mar


peter-ridd Peter Ridd es un geofísico con los siguientes intereses: oceanografía costera, el efecto de los sedimentos en el coral, desarrollo de instrumentos de medición, detección geofísica, climas pasados y presentes, y modelización atmosférica. Además, su trabajo con su grupo del Laboratorio de Geofísica Marina (http://www.marinegeophysics.com.au/) se dedica al desarrollo de instrumentos.

Lleva toda su vida trabajando en la Gran Barrera de Coral. Y me encuentro con este breve vídeo en Twitter, en el que apunta a todo lo que venimos comentando a cuenta del coral.

  • El blanqueamiento del coral es como los incendios de los bosques; los regenera. Y siempre se ha recuperado.
  • EL coral se adapta a situaciones muy cambiantes. No le queda otra, las esporas que larga acaban creciendo a cientos o miles de kilómetros, y tienen que copar con lo que haya allí. No es como una planta.
  • Tiene que gestionar grandes cambios de temperatura, aunque no hubiera “cambio climático” (se refiere al cambio climático acojonante, no al natural).

No conocía a Peter Ridd, y me ha parecido interesante. Especialmente su apunte a la hipótesis adaptativa del blanqueamiento del coral, de la que hemos hecho varias entradas. Y buscando, encuentro este vídeo más largo y completo. Una hora. Ridd examina todos los supuestos problemas de la Gran Barrera de Coral. Y los bien reales problemas de las ciencias de ecologistas. A partir del minuto 30 entra en el “cambio climático”. Pero pongo unas notas añadidas para los que vayan con prisa.

Notas al paso:

El coral es tropical y le gusta el calor. En la parte sur de la GBC crece más lento que en la parte norte, porque el agua es más fría. Pero en Nueva Guinea crece aun más rápido que en el norte de la GBC, ¡porque el agua es más caliente todavía! Y el tejido también es más grueso en los sitios más cálidos.

¿Velocidad de cambio de temperatura? ¿En serio? ¿Hablamos de las salidas del glacial al interglacial? ¿Hablamos de los cambios de temperatura bruscos en las fases glaciales?

gisp2-y-kobashi-final

Ahora hay más coral que hace 100 años, porque se ha expandido hacia los polos, sin perder por el ecuador. Y probablemente crece más rápido.

El coral que se blanqueó en 1998 y 2002 (por El Niños) se ha recuperado prácticamente todo (está hablando en 2011).

El coral tiene un balance entre crecer rápido (y vida corta) y ser muy sensible a los cambios; o bien crecer más lento (y vivir más) y ser más insensible a los cambios. Y según la zona y el ambiente, elige entre ambas estrategias la que mejor le va. Los fenómenos de blanqueamiento son propios de los corales de estrategia rápida.

Si te quieres preocupar por el calentamiento global, mejor elige los osos polares, a los que presumiblemente les gusta el frío.  Con el coral no tiene sentido. Un calentamiento de uno o dos grados es algo a lo que están muy acostumbrados, y más que eso no van a ver en los trópicos. Y una subida del nivel del mar es de las mejores cosas que les puede pasar. Recolonizarán enormes superficies que desde hace 300 años están demasiado expuestas en marea baja.

Sobre la acidificación y su supuesto efecto en el coral no se atreve a manifestarse. Usando los datos del mejor estudio del momento Ridd llega a una conclusión muy diferente.

ridd-acidification

Al final, una idea muy clara que se podría resumir en “muéstrame los cadáveres”. ¿Dónde se ha perdido coral; cuántas especies han desaparecido de qué zona? Y no hay nada que puedan mostrar — del blanqueamiento siempre se han recuperado en unos años. En los ecosistemas con problemas reales (y pone muchos ejemplos) nunca hay dificultad en señalar los “cadáveres”.

Notas de sentido común como guinda:

ridd-corruption-enviromental-science

Y este. Saco de las palabras a cuenta de la corrupción del proceso científico:

No hay ningún motivo para que te fíes más de un científico que de un vendedor de coches o un corredor de fincas.

ridd-conclusions

Un comentario sobre la acidificación del mar debida al CO2. Se nota que Ridd no va a piñón fijo. Trabajando los datos que ha visto no llega a la conclusión alarmista de rigor. Pero acepta que puede ser correcta; que ese sí puede ser un problema; y que hay que vigilarlo. Supongo que en 2017 su idea habrá cambiado un poco. Hay muchos estudios que muestran que la acidificación no es un problema, lo mismo que muchos otros ven el fin del mundo con ese asunto. Pero sobre todo, lo que ha habido es meta-estudios que ponen muy en cuestión todo lo que se ha hecho hasta ahora.

Añado enlaces sobre la Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis):

Y sobre acidificación:

Fuentes (la bio de Peter Ridd):

 

 

Nos cuenta The Guardian que hay un nuevo estudio que confirma que los océanos se están calentando rápidamente.

guardian-warming-rapidly

Problema: en el estudio no figura ninguna expresión que se pueda asociar a un calentamiento rápido de los océanos. Incluso si queremos ser bondadosos con el periódico, y admitimos adjetivos que no tengan que ver con la velocidad pero sí con cualquier idea de una cantidad positiva destacada (por ejemplo “fuerte”), sólo encontramos estos casos entre las 38 apariciones de “calentamiento”.

  • for instance: for the upper 100-m, IAP and Ishii show a strong warming for the global ocean (up to 1.6 × 1019 J/year), but EN4-GR10 shows a near-zero trend.
  • Within the 300–700-m layer, Ishii and EN4-GR10 show near-zero trend while IAP presents a strong warming which is largely due to the Southern Ocean and the Pacific Ocean (Fig. 7c, d).
  • This 0–100-m warming slowdown is accompanied with a large subsurface warming within 100–300-m

La última viene muy a cuento, porque el caso es que  “warming slowdown” y “warming hiatus” son las caracterizaciones del calentamiento que más veces figuran en el estudio.

Por lo demás es un trabajo bien interesante. No analizan la mayor o menor velocidad del calentamiento de los océanos, sino las diferencias que hay entre tres productos que miden ese calentamiento. Para examinar si son consistentes entre sí, y tratar de hacerse una idea sobre su fiabilidad. Llegan a la conclusión de que el calentamiento es fiable, pero que hay inconsistencias entre los tres sistema de análisis en la cuantificación del calentamiento del océano global y de las distintas cuencas oceánicas.

EL periódico debería haber dicho que el estudio confirma el calentamiento de los océanos (no hacía ninguna falta), y haberse abstenido de ninguna mención sobre la rapidez del asunto — que los autores ni siquiera contemplan.

El trabajo es muy completo, y analiza las diferencias entre productos tanto en las diferentes cuencas como a distintas profundidades. Desde 1970. Vamos a poner sólo un ejemplo. La medición que debería tener más calidad porque es la que tiene mayor cantidad de datos. Comparan esta vez los tres productos de calor del océano en la capa más superficial con dos productos de temperatura de superficie. En este caso desde 1983 porque una de las series de temperatura superficie es sólo desde entonces (usa satélites).

Los cuadros de la derecha de las barras verdes son las tendencias lineales por década, entre 1983 y 1998, y 1998 y 2012. Para separar la fase del “warming hiatus” del calentamiento anterior.

wang-2017-fig-9

Las dos barras verdes de la izquierda son las de temperatura de superficie (OI y ER), y las otras tres son las series de la capa más superficial (0 – 100 m.). Las diferencias en el cuadro de abajo (1998 – 2012) son bastante impresionantes. Hasta en el signo difieren.

De eso es de lo que va el estudio. Y por eso la presentación arranca así:

Se han encontrado inconsistencias en los cambios de contenido de calor del océano en diferentes análisis de la temperatura  del agua sub-superficial, especialmente en recientes estudios relacionados con el parón en el calentamiento global. Este hallazgo pone en cuestión la fiabilidad de los análisis de temperatura debajo de la superficie e incita a una más comprensiva comparación entre los análisis.

Y acaba así:

En general, nuestro estudio completa la comprensión de las variaciones de calor del mar observadas, y recomendamos una cuantificación cuidadosa de los errores en los análisis oceánicos.

Que The Guardian traduce: ¡Un nuevo estudio confirma que los océanos se calientan rápidamente! Lo que tiene bastante guasa porque el estudio no podría decir si los océanos se calientan de forma rápida o lenta; no es eso lo que analiza.

En todo caso es muy interesante, al margen de las diferencias que encuentra entre productos, y al margen de cómo muestra la carcajada en la que se ha convertido la prensa. Por ejemplo, el diferente comportamiento de cada cuenca oceánica apunta a una complejidad bastante apasionante. Pongamos un gráfico más para hacer boca:

Tasa de calentamiento en función de la profundidad, global y por cuencas, 1998 – 2012:

wang-2017-fig-8

O lo mismo, pero comparando las dos fases (1983 – 1998 / 1998 – 2012), y sólo global:

wang-2017-fases

Fuentes

El chiste del Guardian:

La URL tiene gracia. Separando, queda:

  • amp.theguardian.com
  • environment
  • climate-consensus-97-per-cent
  • 2017/jun/26
  • new-study-confirms-the-oceans-are-warming-rapidly

Y el no chiste de Wang, G., Cheng, L., Abraham, J. et al. en Clim Dyn (2017):

Agradecimientos, Pielke padre:

La foto de esta almeja gigante sobre coral es espectacular.

phoenix-is-clam-coral

Pero es más interesante el cuento, la lección. Es importante fijarse en los tiempos.

– En 2003 los investigadores declararon que el coral de Coral Castels, en Phoenix Islands, estaba muerto.

– En 2009 y 2012 la situación seguía igual.

– Pero en 2015, un equipo de biólogos marinos vio que había vida pululando en el coral. ¿Podría el -presumiblemente aun frágil- coral sobrevivir al año más caliente del registro? ¡Al récord monstruoso de temperatura!

– Este mes, un equipo de biólogos ha hecho una nueva expedición. Y desde el primer momento vieron que aquello está lleno de brillantes colores verdes y morados, signo indiscutible de vida. En palabras de uno de ellos:

Todo está simplemente espléndido.

Hasta aquí el cuento, que viene del siempre muy ortodoxamente alarmista New York Times.

Pero el cuento debería llevar a la lección que el kindergarten nunca aprenderá. Cuando te aseguran que el coral de no sé donde está muerto en tal porcentaje, y que es por el Calentamiento Global Acojonante, puede no ser cierto. No ser cierta ninguna de las dos afirmaciones, quiero decir. Ni muerto, ni por “cambio climático”. Este caso de Phoenix Islands nos dice que por lo menos hay que esperar doce o trece años para confirmarlo. Aunque lo diga el mismo prestigioso periódico, y aunque lo juren “los científicos”.

fake-news

Y si además te pasas por aquí con alguna frecuencia también podrás apreciar una llamativa circunstancia. Estos cabestros hablan siempre en nombre de “la ciencia”, pero eso en ningún modo significa que no haya otros científicos que propongan exactamente lo contrario. Por supuesto, presentando sus no menos enjundiosos estudios. Por ejemplo, los de la Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis), que este caso de Phoenix Islands parece apoyar con gran fuerza.

La tercera lección es que nunca te vas a enterar por la prensa que la hipótesis nos vamos a morir todos no es la única en curso. Pero sí es la única con permiso de circulación.

¿Hacen falta más síntomas para sospechar que te están largando un cuento?

Fuentes.

New York Times:

La Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis):

Recién salido del horno:

zerbini-et-al-2017

Un estudio sobre la subida del nivel del mar en el Mediterráneo desde 1880, a partir de las seis mejores estaciones que han encontrado. Alicante, Génova, Marina di Ravena, Marsella, Trieste y Venecia.

El resultado gráfico (figura 7):

mediterraneo-nivel-del-mar

En números les sale una cifra inferior a los cálculos habituales a nivel global. 1,2± 0,2 mm/año, en lugar de los 1,7 / 1,9 que suelen encontrar los que intentan medir globalmente. No vendas la casa en la playa en Alicante; no te vas a ahogar. O no más de lo que te ahogaste antes del Calentamiento Global Acojonante, cuando nadie decía que hubiera ningún problema con el nivel del mar. De momento no se le ve aceleración, y esa es la cuestión clave:

The existence of accelerations over the long period was also investigated. Our analysis indicates that it is not possible to reliably state the existence of any acceleration, in the area of this study, considering the past 140 years or so, from 1870 through 2012.

Bastante obvio. Para que la subida del nivel del mar sea un problema observable y no imaginario hace falta que se acelere. Si no cambia la tasa de subida, si sigue al ritmo de siempre, será el mismo problema de siempre. O sea, ningún problema.

Un gráfico meramente ilustrativo, sin más pretensiones. Imagina que el mar fuera a subir un metro para 2100. Como propone el IPCC (los más alarmistas anuncian mucho más). En algún momento tendrá que acelerarse, porque al ritmo de ahora no llega ni a 20 cm. En realidad tendría que haberse empezado a acelerar hacia 1975, porque es cuando comienza el Calentamiento Global Acojonante. Pero pongamos que lleva un retraso, que la medición es imprecisa, lo que sea. Vale, pero en algún momento tendrá que empezar a seguir algo parecido a la línea roja de este gráfico. Y cuanto más tarde empiece a acelerarse, más pendiente tendrá la línea.

subida-nivel-del-mar-un-metro

Quo usque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?

Recién salido del horno.

Abstract (un coñazo, mejor ir abajo a la traducción para personas):

El Niño 2015–2016 y el calentamiento del mar asociado han generado significativo blanqueamiento y mortalidad del coral en el mundo. En Indonesia, los primeros síntomas de blanqueamiento fueron anunciados en abril de 2016. Sin embargo, este El Niño impactó los arrecifes de coral de Indonesia desde 2015 a través de un proceso diferente que el blanqueamiento por temperatura. En septiembre de 2015 la altimetría muestra que el nivel del mar fue el más bajo en los últimos 12 años, afectando a los corales que viven en el rango batimétrico expuesto a una emersión inusual. En marzo de 2016 Bunaken Island (Sulawesi Norte) tuvo una mortalidad del 85% en lo alto del arrecife dominado por los corales Porites, Heliopora y Goniastrea, con diferencias según géneros biológicos. Casi todos los “techos” (flats) de los arrecifes mostraron evidencias de mortalidad, representando el 30% de los arrecifes de Bunaken. Para las comunidades de los “techos” que vivían a una profundidad cercana a la del nivel medio del mar mínimo pre-El Niño, el descenso indujo una sustancial mortalidad probablemente por una mayor exposición aérea diaria, al menos durante los períodos de marea baja. Se usaron datos de altimetría para cartografiar el descenso del nivel del mar en Indonesia, sugiriendo que una mortalidad similar podría ser extensiva a las comunidades en lo alto de los arrecifes de aguas someras, que supone un amplio porcentaje de la extensión de arrecifes de coral de Indonesia. La altimetría de registros históricos sugiere también que este evento no fue único en las últimas dos décadas, y por tanto el rápido descenso del nivel del mar puede ser más importante de lo que se había pensado hasta ahora en la dinámica y la resistencia de estas comunidades. La clara relación entre mortalidad y descenso del nivel del mar también requiere un refinamiento en la jerarquía de impactos de El Niño y sus consecuencias en los arrecifes de coral.

Traducido para humanos: En Indonesia los problemas del coral no han venido del calentamiento que produce El Niño en esas aguas, sino del descenso del nivel del mar. Que expone el coral superficial al aire. Y se ha de tener en cuenta este fenómeno, que hasta ahora no se nos había ocurrido, a la hora de considerar el estado de los arrecifes de coral y los impactos de El Niño.

Y con este nuevo conocimiento podemos intentar comprobar una idea malvada. Las noticias que más hemos padecido sobre el coral en el último El Niño han venido de Australia, de la zona norte, en la Península del Cabo York. Por ejemplo en este mapa se ve muy bien dónde estaba concentrado el problema.

bleaching-coral-australia

Dan ganas de saber qué pasaba con el nivel del mar en esa zona roja, en ese momento. Y resulta sospechoso. En 2015 esa zona tuvo una bajada del nivel del mar comparable a la de la zona de Indonesia que menciona el estudio de hoy, pero en el de 1997-98 no. Según este mapa de altimetría de la NASA. Se marca la zona de la Península del Cabo York con la flecha roja. Y resulta, al menos, mosqueante.

el-nino-nivel-del-mar

Fuentes:

Ampou, E. E., Johan, O., Menkes, C. E., Niño, F., Birol, F., Ouillon, S., and Andréfouët, S.:

Gráfico altimetría, NASA:

Gráfico coral Australia, NOAA:

coral-resucita-phoenix-islands

Daily Caller [–>]:

El equipo de Mumby predijo inicialmente que a los arrecifes de Rangiroa les llevaría cien años para recuperarse del todo, pero sólo necesitaron 15 años desde que El Niño de 1998 les golpeó fuerte.

Pero no es de ese coral del que habla el artículo de Michael Bastasch (@MikeBastasch). Es sólo otro ejemplo más. Habla de Coral Castle, en las islas Phoenix.

Los científicos declararon muerto el coral de Coral Castles justo hace 13 ños, y dieron a los corales del pacífico Sur pocas posibilidades de recuperarse en un plazo breve.

En 2009 y en 2012 no mostraban ningún signo de recuperación. Pero resulta que en una visita en 2015, publicada ahora, estaba estallando de vida de nuevo. Así que deberíamos empezar a hacernos una idea de la clara diferencia sobre el concepto de “muerto” que tienen los científicos alarmistas y el resto de la humanidad. Para más inri, 2015 es de esos años declarados “récord de calor de la historia”. Lo que debería haber matado aun más a ese coral supuestamente muerto, en lugar de hacerlo revivir explosivamente. Cosas que pasan con el alarmismo.

Y no sólo esas; pasan también otras cosas:

Refiriéndose al otro ejemplo citado, que es en Rangiroa, Bastiasch nos traslada:

“nuestras predicciones estaban completamente equivocadas” declaró a la BBC el boiólogo marino en 2014 [–>]. “A veces es realmente agradable ver que estabas equivocado, y ese fue un ejemplo perfecto”.

Lo que llaman una “ciencia establecida”. En realidad Michael lo saca de un artículo de BBC News sobre el mismo asunto:

Es acojonante. Literalmente acojonante. Tienen una teoría científica que explica perfectamente ese “volver de la muerte”, y que casa con los datos conocidos. Sencillamente, no están muertos. El “blanqueo” es un proceso natural por el que cambian de algas simbiontes. Mientras no pillan las algas nuevas se ven blancos, pero no están muertos. El color se lo dan las algas. Después del cambio, “resucitan”. Pero no es realmente resucitar, porque no estaban muertos. Y estos alarmistas cachondos prefieren creer en la resurrección de los muertos antes de creer que el Calentamiento Global Acojonante no tiene nada de acojonante, y probablemente nada que la naturaleza no haga por si misma.

La teoría ya la hemos presentado antes. Y predice, exactamente, esta “resurección” en relativamente poco tiempo. Se llama “blanqueamiento adaptativo” (adaptative bleaching). Cito el artículo de la plaza [–>]:

Como decíamos, hay dos interpretaciones.

1. El coral es muy sensible y está hiper-adaptado a unas condiciones muy concretas. Que, si cambian un poco, lo matan. Sobre todo si es un calentamiento — dice la moda. Es una visión del coral como si fuera una colección niñas de colegio de monjas, que se supone que se asustan por cualquier cosa.

2. El coral es un prodigio de adaptabilidad a condiciones cambiantes, y el blanqueo es precisamente el mecanismo de adaptación. ¿Cómo lo hace? ¡Cambiando de algas simbiontes! En cada momento tiene el “equipo” de zooxantelas que mejor rendimiento le da para esas condiciones de luminosidad, temperatura, y salinidad. Podría vivir perfectamente con un equipo de algas simbiontes suficientemente genérico como para crecer en condiciones muy cambiantes. Pero le resulta mas efectivo elegir equipos especializados, y cambiar de equipo cuando las circunstancias varían. Y el blanqueo es precisamente lo que se ve cuando está cambiando de equipo de algas. Primero se deshace de las que tenía, y se queda descolorido. (El color viene de las algas, los pólipos son más o menos incoloros). Y luego se hace con el nuevo equipo de algas que le conviene en la nueva circunstancia. No está “sufriendo”; es muy cuco, y está haciendo un relevo.

En fin, lo de siempre. Una “ciencia establecida” que falla más predicciones que una escopeta de feria, y unos científicos alarmistas completamente ciegos a lo que no les interesa ver.

Sale también en el New York Times:

Pero en ninguno de los tres te hablarán del blanqueo (y no muerte) adaptativo. Con lo que se pasan todo el día hablando de muertos que están bien vivos.

La Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis):

Más sobre corales y tal en la plaza:

Actualizado un rato después. Veo que Jim Steele tiene un artículo sobre lo mismo en WUWT, con muchos más ejemplos de la “resurrección de los muertos”:

 

Llega un momento que no se puede aguantar tanta jeta.

 

divulgameteo

Si el gachó es físico debería saber que los loros no reparten conocimiento; y si es “comunicador científico” debería saber que tiene que comunicar mediciones y datos en formato digerible, y no blablala.  Pero no; nuestro animoso propagandista de hoy comunica sugestión y poesía visual. En la aparente esperanza de que si repite lo suficiente una mentira muy gorda, al final colará. Y a eso le llamamos -tachán- ¡¡¡divulgación!!!

Tiene guasa que sea un español el que muestre tamaña ignorancia sobre esas las islas tan particulares, porque fueron españoles las que las dieron a conocer al mundo. No en vano los mejores ejemplares están en lo que posteriormente han llegado a llamar The Spanish Lake.

Fue la expedición de Quirós (1606), que visitó varias islas en Tuamotu, la que describió por primera vez la característica más sobresaliente de esos jardines de palmeras que parecen flotar en el mar. Es dificilísmo fondear para desembarcar en ellos, porque a muy poca distancia de la costa, casi tocándola con la mano, la profundidad supera los 300 metros. Y a ver quién es el guapo que echa un ancla que agarre a esa profundidad.

Esta carta no es de Tuamotu sino de Maiao, Islas de la Sociedad, pero el esquema es exactamente el mismo.

maiao.png

El arrecife rodea toda la isla formando una pared vertical de más de 300 metros. Una pared de materia viva, que crece. ¿Hasta dónde crece? ¡Joder, pues hasta el nivel del mar! Por eso todas esas isla están justo al nivel del mar. Ninguna es más alta en su parte coralina, porque el coral vive en el agua, no en el aire. Y ninguna es más baja que el nivel del mar, porque crecen todo lo que les permite el agua. Son sistemas dinámicos que se mantienen, por definición, al nivel del mar. Y han estado al nivel del mar, que ha cambiado mucho (más de cien metros), desde la noche de los tiempos. Y desde luego desde la última glaciación.

La idea es como esta:

Atoll-Diagram-Eniwetok

¿Alguien puede creer que la isla está (todas ellas) justo a ras de mar por casualidad?

Así que para imaginar que los “puntos suspensivos” de la foto se vayan a convertir en “puntos sumergidos”, tienes que imaginar que el nivel del mar suba a mayor velocidad de lo que puede crecer la formación de coral. Y eso es mucho imaginar con lo que sabemos que ha subido el nivel del mar durante el Holoceno.

nivel-del-mar-holoceno

Por ejemplo, en la época que pone arriba Meltwater pulse 1A, la tasa era al menos 35 y tal vez hasta 60 mm/año [–>].

Y el caso es que hay quien ha medido cuánto crece el coral verticalmente si tiene espacio para hacerlo. Por ejemplo en Palau han visto crecimientos entre 8 y 13 milímetros al año.

crecimiento-vertical-del-coral

El nivel del mar “global” subió a 2 mm / año el último siglo, y parece llevar el mismo ritmo todavía.

jevrejeva-y-polinomica

Por supuesto, nadie ha medido que las islas coralinas del Pacífico se estén sumergiendo por la subida del nivel del mar — que por otra parte empezó mucho antes que nuestras emisiones de CO2. Al contrario; lo que han medido es que hay más islas creciendo que disminuyendo. Ver los enlaces al final (son muchos).

Las islas sumergidas son un ejercicio de imaginación, no de observación. Y no es una imaginación cualquiera. Afortunadamente tenemos un estudio muy completo de la gimnasia necesaria para soñar con islas sumergidas.

Para conseguirlo, necesitan imaginar …

  1. Que la superficie del mar se va a calentar como dicen los modelos climáticos del alarmismo. De momento va como por la mitad en la medición global, pero mucho menos en la medición tropical, que es de la que hablamos.
  2. Que el calentamiento de la superficie del mar supondría una disminución de la capacidad de crecer del coral del 41-56% por cada grado de aumento de temperatura. Lo sacan de una sola medición en Tailandia, comparando el crecimiento 1984-86 y 2003-05. En Phuket, zona turística por excelencia. Y hay que tragarse que es por la temperatura y no por otra entre docenas de posibles causas.
  3. Que las proyecciones de subida del nivel del mar del IPCC son realistas. Aun así, con el “escenario” RCP 6.0 tienen dudas, a pesar de suponer una subida del nivel del mar de a 6 mm/ año y un calentamiento de la superficie del mar de 3º. [Yet, there is also some uncertainty in the models under RCP 6.0, and microatolls may still maintain the capacity to keep up with sea-level rise.] Así que necesitan agarrarse al “escenario” RCP 8.5, una subida del nivel del mar “en exceso de 12 mm/año” y un calentamiento de 4º, para tener alguna confianza en el sueño de los atolones sumergidos. El RCP 8.5 es totalmente inverosímil, y está diseñado para poder meter miedo. Ver: Manufacturing climate nightmares: misusing science to create horrific predictions.

Como puede ser un poco confuso vamos a sintetizar la gimnasia. Donde pone “Imaginación RCP 6.” es el escenario en el que dudan si las islas se sumergirán o no.

imaginacion-islas-sumergidas

Claro que @Divulgameteo dice que “pueden convertirse en puntos sumergidos en un futuro cercano”. Vale, poder se puede imaginar lo que sea, pero el futuro cercano de esa gimnasia supone que podrían empezar a sumergirse entre 2050 y 2070, que sería cuando crecieran a menor velocidad de lo que sube el nivel del mar … si alguien se cree 6 mm / año; 3ºC; y una disminución de crecimiento del 50% por cada grado.

Pero para que el mar suba a esas tasas imaginarias por culpa del CO2, y como ya hemos emitido mucho CO2, tendría que notarse ya una aceleración … que brilla por su ausencia.

jevrejeva-y-polinomica

En resumen, puedes poner la mano en el fuego porque los puntos suspensivos van a seguir siendo suspensivos, y no sumergidos.

[Añadido posterior: el último de los próximos enlaces es un compendio de 2014 del “estado de la ciencia” sobre el crecimiento de los corales en el Holoceno, y hasta qué punto seguían el nivel del mar o iban “a rastras” (semisumergidos) durante las mayores subidas del nivel del mar. No es concluyente; las incertidumbres son muchas. Pero la idea general es que pudieron seguir al nivel del mar en las subidas no más bestiales, las de tipo 7 mm/año, y fueron “a rastras” (semisumergidos) en los “pulse water” fuertes, del orden de 45 mm/ año.]

Enlaces con mediciones que muestran que las islas coralinas del Pacífico no se están sumergiendo.

Y un fácil gráfico de lo que pasa (no de lo que se imagina), que viene del ante-último enlace. Esas islas están creciendo, en general. Es un estudio de 36 islas, en las Solomond. Ordenadas por tamaño.

islas-pacifico-desaparecen-absoluto

Entradas recurrentes:

 

Página siguiente »