termometros


Roy Spencer ha sacado a temperatura de noviembre desde satélites del equipo UAH. Dice que hay “casi certeza” de que será récord de temperatura en los 38 años que tiene la serie.

Podemos hacernos una idea muy fácil del significado del récord, si lo comparamos con el anterior con un El Niño fuerte similar. Usando la media móvil de un año (línea roja).

uah-2016-nov.png

De récord a récord, 18 años y media décima de grado más. En ese plan, el mismo récord por un El Niño de los grandes sería, dentro de cien años sería como 0,25º mayor. O sea, esos famosos récords cada tantos años suben a una tasa mucho menor que la de la muy ligera subida de temperatura en estos 38 años. Medido por récords, el Calentamiento Global Acojonante es todavía menos acojonante.

Fuente, Roy Spencer:

Este es un de los temas recurrentes en la discusión del Calentamiento Global Acojonante, y voy a tratar de situaros un poco. ¿Hay una conspiración de científicos “ajustando” los datos para crear una alarma climática, y con eso llevar más dinero hacia la especialidad? (Aparte de darles una herramienta a los políticos para meter mano en los impuestos y en la economía, se entiende).

Es verdad que se pueden ver muchas acusaciones en ese sentido. Pero es importante fijarse dónde se ven. Y siempre es en Twitter y en blogs. Y casi siempre vienen de la misma fuente, Tony Heller [Wikipedia–>] [blog –>] [Twitter @SteveSGoddard–>]. Heller tiene mérito rescatando noticias de prensa antiguas, en las que se ve la misma alarma de calentamiento hacia los años 40, cuando el CO2 no podía tener impacto apreciable. En lo que nadie serio le hace caso es en sus análisis de “fraude” de la NASA con sus series de temperatura. Porque ni es un análisis de verdad, ni mucho menos es serio.

No es falso que las temperaturas las están ajustando restrospectivamente todo el rato. Pero de ahí a demostrar que lo hayan hecho fraudulentamente, va un mundo. Nadie ha demostrado tal cosa. Y ni siquiera sería una labor que pueda hacer Heller  con cuatro dibujitos, como suele. Creo recordar que hay un equipo como de unos cuatro científicos de ambos “bandos” (incluye a Roger Pielke sr.) estudiando lo de los ajustes de las temperaturas y su justificación. Llevan muchos meses, y no tienen ninguna fecha prevista de fin. Y nadie espera gran cosa de su análisis.

Tampoco es verdad algo que suele creerse. Que los ajustes son siempre en el sentido de aumentar el Calentamiento Global Acojonante, enfriando las temperaturas del pasado. No es el caso.

En general ese es un jardín muy muy complicado, en el que los científicos del clima críticos con el IPCC no se meten. ¡Porque ni siquiera lo necesitan! Aun con todos esos ajustes, las temperaturas “oficiales” no justifican la alarma. Es poco calentamiento, y no está nada claro que no sea mayormente natural.

¿Y por qué sigue siempre vivo  ese ambiente de trampas con las temperaturas? Pues porque aunque no se puede demostrar, y los ajustes son verosímiles aunque no necesariamente correctos, sí hay motivos sobrados para la sospecha. No para la sospecha de una conspiración. Sí para la sospecha de una gente que miran todos en el mismo sentido, buscando la misma explicacion — y sólo esa explicación. Y claro, si todos buscan lo mismo acaban encontrando lo que buscan — sea verdad o sea equivocado.

Voy a poner un ejemplo de motivo para la sospecha. El mejor, que yo recuerde. Un email del Climategate, entre tres de las figuras más señeras de la alarma climática y de las series de temperatura global. Pero recordemos que sospechar no es saber.

Traduzco el email y dejo al final el original.

De: Tom Wigley <wigley@ucar.edu>
A: Phil Jones <p.jones@uea.ac.uk> Asunto: 1940s
Fecha: Domingo, 27 Sep 2009 23:25:38 -0600
Cc: Ben Santer <santer1@llnl.gov>

Phil,

Aquí hay algunas especulaciones sobre corregir las temperturas del mar para explicar parcialmente el calentón (warming blip) de los 1940s.

Si miras al gráfico adjunto verás que los continentes también muestran el calentón de los 1940s (como seguramente sabes).

Así que si podemos reducir el calentamiento del océano en, digamos 0,15ºC, eso será significativo para la media global — pero todavía tendríamos que explicar el calentamiento en tierra.

He elegido 0,15º deliberadamente. Eso todavía deja un “blip” en el océano, y yo creo que se necesita tener alguna forma de “blip” en el mar para explicar el de tierra (sea por un forzamiento común, o el mar forzando la tierra, o viceversa, o todos ellos). Cuando miras otros “blips”, los de tierra son (aproximadamente) de 1,5 a 2  veces mayores que los del mar — sensibilidad más alta, más efectos de inercia térmica. Mi ajuste de 0,15 deja las cosas consistentes con eso, así que puedes ver de donde vengo.

Quitar ENSO [EL Niño -pm] no afecta a esto.

Sería bueno eliminar al menos parte del “blip” de los 1940s, pero aun nos queda “¿por qué el blip?“.

Déjame ir más allá. Si miras el Hemisferio Norte y el Sur, y el efecto de los aerosoles (cualitativamente o con MAGICC), entonces con un blip oceánico reducido tenemos un calentamiento continuo en el HS, y un enfriamiento en el HN — justo como uno esperaría con aerosoles principalmente en el HN.

La otra cosa interesante es que (como señalan Foukal et al. nota — de
MAGICC) el calentamiento 1910 1940 no puede ser solar. El sol puede conseguir como mucho el 10% con (el cálculo de) Wang et al, menos con (el cálculo de) Foukal. Así que esto bien puede ser NADW (agua profunda del Átlántico Norte), como Sara y yo apuntamos en 1987 (así como Schlesinger más tarde). Un blip reducido en los 1940s hace el calentamiento 1910-40 mayor que el Hemisferio Sur (cosa que no ocurre actualmente) pero realmente no lo suficiente.

Así que … ¿por qué estaba el Hemisferio Sur tan frío hacia 1910? ¿Otro problema con las temperaturas del mar?

(Datos de HS/HN adjuntos también.)

Este material está en un informe que estoy escribiendo para EPRI, así que agradecería cualquier comentario que tú (Phil Jones) y Ben (Santer) podáis tener.

Tom.

El problema no puede estar más claro. No están explicando la teoría a través de las temperaturas, sino que están explicando (y ajustando) las temperaturas  a través de la teoría. Y puede ser que el ajuste sea correcto (o no). Creo recordar que era el paso de usar cubos de agua para medir la temperatura del mar, a usar termómetros en la toma de refrigeración de los barcos. Pero claro, si usas la teoría para ajustar las temperaturas, es imposible que las temperaturas sirvan para justificar la teoría. Imposible.

Creo recordar que sí hicieron esa rebaja en el “blip” de la década de 1940. Eso no cambiaría el calentamiento del siglo XX — el blip quedaba justo en el medio. Pero sí cambiaría la película, en el sentido de que el segundo calentamiento, cuando hay CO2, sería menor que el primero — que reconocen que no saben por qué fue. Pero es que con rebaja y todo siguen teniendo el mismo problema. Que es el que señala siempre Judith Curry. Si no puedes explicar el calentamiento 1910 – 1945, no puedes saber que el calentamiento 1980 – 2015 no sea por la misma causa desconocida, o en buena medida. Y si crees que fue por las corrientes oceánicas (eso sugiere Wigley en el email), el calentamiento reciente puede ser por lo mismo, o en buena parte.

Vamos a medir el problema:

La serie de temperatura del mar, ya después de rebajar el “blip” y todo eso. O sea, la serie como la tienen actualmente.

hadsst3-1850-2015

Ahora seleccionamos la parte moderna de calentamiento, eligiendo a propósito el punto más bajo en el origen para que sea el mayor calentamiento posible. O sea, entre los puntos 2 y 1.

hadsst3-calentamientos-seleccionados

Para el calentamiento de principio de siglo (recuerdo: sin CO2 significativo) elegimos el mismo número de años, hacia atrás desde el pico. Entre los puntos 4 y 3. Con la mala suerte de que no podemos empezar en el punto más bajo — como hemos hecho para el calentamiento reciente. Y comparamos los dos calentamientos del mar.

hadsst3-dos-calentamientos

Son iguales de tendencia. Un poco más el calentamiento anterior, que no tenía CO2, que el calentamiento moderno atribuido al CO2.

Resumiendo. No te metas en líos. Puedes sopechar lo que quieras, y está justificado si piensas en “Groupthink“. Pero como no vas a poder demostrar un fraude, ni que los ajustes sean incorrectos (no hay manera de saberlo), no enredes con este fraude. Ya tenemos bastante con a trick to hide the decline, que ese sí que es un engaño consciente de los buenos. Pero las temperaturas, aun con todas sus correcciones retrospectivas, no son un argumento en absoluto suficiente para la alarma. Ni de lejos.

Nota: Esto va de los ajustes -digamos- clásicos. Hay otros modernos. Los que intentan eliminar la Pausa. La llamada karlization de las series de temperaturas, que también son prodigios en el mar. Pero mejor paramos aquí, que ya va siendo largo.

Añadido (poco) posterior. Por curiosear un poco. Se puede pensar que la media de temperatura del mar global no algo muy de fuste antes de 1950. Imagina cuántos barcos había midiendo la temperatura -a base de echar cubos por la borda- en el Pacífico o en el hemisferio sur. De risa. Y eso afecta también a la temperatura global — el mar es un 70% del globo. Pero podemos comparar qué pasa si hacemos la misma operación en el mar más transitado. El Atlántico Norte. Repetimos lo que hemos hecho arriba, pero usando sólo el Atlántico Norte. Que además tiene la ventaja de ser lo que nos importa en Bilbao. LE bacalao y eso.

amo-non-detr

Comparamos los dos calentamientos, con y sin CO2:

amo-dos-calentamientos

La misma historia; dos calentamientos iguales.

Para que se vean mejor los dos calentamientos en el cuadro general:

amo-dos-calentamientos-2

Añadido para los comentarios (Antonio):

el-nino-sats-y-termometros

Para Alejandro:

insolacion-latitudes-nov

Para CSC

l-y-r-2ma-y-hoy

synder-2016

El email del “blip” original:

From: Tom Wigley <wigley@ucar.edu>
To: Phil Jones <p.jones@uea.ac.uk> Subject: 1940s
Date: Sun, 27 Sep 2009 23:25:38 -0600
Cc: Ben Santer <santer1@llnl.gov>
Phil,

Here are some speculations on correcting SSTs to partly
explain the 1940s warming blip.

If you look at the attached plot you will see that the
land also shows the 1940s blip (as I’m sure you know).

So, if we could reduce the ocean blip by, say, 0.15 degC,
then this would be significant for the global mean — but
we’d still have to explain the land blip.

I’ve chosen 0.15 here deliberately. This still leaves an
ocean blip, and i think one needs to have some form of
ocean blip to explain the land blip (via either some common
forcing, or ocean forcing land, or vice versa, or all of
these). When you look at other blips, the land blips are
1.5 to 2 times (roughly) the ocean blips — higher sensitivity
plus thermal inertia effects. My 0.15 adjustment leaves things
consistent with this, so you can see where I am coming from.

Removing ENSO does not affect this.

It would be good to remove at least part of the 1940s blip,
but we are still left with “why the blip”.

Let me go further. If you look at NH vs SH and the aerosol
effect (qualitatively or with MAGICC) then with a reduced
ocean blip we get continuous warming in the SH, and a cooling
in the NH — just as one would expect with mainly NH aerosols.

The other interesting thing is (as Foukal et al. note — from
MAGICC) that the 1910-40 warming cannot be solar. The Sun can
get at most 10% of this with Wang et al solar, less with Foukal
solar. So this may well be NADW, as Sarah and I noted in 1987
(and also Schlesinger later). A reduced SST blip in the 1940s
makes the 1910-40 warming larger than the SH (which it
currently is not) — but not really enough.

So … why was the SH so cold around 1910? Another SST problem?
(SH/NH data also attached.)

This stuff is in a report I am writing for EPRI, so I’d
appreciate any comments you (and Ben) might have.

Tom.

Attachment Converted: “c:\eudora\attach\TTHEMIS.xls”

Attachment Converted: “c:\eudora\attach\TTLVSO.XLS”

Añadido, para los comentarios (r0f).

sats-y-giss

 

sats-hadc-giss

 

tropical-hot-spot

uah-temperatura-global-octubre-2016

Ahora parece bastante seguro que 2016 sí será récord de temperatura también en los satélites, superando -¡por fin!- a 1998. Lo que sin duda dará lugar a jugosos titlulares a fin de año. Olvidando que un récord cada 18 años, y por unos 0,04ºC (puede andar por ahí), no es que quiera decir gran cosa. Bueno, querría decir unos cinco récords en un siglo si hacemos una proyección lienal. Donde el último récord del siglo sería unas dos décimas de grado más que el primero.

Se puede uno hacer la idea con este gráfico:

record-uah-12-meses-octubre-2016

Fuente, Roy Spencer:

El otro día veíamos [–>] a nuestra amiga Mónica López haciendo la imaginaria sección del tiempo de un Telediario veraniego en 2050. Donde las máximas en la mitad de la península eran de unos 50 grados. Producto, claro, del Calentamiento Global Acojonante. La idea, según los “escenarios” y modelos de la gente del cambio climático, es que un calentamiento global aumenta las temperaturas máximas en España.

Es algo que a primera vista parece razonable. Salvo que te dé por sospechar la posibilidad, también razonable, de que el clima sea un sistema caótico con constricciones. Y el caso es que debería haber la posibilidad de verlo, porque ya ha habido Calentamiento Global Acojonate. La primera comprobación debería ser si el calentamiento que ya ha habido ha subido las temperaturas máximas. Intentaremos ir viéndolo poco a poco. Pero para empezar, nada mejor que mirar primero la capital de mundo. ¿Nos estamos achicharrando más con el Calentamiento Global Acojonante de lo que hacíamos antes de emitir tanto CO2? Veamos las temperaturas máximas de Bilbao, desde 1.947.

bilbao-temperaturas-maximas-anuales

No parece que el Calentamiento Global Acojonante esté subiendo las máximas en Bilbao, ni produciendo una tendencia en las mismas. Podría haber más días calientes; esto son sólo datos de la temperatura máxima alcanzada cada año. Intentaremos verlo más adelante. De momento nos quedamos con las máximas que se alcanzan.

Es verdad que 2016 ha alcanzado una máxima alta, pero sólo es el sexto año desde 1947. El campeonato queda así.

  1. 1947
  2. 2003
  3. 1988
  4. 1950
  5. 2011
  6. 2016

Si lo quisiéramos hacer por lustros, una idea rápida podría ser una media móvil de 5 años.

bilbao-temp-max-anuales-y-mm5a

El lustro campeón sería el de 1986 – 1990, seguido de cerca por el de 1981 – 1985, y los demás quedan muy lejos.

La gran pregunta sería. ¿Si el Calentamiento Global Acojonante, ese que dicen que ya estamos sufriendo, no sube las temperaturas máximas, por qué piensan que las subirá en el futuro — si es que llega a haberlo? Es verdad que podría ser una particularidad de Bilbao. No sería la primera. Así que en los próximos días lo miraremos con Sevilla, por ser capital del flamenco; y con Madrid, por capital del imperio.

De momento, relajados. Hace calor, pero no es nada raro.

Datos:

Javier Sevillano, que ha organizado los de AEMET anteriores a 2013 de forma fácilmente digerible:

AEMET, desde 2013:

La idea se la he copiado descaradamente a Just The Facts en WUWT.

Pero lo vamos a hacer al revés. En vez de mucho rollo y poco dibujito, cambiaremos la estrategia. Queda más veraniego, y le puedes decir a la parienta que estás en el chiringuito (en vez de en la p*t* arena) para controlar el cambio climático.😉

Al final el asunto tiene un morbo que nadie esperaba. Los dos (1998 y 2016) son años de “super Niño”. Las dos últimas ocurrencias de esa circunstancia. Y es un fenómeno bastante constante respecto a su inicio y final. Pero en 2016, la temperatura se disparó en febrero y marzo respecto de 1998, y todo el mundo asumió que este año se batía el récord, de calle. Con enorme alegría para los alarmistas. Ellos son así; se alegran de las noticias que creen malas. Supongo que vende, o algo. Por su parte los escépticos (que los canallas llaman “negacionistas”), no estaban muy impresionados; pero sí completamente desesperados.

A ver; lo del récord / no récord es una chorrada colosal que no tiene el menor significado en la discusión científica. Son cuentos para los niños, o cuentas para los indios. Pero como todo este asunto es un cuento, esencialmente una operación de relaciones públicas, lo del récord se convierte en la madre de todas las batallas. De ahí que no impresionados … pero con un coscorrón que no veas. Ponte tú a explicarles a los niños.

Sorpresa. Después de ese calentón de febrero y marzo, los cuatro meses siguientes han sido más fríos en 2016 que en 1998. No con tanta diferencia como había tenido de calentamiento, pero suficiente para darle emoción a la carrera. Vaya, que donde parecía que no iba a haber competición, ahora la cosa está más que emocionante.

Vamos directamente a los dibujitos. No creo que necesiten mayor explicación. Se dan las dos series de temperatura global medida desde satélites. UAH (son “escépticos”) y RSS (son “alarmistas”). Comparando 1998 con 2016, mes a mes, y con la media de los meses que llevamos a la derecha.

UAH.

apuesta-2016-uah-record

Empate técnico en julio.

RSS

apuesta-rss-2016-record

Victoria ajustadísima de 2016 en RSS … de momento.

Vamos a verlo con todos los meses del año, aunque falten los de 2016, porque le puede dar mejor perspectiva de lo que se puede esperar.

UAH.

apuesta-uah-2016-record-ac

RSS.

apuesta-rss-2016-record-ac

Está ajustadísimo, que es lo bonito para hacer apuestas en el chiringuito. Y es una chorrada, pero resulta espectacular de cara a la discusión. Después de todo son los alarmatas los que se hinchan a hablar de récords irrelevantes todo el rato. Y esto viene a huevo para darles en el morro. ¿Récord, qué récord? ¿Dónde; en los termómetros de chichinabo con toda esa gimnasia estadística? ¿Cómo explica usted que la troposfera media no se caliente con el Calentamiento Global Acojonante, cuando debería calentarse más según su propia teoría? ¿Dónde está el modelo climático (esas fábricas de alarma) que muestre algo remotamente parecido a 18 años sin batir el récord?

Vale, vale, no lancemos las campanas al vuelo. Pero preparad las palomitas. Por si acaso. Intentaremos actualizarlo todos los meses.

Los datos.

cet-acojonante-no-acojonante

No tengo ni idea de si es voluntario o inconsciente el poco cuidado que tienen los científicos alarmistas del clima con el contexto de los datos que ofrecen. Puede ser que quieran atraer dinero a su especialidad sin mirar mucho la ética del método, o puede que de tantas ganas que tienen de salvar al mundo se estén engañando a si mismos. Pero es un escándalo. Y es un escándalo que ocurre prácticamente con todos los datos que ofrecen. Vamos a verlo con lo de la temperatura de superficie, que es la principal métrica que usan.

¡Es un calentamiento sin precedentes!- afirman con gran seguridad. Y lo rematan señalando récords que se baten continuamente. Ya, ¿y desde cuando lo mides? 1880 es lo que usan todas las series de “temperatura global” con las que te asustan. ¿Eso es un tiempo suficiente para saber si se trata de un calentamiento raro, o es normal? Vamos a ver la diferencia con una serie de temperatura que es más larga (desde 1659) y de más calidad.

Central England Temperature  es una serie de temperatura regional medida con muchos termómetros. La más larga, y la mejor. A la ventaja de ser mucho más larga, añade la ventaja de que permite un gran control de calidad, porque si uno de los termómetros hace cosas raras, o se ha desplazado de sitio, o el entorno sufre cambios,  se puede contrastar con termómetros de la misma región climática, y la misma altitud, de una forma muy coherente. Y además está muy bien documentado el historial de cada instrumento. No es como preguntar lo que pasó con un puto termómetro despendolado en Nigeria, en 1982.

CET representa la historia de la temperatura de aproximadamente este triángulo.

cet-area

También tiene otra ventaja. Es el clima del Atlántico Norte, que es el principal causante de las variaciones del hemisferio norte extratropical, que a su vez es donde ocurre el “calentamiento global”. (Nadie hablaría de un calentamiento si fuera por lo que se mide en el hemisferio sur o en los trópicos).

rss-calentamiento-global-por-latitud

Al final haremos una comparación entre esta serie de temperatura y lo que miden (de aquella manera) para el hemisferio norte extratropical con “proxies”.

Bien, tenemos esta serie de temperatura CET, de mil veces mayor calidad que cualquier serie de “temperatura global”, y vamos a ver la diferencia entre los calentamientos que se ven si se usa la serie sólo desde 1880, o se usa entera.

El gráfico es difícil de interpretar, porque muestra cambio de temperatura, no temperatura. Eso es un calentamiento; un cambio de temperatura — hacia más. Cada puntito representa el cambio de temperatura de 30 años. Por ejemplo, el punto que se sitúa en el año 2.000, y ofrece un resultado de 0,029ºC, significa que entre 1971 y 2000 la temperatura ha subido a una tasa de 0,029ºC por año ( o de 0,29ºC por década, que sería 2,9ºC por siglo).

Lo de medir el cambio de temperatura en 30 años es por la Oficina Meteorológica Mundial. Definen “clima” como la estadística de datos meteorológicos de 30 años. Y eso es lo que usamos para ver cómo cambia el clima CET.

Desde 1880. Se ha marcado una línea rosa con la siguiente mentalidad. Señala el mayor calentamiento en la serie antes del “calentamiento moderno”. (Es 0,033º por año, 0,33 por década; 3,3º por siglo). Y así se puede decir que cualquier calentamiento superior es “sin precedentes” (desde 1880), y es un récord, etc. También se señala con puntos rojos lo que queda por encima de “lo normal”, o el máximo desde antes de la antropogenia si miramos desde 1880.

calentamientos-cet-1880

cet-colorines-1880

Y se puede asegurar que nunca se había visto en la historia (desde 1880) un calentamiento como el Calentamiento Global Acojonante. O que en 2009 se llevaban siete años seguidos de un calentamiento “sin precedentes”. Y en 2005, cinco años seguidos de récord de calentamiento en 30 años. La falta de cuidado de los alarmistas del clima, claro, es olvidarse decir que lo que ocurre desde 1880 puede ser poco significativo. Un suceso puede ser muy improbable en un plazo, y  muy probable en un plazo mayor.

Desde 1659. La misma raya rosa y el mismo coloreado de los puntos que la superan.

calentamientos-cet

cet-colorines

Hemos cambiado de película. Lo de “sin precedentes” ha dejado de existir, y no se ha batido ningún récord desde 1720 (0,050º por año). Récord de calentamiento, no de temperatura. El clima se está calentando como desde 1700; pero eso no puede ser por tus emisiones de CO2, que empezaron mucho después y no son significativas hasta 1950.

Este es el momento en el que saltan todos los alarmistas, diciendo: ¡Eso es una serie de temperatura local, no global! Y es cierto. Pero la gente en general (no los alarmistas) gozan y padecen la temperatura local, no la global. Y CET está muy directamente relacionada con la temperatura de Bilbao, que es la que nos importa – como cualquiera puede entender. Además, si no se quieren creer que también está muy relacionada con la temperatura extratropical del hemisferio (la del calentamiento”global”, recuerdo), vamos a mirarlo. Comparando, por ejemplo, con una serie reciente de “proxies”, Ljungqvist 2010.

Esta vez comparamos temperatura, no cambio de temperatura (en “anomalía”). La serie de “proxies” es esta:

Se va a simple vista que tiene el mismo calentamiento hacia 1700, completamente comparable con el moderno. Pero vamos a verlo más cerca, y con las series superpuestas.

Nota: Ljungqvist 2010 tiene una resolución decadal. Consideran que cada punto representa la temperatura media de diez años. Así que para CET ponemos la media de las mismas décadas. El último tramo de CET se pone en verde porque sólo son seis años en lugar de diez.

calentamientos-cet-ljungqvist

¡Glus! Menuda sorpresa. El detalle fino no es exquisito, y los “proxies” tiene mucha menor variabilidad, como era de esperar. Por ser “proxies”, y por ser la media de muchas zonas. Pero la película general es bastante calcada, y la correlación sorprendente. Probablemente los termómetros CET sean mucha mejor medida de la variación de temperatura del hemisferio norte que ninguna serie de “proxies”.

En todo caso, dejando al margen la discusión local  / global, queda muy claro lo que puede pasar con una serie climática de sólo 130 años. Que bien puede contar una película muy distinta que la misma serie con 350. Y la cuestión es que no hay ni un sólo científico, por alarmista que sea, que no se dé cuenta de este problema. ¿Por qué pasan por encima de él, como si no existiera?

Datos:

CET: http://www.metoffice.gov.uk/hadobs/hadcet/data/download.html

Ljungqvist: ftp://ftp.ncdc.noaa.gov/pub/data/paleo/contributions_by_author/ljungqvist2010/ljungqvist2010.txt

 

 

 

Recién salido del horno para el lector atento.

satelites-vs-garitas-clima-bengtsson

cederlof-et-al-2016

A mis amigos los periodistas pirrados por el argumento de autoridad. Mirad lo destacado en rojo. International Meteorological Institute in Stockholm. Y Lennart Bengtsson, que ha dirigido el European Centre for Medium-Range Prediction (1981-1990), y el Max Planck Institute for Meteorology después. Actualmente es Senior Research Fellow en el Environmental Systems Science Centre de la Universidad de Reading. O sea, Dios. Como Lindzen, pero más en plan de manos a la obra que teórico. Y el mismo prestigio profesional superlativo.

Y recordad esta frase del estudio (clic en la imagen).

It is therefore suggested to use either the more robust tropospheric temperature or ocean surface temperature in studies of climate sensitivity.

Son dos tipos datos de temperaturas que se caracterizan por tener menos calentamiento que los de superficie — esos que usáis todo el rato en los periódicos para gritar ¡récord! casi cada año. Y sobre todo se caracterizan por tener un calentamiento mucho menor que los modelos climáticos en sus respectivas áreas; aproximadamente como la mitad.

Lo muestra bien esta gráfica que tanto os perturba.

junio-2016-tem-global-uah-y-modelos

Resaltan los problemas obvios -pero que no suelen salir en vuestros periódicos- de los datos de termómetros de superficie. Problemas ajenos (o antes de) los aparatos. Meteorológicos, como efectos de la “capa límite” con inversiones térmicas agudas; antropogénicos, como la urbanización y otros cambios ambientales; y estadísticos, como la muy incompleta cobertura de termómetros que exige interpolaciones espaciales más que delicadas.

A la vista de esos problemas, el sabio meteorólogo descarta en principio los termómetros de superficie como medición útil del “cambio climático”, y de la “sensibilidad climática”, buscando una alternativa superior. ¿La hay? De eso trata este estudio; de evaluar las distintas alternativas que hay.

Nota marginal. Los científicos alarmistas climáticos habituales no suelen ser meteorólogos. Por ejemplo, Hansen es físico de fluidos; GavinSchmidt -su sucesor- es climatólogo y modelista climático; Trenberth, “Ciencias”; Mickey Mann, climatólogo y geofísico. Y los que conocen, predicen con acierto, y le toman las medidas al sistema climático, son los meteorólogos.

Para contrastar la validez de los datos de los satélites usan, aparte de los satélites, las mediciones de temperatura de los aviones (hay muchas desde que comienzan los satélites en 1979, y un reanálisis que conjuga esos datos con modelos meteorológicos (que sí funcionan). Controlan lo sesgos y problemas; consideran los satélites mucho más válidos que los termómeros de superficie; y establecen un producto o mecanismo de control independiente.

As part of the re-analysis process, the observational data undergo an advanced data bias control (Dee et al., 2011 and references therein). Satellite and aircraft data, assimilated by the re-analyses, have undergone systematic evaluation for the period after 1979, and we therefore believe that the re-analysis data can be considered as a reasonably independent robust source of tropospheric data (Simmons et al., 2014).

An alternative to using the tropospheric temperatures is to use sea surface temperatures (SSTs). The atmospheric temperature approximately 2 m above the ocean surface on average does not differ from the SST in a significant way, and temperature trends calculated over many years are expected to be the same as that of the SST.

Las explicaciones son fáciles de seguir.

Y la conclusión:

We therefore strongly suggest that tropospheric temperature trends from re-analyses should replace surface temperature trends in future climate validation studies. If we use the temperature trend of the layer 700–400 hPa or any other similar measure, instead of the surface temperature trend, then this is probably a better representation of the global tropospheric temperature and presumably a more robust quantity to assess climate change.

Los termómetros de superficie están exagerando mucho el calentamiento por causas ajenas al sistema climático — y al CO2.

Las consecuencias son dos. El Calentamiento Global Acojonante es mucho menor del que parece cuando miras en los lugares adecuados (troposfera media o superficie del mar). Y los cálculos sobre lo que calienta el CO2 que emitimos, si los hicieran mirando en los lugares en el que se muestra bien, darían una cifra sensiblemente inferior. De cajón; si el mismo CO2 ha causado notablemente menos calentamiento de lo que parecía, el efecto del CO2 es notablemente inferior de lo que creíamos. Pero es verdad que hay un problema con eso. Mediciones de temperatura con satélites sólo hay desde 1.979. Es poco tiempo para un estudio de sensibilidad climática. Aun así la ideas es clara. La alarma está muy exagerada; y podemos comprender las causas físicas de la exageración en una medida razonable.

Nota marginal. Los cálculos de sensibilidad climática mejores y más recientes ya se habían salido del rango de los modelos del IPCC. Por eso aumentaron ese rango en 2013. Antes la parte baja era 2º en vez de 1,5, y los cuatro últimos estudios estarían fuera.

Pero estos estudios del gráfico son con termómetros de superficie. El cálculo, según lo que dice el estudio de Cederlöf, Bengtsson y Hodges, debería resultar inferior usando una medición más adecuada. Y Bengtsson es Dios.

Este es el cuento de hoy.

Agradecimiento: Roger Pielke Sr. y Ryan Maue; dos clásicos. Pielke, además de meteorólogo también, es de los autores más citados en la especialidad. Por lo de la autoridad que les pirra a los periodistas, digo.

 

Página siguiente »