del aire medida por satélites se acabará “la pausa” en el calentamiento global. Cosa que tiene su importancia publicitaria y psicológica. Pero que no evita que los modelos vayan fatal.

Imaginemos que los modelos vayan sobrecalentados x2, como parecen indicar las temperaturas de medición fiable y de calidad. Eso haría la “sensibilidad climática” la mitad de la del IPCC. En vez de ser 3,2ºC de calentamiento por doblar la cantidad de CO2, sería 1,6. Justo el resultado de Nick Lewis y Judith Curry.

También podemos recuperar el listado de los cálculos de esa “sensibilidad climática” basados en mediciones, desde 2002. Los cuatro últimos (derecha) son de 2013 (2) y 2014 (2).

ecs-tiempo-lewis

O sea, todo apunta a que los modelos exageran mucho y hablamos de un problema imaginario.

Nota: Los datos de los estudios de “sensibilidad climática” vienen de este trabajo de comparación de Nic Lewis:

Yo creo que este gráfico no necesita palabras. Pero pondremos algunas, para los entusiastas.

400-ppm-de-co2-calentamiento-global

Hoy es un día histórico. Especialmente en el contexto del fin del mundo por Calentamiento Global Acojonante. Lo anuncia la NOAA. Clic.

noaa-400ppmEstaríamos asustadísimos, si no hubiéramos visto el primer gráfico donde se ponen en contexto CO2 y temperatura, desde que se mide la temperatura con satélites.

400-ppm-de-co2-calentamiento-global

Hay representadas dos series diferentes de temperatura global medida desde satélites. De dos equipos muy, muy independientes. “Ideológicamente” contrarios (alarmistas / escépticos), y usando procedimientos francamente distintos para capturar la señal de temperatura a partir del “brillo” del CO2 del aire. Una tiene la línea de datos en verde, y la otra en azul. Pero apenas se ve el azul, porque el verde va encima y la coincidencia es inmejorable.

Le podemos añadir una polinómica a la temperatura. No significa nada (igual que las “líneas de tendencia” que suelen poner los alarmistas), pero hace bonito y da mucho morbo.

400-ppm-de-co2-calentamiento-global-y-polinomica

Anque morbo, morbo, lo que da morbo de verdad es añadirle La Pausa.

400ppm-co2-y-la-pausa

No creo que haga falta decir mucho más. Eso que ahorráis. 😉

Bueno, perdón, sí. Un detalle. El CO2 son datos desestacionalizados. Por simplificar.

Actualización. Haddock pregunta si no habíamos llegado hace uñ año a esa cifra mágica de CO2. En realidad, hace dos. Pero eso era con datos absolutos, y ahora es con datos desestacionalizados

co2-400ppm-desestacionalizadas

Es que alucinas. Si tienen una “ciencia establecida”, una idea científica archi-corroborada por múltiples líneas de evidencia, y algo que si lo dudas te conviertes nada menos que en un “negacionista”, ¿se puede saber por qué cojones nos intentan engañar como si fuéramos niños de baba?

Ya hemos visto [–>] el intento de timo del récord imaginario de temperatura del año 2014, cuando sus propios números dicen que es más probable que no lo haya hecho. Organismos científicos como el instituto GISS, de la NASA, o la NOAA. Nada menos. Pero los divulgadores científicos se adornan todavía más. Porque los científicos les dan pie. Habréis visto muchas veces ya, lineas del tipo de “los diez años más calientes” o similar. Como si fuera algo para llevarse las manos a la cabeza. ¡Los diez años más calientes del registro están todos al final, #nosvamosamorir!

Por ejemplo, Seth Borenstein es un granado periodista de ciencia y verderío. Y dice [ABC News –>] [Wasington Post –>] :

Nueve de los diez años más calientes en el registro de la NOAA han ocurrido desde 2.000. La probabilidad de que eso ocurra aleatoriamente es como de una en 650 millones, de acuerdo con el estadístico de la Universidad de Carolina del Sur John Grego. Otros dos estadísticos lo han confirmado sus cálculos.

Ya está claro, y no hay ninguna duda, ¿no? ¡Joé, una probabilidad entre 650 millones! Nos vamos a morir todos. Salvo que prestes atención, y te des cuenta de un par de detalles. El primero, que si no fuera aleatorio no quiere decir que sí sea culpa de hombre. Los ciclos, tan característicos del clima, no son aleatorios -aunque podrían ser caóticos- y sí son naturales. Y segundo, que para que salga un cálculo así hay que partir de una idea estupefaciente. Concretamente, de la idea de que el clima juega a los dados cada año, y que cada tirada es independiente de la anterior. Por ejemplo, que si un año es muy caliente (o frío), el 31 de diciembre empieza un año nuevo sin calor (o frío) ninguno. La tierra se olvida de la temperatura que tiene el 31 de diciembre, y rompe la baraja cada año. Y todos somos subnormales.

Y aunque es posible (pero muy raro) que Borenstein no sepa que hay otros tipos de procesos aleatorios, no es posible que los estadísticos que dice haber consultado no lo sepan. Pongamos un “camino aleatorio” [–>], donde el valor de temperatura de un año parte del valor del año anterior, y se le suma o resta una cantidad, aleatoriamente. Por ejemplo, cada año la temperatura varía -arriba o abajo- un poco, digamos 0,1ºC en promedio, y cada año en promedio tiene un valor de 0,1ºC más o menos que el anterior, aleatoriamente. Lo difícil es encontrar años muy calientes y muy fríos juntos; no años calientes seguidos, o años fríos seguidos.

Una muestra muy lustrativa. En Wikipedia en inglés [–>], un tal Morn ha usado una fórmula para crear un gráfico con ocho ejemplos de “caminos aleatorios”. Y pone uno de los gráficos que le han salido:

random-walk-wikipediaVale, pues de los ocho ejemplos, cinco le han salido con una probabilidad imposible — según Borenstein. En realidad, peor. En vez de ser nueve de los diez años más calientes entre los 15 últimos de una serie de 130 años, aquí vemos que salen *todos* los X años como los más calientes (o fríos), en una serie de cien años, donde X está entre 40 y 20 años seguidos como “los más calientes” de esa serie.

random-walk-wikipedia-con-marcas

En la Wiki en español hay otro gráfico similar, hecho por otro autor, y de las ocho series son dos las que cumplen esas condiciones que para Borenstein y sus estadísticos son imposibles.

Pero pollo insiste [–>] con majaderías similares:

Texas A&M University climate scientist Andrew Dessler and other experts said the latest statistics should end claims by non-scientists that warming has stopped. It didn’t, as climate denial sites still touted claims that the world has not warmed in 18 years.

Pues no. Desde 1998 todos los años están en el margen de error — o más abajo. Que por otra parte sólo es de una décima de grado (0,09º) arriba o abajo.

giss-record-con-margenFuente, y más completo y técnico, WUWT:

 

Una rápida actualización a la entrada de ayer. Desde artículos de Lubos Motl [–>] (físico teórico) y David Rose [–>] (periodista). Con los datos de los propios alarmistas. Por ejemplo, estos que tuiteó el jefe de la NASA para el clima (Gavin Schmidt):

Es muy fácil. Como la diferencia entre 2014 y otros años calientes es menor que el margen de incertidumbre, ya lo decíamos ayer [–>], no se puede asegurar que 2014 sea “el año más caliente” según esas mediciones. Pero es que además han calculado las probabilidades de que ocurra eso que afirman. Que 2014 sea el año más caliente. Y el resultado es el contrario de lo que le han dicho a la prensa. Del cuadro de arriba sale que …

  • NASA: Probabilidad del 62% de que 2014 no sea el año más caliente.
  • NOAA: Probablididad del 52% de que 2014 no sea el año más caliente.

Así que te están diciendo que 2014 fue el año más caliente desde que se mide (1880), cuando de sus propios cálculos lo que sale es que es más probable que no lo sea. En mi libro, a eso se le llama mentir. En el tuyo, no sé.

Ah, y como siempre, no olvidemos que para los satélites la probabilidad de que 2014 sea el año más caliente es cero. 1998 la sobrepasa por mucho más del margen de incertidumbre.

Añadido (20-enero). Conveniente gráfico de Paul Homewood en WUWT:

giss-global-temperature-anomalies

Fuentes:

Lubos Motl:

David Rose:

Bob Tisdale explica lo mismo, pero desde fuentes mejores que los tuits:

El consabido gráfico de Roy Spencer, jefe del equipo que hace la medición UAH desde satélites. Clic para fuente.

spencer-temperatura-global-diciembre-2014Respecto a eso de los récords, que gusta tanto a los calentólogos, si dejamos de hacer el gilipollas y conseguimos prescindir de virguerías como las centésimas de grado (y no ¡s conformamos con décimas), la carrera va así:

1. 1998 0.4
2. 2010 0.4
3. 2014 0.3
4. 2005 0.3
5. 2013 0.2
6. 2002 0.2
7. 2009 0.2
8. 2007 0.2
9. 2003 0.2
10. 2006 0.2
11. 2012 0.2

Otro gráfico, para ilustrar nuestra situación respecto a otra gran preocupación insuperable que tenemos. El que muestra la distancia a una barrera imaginaria, que sería una temperatura de 2º por encima de lo que llaman “preindustrial”. Preindustrial es una temperatura asquerosamente baja, que queda perfectamente reflejada en el frío que pasaban lo niños pobres en las novelas de Dickens. Pero al parecer es la que les gusta a los calentólogos carbono-maníacos.

uah-2014-y-preindustrial

Y no es que lo de dos grados “por encima de la temperatura preindustrial” tenga el menor significado. No existe una “temperatura preindustrial“. Antes de la máquina de vapor el clima variaba igual que ahora. Los 2º son una frontera imaginaria, que sacan de lo que creen que fue la mayor temperatura global que ha experimentado homo sapiens. Pero ojo; no es una media anual, sino probablemente de siglos. A ver quién es el guapo que saca una media anual hace cien mil años.

Y por otra parte, lo que sí sabemos es que ni los osos polares, tan lindos, ni la tierra en general, tuvieron el menor problema con aquella temperatura. ¿Hay que ponerse a pensar que, por ejemplo, pasar de +2,0º a +2,1ºC por encima de preindustrial es un gran problema? Cualquier persona con dos dedos de frente piensa que se está mucho mejor en esa frontera imaginaria, incluso más allá, que cuando Dickens y sus niños medio muertos de frío.

En imagen rápida. Temperatura global medida desde satélites por el grupo UAH (Christy/Spencer)

 

2014-ano-mas-caliente-no

En la línea roja, cada punto representa la media de los doce meses anteriores. Se marcan en azul los meses de diciembre, que representan las medias de cada año natural (1979, 1980, etc). Se ve claro que 2014 no tiene ninguna posibilidad de alcanzar el récord de 1998 con los tres meses que le quedan.

Si en vez de usar las medidas del grupo de UAH -porque son “escépticos”- usamos los del grupo RSS -porque son “alarmistas”-, el resultado queda más lejos del récord todavía.

2014-ano-mas-caliente-no-rss

¿Y de dónde salen todas esas noticias que se están viendo, sobre que 2014 va a ser el año más caliente del registro? Lo explica muy bien Roy Spencer en esta entrada de su blog:

Copio y traduzco algunas partes (con permiso):

… si no por otra razón, porque los termómetros no pueden medir medias globales — sólo los satélites pueden. Los intrumentos de los satélites miden casi cada kilómetro cúbico -vaya, cada pulgada cúbica- de la baja atmósfera, diariamente. Y puedes viajar cientos -si no miles- de kilómetros sin encontrar ningún termómetro cercano.

Los dos grupos principales que miden la temperatura global desde satélites (nuestro grupo UAH, y el grupo Remote Sensing Systems [RSS]) muestran 2014 significativamente por detrás de 2010, y especialmente 1998:

2014-no-record-calentamiento-global-rss-y-uah

En mi opinión, un problema mayor que la irregularidad de los datos de los termómetros es el juego inacabable de ajustes que les aplican a sus datos. La red de termómetros está basada en un retal de instrumentos que no tienen calidad de investigación, que nunca fueron pensados para medir cambios de temperatura de largo plazo de décimas o centésimas de grado, y las zonas enormes del mundo sin ningún dato son, o ignoradas, o rellenadas con datos ficticios.

Además, los termómetros se ubican donde vive la gente, y la gente contruye cosas y cambia el entorno, a menudo sustituyendo una vegetación refrescante con estructuras artificiales que causan calentamiento (la isla de calentamiento urbano) alrededor del termómetro. Los ajustes no pueden quitar ese efecto urbano fiablemente, porque no se puede distinguir del calentamiento natural.

…/…

Mientras tanto, los alarmistas seguirán usando unos datos obsoletos, muy incompletos, y fuertemente masajeados, para promover su causa.

Pero imaginemos que sí hubiera un récord real:

Lo que me trae a mi segundo punto. Si la temperatura global estuviera subiendo suavemente -digamos una centésima de grado por año- y no hubiera enfriamiento por La Niña ni calentamiento por El Niño, entonces *cada* año habría un nuevo récord de “el año más caliente del registro”.

¿Y qué?

Es la *cantidad* de calentamiento lo que importa. Y para un planeta donde todas las formas de vida ven cambios mucho más amplios de temperatura que lo que produce el “calentamiento global”, que podría ser de momento 1ºC, a esas formas de vida -incluyendo las que votan- no les importa realmente gran cosa.  Estamos discutiendo sobre el significado de centésimas de grado, que nadie puede sentir.

No es sopresa que los efectos en los extremos climáticos tampoco se puedan medir … a pesar de lo que te intentan hacer creer algunos “periodistas” creativos. Los extremos climáticos varían tremendamente, especialmente a un nivel local, y preocuparse porque la media (sea eso lo que sea) pueda variar marginalmente es un desplazamiento total del foco.

Roy Spencer tiene la virtud de la claridad. Y es una gran ventaja. Porque cuando alguien te cuenta una película que no hay forma de entender, y que va cambiando cada vez que te la cuenta, son muy grandes las posibilidades de que, o bien no sepa de lo que habla, o bien te esté intentando meter un gol. La apuesta razonable es que el cuento del calentamiento global padece los dos problemas.

Añadido para los comentarios en el hilo:

siberia-y-artico-temperaturas

El Ártico La Antártida está que se sale batiendo récords de hielo. En este caso la noticia que se está viendo se trata de récord de anomalía, o medido sobre la media de los 30 primeros años de mediciones.

El gráfico habitual (clic para ampliar, actualizado):

hielo-antartico-record-2014

Es posible que quede más claro si vemos medias anuales, y para 2014 usamos los últimos 365 días:

hielo-antartico-record-2014-anual

Hasta el año pasado el hielo marino del sur estaba creciendo despacito. Ahora parece que ya no es con tanta parsimonia. Desgraciadamente, porque el frío no es bueno. Las grandes masas de hielo tienden a ser desiertos biológicos. O casi.

Pero también se ve lo mismo si usamos medidas absolutas, y medias anuales. Con la cifra de los últimos 365 días para 2014.

hielo-antartico-record-2014-anual-abs

Para visualizar mejor lo de la anomalía, otro gráfico de Cryosphere Today [–>]

hielo-antartico-record-2014-anomalia

hielo-antartico-record-2014-ciclo

El otro “nuevo” récord que se acaba de batir es curiosillo. El de mes más caliente de la historia en USA. Pero lo ha batido … ¡julio de 1936! Y es que las temperaturas del pasado van cambiando, según se les ocurren modos mejores de ajustarlas, corregirlas, homogeneizarlas y liofilizarlas. Normalmente cambian en el sentido de mostrar mayor calentamiento reciente. Esto es, subiendo las modernas y bajando las antiguas. Pero esta vez ha salida rana la operación.

Clic en la imagen para el artículo de WUWT en el que se explica. Pero en el gráfico se ven los cambios que han ido dando esas temperaturas según pasa el tiempo.

WSJ_July2012_temps

 

¿Hay algún motivo racional para cambiar las temperaturas del pasado? No suena muy serio, pero sí lo hay. Las estaciones meteorológicas de las que salen los datos nunca estuvieron pensadas para medir la “temperatura media global”. Las circunstancias de cada estación son diferentes de las demás. Datos que faltan; datos mal escritos; cambios en el entorno físico; cambios en los instrumentos (del intrumento mismo, y de su posición); zonas sin termómetros. Entonces, para homogeneizar todo eso, necesitan un “modelo” o “clima regional” de referencia. Una “estructura climática” de referencia en la zona. Pero nuevos datos actuales (y supuestamente mejores y más completos), cambian esa “estructura climática”. Y al cambiar lo que sirve de referencia para la homogeneización, lógicamente cambian los ajustes que se han de aplicar a las temperaturas para que tengan un sentido “global”.

¿Parece poco serio? Lo es. Pero es el resultado inevitable de usar un intrumento para lo que jamás estuvo pensado.

« Página anteriorPágina siguiente »