otros


Hay un nuevo estudio calentólogo comparando la relación entre la temperatura y la acumulación de nieve, en la Antártida, y durante los últimos quince mil años. No tiene mayor interés. Trata de alarmarnos mucho, proponiendo que aunque durante los últimos ocho mil años se ve mayor acumulación de nieve cuando hay mayor temperatura, y eso resta al nivel del mar debido al deshielo de Groenlandia durante el  actual Calentamiento Global Acojonante, antes de ocho mil años la relación era más variable, y a menudo inversa. Así que no podemos dar por garantizado que ese “freno” al aumento del nivel del mar, que ocurre ahora, se vaya a mantener siempre. No merece la pena ni entrar a comentar que están comparando el Holoceno, en el que estamos, con la fase de glaciación previa que — es un sistema diferente.

El estudio:

  • Comunicado prensa [–>] y estudio completo [–>] (accesible gratis durante 30 días).

Pero sí me han interesado los datos que presentan en forma de gráficos. Los de temperatura. Porque no tenía los que han usado, y sirven para compararlos con otros. Con otros de la Antártida, y con los de Groenlandia. Para curiosear, y tener una perspectiva de los datos mismos, y de sitios polares distintos. Dos sitios de la Antártida (oriental y occidental), y Groenlandia.

Los de la Antártida son los que figuran como WAIS Divide y Vostok en este mapa:

antardida-wdc-y-vostok

Los de Groenlandia son los de GISP2, cuya localización es esta:

gisp2-mapa-groenlandia

En los gráficos que salen a continuación, la cata de WAIS Divide figura como WDC (West Antarctic Ice Sheet Divide core). Vostok y GISP2 con sus nombres. Y no vamos ni a profundizar, ni siquiera a comentar. Se trata sólo de la curiosidad de ver los datos juntos, y de tenerlos a mano.

Lo primero puede ser comparar los dos sitios antárticos, pero situados en lados opuestos del continente. Unos datos son en anomalía de temperatura (respecto de una temperatura arbitraria) y los otros en temperatura absoluta. Pero para mantener la escala, los dos ejes de temperatura ocupan el mismo número de grados. Las fechas son en “años antes del presente” (1.950).

Vostok y WDC, los últimos 15.000 años.

temp-antartida-vostok-y-wdc

¿Y cómo se comparan los dos polos (norte y sur) — en la medida en que valgan los datos?

WDC y GISP2, los mismos 15.000 años:

temp-antartida-wdc-y-groenlandia-gisp2-16k

Cambiamos WDC por Vostok.

temp-antartida-vostok-y-groenlandia-gisp2

Para ver un plazo más largo, por ejemplo la mitad de la última glaciación y el Holoceno, sólo podemos usar Vostok en la Antártida.

temp-antartida-y-groenlandia-45k.png

Y con esto nos hacemos una idea general, como de brochazo gordo, de las diferencias y similitudes de los cambios climáticos en las dos zonas polares. Según esos datos que, mejor o peor, son lo que hay.

Nota. Todo esto es cambio climático “natural”. Estas series de temperatura acaban hacia el año 1.900. Para hacerse una idea del Calentamiento Global Acojonante, por contra del “natural”, y en el mismo sitio de Groenlandia, se puede ver en este gráfico. La serie de la zona en rojo claro (Kobashi 2011 –>), que captura el Calentamiento Global Acojonante, tiene una resolución decadal y acaba en el año 2.000. Aquí las fechas son absolutas, con números negativos para “antes de Cristo”.

calentamiento-global-acojonante-en-groenlandia

Y este es el cuento de hoy.

Datos:

Fudge et al 2016, Fig. 3:

fudge-et-al-2016-fig-3

https://i2.wp.com/psychrod.com/wp-content/uploads/2015/01/law.jpg

Su artículo supone una gran contribución a la psicología de la personalidad y el desarrollo — lo que me inspira gran curiosidad acerca de usted. ¿Es una académica? ¿Investigadora clínica? ¿Una trabajadora del acero desempleada que tiene el interesante hobby de escribir artículos científicos seminales?

Es una historia preciosa con la que me gustaría despertar el apetito por un libro. La cita es de un email de un académico de Cornell, a la desconocida autora de un artículo en Psychological Review — la publicación de psicología más importante en USA. La autora cuenta que recibió muchos emails similares, que encuadra en la categoría — ¿tú quién diablos eres? (*)

Judith Rich Harris, nuestra heroína de hoy, contestó que de las opciones ofrecidas elegía la de trabajadora del acero desempleada. No muy lejana a la realidad. Trabajaba escribiendo libros de texto, pero como lo había dejado, desempleada. No tengo doctorado -le explicaba- porque me echaron de Harvard tras el master. Llevo tiempo encerrada en casa con una enfermedad crónica. No tengo mentores; no tengo estudiantes. Lo de los libros de texto era porque se trata de un trabajo que se puede hacer desde casa. Pero lo dejó, tras convencerse de que estaba escribiendo algo completamente falso. La psicología al uso. Y se dedicó a investigar por su cuenta.

Sin financiación; sin sueldo; sin ayuda. Ni siquiera tenía acceso a la literatura que necesitaba para investigar, al no tener una universidad que le pagara las copias de los artículos. Pero en seguida descubrió que todos los autores le mandaban sin problema copias de los suyos, bajo petición. Y ese era todo su contacto con la academia. Emails cruzados con autores a los que les pedía sus artículos de investigación.

Y en esas condiciones Harris probablememente ha provocado una revolución mayor en psicología. Está en discusión, pero lleva pinta. Y lo más relevante es que no es “a pesar” de esas condiciones, sino probablemente por tal motivo. Ella lo cree. Es muy difícil salirse de las “asunciones sacadas de la gorra” en la academia actual. Si eres joven no puedes andar pisando callos — y esperar prosperar en la carrera. Y si estás en una posición dominante es por formar parte de esas asunciones.

La revolución del artículo fue poner en cuestión la regla nature and nurture: La naturaleza da unos niños a los padres; el resultado final depende de cómo los críen. Y a Harris se le ocurrió plantearse la posibilidad de que la crianza importe muy poco. Ojo, no el ambiente; no pretende que todo son genes. Pero el ambiente que -según ella- influye más es la parte que no son los padres. Imagina el estupor.

No se le ocurrió por capricho, ni por intuición. Hizo lo que todo académico de pro, hoy, no debe hacer so pecado de herejía. Rastrear los datos para averiguar de dónde sale nature and nurture; en qué se soporta. Y descubrió que se soportaba en una evidencia abrumadora, pero perfectamente irreal. Como el Calentamiento Global Acojonante, y tantas más. Unas asunciones en absoluto garantizadas (Freud y conductismo), y una estadística muy mal entendida [–>].

Ella esperaba que el trabajo fuera recibido cañonazos. Pero se sorprendió; aunque no provocaba aceptación, al menos sí despertaba curiosidad. Y no sólo la del tipo de: ¿tú quién diablos eres?

Sí debió tener desde el principio unos cuantos valedores de mucho peso. Como Steven Pinker:

Hace tres años, un artículo en Psychological Review cambió la forma en que pensaba sobre la infancia y los niños. Como la mayor parte de los psicólogos, he discutido mucho sobre el rol relativo de los genes y la crianza de los padres. Todos damos por supuesto que lo que no viene de los genes tiene que venir de la crianza. Pero ahí estaba un artículo de Judith Rich Harris, sin afiliación universitaria bajo su nombre, diciendo que los niños no son socializados por sus padres — son socializados por sus colegas. Sonaba extraño, pero Harris me persuadió pronto con hechos que sabía que eran ciertos, pero había archivado en esa carpeta mental que todos tenemos para verdades innegables que no encajan en nuestro sistema de creencias.

Y parece que ocurre otro fenómeno habitual en estos casos. Que tiene más aceptación en especialidades cercanas que en la propia. En este caso la criminología (yo me he enterado por ahí –>), y la psicolingüística. Pinker esta entre estos últimos, y señala que hay una paradoja que nunca habían tenido en cuenta. Si los niños aprendieran a hablar de sus padres, acabarían teniendo el habla de sus padres. El mismo lenguaje y acento. Pero no es así; hablan como sus compiyoguis.

Espero que sea tentación.

Tal vez otro día generalizemos un poco. Porque este caso, como el del Calentamiento Global Acojonante, es ideal para tener cierta perspectiva sobre esa industria que llaman “la ciencia”. De lo que relata Harris sobre por qué piensan lo que piensan, y cómo unos datos irrelevantes se convierten en “evidencia irrefutable”, sale un esquema que sirve entender el caso general perfectamente.

Más tentaciones. Mejores que esta, pero menos extensas que un libro. Artículos muy relacionados de Brian Boutwell.

(*) Hay mucho Ferry por el mundo.

Nota: Las citas están sacadas de libro de Harris.

Nota previa: los que quieran trabajar / preocuparse menos, que vayan directamente a los añadidos, a la parte de Peerblock.

consiga-windows-10

Me daba la risa cuando empezaron a aparecer estos cartelitos en un ordenador con Windows. ¿Gratis? ¿Por un tiempo limitado? ¿En plan favor? No me hagas reír, Bill, que nos conocemos. Mucho.

Por supuesto, ni p*t* caso. Quietos con el Windos 7. Sin inmutarse. Tratándose de Micro$oft, si no pagas con billetitos seguro que estás pagando con el alma. Como mínimo. Y entre una versión no demasiado mala de Windows, y la siguiente usable, suele haber que dejar pasar unas cuantas. Siempre es mejor que primero lo pruebe la vecina  guapa, y te pida sopitas. Por si acaso.

En el cartel del Windos 10 ya han cambiado el “por un tiempo limitado” que ponía al principio. Porque el límite se estaba pasando de lo verosímil. Pero no han rebajado la insistencia. Cada poco, ¡zas!, cartelito. Instala Windows 10, porfa, porfa, porfa. No voy a negar que tiene mucho morbo el espectáculo de Bill como suplicante. Te jodes, por una vez. Y a ver cuánta paciencia tienes. A mi me encanta. Ni siquiera me he molestado en averiguar cómo se puede “crackear” lo del cartelito para que no salga.

Pero. Siempre hay un pero, y no hay morbo que dure 100 años. Me he comprado otro cacharro. Para otro uso — ultraligero. Zas en toda la boca. Windows 10.

Lo de vender el alma era una forma muy edulcorada de decirlo. Comentas a alguien en un email que estas buscando un cricospring nuevo, con un programa de email que ni siquiera es de Gates, y todo Internet se te convierte en vendedores de cricosprings. Creo que salen hasta en los semáforos. Imagina. Te pillan lo que escribes, y lo venden. Y lo peor de todo es que los anuncios siguen saliendo cuando ya has comprado lo que querías. Es como un castigo bíblico. Joder con Bill. Te has pasado, macho.

Y por supuesto que ya no te vale con borrar la caché y cookies del navegador. Te has convertido literalmente en una herramienta de los clientes de MS. En ganado. O mejor dicho; olvida los troyanos, porque ahora tienes un troyano en lugar de una computadora. Trabaja para los otros mucho más de lo que trabaja para ti. Gratis, no te jode. Sí; tu máquina gratis … para Bill Gates.

Vamos al grano para no alargar el asunto. No queda otra que arreglar la mierda. Sí, le puedo plantar un Windows 7 bien pirateado, pero hay problemas con la garantía. Se encuentran fácil muchos consejos para limpiar la mierda del 10 y su espionaje. Pero en este vídeo (27 min) están juntos todos los que he visto, y es fácil de seguir. Nunca se puede asegurar que lo limpie todo, todo; pero sí hace mucho. Y se nota.

La primera parte se la puede ahorrar el que ya haya instalado la monada. Y el que no, también, porque se puede resumir muy fácil. No abras / uses una cuenta de Micro$oft; crea una cuenta de usuario local. Y contesta que no, o deshabilitar, literalmente a TODAS las preguntas. Sin pensarlo, y sin temblar.  No te pierdes nada, y mejoras mucha privacidad.

 

Se puede hacer con confianza todo lo que recomienda. No hay peligro ni problema.

No desinstala el Cortana, la mayor monada de la merdé. Se limita a impedir que se ejecute. Una solución un poco guarrilla. Pero ganas memoria y se evitan muchas conexiones chungas. El que prefiera una desinstalación de verdad puede probar este enlace. Yo no lo he usado todavía, ni he mirado lo que hace; el riesgo es tuyo.

Y ya de remate, un par de truquillos que pueden ser de utilidad. A mi me parecen imprescindibles.

Un menú de inicio rápido, eficaz, y muy configurable. Y sin las pijadas tableteras y comerciales del menú de Windows 10. (Estas últimas, las comerciales, te las cargas en todo caso si sigues las instrucciones completas del vídeo).

Un ejemplo de como lo tengo yo ahora mismo, sin acabar de instalar todo (se puede configurar de muchas formas):

classic-start-menu

Y una pijada sin la que no podría vivir. Escritorios múltiples (uso 4) para repartir ordenadamente por tipo de tareas, como lleva Linux desde siempre. No es ni de lejos tan bueno como los de Linux, pero es suficientemente operativo.

El caso es que una vez limpiado, y con este par de añadidos, sí te queda un sistema usable. Parece funcionar bastante decentemente por lo que llevo visto. Aunque no se me ocurre ningún motivo para cambiar el W 7. El 8 es otra cuestión. Ya lleva mucho espionaje, y es un peñazo. Si lo tuviera, lo cambiaría y haría la limpieza del 10 de este vídeo.

Añadido posterior.

Añadido posterior 2 / actualización.

Para los que les cuesta las instrucciones en inglés, o les da cosa enredar en el registro o añadir el editor de políticas de grupo, etc, hay una solución burra pero muy funcional. La del segundo vídeo.

Consiste en instalar el programa Peerblock [–>]. Lo que hace es bloquear conexiones, de acuerdo con unas listas de conexiones “pericolosas” que puedes elegir (en List Manager). Depende de lo que te dé miedo o asco. Aquí [–>] te explican lo que bloquea cada lista.

Por ejemplo, en este caso, y sin pensar más, elegiríamos la lista de todos los servidores conocidos de Microsoft. Se actualiza  con frecuencia (la que elijas), así que tiene pinta de ser muy completa.

peerblock-2

Obviamente, como bloquea TODOS los servidores de MS, también bloquea las actualizaciones. Por ejemplo, cuando intentas buscar actualizaciones, ves lo que ha bloqueado en ese momento. Es fácil. Primero limpias el “log”, ejecutas buscar actualizaciones, y te responde que no tienes conexión a internet. Y en el Peerblock ves esto:

peerblock

Y tienes una manera fácil de actualizar. Marcas todos esos servidores con el ratón, y decides si les permites el paso durante X tiempo, o permanentemente.

peerblock-3

Otra opción es desabilitar el Peerblock por completo mientras hace las actualizaciones, pero supongo que se te pueden colar comunicaciones indeseadas con Bill si tienes mala suerte.

peerblock-d

Resumiendo. Hay soluciones para la mierda del Windows 10. Unas más bestias, y otras más técnicas. Yo voy a usar las dos, porsiaca.

Añadido 3:

Y ya para dejarlo a huevo, por si alguien quiere bloquear las direcciones de telemetría de Microsoft, por IP, por ejemplo en el router (y sirve para todos los equipos):

191.232.139.254
65.55.252.190
65.55.252.43
65.55.252.93
81.198.165.217
65.52.108.29
65.52.108.153
65.55.128.81
65.52.100.7
65.52.100.91
65.52.100.93
65.52.100.92
65.52.100.94
65.52.100.9
65.52.100.11
168.61.24.141
65.55.44.85
65.52.161.64
191.232.140.76
64.4.54.32
207.68.166.254
207.46.223.94
65.52.108.154
64.4.54.22
65.55.29.238
68.232.34.200
204.79.197.200
64.4.54.22
134.170.58.190
191.234.72.186
191.234.72.183
23.103.189.125
191.232.80.60
65.55.163.221
191.234.72.190
65.55.108.23
65.39.117.230
23.218.212.69
134.170.30.202
137.116.81.24
134.170.52.151
65.55.29.238
65.55.138.110
204.79.197.200
23.218.212.69
23.72.147.184
134.170.188.248
64.4.6.100
65.55.39.10
157.55.129.21
2606:2800:133:206e:1315:22a5:2006:24fd
2a01:111:f307:1794::a01

Y aquí en doble versión [–>].

Desde el PSC están hablando de aceptar o proponer un “referéndum a la canadiense”. O eso es lo que se viene diciendo en la prensa. Sale de dos noticias sobre propuestas de Chacón e Iceta:

Mi impresión es que los chicos del PSC saben de lo que hablan, pero los chicos de la prensa … no tanto. Y conviene aclarar algunos de los errores en los que caen.

Tal vez la precisión más necesaria sea destacar que nunca se ha celebrado un “referéndum a la canadiense”. Y también que esta afirmación de OK Diario está muy equivocada:

La llamada ‘Ley de Claridad’ es una reivindicación que las fuerzas independentistas llevan haciendo desde hace años. [–>]

No es cierto. Los nacionalistas catalanes y vascos hablaban de Quebec sin parar … justo hasta que los canadienses aprobaron la Clarity Act. Desde entonces se han olvidado de Quebec, y ya no es *el* ejemplo. Al contrario, la Clarity Act canadiense es un ejemplo muy bueno de lo que los separatistas no quieren. Y por eso los separatas de Quebec se enfadaron mucho con la ley de claridad que les encalomó su gobierno federal.

Para entenderlo, convendría destacar en qué son iguales el caso canadiense y el español, y en qué difieren. Ambas constituciones prohíben la secesión de una Provincia / Comunidad Autónoma. Pero en Canadá, la Provincia no tiene que pedir permiso al gobierno central para organizar refréndums. Y los hacían; en Quebec celebraron dos. De ahí salió la Clarity Act. De la pregunta del Gobierno Federal al Tribunal Supremo sobre las consecuencias jurídicas de un resultado positivo en un referéndum separata.

Respuesta: Consecuencia jurídica, ninguna. La Consti prohíbe la secesión unilateral. Consecuencias políticas, muchas y pueden ser graves. Entre otras, que ante una Declaración Unilateral de Independencia, o invades / dominas el territorio, o quedas a expensas de que la “comunidad internacional” se lo ponga difícil. Pero eso ya no está en tus manos;  y puede tener una influencia decisiva cómo hayas gestionado el asunto.

Propuesta: No dejes que te hagan *su* referéndum. Acepta civilizadamente la idea de que es poco sostenible políticamente mantener un territorio que muestra una voluntad clara de separación sostenida en el tiempo. Y propón resolver el dilema con una ley  que (1) diga cómo es un referéndum para averiguar la eventual existencia de una voluntad “clara”, y (2) que establezca todos los elementos que hay que negociar posteriormente de cara a la secesión — pero sin presuponer el resultado de la negociación. Lo de la “claridad” hace referencia a los dos elementos. La claridad de la voluntad, y la claridad de lo que -en su caso- habría que negociar (el cristo que se monta).

Ojo, en el caso canadiense la negociación sería con el gobierno federal, y con todas las demás provincias. Y es lógico. Si no hay unión, cada Provincia pinta tanto como la Provincia que se quiere separar.

Resultado: Se acabaron las ganas de referéndum. (Y en España se acabaría el argumento “no nos dejan preguntar”).

¿Cómo es un “referéndum a la canadiense”? Nadie lo sabe; nunca se ha hecho. La ley menciona que se habrá de convenir qué tipo de mayoría se considera “clara”; la división de los activos y deudas; cualquier cambio en las fronteras de la Provincia; los derechos, intereses y reclamaciones territoriales de los Pueblos Aborígenes de Canadá; y la protección de los derechos de las minorías. Pero sin especificar los detalles.

¿Y lo del PSC? Lo que yo entiendo de las palabras de Chacón e Iceta es que no están “proponiendo un referéndum” — como dicen algunos periodistas. Entiendo que dicen: SI planteamos una reforma federal de la Constitución, y SI en Cataluña lo “rechazan masivamente”, entonces proponemos reformar (de nuevo) la constitución para que mediante una Ley de Claridad se haga posible un referéndum … SI los separatas lo siguen pidiendo a pesar de la Ley de Claridad. Hay un rosario de tres condicionales seguidos. Sutiles. A mi me parece inteligente.

El ejemplo que tenemos es que en Quebec dejaron de hacer referéndums de secesión, precisamente tras la aprobación de la Clarity Act. Y el ejemplo que tenemos es que en los referéndums que proponen los separatas, lo que más destaca es la oscuridad de las preguntas (siempre son varias).  O sea, sabemos que los separatas no quieren preguntar algo sencillo como: ¿Quiere la separación de Cataluña de España? Sí / No. Lo que no entiendo es el empeño que tenemos en no darles a los separatas lo que NO quieren.

psc-clarity-act

Info relevante:

Hace 20 días hablábamos de un “estudio” prodigioso.

glaciologia-feminista

Y establecimos que se había publicado en serio, y estaba fundado por la Nacional Science Foundation. A pesar de las dudas de la gente, y a pesar del éxtasis:

Los estudios científicos mismos pueden tener sesgo de género, especialmente cuando se atribuye credibilidad a la investigación producida a través de típicas actividades masculinistas o características masculinas, como el heroísmo, el riesgo, las conquistas, la fuerza, la auto-suficiencia, y la exploración (Terrall, 1998). Entonces la tendencia a excluir mujeres y enfatizar la masculinidad tiene efectos trascendentales en la ciencia y el conocimiento, incluyendo la glaciología y  conocimientos relacionados con la glaciología.

Lo que nos quedamos sin saber es que el asunto trajo bastante cola, según nos informa Paul Matthews:

Llegó incluso al WSJ, que parece limitarse a citarlo sin la menor crítica.

wsj-glaciologia-feminista

Amén de unos cuantos medios más. Que en general son francamente críticos, e incluso hilarantes. Pero el autor tiene una réplica contundente, que Science le compra. Los críticos son “fachas”.

La semana pasada, el historiador de la ciencia  Mark Carey, de la Universidad de Oregón, fue la diana del último objetivo de los blogueros conservadores (quiere decir “fachas”) que cuestionan la financiación federal de la investigación científica.

La entrevista / masaje es breve, y merece la pena.

Tratándose de Science, suponemos que no hay ninguna relación entre el apoyo a un payasada que ni siquiera se puede llamar “pseudociencia” (sólo hay palabrería), y que la autora sea mujer y feminista. Tampoco haría falta, porque estamos ante un ejemplo inmejorable de la defensa habitual de un negocio (mal) llamado ciencia, fundamentalmente financiado con el dinero extraído del bolsillo de los pringados. Siempre es el mismo esquema.

No se ha entendido, porque …

La investigación profesional se publica en revistas para especialistas de un campo determinado. Cuando se saca de ese contexto y se describe a no especialistas, la investigación se puede malinterpretar, y potencialmente desfigurar.

Ni medio disimulo. Tú pagas, pero no juzgas. Bueno, ni tú, ni nadie fuera de la camarilla de la especialidad. Tampoco el gestor de tu dinero, o el representante político, porque no son especialistas. Y las críticas son desfiguraciones y desinformación. Sin que Science, ni el autor, se sientan concernidos para proporcionar ni un sólo ejemplo de esas desfiguraciones y desinformaciones. Palabra de Dios.

¡La buena noticia es que la gente está hablando de glaciares!

Hmmm …. no. De lo que estamos hablando es de hacer pasar la payasada ideológica por ciencia, y de sacarle el dinero a la gente para hacer eso.

Nadie está hablando de glaciares. Ni siquiera el autor, que está hablando de feminismo. Pero sin mostrar, ni mucho ni poco, en qué ha avanzado  el conocimiento sobre la dinámica y milagros de los glaciares gracias a la presencia del “marco feminista”. Puede contarnos un cuento sobre “guerras culturales”, y sobre “fachas”. Pero toda esa imaginería no va a variar ni un milímetro el retroceso o el avance de los glaciares, ni las circunstancias en que lo hacen.

Los glaciares se convierten en una plataforma para expresar la propia visión de la gente sobre política, economía, valores culturales, y relaciones sociales (como relaciones de género). La atención durante la semana pasada prueba nuestro punto con claridad: los glaciares son, en efecto, un área de discusión altamente politizada. Los glaciares no tienen género. Pero la retórica sobre el hielo nos dice mucho sobre lo que piensa la gente de la ciencia y el género.

Acojonante. El autor es el primer fenómeno de toda la galaxia al que se le ha ocurrido la majadería de convertir los glaciares en plataforma para todos esos prodigios. Pero nadie le ha preguntado por los prodigios, sino por la adecuación de usar fondos supuestamente destinados a la investigación científica como plataforma para expresar la visión del autor sobre política, economía, valores culturales, y relaciones sociales (como relaciones de género).

Pero le llaman ciencia. Y especialidad. Y con esa disculpa se gastan tu dinero. Y no se te vaya a ocurrir juzgarlo, porque tú no entiendes.

Yo diría que conviene establecer una diferencia, nada difícil, entre no tener complejos y circular sin frenos. Es relativamente aceptable que alguien quiera imaginar unas intenciones conspirativas en quien sea, y decida combatir eso que imagina. Pero si es periodista -o ejerce- debería intentar plasmar que lo que imagina es … imaginario. Vaya, no fáctico. Que se trata de algo que podría ocurrir -si su imaginación acierta- pero que no ha ocurrido. Porque cuando se propone como ocurrido lo que sólo se ha imaginado, en lo que estamos es en inventar la realidad. Que puede estar muy bien en la literatura, pero no debería ser una función de la prensa.

Luis del Pino lleva una campaña curiosa contra Ciudadanos. Una campaña basada en una realidad descaradamente imaginaria.

ldp-contra-cs

 

 

El artículo del que Luis del Pino saca que Sánchez habló de cómo “colarnos” un referéndum, es este de El Periódico:

El problema es que Puigdemont dice claramente que no hablaron de cómo “colarnos un referéndum”. ¿De dónde lo saca Luis Del Pino? De aquí:

Pregunta: “Dentro de la Constitución y de la ley se puede hablar de todo”. ¿Cómo interpreta esta afirmación del líder del PSOE?

Respuesta: …/… Por lo tanto, si Sánchez lo dice porque entiende que cabe una consulta en la Constitución, coincidimos.

Pregunta: ¿De la conversación usted extrajo esta conclusión?

Respuesta: Es muy prematuro extraer de una primera conversación una conclusión como esta. Sánchez siempre ha sido rotundo en su negativa a que en Catalunya haya una consulta.

O sea, queda meridianamente claro que en la conversación en la que Luis del Pino dice que hablaron de “cómo colarnos un referéndum”, no sólo no mencionaron colar ningún referéndum, sino que Puigdemont concluye que ni siquiera se puede extraer implícitamente un referéndum. Lo que presenta Luis como un hecho, se trata de una realidad imaginaria.

Tiene más guasa la cosa. En su programa de esta mañana, del Pino ha explicado cómo se crea esa realidad. Viene de unas declaraciones / ideas de Carmen Chacón, que propone que si en una eventual reforma constitucional el voto fuera negativo en Cataluña, entonces ella, Carmen Chacón, opina que sería oportuno plantearse “lo que hizo Canadá”. Que quiere decir algo como una Clarity Act. Que, por cierto, no produjo ningún referéndum, sino el abandono de los referéndum en Quebec. De momento, y ya llevan 20 años.

Y a partir de Chacón, del Pino establece que como Sánchez y Ciudadanos plantean una reforma constitucional en el sentido de “completar el funcionamiento federal de la organización territorial de nuestro Estado”, eso significa que lo que pretenden es que haya un voto negativo en Cataluña, y de ahí tener la disculpa para proponer un nueva reforma que incluya una Clarity Act en la Consti. De lo que se deduce que si Sánchez quiere eso, no hay duda que ha hablado con Puigdemont de cómo colarnos un referéndum sin que nos demos cuenta. Aunque no haya hablado de eso. Y claro, Rivera es culpable. A pesar de que el pacto PSOE – Ciudadanos [–>] diga expresamente lo contrario:

oponerse a todo intento de convocar un referéndum con el objetivo de impulsar la autodeterminación de cualquier territorio de España

¿Para qué vamos a fijarnos en la literalidad de les palabres, cuando podemos tirar de la inigualable belleza de lo imaginado?

Problema. Cualquiera que quiera reformar la constitución sería igualmente culpable de querer “colarnos un referéndum”, porque podría producir el mismo efecto que Carmen Chacón opina que induciría una Clarity Act. Pero no vamos a dejar que esa minucia nos fastidie el constructo.

El periodista tiene, además, otro argumento. Asegura que ha ofrecido a Ciudadanos que se expliquen en su programa, en una entrevista.  Y que no han aceptado — o no han contestado (no recuerdo exactamente lo que ha dicho). Y queda la impresión de  que tienen algo que ocultar. Cierto; es posible que se pueda deducir eso. Lo que pasa es que también se pueden deducir otras cosas. Por ejemplo, pereza de interactuar con quien inventa la realidad. Es un cante jugar al fútbol sin unas normas -previamente aceptadas- que limiten las patadas a la espinilla.

¿Hay motivos para pensar que Ciudadanos quiere una Clarity Act? Yo creo que al menos sí hay motivos para suponer que parte de la gente en la línea de C’s lo contemple. Porque algunos lo contemplaron, aunque fue muy rápidamente rechazado:

Y menos mal que algunos lo contemplan, porque es mucho mejor poder hablar con naturalidad de los problemas en lugar de crear tabúes. La estrategia de Luis del Pino es acojonante. No es ya que no pueda haber un referéndum en Cataluña, sino que no puede haberlo en España … porque podría manifestarse una negativa en Cataluña, y eso darle razones a Chacón. No sería la primera vez que un tabú crea un monstruo. Y con el tabú “no se puede preguntar” tienen el monstruo perfecto.

 

 

Luis Bouza-Brey

LOBOT

Comentario a “Catalanofobia”, de Ignacio Camacho, en “ABC” del 14-3-16

Cataluña constituye hoy el epítome, la síntesis sublimada, de la perversión radical del sistema político español impuesta por la colusión del nacionalismo étnico antidemocrático con la izquierda —socialista y comunista— abducida por el oportunismo, la mutilación ética y el sectariamo autoritario. ¿Cómo es posible que un sindicato de origen socialista pueda estar liderado por alguien que apoya cerrilmente la insolidaridad de clase?¿Cómo es posible que alguien que dirige un sindicato que se identifica retóricamente con la defensa de los trabajadores pueda considerar “catalanofobia” la oposición al nacionalismo étnico, burgués, insolidario, caciquil, clientelar y corrupto?¿Cómo es posible que este personaje haya sido elegido por los trabajadores de Cataluña y el resto de España para liderar la “UNIÓN GENERAL DE TRABAJADORES”?
El episodio de la elección de Álvarez como Secretario General de UGT revela la LOBOTOMÍA NACIONAL-SOCIALISTA producida sobre la cultura política del país por el proceso degenerativo de la izquierda experimentado en el Régimen del 78: una izquierda amputada de los valores y principios fundacionales, que es capaz de apoyar sin contradicciones la sedición, la insolidaridad y el etnicismo antidemocrático; una izquierda “charnega” subordinándose al señoritismo étnico y apoyando la ruptura de la lealtad y la hermandad hacia sus ancestros; una izquierda miope, oportunista y despreciable, que debería ser condenada por sus afines del resto de España a un duro ostracismo regenerativo, y que es premiada, sin embargo, con la promoción de su representante al liderazgo de la UGT nacional.

Esta lobotomía, que se expande hacia el conjunto de España, se produce a todos los niveles de la sociedad catalana, en las élites económicas e intelectuales, en las Universidades, en el sistema educativo, en los medios de comunicación, en las organizaciones sociales y en la casi totalidad de los centros de la vida societaria.
Sólo falta que un GOBIERNO DE BATIBURRILLO, de izquierdistas y etnonacionalistas, le de la puntilla al Régimen, para acabar de hundir el país en el tercermundismo, la desintegración, la guerra de todos contra todos y el sometimiento a las razzias yihadistas.
¡Qué panorama! La lobotomía diseñada por Pujol, el PSUC leninista y los señoritos del PSC a principios de la transición ha conseguido sus objetivos.

CA­TA­LA­NO­FO­BIA

IG­NA­CIO CA­MA­CHO, ABC (1ª Edición), España 14 mar 2016 13
Ca­ta­la­nó­fo­bos son pa­ra el lí­der de UGT los tra­ba­ja­do­res que se opo­nen a la rup­tu­ra uni­la­te­ral de la so­li­da­ri­dad del Es­ta­do

Amu­chos es­pa­ño­les les ha­bría gus­ta­do que el re­cien­te con­gre­so de la UGT hu­bie­se si­do el de la re­ge­ne­ra­ción éti­ca y po­lí­ti­ca de un sin­di­ca­to agu­je­rea­do por la co­rrup­ción y las prác­ti­cas clien­te­lis­tas de su hi­per­tro­fia­do apa­ra­to de po­der. En vez de eso –ape­nas una bre­ve y abs­trac­ta au­to­crí­ti­ca del lí­der sa­lien­te, Cán­di­do Mén­dez–, la nue­va di­rec­ción ha ori­lla­do el de­ba­te re­no­va­dor pa­ra au­to­pro­cla­mar­se fru­to de una «de­rro­ta de la ca­ta­la­no­fo­bia», ya que el fla­man­te se­cre­ta­rio ge­ne­ral es abier­to par­ti­da­rio de un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción pa­ra Ca­ta­lu­ña. Se­gún el emi­gra­do as­tu­riano Jo­sep Ma­ría –an­tes Pe­pe– Ál­va­rez son ca­ta­la­nó­fo­bos, pues, to­dos aque­llos com­pa­ñe­ros que no lo han vo­ta­do y des­de lue­go los mi­llo­nes de ciu­da­da­nos opues­tos a la con­sul­ta so­be­ra­nis­ta: una pro­pues­ta que aten­ta con­tra la igual­dad de los es­pa­ño­les al que­brar el con­cep­to de so­be­ra­nía na­cio­nal con­jun­ta. He aquí el re­tra­to del es­te­reo­ti­po vic­ti­mis­ta del na­cio­na­lis­mo, que til­da de ca­ta­la­no­fo­bia el de­seo afec­ti­vo, po­lí­ti­co y so­cial de que Ca­ta­lu­ña si­ga for­man­do par­te de un pro­yec­to ci­vil com­par­ti­do.
Ba­jo los 26 años de man­da­to de Ál­va­rez, to­do un pa­ra­dig­ma de re­no­va­ción y des­ape­go, la UGT ca­ta­la­na ha aban­do­na­do la tra­di­cio­nal iden­ti­dad in­te­gra­do­ra li­ga­da al ori­gen mi­gran­te de mu­chos de sus afi­lia­dos pa­ra vol­car­se en res­pal­do de las te­sis na­cio­na­lis­tas; ac­tual­men­te tie­ne a dos di­ri­gen­tes en el Ga­bi­ne­te in­de­pen­den­tis­ta de Puig­de­mont y a bas­tan­tes más en car­gos ad­mi­nis­tra­ti­vos. El pro­pio Ál­va­rez, aun­que no se de­cla­ra fa­vo­ra­ble a la se­ce­sión, se ma­ni­fies­ta en sin­to­nía con el res­to de las re­cla­ma­cio­nes del so­be­ra­nis­mo, que pa­san esen­cial­men­te por dis­mi­nuir la apor­ta­ción de Ca­ta­lu­ña al Es­ta­do. En­tre otras la con­tri­bu­ción fis­cal gra­cias a la que se pa­gan los sub­si­dios de los pa­ra­dos an­da­lu­ces, ex­tre­me­ños o ga­lle­gos, a los que de­be­ría re­ve­lar cuan­to an­tes que son ca­ta­la­nó­fo­bos sin sa­ber­lo. Y ya de pa­so con­ven­cer­los de que es la so­li­da­ri­dad de cla­se la que le im­pul­sa a pos­tu­lar la mo­di­fi­ca­ción de los me­ca­nis­mos igua­li­ta­rios que ga­ran­ti­zan la cohe­sión de los ser­vi­cios so­cia­les.
Es­ta­ría bien que, da­da su con­vic­ción so­bre la con­ve­nien­cia de pre­gun­tar a los ca­ta­la­nes si desean con­ti­nuar en Es­pa­ña, el nue­vo lí­der uge­tis­ta efec­tua­se tam­bién una con­sul­ta al res­pec­to en­tre los mi­li­tan­tes de la or­ga­ni­za­ción en­te­ra. Si­quie­ra sin efec­tos vin­cu­lan­tes, só­lo pa­ra sa­ber qué opi­nan los tra­ba­ja­do­res so­bre el pre­sun­to de­re­cho a de­ci­dir de un su­je­to po­lí­ti­co so­be­rano ex­clu­si­vo de los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lu­ña. O so­bre la po­si­bi­li­dad de que ten­gan que sa­car el pa­sa­por­te pa­ra ir a ver a sus nie­tos en la pe­ri­fe­ria de Bar­ce­lo­na. O so­bre la des­co­ne­xión de las em­pre­sas ca­ta­la­nas de la ca­ja co­mún de pen­sio­nes. Y que les ex­pli­que, si pue­de, que el má­xi­mo di­ri­gen­te de un sin­di­ca­to de iz­quier­das no sien­te con­tra­dic­ción ideo­ló­gi­ca al­gu­na por em­pa­ti­zar con una re­be­lión – esa sí xe­nó­fo­ba– de ri­cos con­tra po­bres.

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 979 seguidores