Rubalcaba


Es como para no creérselo, pero citan la misma frase en varios sitios. Creo que todos de EFE [–>]. Jáuregui. El moderado, el sensato, carita de bueno Jáuregui:

El ministro de la Presidencia y ‘número uno’ del PSOE por Álava, Ramón Jáuregui, ha considerado hoy que, segura la paz, “sólo el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, puede evitar las tentaciones de la vuelta a la violencia y hacer que la paz y la libertad sean irreversibles”.

Hay que repetirlo, y resaltarlo. Para que no se les pase a los editores de la Historia Universal de la Infamia:

El ministro de la Presidencia y ‘número uno’ del PSOE por Álava, Ramón Jáuregui, ha considerado hoy que, segura la paz, “sólo el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, puede evitar las tentaciones de la vuelta a la violencia y hacer que la paz y la libertad sean irreversibles”.

Así que eso que llaman “la paz” es algo que pende del hilo de las tentaciones. Son buenos chicos, pero tienen tentaciones. Como todo el mundo. A ver, que levante la mano el valiente que no tiene tentaciones. Y nuestra misión es evitar que se descarríen. Votando a la opción política adecuada, porque el descarrío depende de la política. Si la política les convence a los pobres chicos de las tentaciones, esto les ayuda a superarlas, y no hay problema. Pero si no … malo, malo.

Que yo sepa “la violencia” (eufemismo con el que se conoce a los asesinatos, bombas, extorsiones, exclusiones sociales, y otros atropellos de tentación) siempre ha dependido de la política. No se trata de que el País Vasco produzca más Hannibal Lecters de lo normal por una cuestión genética. No son asesinos de afición, sino de causa, y la mitad tienen genes no particularmente vascos. Tentación política, vaya. Y si tenemos que andarnos con cuidadito por las tentaciones, querido Ramonchu, y votar adecuadamente, ¿que es exactamente lo que decís que ha cambiado? Ah, sí; que antes el “problema tentación” se solucionaba votando nacionalista, y ahora, según la última propuesta PSOE, se trata de votar Rubalcaba. Faisán para los amigos. O El Veraz.

Acojonante, macho. Pero acojonante de acojonar de verdad. O de correrte a gorrazos desde aquí hasta la península de Kamchatca. Y con carita de niño bueno, no te jode. ¿Sería excesivo decir … que te den por saco?

Faisán Al Veraz lleva camino de convertirse en un prodigio de la política superior al mismísimo Zapatero. También es impresionante cómo ha cambiado su imagen, al pasar de consejero / muñidor / portavoz de su amo, a presunto jefe de la banda. De ser alguien que daba miedo – tanto por su manejo de las cloacas y otras malas artes, como por su capacidad de mentir con la mayor sinceridad – ha pasado a la categoría de payaso mayor del circo. Y es todo un drama inspirar risa en lugar de temor.

Y es que es muy distinta la patochada del supuesto inteligente que la del tonto oficial. Zapatero diciendo “la tierra es del viento”, o “ideología quiere decir idea lógica”, no es más que un tonto diciendo tonterías. Rubalcaba diciendo que quien fuma y bebe sale “más caro para la sanidad pública”, supone la isntitucionalización de la imbecilidad pública como sistema [–>].

El candidato del Partido Socialista (PSOE) a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha manifestado este lunes en Zaragoza que es un “ejercicio de justicia redistributiva” su propuesta de subir el precio del tabaco y de las bebidas alcohólicas de alta graduación para financiar la sanidad porque quien fuma y bebe es “más caro para la sanidad pública”.

Rubalcaba ha explicado en declaraciones a los medios de comunicación, tras visitar la Plataforma Logística de Zaragoza, que esta es una propuesta “que tiene la ventaja de ser de verdad”.

Al respecto, ha indicado que “si la sanidad pública tiene un déficit” que ha cifrado en 2.000 millones de euros, “para cubrirlo se pueden cerrar quirófanos o quitar operaciones” o se puede “pedir un esfuerzo a quien fuma y bebe bebidas de alta graduación” puesto que cerveza y vino quedarían excluidos.

Podría ocurrir que algún no imbécil se pregunte que cómo ha llegado Rubalcaba a descubrir esa verdad. ¿Algún estudio digno de mención? Porque no puede ser algo tan simple como para calcularlo en una servilleta. Si bien fumadores y bebedores gastan más en salud, por tenerla estadísticamente peor, también se mueren antes, y ahorran al sistema la parte de la vida en la que todos tienen muchos gastos de salud, y consumen más medicinas que lechugas. Y atención, y ambulancias, y cuidados. Y pensiones.

Antes de meterse en cálculos y estdísticas, tiene toda la pinta de que la verdad de Rubalcaba es exactamente al revés. Como suele. Pero Rubalcaba no es Zapatero. De Zapatero se espera esa chorrada, y cualquier otra. De Rubalcaba esperábamos mentira tras mentira, dichas con gran sinceridad. Pero una cosa es el cinismo, lo blanco es negro, y otra la imbecilidad.

Así está el circo nacional. Superándose. Pero ahora ha llegado el listo, y es posible que haya que cerrar el espectáculo, porque el respetable se ha muerto del ataque de carcajada. También es posible que sea una buena solución ante la crisis, y que Rubalcaba sea listo de verdad. Vaya, un tío preocupado por los dolores de España, que ha decidido aliviarlos por el procedimiento de llevarla al más allá. Todos muertos de risa.

A ver, veamos la fantasmada esa de la ETA, que seguramente tiene suspirando a Pachi (@ Pachindacari) y a Ruby (@ Faisán Al Veraz). Tienen una web donde se explican. Para que no haya dudas; porque alguien se podría preguntar, – ¿y eso qué es?, ¿de dónde han salido estos?.

Pues lo ponen a huevo:

La creación de la CIV responde a la petición de diferentes elementos de la sociedad vasca a miembros de la Comisión de crear un mecanismo de verificación del alto al fuego.

El problema es, ¿y por qué no se llama “Comisión de Diferentes Elementos de la Sociedad Vasca”? ETA acaba de decir que lo apoya. Con lo que también podría llamarse “Comisión de ETA”.

UPyD, que para esto del terrorismo suelen ser rápidos y listos, ha acertado:

Pena que el representante que han elegido para la ocasión no suele ser ni una cosa ni la otra:

 El portavoz y parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, ha pedido la disolución de la Comisión Internacional de Verificación porque “no hace más que enredar, fomentar la idea de la negociación y hacer propaganda de los terroristas”.

Esperemos que lo que cale sea sólo el titular de la noticia. Porque esa comisión está haciendo mucho más que enredar, propaganda, o fomentar la negociación. Están, por ejemplo, diciendo que el gobierno español no tiene legitimidad para verificar algo así, y necesita ayuda internacional, autonombrada. Están diciendo que una banda criminal que actúa dentro – y contra – un estado de derecho democrático y legítimo, está a la par que ese estado. ¿Y eso no es apología del terrorismo? ¿Y no es colaboración con banda armada? ¿Como debe de actuar un estado normal y corriente ante una cosa así? En un estado normal, no sé, pero en este estado payaso la reacción es: encantados de la vida.

Hay quien afirma que no hay chanchullo, pacto, negociación, entre ETA y el gobierno. Tal vez tengan razón, pero a mi me parece bastante complicado ligar tantos pasos de ballet seguidos, improvisando.

Pongámonos en lo peor. Puede que el PSOE caiga en lo que nunca pensé que podría caer. Imbécil de mi, por pensar que la palabra “nunca” se le puede aplicar a Faisán Al Veraz. La hipótesis sería que les van a dar justo lo que necesitan; legitimidad. Lo dijo Pachindacari en su carta de amor: aquí ni ha habido malos ni buenos, sino “un ciclo” que ahora se supera, y tras el que todos nos queremos mucho y somos muy coleguis.

Y habría algo más. Algo del tipo de que Vasquilandia es una nación (por tanto España no), y que el en futuro, y todos de acuerdo, mesa a mesa y con muchos “actores”, se irá sustanciando el asunto de cómo se le da forma al milagro.

Así, sí. Con una traición de ese calibre, me parece muy posible hasta un paripé de entrega de armas. ¿Qué mas podrían querer?

¿Difícil de creer? ¿De quién, de Rubalcaba? ¿De Zapatero? ¿Y qué se puede esperar de un gobierno que acepta implícitamente que el no es quién para verificar nada en el estado que gobierna? Lo más grotesco es que lo más probable es que al PSOE no le sirva de nada, pero a ETA ya le está sirviendo, y mucho.

La vergüenza debería de ser la mercancía más cara de España, vista su escasez. Pero como los españoles somos como somos (gilipollas), se puede calcular que la escasez de la vergüenza viene de la falta de interés. Así que no va a subir el precio, no.

Al Fredo, conocido como Faisán Al Veraz, era el candidato preferido por los socialistas, según las encuestas. Pero se ahorró las primarias, porque en nuestro país lo de ser candidato digital marca mucho paquete. Ninguna vergüenza entre la plebe por preferir al vocero de un gobierno que creó un grupo terrorista, entre otros prodigios de corrupción más económica. En cuanto se acerca un entrevistador, se ponen a contestar: -¡Rubalcaba, sí, Rubalcaba!.

Es posible que sea porque han sido abducidos por la extraña idea del “fin de ETA”. De repente, a todos les ha dado por esperar, anhelantes, que ETA diga: -te amo-. ¡Joder!, ¿y por qué no le ponen cara a la cosa, y se imaginan a la Tigresa o a De Juana diciendo -te amo-? Feos no son, pero 23 y 25 asesinatos cada uno, ¿sería como para pensarlo, no? Pues nada, todos derretidos porque ETA diga -fin-, aunque no diga ni “lo siento”. Sabemos que hay mujeres a las que les va la marcha, y es un todo un problema; pero, … ¿tanto?

¿Será por eso la popularidad de Faisán Al Veraz? Nadie como un conmilitón y compañero de terroristas para entenderse con terroristas. Entre Pachi, que les mira a los ojos y les escribe cartas de amor [–>], y el Faisán, chivato, toda la basca está soñando con un apaño. Un apaño que les arregle las elecciones. Y como en 2004, tampoco esta vez se les puede acusar de utilización política del terrorismo; no, no , no. Palabrita del niño Jesús.

El otro Al , que – no sé por qué – me viene a la cabeza, Al Capone, cayó por una minucia. No era Alfredo, sino Alfonso; pero al final, Al. Una cosilla de nada, impuestos olvidados, y sólo fueron siete años. Casi todos en Alcatraz. Pero bastaron para derrumbar su imperio y arruinarle. Y una sífilis mal curada lo remató seis años después.

Rubalcaba y Lissavetzky, señalados por las irregularidades de la Operación Galgo

 

Comparado con todas las demás responsabilidades políticas, una verdadera municia. Total, solo se trata de que le han jodido la vida y la carrera deportiva a una de las mejores atletas españolas de todos los tiempos. Sólo una mierda que simpatiza con el PP; carne de cañón. ¿No era una pieza legítima, para fardar de lo bien que lo hacemos contra el doping, y para que quede claro a los demás lo poco que conviene mostrar simpatías por el PP? ¿Qué no? Unos frascos vacíos en un registro domiciliario, según el sumario; los mismos frascos, llenos cuando llegan al laboratorio. ¡Hops! ¿No está chupado? ¡Marta Domínguez a  la trena!

Cuidado, Faisán, cuidado. Los juegos malabares a veces tienen sorpresas. Puede ser que una vez, alguien hace aparecer una mochila, de la nada, en una comisaría. Y otra vez puede ser que alguien se la pegue porque unos frasquitos de nada han sufrido un relleno en el tralsado.

Y también hay otro asunto muy delicado. Las personas. En grandes números, son muy predecibles; y Faisán Al Veraz ha demostrado ser un maestro agitando a las masas contra un gobierno, aprovechando un drama espantoso. Pero de una en una, no son iguales. Poca, pero aún hay gente entera. En este se llama Mercedes Pérez Barrios. Y para estupor de Al, y a pesar los esfuerzos de todos estos años, no todos los jueces son Garzón.

Un monumento. Eso es lo que habría que hacer con el puñado de jueces enteros, y sobre todo juezas, que no se achantan ante el poder de ningún Al. Ya sea Al Phonse, o sea Al Fredo.

Ten cuidado con los frascos, Al; no vaya a ser que acabes dentro. O abandonado por tu público, porque en un arrebato puede no perdonarte la menor, cuando ya te había perdonado todas las más gordas. Ojalá. Como Capone.

Nota: Que me perdone el “Al” de casa.

Son como papagayos, todos repitiendo la misma frase con las mismas palabras [–>].

Es un paso inédito, importante, pero no es lo que la sociedad española espera.

Pepiño, Ruby El Faisán, el padre del hijo de las comisiones de Chávez; todas las glorias zapateras. Y todos confundiendo sus deseos con “lo que desea la sociedad española”. Que por supuesto no es más que una abstracción incapaz de tener deseos.

Yo, por poner el ejemplo que tengo más a mano, no deseo nada de los malditos asesinos, aparte de que sigan en la cárcel todo el tiempo legalmente posible, y sin que el asunto dependa de su voluntad. Y como yo, hay montones y montones de gente que piensa lo mismo, todos ellos parte de “la sociedad española”. Parte de, pero no “la” sociedad española; como no es “la” sociedad española – sino una parte – el grupo de los que tienen los mismos deseos obscenos que Faisán El Veraz.

Inéditos, sin duda. Resulta de lo más inédito un gobierno que se pasa el día suspirando porque una banda de asesinos manifieste unas palabras de amor. Inédito, y no poco asqueroso.

E importante. Imagina qué tipo de país podemos llegar a tener, si triunfa la tesis de que “la paz” consiste en que los asesinos con cuentas pendientes con la justicia se libren de ellas, porque ahora son amiguetes y coleguis. Y porque a partir de ahora no te van a matar … si te portas bien. El general Pétain consiguió una “paz” así con los nazis, después de que el famoso papelito faisanesco de Chamberlain tampoco sirviera para nada.

O más localmente, la periodista Gemma Nierga tras el asesinato de Lluch:

“Estoy convencida de que Ernest, hasta con la persona que lo mató, habría intentado dialogar; ustedes que pueden, dialoguen, por favor”

Eso. Por favor, por favor, dialoguen. Pero por favor, ¿eh?, que si no se ponen farrucos. Deberían hacerle miembro (o miembra) del equipo de campaña de Faisán El Veraz. Y redondeamos lo de inédito e importante.

¡Ah, pillines! Han descubierto una forma de evitar decir que por supuesto que sí, donde dije hace poco que claro que no. Ya no importa si para colaborar con el terrorismo hace falta “cierta adhesión ideológica”, o no hace ninguna falta en absoluto. Eso son tonterías y contradicciones de la fiscalía pumpida, que adolece de la sutileza necesaria para moverse en aguas de la justicia de los condecorados por Ruby.

Son torpes, Zaragoza y Cándido. Todavía no han comprendido que el hecho punible tiene dos patas, delincuente y delito, y que para lavarlo basta con cortar una de las dos patas. Es una burrada pretender al mismo tiempo que no hay chivatazo, que si lo hubiera sería un delito menor, y que en todo caso no lo han cometido los que parece. O sea, que no hay delito, y que el no delito no lo han cometido los señalados. Absurda e innecesaria doble negación. Es mucho mejor Bermúdez. ¡Claro que hay delito!,  cuya tipología guardamos cual secreto bajo siete llaves; lo que no hay es delincuente.

Recuerda al maestro Rubalcaba. No lo niegues todo, limítate al detalle esencial. Y hazlo con toda la firmeza posible, por inverosímil que resulte. Y suena al maestro Bermúdez, macrojuicio del 11-M que acaba con gran satisfacción para el gobierno, y sus correspondientes felicitaciones y premios, sin que nadie parezca acordarse que la sentencia señala a menos del 10% de los delincuentes necesarios para cometer el delito.  Y ni siquiera ese 10% resulta creíble.

¿Faisán? ¿Qué faisán? Aquí solo hay un huevo de faisán. Lo que puede llevarle a alguien a la conclusión de que probablemente alguna vez pasó un faisán por este sitio, pero no hay en todo el orbe nadie con pinta suficientemente afaisanada como para señalarle. Entreténganse ustedes todo lo que quieran con los huevos del camino, pero déjenme tranquilos a los faisanes, que han quedado más blancos que con Persil.

Es un poco tedioso, pero alguien debería de hacer un estudio comparativo de con qué indicios se procesa a alguien en España, y con qué indicios resulta imposible, por goleada y aclamación, procesar faisanes en España. Pero tampoco es tan sorprendente. Si en Nanclares de Oca no hay presos etarras, y si Bildu no es un montaje de ETA, ¿por qué diablos iban a ser indicios los indicios que apuntan a los faisanes? No tendría ningún sentido.

Tener una clase política asimilable a los payasos del circo resulta entre entretenido y excesivamente caro. Tener un sistema político diseñado como por los Hermanos Tonetti es una apuesta casi segura por el batacazo como nación. Pero tener una metástasis de payasada invadiendo el sistema de justicia es directamente un drama, y la mejor invitación posible para que nada sea serio en el país, y el único criterio válido sea la arbitrariedad del más fuerte.

Vivimos en uno de los países del mundo donde el terrorismo es más frecuente. Tenemos leyes especiales contra el terrorismo, precisamente porque padecemos mucho terrorismo. Y tenemos un sistema policial y judicial, digamos especializado en terrorismo. ¿Era demasiado pedir que jueces y fiscales sepan en qué consiste el delito de “colaboración con terrorismo”, y en todos estos decenios hubieran sido capaces de producir una definición válida del mismo?

Pues sí, eso es pedirle demasiado a un cuerpo invadido de payasina. En nuestro caso, ese delito requiere o no requiere “cierta afinidad ideológica” entre el colaborador y la banda terrorista según quien sea el colaborador. Si se trata, por ejemplo, de Trashorras, el resultado son 12.000 años de cárcel, porque …

el delito de colaboración con banda armada ni siquiera exige que el colaborador comparta los fines políticos o ideológicos de los terroristas, sino que basta con saber que se pone a disposición de esos criminales un bien o servicio, que se les está ayudando o facilitando su ilícita actividad. (Gómez Bermúdez, sentencia del 11-M)

Pero como el presunto colaborador con banda armada sea también un colaborador de Rubalcaba, entonces es rotundamente evidente que ese delito de colaboración precisa inexcusablemente de “cierta adhesión ideológica” [–>], como han descubierto para este caso Zaragoza y Pumpido. Y si por casualidad hubiera sido verosímil imaginar esa cierta adhesión, cabe suponer que ese delito, en esta situación concreta, hubiera necesitado alguna otra circunstancia. ¡Qué sé yo!, cometerlo con un chupa-chups en la boca, tener un lunar negro en el culo, o cualquier otro conveniente prodigio. Qué más dará, cuando las definiciones de los delitos son “de geometría variable”, al modo de nuestra espectacular división territorial.

Como esto pasará a la historia, y en buena medida explicará la historia de un país que acaba en el cubo de la basura, ponemos completo lo de Bermúdez:

Texto original de la sentencia del 11-M de 31-10-2007. Fundamentos jurídicos (8) – II. Calificación jurídica. II.1:

Nótese que al ser el delito de colaboración un tipo penal residual que sólo exige que se realice voluntariamente una acción o aportación a la banda terrorista que facilite su actividad criminal, en él se incluyen no sólo las acciones armadas, sino cualquier otra actividad -facilitación de documentación falsa, desplazamiento de vehículos, contribución económica, préstamo de equipos de comunicación, etc- y no solamente las acciones armadas.

Y ello prescindiendo de la coincidencia de fines, pues lo que aquí se sanciona no es la adhesión ideológica ni la prosecución de determinados objetivos políticos o ideológicos, sino el poner a disposición de la banda armada determinadas aportaciones, conociendo que los medios y métodos empleados por la organización consisten en hacer uso de la violencia, es decir del terror y de la
muerte, cuando en un Estado Social y Democrático de Derecho, como el nuestro, existen cauces pacíficos y democráticos para la prosecución de cualquier finalidad política. Se trata en suma, de un delito que es aplicable precisamente cuando no está relacionado específicamente con otros delitos…” (STS de 22 de febrero de 2006 que cita la 532/03 y la 240/2004).

Dicho de otro modo, el delito de colaboración con banda
armada ni siquiera exige que el colaborador comparta los fines políticos o ideológicos de los terroristas, sino que basta con saber que se pone a disposición de esos criminales un bien o servicio, que se les está ayudando o facilitando su ilícita actividad, no siendo preciso conocer el delito.

« Página anteriorPágina siguiente »