nazionalismo


otegi-no-blanqueado

El blanqueamiento de terroristas va con retraso, dice Otegi. As su manera de decir las cosas; entre chulesca, amenazante, y kindergarten.

De Europa Press:

la más elementales reglas de cortesía y de respeto exigen que determinadas cosas no se hagan así

nos vota la gente

en estos momentos, lo que convendría es no romper las reglas de entendimiento y menos en público, pero esa es la responsabilidad que han adquirido ellos

Finalmente, Arnaldo Otegi también ha mostrado la disposición de EH Bildu a “hablar con absolutamente todo el mundo”.

Traducido. Esta operación de blanqueamiento, que impulsamos junto a los otros nacionalisas étnicos, y junto a los antisistema dispuestos a aprovechar incluso el más sucio etnicismo para joder, va con un retraso que me está empezando a cabrear.

Problema. La bestia puede muy bien estar dispuesta a hablar con absolutamente todo el mundo, después de haber estado dispuesta a asesinar a casi absolutamente todo el mundo. Pero eso no quiere decir que todo el mundo esté dispuesto a hablar con la bestia. Ni que se pueda esperar que ocurra jamás. Y de eso del “entendimiento” ya ni hablemos. No entender a los asesinos es, exactamente, la base de toda sociedad que aspire vivible. El punto de partida, vaya.

Como para explicárselo al cacao mental kindergarten que lleva encima. Reglas de entendimiento, dice el angelito. La sospecha es que piense en vascuence y traduzca mal. Porque entendimiento es, o la potencia del alma que permite discurrir y razonar, o bien una relación amistosa. En el primer caso la referencia es a las reglas de razonar. Y no hay ninguna que diga que en los homenajes a los asesinados deba haber representantes de los asesinos. Es más, la regla del razonar dice que eso no podría ser jamás un homenaje, sino algo muy contrario. Más bien un insulto a añadir a la herida. Y la segunda posible acepción, el entendimiento como relación amistosa, hasta los gatos quieren zapatos.

¿Cortesía y respeto? ¿Y eso por qué, campeón; acaso por miedo? El respeto se gana. Con acciones respetables, no con votos. Y la cortesía se merece. Con cortesía, no con asesinatos ni bravuconadas.

Alguien va a tener que empezar a explicarles a estos malditos chuletas de barra de aldea, etno-nacionalistas bazofia, que no esperen cortesía, ni respeto, ni entendimiento. Nunca, mientras sigan igual. Por razones, obvias, que ni siquiera nos importa si entienden. O mejor dicho, precisamente que no las entiendan es lo que hace que sean como son. Basura. Es la responsabilidad que han adquirido ellos, por decirlo con sus propias palabras.

Fuente

Europa Press:

El último acto de la lavandería de carniceros etarras ha despertado la vieja discusión sobre las derrotas  y las victorias. Ya se sabe que en España somos muy tremendos; poco sutiles. O todo o nada.

Por una parte tenemos a Arcadi Espada, que no suele ser no-sutil. Y no ha defraudado:

La entrega de las armas ha supuesto un fracaso democrático. Tras décadas de luchar contra los intentos de que una banda de asesinos pasara por ser un ejército, de pronto una parte de los demócratas, repartida entre políticos y periodistas, accede a dar ese trato a la banda en su hora terminal.

…/…

Quedan los 300 mil vascos que creen que ETA fue un ejército, cuya lucha tuvo causas, que es la manera sombría y eufemísticamente delincuente con que se dice causas justas, y que consideran que sus gudaris (uf: qué haría la escritura sin la cursiva profiláctica) se sacrificaron y que no fue en vano.

Santiago González replica:

Txema Montero, un conocedor, afirmó en una entrevista en Deia en 2012: “ETA ha sido derrotada por la Guardia Civil”. Es justo que así sea: con el terrorismo termina la Guardia Civil, no la Real Academia.

Curioso. González parece pensar que el objetivo de ETA era el terrorismo; que acabado el terrorismo se acaba su objetivo; y que el terrorismo ha desaparecido del universo mental de los separatas vascos. Pero esto es algo que ya explicó bien Von Clausewitz [–>], y que en principio se da por aprendido desde entonces.

Pero incluso aunque se hagan estas dos cosas (la derrota del ejército enemigo y la conquista del territorio) la guerra, esto es,  el sentimiento de hostilidad y acción de los agentes hostiles, no pueden considerarse finalizados mientras la voluntad del enemigo no sea también eliminada.

Espada lo pone en su sitio al hablar del fracaso democrático. Porque, sea cual sea el objetivo imaginario que tuvieran los carniceros en la cabeza, el objetivo del demócrata es desterrar el asesinato como forma de hacer política. Y la lavandería de carniceros supone justamente lo contrario. Al darle forma de ejército derrotado que luchaba en nombre de un pueblo que se siente oprimido, lo que haces es establecer que -esta vez- ese ejército no ha ganado. Pero lo que NO has hecho es establecer la inmoralidad básica de su acción. Te has limitado a retrasar en el tiempo ese tipo de solución. Y tienes, como señala Espada, a 300.000 tipos muy orgullosos de los asesinatos; y a un porcentaje realmente acojonante de la población española no demasiado alejada de esa idea.

Yo también le llamaría a eso un fracaso democrático.

También se puede intentar mirar, no en términos de forma política (el asunto del demócrata), sino desde el objetivo que Santiago González imagina a los carniceros. Digamos, para ser serios, que el objetivo que les imagina es la separación, y no el terrorismo como fin en sí mismo.  Y es bastante difícil pensar que ahora estén más lejos de ese objetivo que cuando empezaron. Y todavía más difícil soñar que los asesinatos de inocentes no tengan nada que ver con esa mejoría de su posición.

¡Hay que joderse con las victorias!

Añadido, algunas horas después. Otegui con Carlin [en El País –>]:

Es más, si uno quiere garantizar la repetición de determinados escenarios lo que tiene que hacer es humillar a la gente.

Los asesinatos no dependen de ser asesinos, sino de los sentimientos que sea que nos despierten los demás. No parece que la filosofía asesina haya salido muy derrotada. Que debiera ser, como dice Arcadi Espada, la victoria del demócrata. Ausente a más no poder.

Al

Se ha celebrado estos días la enésima “consulta” popular sobre la secesión en la fértil vasconia (fértil en descerebrados y odiadores de los “otros”, sean estos quienes sean.)

Cabe señalar que tal y como indican los euskobarómetros de los últimos años cada vez tienen menos eco estas payasadas en las que solo votan quienes apoyan el autismo identitario de Sabino Arana. Algo que ya por si sólo debiera hacer reflexionar a estos descerebrados que palmotean con frenesí cualquier acto en pro de la secesión y la creación de nuevas fronteras donde jamás las hubo. Pero se ve que preguntarse “¿porque la mayoría de mis vecinos no quieren saber nada de esto”? es pedir demasiado esfuerzo a sus escasas neuronas.

Tan solo una cuarta parte mas o menos de la población en la vasconia profunda se presta al paripé de ir a votar secesionismo (según presumen prácticamente el 100% de los que van a votar votan SI, lo cual ya es un buen indicador de la calidad de la consulta) lo que implica que hay una abrumadora mayoría de las tres cuartas partes de los votantes que pasan olímpicamente de la ortodoxia secesionista y sus monsergas, pese a la inmisericorde propaganda que se hace de ello. Y eso en la vasconia profunda, en los pueblos, ya que en localidades mas próximas a la capital, como Arrigorriaga, donde también han montado el show, tan solo una octava parte del electorado ha respondido a la llamada de la selva y se ha acercado a apoyar la kausa.

Seguimos comprobando como demasiados de los hijos de los inmigrantes que vinieron el siglo pasado a trabajar al país de los puros y rh negativo son a día de hoy los mas entusiastas seguidores del patrioterismo euskaldún, ellos que sufrieron en sus carnes el ver como a sus padres (y a ellos) se les tildaba y depreciaba día si y día también de maketos no vascos y escoria de fuera del paraíso aranista, se prestan ahora enfervorecidos al juego de “yo soy de aquí y tu no, español de mierda”, dejándonos en la duda de si sus actitudes obedecen mas al síndrome de estocolmo que hace que por puro instinto de supervivencia te identifiques con quienes te maltratan o se debe también a ese mecanismo que hace que los violadores sean casi siempre gente a la que violaron de niños y de mayores reproduzcan el horror que sufrieron en sus carnes con otros a quienes violan a su vez.

Cuestión ardua para psicólogos y psiquiatras interesante por sus consecuencias prácticas.

Y el caso es que a pesar de que todos los medios nacionalistas se hacen eco de la “konsulta” ninguno da datos de los resultados, con lo que no dejan en muy buen lugar la patochada a la que se prestan. Ni un dato he podido encontrar ni en el Gara en el Deia el día después, tan solo que “abrumadoramente” la gente votó a favor del tiro en la nuca, perdón, del derecho a decidir, (en que andaré pensando). Pero de datos, de %, nada, cero patatero. Hay que creerles con la fe del testigo de jehová y punto pelota oye. Si es que…

Ahora toca el numerito del desarme de los de la bomba lapa, ese inmenso aporte vasco a la cultura occidental, y sus expertos de la paz con sueldo sin retenciones. Con lo fácil que sería pedir perdón por haber marcado a los vascos con el hierro de la ignominia. Pero claro, reconocer que tus gudaris patrios no eran mas que unos psicópatas es cuasi imposible para mentes ancladas en postulados de raza y erreaches.

Una pena. Pero es lo que hay.

Y si les comentas algo te saltan con que el que debes pedir perdón eres tu por la conquista de América de hace seis siglos. Como si ellos fueran marcianos que no tuvieran el mismo pasado que tu, o como si juzgar con criterios actuales los hechos del pasado tuviera algún fundamento, mas si encima se dedican a distorsionarlos y/o a inventarse pasados imaginarios, que parece la moda actual.

En fin, entre neo maoistas podemitas y neo nazis aranistas tenemos que movernos. Hay que joderse en pleno siglo veintiuno.

La ETA está de campaña publicitaria con un nuevo show. No se entiende bien que a alguien no favorable a los asesinos y sus asesinatos le pueda interesar el asunto. Respecto a las “entregas”, la única que podría producir algún bien sería que se entreguen ellos. Y que colaboren con la justicia para resolver los cientos de asesinatos que quedan pendientes. Y respecto al “show”, al relato, el único que podría ser justo y civilizado sería una clara demostración de que han comprendido -¡al fin!- que jamás debieron asesinar. A nadie. Punto.

Si el cacareado “fin de ETA” no es de ese tenor, sus chorradas nos las soplan. Ya estaban acabados hace mucho tiempo. Y ni la Baader-Meinhof ni las Brigate Rosse tuvieron un “fin oficial”, y sin embargo desaparecieron. Bastó con que el último hater descerebrado sintiera la suficiente desesperanza. El final de ETA no depende de los asesinos; dependió de la inutilidad de su crimen y de la firmeza de los que tenían enfrente. Que no fueron todos, ni mucho menos, pero sí los suficientes. Y por supuesto dependió en buena medida de unos abnegados y eficientes cuerpos de policía.

Ahora la cuestión no son ni los asesinos, ni sus shows. Si quieren entregarse, bien; las pistolitas de sus publicidades se las pueden meter por do les quepan. De lo que se trata en esta fase es de que el gobierno y compañía cumplan con su deber, y les detengan. Y les pongan ante el juez que corresponde. Una vez ahí, y si la ley lo permite, podría tener sentido un intercambio de relato civilizado (no debimos asesinar) y colaboración con la justicia por un trato favorable. Algo al modo de los pentiti en Italia.

Pero nadie les debería dar las gracias ni aplaudir sus teatros por dejarnos de asesinar, si resulta que asesinar estaba bien porque tenían un conflicto. Todos tenemos conflictos, pero sólo los asesinos asesinan por ellos. Y es cierto que se puede cambiar, y hasta se puede dejar de ser asesino. Pero para eso hace falta, precisamente, ¡cambiar! Eso que no han hecho.

Y además, hasta el mismísimo Rajoy debería comprender que si asesinar depende de que creas tener un conflicto político, y de que le vaya bien a la estrategia, estás asegurando que tarde o temprano volverán los asesinatos políticos. Estás educando para que haya quien contemple el asesinato como herramienta política. Que tampoco es algo tan difícil de conseguir; basta mirar ahora mismo a Venezuela. Y es muy verosímil que la diferencia para que en el futuro vuelvan los asesinatos políticos, o no, dependa del trato y el relato que les des a los asesinos ahora.

¿Qué pasa, que un presunto socio para poder gobernar resulta estar demasiado casado con el asesinato político, por demasiados aplausos y comprensiones durante 40 años, y necesita que el gobierno le permita hacer héroes de los asesinos? Bueno, ese será en todo caso el problema del pasamarote de la Moncloa, pero no creo que sea cosa de que los demás paguemos tal precio por su silla. Eso no sería corrupción o robar; estamos hablando de otro nivel.

Savater et al han redactado un manifiesto. No se dirige a los asesinos, por supuesto, sino básicamente al Mariano. Es “adherible”, y espera adhesiones. En este enlace:

Un poner:

– Define mierda humana.

– Por ejemplo alguien que resuelve sus problemas asesinando inocentes. Y en menor medida, pero también, quien resuelve sus problemas facilitando la vida de los asesinos de inocentes … porque le resulta conveniente.

Esto en Bilbao es una provocación, según su alcalde.

bilbao-placa-covite-provocacion

Nos lo cuenta el periódico del partido del corregidor, y en la lengua que dicen impropia. La misma lengua del cartel “provocador”, por otra parte.

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha mandado retirar las placas colocadas esta noche por miembros de Covite en recuerdo de las víctimas del terrorismo, y ha acusado al colectivo de actuar “incumpliendo la normativa municipal y de forma inequívocamente provocadora“.

Se puede entender que sea una provocación. Y se puede entender que no lo sea. Por ejemplo, en Alemania no sería. No es.

Es casi seguro que los simpatizantes de los nazis en Alemania consideran una provocación que se recuerden los asesinatos que practicaron con tanta soltura moral. También es seguro que no se atreven a llamarle provocación en público, porque estaría muy mal visto. Que es, exactamente, toda la idea que subyace a la “provocación”. Afearles sus asesinatos a los asesinos de inocentes. A los asesinos “por política”, sin ir más lejos. Para que vaya colando la idea de que eso está muy muy muy feo.

Pero en Vasquilandia tenemos un problema. Gordo. Si convenimos -junto con la civilización- que asesinar “por política” es muy feo, ¿dónde ha estado mirando toda su vida  Aburto? ¿Qué es lo que ha estado comprendiendo, disculpando, minimizando hasta ahora? ¿Tendremos algún hermanamiento con la fealdad? Hmmm.

Están en una gimnasia digna de verse. Somos el país más amante de la paz y de la memoria de toda la galaxia. Como que debemos tener el récord de museos y cosas dedicados al asunto. Y fulanos, cargos y comisiones blablabla. Pero si alguien quiere que consten, en su lugar, los asesinatos de los inocentes, eso es provocar. Aunque sea un cartelito de lo más discreto. No me vayas a recordar lo que quiero bien lejos de mi memoria. Y de la memoria pública. Y no me jodas los cuentos de los niños y todos los museos.

¡Es provocar! Provocar Aburtos, concretamente. Para que los niños no crean que asesinar por política es más justificable que hacerlo por hambre, por celos, por dinero, o cualquier otro de los inaceptables motivos para quitarle la vida a los demás. Porque el más inaceptable es precisamente el que Aburto quiere que olvidemos. Todos los casos mencionados, y similares, son asesinatos de inocentes. No han cometido ningún delito. Pero no cabe mayor inocencia que tener unas características no elegidas. O bien heredadas al nacer (como ser español, o lo que sea), o bien generalmente heredadas del entorno (una ideología, etc).

Gracias a los Aburtos sigue pululando por ahí la idea de que como lo de ETA eran “acciones políticas”, no eran puramente delito. O no sólo delito. Como si fueran menos delito. Y acabada la causa política, la pena deja de tener sentido. Acojonante. Si la maté porque era mía, una vez muerta ya no hay causa y la pena no tiene sentido. Lo mismo que si le maté porque era rico, para robarle. Ahora que tengo su dinero ya no voy a matar más.

Que Aburto se sienta provocado y se atreva a decirlo es, precisamente, la mejor demostración posible de que los carteles de COVITE son necesarios. Ejecutar a los culpables (como en la pena de muerte) nos parece muy poco civilizado. Pero si poner un recuerdo a los inocentes asesinados es una “provocación”, quiere decir que ni siquiera tenemos lo necesario para empezar a imaginar la civilización. Hay que “provocar” a Aburto, una y otra vez, hasta que le dé vergüenza decir que se siente provocado.

Por tanto, gracias COVITE.

Fuentes:

La prensa provocada:

Y los héroes de la peli:

 

 

 

 

sellos-eusko-nazis

Son tres sellos que fueron emitidos en 1937 por el Gobierno Vasco. Se lee:

  1. Euzko Ikastola Nagusi Alde
  2. Pro Universitate Vasconum
  3. Pro Universidad Vasca

Fuente, Catoblepas.

Del catálogo especializado compilado por Félix Gómez-Guillamón, The Republican Local War Tax Stamps (1936-1939),publicado en febrero de 1977 por la británica Spanish Philatelic Society (Bookclub, nº 9; Brighton 1977, 124 págs.). Están descritos en la página 47 y ocupan los números 190 a 192. De los tres se dice que son muy raros. En ninguno de los tres figura valor facial, y de cada uno de ellos se imprimieron cuatro versiones que se diferencian por su color: negro, azul, verde y carmín.

A menudo se protesta de lo impropio de llamarles nazis a los chicos de la gasolina y a sus apoyos morales. Y tiene su punto de razón el argumento. Después de todo, no han montado hornos crematorios. Pero tampoco tienen un Reich. Ni el poder que conlleva. ¿Cómo se ha de hacer la comparación? ¿Si se comportan de forma comparable en circunstancias no comparables; o si tienen un mismo espíritu que lleva a distintas conductas según las circunstancias? Es es el quid.

Los sellos demuestran lo que ya sabemos. Que en 1937 no se sentían nada alejados espiritualmente de los nazis. Y el psicopático odio etno-céntrico de Sabino Arana no difiere gran cosa del de su hijo espiritual Adolf Hiltler. Y los asesinatos y bombas a mansalva recientes, y las palizas actuales, no parecen exactamente un cambio radical de espíritu.

¿Hace falta un horno crematorio para hacer un nazi? ¿Los nazis no eran nazis antes de los hornos? Malditas preguntas. ¿Memoria histórica?

Actualización. Hay uno por Twitter que dice que los aranianos usaban la esvástica antes que los nazis. No aporta datos. Buscando, encuentro (de momento) esto, que dice que es de “principios del siglo XX”. Las juventudes nazis empezaron hacia 1920 o un poco antes. Clic para fuente.

arana-y-esvastica

La teoría sería que no copiaron el símbolo de los nazis. Llegarían a lo mismo de forma independiente. Y que sólo lo cambiarían por el lauburu después de la derrota de los nazis. Pero en todo caso, en 1937 no parecen haberse sentido nada incómodos al usar el mismo símbolo que el Tercer Reich.

nuremberg-1937

Nürembreg 1937

Inauguración del batzoki de Tolosa en 1936:

batzoki-tolosa-1936

Más actualización:

Que confirma la tesis:

Al principio, la esvástica propuesta por Arana como “enseña propia” no se hizo popular entre sus seguidores, y de hecho no aparece en la iconografía nacionalista de la primera década del siglo XX. La situación cambió en 1914, cuando Euzkeltzale-Bazkuna (el grupo promotor del euskera de Juventud Vasca de Bilbao, la rama juvenil nacionalista) propuso la adopción de la esvástica como insignia de solapa, para distinguir a los vasco-parlantes: “El distintivo adoptado consiste en un sencillo alfiler de plata, rematado por la famosa rueda de cuatro rayos, primitivo signo vasco”23 . Poco después, el diario Euzkadi anunciaba la venta de esta insignia (reproducción del signo propuesto por Arana), recomendando a los nacionalistas hablantes del euskera que lo llevaran para reconocerse entre ellos.

Con el paso del tiempo, esta esvástica (denominada euskalorratza, es decir aguja o insignia vasca) dejó de identificarse con la lengua para representar el sentimiento nacionalista vasco en general . A partir de 1931, el uso de la cruz gamada por parte del PNV se incrementó, coincidiendo con su expansión durante la II República, a veces “asociando el dibujo de la esvástica rectilínea a los colores rojo, verde y blanco de la bandera vasca” . Aunque a veces se utilizaba también el lauburu (sin duda pensando que era una variedad de la esvástica), la cruz gamada aparecía con gran frecuencia en la prensa, en carteles, insignias, gemelos, pañuelos, estandartes y escudos de batzokis (centros sociales del PNV) e incluso en la publicidad de empresas propiedad de nacionalistas.

Nota: Cuando Santiago de Pablo se refiere a “la esvástica propuesta por Arana” se refiere a un símbolo igual al de los nazis, no al lauburu.

Resumiendo. Como la idea de la entrada (y el título) es que no parece que los aranianos se sintieran muy alejados de los nazis, la puntualización del amable aficionado no cambia nada.

La Mierda Nobel de la Paz ha sentado un precedente que se presta a una política ficción de lo más jugosa. No sé, uno puede imaginar a Hollande en horas bajas y sin salida política. Como deprimido. Y a un Rajoy entre eternamente en funciones, y eternamente mayoría insuficiente. No ya sin ideas -que no ha tenido nunca- sino sin caminos. Cuando de repente unos campeones tienen en Noruega la ocurrencia del siglo. Premiar con el Nobel de la Paz la elevación del terrorismo a interlocutor y agente político de primer nivel.

alien

Lo han hecho con otras palabras, pero eso es lo que han hecho. Hasta ahora, siempre que habían concedido el premio con motivo de un acuerdo de paz, o fin de una lucha armada, lo habían concedido o a ambos bandos en liza, o a terceros que no estaban en la discordia pero colaboraban a su arreglo.

A ambos bandos en liza:

  • 1973 Kissinger y Lê Ðức Thọ, por fin de la guerra de Vietnam.
  • 1978 Mohamed Al Sadat y Menahem Begin por la paz entre Egipto e Irsael
  • 1993 Nelson Mandela y Frederik De Klerk, fin del “appartheid”.
  • 1994 Arafat, Rabin, Peres por esfuerzos de paz en Oriente Medio.
  • 1996 Carlos Felipe Ximenes y José Ramos-Horta por la paz en Timor Oriental
  • 1998 John Hume y David Trimble, paz en Irlanda del Norte.

Terceros mediadores:

  • 1906 Rooslvelt (USA) por la guerra ruso japonesa.
  • 1936 Carlos Saavedra (Argentina) por el conflicto Paraguay – Bolivia.
  • 1957 Lesler Bowles Pearson (Canadá) por el conflicto de Suez.
  • 1987 Oscar Arias (Costa Rica) por el acuerdo de Guatemala.

Así que esto de Santos y Colombia es un invento nuevo. Un pemio Nobel al fin del conflicto que se concede a sólo una de las partes del conflicto. O sea que están diciendo que una de las partes no es legítima (no merece premio), pero el acuerdo con una parte no legítima -y legitimada mediante el acuerdo- sí lo merece. Literalmente, un premio a la legitimación de lo claramente no legítimo.

¿Y qué tiene que ver esto con Hollande y Rajoy? A huevo. En España ya hemos hecho todo un carrerón en la lavandería del terrorismo. Sólo falta Francia. Y tal vez con un caramelo adecuado …

eta-nobel

Hay que disimular la pinta del octavo pasajero. Legitimarlo, pero sin premio Nobel.

alien

Que, al estilo de Santos en Colombia, podría ser para Hollande y otro. Una vez establecido el invento …

 

Página siguiente »