snowden


Perspectiva. No pensemos en buenos (los que te gustan) y malos (los que no te gustan). Pensemos en abusones y abusados. Abusón es el que te usa sin tu permiso. Ilegalmente, en los casos graves.  Eso simplifica el problema. Y lo hace objetivo. Aunque no siempre te guste el resultado.

También evita cuentos. Como ese cuento, tan vasco hoy, del doble sufrimiento de los dos bandos. No, mira; tú has elegido asesinar, y tu asesinado no ha elegido nada. Tú podías no asesinar, y tu asesinado no ha podido evitarte. Solo hay un abusón ahí. Y ya puedes pensar en todo el dolor que quieras de tus familiares y allegados, que lo has causado tú. El asesino. No tu víctima.

Los abusones funcionan por el miedo. Y usan el miedo de ejemplo, para extenderlo. Saltemos de continente — incluso mental. La escaldalosa sentencia de Manning a 35 años en una prisión de las más putas, es dar miedo con el ejemplo. Para que no se les ocurra a otros denunciar lo que cualquier ser humano -simplemente decente- debe denunciar.

Pero hay buenas noticias. No siempre funciona, y con Snowden no está funcionando. Pero no será que no funciona por la ayuda de la prensa. Se comprende que no quiere convertirse en protagonista de la historia. El asunto es el espionaje masivo e indiscriminado. El asunto es que ese poder desmesurado en manos del ejecutivo acaba con cualquier sueño de “checks and balances”. Pero el asunto también es quitar el miedo como herramienta de ese ejecutivo abusón. Por eso hay que contar la historia de que no es cierta la imagen de un Snowden aislado en Moscú, a modo de un Kim Philby que muere prematuramente de soledad y alcoholismo.

Resulta que no sabíamos que Lindsay Mills, la novia de Snowden, está con él en Moscú. Desde junio. La imagen es de un fotograma del final de la película Citizenfour  [–>].

snowden-con-mills-en-moscu

Que se jodan los abusones y su miedo, que Snowden está de miedo en Moscú. Y no es precisamente un paria olvidado. Aquí se ve a los realizadores y algunos intervinients de Citizenfour, con la familia de Edward, en la presentación de la película en el Festival de Cine de Nueva York. Recibiendo un aplauso atronador.

citizenfour-presentacion

Así que aplaudir a Snowden, y por ejemplo ir a ver la película de Poitras, es un acto cívico. Se estrena de inmediato. Dos pájaros de un tiro.

Y volviendo a la vieja Europa -peor, a la vieja España- tenemos otra versión regional de los abusones, en pleno modo fascista. Cuando los nazis gobiernan un país independiente, soberano y eso, señalan los escaparates de los judíos.

escaparate-jude

Es muy práctico. Les dice a los arios a quién no comprar. Al menos, a los arios de tendencia nazi. Y qué escaparate romper cuando haya un poco de jolgorio en la calle.

Cuando el paisito en el que gobiernan los nazis no es independiente, tiene que soportar unas leyes de tipo democrático. Y entonces no puedes poner la marca del oprobio sin permiso de dueño judío de la tienda. Pero tiene arreglo. Visitas a los comerciantes arios, y les explicas las ventajas -sobre todo de seguridad- de pagar una moderada “voluntad” a cambio de poder ostentar la marca que dice: a este no le hagas boicot ni le jodas la luna.

nazis-en-catalunha

Los etarras lo han practicado con gran éxito en Vasquilandia. En los pueblos de mayor ambiente vascopiteko. Pero la imagen de arriba, de Libertad Digital [–>], es de Barcelona.

Lo de los escaparates nazis lo ha traído Dani (@jodi_endo). Gracias.

Ya siento repetirlo tanto.  Pero es difícil decir más, con menos palabras.

¿Todavía creéis que los podéis controlar?

Plazaeme se ha registrado con los nazis, para teneros informados.

plazaeme-registrado-con-los-nazis

Fuente de las noticias (y fotos) sobre Snowden:

Hay un vídeo corto de Poitras, muy ilustrativo. Les enseñan uno de los documentos filtrados por Snowden a dos ingenieros alemanes, de una empresa de internet por satélite. En el que se explica cómo son espiados (sale el nombre de uno de ellos), para poder entrar en sus servidores y tener acceso a sus clientes.

Otra recomendación. Revista digital que han montado, a raíz del caso Snowden, Glen Greenwald y Laura Poitras. Con muchos otros.

Luis Bouza-Brey y Octavio ponen el dedo en una llaga conocida, que parecemos digerir con dificultad. Está muy bien expresada en un artículo de Fernando García Cortázar, que nos trae Luis:

Ampliado por los dos “placeros”, en estos comentarios [–>] [–>]

Habla de la falta de sentimiento patriótico en España, frente a los secesionistas que inundan de banderas las calles. De la falta evidente de sentimiento patriótico en España, concluyen que está dormido. O enfermo. Una especia de indolencia pecaminosa. Yo concluyo que el mundo está cambiando.

Porque hemos podido ver estos meses, en el Reino Unido, muchas de las “rarezas” que achacamos a un supuesto “mal” de España. Por ejemplo, la similar escasez de motivación sentimental pro Britannia, tanto en Escocia como en el UK entero. Contra la hiper motivación sentimental de los separatas. Y cuando  la cosa ha andado justa justa, no han podido pararla con mares de banderas en las calles -porque como digo, apenas hay portabanderas para eso-, sino poniendo números y ejemplos de disfunciones encima de la mesa. El vil metal, que nuestros briosos amigos sentimentales parecen despreciar.

Un ejemplo de Cortázar que a mi me da una pista:

Avergonzaría a los intelectuales españoles de hace cien años, cuales fueran sus proyectos políticos personales, la forma en que se ha renunciado a una conciencia nacional. Les avergonzaría contemplar cómo esta se ha cambiado por una fe a profesar en privado o por una ley a defender en público. Les alarmaría la ligereza con que se ha depuesto la fuerza de nuestra cultura, el vigor de nuestro significado histórico, …

Y es que lo de Fernando, con quien tanto comparto, me deja preocupantemente frío. ¿Seré un monstruíto por no tener muy llena la estantería de “conciencia nacional”.  ¿Y por no saber cuál es “nuestro significado histórico”?

No sé, piensemos en un héroe moderno como Edward Snowden. Tiene un serio problema contra el comportamiento de su gobierno, y lo quiere hacer público. ¿Pero qué quiere decir para él hacerlo “público”? ¿Qué es el “público”? Puedes hacerte una idea al recordar que la persona que elige para contarlo es Laura Poitras, una cineasta alemana. Y el nombre en clave que elige para ponerse en contacto no es patriot o algo similar, sino Citizenfour. Solo mucho más tarde, cuando ya tienen el plan, embarcan a un periodista americano … que vive en Brasil. Y se apoyan política y legalmente en una organización internacional fundada y dirigida por un australiano (Asange), que pone la gestión del caso en manos de una inglesa (Harrison).

Y aquí podemos intuir algo. Las banderas nunca darán un altavoz a un Edward Snowden. Ni la “conciencia nacional”. Mucho menos “nuestro significado histórico”. Al contrario; bandera, nación, y significado histórico, son tres de las herramientas favoritas de Obama para tratar de convencer de la justificación para encerrar a Snowden de por vida en una cárcel de máxima seguridad. Estilo Manning.

Yo, la verdad, creo que estamos en un mundo muy distinto que el de los “intelectuales de hace cien años” que añora Fernando García de Cortázar. Pero en realidad no importa mucho si estoy en lo cierto o equivocado. Lo que importa, creo, es la realidad. Y la realidad es que la idea de la no-secesión no tiene portabanderas. Apenas. Ni aquí, ni en el Reino Unido. Sospecho que tampoco en Canadá, que me pilla más lejos. Pero aunque no tenga portabanderas, sí puede que tenga otras cosas.

Recomendación:

Nota: Pido disculpas a Luis y Octavio por abusar y poner mi respuesta en una entrada. Pero no había entrada para el día, y …

Las relaciones entre la comunidad de matemáticos y la de espionaje son -digamos- muy especiales. En USA, al menos. Los matemáticos suelen ser buenos programadores, y sobre todo, buenos “mineros” y gestores en general de datos. Y con el crecimiento que ha tenido el uso de la informática y la cantidad de datos en manos de las agencias de espionaje, estas se han convertido desde los años 70 en uno de los sectores que más matemáticos contrata. Si no el que más. Se suele decir que la NSA es el mayor empleador de matemáticos del mundo.

Los espías contratan, encargan trabajos concretos, financian estudios científicos y esponsorizan a las asociaciones de matemáticos. Es una relación “de uña y carne”, de una forma completamente natural. Por eso es de especial interés este informe de la revista de la AMS [–>] sobre el caso Snowden:

Tiene la forma de tres piezas de opinión, de entre los socios a los que han pedido que participen porque les consideran bien informados.  Pero no han conseguido un equilibrio de opiniones a favor / en contra de lo que está haciendo la NASA.

Para buscar una discusión equilibrada que represente la variedad de opiniones, nos hemos esforzado en buscar autores que defiendan la postura de la NSA. Sin embargo, ha resultado difícil. Algunos de los que nos han rechazado puede que estén restringidos por acuerdos legales de confidencialidad.

Ya. Y resulta que todos los que han participado desde fuera de la NSA, pero en posiciones suficientemente próximas e informadas como para juzgar lo que hace esa agencia, están en contra del espionaje que nos ha revelado Snowden.

El ambiente que se desprende de lectura recuerda mucho a Los Álamos y la bomba atómica. Un entusiasmo inicial de la comunidad científica, por la urgencia de la guerra. Como el 11/S. Y después, un paulatino distanciamiento. Como Feynman, que calculaba la masa necesaria de la bomba, diciendo muchos años después: fue un mal uso de la ciencia.

Pero lo especial de esta opinión y artículos de los matemáticos va mucho más allá de las razones constitucionales y morales más o menos evidentes. Porque también tienen muchas razones técnicas en contra. Y además señalan algo de lo que el público no es demasiado consciente. La enrome relevancia de los “metadatos” para hacerte una radiografía mucho más precisa de la que podría hacer tu confesor, o tu amante.

Y saben de lo que hablan. Por ejemplo, Keith Devlin se ha pasado doce años desarrollando sistemas para que los analistas de inteligencia puedan extraer información de los metadatos.

¡Los metadatos te cuentan prácticamente todo lo que necesitas saber! De hecho, el foco de mi trabajo en NIMD [–>] era sobre el grado en el que las características contextuales de las señales (fuentes de información) juegan un papel en el conocimiento que se puede conseguir de esa señal. Me pidieron que participara en el proyecto de Veridian en NIMD precisamente para estudiar ese asunto.

Pero explica que se extrae más información cuanto más focalizados y en profundidad sean los datos de los que partes. O sea, apuntando a algo de lo que ya tengas una pista o motivo de sospecha, o a un “ambiente” concreto. Justo lo contrario de la filosofía de “pillarlo todo” de la NSA.

Lo que aprendimos de NIMD —al menos lo que yo saqué de la experiencia (no puedo hablar por todos los demás, aunque otros piensan lo  mismo)— es que los métodos y herramientas que desarrollamos podían ser un beneficio real si se utilizaban con objetivos muy concretos.

En fin, que da para mucho este breve (5 págs.) informe de tres autores. Y el resumen es que tienen un enfado muy notable, porque lo que hemos conocido de la NSA supone una salvajada moral y política, con una muy dudosa justificación técnica. Lo que a mi me lleva a pensar en cuál será el objetivo real que sí justifica la recolección y conservación masiva (sin objetivo concreto) de metadatos. Porque nadie monta “por esport” centros de datos como este de Utah.

nsa-utah

Este es el mensaje verdadero de NIMD. El uso de de las herramientas de búsqueda y análisis debe de ser estrecho y profundo, y no ancho y superficial. Apunta todas ese poder de computación a investigaciones profundas de muy probables terroristas, y así un analista de inteligencia puede obtener toda la información necesaria para iniciar una cadena ejecutiva que resulte en una acción decisiva.

Suena muy razonable. ¿Y entonces, para qué hace la NSA lo que hace? Porque lo que se desprende de los comentarios de estos matemáticos, es que todo ese gasto y recogida horizontal (masiva, no profunda) de datos, es un desperdicio de recursos. Peor; supone atascar el sistema, y hacer que no pueda funcionar su herramienta decisiva. El viejo HUMINT. Human intelligence.

Recomiendo, pues:

Continuando lo de ayer [–>].

Se me había escapado. Ayer vi en un artículo sobre Edward Sonwden (@free_snowden) que Glenn Greenwald (@ggreenwald) ha escrito un libro contando el caso.

No lo he leído entero todavía. Como una quinta parte o así. Suficiente para señalarlo y recomendarlo.

no-place-to-hide

En Amazon, por siete euros y pico. Que todavía me parece un poco carillo para una novela de espías y conspiración política, aunque sea tan buena como esta. Pero, joé, que esto además de un relato muy novelesco, es realidad, y es actualidad, y es historia. Lo compré sin mirar. Y no me arrepiento, a pesar de que me parece mucho menos cómodo leer un libro en la aplicación de Amazon / Kindle, que en cualquiera de las de leer epubs.

Apasionante la historia que cuenta. Que sí, sabemos más o menos por encima, pero muchos detalles son jugosos, y son importantes. Y también hay mucho que yo no sabía, a pesar de haber seguido el caso con atención.

Por ejemplo, nunca entendí lo de que se fuera a Hong Kong, y “hablara” estando allí. Y siempre me quedé con la idea de que Snowden era un pringadillo en la parte baja de la escala de la comunidad de cyber-espionaje, que había tenido acceso a tanto material ya fuera por casualidad, ya fuera por cierto descontrol interno. Y que lo hacía desde fuera; desde una empresa subcontratada. Idea a la que ayuda su imagen juvenil y su ingenuidad política. Pero es una idea que también está impulsada por la propagande del gobierno USA. Siempre es menos grave que se rebote un tío poco relevante.

Pero no tiene nada que ver. Snowden es ex NSA, y ex CIA. Y de nivel. Y se cambió a a una empresa subcontratada, por menos sueldo, precisamente para tener acceso a una parte del material que le faltaba. Y que era importante para dar una información completa al público.

Lo que me parece tal vez mas apasionante es que se trata de una operación muy pensada, muy bien organizada, y de no corto plazo. Pero organizada individualmente. No sé, imagina un espía que trabaja de “free-lance” para una potencia extranjera, solo que la potencia no es extranjera, y es … ¡el público!

Si se piensa, no es tan raro. Después del 11-S hubo un “boom” de espionaje por parte de un estado que ya no se puede no llamar policial. Y ese “boom” necesitaba manos; muchas manos. ¿De dónde iban a sacar de maner inmediata gente preparada para manejar esa multiplicación de sistemas informáticos de espionaje masivo? Inevitablemente, de una generación que ha nacido en internet, para la que la libertad de expresión y la privacidad en la red son una cuestión moral clave. Estaban fabricando una bomba de relojería, y la potencia extranjera no eran los ruskis, sino los frikis de internet. O sea, Snowden.

¿Snowden es un epía o un informante (whistleblower)? Es las dos cosas, y no hay ninguna incompatibilidad. Es un espía como la copa de un pino. Estuvo muchísimo tiempo organizando y llevando a cabo una operación compleja para acceder a información secreta. Engañando conscientemente a las organizaciones a las que pertenecía. Eso es un espía. Pero resulta que no espiaba para “el enemigo”, sino que espiaba para la gente. O sea, para ti. Para que te enteres. Y eso es un informante en su máxima expresión. Y de paso, un héroe moderno que a los novelistas no se les había ocurrido. La realidad superando a la ficción.

Cito de memoria, pero creo que bastante exacto:

Lo que me preocupaba es ser parte de la última generación que conociera una internet libre.

La última, y la primera nativa, macho.

Pero leer No palce to hide no es solo un disfrute de novela emocionante ,y un baño de realidad. También es una cuestión moral. Porque tarde o temprano tendremos que decidir si vamos a hacer algo al respecto, o no. Y en su caso, qué.

Yo de vosotros, no me lo perdería.

Los americanskys han organizado el día 11 de febrero, mañana, para hacer una protesta internáutica masiva contra la vigilancia masiva de su gobierno. Y aunque es cosa de todos, la movida es fundamentalmente suya. Quiero decir, pensada para que la gente se ponga en contacto con su representante, proteste, exija, y tal. ¿Pero con qué representante se puede poner en contacto Pringatus Hispaniae? ¿Con don Teledeporte, El Aguerrido? ¿Con Faisán Al Veraz? Preocupadísimos se van a quedar. Ya ves, igual no les ponen en la lista de su partido en las próximas elecciones.

La web es esta (clic)

thedaywefightbackAdemás hay otra noticia relacionada. Tres periodistas, dos de ellos directamente relacionados con las publicaciones de Snowden sobre el espionaje al por major de la NSA, han inaugurado una web dedicada a dos objetivos. Glenn Greenwald (@ggreenwald), Laura Poitras y Jeremy Scahill. Y han reunido a un equipo de reporteros y editores de su cuerda y confianza para llevarlo a cabo.

just-metadata-relaxCopio (y traduzco)

Nuestro objetivo inmediato es llimitado, pero crucialmente importante: proporcionar una plataforma y estructura editorial en la que informar agresivamente sobre las informaciones proporcionadas por juestra fuente, el “whistleblower” de la NSA Edward Snowden. hemos decidido lanzarlo ahora porque creemos que tenemos una obligación urgente con esta historia, estos documentos, y el público.

…/…

Nuestra misión a largo plazo es proporcionar un periodismo independiente y combativo en una serie de asuntos, desde secretos, abusos de la justicia criminal y civil y violaciones de libartades civiles, hasta el comportamiento de los medios de comunicación, desigualdades sociales, y todo tipo de corrupción financiera y política.

Apuesto a que lo harán bien. No solo tienen periodistas aguerridos, sino también especialistas para tratar los aspectos legales y tecnológicos. Clic.

the-interceptLa impresión es que todas las amenazas y abusos policiales, y los ataques públicos que han recibido, no les han achantado. Parece que han sido un estímulo. ¡Bravo!

Y mucho mejor que el de la reina de Inglaterra, supongo. ¡Vaya rollo! El caso es que Channel 4 tiene la costumbre desde hace 20 años de ser el único canal que no retransmite el mensaje de la reina, y elige todos los años a alguien para hacer uno -digamos- alternativo. Creo que sí tienen la delicadeza de no hacerlo coincidir, sino que lo dan justo después. Vale, elegancia.

Este año han elegido a Edward Snowden. Aquí unos extractos:

snowden-chistmas

« Página anteriorPágina siguiente »