termometros


Va sobre la eterna discusión de si los modelos climáticos van francamente más calientes que la realidad, o no. Y me interesaba echarle una mirada distinta. Por una parte al mar, que es la madre del cordero del sistema climático. Por otra parte, tratar de usar una serie de temperatura distinta e independiente de los termómetros y de los satélites UAH y RSS de siempre. A poder ser, algo que no sientan la necesidad de estar corrigiendo todo el rato.

Y finalmente, me interesan los trópicos. La gran incógnita / discusión es cómo reacciona el sistema climático a los efectos externos. Los “forzamientos”. Puede resistirse a ellos, como si tuviera un termostato; o puede amplificarlos, como si fuera una cabra loca. Y nadie lo sabe – aunque unos y otros aleguen saber lo que creen. Lo que sí parece claro es que en los trópicos sí hay algún efecto termostato. Se ve. Cuando hace calor, saltan nubes y tormentas, y enfrían; cuando está fresco,  las nubes y tormentas se forman mucho más tarde, si es que llegan a hacerlo. Y también parece claro que en los grandes cambios climáticos, tipo glaciaciones, en los trópicos se notan mucho menos. Especialmente en los trópicos marinos. ¿Se nota esto en el mar, en el Calentamiento Global Acojonante? ¿Y los modelos, cómo lo ven?

Bob Tisdale [–>] solía hacer comparaciones interesantes de ese tipo. Pero comparaba la media de los modelos con sólo una de las series de observaciones. La de NASA OIv2 (Reynolds). La serie me sirve muy para el propósito. Es independiente de las que he mencionado. Usa satélites, pero es una medición distinta. La temperatura de la “piel” del mar. Y la controla / chequea contra mediciones de superficie. No la cambian todo el rato, como las otras. Yo he conocido la versión 2, desde siempre, mientras que  las demás van saltando de versión en versión cada pocos años.

Tampoco me gusta nada comparar las observaciones con la media de los modelos. No creo que la media tenga ningún valor especial, y se pierde la información sobre el “desparrame” de los modelos. Esa costumbre que tienen de ocupar todo el mapa.

Así que esa esa sido la idea. Repetir lo de Tisdale, pero con *todos* los modelos que figuran en el Klimate Explorer [–>]. Son 39. Un peñazo guapo. Y usando dos series de mediciones, para que no sea sólo la de NOAA Reynolds, que da menos calentamiento que las sospechosas habituales. He metido también HadSST4; recién salida de sus últimas correcciones, y bien convencional entre los “afirmacionistas”. Es la serie que usa el Met Office británico; la más “clásica” que hay.

Los gráficos. Creo que lo más claro es representar las tendencias lineales de calentamiento, en grados por década. Para que no haya discusiones del método de “empalmar” el origen de modelos y observaciones en un gráfico de líneas típico. Aquí sólo hay números fríos, representados gráficamente. Y para el período 1982 – 2018, porque es cuando empieza la serie Reynolds, y uso medias anuales.

El mar tropical. De 24ºN a 24ºS. Los modelos (CMIP5), en azul claro, están en orden alfabético. Cada punto representa la tendencia lineal de la temperatura por década de cada modelo entre 1982 y 2018. En morado, lo mismo para las observaciones.

observaciones-y-modelos-mar-tropicos

El mar “global”. En realidad he sacado entre 60ºN y 60ºS, porque en las zonas donde hay mar helado cada serie lo hace de forma distinta, que a su vez son diferentes que los modelos.

Lo mismo de antes, en 60ºN – 60ºS:

observaciones-y-modelos-mar

 

Parece que hay un gran consenso entre los modelos para no coincidir con las mediciones, en el mar. Un consenso, digamos, caliente.

Enlaces. Todos los datos vienen del Klimate Exlorer, del Instituto Meteorológico de Holanda. Estos son los enlaces directos, con las opciones ya elegidas. (El KE resulta un poco laberinto si no se ha usado antes, y así es más fácil).

Mar trópicos (24ºN – 24ºS):

Mar 60ºN 60ºS:

NOAA Reynolds OIv2:

HadSST4:

La gente no se suele dar cuenta de este curioso detalle. Que en la ciencia del clima, la temperatura del pasado cambia constantemente. Y por eso es bastante poco relevante todo lo que te digan sobre la temperatura que ha hecho el año pasado, o el récord o no récord que haya habido. ¡Porque eso va a cambiar en el futuro! La temperatura de 2018 que te dan en el año 2019, no es la misma que la temperaura de 2018 que te van a dar en 2025.

No es facil de entender, ni de creer. Por eso vamos a usar un ejemplo de Twitter, de hoy, que viene muy a mano.

Personajes: Richard Betts, y la Global Warming Policy Forum (GWPF).

La GWPF es una conocida sociedad “negacionista”, que publica informes y trabajos sobre la discusión de clima. Y usa un gráfico de temperaturas en la cabecera de su web.

gwpf

Richard Betts es un físico alarmista del clima, director de Impactos Climáticos en la Universidad de Exeter, y director de lo mismo en el Hadley Center de la oficina meteorológica británica (Met Office). También es autor principal del último informe del IPCC.

La GWPF empezó a usar ese gráfico hacia 2010. Era una forma más o menos sutil de demostrar que en lo que iba de siglo la temperatura global no había subido. Y desde hace tres años, o por ahí, Richard Betts les recuerda que actualicen el gráfico en cuanto el Met Office saca la temperatura del siguiente año. ¡Para demostrar que las temperaturas sí están subiendo este siglo!

Y este año hemos tenido el mismo proceso. Betts les recuerda que ya lo pueden actualizar:

betts-gwpf

La GWPF le contesta que gracias, que actualizarán la cabecera hoy mismo. Y lo hace; como se ve en el gráfico, que ya tiene 2018.

gwpf

Ah, pues no; resulta que así no vale. No pueden simplemente añadir la temperatura que dan para 2018 a las anteriores que ya tenían. ¡Tienen que cambiar también las temperaturas de los años anteriores, porque la temperatura -por ejemplo- de 2016, o 2012, o 2015, no es la misma en 2018 que en 2019. En serio, ahora son más calientes que lo que eran el año pasado.

betts-gwpf-2

Y Richard Betts protesta con energía, porque en el gráfico pone como fuente: Met Office 2019. ¡Esa no es la opinión sobe las temperaturas en 2019! -dice. Ha cambiado.

betts-gwpf-3

Tiene razón. Y seguro que hay muchas justificaciones para los cambios. Pero también hay un problema: si entre 2018 y 2019 cambia la temperatura que hubo en 2011, 2012, 0 2016, no podemos saber que entre -por ejemplo- 2020 y 2021 no va a cambiar la temperatura que ha habido en 2018. Y eso quiere decir que no podemos saber la temperatura que ha habido en 2018. No podemos saber cuánto va a cambiar esa temperatura en los próximos años.

Conviene recordarlo cuando veas todos esos titulares tan impactantes sobre la “temperatura global”.

Fuente, Twitter:

Primero el gráfico habitual. Azul, medición desde satélites del equipo UAH, y en gordo media móvil de cinco años. Verde igual, pero del equipo RSS. Acaba en enero porque la actualizan más tarde. Y en rojo los modelos climáticos, para la misma altura a la que miden los satélites.

temperatura-global-satelites-febrero-2018

Sigue bajando la temperatura, después del Niño. Pero de una forma muy distinta, y más suave que en El Niño anterior (1997/98). La diferencia es que en aquel hubo una La Niña fuerte tras El Niño, y en este no. Ha sido entre La Nada, y La Niña muy suave. Y eso curiosamente podría suponer menos calor en el futuro. Con La Niña hay un enfriamiento en el Pacífico Ecuatorial, porque el viento hace aflorar agua fría de la profundidad. Suficiente para que se note en la temperatura global. Pero al mismo tiempo, ese agua fría despeja el cielo de nubes, y hace que el sol la pueda calentar más en su camino de Sudamérica a Australia. Y así se recarga la Pacific Warm Pool en la parte occidental del Pacífico Ecuatorial, que produce el siguiente el Niño.

pacific-warm-pool

Una posibilidad es que unas condiciones neutras tras El Niño, o de Niña suave, suavicen las condiciones de recalentamiento de esa “piscina caliente”.

Imposible saber qué va a hacer la temperatura global en los próximos meses. Pero si oscilara alrededor de este nivel, estaríamos en el nivel de “la pausa”. El freno del calentamiento global que hubo entre 1997 y 2015 (18 años). Marco el nivel con la raya amarilla.

temperatura-global-satelites-febrero-2018-pausa

Eso no quiere decir que se pudiera presentar en poco tiempo una “pausa” por el procedimiento que se hacía, y que tan nerviosos ponía a los alarmistas histéricos. Habría que esperar a que el subidón de El Niño de 2016 quede en el medio de esa nueva “pausa”, para que la línea de tendencia quedara plana. Un buen porrón de años. Y ya digo, siempre que las temperaturas volvieran a donde estaban antes, que es mucho decir. Pero iba a ser muy muy gracioso.

Mi apuesta para ese caso es una nueva corrección de las series de temperatura global, menos UAH. Para hacer la diferencia que se ve en el gráfico entre la azul y la verde, pero más ampliada.

Fuentes

Roy Spencer:

UAH (datos)

RSS (datos)

Hagelaars (gráfico modelos)

cas-not-unprecedented-warming

Esta es muy bonita. Artículo  / presentación en la revista de la Academia China de Ciencias. Entresacamos y traducimos.

Hay una gran cantidad de evidencia relacionada con la variación de climas antiguos en los datos “proxy”, como anillos de los árboles, hielo profundo, sedimentos de los lagos, estalagmitas, corales, y documentos históricos, y todas estas fuentes tienen gran significado a la hora de evaluar el calentamiento del siglo XX en el contexto de los dos últimos milenios.

El profesor GE Quansheng y su grupo del Instituto de Ciencias Geográficas y Recursos Naturales de la Academia China de Ciencias han recogido un gran número de “proxies”, y han reconstruido una serie de 2.000 años de temperatura de China con una resolución de diez años, permitiéndoles revelar las características cuantitativas del cambio de temperatura en China estos dos milenios.

“Hemos encontrado cuatro épocas cálidas, que fueron en los años:

  1. 1 a 200
  2. 550 a 760
  3. 950 a 1300
  4. y el siglo XX

La amplitud de temperatura entre las partes más frías y cálidas fue de 1,3ºC” dijo el profesor Quansheng.

El equipo halló que el calentamiento más rápido ocurrió entre  1870 – 2000, a una tasa de 0.56 ± 0.42°C / siglo.

Nota: Esto es en la presentación; en el trabajo dicen que esta tasa de calentamiento no es “particularmente única”, ya que hubo calentamientos rápidos similares entre 600 y 710 (0.51 ± 0.45°C / siglo); 880 y 990 (0.65 ± 0.43°C / siglo); y 1150 a 1250 (0.63 ± 0.42°C / siglo).  También señalan ciclos de temperatura en China de 50 a 70 años; de 100 a 120 años; y de 200 a 250 años.

El gráfico principal

quangsheng

2.000 años de temperatura en China (imagen de GE Quanshen)

 

 

Seguimos con la presentación:

Las temperaturas registradas durante el siglo XX pueden tener precedentes, porque la reconstrucción muestra registros para los períodos 981 a 1100, y de nuevo de 1201 a 1270, que fueron comparables al período cálido actual. Pero con una incertidumbre de ±0.28°C a ±0.42°C en el intervalo de confianza del 95%.

Desde el año 1.000 (la época que cubre el Período Cálido Medieval, la Pequeña Edad de Hielo y el presente período cálido) las variaciones de temperatura en China han estado típicamente en fase con las del hemisferio norte como conjunto.

Y la guinda, no menos apetitosa por muy archiconocida que sea — con excepción de los alarmistas:

 Las características generales de los impactos del cambio climático han sido, históricamente, negativas en los períodos fríos, y positivas en los períodos cálidos. Por ejemplo, 25 de los 31 períodos más prósperos de la China imperial ocurrieron en períodos cálidos, o de calentamiento.

Llama a tu alarmista climático favorito, y se lo cuentas. Que se calme un poco.

Fuentes

Academia China de Ciencias:

Springer (Quansheng et al 2017):

Agradecimiento a Bjorn Lomborg

 

 

Estos días pasados salía la noticia de la corrección de las mediciones de temperatura global del grupo RSS. ¡El calentamiento desde 1998 es un 140% mayor de lo que pensábamos! ¡Ahora los satélites RSS miden más calentamiento en la baja troposfera que las series de superficie! ¡Hay grandes diferencias entre las distintas series de temperatura global medida con satélites!

Curiosa manera de plantearlo, porque como el calentamiento desde 1998 era prácticamente de cero, conseguir un 140% más no es algo muy difícil. Lo que nunca encuentras en los titulares es lo relevante. ¿Cómo se compara la serie recién corregida con los modelos climáticos? Lo dicen con la boca pequeña:

The new data actually shows more warming than has been observed on the surface, though still slightly less than projected in most climate models.

Vamos a ver eso en gráfico, comparando las dos series de satélites con los modelos.

La zona rojiza son los modelos. La azul es la serie UAH de Christy y Spencer que usamos siempre. La verde es la RSS recién corregida al alza (antes era calcada a la azul). Las líneas gruesas (azul y verde) son  medias móviles de 5 años de las series de satélites UAH y RSS. Es donde se ve bien el asunto.

Está actualizada a junio 2017.

temp-global-uah-v6-rss-v4

La diferencia entre ambas es que UAH está fuera del 95% de los modelos, y RSS está justo tocando la frontera inferior del 95% de los modelos. Y ambas bien lejos de la media de los modelos, que es lo que usan para asustar a los niños.

¿Mejora su película? Seguro; todo lo que sea calentar las mediciones mejorará su situación. Pero no parece que el esfuerzo les haya llevado muy lejos.

Otra forma de verlo es mirar dónde quedan para RSS los El Niño fuertes, muy similares, que hay en el tiempo de estas series.

el-nino-uah-v6-rss-v4

Hay otro detalle que no dicen. La cuestión no es que haya algún calentamiento; eso es irrelevante. Calentamiento no es sinónimo de pecado, y un calentamiento suave con más CO en el aire es una bendición en vez de un problema. La cuestión es cuánto puede calentar el CO2 que emitimos y vamos a seguir emitiendo. El famoso cálculo de lo que llaman “sensibilidad climática”. A ese respecto, te asustan con lo que dicen los modelos. Pero lo que dicen las observaciones es muy distinto. Y en esas observaciones no entran estas series de satélites, porque son demasiado cortas para ese cálculo.

Es este gráfico que hemos visto muchas veces, al que el calentamiento que le han metido a la serie RSS no le afecta ni poco ni nada. No se usa en este cálculo. (ECS es “sensibilidad climática”, o lo que calentaría el CO2 usando las asunciones del IPCC y la temperatura observada de superficie -no los satélites- desde 1880).

ecs-modelos-observaciones

La nota de siempre. Este cálculo (lo azul) no tiene por qué reflejar la realidad, por mucho que se usen mediciones. Es teoría alarmista con asunciones alarmistas (los “forzamientos” del ICCC y la falta de variabilidad interna) en absoluto garantizadas.

Mucha gente se pregunta si esa corrección / calentamiento que le han metido a RSS es importante, o cambia la discusión. En realidad da juego mediático pero no cambia mucho. Probablemente les basta con desprestigiar los satélites en general, y los satélites les molestaban mucho. Pero la tesis alarmista tiene serios problemas incluso contando solo con las series de superficie.

En otra zona distinta de la troposfera (la troposfera media tropical) el asunto es todavía peor. Y es importante, porque es ahí donde ocurre el grueso del efecto del CO2. La zona donde los modelos predicen el llamado “tropical hot spot”, que en teoría es la parte que más se debería calentar de toda la troposfera. La diferencia entre mediciones y modelos es esta.

modelos-climaticos-y-realidad-tmt-trop-gavin-curry

La que dice RSS V4.0 es la nueva RSS recién recalentada. Perdón, cocinada. Perdón; corregida.

Añadido (7 / jul). Roy Spencer (UAH) comenta en su blog la nueva versión RSS.

Fuentes:

Carbon Brief / Hausfather:

UAH:

RSS:

Modelos digitalizados de:

 

Ya sabéis la canción

Una ola de frío local nunca es enfriamiento global

Nunca, nunca, nunca.

Una ola de calor local siempre es calentamiento global.

Siempre, siempre, siempre.

Rosario Calores la canta muy bien en El País.

rosario-caliente

Y nos cuenta muchas cosas Rosario. Por ejemplo que vosotros, cerdos, sois una corte de “negacionistas” de Trump. Si pides y comparas datos, o -peor- si pides evidencia empírica, eres de Trump. Bueno, puede ser. Si lo dice El País debe tener algo de cierto. Pero hay otra pregunta que nunca conviene olvidar. ¿Eso es malo, o es bueno; y en qué se nota? Por que si la discriminación es preguntar para enterarse, igual es mejor ser de Trump que de Rosario. Podría ser. Podría producir más enterarse.

Habla de Phoenix. Han suspendido vuelos porque con el calor el aire es menos denso y algunos aviones iban fuera de límite. Ya había ocurrido en 1990, pero dice que ahora es más frecuente.

Vale, hablemos de Poenix. Dibujitos. James Hansen y otros estudiaron el efecto del calentamiento debido al crecimiento de las ciudades. No tiene nada que ver con el rollo del CO2. Y explica la corrección que le hacen a las lecturas de termómetros de ciudades para contrarrestar ese efecto y que sean homogéneas con las localidades rurales cercanas. Con la inmensa suerte de que elige dos ejemplos extremos, que son Tokyo ¡y Phoenix!hansen-et-al-1999-figure-3A la izquierda Tokyo, a la derecha Phoenix. Arriba las lecturas de termómetros; y abajo la corrección (línea continua) para evitar representar ese calentamiento no climático, junto a las estaciones rurales cercanas (línea discontinua). Ni en el ajustado ni en las rurales se ve un calentamiento y una temperatura distintas entre la primera y la segunda mitad del siglo.

Dicen Hansen y Cia:

The measured and adjusted temperature records for Tokyo and Phoenix are shown in Figure 3. These are among the most extreme examples of urban warming but they illustrate a human influence that can be expected to exist to some degree in all population centers. Tokyo warmed relative to its rural neighbors in both the first and second halves of the century. The true nonclimatic warming in Tokyo may be even somewhat larger that suggested in Figure 3 because some “urban” effect is known to occur even in small towns and rural locations [Mitchell 1953; Landsburg 1981]. The urban effect in Phoenix occurs mainly in the second-half of the century. The urban-adjusted Phoenix record shows little temperature change.

Traducido: EL calentamiento que ves en Phoenix no es por el “calentamiento global”, ni está relacionado con el clima; es un efecto de la urbanización.

Hansen sólo llega hasta el año 1999, pero es que desde entonces Phoenix no ha tenido ni años, ni junios más calientes.

phoenix-t-giss

phoenix-T-junio-GISS

A tomar por saco la bicicleta de los aviones y el Calentamiento Global Acojonante. Sí es un calentamiento local, y tan acojonante como ganas tengas.

Luego suelta muchas anécdotas Rosario, pero que no indican absolutamente nada. Hay una sequía, hay incendios. ¿Sí? ¿Y con qué comparamos para saber si es raro o no tanto? No, que no hace falta, que ya tenemos un cuento que mete mucho miedo. Estupendo.

Hay un dato en todo el artículo. Uno. No lo veo todavía en AEMET, pero ella es periodista de El País y habrá conseguido un avance.

Desde 1965 esta ha sido la primavera más cálida en España, con 1,7 grados más que la media habitual.

Como conocemos la media habitual de AEMET para Primavera (13,6ºC) podemos saber la media de 2017 (15,3ºC). Y lo podemos poner en el histórico.

aemet-primavera-2017

Es tan acojonante el calentamiento de la primavera en España, que desde el récord de1997 ha conseguido subir de 15,2ºC a 15,3ºC. O una décima de grado. Y si contamos también los años no récord, tienes un no calentamiento de la primavera en España durante 21 años. Con una cantidad insoportablemente mayor de CO2, según dicen. De 363 ppm a unas 406 ppm. Pero con efecto cero en la primavera en España.

aemet-primavera-T-ultimos-21

Es muy entretenido esto. Si quieren jugar a las anécdotas irrelevantes para acojonar, jugaremos. Hacer el cafre es muy divertido … para todos. Y pasamos de la ola de calor que abrasa a los “negacionistas”, a la ola de calor que derrite la última neurona de Rosario.

Fuentes.

Rosario:

NASA (para lo de Phoenix urbano / rural):

GISS (para lo de Phoenix moderno)

AMET:

NOAA (para el CO2)

Agradecimientos

Mi calentólogo cantamañanas favorito:

 

En febrero la medición desde satélites UAH ha quedado en una temperatura global de 0,35º respecto de la media de los febreros entre 1979 y 2010.

En dibujito. La línea azul delgada es la temperatura mes a mes; la azul gorda es una media de cinco años; y la líneas rojas (y la zona transparente) marcan el desparrame de los modelos climáticos, también en media de cinco años. La comparación válida es la línea azul gorda respecto de la zona roja, ambas con medias de cinco años. Y dan una idea buena de la tendencia de medio plazo (décadas). La temperatura de un mes es muy anecdótica, y así vemos juntas la anécdota y la chicha.

temperatura-global-uah-febrero-2017

Fuente, Roy Spencer:

 

Página siguiente »