otros


Imagina que quieres demostrar que los malditos “negacionistas” tienen demasiada visibilidad pública, y que hay que silenciarlos. Es una idea razonable, si piensas que cualquier visibilidad es demasiada visibilidad. El caso, por ejemplo, de un tabú. Bien, una persona sensata podría alegar que parece absurdo querer demostrar algo tan patentemente falso. Basta con que cualquiera mire un poco la televisión, u ojee los periódicos, para que pueda observar (medir) que la presencia “afirmacionista” del cuento del clima es absolutamente abrumadora, mientras que la presencia “negacionista” no se encuentra ni con lupa. Es como comparar un megalito con una hormiga. En esta foto hay uno de cada; ¿a que no ves la hormiga?

megalito

El fallo es que esa persona sensata no ha contado con un prodigio moderno que se llama ciencia. Y la ciencia sí puede demostrar que la hormiga es francamente mayor que el megalito.

Nota. No intentamos entrar en disquisiciones filosóficas sobre qué es ciencia; sería demasiado largo, y probablemente poco productivo. Usamos un sistema más funcional: lo que presenta Nature es ciencia, ¡porque es Nature! Lo mismo que antaño la Royal Society podía servir para esos propósitos.

Y Nature “demuestra” que la hormiga es notablemente mayor que la enorme piedra. Bueno, referido a “los medios” en general. Contando solo los medios de comunicación serios (mayoritarios), la presencia de los “negacionistas” es mayor que la de los “afirmacionistas” por un margen más estrecho: 1%. Clic.

nature-discrepancy

Here we show via direct comparison that contrarians are featured in 49% more media articles than scientists. Yet when comparing visibility in mainstream media sources only, we observe just a 1% excess visibility, which objectively demonstrates the crowding out of professional mainstream sources by the proliferation of new media sources, many of which contribute to the production and consumption of climate change disinformation at scale.

– ¡No fastidies! Si es imposible entrar en un periódico o en una tele sin tropezarse con la puta niña del clima.

greta-velero

¿Y qué más da? Para eso está la ciencia (Nature). Para que una cantamañanas prominente no entre en la lista de los “afirmacionistas” cuya presencia mediática se mide; y para que cualquier “negacionista” prominente sea tenido en cuenta – con independencia de si es cantamañanas o científico.

– ¿En serio?

Totalmente. Hacen dos listas del mismo tamaño para comparar. En una meten científicos del cambio climático, y le llaman CCS (climate change scientists). Y en otra meten opositores prominentes, y le llaman CCC (climate change contrarians). A los “afirmacionistas” los han elegido motivos científicos. Por ejemplo, índice de citaciones en publicaciones científicas. Y a los “negacionistas” prominentes los han elegido por prominentes. Por ejemplo, listas que muestran “negacionistas” prominentes. Obviamente, algunos de los “afirmacionistas” son también prominentes, aunque no hayan sido elegidos por eso. Y algunos de los “negacionistas” prominentes son también científicos relevantes, aunque no haya sido ese el criterio de selección. Y la ciencia … ¡tachán! … ha llegado a la conclusión de que le gente seleccionada indirectamente por su presencia mediática, tiene mayor presencia mediática que la gente seleccionada por otro procedimiento no relacionado con la presencia mediática. Y llega a la carcajeante deducción de que, medido por ese procedimiento, ¡los negacionistas tienen mayor presencia mediática que los “afirmacionistas”!

Hay que joderse con la ciencia.

Se puede pensar que hemos puesto a la niña Greta como ejemplo extremo y facilón. Pero no; Al Gore, político y activista, o Katherine Hayhoe, científica y activista, tampoco salen en la lista de “afirmacionistas”. ¡Porque esa lista no ha sido seleccionada en relación a la prominencia mediática! Pero solo con esas dos inclusiones ya cambiaría el resultado del “estudio”. Y en la lista de “negacionistas” sí aparecen los casos totalmente comparables a esos. Que no son más que dos ejemplos; hay montones de “afirmacionistas” prominentes que no aparecen en la lista de “afirmacionistas”, pero que sí aparecerían de haber sido seleccionados con el mismo criterio de la otra lista.

¿No te lo crees? Pues hay otra conclusión más alucinante todavía. Que los “afirmacionistas”, si los seleccionas por el impacto de citaciones de sus publicaciones científicas, tienen mayor “autoridad científica” (más citaciones) que los “negacionistas” … si estos han sido elegidos por su prominencia mediática. Y si los hubieran seleccionado por la raza, resultaría que los blancos son de piel más clara que los negros. ¡Bien, Nature; bien!

Prodigios modernos. La ciencia (al menos Nature) puede demostrar literalmente cualquier cosa que se le ponga por delante. Y además, de esas demostraciones se pueden sacar unas ideas muy interesantes. Como una lista de unos centenares de personas a las que hay que silenciar urgentemente, aunque sean eminentes científicos de su especialidad.

ucmerced

It’s time to stop giving these people visibility, which can be easily spun into false authority,” Professor Alex Petersen said. “By tracking the digital traces of specific individuals in vast troves of publicly available media data, we developed methods to hold people and media outlets accountable for their roles in the climate-change-denialism movement, which has given rise to climate change misinformation at scale.

No es que estos sean los únicos problemas de este “estudio científico” tan apasionante. Ni mucho menos. Se pueden ver estos dos, con más detalle, y varios otros problemas, en:

Judith Curry:

Eschenbach / WUWT

Jo Nova:

Vale, lo de Nature y lo que hoy pasa por “ciencia” es un problema gordo. Ellos mismos parecen haberse dado cuenta, en alguna medida.

nature-discrepancy-change

Pero se han dado cuenta por la sonora protesta de algunos miembros egregios de la especialidad afectados por la lista, y las posibilidades de demandas judiciales; no por los revisores, ni por el criterio del editor, ni por la reacción de la “comunidad científica”.

pielke-nature-discrepancy-2pielke-nature-discrepancy

Nature, o lo que hoy quieren hacer pasar por ciencia. Esto es lo que hay.

Añadido algo posterior. No se trataba de profundizar en los detalles, pero esta guarrada no se puede dejar atrás. De la página 12 del material suplementario que ahora está oculto. Clic para verlo en el “tuit” de Curry.

nature-discrepancy-guarrada

O sea, la lista de los “científicos” la han hecho siguiendo un criterio técnico (las citaciones), pero con el añadido de eliminar de ella las entradas de científicos que salen en las listas de “negacionistas”. Es la forma de evitar que haya gente que comparte ambas listas. También es la forma de mentir con bastante poca vergüenza.

Y otra guarrada notable. Buena parte de la exposición mediática de los “negacionistas” en la prensa seria, viene de la crítica hacia ellos por parte de los “afirmacionistas”. O sea, miden exposición negativa (insultos y tal) como exposición mediática de los “negacionistas”. Y así resulta que los “negacionistas” están excesivamente representados en los medios de comunicación, en lugar de excesivamente insultados – como es el caso. Con un par.

Ejemplo de esta guarrada en el material suplementario. Clic para ampliar la imagen.

nature-discrepancy-guarrada-2

Hay otra entrada de actualización, confirmando el efecto de dos de estas guarradas en el resultado:

 

 

Por Al, desde el blog Txirlo

Hace unos meses leíamos en un periodico que el actor Morgan Freeman era acusado de acoso sexual por ocho mujeres. Así, sin matices ni dudas. La reputación de este gran actor quedaba por los suelos.

Hoy leemos en el mismo periódico que as acusaciones de acoso contra Morgan Freeman quedan en nada, ¿quién restituye ahora su reputación?

Una periodista de la cadena CNN fabricó evidencias para acusar a Freeman, según publica el portal web ‘Red Etica’

Nos cuentan ahora como un grupo de 16 personas, tanto hombres como mujeres, acusaron en verano de comportamiento indebido que derivaba en acoso. Meses después, la acusación se ha diluido. Ni ha intervenido la justicia en el asunto ni han surgido nuevas pruebas concluyentes contra el actor. De hecho, en su caso se ha hablado de fraude periodístico. En un artículo publicado por el portal Red Etica de la Fundación de Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, se describe cómo una periodista de entretenimiento de la cadena CNN, Chloe Melas, fabricó evidencias para acusar a Freeman. “Todo fue un fraude de una reportera racista de CNN”, asevera Tomoo Terada, escritor y autor del artículo.
El texto afirma que de las 16 personas que acusaron al actor, 14 eran anónimas, y que posteriormente dos de esas fuentes confirmaron que nunca tuvieron problema alguno con el actor de 80 años. A Freeman lo acusaron de hacer sentir incómodos a hombres y mujeres con sus comentarios, y de tocarle la espalda y los hombros a algunas mujeres sin permiso.

Aunque Freeman exigió una disculpa y que CNN se retractara, la cadena se ha mantenido firme en su relato.

Casi con seguridad y como ocurre habitualmente, Morgan no entrará a pleitear contra la periodista, una forma de seguir inmerso en la publicidad negativa y que las y los feminazis le sigan poniendo a parir, y así nuestro ministerio fiscal español podrá seguir alardeando de que no hay prácticamente denuncias falsas porque solo el 0,01 de las denuncias por acoso acaban siendo declaradas falsas.

La Fiscalía detalla que, de las 1.055.912 denuncias por violencia de género que se pusieron entre 2009 y 2016, se incoaron 194 causas por denuncias falsas suponiendo un 0,18%. De ellas sólo han resultado en condena 79 (el 0,0075%) y, si se les suma las 110 causas en tramitación -pendientes de fallo-, el porcentaje sería del 0,01%, señala la Fiscalía.

Y como no hay denuncias contra las falsas denunciantes, deducimos que NO HAY DENUNCIAS FALSAS y colorín colorado, este cuento se ha acabado.
Y no se te ocurra protestar,
que machista te harán llamar.

Original en el blog de Al:

ulukhaktok-northern-canada-arctic-nwt

El título se lo robo a Patrick Moore, que avisa por Twitter:

La noticia, cuando no conviene, se descontextualiza del “cambio climático”.

Nos cuentan que el pequeño pueblo de Ulukhaktok estaba esperando dos cruceros para el 3 y el 9 de septiembre respectivamente. Y que han sido cancelados por exceso de hielo. Con gran quebranto para la economía de la zona, que al parecer  se ha acostumbrado a contar con esas vistitas de turismo ártico. Últimamente está muy de moda.

Bien, pues este año hay más hielo por ahí que los años anteriores. Al punto que los cruceros contaban con llegar a Ulukhaktok, y no han podido. Han tenido que cambiar el viaje. Mucho. Pero lo que me interesaba ver, y la noticia no cuenta, es el significado de ese cambio dentro del drama del hielo del Ártico. Que no deja de ser el motivo de que haya tanto turismo por allí, ahora. Y el significado se entiende rápido si le cambiamos el titular al mismo artículo:

Este titular, tan correcto como el anterior, tiene implicaciones mucho más amplias. Porque con lo que se lee en la prensa, lo que se puede esperar es que ya casi no quede hielo marino en el Ártico. Y se puede esperar que el paso del Noroeste sea una autopista interoceánica tan asegurada como el canal de Panamá. Pero resulta que no es así. Ni siquiera para principios de septiembre, que es el mejor momento. Cuando menos hielo hay.

Vamos a ver la geografía de la noticia.

Minerva Ward, the territorial government’s tourism and development officer for the Beaufort Delta, said in an email that the ships had to be cancelled due to difficult ice conditions in Bellot Strait and Queen Maud Gulf.

A pelo sobre Google Maps, queda así:

paso-noroeste-1

Ulukhaktok era el lugar de destino, y Bellot Strait y Queen Maud Gulf los sitios que el hielo no dejaba pasar. Pero esos sitios definen justamente la ruta más “fácil” del paso del Noroeste; la que suele estar más libre de hielo. Y que por eso es la que se usa, aunque sea la más larga.

paso-noroeste-2

Resumiendo. No es que quede hielo en el mar Ártico, sino que ni de broma puedes contar con poderlo rodear por el paso del Noroeste. Los cruceros de turismo ártico te venden esa ruta, pero luego la pueden llevar a cabo … o no. Depende. Todavía.

El futuro ya dirá lo que tenga que decir. Tal vez se cumpla el viejo sueño europeo de un paso del Noroeste fiable en verano, o tal vez no. Sería algo muy bueno; por tráfico, y por recursos. Y es seguro que durante el Óptimo Climátio del Holoceno sí era una autopista estival, aunque nadie la pudiera usar. Sin que fuera ningún drama; ni para los osos polares, ni para el clima, ni para nadie.

¡Que se abra el paso de una vez, joé! Que todavía no he hecho el crucero. Pero me gustaría hacerlo con cierta garantía de pasar. 😉

 

Ha sido por boca de Meritxell Batet, pero supongamos que la palabra de la ministra es la del gobierno, y por tanto la del PSOE.

Según El País [–>]

Meritxell Batet, llama a una reforma de la Constitución que reconozca las distintas “identidades territoriales” que a su juicio coexisten en España.

Como “identidad” son los rasgos propios de un individuo, o de una colectividad, que los caracterizan frente a los demás [RAE —>], tratemos de imaginar cómo funciona la operación Batet. Los andaluces son tenidos por graciosos, o al menos los andaluces occidentales. ¿Cómo se mete esa morcilla en la Consti?

  • Esta Constitución reconoce que los andaluces occidentales son graciosos.
  • Andalucía Occidental tiene el derecho a mantener, proteger, y aumentar la reconocida gracia de sus habitantes.

La primera idea, además de ser imbécil, es peligrosa. ¡Porque hay andaluces sin ninguna gracia! ¿Querría decir esa morcilla constitucional que los setas son menos andaluces? ¿Qué otra cosa podría significar?

La segunda idea es aun peor. Implicaría hacer graciosos a todos los andaluces, o al menos intentarlo. Algo como Trump con los verdaderos valores americanos, en versión hispana castiza.

A las “identidades” Batet añade otros dos adefesios:

Una de las grandezas de España es que tiene distintas identidades, y lenguas y culturas. El reconocimiento de esas identidades tiene que estar en el texto constitucional.

Bueno, España todavía no tiene “identidades territoriales”. A pesar del PSOE, y a Dios gracias. Tú pillas a españoles de sitio distinto y con la cultura suficiente como para no tener acento (antes era fácil, hoy no tanto), y no puedes decir de qué “identidad territorial” son. En absoluto, y mientras Batet no triunfe. Pero distintas lenguas y culturas las tienen todos los países del mundo a partir de cierto tamaño. Todos; sin excepción. Así que eso no es una grandeza de España, sino una grandeza del tamaño (superficie, población). Y Batet (el PSOE) es tonta del culo, o se lo hace.

Pero venga; pongamos las “culturas” en la constitución, como proponen. El problema es que las “culturas territoriales” son, por definición, puto folclore. Los coros y danzas de Franco. La cultura con mayúsculas, la de verdad, se caracteriza por no tener fronteras ni territorios. Al contrario, es exactamente esa capacidad de traspasar las barreras locales lo que define la cultura por contra del folclore. La sardana es folclore; un coñazo que nadie aguanta fuera de Cataluña. El vals es cultura. Y la diferencia viene, precisamente, de la falta de territorialidad de la cultura, y de la triste condición de “territorial” del folclore.

Pero vayamos al caso práctico. El PSOE y su nueva constitución, a propuesta de Batet.

  • En Madrid se baila el chotis, y las autoridades públicas tienen derecho a señalar a los que no muestren la debida emoción y respeto reverencial por el mismo. Como medida para salvar el baile local, y darle la completa “territorialidad” que esta Constitución le otorga. Por otra parte nadie podrá bailar el chotis fuera de la Comunidad de Madrid, a no ser gente expatriada originaria de ella. So capa de “apropiación cultural”.

La territorialidad de las lenguas, supongo, consistirá en obligar a todos los asturianos a dominar el bable normativo (están a punto de crearlo), y a hablarlo cuando se les requiera.

Y toda esta payasada, aunque lo disimulan, es la solución de Tóntez a lo que se llama en España el problema catalán. Que los demás aprendamos bable. O vascuence. Manda cojones el PSOE.

Vascuence por saco

Era una sequía terrible. Llevaba camino de ser la mayor de la historia, o algo así. Pero …

embalses-net-abril-2018

… no. Resulta que ahora los embalses están el 97% respecto a la media de los últimos 10 años. Que supongo que se puede considerar lo “normal”. Pero comprobemos; ¿la media de los últimos 10 años (2008 – 2017) es “normal”?

lluvia-espanha-desde-1900

¡Es normalísima! Casualmente esa media de 10 años (el último punto de la línea naranja) está sobre la línea de la media desde 1900, que son todos los datos que hay. No podría ser más “normal”.

Nota anecdótica: también está representada la línea de tendencia desde 1900 en el gráfico. Pero no se ve, porque coincide como niquelada con la línea de la lluvia media de esos 117 años. Encefalograma plano puro.

También es cierto que aunque la situacion de los embalses, hoy, es totalmente normal considerando España entera, algunas cuencas no están tan bien. Mientras que otras tienen más agua embalsada que lo “normal”. Por cuencas está así:

agua-embalses-abril

Fuentes

Aemet (lluvia):

Embalses.net (primer gráfico):

Ministerio de la cosa (cuencas):

 

 

Por Luis, desde Florida

(UNA HISTORIA MÁS COMPLETA)

Todo inició con un estudio del Dr Alexander Kogan, quien pidió permiso para obtener datos personales de 270.000 participantes de Facebook y al acceso a sus correspondientes amigos, faceta que se realizó con una petición a cada individuo y éstos proporcionaron la información voluntariamente. Y de esa forma se podría acceder hasta 50 millones de individuos. Facebook no tuvo ningún problema con Kogan y así se construyó una herramienta para obtener el perfil psicográfico de cada participante. Cambridge Analytica obtuvo esos datos del Dr Kogan (no sabemos si le compraron o era parte de alguna artimaña entre ellos) y diseñó una forma de utilizar los perfiles para enviar anuncios o mensajes que supuestamente tendrían el efecto deseado: persuadir al usuario de Facebook. Obviamente, a simple vista parece ser una herramienta muy buena para marketing y las campañas electorales. Y se pusieron a vender su producto.

Antes de ir más lejos, quiero indicar que no es mi intención justificar lo que hizo Facebook, ni Kogan y menos Cambridge Analytica. El no notificar al usuario lo que se estaba cocinando es una falta de ética profunda. Pero también es verdad, que cuando navegamos por Facebook, o simplemente caminamos con nuestro celular, estamos proporcionando información a Google, o la NSA, o quien fuera. Después de visitar un portal ¿no nos vienen anuncios de ese negocio? A mí me llegan notificaciones de El Confidencial, ABC y muchos otros lugares que han comprado mi email de otros negocios que he usado en la red: viajes, ropa, palos de golf…. you name it! Por supuesto que quiero mi privacidad, pero de la forma que están diseñados los diferentes portales, me parece que es mucho exigir. Seamos honestos! Por mi negocio, he tenido hasta 2.000 emails de clientes que los he usado en mis promociones. Se les da la opción de salirse de mi lista y a otra cosa.

Pero como se trata de Trump, pues todo eso se ha ganado el calificativo de “robar datos”. Aquí hay tres muestras de miles que habrá habido

Y digo que es Trump, porque con Obama, que hizo lo mismo, se calificó como el inteligente uso de las nuevas tecnologías de comunicación. Obama es inteligente y Trump un ladrón.

Estas caricaturas lo describen muy bien

two-facebook

Claro que la caricatura es una forma graciosa de explicar, pero los artículos de abajo son pruebas. Carol Davidson, “directora de integración y análisis de los medios, declara que Facebook ya sabía que la campaña de Obama (2012) eran capaces de “succionar en su totalidad el contenido social”. Y Facebook les permitió sin objeciones.

No es solamente este blog el que escribe sobre las recientes declaraciones de la directora de Obama de su campaña en la red. Esta declaración debería echar un jarro de agua helada a los escritores de fake news, pero no. También la publicación izquierdista Mother Jones, alardea de la capacidad de Harper Reed usando su micro-targeting publicitario en Facebook. Este artículo del 2012, nos cuenta sobre el uso de alta tecnología que le proporciona a Obama la oportunidad de conocer a la votante Jane Q. Lo describen como algo fuera de órbita.

¿Se puede observar la forma en que los medios siempre califican a los demócratas como grandes intelectuales, mientras que los republicanos son siempre estúpidos o malvados? Por los mismos actos! Yo ya observaba este  posicionamiento desde el presidente Gerald Ford, en el 1974, a mis 29 años. Como Gerald Ford era un buenazo, tocaba atacarle de estúpido.

Y es muy importante también apuntar que no fue Donald Trump el primero en usar a Cambridge Analytics en la última campaña electoral. Fue Ted Cruz quien los contrató primero pagando $5.8 millones. Como ha salido a luz y Ted Cruz está en campaña electoral para el Senado 2018, le han hecho preguntas incómodas. Por mediación de la asistente Cruz ha declarado que Cambridge Analytics mainfestó por escrito estar actuando de forma legal y Catherine Frazier añade que “el programa y análisis de los datos de la campaña fueron construidos sobre una exitosa modelación de datos y un enfoque de micro-targeting de lo cual Obama fue pionero en las campañas del 2008 y 2012”.

“The campaign hired Cambridge Analytica as a vendor to assist with data analysis and online advertising,” Frazier said in the statement. “The campaign’s data analysis program followed and built upon the successful data-modeling and micro-targeting approach pioneered by the Obama campaigns in 2008 and 2012.”

El artículo correspondiente.

Otro dato curioso es que Ted Cruz (mi candidato preferido) fue apoyado por el multimillonario ($900 millones) Robert Mercer que hizo su fortuna siendo uno de los primeros en utilizar inteligencia artificial. Es un científico que invirtió en Cambridge Analytics, y estos se dedican a la minería y análisis de datos. Me figuro que tendría mucho que ver con la construcción de la empresa, y mi pregunta es: ¿cómo es que siendo Ted Cruz un candidato excelente en todos los aspectos, utilizando Cambridge Analytics y sus artimañas, contando con el apoyo económico del multimillonario Mercer y millones de donaciones como la mía, no pudo lograr el nombramiento del partido republicano y Mercer con su Cambridge Analytics tuvo que irse a apoyar a Trump? ¿Podría ser que Cambridge Analytics no fue tan eficaz como lo pintan hoy por conveniencia? Es sólo una pregunta. Precisamente, este artículo de abajo se titula: “Los Abusos de Cambridge Analytics con los Datos de Facebook, no Debería Llevarse el Crédito de la Elección de Trump”.

Pero es que todavía hay más. Mark Zuckerberg ha sabido “jugar las bazas” de las donaciones políticas de forma inteligente. Ha donado la mitad a los republicanos y la otra mitad a los demócratas. Pero hay otras cosas que dejan las aguas algo turbias. Zuckerberg ha tenido (como muchos otros) su duelo a escupitajos con Trump, pero lo que nos causa más dudas es  que Dustin Moskovitz, el co-fundador y socio, donó a la campaña de Hillary Clinton y los demócratas la friolera de $20 millones, específicamente porque no quería a Trump en la Casa Blanca. Abajo:

Y no solo eso. Facebook, Twitter y Google tienen un prejuicio verficado contra mensajes conservadores, como se puede leer en los artículos siguientes. El primero se titula: “Cómo facebook y twitter silencian sistemáticamente a los conservadores

A mí me ocurre numerosas veces. Muchas veces, tengo conocimientos de ciertos hechos e introduzco las palabras claves. Pero como busco la versión conservadora y sus publicaciones, las primeras opciones que me salen son la versión progresista y todas las publicaciones del NY Times, Washington Post, CNN………  Hasta Politifact y FactCheck que deben ser totalmente imparciales, el primero es parte del periódico Tampa Bay Times, que desde el 2.000 no ha apoyado a ningún candidato republicano. FactCheck.org es parte de la organización Anneberg Public Policy Foundation, que también es progresista. Lo mismo con las “verificaciones” de ABC News y Snopes. Por lo que ya tenemos un Big Brother, que no sé si de forma coordinada o no, pero a efectos, nos están erosionando la libertad de expresión y por ende la democracia.

¿Por qué tanto revuelo y rasgadura de vestiduras por la falta de ética de Cambridge Analytics, así como la inocentada que le han hecho a Zuckerberg, cuando Obama hizo lo mismo con todo el beneplácito de Mark y Dustin? Especialmente considerando lo que han intentado contra Trump, con un dossier fabricado y el uso ilegal de los poderes de la justicia y agencias gubernamentales. Y es que los datos que no convienen, no se introducen en la ecuación y así sale el resultado que conviene. Qué inteligentes los progresistas!

Primero el gráfico habitual. Azul, medición desde satélites del equipo UAH, y en gordo media móvil de cinco años. Verde igual, pero del equipo RSS. Acaba en enero porque la actualizan más tarde. Y en rojo los modelos climáticos, para la misma altura a la que miden los satélites.

temperatura-global-satelites-febrero-2018

Sigue bajando la temperatura, después del Niño. Pero de una forma muy distinta, y más suave que en El Niño anterior (1997/98). La diferencia es que en aquel hubo una La Niña fuerte tras El Niño, y en este no. Ha sido entre La Nada, y La Niña muy suave. Y eso curiosamente podría suponer menos calor en el futuro. Con La Niña hay un enfriamiento en el Pacífico Ecuatorial, porque el viento hace aflorar agua fría de la profundidad. Suficiente para que se note en la temperatura global. Pero al mismo tiempo, ese agua fría despeja el cielo de nubes, y hace que el sol la pueda calentar más en su camino de Sudamérica a Australia. Y así se recarga la Pacific Warm Pool en la parte occidental del Pacífico Ecuatorial, que produce el siguiente el Niño.

pacific-warm-pool

Una posibilidad es que unas condiciones neutras tras El Niño, o de Niña suave, suavicen las condiciones de recalentamiento de esa “piscina caliente”.

Imposible saber qué va a hacer la temperatura global en los próximos meses. Pero si oscilara alrededor de este nivel, estaríamos en el nivel de “la pausa”. El freno del calentamiento global que hubo entre 1997 y 2015 (18 años). Marco el nivel con la raya amarilla.

temperatura-global-satelites-febrero-2018-pausa

Eso no quiere decir que se pudiera presentar en poco tiempo una “pausa” por el procedimiento que se hacía, y que tan nerviosos ponía a los alarmistas histéricos. Habría que esperar a que el subidón de El Niño de 2016 quede en el medio de esa nueva “pausa”, para que la línea de tendencia quedara plana. Un buen porrón de años. Y ya digo, siempre que las temperaturas volvieran a donde estaban antes, que es mucho decir. Pero iba a ser muy muy gracioso.

Mi apuesta para ese caso es una nueva corrección de las series de temperatura global, menos UAH. Para hacer la diferencia que se ve en el gráfico entre la azul y la verde, pero más ampliada.

Fuentes

Roy Spencer:

UAH (datos)

RSS (datos)

Hagelaars (gráfico modelos)

Página siguiente »