Propuestas Regeneracion


Luis Bouza-Brey

 

img_3994

 

Ahora o nunca: el PSOE no puede continuar con su letanía del no al PP, la carencia de un proyecto coherente y el oportunismo estratégico y táctico para alcanzar el poder como sus rasgos definitorios. El PSOE necesita reconstruirse desde sus cenizas si desea sobrevivir, y su sobrevivencia es esencial para España. Para conseguirlo debe articular un conjunto de objetivos en un proyecto acorde con la nueva situación internacional y española:
Al PSOE le corresponde colaborar a la refundación de la socialdemocracia a nivel europeo: sólo desde una nueva articulación internacional del socialismo se puede superar la crisis frente al populismo y el nacionalismo. Sólo desde una nueva política económica internacional que presente una alternativa al neoliberalismo se puede defender la Sociedad del Bienestar frente al modelo norteamericano y el dumping de la economía china. Y sólo desde la defensa consciente y firme del Regeneracionismo y el Reformismo institucional del Régimen del 78 se puede encontrar un nuevo espacio político para el PSOE, frente a la demagogia populista, la miopía sediciosa etnicista y el inmovilismo renuente del PP.
El PSOE se encuentra en una encrucijada histórica, a nivel internacional, en el conjunto de España y en el escenario catalán. O se refunda, liquida el PSC y reconstruye la Federación catalana del PSOE, recupera su papel como partido constitucionalista, se suma a un gran pacto de Estado por la Regeneración, abandona alianzas contra natura con nacionalistas y populistas y asume una orientación política abierta, no sectaria y democrática, o muere.

rosamar

Hoy añado a mis reflexiones previas sobre el PSOE tres artículos ajenos que detectan en parte el problema…

Luis Bouza-Brey

 

pactos

Los años, el trabajo intenso y los disgustos políticos producidos por el siempre precario afianzamiento de la libertad en España están empezando a pasarle factura a mi salud, por lo que es posible que, a no tardar mucho, me vea obligado a reducir drásticamente mi participación en el Ruedo Ibérico. Pero, hasta que eso suceda, la pasión por la búsqueda de una salida no destructiva del laberinto español sigue amarrándome al duro banco, obligándome a continuar con el esfuerzo intelectivo de intentar inyectar comprensión y esperanza en las venas patrias.Lo que hoy me estimula la reflexión son dos artículos interesantes publicados en “Vozpópuli”, ese nuevo periódico digital que va creando, junto con “República”, una original impronta en el periodismo español:
JESÚS CACHO nos daba el día seis una magistral pintura al óleo de la situación política en “La doble muerte de Sánchez y el rufián Castrucho”, y FEDERICO CASTAÑO nos revelaba ayer indicios de un giro muy significativo en la orientación política del PSOE, plasmado en el pacto con Ciudadanos y en velados movimientos en la cúpula del partido.
No sé en qué medida existe una posibilidad de superar el caos político producido por Sánchez y el PSOE hasta ahora, ni cuáles serán los papeles en los que se pueda consolidar el protagonismo de los actores políticos existentes, pues nuestro laberinto patrio agota y hace muy difícil el pronóstico, con su esperpéntico surrealismo caótico, siempre en el límite de la guerra de todos contra todos hobbesiana.
Si los indicios que describe Federico Castaño resultaran ciertos habría que preguntarse si el cambio de orientación política del PSOE, de la izquierda al centro-Izquierda, hace posible el Pacto de Estado de Gran Coalición, y en qué grado eso obligaría a modificar el pacto PSOE-CIUDADANOS para adaptarlo en mayor medida a la política del PP y de la UE.
También, dicho cambio obligaría a formular hipótesis acerca del liderazgo del Pacto y de las posibles incompatibilidades entre líderes. Pero lo que es evidente es que el Pacto de Estado no puede basarse en la exclusión y el cordón sanitario contra el PP y/o Rajoy a fin de situar al líder del PSOE en una posición de liderazgo del país que no le corresponde, ni por resultados electorales ni por sectarismo ambicioso e interesado que bloquea la misma posibilidad del Pacto, aún con la ayuda miope de Ciudadanos. Este partido se equivoca si actúa en función del criterio de que para evitar la posibilidad de un “gobierno de izquierdas” del PSOE con PODEMOS, IU, “mareas” e independentistas es imprescindible y positivo entregar el liderazgo del PSOE y del país a Sánchez, pues eso hará que el PSOE sea superado por la extrema izquierda, que el PP y la posición de España en la UE se derrumbe y arrastre a la economía, y que el “gobierno de batiburrillo” sea el que se imponga, en el medio plazo, bajo el liderazgo de PODEMOS.
Por todo ello, creo que no hay más salida al bloqueo político que unas nuevas elecciones a las que los partidos constitucionalistas concurran con un programa Regenerativo y Reformista de Pacto de Estado para un período corto de unos dos años y con el compromiso asumido de otorgar el liderazgo del Pacto al partido/líder más votado.
Pero la concurrencia a unas nuevas elecciones, que llegará inevitablemente, obligará a los partidos constitucionalistas a renovar sus liderazgos para obtener la victoria. Y este es un riesgo que afecta también a Rivera, si sigue cerrilmente obsesionado con el pacto con Sánchez, pues en ese caso CIUDADANOS podría despeñarse igualmente hacia la marginalidad y la irrelevancia. ¿Están condenadas las terceras vías en España a repetir permanentemente la historia de un fracaso, a causa del desquicimiento de sus lìderes cuando se aproximan a la expectativa de alcanzar el poder?

Les dejo con las reflexiones de estos dos periodistas lúcidos, que penetran con sus precisas pinceladas en los impulsos básicos de la vida política de España. Ya iremos comentando el desenvolvimiento de la situación:

La doble muerte de Sánchez y el rufián Castrucho

JESÚS CACHO en “Vozpópuli” del 6-3-16

http://vozpopuli.com/analisis/77248-la-doble-muerte-de-sanchez-y-el-rufian-castrucho

Consenso en Ferraz: “el pacto con Ciudadanos ha liquidado a Susana Díaz”

FEDERICO CASTAÑO en “Vozpópuli” del 7-3-16

http://vozpopuli.com/actualidad/77175-consenso-en-ferraz-el-pacto-con-ciudadanos-ha-liquidado-a-susana-diaz

 

Luis Bouza-Brey

 

 

sanriv

 

 

Nicolás Redondo señala hoy con precisión, pero con eufemismos en el caso del PSOE, cuál es la salida a la crisis política actual, aparte de la consistente en la celebración de nuevas elecciones.
Yo intentaré formular esta salida sIn eufemismos a favor del PSOE:

Sánchez y Rajoy son dos líderes que han sufrido un fracaso electoral el 20D, y que además son incompatibles, haciendo imposible la formación de un pacto parlamentario y/o Gobierno de Gran Coalición que desbloquee la situación y emprenda las reformas necesarias para Regenerar el sistema.
Ergo, deberían ser sustituidos —ambos— al frente de sus partidos, a fin de abrir una nueva etapa.
Rajoy es posible que se esté pensando esta posibilidad, pero Sánchez no, y el PSOE no parece capaz, de momento, de activar esta solución.
Por otra parte, el pacto con Ciudadanos puede permitir a Sánchez maniobrar para evitar su sustitución manipulando a sus militantes y bloqueando el Comité Federal del partido.
Por eso sería un error que Rajoy abandonara el campo de juego y con ello dejara a Sánchez en posición de liderar la nueva situación. La consecuencia de ello sería dejar al PSOE sin un liderazgo efectivo, debilitándolo hasta el punto de permitir su derrota frente a PODEMOS-IU en las siguientes fases de evolución de la situación política. Por consiguiente, lo que está en juego en el fondo de la parálisis política actual es la renovación del liderazgo del PSOE, a fin de hacer posible un Pacto de Estado entre los partidos constitucionalistas que emprenda las reformas necesarias.
Por eso creo que Rivera se ha equivocado al permitir a Sánchez maniobrar para impedir dicha renovación del liderazgo del PSOE, y la resultante probable de ello es el “sorpasso” por PODEMOS y el fin del sistema político del 78 en dirección hacia un nuevo sistema tercermundista.
Creo que ese es el riesgo que estamos experimentando, y no parece que haya nadie capaz de evitarlo, sin o con elecciones: los movimientos alternativos al derrumbe, en el PSOE, parecen muy débiles y plagados de indecisión.
Sigo pensando que el camino de salida es muy estrecho, y demasiado empinado, para los actores políticos actuales.

Lean a NICOLÁS REDONDO:
España: ¿sin salida?

NICOLAS REDONDO TERREROS en “El Mundo” del 25-2-16

http://www.elmundo.es/opinion/2016/02/25/56cdfb6446163f97778b45ab.html

 

riv1

 

Luis Bouza-Brey

Lo peor de todo, en la propuesta de reforma constitucional de Ciudadanos, es que parece un brindis al sol, hecho para defraudar a los que les apoyábamos. Ciudadanos no sólo participa en el circo, apoyando a un inepto, en lugar de intentar echarlo, sino que además presenta un proyecto de reforma constitucional que es una sarta de ocurrencias deslavazadas, sin hilo conductor:
¿A quien se le ocurre defender la Regeneración sin proponer la reforma del sistema electoral?;¿resulta de enorme trascendencia para el sistema la ocurrencia de la iniciativa popular?;¿es bueno que se supriman las Diputaciones cuando en muchas partes de España cumplen funciones importantes insustituibles?;¿qué dicen del Estado autonómico, que se quede como está? Finalmente, lo de la limitación de mandatos del Presidente del Gobierno es una tontería… O lo sería, si no fuera necesario gracias a Pedro Sánchez. Parece una propuesta ad hominem, por si acaso.

En fin, la propuesta de Ciudadanos es un despropósito, una expresión suprema de inepcia. Si no es un paripé para salir del paso, no le encuentro sentido. Pero con el proyecto de Regeneración no se juega. Me han defraudado, radicalmente.

 

COMENTARIO A ‘Operación Susana’: liquidar a Pedro Sánchez, investir un candidato del PP y superar el desafío soberanista

susana

 

de FEDERICO CASTAÑO en “Vozpopuli” del 30-12-15

http://vozpopuli.com/actualidad/73683-operacion-susana-liquidar-a-pedro-sanchez-investir-un-candidato-del-pp-y-superar-el-desafio-soberanista
Si Sánchez continúa dirigiendo el PSOE, el partido se hunde, aherrojado en una coalición con Podemos, independentistas y Mareas que duraría muy poco: el tiempo suficiente para poner en marcha la desintegración definitiva del país, el hundimiento de una economía que depende para sobrevivir del crédito internacional, y el derribo del sistema de libertades, sustituido por un neocomunismo autoritario y tercermundista.
La única alternativa a este caos es un gobierno de coalición o pacto de Estado parlamentario entre los partidos constitucionalistas para mantener la recuperación económica, derrotar al etnicismo separatista y reformar la ley electoral y la Constitución, a fin de sanear el sistema representativo y fortalecer la unión y el sistema de libertades.

ESTADO PLASMÁTICO Y REGENERACIÓN

Las encuestas comienzan a pronosticar un estado plasmático del sistema de partidos posterior a las elecciones, muy moldeable en sus equilibrios en función de las diversas opciones de interacción que se activen por parte de los actores políticos.
Por ello, desde el punto de vista de la Regeneración Democrática del sistema, conviene tener muy presentes las dos exigencias simultáneas que se derivarán de la situación: por un lado, la necesidad de formar un Gobierno multipartito relativamente estable, que pueda dirigir el país y continuar la recuperación económica con más impulso igualitario que en la actualidad. Por otra parte, la necesidad de Regenerar políticamente el sistema, introduciendo las reformas institucionales necesarias para evitar su colapso y descomposición, y conseguir alcanzar una estructura y funcionamiento de auténtica calidad democrática.
La primera exigencia plantea la necesidad de una mayoría parlamentaria suficiente para garantizar fortaleza y estabilidad del Gobierno; la segunda exigencia necesitará una mayoría muy amplia y cualificada a favor de la reforma constitucional, que se concrete a mediados de la legislatura y permita convocar un referéndum con posibilidades de ratificación parlamentaria y popular de la reforma.

COMBINACIONES PARLAMENTARIAS HIPOTÉTICAS

Las encuestas permiten pronosticar un nuevo equilibrio de fuerzas políticas caracterizado por los siguientes rasgos:
El PP pierde apoyos, pero se mantiene como primera fuerza.
El PSOE se derrumba, pasando a ser segunda o tercera fuerza debilitada, pero sin expectativas de formar gobierno, salvo mediante una alianza con Ciudadanos y Podemos muy inestable, dadas las características de Sánchez y el folklore bolivariano de “Podemos” y sus “Mareas”.
Ciudadanos sube constantemente, con expectativas de ser segunda, tercera o primera fuerza del Congreso, pasando a ocupar un rol bastante determinante de los nuevos equilibrios parlamentarios.
“Podemos” y sus “Mareas” parecen perder las expectativas de subida de hace unos meses, pero todavía pueden remontar y alcanzar una fuerza condicionante de importancia en los equilibrios parlamentarios.

Quizá estos sean los rasgos esenciales de la nueva situación política previsible con posterioridad a las elecciones. Ante esta nueva situación, y como analista comprometido con la Regeneración política de España, creo que debo formular las posibles combinaciones parlamentarias hipotéticas que se podrían formar, y manifestar mis preferencias por aquella o aquellas que interprete como más positivas para el país.
Las combinaciones parlamentarias que se me ocurren son las siguientes:

1.- PP-PSOE

2.- PP-CIUDADANOS

3.- PP-CIUDADANOS-PSOE

4.- PP-PSOE-CIUDADANOS

5.- CIUDADANOS-PSOE-PODEMOS

6.- PSOE-CIUDADANOS-PODEMOS

7.- PSOE-CIUDADANOS-PODEMOS-MAREAS-NACIONALISTAS

8.- CIUDADANOS-PP

Pero antes de comenzar su análisis y evaluación, permítanme precisar el significado de su presentación gráfica:
1.- Sitúo en primer lugar al grupo que tendría la responsabilidad de formar gobierno
2.- Cuando la combinación es tri o multipartidaria, sitúo los segundos, terceros o cuartos partidos en el orden previsiblemente derivado de su fuerza relativa.

Por otra parte, y para ir delimitando los datos del análisis creo que conviene tener muy presentes dos elementos cruciales de la situación política: En primer lugar, la necesidad de tener realizar y hacer compatibles las dos exigencias de funcionamiento del sistema político que apunté al comienzo. La primera, la necesidad de un Gobierno estable que continúe el proceso de recuperación económica sin retroceder a la crisis agónica de años anteriores. La segunda, la necesidad cada vez más vital y apremiante de emprender reformas institucionales y constitucionales.
Por último, creo necesario determinar los problemas políticos más importantes que ha de afrontar España durante los próximos años:

1.- El problema de vencer el etnonacionalismo incompatibe con la democracia española y derrotarlo, acabando simultáneamente con sus corrientes sediciosas golpistas, e integrando definitivamente a las nacionalidades en una Nación española libre, abierta e integradora, que una armónicamente su diversidad constitutiva.

2.- El problema de instaurar y consolidar una nueva estructura y cultura políticas que superen las patologías del país, derivadas de su Historia e inmadurez democráticas: refundar el sistema representativo con autenticidad antioligárquica; curar las psicosis de esquizofrenia paranoide delirante de sectores importantes de la población de las nacionalidades; sanear la corrupción endémica de ciertas élites y sectores populares del conjunto de España; y acabar con el borreguismo, la ignorancia y la desidia política anarquizante de sectores significativos del pueblo español.

3.- El problema de refundar la izquierda política del país, acabando con su sectarismo cerril, su autoritarismo excluyente y su oportunismo suicida.
La extrema izquierda de “Podemos” y sus “Mareas” no acaba de perfilar un proyecto coherente, revolucionario o no revolucionario, por lo que las características predominantes de su comportamiento son la insolvencia programática y el rechazo folklórico de todo lo existente, sin aportar soluciones a nada.
Pero el problema esencial y de fondo de la izquierda es el de la degradación del PSOE, incapaz de formular un proyecto socialdemócrata viable, por haberse convertido en aparato de corrupción epidémica y de selección de los peores, carente de un sentido de Estado y del Interés General, y orientado permanentemente hacia el oportunismo electorero y a las alianzas patológicas contrarias a la salud pública del paìs.
Pedro Sánchez y la dirección actual del PSOE constituyen el epítome expresivo de las patologías del partido, con sus políticas de cordón sanitario contra el PP, su subordinación patológica al nacionalismo étnico y sedicioso impulsada por un PSC degenerado, el apoyo a unos sindicatos corrompidos por las prebendas del poder, y la improvisación y frivolidad de su rechazo a las políticas de estabilización y recuperación económica impulsadas desde la Unión Europea.

¿CUÁL ES LA FÓRMULA MENOS MALA?

A la vista de las exigencias y problemas mencionados debería intentar extraer conclusiones acerca de la fórmula política menos mala para afrontar el próximo período evolutivo de la política española.
Creo, en primer lugar, que la próxima legislatura debería ser constituyente, orientada a elaborar y poner en práctica una reforma constitucional e institucional necesaria y urgente.
Para conseguir este objetivo creo que habría que articular una coalición gubernamental desde la que alcanzar un Pacto constituyente. Los actores fundamentales de esta nueva coalición gubernamental creo que deberían ser el PP y CIUDADANOS, dada la crisis y necesaria regeneración del PSOE, que solamente con posterioridad a un Congreso Extraordinario podría incorporarse a la coalición y al Pacto de Estado Reconstituyente, con el apoyo añadido de “Podemos”, si éste consolidara una orientación y proyecto solventes.
La nueva coalición gubernamental sólo sería posible si el PP comenzara la nueva etapa dispuesto a una política decidida contra la corrupción y a favor de la Regeneración y la Reforma Constitucional.
En estos momentos, con una política del PSOE definida por la exclusión del PP, los pactos con extrema izquierda y bolivarianos, la búsqueda de nuevos privilegios para el nacionalismo étnico, y la frivolidad frnte a la política económica europea, la coalición PP-PSOE no parece posible ni conveniente. Ni parece conveniente, tampoco, que el PP busque un pacto exclusivo con el PSOE, que está perdiendo apoyos populares que van a Ciudadanos precisamente por hacer nas políticas opuestas a las del PSOE. Parece conveniente, más bien, y si los resultados electorales lo permiten, articular una coalición PP-CIUDADANOS, a la espera de la catarsis del PSOE, en la que parece probable que Susana Díaz —apoyada por Ciudadanos en Andalucía— tuviera un papel importante de liderazgo.
Por consiguiente, dada la situación de degradación del PSOE, éste no parece constituir un actor fiable ni positivo para el país, por lo que descartaría las fórmulas 1, 3 y 4.
(1.- PP-PSOE// 3.- PP-CIUDADANOS-PSOE// 4.- PP-PSOE-CIUDADANOS)

Habría que añadir a las anteriores las opciones 5, 6 y 7,

(5.- CIUDADANOS-PSOE-PODEMOS// 6.- PSOE-CIUDADANOS-PODEMOS// 7.- PSOE-CIUDADANOS-PODEMOS-MAREAS-NACIONALISTAS)

en las que Ciudadanos tendría un mayor papel de liderazgo, bien como primera fuerza con el papel de formar gobierno, o como aliado principal en la formación de un gobierno de coalición orientado hacia la izquierda, y hacia la pauta de “todos contra el PP”, con el apoyo incluso de los nacionalistas.
Para mi, estas serían las peores opciones, que no recomendaría a Ciudadanos ni al país, pues constituirían una jaula de grillos inconsistente e incoherente, que marginaría al PP. como fuerza mayoritaria, abriría la caja de Pandora de las patologías sistémicas hasta ahora contenidas, y malograría la alternativa sensata, regeneradora y moderada de Ciudadanos para siempre.
Queda, por último, la opción 8,
(8.- CIUDADANOS-PP)

derivada de una victoria electoral de Ciudadanos, que buscaría el apoyo del PP para realizar los objetivos globales constantemente mencionados en este artículo. No parece la opción más probable en estos momentos, aunque no debería descartarse por imposible o indeseable. Implicaría un proceso de renovación profunda del PP y una incógnita importante sobre cómo resistiría el envite Ciudadanos.

Finalmente, deseo recordarles,a efectos ilustrativos, el artículo que reflejaba mis impresiones acerca de la situación y las opciones posibles hace un año. La situación ha evolucionado desde entonces, mejorando, gracias al ascenso de Ciudadanos.
Vean: “La descomposición del Régimen del 78 y las posibles combinaciones terapéuticas“.

Ayer, 8 de Noviembre, Albert Rivera hizo públicas en Cádiz las 30 propuestas de Ciudadanos para la Regeneración Democrática e Institucional de España, a llevar como programa de reforma constitucional e institucional a las eleciones el 20D.
Deseo expresar mi satisfacción y esperanza ante estas propuestas, pues creo que abren el camino correcto para evitar un nuevo fracaso de la libertad en España.
No las comentaré todas, sino las que me parecen más significativas, pues algunas son solamente enumeraciones de principios o aspiraciones que necesitarán mayor concreción en el futuro.
Lo que me parece más significativo de este movimiento estratégico de Ciudadanos es que se sitúa en posición de catalizador del cambio institucional necesario para frenar la Degeneración y propulsar la Regeneración del Régimen constitucional del 78.
Y la ocupación de esta posición de catalizador del cambio necesario le permitirá ofrecerse a los españoles para liderarlo desde una nueva mayoría, o para impulsar el movimiento del conjunto del sistema, influenciando a los hasta ahora dos grandes partidos para que compitan por la regeneración y abandonen las inercias de los largos años de inmovilismo del régimen.
Vayamos analizando las propuestas que considero más relevantes:

Las números 4 y 5 expresan el deseo de que diversos DERECHOS SOCIALES dejen de ser “principios rectores” y se transformen en derechos subjetivos vinculantes para los poderes públicos, mediante la correspondiente asignación presupuestaria.
Si este deseo normativo se hiciera realidad constituiría una extraordinaria novedad en nuestro país y en el ordenamiento constitucional democrático.
Independientemente de su realización o no a corto plazo, lo que sí me parece correcto es que comiencen a plantearse estos objetivos en la esfera pública, dada la evolución del sistema económico capitalista, en el que la crisis del paro y el subempleo no son ya derivados de una crisis cíclica o transitoria, sino que parecen constituir una estructura duradera de la economía: la automatización destruye más empleo del creado por las nuevas tecnologías, y el desempleo o subempleo impiden la reactivación de la economía y desequilibran el presupuesto estatal, creando un círculo vicioso de paro, recesión y déficit al que sólo parece posible poder contrarrestar con medidas análogas a la renta mínima o seguros y prestaciones sociales públicos realmente efectivos.
Algún país del Norte (¿Islandia, Finlandia?) ha comenzado a institucionalizar estos días la renta mínima universal.

La propuesta número 7 defiende la REFORMA DE LA LEY ELECTORAL a fin de instaurar un sistema que se aproxime al alemán, mixto de proporcional y mayoritario, en el que cada elector dispone de dos papeletas; una para votar un candidato de los presentados por su distrito electoral uninominal, y otra para votar una lista nacional de candidatos de cada partido o coalición electoral.
Algunos comentaristas sostienen que Ciudadanos propone 175 diputados de distrito y otros 175 propios de la circunscripción nacional. Pero la propuesta de Ciudadanos no afirma tal cosa, y deja sin definir la combinación del número de ambos tipos de Diputados.
Los alemanes tienen un sistema mixto con predominio del sistema proporcional, en una relación de dos tercios a un tercio. Los italianos tienen también un sistema mixto con la relación inversa: dos tercios por el sistema mayoritario y un tercio por el proporcional.
En mi opinión, en España sería conveniente que predominara el sistema mayoritario, en una relación de dos tercios a un tercio, aunque se podría aplicar un sistema corrector del predominio del sistema mayoritario, por ejemplo, restando automáticamente al total de votos de cada partido, en la circunscripción nacional, tantos votos como hubiera tenido que consumir para obtener los escaños en cada distrito uninominal.
Otro aspecto que me parece significativo y discutible de la propuesta es que parece considerar que es posible una reforma del sistema electoral de estas características sin necesidad de modificar la Constitución.
Pero, en mi opinión, para poder instaurar este nuevo sistema haría falta reformar el artículo 68 de la Constitución, que establece la provincia como circunscripción electoral y que en su párrafo 3 dice que “la elección se verificará en cada circunscripción atendiendo a criterios de representación proporcional”.

La reforma del sistema electoral, la del poder jurisdiccional y la del modelo autonómico me parecen las propuestas más importantes de las 30 de Ciudadanos.

Por lo que se refiere a la REFORMA DE LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL, la sustitución del CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL por el PRESIDENTE DEL TRIBUNAL SUPREMO, auxiliado por dos adjuntos, y elegido entre “seniors” de la Judicatura por una mayoría cualificada del Congreso, para que desempeñe las funciones de gobierno y administración del poder judicial, puede ser un sistema positivo para sustituir el de cuotas de los partidos en el CGPJ (propuesta 10). Asimismo, parece imprescindible complementar este nuevo sistema de gobierno con un incremento de criterios objetivos y reglados en la selección y promoción de los Jueces y magistrados (propuesta 11).
Igualmente, me parecen acertadas las propuestas 14, 15 y 16 referentes a la necesidad de una Justicia rápida, eficaz y con garantías, la propuesta de una Fiscalía General del Estado independiente del Ejecutivo, y la propuesta de un Tribunal Constitucional despolitizado e integrado por Magistrados seniors, con amplia experiencia profesional como tales e independientes del poder político.

En las propuestas incluidas en el apartado D., referente a la ORGANIZACION TERRITORIAL DEL ESTADO, me parece acertado considerar en plano de igualdad a las 17 Comunidades Autónomas y las dos Ciudades autónomas, sin más sugerencias de diferencias entre unas y otras.
También me parece acertada la propuesta de cerrar y clarificar el sistema de distribución de competencias, precisando cuáles son las exclusivas del Estado y anulando el art. 150.2 que deja abierta una posibilidad ilimitada de cesión de competencias a las CCAA.
El sistema Roca-Pujol de pasteleo y presión permanente para vaciar el Estado a favor de un modelo confederal debe anularse, así como toda posibilidad de que pueda continuar el “buenismo” relativista y oportunista de cesión constante e ilimitada a las presiones del etnonacionalismo.
Igualmente, me parece acertado defender la supresión de privilegios insolidarios por parte del Euskadi y Navarra, así como la supresión de la disposición transitoria cuarta de la Constitución, que permite la posibilidad de incorporar Navarra a Euskadi, cediendo a las presiones del fundamentalismo abertzale.

La propuesta 26, de transformar el SENADO en una Cámara de representación directa de las Comunidades, mediante la creación de un Bundesrat similar al alemán, me parece correcta, aunque yo sería partidario de una mayor similitud con el sistema alemán, de delegados de los Gobiernos o Presidentes de las CCAA, que asistieran a la Cámara con mandatos vinculantes del Gobierno de la Comunidad. Creo que, aunque la presencia de los Presidentes de las CCAA en las instituciones centrales del Estado tendría una gran relevancia simbólica en la situación de crisis actual, podría transformar esta presencia en ineficaz y deteriorar en el medio plazo las funciones del Senado: los Presidentes autonómicos no podrían atender con eficacia las funciones propias y las senatoriales.
Por último, no veo clara la necesidad de la supresión de las DIPUTACIONES PROVINCIALES de la propuesta 27: en la mayor parte de España, las Diputaciones provinciales desempeñan funciones significativas de carácter político y administrativo, y su transmisión hacia los órganos de gobierno de las CCAA, podría resultar contraproducente.

En fin, creo que las propuestas de Ciudadanos, como decía al principio, son muy positivas y satisfacen la esperanza de Regeneración del país: por dos razones; la primera es que considero que la mayoría son acertadas y tratan los aspectos esenciales para Regenerar el sistema. La segunda, es que abren un debate sobre la reforma constitucional e institucional necesaria hace años para acabar con el inmovilismo imperante, que degradaba el sistema, corrompiéndolo y descomponiéndolo, y pone en peligro el régimen de libertades.
Debo agradecer a Rivera y Ciudadanos que hayan abierto esta dinámica.

La Alternativa Democrática al etnonacionalismo está ahí latente, esperando que alguien la defienda, en las “nacionalidades” y en el conjunto de España.
Pero hay que defenderla en positivo y sin complejos, con firmeza.
Le corresponde a Ciudadanos este papel, en Cataluña y en el conjunto de España.
La Alternativa Democrática consiste en la defensa de los valores y principios enunciados en la Constitución, y en la reforma de ésta en los aspectos que se hayan pervertido o quedado obsoletos.
La Alternativa Democrática tiene que formularse en positivo pero también en posición ofensiva, contra el etnicismo, el golpismo, la sedición, la xenofobia, el privilegio, la insolidaridad y el anacronismo reaccionario.
¡Ya basta de apaciguamiento y cesión frente a la reacción etnicista!
Es preciso defender con firmeza y coherencia la libertad, la igualdad y la solidaridad entre españoles, la apertura cultural frente la xenofobia y el etnicismo, el bilingüismo con complemento trilingüe frente al monolinguismo, la apertura y la creatividad frente a la impermeabilidad y el estancamiento localista; la democracia, el respublicanismo, la unión de lo diverso y el federalismo no asimétrico frente al independentismo sedicioso; el Estado de Derecho frente al despotismo caciquil, la limpieza del sistema político frente a la corrupción, la reforma del sistema electoral frente a la oligarquía cleptocrática, la independencia y eficacia judicial para instaurar un poder jurisdiccional no kafkiano; la interdependencia y la integración frente a la secesión y la quiebra económica; la integración frente a la implosión de la Unión Europea…
Fíjense en la cantidad de objetivos a realizar. Ciudadanos debería comenzar a definirlos y concretarlos desde hoy mismo.
Ante la inoperancia y cobardía de Rajoy y el PP; ante el cretinismo buenista de Sánchez y el PSOE, ante la cesión permanente y el apaciguamiento, España necesita a alguien que la defienda con firmeza y coherencia frente al caos y la traición sediciosa y golpista.
Ciudadanos, os esperamos, ha llegado vuestra hora.

UNA ENCRUCIJADA HISTÓRICA: BUENISMO CONFEDERAL, Y CLONACIÓN ZAPATÉTICA, O LIBERTAD E IGUALDAD DE LOS ESPAÑOLES.
Luis Bouza-Brey.

Comentario a:

PSOE, ALIA­DO IDEAL DEL NA­CIO­NA­LIS­MO

Editorial de ‘ABC’ , 4-9-15

Los so­cia­lis­tas no ha­lla­ron me­jor so­cio pa­ra que­brar los va­lo­res de la Tran­si­ción que to­do el na­cio­na­lis­mo se­pa­ra­tis­ta

Atres semanas de las elecciones «plebiscitarias», el nacionalismo catalán se ha encontrado con el regalo de un PSOE que lidera un frente de izquierda y nacionalista contra la reforma legal que pretende dar más poder al Tribunal Constitucional frente a quien desobedezca sus decisiones. Artur Mas debe de estar frotándose los ojos. No contento con encabezar esta coalición negativa, Pedro Sánchez abastece de argumentos a los separatistas, calificando la reforma del TC como «una concesión de Rajoy a la extrema derecha», análisis impropio de quien dirige el primer partido de la oposición. En todo caso, hay que anotar la idea de que a Pedro Sánchez le parece de extrema derecha reforzar la potestad ejecutiva del TC.
Esta reacción desmesurada del PSOE contra el Gobierno es la enésima verificación de que sigue viva la directriz política impulsada por Rodríguez Zapatero con el «Pacto del Tinell», aquel punto y final que el líder socialista impuso a la historia del PSOE como partido inequívocamente nacional para transformarlo en el aliado ideal de los nacionalismos extremistas –BNG, Esquerra Republicana– y en el interlocutor político de ETA. El contexto de esta alianza social-nacionalista no era otro que la impugnación del consenso constituyente de 1978 –la famosa «memoria histórica»– como una herencia del franquismo. El PSOE no halló mejor socio para quebrar los valores de la Transición que todo el nacionalismo separatista, representante de la negación de España como nación, ese concepto que Rodríguez Zapatero calificó como «discutido y discutible». No fueron los nacionalistas catalanes, sino Pasqual Maragall y el PSC, quienes en 2003 abrieron la espita de la reforma estatutaria para que Cataluña fuera reconocida como nación, y de aquellos vientos, estas tormentas. El Estatuto catalán de 2006, confederal y anticonstitucional, fue el resumen de esta conciliación de nacionalistas y socialistas. De aquellos polvos, estos lodos.
Es un sarcasmo que, con estos antecedentes, el PSOE descalifique al PP como «fábrica de nacionalistas», acusación que hace las delicias precisamente de estos, porque les da la excusa perfecta para justificar con victimismo su deslealtad hacia el Estado. La propuesta de reforma federal, tantas veces anunciada como nunca concretada, es la forma elegante de los socialistas de disfrazar su falta de coraje para plantarse ante el nacionalismo y coincidir con el PP en algo tan esencial como la defensa de la unidad de España. También habrá que hacer caso a Pedro Sánchez cuando afirma que pactará con cualquiera, menos con el PP, porque esta exclusión revela una opción, y no la mejor, ante el más grave problema que se le ha planteado a la democracia constitucional española desde el 23-F: un reto separatista que el socialista Alfonso Guerra ha calificado de «golpe de Estado a cámara lenta».

UNA ENCRUCIJADA HISTÓRICA: BUENISMO CONFEDERAL, Y CLONACIÓN ZAPATÉTICA, O LIBERTAD E IGUALDAD DE LOS ESPAÑOLES.

Luis Bouza-Brey

Esa es la cuestión: Pacto del Tinell 2 y alternativa confederal que permita acuerdos con el sector del nacionalismo representado por Duran Lleida y UDC, en contra de la Constitución y el PP, o defensa de la unidad, libertad e igualdad de los españoles.
Porque la primera es la alternativa de Pedro Sánchez e Iceta, tolerada tácitamente por Felipe González en su reciente carta “A los catalanes”, y que puede ser la solución que se imponga si el independentismo de Mas y los suyos resulta derrotado.
En mi reciente artículo “Felipe González sigue reculando” expuse las características de esta opción, que constituye una mutación constitucional que introduce en el sistema político español la vigencia de los principios etnicistas excluyentes y xenófobos y el privilegio territorial, como alternativos a la libertad e igualdad democráticos y respublicanos propios de la Constitución del 78.
Frente a un federalismo auténtico, que exigiría la reforma del Senado, y la clarificación y reconfiguración competencial del Estado autonómico, el PSOE opta por un “federalismo asimétrico” tramposo y confederal que transforma la Constitución en nominal para el conjunto de España y en semántica en las nacionalidades, cumpliendo así los designios de Pujol y los objetivos etnicistas de los nacionalismos periféricos.
Con ello, el PSOE se habrá transformado en un engendro etnicista y antisocialista que consumará con oportunismo y prevaricación su traición a España y a sus principios e introducirá en el sistema la lógica balcanizadora resultante del privilegio y la desigualdad territorial, haciendo emerger en el medio plazo un Estado fallido muy difícilmente integrable en Europa y letal para la unidad española.
La encrucijada histórica es de enorme gravedad, pero los españoles y sus élites no parecen ser conscientes de ello, amodorrados por la lógica nefasta de principios de la transición y la degeneración del régimen.
Frente a esta encrucijada ominosa, ¿qué hará finalmente el PP? ¿Qué hará Ciudadanos?¿Qué harán Susana Díaz, el socialismo andaluz, y los socialistas que sobrevivan en el PSOE?
La respuesta a este interrogante es vital para España y la libertad e igualdad de los españoles.

Luis Bouza-Brey

Felipe González publicó hace dos días una carta abierta “A los catalanes” que, aunque rechaza la alternativa independentista del nacionalismo catalán, sigue aceptando de hecho, junto con su partido, los presupuestos etnicistas y antidemocràticos de aquél, y ofreciendo una “vía de entendimiento” y reforma ante esos presupuestos.

Felipe González y el PSOE aún no se han dado cuenta de que no hay nada más que negociar; que no hay más solución que derrotar de una vez al etnicismo: vencer a un nacionalismo étnico que quiere imponer los rasgos culturales de la etnia catalana a una sociedad que ha sido siempre plural, y lo será cada vez más; derrotar a un etnonacionalismo anacrónico, que pretende dar marcha atrás a la historia, apropiándose de un territorio que nunca ha sido exclusivamente suyo para ahormarlo antidemocráticamente, eliminando el pluralismo cultural inherente a una sociedad dual, que siempre ha hecho de la convivencia entre diferentes su razón esencial de ser, en el contexto español y europeo y en su propia naturaleza interna.
Esta es la cuestión: que no hay nada más que negociar con un etnonacionalismo que para conseguir su objetivo de exclusión y xenofobia pretende alcanzar la secesión; o, alternativamente, lograr el privilegio de la ordinalidad contra la solidaridad, además de la eliminación definitiva de la cooficialidad lingüística a favor de la imposición del monolingüismo, además del control total del sistema educativo para imponer el adoctrinamiento étnico y xenófobo, además de la anulación del orden jurídico estatal y su sustitución por un ordenamiento propio, para eludir responsabilidades y construir impunemente su orden clientelar y corrupto.

Esta es la cuestión: que no se puede continuar reculando ante el chantaje reaccionario y anacrónico, ofreciéndo al nacionalismo nuevas oportunidades de pseudonegociación para que imponga la violación de los principios democráticos y respublicanos de libertad e igualdad, pues esto es lo que está haciendo Felipe González y propone el PSOE desde los orígenes del régimen del 78.
Ambos están liquidándo definitivamente la libertad y la democracia, con absoluta impunidad irresponsable y prevaricadora.
No es admisible ceder ante el chantaje de la amenaza independentista formal ofreciendo como alternativa negociadora las ventajas de una independencia de facto sin los costos que una independencia formal implica.
Espero que esta política buenista, oportunista y traidora reciba su merecido ostracismo de una vez.

Felipe González Márquez: “A los catalanes”, en “El País” del 30-8-15

 

Luis Bouza-Brey

VENTOSO describe con mucho acierto el atraso y la incompetencia política de nuestro país, sumergido en una crisis profunda y grave y enredado en bucles interminables de la clase política, sin nadie capaz de coger el timón para sacarnos del “cul de sac“.

Es posible que Albert Rivera y Ciudadanos sean ese alguien potencial que algunos estamos esperando desde hace muchos años. Creo que son la última esperanza:

¿Conseguirán romper los bucles de sectarismo e incompetencia, a fin de modificar las estructuras obsoletas y la cultura política del país, regenerando a la èlite política y a los rebaños narcotizados que la siguen?

Vean a Luis Ventoso en “El Mundo ha cambiado”, en “ABC” de hoy:

“…su diagnóstico es certero: Europa se desinfla en favor de Asia. Esa pugna va a decidir si nuestros hijos y nietos viven en una zona del planeta próspera o depauperada. Para triunfar en esa liza implacable no servirá crear micro- países de regusto folclórico y xenófobo (la solución de Mas), ni reciclajes postcomunistas que penalizan la cultura del esfuerzo ( Podemos), ni pensar que España es una isla que puede contar con mayores servicios sociales del orbe sin cuadrar las cuentas ni atraer capital (Sánchez). Solo una Europa muy unida y con un enorme énfasis en la educación y el esfuerzo podría tener alguna oportunidad. Pero nuestros países se pierden en rancias ensoñaciones nacionalistas (qué ridículo error ese referéndum de Cameron sobre la UE), o abrazan populismos casi nihilistas, como el del amargo cómico Beppe Grillo en Italia.

En España, el nivel del debate político está por los suelos: que si Carmena baila con Carmona, que si Susana y Pedro se pisan los juanetes, que Pablo quiere mangonearlo todo sin haber ganado nada, María Dolores y Soraya no se tragan, a Ada no le pone cumplir las leyes, Rivera tiene más usos que una navaja suiza… Se habla de una metrópoli como Madrid, que tiene que ser la vanguardia de España, solo en el registro del chalaneo postelectoral. No existen declaraciones sobre el futuro económico y cultural de la capital del país. Entristece ver a una jueza de carrera discutible, con poco sentido de la realidad y que ni siquiera ha ganado las elecciones, pensando que la alcaldía de Madrid va de simpatías okupas y subvenciones incosteables.

«El mundo ha cambiado». Pero algunos siguen en la era del Simca 1000 y la peluca de Carrillo, haciendo el avestruz frente a una verdad insoslayable: las empresas, la iniciativa y el trabajo duro son lo que trae la prosperidad, y no catecismos añejos y tertulianismos de orinal y saco de dormir en el plató.”

 

CATALUÑA PLURALISTA

La España plural ha sustituido al franquismo autoritario, monolingüe y homogeneizador, pero Cataluña también ha de ser plural. No se puede reclamar una España que admita la diversidad con el fin de construir una Cataluña etnicista y monolítica.
El ideal de una España que une lo diverso es el que tiene que regir también en una Cataluña que sólo podrá sobrevivir en un marco de pluralismo y democracia.

 

ETNICISMO ANTIDEMOCRÁTICO

El nacionalismo moderno es incompatible con el etnicismo: Cataluña es una sociedad plural, de ciudadanos libres e iguales, no el monopolio de una minoría étnica.
Intentar imponer a la Cataluña actual los principios y mitos constitutivos propios del S XIX es una aberración suicida, resultante de una esquizofrenia paranoide que choca frontalmente con la realidad interna e internacional. Sólo puede conducir a la fragmentación y a la imposición dictatorial de una minoría étnica sobre la mayoría. Los principios de libertad, igualdad y solidaridad son los principios vigentes en las sociedades occidentales modernas.

El etnicismo es reaccionario y antidemocrático. Una sociedad democrática es aquella en la que todos los ciudadanos son libres e iguales, independientemente de su origen y demás circunstancias religiosas, étnicas, lingüísticas o culturales. El monolingüismo que se intenta imponer mediante la falsa “normalización lingüística” es una aberración etnicista, antidemocrática e inconstitucional.

 

INTERDEPENDENCIA Y SOLIDARIDAD DE CATALUÑA

¿España nos roba? El resto de España es el principal cliente de Cataluña, que favorece nuestra riqueza y permite la sobrevivencia del Estado de Bienestar, basado en pensiones y seguridad social, infraestructuras comunes, sanidad, y sistema educativo públicos.
Somos interdependientes y solidarios, con el resto de España y con la Unión Europea, salvo que queramos transformarnos en una Albania del Mediterráneo Occidental, expulsada de la Unión Europea.

 

INDEPENDENCIA, RUPTURA Y MARGINALIDAD

La independencia de Cataluña es un objetivo indeseable: rompe con el resto de España y la Unión Europea y transforma a aquélla en un territorio marginal en Europa. Su imposición crearía un corralito económico insolvente, estancado y fracturado por un conflicto étnico y político básico, que generaría inestabilidad y degradación económica, política y social.

 

Luis Bouza-Brey, 23-5-15

 

 

Ariadna se enamoró de Teseo y le regaló un ovillo de hilo que al seguirlo le sirviera de guía, cuando aquél acudió a Creta y entró en el laberinto para acabar con el minotauro.

 

Los españoles tendremos que encontrar el ovillo y tirar del hilo, a fin de conseguir Regeneración y Estabilidad del sistema político, desde las elecciones de mañana hasta después de las generales próximas, de finales de año.

Con mucha cautela, pues la incertidumbre es muy alta, dadas la carencia de datos fiables sobre la voluntad popular, y la probablemente muy elevada complejidad de los resultados de aquélla en Municipios, Comunidades Autónomas y Cortes Generales, voy a intentar trazar un mapa del laberinto español, encontrar el ovillo de Hispania, y tirar del hilo para seguirlo hasta alcanzar un deseable horizonte abierto.

 

Uno parte de una visión estratégica derivada de la conclusión de que existe una crisis institucional básica del Régimen del 78, debida a la obsolescencia del régimen electoral vigente, a las deficiencias y perversión del modelo de Estado Autonómico diseñado en la Constitución, y a la disfuncionalidad de la función jurisdiccional española, instrumentalizada por los partidos políticos, y atascada por la falta de recursos y la inadecuación de las leyes procedimentales a las necesidades del mundo actual.

Si a ello le añadimos la falta de renovación del modelo económico-social español, bloqueado por las dinámicas del boom especulativo de décadas anteriores, la crisis de la actual, la corrupción, y la inoperancia mortecina del sistema cultural y educativo, la resultante sintética de todos estos factores es esta situación agónica del Régimen del 78, asfixiado por su falta de renovación y sus crisis de representación, participación, e integración, que lo conducen a una crisis global de legitimidad que exige de manera perentoria su reforma.

A mi juicio, esta reforma ha de tener rango constitucional y global, si se desea superar con firmeza el desfase, y abrir un período de desarrollo político estable y continuado del país, duradero por décadas.

Aunque también se puede optar por una política conservadora, de cambios mínimos y parches, para salir del paso e ir tirando unos años en un clima de inestabilidad creciente y disfuncionalidades y flojera estructural.

A la vista de ambas opciones y sus resultantes previsibles, uno se inclina por la primera de ellas, pero teniendo en cuenta que una reforma consistente y global exige amplio consenso, y por tanto, el poner fin a la lógica estrecha, camorrista y decadente de la lucha encarnizada por la conquista del poder entre los partidos, así como comenzar a articular pactos y acuerdos bàsicos reformistas entre viejos y nuevos actores de un drama político mucho más complejo que el anterior.

 

PRIMERA FASE: NUEVOS EQUILIBRIOS LOCALES Y AUTONÓMICOS.

 

Los actores políticos que compartan el mapa estratégico diseñado líneas arriba han de ser conscientes de la necesidad de regenerar la vida política local y autonómica, para sanear la corrupción galopante y generar al mismo tiempo un marco de estabilidad, en el contexto de unas elecciones a Cortes futuras que permitan introducir reformas constitucionales que impidan un derrumbe del Régimen. Derrumbe que conduciría a un retroceso de las condiciones de vida de los españoles y a una fragilidad e inestabilidad políticas globales, que nos aislarían por largos años del contexto europeo y destruirían el desarrollo político y económico del país.

Partiendo de este enfoque, y en un contexto de probable fragmentación del sistema de fuerzas políticas, parece evidente la necesidad de un clima general de acuerdos multidireccionales, en el que se trataría de crear y articular un amplio bloque de fuerzas reformistas, decididas a luchar contra la corrupción y a favor de la gobernabilidad y la reforma del sistema.

Por tanto, partiendo de estas condiciones iniciales, la fijación de acuerdos y coaliciones de gobierno habría de orientarse hacia aquellos actores dispuestos a realizar estos grandes objetivos: saneamiento, gobernabilidad y reforma, sin pactos excluyentes en contra de nadie que los asuma sin ambiguedades y reservas.

Si estas condiciones se asumen y pactan, con fórmulas y calendarios que no dejen resquicios abiertos a la mentira, la manipulación y la retórica tramposa, lo lógico y obligado sería facilitar el gobierno del partido más votado, en Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, facilitando un clima de cooperación, atención al interés general, y aproximación a unas elecciones a Cortes Generales que abrieran una legislatura dedicada a la Reforma Constitucional, a la reforma y dinamización del modelo económico, y a la construcción de un nuevo clima cultural saneado y creativo y de un sistema educativo renovado en España.

 

 

SEGUNDA FASE: UNA LEGISLATURA PARA LA REGENERACIÓN, LA REFORMA Y EL DESARROLLO.

 

Este habría de ser el objetivo para el próximo período, una legislatura para el cambio. Pero para posibilitarlo, se debería abrir ya el debate sobre las reformas constitucionales, socioeconómicas, culturales y educativas, a fin de que no se nos escape nuevamente de las manos la oportunidad de Regenerar el sistema y salir del caos creciente actual.

A pesar de nuestras deficiencias y patologías como país, no nos faltan economistas, psicólogos, pedagogos e intelectuales que podrían diseñar las futuras reformas. Habría que pedirles asistencia responsable para elaborar este diseño.

Por lo que se refiere a las reformas políticas e institucionales, hace años que defiendo casi en solitario su necesidad.

Entremos en su análisis:

 

1.- LA REFORMA ELECTORAL.

El sistema electoral actual produce diversas anomalías: la primera es la de que existe una enorme desigualdad en la fuerza del voto de los individuos, pues en unas zonas los Diputados salen elegidos por muchos menos votos que en otras; en unas, un Diputado vale x votos, mientras que en otras, cada Diputado necesita x por y votos para resultar elegido. En general, valen más los votos de los ciudadanos de los territorios despoblados que los de los territorios poblados.

En segundo lugar, la concentración de las candidaturas de algunos partidos regionales en este ámbito territorial, sin presentarse en el conjunto del territorio nacional, junto con el tamaño reducido de algunas circunscripciones provinciales, les lleva a monopolizar la representación de las provincias pequeñas, en detrimento del carácter teóricamente proporcional de la fórmula electoral, transformando el sistema en casi mayoritario en estas zonas.

En tercer lugar, el hecho de que las circunscripciones sean provinciales, y que la presentación de las candidaturas se realice mediante listas cerradas y bloqueadas, hace que la capacidad de elección de los electores se reduzca, al votar a listas de partido con desconocimiento de las personalidades de los candidatos, que, por consiguiente, dependen para ser elegidos de la sumisión a la cúpula del partido del que forman parte y no de sus méritos o deméritos en la representación de los ciudadanos, reduciendo o destruyendo los vínculos de responsabilidad ante ellos.

En cuarto lugar, este carácter semiproporcional de la fórmula electoral tiende a producir un sistema de partidos de bipartidismo imperfecto, que hasta ahora funcionaba con bisagras nacionalistas orientadas al desmantelamiento del sistema y a la satisfacción de intereses locales irresponsables ante el interés general.

La continuación de la vigencia de este sistema, por las consecuencias mencionadas, produciría efectos destructivos para el paìs, por lo que se hace urgentemente preciso sustituirlo por otro alternativo.

La alternativa más adecuada, a mi juicio, sería la de un sistema mixto, predominantemente mayoritario, de distritos uninominales en función de la población, repartiendo trescientos escaños a otros tantos distritos de aproximadamente ciento y pico mil electores cada uno, complementado con una circunscripción única nacional de cincuenta escaños, asignados a listas de partido en función de los votos obtenidos por cada partido en el conjunto del paìs, a los que se hubieran restado los ciento y pico mil votos obtenidos en cada distrito en el que dicho partido hubiera obtenido representación.

Este sistema mixto serviría para dar representación a los partidos minoritarios que no hubieran obtenido tepresentación en los distritos uninominales.

Sin haber hecho todavía ningún ensayo de simulación estadística de un sistema como éste, intuyo que daría lugar a un parlamento con una mayoría clara, con uno o varios partidos minoritarios y potencialmente capaces de constituirse en mayoría en las siguientes elecciones.

 

2.- LA REFORMA DEL ESTADO AUTONÓMICO.

 

El diseño y posterior despliegue del Estado autonómico se hizo sin criterios claros de cuál habría de ser la estructura del Estado resultante al final, producto a trancas y barrancas de tirones contrapuestos durante el proceso constituyente, y resultante de la búsqueda de legitimación del proceso en una situación postfranquista que otorgaba una sobrelegitimación desproporcionada e injustificada a los nacionalistas, a los que se intentaba satisfacer con concesiones descentralizadoras que se pensaba dejarían de ser necesarias a medida que se fuera avanzando en el proceso de descentralización.

La resultante institucional fue un modelo abierto y no estable; un Senado mal hecho; un Estado tan descentralizado o más que los Estados federales pero que no era federal y no osaba atender a la lógica del “autogobierno en la periferia y gobierno compartido en el centro” característica de los mismos, lo que lo llevó a la perversión, la centrifugación de competencias esenciales y la ausencia de mecanismos y controles de coordinación e integración.

La resultante cultural fue la deslegitimación del Estado y la Nación, el irredentismo y fundamentalismo crecientes de los etnicismos ¿”nacionalistas”?, el privilegio territorial y étnico valorado como característica positiva del régimen, la corrupción y despilfarro locales, la estimulación de las conjuras sediciosas que hoy estallan, y la debilidad del Gobierno central, incapaz de mantener la vigencia de la Constitución y la Ley en el conjunto del paìs.

En la actualidad, y como resultado de todo ello, en el País Vasco y Navarra existe una situación de privilegio económico y social; la Constitución, las leyes y las sentencias han dejado de aplicarse en Cataluña; el Estado carece de competencias esenciales en diversas Comunidades Autónomas, en las que su debilidad es tal que resulta incapaz de mantener la vigencia del Estado de Derecho; el castellano ha perdido su status de lengua cooficial en las instituciones y el sistema educativo, violándose de este modo los derechos fundamentales de la población de los territorios bilingües; el Senado es un cementerio de elefantes y no una cámara de representación territorial e integración de la diversidad; los medios públicos y privados subvencionados de comunicación bombardean con propaganda asfixiante y monolítica propugnando la sedición; la escuela se ha transformado en una instancia de adoctrinamiento y propaganda para la sedición y desmembración del Estado y la Nación; un sector de los políticos y autoridades autonómicas conspiran públicamente para cometer sedición, sin que ni jueces ni fiscales actúen, prevaricando abiertamente; los partidos principales de ámbito nacional traicionan su obligación de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes llegando a pactos y acuerdos explícitos o tàcitos con los sediciosos…

En síntesis: el Estado Autonómico se ha pervertido y constituye un atentado contra la Constitución y la unidad de España. Es preciso reformarlo urgentemente para evitar el derrumbe del régimen constitucional y la transformación del sistema político en un Estado fallido, sometido a rupturas balcanizantes y ataques exteriores ante su situación de debilidad.

 

3.- LA REFORMA DEL PODER JURISDICCIONAL.

 

El poder jurisdiccional, atascado por falta de recursos, leyes procedimentales obsoletas y dependencia de los partidos políticos en sus instancias superiores, que lo hacen lento, ineficaz y dependiente, necesita una reforma urgente que restablezca el Estado de Derecho y lo salve de constituir una caricatura kafkiana de una Justicia en la que los ciudadanos comienzan a dejar de creer.

 

En fin, para mi estas son las reformas urgentes que deberían empezar a debatirse y aplicarse en la próxima legislatura. Su aprobación exige amplios acuerdos y una dinámica de consenso diferente de la camorra permanente de la actualidad.

Luis Bouza-Brey

 

Hagamos un esquema embrionario de la situación:

 

Un primer dato a tener en cuenta: hay de plazo hasta el 5 de julio para elegir Presidente/a de la Junta.

 

Segundo dato: a finales de mes se efectuarán las elecciones locales y sutonómicas, que definirán el panorama de posibles pactos para formar gobiernos.

 

Tercer dato: los resultados de las elecciones en Andalucía permiten diversas combinaciones de alianzas, positivas o abstencionistas, para que se pueda formar gobierno.

 

Cuarto dato: en Andalucía està pendiente la continuación del proceso de enjuiciamiento sobre el caso de los ERE, que previsiblementese continuará este mes.

No obstante, la responsabilidad política es muy clara en lo que respecta a los expresidentes de la Junta.

 

Quinto dato: si se quiere regenerar hay que modificar la Constitución, o, como mínimo, la ley electoral, aunque soy de la opinión de que mantener la provincia y la fórmula proporcional de listas impide hacer una reforma que autentifique la representación.

 

Sexto dato: las locales, autonómicas y generales, y sus resultados, exigirán una nueva dinámica de pactos. y acuerdos. Sobre todo, si se desea realizar una reforma constitucional, que exige mayorías muy cualificadas.

 

Séptimo dato: se puede esperar a mediados de junio para cerrar el jeroglífico de la composición de los nuevos gobiernos, incluida Andalucía, esperando la definición del PP con respecto al PSOE y la definición del PSOE con respecto al PP.

 

La conclusión que uno saca, por lo que se refiere a la posición que debería adoptar Ciudadanos, es la siguiente:

No es conveniente desechar ninguna opción de momento, conviene esperar, y no dejarse llevar por los afines que acusan a Ciudadanos de liarse con la corrupción, cuando el futuro exigirá acuerdos con corruptos de todo tipo, votados por el pueblo, si se quiere regenerar el sistema. Encerrarse en el rechazo a pactos es encerrarse en la impotencia.

 

Ahora bien, la posición que se adopte hay que explicarla con el máximo de claridad posible, concretando objetivos de Regeneración Democrática, objetivos anticorrupción, y, cosa importante, calendarios que obliguen a todos.

Página siguiente »