secesión de cataluña


Yupilunya es un estado mental, en el que todo lo que creo ha de ser cierto … ¡porque es lo que cree un sol poble! Curiosamente, siempre cree lo que le peta. Como los niños.  Y esa enternecedora fe es independiente de la inteligencia, de la formación, de la experiencia, y del sitio en el que se viva. Se podría decir que es como el estado de trumpifai, o de ¡viva la Virgen!, pero con fet diferencial. Con barretinas y prodigios así.

barretina

Vamos a poner un ejemplo espectacular de Yupilunya. Uno de los economistas más citados en el campo del crecimiento económico, que lleva 28 años viviendo en Estados Unidos. Y ha sido profesor en Yale, Harvard y Columbia. Sí, ese; el que se pone chaquetas como de película de terror.

Está muy infectado por el virus de Yupilunya. Y vamos a ver el aplastante efecto de esa tara mental. El profesor cree firmemente, indubitablemente y sin necesidad de confirmación alguna, que en EEUU hubieran permitido un referéndum como el que quieren los yupilandeses.

¿Que no te parece posible tal ignorancia por parte de un no analfabeto que debería que conocer bien las características políticas de EEUU? A mi tampoco, pero es así:

sala-i-martin

Clic para verlo en Twitter.

No podría ser un asunto más clásico, ni más incrustado en la jurisprudencia de ese país. Desde 1869, nada menos. De la sentencia de Texas v. White:

texasvswhite

Ya dejó muy claro el Supremo que la única forma de que un Estado deje la Unión es, o a través de una revolución, o con el consentimiento de los demás Estados. Digan Canadá o el Reino Unido lo que digan. Aunque Canadá, para estupor del profesor, dice exactamente lo mismo.

clarity-act-provincias

Ah, pero el profesor se refiere al referéndum, no a la secesión. Cree con total firmeza que en EEUU permitirían los referendos de secesión, por mucho que la secesión sea completamente ilegal. El problema es que no se trata de un asunto desconocido o hipotético en EEUU. No hace falta creer lo que ocurriría, sino que basta con mirar lo que ocurre. Habrá mas, pero que yo conozca hay tres sentencias recientes en contra del supuesto derecho a refrendar una secesión. En 2003, 2007 y 2010. Y siempre a cuenta del mismo grupo de pelmas. El Alsakan Independece Party.

El AKIP pidió que se incluyera el asunto de la secesión entre las preguntas que se suelen hacer al electorado aprovechando las elecciones. El Gobernador se negó, y pleitearon. Y la corte sentenció en 2003 que la secesión era inconstitucional, y que a tomar rasca. 2003.

En las siguientes elecciones los separatas se pusieron más finos. Y pretendían que la pregunta versara sobre cambios en la Constitución de Alaska conducentes a permitir la secesión. También se lo negaron, pleitearon, y la sentencia reipitió que rasca. 2007

Finalmente apelaron al Tribunal Supremo de Alaska. Con una iniciativa pidiendo que les permitieran, o bien plantear la secesión directamente, o bien hacer un cambio en la constitución para permitirla. Y el Supremo explica que la Constitución de Alsaka sólo se puede cambiar por dos vías. O mediante una Convención Constitucional, ratificada después por un referéndum, o por una propuesta de ley específica que reciba dos tercios de los votos de ambas cámaras legislativas. El pueblo de Alaska no puede usar la iniciativa de referéndum para hacer enmiendas constitucionales. Y, por supuesto, usa la jurisprudencia de Texas v. White que hemos visto más arriba.

Menciona pormenorizadamente la inextrincable unión de las constituciones de Alaska y la Federal. Y también tiene un párrafo muy adecuado para Primero de Derecho Político de los Forestales Juveniles, que el Profesor Chaquetas debería guardar en su mesilla de noche. Para leerlo todos los días antes de dormir.

Moreover, Alaskans’ political lives are inextricably tied to both the government of the State of Alaska and the government of the United States of America.   Citizens of both, we share with all Alaska residents the rights and obligations of our state collective-and we share with all United States citizens the rights and obligations of our federal union.   In fact, fulfilling “the inherent right of [Alaskans] to full citizenship as set forth in the Constitution of the United States” was a primary goal of statehood.46  Altering Alaska’s statehood status and relationship with the federal government would necessarily, and fundamentally, alter the character of each and every Alaskan’s citizenship.

Vete a explicarle a Yupilunya que EEUU no es como Yupilunya. No se lo creerán jamás. Tienen fe. Benditos sean. Y como es kindergarten total, está de moda. A la izquierda le mola.

Fuentes

Twitter, Sala i Martín:

Texas v. White:

Kohlhaas v. State of Alaska

 

 

 

puigdemont-en-el-jura

Lo de Yupilunya es fantástico. Andan siempre desesperados, buscando dos elementos de apoyo moral: amigos internacionales y precedentes internacionales. Y esta semana, previa a la Díada, han cosechado dos éxitos formidaplas. Se han ligado a la extrema derecha racista de la UE, 13 parlamentarios entre 751, y han puesto una pica en el Jura.

– ¿El Jura? ¿Qué coño pinta el Jura en esta historia?

Es un precedente internacional de secesión. Pero, típico de Yupilunya, es un precedente que va en contra de lo que pretenden. Como lo de Quebec, que tanto citan.

Durante más de 800 años el Jura fue un estado soberano dentro del Sacro Imperio. Tras la paz de Westfalia (1648), estableció lazos estrechos con la Confederación Helvética. Y en el congreso de Viena (1815), entró a formar parte del cantón suizo de Berna.

Tenía un asunto lingüístico y religioso de esos que tanto nos entretienen. Con una población mayoritariamente franco-parlante y católica, era una “identidad” distinta dentro del cantón de Berna, germano-parlante y protestante. Y en 1979 organizaron un referéndum para separarse de Berna y crear un cantón propio. ¡El precedente! Un referendo de secesión en la civilizada Suiza.

El problema es que se trata de un precedente ideal para Tabarnia, y para la no secesión de España. Contiene los siguientes elementos que destrozan las pretensiones de Yupilunya:

  1. Los cuatro distritos, de siete, en los que no ganó el voto de secesión, se quedaron en el cantón de Berna. O sea, el Jura se separó en Jura Norte, con cantón propio, y Jura Sur, que se quedó dentro del cantón de Berna.
  2. La operación tuvo que ser aprobada por un referéndum en toda Suiza. En el que se exigían dos mayorías: de la población suiza, y de los cantones de Suiza.
  3. No era una separación de Suiza, sino dentro de Suiza.
  4. Para separarse de Suiza necesitaría el mismo acuerdo. De una mayoría de suizos, y de una mayoría de cantones. ¡Porque haría falta cambiar la constitución de la Confederación Helvética!

(Nota: lo de Canadá es aun más restictivo que lo de Suiza. Necesita la aprobación de todas las provincias, no de una mayoría de ellas).

O sea que Puchi nos acaba de traer un ejemplo perfecto … para lo que no quiere. Y además con mucho morbo, porque aquel referendo de secesión no fue nada definitivo. Todavía colea, y andan cambiando fronteras. El 1996, el distrito de Laufen cambió del cantón de Jura Norte al de Basilea Campiña. Y en 2007, la pequeña ciudad de Moutier, de mayoría francófona, pasó de Berna al Jura Norte.

¡Viva Tabarnia! Tiene un precedente impecablemente democrático, e impecablemente suizo. Lo que no tiene precedente, ni democrático ni suizo, es cepillarse una constitución sin tener en cuenta a sus constituyentes. Eso no se llama democracia, se llama revolución. Y tiene una dinámica bien distinta.

Gracias, Puchi.

heredia

— … todas las mentiras que hay en TV3. Ustedes son un aparato de propaganda del independentismo.

– ¿Me lo está usted diciendo a mi? Aquí la tele la hacemos las personas, ¿no? Los periodistas. ¿Me está diciendo que yo hago aquí propaganda?

Bueno, no, listilla. Rivera te había dicho “en TV3”. Y puede haber montones de mentiras en TV3, y una cantidad industrial -y exclusiva- de propaganda independentista, sin que un programa concreto participe necesariamente en el asunto.

 – Cada día. La línea editorial de esta casa …

Bueno, no, listillo. La línea editorial de esa casa puede ser la que sea, y puede ocurrir que esa periodista se abstraiga de ella.

Y así tenemos un buen rato a Rivera hablando de “esta casa”, y a la periodista Heredia hablando de la periodista Heredia. Que viene a ser como el ejemplo perfecto del diálogo de besugos, aparentemente muy habitual en Yupilunya y en TV3.

Y sigue la estrategia.

– En esta casa han dicho que una manifestación de un millón de personas era de la extrema derecha.

– No, TV3 cubrió aquella manifestación …

Pues tampoco, listilla. No te ha acusado de no haberla cubierto, sino de haberla etiquetado “de extrema derecha”. Y así todo.

Y en el circo de los payasos, todos los espectadores se han quedado encantados. Los secesionistas – etnicistas porque la periodista Heredia ha “demostrado” muy contundentemente que TV3 no es una máquina de propaganda secesionista. Según la idea que tienen en la República Imaginaria de Yupilunya acerca de “demostrar”. Y los contrarios al etnicismo – secesionsmo están encantados porque por fin alguien le canta las cuarenta a TV3, ¡en TV3! Cosa que parece bastante cierta; las cuarenta han sido cantadas. Distinto asunto es que haya servido para algo. Los totalitarios se han quedado más convencidos aun, si cabe, de que Rivera es … tachán … ¡fascista! Porque hay que ser fascista, o por lo menos Trump, para criticar a la prensa.

Pues tampoco, listillo. Criticar a TV3, o a cualquier medio, no es criticar a “la prensa”.

Y así estamos; entretenidos. Telebasura al poder. Lo que sea para que el ganado no pueda pensar.

 

 

 

 

Esta es la buena. Se le puede llamar estrategia Tabarnia, versión decoración urbana. La idea de copiar, literalmente, las burradas que hacen los racistas catalanes. Todos podemos ser igual de burros; la diferencia es que nosotros comprendemos que se trata de animaladas razonadas por un niño de teta, y nos limitamos a copiar al niño. Para que lo entienda. ¿Que tú quieres dividir España? Pues yo quiero dividir Cataluña, y por las exactas mismas razones. Derecho a decidir; derecho de autodeterminación; Tractoria ens roba; lengua propia (de verdad); y lo que te rondaré morena. ¿Que tú crees que la decoración permanente de la ciudad es parte de la libertad de expresión? Acojonante, porque yo también puedo creer lo mismo. O hacer como que lo creo.

Anoche, Arcadi Espada adaptó con unos amigos el lazo racista de turno, según la foto que se ve arriba. Y el alcalde del pueblo está que se sale. Un campeón.

jordigaseni-1

Va a estar divertido el asunto cuando llegue a juicio. Porque supongo que Espada y los suyos recurrirán la multa, aunque sea de un euro. O incluso la “retención” de una hora para identificarlos. Porque el animal del alcalde defiende que el lazo es “mobiliario urbano”. Y Espada opina que lo parecía. Es un lazo de metal, imposibe de arrancar.

El Mundo [–>]:

El periodista defiende que en ningún caso se les puede atribuir un acto vandálico puesto que no pintaron ningún elemento del mobiliario urbano, sino que se limitaron a añadir una línea roja al lazo de metal “con apariencia institucional” que había sido incorporado a los pies de la escultura.

Digo yo que si tiene “apariencia institucional”, tendrá apariencia de mobiliario urbano. Pero eso no es malo, sino muy bueno. Porque no pasará de la apariencia; seguro que no figura en el presupuesto municipal. Y si figurara, sería ilegal. Y no sólo ilegal, sino además peligroso. Está incitando la violencia, y eso va en contra de la ley de seguridad ciudadana que alega el alcalde. Por instrucciones públicas del racista Torra.

El bruto alcalde no nos podía privar de una leción de totalitarismo de libro:

El País [–>]:

Somos un pueblo que defiende mayoritariamente lo que representa ese lazo.

Sí, y los sudistas eran un pueblo que defendía mayoritariamente la caza del negro. Y los alemanes, en su momento, la del judío. Lo que debería darle al bruto cierta perspectiva del valor de “defender mayoritariamente” algo. No tiene ningún valor, la cuestión es cómo se defiende. Por ejemplo; con urbanidad, o sin. Por no mencionar las leyes. Incluso las normas municipales que el alcalde prefiere desconocer cuando le interesa.

La lección segunda del totalitarismo tampoco nos la ha ahorrado el animal:

El Mundo [–>]:

 Y que venga alguien de fuera del pueblo y de este nivel a hacer eso, indigna mucho.

Los racistas están indignados. Nos están señalando el camino.

El racista jefe, y su antecesor, llevan indignados toda la vida.

torra

pujol-el-hombre-andaluz

Pero lo que hacía falta era esto. Que se indigne la recua del pueblo … porque alguien les copia lo que hacen. ¡Qué atrevimiento! ¡Se le ha rebelado la criada al señorito! Prosseguim.

Añadido.

Por cierto, buena parte de la prensa está engañando. Usan otro “tuit” del alcalde animal, de una pintada anterior, como si fuera la de Arcadi Espada. Aunque se vea que es de otra fecha. Se pueden ver multitud de ejemplos en este hilo de @rprez

Anadido II.

V nos pasa el relato del propio Arcadi Espada:

Añadido para la discusión (Marod):

neutraliad-marod

 

 

 

 

 

Ha sido por boca de Meritxell Batet, pero supongamos que la palabra de la ministra es la del gobierno, y por tanto la del PSOE.

Según El País [–>]

Meritxell Batet, llama a una reforma de la Constitución que reconozca las distintas “identidades territoriales” que a su juicio coexisten en España.

Como “identidad” son los rasgos propios de un individuo, o de una colectividad, que los caracterizan frente a los demás [RAE —>], tratemos de imaginar cómo funciona la operación Batet. Los andaluces son tenidos por graciosos, o al menos los andaluces occidentales. ¿Cómo se mete esa morcilla en la Consti?

  • Esta Constitución reconoce que los andaluces occidentales son graciosos.
  • Andalucía Occidental tiene el derecho a mantener, proteger, y aumentar la reconocida gracia de sus habitantes.

La primera idea, además de ser imbécil, es peligrosa. ¡Porque hay andaluces sin ninguna gracia! ¿Querría decir esa morcilla constitucional que los setas son menos andaluces? ¿Qué otra cosa podría significar?

La segunda idea es aun peor. Implicaría hacer graciosos a todos los andaluces, o al menos intentarlo. Algo como Trump con los verdaderos valores americanos, en versión hispana castiza.

A las “identidades” Batet añade otros dos adefesios:

Una de las grandezas de España es que tiene distintas identidades, y lenguas y culturas. El reconocimiento de esas identidades tiene que estar en el texto constitucional.

Bueno, España todavía no tiene “identidades territoriales”. A pesar del PSOE, y a Dios gracias. Tú pillas a españoles de sitio distinto y con la cultura suficiente como para no tener acento (antes era fácil, hoy no tanto), y no puedes decir de qué “identidad territorial” son. En absoluto, y mientras Batet no triunfe. Pero distintas lenguas y culturas las tienen todos los países del mundo a partir de cierto tamaño. Todos; sin excepción. Así que eso no es una grandeza de España, sino una grandeza del tamaño (superficie, población). Y Batet (el PSOE) es tonta del culo, o se lo hace.

Pero venga; pongamos las “culturas” en la constitución, como proponen. El problema es que las “culturas territoriales” son, por definición, puto folclore. Los coros y danzas de Franco. La cultura con mayúsculas, la de verdad, se caracteriza por no tener fronteras ni territorios. Al contrario, es exactamente esa capacidad de traspasar las barreras locales lo que define la cultura por contra del folclore. La sardana es folclore; un coñazo que nadie aguanta fuera de Cataluña. El vals es cultura. Y la diferencia viene, precisamente, de la falta de territorialidad de la cultura, y de la triste condición de “territorial” del folclore.

Pero vayamos al caso práctico. El PSOE y su nueva constitución, a propuesta de Batet.

  • En Madrid se baila el chotis, y las autoridades públicas tienen derecho a señalar a los que no muestren la debida emoción y respeto reverencial por el mismo. Como medida para salvar el baile local, y darle la completa “territorialidad” que esta Constitución le otorga. Por otra parte nadie podrá bailar el chotis fuera de la Comunidad de Madrid, a no ser gente expatriada originaria de ella. So capa de “apropiación cultural”.

La territorialidad de las lenguas, supongo, consistirá en obligar a todos los asturianos a dominar el bable normativo (están a punto de crearlo), y a hablarlo cuando se les requiera.

Y toda esta payasada, aunque lo disimulan, es la solución de Tóntez a lo que se llama en España el problema catalán. Que los demás aprendamos bable. O vascuence. Manda cojones el PSOE.

Vascuence por saco

chistorra

Los catalanes Chis Torra están como locos con lo de “sin condiciones”. Con lo que quieren decir que se pueda hablar de todo en la próxima reunión entre Chis y Tóntez. Bueno, que se pueda hablar de todo lo que ellos quieren hablar, pero no de las farmacias y otros problemas sociales. Artadi lo plantea así en La Vanguardia (clic).

chis-torra

¿Y por qué no? ¿Qué inconvenente podría haber? Por ejemplo, solucionar políticamente la situación que hay en Cataluña, donde más de dos millones de personas quieren dejar de ser españoles; al mismo tiempo que solucionar políticamente la situación que hay en Cataluña, donde más de dos millones de personas no quieren ser Yupuliña. Ni hacer el imbécil. O en España, donde más de 46 millones de personas no quieren que España deje de ser. ¿No decían “sin cortapisas”? ¡Pues eso es “sin cortapisas”!

En realidad esta es una ventaja heredada de la Marianidad, tan parca de diálogo y de cintura, y tan sobrada de “no es legal”. Ventaja que probablemente Tóntez no sepa ni quiera aprovechar. Pero estar, ahí está. ¡Claro que se puede hablar de todo! Incluso de lo que “no es legal”; hablar no es hacer, ni pecar. Y un diálogo claro es justamente lo que menos les interesa a los Chis Torra.

Pues venga, hablemos. Hablemos de precedentes. ¿Por dónde empezamos? Por EEUU; por Italia; por Francia; por Alemania. ¿Quieren que hablemos de Canadá y su Clarity Act? Incluso podemos hablar del Reino Unido, donde su glorioso referendum en Escocia no ha solucionado políticamente nada. Pero nada de nada. Están exactamente igual que estaban.

También sería estupendo hablar de “presos políticos”. Tú te descojonas de las resoluciones del Constitucional, y te sacas fotos haciendo risas junto a cinco de ellas, y te meten en la cárcel. Pero no se llama “presos políticos”; se llama democracia. ¡Hablemos de democracia! Todo lo que quieras. Es muy estimulante y aleccionador.

Hasta de franquismo podemos hablar. Por ejemplo, de su idea favorita: Un poble, una llengua, un cap. ¿Que no? Y siempre quedará Tabarnia, para joder un poco. “Sin cortapisas” quiere decir eso: tú me jodes a mi, pero yo también te lo hago a ti.

En realidad un diálogo “sin cortapisas” es exactamente lo que más conviene. Pero no lo que más le conviene a Chis Torra, sino a los contrarios. Esos catalanes aplastados por el supremacismo kindergarten, que hasta ahora no han tenido arte ni parte. ¿Alguien duda que tienen muchísimas ganas de hablar “sin cortapisas”? ¡Leña al mono! Sin cortapisas.

¡Ah, y sin cortapisas simbólicas también! Tú vas con tu estúpido lacito amarillo, y los otros se ponen algo que represente una Chis Torrita. Y así todos muy entretenidos.

torra.png

Antes del cuento de la independencia, una idea que circulaba mucho por los cerebros catalanes era la del “federalismo asimétrico”. Incluso se apuntaban partidos catalanes en apariencia no etno-maníacos. Pero desde el resto de España nunca se les hizo ningún caso. Ni escuchar, vaya. Como cualquier supremacista catalán sabe, los españoles somos bestias con forma humana. En concreto, carroñeros, escorpiones y hienas. Y no se puede esperar que gente así tenga por virtuoso un sistema asimétrico. No entendemos la superioridad natural, genética, de algunos pueblos. Somos así, y parece algo que no se puede cambiar.

Bien, pues sugiero que las bestias contemplemos la posibilidad de cambiar de mentalidad. Una pregunta que conviene hacerse siempre es qué observación podría ocurrir -o faltar- para contemplar la posibilidad de estar equivocado.

Por ejemplo, la teoría asimétrica, la de los superiores, establece que no todos los “pueblos” de España son iguales, ni merecen el mismo grado de autogobierno. Y eso en el caso de algunos de ellos merezcan autogobierno en absoluto. Se entiende fácil; al ser bestias se muerden entre sí y muerden a los demás. Y joden el invento, el sistema no puede funcionar. Por eso ha de ser asimétrico. Los superiores, que no joden los sistemas, pueden tener un grado elevadísimo de autogobierno. Las bestias, ninguno.

La teoría produce una predicción obvia. Con “café para todos” va a haber algunos que estén intentando romper el juguete todo el rato. Está en su naturaleza y no se va a poder evitar.

La teoría de las bestias españolas es justo la contraria. Como un espejo. Es -digamos- buenista. Todas las sociedades son capaces de gobernarse con igual eficacia si se dan circunstancias similares. Lo de la “cultura” (fet diferencial) es un mito. Y por tanto procede un grado de autogobierno igual para todos. Nada asimétrico.

Como era de esperar, las dos ideas producen observables muy distintos. Y es cosa de acudir al: ¿qué podrías observar -o echar en falta- que te haga cambiar de idea? Y parece obvio. El buenismo espera que el “café para todos” no produzca autonomías que se dedican sistemáticamente a joder a las demás. Y mucho menos a crear con ello unas tensiones internas del tal calibre que el resultado sea esencialmente una sociedad rota en dos.

Pues bien, mis querias bestias, compañeros. ¿Se puede saber qué es lo que estamos observando exactamente? ¿Acaso no tienes ante los ojos la perfecta evidencia de que la sociedad catalana no es capaz de auotgobierno, sin joder la marrana y sin desquiciarse a sí misma? Qué más puedes pedir en el departamento de observables? Parece más que evidente que la teoría de los cerebros etno-catalanes era totalmente correcta. Hay sociedades y culturas superiores, y sobre todo inferiores. Y fet diferencial como para regalar a espuertas. Y lo que procede, por tanto, es el autonomismo o federalismo asimétrico. Los que saben autogobernarse han de tener autogobierno; y los que no, sin café. Hasta que aprendan – suponiendo amablemente que la tara no es congénita.

Hay dos posibilidades. O cambiar la constitución para introducir ¡al fin! la coña asimétrica, o el 155 hasta que muestren haber aprendido a comportarse sin romper nada. Ni lo de fuera, ni lo de dentro. Esto tendría, además, una ventaja. Es darle toda la razón al catalanismo y al fet diferencial. Hay sociedades inferiores que no se pueden autogobernar. Solo que los observables indican que no eran precisamente las que ellos pensaban. Porque si somos serios, no podemos esperar que la superioridad venga de la mera proclamación de la misma, sino de las observaciones. Que son las que son.

 

Página siguiente »