mar


jennifer-smith-coral

Es un análisis que ha examinado todos los estudios de los diez últimos años sobre los arrecifes coralinos en el Pacífico Central, para evaluar su salud. Y para examinar la diferencia entre islas habitadas y deshabitadas. Ninguna broma; 450 arrecifes en 56 islas.

La autora princial, Jennifer Smith (foto superior) es la investigadora jefe del laboratorio de Ecología del Coral en la Scripps Institution. Su misión es encontrar estrategias de preservación del coral, y de recuperación de los que están mal. [–>]

En el San Diego Union-Tribune tienen declaraciones suyas [–>]:

There are still coral reefs on this planet that are incredibly healthy and probably look the way they did 1,000 years ago,” said Jennifer Smith, lead author of the study and a professor at Scripps’ Center for Marine Biodiversity and Conservation.

“The scientists were practically in tears when we saw some of these reefs,” she added. “We’ve never experienced anything like it in our lives. It was an almost religious experience.”

Sí me extraña que eso le cause sorpresa. Cualquiera que haya vagabundeado un poco por el Pacífico ha visto que es muy diferente el estado de los arrecifes de coral en función, no sólo de que la isla esté habitada o deshabitada, sino de la lejanía al humano más cercano. Y los más saludables son, con diferencia, los que ni siquiera tienen isla. Los que son sólo un arrecife en medio de la nada. Por ejemplo, Minerva [–>].

Importante pues la diferencia de mirar lo que pasa en islas no habitadas. Vaya, es clave. Es muy fácil decir –hay calentamiento global– y –hay un empeoramiento de los arrecifes de coral-, por lo tanto –¡el calentamiento global está acabando con los corales!-. Sí, puede ser. Pero también puede ser que otras guarradas humanas estén perjudicando los arrecifes coralinos. Y si pensamos que es por el Calentamiento Global Acojonante, nos olvidaremos de vigilar las otras posibles causas — entre ellas lo sucios que somos y lo que abusamos de la pesca si no nos controlamos. Los pescadores en general no son muy partidarios del budismo zen. No ven lo que hay debajo del agua y los estragos que causan. Y de la basura y la mierda química que tiramos, mejor ni empezamos a hablar.

También miran la diferencia por la latitud. Que sirve para tener perspectiva sobre esa idea implícita y grotesca de que al coral le va mal el calor. Sí, en realidad se refieren a calentamiento, y no calor. O sea, cambio. Pero con los cambios naturales de año a año, con El Niño y tal, lo del Calentamiento Global Acojonante como cambio de temperatura es de risa.

Podemos ver unos gráficos que vienen de la digitalización de su gráfico de resultados.  Por ver algunos detalles con mayor claridad. Por ejemplo, dejan claro que la salud del los arrecifes coralinos es significativamente superior en las islas deshabitadas que en las que gozan de antropoides. Pero aquí podemos ver cómo esa diferencia es muy variable según el archipiélago del que se trate. Los archipiélagos están ordenados de norte a sur, sin más.

arrecife-coralino-habitadas-deshabitadas-por-archipielagos

Lo mismo, presentando todos los resultados resulta más difícil de ver.

arrecifes-coralinos-habitadas-deshabitadas

Hay una clara diferencia de norte a sur. Pero está el ecuador por medio (las islas de la Línea están en ecuador, y Samoa queda al sur). Mejor si las ordenamos por latitud absoluta (sin distinguir norte y sur) y miramos la separación del ecuador. Suponiendo razonablemente que cuanta menor latitud, mayor calor.

arrecifes-coralinos-por-latitud-y-habitacion.png

Como suponíamos, el coral está más saludable cuanto más caliente.

Y respecto a la variación de temperatura, podemos ver lo que hace el Calentamiento Global Acojonante en las Islas de la Línea comparado con lo que hace la naturaleza. Son las más a la izquierda (menos latitud, más calor) del gráfico anterior.

el-nino34-T-linea

El gráfico representa la temperatura del agua en la zona rosa de este mapa, donde están las Line Islands.

line-islands-el-nino

Es un poco trampa, porque es una zona a la que no le afecta el “calentamiento global”. Por lo que sea (nadie lo sabe). Pero sirve para hacerse una idea. El mar, globalmente, y entre 60ºN y 60ºS, se ha calentado a una décima de grado por década en ese tiempo de la gráfica. Si la zona de Line Islands se hubiera calentado como la media global, se vería una línea de tendencia rosita como la que le añadimos al dibujo.

calentamiento-global-y-natural-nino34

Eso es lo que le asusta el Calentamiento Global Acojonante al coral, porque el pobre no tiene costumbre de que le cambien la temperatura. Tiene variaciones naturales de cuatro grados en un par de años, y se va a agobiar por tres décimas supuestamente antropogénicas en treinta años.

Se puede resumir el estudio que comentamos con una de sus frases:

The average per cent cover of active reef builders (figure 3e,f) across all islands was 39.18% (+3.30 s.e.; range 1.8–91.6) and was significantly greater (electronic supplementary material, table S2) on uninhabited islands than inhabited islands (45.18 versus 27.26% cover, respectively). Reef-builder cover was also negatively correlated with latitude,

Y su gráfico:

schmith-et-al-2016-fig-3

Las islas de los estudios que han usado son estas:

smith-et-al-2016-fig1a

Fuente. He visto el trabajo, que no conocía hasta ahora, en un artículo de Jim Steele en WUWT. Interesante, como es siempre Steele.

Más morbo. Puedes encontrar artículos de la misma temática en su sección en la plaza.

 

Para entonces, tras miles de análisis del agua, y una miríada de experimentos a lo largo de siete viajes a Palau,  el equipo estaba convencido de la respuesta de los corales a las condiciones de lugares como Nikko Bay. En los puntos acidificados, la cobertura de coral es alta, la diversidad es alta, y el arrecife se presenta saludable. El problema está en qué hacer con estos hechos.

“Es fácil asumir que -oh, vale- a Palau le va muy bien. A los arrecifes de coral no les importa la acidificación del mar”-me dice Barkley. El equipo ha estado evitando cuidadosamente decir algo como eso. Ni siquiera han prometido haber encontrado refugios. Pero Barkley sigue pensando que el trabajo en Nikko Bay puede ser una fuente de esperanza. Significa que en alguna parte los corales pueden sobrevivir estas condiciones hostiles.

Del mismo artículo, una foto ejemplo de las buenas condiciones del coral en ese agua muy “acidificada” naturalmente.

palau-reef

Palau es un archipiélago rocoso, muy laberíntico, entre Nueva Guinea y Filipinas. Con muchas lagunas y bahías distintas, y relativamente separadas con barreras internas, de forma que cada una es como un mundo con características aparte.

Demos un paso atrás, para tomar perspectiva. Todo el mundo sabe que el Calentamiento Global Acojonante está matando los corales, y que acabará con ellos en unos cien años. O antes. Es lo que dice la biblia posmoderna. También sabemos que el mal que le causa “el cambio climático” al coral se debe a dos factores: el calentamiento del agua y su acidificación. Y suponemos que en sus 500 millones de años el coral no ha visto cambios climáticos hasta ahora. Seguro.

Y es a esos dos factores, precisamente, a los que se refiera la particularidad de Nikko Bay. Tiene un agua más caliente que la de sus alrededores, que por sí mismos ya son las aguas más calientes del océano global. El Triángulo de Coral. Y en Nikko Bay los investigadores miden una acidificación media comparable a la que el IPCC dice que habrá en cien años.

Es decir, Nikko Bay representa un experimento natural de las condiciones que los alarmistas del clima imaginan para fin de siglo. Y en esas condiciones tiene corales que se encuentran entre los más saludables, bellos, y diversos del planeta.

Ya que hemos mencionado el triángulo de coral, hagamos un inciso. O mejor, un mapa. También le llaman el amazonas de los mares, porque en ningún otro sitio hay tal cantidad de especies de coral. Pero si sobreponemos el triángulo de coral en un mapamundi que muestre la temperatura del mar, se ve que está justo en las aguas más calientes del planeta. Palau queda casi en el centro del triángulo.

triangulo-coral-mapamundi

Es evidente que el coral no tiene un problema de temperatura del agua por el lado del calor, en lo que conocemos. Está contentísimo en las aguas más cálidas que existen. Al contrario; lo que tiene es un límite inferior de temperatura. Unos 18ºC. Se ve muy bien en este mapa de la NOAA, que señala los sitios del globo donde hay arrecifes de coral (clic para texto).

map of coral reef locations around the world

(Nota al margen: El mapa muestra las zonas con arrecifes de coral. Hay otros tipos de coral, o zonas, donde el coral crece sobre las rocas o los elementos duros que ya existen, pero sin la capacidad de crear su propia “roca” a base de acumular carbonato cálcico.)

¿Y de dónde viene entonces la idea de que el calentamiento global vaya a acabar con los corales, por exceso de temperatura y / o de acidificación? Lo de la acidificación viene -una vez más- de la imaginación. Como se ve en Nikko Bay — y hay más ejemplos. Lo de la temperatura, de un fenómeno conocido como blanqueo del coral.

Hay una confusión habitual entre el público. La imagen de ese coral blanqueado, que parece como los huesos de un cadáver, sugiere que está muerto. No es así. Sólo ha perdido las algas [zooxantela –>] con las que mantiene un sistema de simbiosis. Y en realidad las ha expulsado el mismo coral. Se blanquea porque son las algas simbiontes las que le dan el color. Pero el coral (los pólipos) sigue vivo. Sólo que en peores condiciones, porque las zooxantela son las que le proporcionan buena parte de su energía (oxígeno) y nutrientes. Así que cuando está blanqueado apenas crece, y a largo plazo podría morir. La buena noticia es que se suele recuperar. Y la recuperación no es una re-colonización de una zona de coral muerto, sino la nueva adquisición de algas en simbiosis por parte de un coral que está perfectamente vivo. (Esas algas también viven fuera del coral, aunque no tan a gusto).

Y aquí viene la madre del cordero. ¿Por qué se blanquea el coral? ¿Es una muestra de debilidad, o es una muestra de fortaleza?

En principio se sabe que se debe a un cambio en las condiciones del entorno. Y son varios los factores que pueden influir. Cambio de temperatura (tanto hacia frío como hacia calor); cambio de luminosidad del sol (por ejemplo, cuando cambia la cobertura media de nubes); cambio de salinidad; cambios químicos en el agua (por ejemplo, contaminación); cambios físicos en el agua, también relacionados con la luminosidad (por ejemplo, más o menos sedimentos / turbiedad del agua).

Reacapitulemos, que tiene guasa. Que se sepa, puede ocurrir cualquiera de estas nueve variaciones, y se producirá un blanqueamiento.

  1. Contaminación (productos industriales, detergentes, protección solar de los turistas, etc.)
  2. Enturbiamiento del agua — donde era muy clara.
  3. Aclaramiento del agua — donde era turbia.
  4. Mayor insolación.
  5. Menor insolación.
  6. Mayor salinidad.
  7. Menor salinidad.
  8. Mayor temperatura.
  9. Menor temperatura.

Pero como vivimos en el mundo de la calentología, nuestros campeones científicos y de prensa miran -y por tanto ven- casi exclusivamente  el punto ocho. Mayor temperatura. Lo demás no tiene morbo. Y entonces el blanqueo del coral es culpa, sobre todo, ¡del Calentamiento Global Acojonante! Por lo menos, en nuestra época. Si te lo quieres creer.

Como decíamos, hay dos interpretaciones.

1. El coral es muy sensible y está hiper-adaptado a unas condiciones muy concretas. Que, si cambian un poco, lo matan. Sobre todo si es un calentamiento — dice la moda. Es una visión del coral como si fuera una colección niñas de colegio de monjas, que se supone que se asustan por cualquier cosa.

2. El coral es un prodigio de adaptabilidad a condiciones cambiantes, y el blanqueo es precisamente el mecanismo de adaptación. ¿Cómo lo hace? ¡Cambiando de algas simbiontes! En cada momento tiene el “equipo” de zooxantelas que mejor rendimiento le da para esas condiciones de luminosidad, temperatura, y salinidad. Podría vivir perfectamente con un equipo de algas simbiontes suficientemente genérico como para crecer en condiciones muy cambiantes. Pero le resulta mas efectivo elegir equipos especializados, y cambiar de equipo cuando las circunstancias varían. Y el blanqueo es precisamente lo que se ve cuando está cambiando de equipo de algas. Primero se deshace de las que tenía, y se queda descolorido. (El color viene de las algas, los pólipos son más o menos incoloros). Y luego se hace con el nuevo equipo de algas que le conviene en la nueva circunstancia. No está “sufriendo”; es muy cuco, y está haciendo un relevo.

Esta forma de verlo se llama (en inglés) Adpatative Bleaching Hypothesis (Rowan 1991 y Buddemeier 1997), y hay unos cuántos enlaces de interés al final. El coral sería como niñas lumpen de un barrio navajero, que te asustas tú mucho antes que ellas. Sus 500 millones de años de historia, y la relativa baja tasa de desaparición de especies, apuntan por ahí. Lumpen y resistente total.

Si la Adpatative Bleaching Hypothesis es cierta, los experimentos que hacen en tanques para tratar de ver el efecto de la acidificación y el calentamiento sobre el coral quedarían en una situación muy delicada. En realidad ya estaban en una situación muy delicada por otros motivos [–>]. Pero además, ¿quién les asegura que en ese tanque hay las zooxantelas que el coral usaría en la nueva situación si estuviera en la naturaleza?

Antes hemos visto que en las aguas más calientes del mundo hay más coral, no menos. Podemos echar un vistazo a la “acidez” del mar. Entre comillas, porque en realidad es básico en todas partes; no ácido. Y veremos que hay dos zonas (Mar Rojo, y Centroamérica Pacífico) que, además de estar entre las de mayor temperatura del mundo…
coral-y-temperaura-y-acidez

… también están entre las de mayor “acidez”.

coral-y-acidez-del-mar

Estas dos zonas, ambas de coral exuberante, tienen una “acidez” como la de Nikko Bay en Palau (ph 7,84), también de coral espectacular.

coral-acidez-palau

Y es una “acidez” del tipo de la que predice el IPCC de media global para dentro de cien años. Los “escenarios” (lineas de colorines) interesantes, por realistas, son el A1B (negro continuo) y el B1 (azul claro), que contemplan mejoras tecnológicas sin políticas climáticas, y pico de población hacia mitad de siglo [–>].

ipcc-acidificación-mar-a-2100

Así que, ¿dónde está el problema del coral… aparte de en la imaginación?

Las imágenes, salvo despiste, están enlazadas a su fuente original.

Añadido (30/5):

Oportunamente, ya tenemos a la prensa confundiendo el blanqueamiento del coral con su muerte. Clic.

el-pais-mata-coral

Enlaces (que son lo más interesante de la entrada):

El artículo sobre el coral en Palau:

La Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis):

Acidificación:

De interés sobre el coral:

 

 

Es conocido que los alarmistas, cuando se quedan tristes ante lo escaso del termagedón, anuncian lo de que “vamos a morir todos” basándose, para variar, en la supuesta acidificación del mar. Debida también, por supuesto, a las emisiones de CO2. La carbonofobia no cambia, aunque lo haga la herramienta cientififorme.

Contexto. El dr. Craig Idso nos trae un estudio reciente. Wei et al 2015.

Donde los autores comentan el gran problema que supone la falta de datos decentes, y de una longitud temporal suficiente, para hacerse una idea de lo que cambia la acidez del mar. Al menos ellos proporcionan este estudio realizado en el Mar de la China. Usando como proxies los análisis de la proporción relativa de unos isótopos estables en el coral, cuyo cambio se atribuye al cambio de acidez (pH). Con una resolución anual.

Contexto. Según los modelos y teorías el cambio de pH esperado hubiera sido de -0,1 unidades de pH en los 160 años que tiene la serie de datos. Por el aumento de CO2 en el aire, del que buena parte se supone que va al mar. Lo que han medido en realidad es un cambio de -0.062unidades de pH. Medición que no sólo es ostensiblemente menor que la que cabría esperar, sino que es tan pequeña comparada con la variabilidad que no se puede considerar estadísticamente distinta de cero.

Dibujito de Wei et al.

acidificación-del-mar-wei-et-al-1.png

Vamos a añadir contexto gráfico. Un recuadro rojo señalando los 0,1 de pH que los alarmistas esperaban que hubiera subido. Y se ve que sin carbonofobia ni vainas, el Mar de la China varía naturalmente por mucho más de esa cantidad, y del doble, durante décadas. Sin que los pececitos y compañía protesten, ni nada.

acidificación-del-mar-wei-et-al.png

Sí, seguro que con una media global completamente imaginaria, fabricada a partir de cuatro mediciones de chichinabo mal repartidas por el mundo, alguien afirma por ahí que el pH ha descendido 0,1 unidades en esos 160 años. Pero ni es cosa de tomárselo en serio, ni siquiera merece la pena encarar las cejas pensando que -tal vez- pudiera serlo. A los felices habitantes del mar les da igual.

También podemos poner el 0,62 de cambio medido, en lugar del 0,1 esperado. Es por el mismo precio.

acidificación-del-mar-wei-et-al-2.png

 

Apasionante. Aunque suene a broma, es serio. Un proyecto nuevo de las universidades de Southampton, Reading, Oxford, Exeter, Edinburgh y East Anglia, así como el Met Office y la British Antarctic Survey. Se llama:

Traducido: Asegurando el Conocimiento Interdisciplinar y la Predicción de los eventos de Ralentización y Aceleración, se entiende que del calentamiento global. La clave, tomada de la presentación, es:

En 2014 científicos en el NOC y la Universidad de Southampton publicaron una investigación que mostraba el rol relevante que juega la absorción de calor del Atlántico Norte, el Pacífico Tropical y el Mar del Sur en la disminución reciente del calentamiento global. Los mejores modelos climáticos del mundo disponibles en el NOC permitirán una investigación de calidad del amplio rol de los océanos en la variabilidad del calentamiento global.

El proyecto SMURPHS tratará la cuestión de por qué la tasa de calentamiento de superfcie varía en la escala de décadas, e informará a las políticas del gobierno sobre adaptación al cambio climático. Esto mejorará los importantes vacíos en el conocimiento de los diferentes procesos que controlan el clima, y cómo interaccionan entre sí. La absorción de calor por el océano es uno de los más importantes procesos moderadores del clima.

Traducido: No tenemos ni puta idea de cómo cambia el clima por sí mismo, pero creemos que los mares tienen mucho que ver con el asunto, y lo vamos a investigar.

Explicado: Hemos observado un calentamiento, más fuerte entre 1975 y 2000, y más suave (o inexistente) a partir de 2.000. Las emisiones de CO2 deberían tener que ver algo con el asunto, según la teoría que manejamos. Pero si no sabemos lo que está haciendo la naturaleza -en este caso, los mares- no podemos saber lo que está haciendo el CO2. No lo podemos cuantificar.

Es por eso por lo que todo lo que puede decir el IPCC es que, por multiplicar por dos la cantidad de CO2 en el aire, el calentamiento global probablemente estaría entre 1,5ºC y 4,5ºC. Cuando llegue al equilibrio, que es mucho tiempo pero tampoco sabemos cuánto tiempo. O sea, NPI.

Nota. Para mantener la alarma, suelen alegar algo de este tipo (también viene de la misma presentación):

Aunque es importante señalar que el calor se sigue acumulando en otras partes del sistema, como el océano profundo.

Pero esa puntualización tiene dos problemas que se suelen olvidar de mencionar.

  1. No hay forma de medir lo que pasa en el océano profundo, así que se trata de una acumulación imaginaria. Lo mismo podría ser un calor que ha rebotado en las nubes, y podría estar viajando por el espacio.
  2. Aunque se hubiera acumulado en el océano profundo, no hay forma de que nos pueda afectar. Estaríamos hablando de algo del orden de una décima de grado cada cincuenta años. Y como el calor se traslada en función de la diferencia temperatura (no de la diferencia en la cantidad de calor), no hay forma de sacarlo de ahí de manera que lo pudiéramos notar.

Resumiendo mucho. Van a investigar una parte de la “variabilidad natural”. Cuando consigan resultados fiables y contrastados, y cuando añadan la otra parte aparentemente importante, las nubes, podrán empezar a decir algo sobre el efecto del CO2 en el clima. Pero lo van a hacer con modelos climáticos, que nadie sabe que estén reflejando el sistema climático real. Mucha pinta no tiene.

Por lo menos, este estudio nos sirve de perspectiva. ¡Van a investigar la variabilidad natural del clima!

Fuente, WUWT:

Esto no son modelos. Ni siquiera modelos de los que se sabe que no funcionan, como los modelos climáticos. Son experimentos; mediciones reales. Y al aire libre, no en el laboratorio. Y para más inri, de los dos principales elementos de la cadena trófica. Sobre el fitoplancton en general, y sobre el tipo de zooplancton más abundante.

El primer experimento, con fitoplancton, consiste en ver cuánto le fastidia el calentamiento del agua. Al un nivel de calentamiento completamente imaginario. El que predicen esos modelos exagerados -que lo predicen todo mal- para 2.100. Nota: sabemos que el calentamiento de la superficie del mar es mucho menos que lo que dicen los modelos climáticos. De momento, como la mitad.

Resultado:

Los investigadores encontraron que el fitoplancton en los estanques que habían sido calentados -en cuatro grados- tenía un 70% mas de especies y una tasa mayor de fotosíntesis.

El estudio encontró que el fitoplancton de las charcas calentadas era más rico en especies, con una abundancia más equilibradamente distribuida, mayor biomasa, y mayor número de especies grandes.

fitoplancton-y-calentamiento

Universidad de Exeter, publicado en PLos:

¿Y qué pasa mientras tanto con el zooplancton? Porque el gran miedo es que una ligera acidificación del mar, por las emisiones de CO2, le perjudique. Pero no parece que sea el caso.

calanoida-acidificacion-del-mar

ICES Journal of Marine Science:

Estos bichos son la parte dominante del zooplancton en muchos océanos de la tierra, llegando a constituir entre el 45% y el 95% de los ejemplos capturados [Wikipedia –>]. El experimento se llevó a cabo en el barco de investigación ártica Polastern, en el estrecho de Farm – entre Groenlandia y Svalbard.

Resultado:

Un CO2 elevado no afectó a las actividades de pasto (comer, para los amigos) y de masa corporal, sugiriendo que los copépodos no tienen demanda de energía adicional para lidiar con la acidificación,, ni durante una exposición de largo plazo ni tras cambios inmediatos en el CO2. Cambios en el PH del agua no parecen suponer un reto para estas especies de copépodos.

¿Lo has visto en El País o en El Mundo? ¿Acaso en ElDiario.es, VozPopuli.com, o ElConfidencial.com? ¿Y por qué no será noticia; por ser buena noticia, o por ser una noticia inconveniente?

Agradecimientos: A Al, por la noticia del fitoplancton.

Si hay una figura a la que se pueda llamar “padre” del alarmismo climático, es James Hansen. O abuelo; depende de tu propia edad. Recién retirado, acaba de publicar un estudio que produce mucho miedo y ha despertado generosa atención de la prensa. Por ejemplo, el WaPo:

Puedes encontrar muchas referencias si buscas por [Hansen sea level rise]. O en español.

hansen-eldiario24

Para los que quieran tener un poco de perspectiva, Judith Curry siempre es una buena recomendación:

Y para los que quieran mayor velocidad y un contexto gráfico de lo que plantea Hansen, podemos juntarlo al más reciente estudio de calidad sobre le nivel del mar. Pero estudio de lo que se ve, no de lo que se imagina. El Jevrejeva 2014, que ya hemos puesto varias veces.

Jevrejeva sobre la realidad:

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2014/05/jevrejeva-desde-1900.png?w=510&h=364

Y Jevrejeva con el imaginatico añadido de Hansen. La fflecha vertical gris marca en abos casos el principio de la acelercación de las emisions de CO2 en 1950.

jevrejeva-y-hansen

Da un poco de corte tener que repetirse tanto. Pero como los calentólogos insisten en la mentira de que las pobres naciones islas del Pacífico se van a hundir a cuenta del calentamiento global, habrá que seguir informando de cada estudio nuevo que mide exactamente lo contrario. Y eso es lo que hay hoy:

La estabilidad geológica y la existencia de las naciones – islas sobre atolones está amenazada por la subida del nivel del mar y el calentamiento global. El atolón Funafuti, en el Pacífico Ecuatorial, ha padecido uno de las subidas más altas del nivel de mar (∼5.1 ± 0,7 mm/año), totalizando ∼0.30 ± 0,04 m en los últimos 60 años. Analizamos seis capas (slices) de costa de los últimos 118 años en 29 islas del atolón Funafuti para determinar su respuesta física a la subida del nivel del mar reciente. A pesar de la magnitud de la subida, ninguna isla ha desaparecido; la mayoría han crecido; y ha habido un incremento neto del 7,3% de área de islas en el último siglo (1897–2013). No hay evidencia de una erosión exacerbada en el ultimo medio siglo en el que el nivel del mar se aceleró. Las islas coralinas en Funafuti ajustan continuamente su forma, y posición, en respuesta a variaciones en las condiciones de frontera. Incluyendo tormentas, aporte sedimentario, así como el nivel del mar. Los resultados sugieren una prognosis más optimista respecto a la habitabilidad de las naciones islas y demuestran la importancia de resolver las tasas recientes y estilos de cambio en las islas, para informar de las estrategias de adaptación.

Sabemos desde Darwin que los atolones coralinos son sistemas dinámicos. Y que los encontramos todos justamente a la altura del nivel del mar, no por capricho de un diseñador inteligente, ¡sino precisamente porque se mueven con el siempre variable nivel del mar! Pero con la calentología hay que empezar a aprenderlo todo desde cero, porque parte del supuesto de que ninguna no-catástrofe puede ser cierta, y que la mano del hombre pecador no puede ser no-observada en ningún sistema. Son, literalmente, como niños.

Entradas anteriores, recurrentes:

El gráfico de Darwin:

https://i0.wp.com/atolones.loiscareaga.net/darwins_reef.jpg

Añadido, para la conversación
 https://plazamoyua.files.wordpress.com/2013/03/calentamiento-del-mar-0-2000.png?w=510

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.005 seguidores