otros


Bonito estudio desde Discover.

Los Hadza, en Tanzania, son cazadores recolectores que viven en grupos de 20 a 30. Y los antropólogos los estudian con frecuencia para averiguar como eran nuestros ancestros antes de la revolución neolítica (el 95% del tiempo de la especie). Antes de ese pecado original que nos jodió el paraíso.

En este caso estudian su forma de dormir. Les ponen unas pulseras que registran cuándo están despiertos, dormidos con sueño profundo, o dormidos de forma ligera. Durante 20 días, y a todos los miembros del grupo.

Han descubierto que prácticamente nunca están todos dormidos profundamente al mismo tiempo. Y que casi siempre hay alguien despierto, que puede avisar si viene el león. O lo que sea que convenga. El truco no es que hagan guardias, ni nada parecido. Resulta que de forma natural tienen “relojes de sueño” distintos, por edades. Los abuelos se duermen pronto y se despiertan muy pronto. También duermen menos, y con más proporción de sueño ligero. Los jóvenes, al revés. Y los intermedios, un intermedio. Con el resultado de que prácticamente siempre hay alguien capaz de dar la alarma si es necesaria.

Durante más de 220 horas de recolección de datos, sólo hubo 18 minutos -repartidos en trozos muy cortos- en los que los 33 miembros del grupo estaban profundamente dormidos.

Ahora ya sabéis por qué tenéis todos esos “problemas” con el sueño. No son problemas; viene de diseño. Es normal, tanto si eres chaval y te cuesta levantarte a la hora, y dormirte cuando te dicen que toca; como si eres abuelo y te quedas dormido al acabar la sopa, pero luego te despiertas antes del alba. El problema no eres tú, ni tu sueño. No eres raro. Lo raro, desde el punto de vista de la costumbre de la especie, es este vivir todos a una, a toque de corneta. Así te come el león de todas todas. O el sueño.

También se entiende con este estudio ese “mal” dormir que describen tantos abuelos. Que si pocas horas; que si despertándose mucho; que si insomnio. No tiene nada de malo, es una herramienta de supervivencia. Y otro motivo, ademas de los recuerdos y la sabiduría, para no deshacerse de la gente mayor — por improductiva. Son los que permiten a los demás dormir a pierna suelta, muchas horas, con seguridad. No es “mal dormir”, es “buen negocio”.

Añado un extra, ya que pasaba por ahí. Hay animosos heterodoxos que sostienen que la civilización fue la gran cagada de la humanidad. Yo no lo tengo claro, pero el argumento me parece muy sostenible. Y al final, “argumento sostenible” es algo de mucho mayor peso que “yo opino”. Esta opinorrea moderna. El caso es señalar este artículo, porque expone muy bien el argumento, y tiene varios enlaces  libros sobre la misa idea. Para guardar y enredar.

Nos cuenta la noticia Mike Smith en el blog de Judith Curry. Smith es Vicepresidente y Jefe de Innovación Ejecutiva de AccuWheather Enterprise Solutions. Llevan 50 años haciendo predicción meteorológica para el público y para empresas, y posiblemente sea lo mejor y más conocido del ramo.

La noticia es que ha salido la nueva encuesta de la AMS (American Meteorological Society) entre los tele-meteorólogos. Los hombre del tiempo, ahora con frecuencia mujer Mónica.  Tiene morbo, porque la anterior, en 2014, fue bastante poco conveniente para el consenso. Eso crea un aliciente extra en saber cómo evoluciona la opinión del gremio en EEUU.

Por ir al grano rápido y sin tener nervioso al personal:

ams-poll-2014-2017

El gráfico supongo que es obvio pero hay que explicar alguna cosa. Se separan las dos encuestas, 2014 y 2017, como reza.  Y se separa, dentro de los que creen que el calentamiento global existe, los que creen que es principal o exclusivamente causado por los humanos (naranja); de los que creen que es, o a medias. o principalmente natural (verde). La cifra muestra el porcentaje de respuestas en cada caso.

Nota: se puede creer que el calentamiento es principalmente antropogénico (por ejemplo en un 70%), y  que no es un problema. Porque los modelos climáticos, para crear una alarma, le atribuyen un 110% del calentamiento al hombre pecador.

Las respuestas de cada año no suman 100, como debieran. Es porque no han hecho las mismas preguntas, y no se pueden comparar. Por ejemplo, en 2014 se podía responder que no había suficiente evidencia para decantarse por natural / antropogénico (y daba un 20%). Y las del tipo “no sé” también difieren, y por eso no las he podido incluir. Pero con lo que hay se puede comparar bien.

Se ve un descenso entre los que creen que es mayormente culpa de tu buen vivir, aunque no sea espectacular. De 52 a 49. Puede estar en el margen de error (no lo he mirado). Y se ve un aumento espectacular entre los que creen que es la naturaleza. Probablemente una buena parte sea por culpa de eliminar la respuesta “no hay evidencia para decidir”. Y se han decantado por natural. Pero si fuera por eso, y fuera el caso de todos, los que lo ven natural habrían pasado de 36 (16 + 20) a 42. Y eso canta. Mucho.

Merece la pena leer el artículo de Mike Smith. Contentito está con lo sesgado de la presentación y el texto del informe. Y otras guarradas que podréis leer en su artículo. Pero por poner alicientes, avanzo. La AMS lo resume así:

Más del 90% de los hombres del tiempo (weathercaster) indican que el cambio climático está ocurriendo, y aproximadamente el 80% indican que el cambio climático antropogénico está ocurriendo (ver figura 1)

Acojonante. También digo yo eso y los cafres me llaman “negacionista”. El clima cambia, y algo le afecta lo que hace la humanidad. ¿Y? También le afecta lo que hacen los caracoles, y nadie les llama pecadores.

Vamos a dividir la figura 1 que mencionan en categorías reales y no de fantasía. Ese 90% y 80% de la AMS no es más que un engaño. Porque, para sorpresa de las florecillas silvestres y el kindergarten, las academias también mienten cuando se trata de política.

ams-poll-2017

Fuentes

Judith Curry / Mike Smith:

AMS:

Accuweather:

Remitido.

mcrc-logo

Un instrumento al que se le da forma para encauzar propósitos políticos concretos

Por Antonio José Tudela Martí.

El consenso político degenera el idioma

El pensamiento y la palabra son indisociables. Es imposible comprender la realidad si los conceptos que definen la vida en comunidad y la acción política se desconocen o se emplean de manera arbitraria. No es de extrañar, en tanto los límites conscientes del pensamiento se encuentran en la gramática, que la degeneración del idioma español haya tenido como consecuencia la castración sináptica del análisis político y su crítica fundamentada.

Existe la convicción de que el desarrollo y las modificaciones que sufre el lenguaje son un mero proceso orgánico que acontece de modo natural y no un instrumento al que se le da forma para encauzar propósitos políticos concretos. Así, cada vez que usted enciende su televisor y atiende a un debate político adquiere sin saberlo, vicios idiomáticos que, a su vez, transmite a otros en conversaciones cotidianas. De este modo, periodistas y politólogos se valen de los altavoces mediáticos para identificar a las masas con la oratoria oficial del estado de partidos. Exactamente lo mismo sucede en el ámbito académico, en el que profesores de Derecho y de Ciencias Políticas instruyen a sus alumnos en la arbitrariedad respecto de conceptos fundamentales.

Resulta evidente que tamaña desvirtuación del lenguaje tiene una causa política. Estos gremios, en sus más altas esferas, contribuyen a la degeneración del idioma, cuya última finalidad parece ser la de justificar y convertir en razonable lo injustificable e irracional de las actuaciones políticas de los partidos. Así, la cultura posmoderna funciona como dique contra la consciencia, pervirtiendo el lenguaje y, con ello, imposibilitando el entendimiento de la realidad.

Se trata de un ciclo degenerativo con el que sólo se puede romper mediante la conquista de una nueva hegemonía cultural en el seno de la sociedad civil. Ya ha comenzado a dar sus primeros pasos, reivindicada por insignes conocedores de la relación político-lingüística, venidos para la ocasión desde distintas partes del mundo, los días 21, 22 y 23 de julio, en el simposio internacional EL CONSENSO POLÍTICO DEGENERA EL IDIOMA, que tendrá lugar en Santo Domingo de la Calzada, La Rioja. El MCRC reúne en diversas ponencias y varias tertulias (formato La Clave) a filósofos, juristas, profesores y especialistas de primera talla mundial.

El idioma español será abordado desde una productiva perspectiva interdisciplinar, abarcando temas tales como La Oratoria en Fabio Quintiliano, El sentido metapolítico del español, La degradación del lenguaje y la política patética, Hacia la hegemonía cultural de la Libertad Política Colectiva, Control del lenguaje español por EEUU para América Española, entre otros.

Inscripciones de asistencia abiertas.

Más información en www.simposiomcrc.es.

 

Seguro que este titulo lo tenemos repetido, pero es que son muuuchos.

Roger Harrabin es analista de Medio Ambiente y Energía para la BBC. Y nos anuncia, anonadado:

Es absolutamente seguro que tiene que ver con cambio climático. Es cambio, si se trata de una primavera más caliente que otras. Y definitivamente es un asunto del clima. ¡Guau, cambio climático!

Hmmm, ¿y por cuánto es más caliente, y de cuándo es el récord anterior? Este año la media de primavera para Inglaterra central ha sido de 10,3ºC. Y ha sido más caliente que el récord anterior, que fue de 10,2º, ¡por 0,1ºC! Terrible asunto que ocurrió en 1893. El cambio climático ha conseguido un récord de temperatura media de primavera de 0,1ºC en 124 años.

Si en vez de mirar récords marginales en busca de titulares de fantasía usamos todos los datos para sacar una línea de tendencia, lo que sale es un calentamiento de 0,3ºC por siglo. Pero es “cambio climático”; tiene razón Harrabin. Y ese es el problema de los cantamañanas; pueden tener razón y  estar diciendo chorradas descomunales al mismo tiempo.

En dibujito:

cet-primavera

Fuente, Metoffice:

La gente -digamos- sensata está muy contenta con Macron. Con su victoria. ¡Nos ha salvado del populismo! Y además, salvado de esa versión especialmente desagradable del populismo que representa Le Pen. Hmmm … ¿seguro?

Comprendo que el último lema / agitación del marido de la abuela no es populismo, por muy demagogia basura que sea. Make our planet Great again.

macron-clima

No será populismo, no; pero es idiotismo de tercer grado. Y el populismo no es siempre idiota. Es muchas cosas, y muy criticables, pero idiota no suele ser la característica.

Qué diablos podría querer decir make our planet Great again? ¿Puede tener algún significado que no sea obligatoriamente de un retrasado mental? Y ojo, que no pregunto lo que quiere decir. La demagogia siempre es de significado múltiple, con tendencia a adquirir el sentido que le apetece a la oreja que la escucha. Por eso pregunto qué podría querer decir. En el mejor de los casos; para la oreja menos subni.

Obviamente es una copia, o mejor réplica, al MAGA de Trump. El niño va de anti Trump por la vida. Pero make America great again puede tener muchos significados nada idiotas, cada uno dependiendo del público que lo escuche. Desde proteccionismo económico, que es pernicioso pero no es idiota, hasta quitarse de encima la estúpida moralina del kindergarten para volver a algo más o menos clásico en los orígenes. Que a muchos no les gusta, pero que tampoco tiene nada de tontería — ha demostrado su funcionalidad sobradamente. Pero el salvador del populismo, o sea, el mejor representante del no-populismo, va a combatir no idioteces con chorradas de baba. ¿Hacemos apuestas de medio plazo?

Make our planet great again. ¿En serio? ¿Grande como antes de la revolución industrial, o mejor aun la mercantil? ¿Como la edad media, Macron? Había más bosques y menos contaminación; ¿esa es la idea? ¿Acaso estamos vendiendo miseria, analfabetismo, y una vida casi tan corta y brutal como en la edad de piedra?

Hay otro posible significado todavía más alucinante. Los científicos que viven de la alarma del clima especulan con un futuro muy malo, por achicharramiento y por ahogamiento. Y hagamos nuestro planeta grande de nuevo podría significar seguir las recetas alarmistas … para que los alarmados dejen de estarlo. Sería un planeta grande de nuevo porque volvería ser un planeta sin alarma. O sea, una planeta psicológicamente grande de nuevo. En el lado de la infancia, por lo menos. Lo malo es que sería infinitamente más barato, e infinitamente más factible, contratar psicólogos para tratamiento del kindergarten. Para que les curen la alarma. Empezando por la abuela y su marido, tal vez. En honor al éxito.

De verdad, es una coña. Macron ha insistido con el bolero de invitar a los científicos del calentamiento acojonante de EEUU, porque, ¿cómo van a trabajar en un país gobernado con Trump? Mucho mejor en el núcleo del kindergarten. Y anuncia a bombo y platillo, y con web por medio, trabajo para ellos. ¿Detalles? Un soldada muy buena de precio fijo, a dos niveles según los años de experiencia. ¿Pero experiencia, en qué exactamente? Da igual; cualquier cosa que suene a cambio climático. No nos vamos a poner pejigueras. ¿Y cuánta gente necesita? Eso si que es no enterarse. No se trata de necesitar; se trata de ser de los buenos, y meando más lejos que cualquier otro. No hay números, ni condiciones, ni presupesto, ni chorradas. Hay el canto del gallo. O el cuento del fraile. Algunos científicos franceses dicen que no es serio. Pero no importa, es por celos.

¿Y esto no es populismo también? Dependiendo de cómo lo definas, no. No va de deplorables contra exquisitos, al modo de Julio César, sino al revés. Exquisitos contra deplorables, élite contra puta plebe, y por ahí. Se le podría llamar elitismo … si no fueran unos payasos que van a hacer el planeta grande de nuevo. No cuadra. No sé; igual valdría consensismo. Pero prefiero posmismo — como en alucine posmo.

Y ahora ya estamos centrados, ya se puede digerir. El posmismo nos va a salvar del populismo. Por lo menos hasta que en vez de una Le Pen la alternativa sea un Trump. Del tipo sin experiencia (mácula) política; sin mucha carga de ideología; con olfato de demagogo; y capaz de dar la impresión de tener los pies sobre la tierra. En vez de haciendo el planeta grande de nuevo, por así decir. Con dar remotamente la impresión ya vale. Visto lo que hay enfrente.

Hay  gente que piensa que Trump es como un suicidio colectivo. Es posible, yo no lo sé. Pero los que piensan eso deberían preocuparse porque tanta gente prefiera el suicido que la exquisitez de la élite. Tal vez, para que no haya populismo suicida (si es el caso), convendría contemplar la posibilidad de dejar de insultar a los deplorables y de conseguir que la exquistez pose los pies en el suelo. En metáfora: un par de sopapos a Obama a tiempo. Y a Macron. Y al kindergarten en general; supongo que se entiende.

Es acojonante Rajoy. No hay duda de que no se traga el cuento del clima. La historia famosa de su primo tiene justo diez años.

El kindergarten hacía muchas risas con el argumento del primo, pero es impecable. Tan fácil como que si no puedes predecir el clima, no puedes saber que causas producen qué variaciones. Y sin saber eso no puedes atribuir una variación observada (por ejemplo un calentamiento) a una causa (por ejemplo las emisiones de CO2). Si tuvieras muchos planetas similares y pudieras hacer muchas pruebas, tal vez podrías hacerte cierta idea. Pero no es el caso.

¿Ha cambiado Rajoy, el héroe, de opinión? Es completamente improbable. El argumento que le convencía hace diez años sigue siendo exactamente igual de válido ahora. En realidad, más válido aun.

En 2007, el IPCC creía que el efecto de doblar la cantidad de CO2 en la atmósfera tenía un rango “más probable” de calentamiento entre 2ºC y 4,5ºC. Y lo decía porque eso es lo que dicen los modelos que han fabricado para crear un cuento de calentamiento acojonante.

Pero en 2013, en su último informe hasta el momento, el IPCC tuvo que cambiar de opinión. Rebajó el calentamiento más “probable” a un rango entre 1,5ºC y 4,5ºC. ¿Habían cambiado el resultdo unos modelos más modernos y mejores? No señor. La explicación es que no coinciden las distintas líneas de evidencia. Literal. Y la nueva línea de evidencia, que no coincide con la única que usaron en 2007, son los estudios con datos reales. La misma teoría (que tiene toda la pinta de no funcionar), pero usando datos en lugar de modelos.

Se puede ver en este gráfico. Lo azul es el cálculo con observaciones, y lo amarillo con modelos. Repito: la misma teoría, con los mismos “forzamientos” y la misma ausencia de variabilidad natural interna.

ipcc-distintas-lineas-de-evidencia

Por eso en 2013, ante la incongruenia de las líneas de “evidencia” (gimnasia con la teoría), amplían el rango por debajo para dar cabida, al menos, a una parte sustancial de las observaciones.

ipcc-rango-de-calentamiento-a-huevo

O sea, Rajoy y su primo tienen ahora más razones, no menos, para pensar lo que ya venían pensando muy sensatamente.

¿Y que ha cambiado entonces? Obvio; han cambiado los ladridos. Ahora hay mas perros ladrando, y lo hacen con mayor ímpetu. Que es la misma razón por la que podemos calcular que Rajoy sí creen en España, y en su viabilidad, pero una cantidad y potencia suficiente de ladridos puede perfectamente inhibirle de cualquier acción para garantizarla. Y no es que inhibir la acción de Rajoy, cualquier acción, parezca un proceso ni difícil, ni improbable. Pero poniéndonos en el mejor de los casos, y creyendo que el país que dirige le importa algo más que un pimiento, se puede pensar que los ladridos de la jauría le resultan insoportablemente excesivos. Al pobre.

No sé, al menos parece una explicación tan buena como cualquier otra pare entender al gobernante más incomprensible que ha tenido esta nación. Que por otra parte no ha venido siendo muy afortunada con sus gobiernos. Pero vamos a salvar el planeta, gracias al héroe. Es un consuelo, aunque no salvemos nada más. Que nos hagan un monumento los chinos, o algo. Antes de recoger los restos, si puede ser.

Más consuelo: todavía hay margen para ser más tontos. ¿Lo conseguirá Rajoy con su Cumbre Nacional Contra el Cambio Climático prevista para los días 25 y 26 del mes en curso?

margen-para-ser-mas-tontos.png

El plan es perfecto. Ir cerrando nucleares, y más de 5.000 MW nuevos de cacharrines verdes. Perfecto para pagar más y no hacer nada ante el problema en el que Rajoy no cree. Pero es que ladrán muy fuerte, tú.

Fuentes

El Economista:

Eurostat

Esta vez es monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de Ciencias, y de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales. Cargos que por sí mismos no aseguran que estemos ante un lince de la ciencia; su especialidad es teología sagrada, versión Tomás de Aquino. E historia de la filosofía. Pero sí cabría esperar de esa experiencia cierta finura en el pensar, y muy particularmente en el mentir. Y no se nota.

El caso es que anuncia que Francis Pope va a convencer a Trump del cuento del clima, en una reunión próxima que tienen prevista. Y deja caer entre líneas los argumentos. No parecen muy allá para tanta filosofía como carga.

Las opciones adoptadas por Trump, dice,  …

están en contra de la ciencia, antes aun de estar en contra de lo que dice el Papa.  En la campaña electoral llegó a decir que se trataba de una invención china para criticar a América. Pero este presidente ya ha cambiado en unas cuentas opiniones, así que tal vez también en esta.

Hay que joderse con los curas preparados. ¿Todavía no se han dado cuenta de lo fácil que es hoy acudir a la fuente, prescindiendo de los intermediaros sagrados? Por supuesto que Trump nunca dijo la imbecilidad que le encaloma Sánchez. Nada que ver con criticar a América, sino con aprovecharse de ella.

La idea de Trump es completamente falsa. El cuento no lo crearon los chinos, sino otros con sus propios propósitos. Pero probablemente no le importa nada. En su pasmosa simplicidad, el presidente payaso tiene una relación muy especial con la verdad. Le parece inútil. Lo que le importan son los efectos de lo que circula por ahí. Y el efecto del temor climático es, efectivamente, que China ha podido maniobrar para conseguir exactamente lo que dice Trump. Ganar espectacularmente en competitividad frente a USA y Europa. Europa está de patas abiertas, y Trump pretende que USA no caiga en esa ratonera. ¿Qué diablos le importa si de verdad lo inventaron los chinos, cuando lo que le preocupa es si le van a robar la cartera?

Pero el teólogo sagrado insiste con China. Parece el gran peso de su argumento.

hoy los chinos son realmente muy colabortivos, como corresponde a los compromisos que adquirieron en la Conferencia del Clima de París.

¡Uf! Es absolutamente seguro que por poco que sepa Trump sobre el origen de la narrativa del “cambio climático”, y de la discusión científica que Sánchez prefiere ignorar, tendrá muy buena información sobre los “compromisos” (chollos) de los chinos en París. Y sobre los compromisos (una pesada losa para la economía) de Obama.

Dibujito para curas filósofos sobre compromisos chinos.

– Tú te comprometes a encarecer ahora toda tu producción, y además a poner un pastón para ayudarnos, y nosotros nos comprometemos a que dentro de unas décadas, si eso, ya hablamos.

https://i0.wp.com/www.venexuela.com/wp-content/uploads/2016/10/cCh1016.jpg

Pongamos un ejemplo práctico. Los curas y el kindergarten hacen encíclicas y campañas en Occidente se produce una desinversión en combustibles fósiles (sobre todo carbón) los chinos arovechan para comprar barato y muuucho. Pregunta: ¿a quién se le queda cara de tonto? A Sánchez no, porque es tomista. A los que pagan, debería. O sea, a ti.

china-compra-carbon

El carbón ha sido arrinconado, estigmatizado por la campaña de desinversión … la abrumadora mayoría está en manos de inversores estratégicos que tienen un interés en utilizar el recurso — las compañías de energía o los gobiernos.

La propiedad se ha desplazado hacia Asia desde Europa y Norte América en años recientes.

No es sólo que China e India estén montando centrales de carbón aceleradamente, porque los “compromisos” (ejem) se lo permiten sin problemas, sino que los chinos están vendiendo también centrales nuevas de carbon en África, en modo industrial. Y para rematar, ponen la mano para que les paguemos las placas solares y molinos de viento que fabrican ellos mismos. ¡Pués claro que son “sumamente colaborativos”! Como para no colaborar con el plan con el que engañan al kindergarten.

¿Qué haría falta para que dos curas argentinos comprendan que encarecer la energía es, sobre todo, empobrecer a los pobres? Antes, entre los curas y el kindergarten había al menos una diferencia de nivel. La filosofía, que ayuda mucho a mentir con calidad. Ahora ni eso. Yo diría que lo llevan crudo el monseñor y Francis Pope. Hablarle a Trump de carbón, mineros y chinos, no sé yo.

https://metrouk2.files.wordpress.com/2017/03/pri_34785126.jpg?w=748&h=398&crop=1

Y quedaba atrás la guinda. Manda cojones que ahora sea el filósofo tomista el que les copie a los científicos jetas la frase más escolástica y dogmática que cabe imaginar: está en contra de la ciencia. Esto es lo que hay. El sotanagarten y el kindergarten en el mismo plan, y de la mano.

Fuentes

ANSA:

The Economic Times:

Acuerdo de París:

WUWT:

Página siguiente »