Luis


Por Luis, desde Florida

Se podría asegurar que la campaña electoral de EEUU, en el caso de los demócratas, comenzó en noviembre, al finalizar las elecciones para el Congreso, ya que fue un triunfo. No uno de echar cohetes, pero un triunfo de todas formas y los políticos saben los métodos para sacar la máxima tajada en cualquier situación. Hasta de las crisis, vaya, como le gustaba indicar a Rham Emmanuel, asesor de Obama. Trump nombró para ello a su director hace varios meses, pero de la forma que yo percibo, el discurso del Estado de la Nación del 5 de febrero fue como el cohete de las fiestas de San Fermín. Un discurso de 80 minutos, el tercero más largo en 50 años. Extrañamente moderado de tono, pausado y reconciliador en ocasiones pero incluyendo también numerosos dardos para los demٕócratas. Como siempre, exento de palabras sofisticadas, las frases fueron cortas y los conceptos sencillos de entender para ayudarnos a los “deplorables” en su digestión. A 180º de los discursos de Obama en todos los aspectos, incluyendo el de la honestidad, aunque las opiniones en esto van por partido. Prueba es, que al poseer los progresistas, una capacidad intelectual tan superior, antes de leer u oír una palabra, se apresuraron a advertirnos que estaba plagado de mentiras. Con la colaboración de los medios, claro. Pero parece ser que Trump ha “mentido” de forma muy creíble mostrándonos a los “deplorables” y otros, los logros de su Administración, cosa que los medios se niegan a publicar. A “mentido” de tal forma, que las encuestas de Rasmussen, a las que sigo religiosamente, dicen que su popularidad ha subido del 45% en 4/2, a 48% el 6/2 y al 52% en el 11/2. Se han estabilizado en el 50%. La de Gallup, que siempre tiene marcas más bajas para Trump y los republicanos, también ha registrado una subida del 37% al 44%. Un 7% de aumento en popularidad con un discurso “lleno de mentiras”. Nota: Las diferencias de las encuestas de Gallup (y otras) a las de Rasmussen, se dan por el método. La mayoría hacen las encuestas entrevistando a adultos o votantes registrados, mientras que Rasmussen entrevista a votantes probables. Y tiene su lógica, porque hay grupos de votantes que no acuden a las urnas asiduamente en un porcentaje superior. Para ilustrar, en Florida hay un 2% más de demócratas registrados que republicanos. Pero los últimos 4 gobernadores han sido republicanos. Un caso más destacado e ilustrativo es el del estado de Kentucky donde hay una diferencia de registración 50% (D) y 41% (R), pero también tienen un gobernador republicano y Trump ganó allí 63%-33% contra Hillary. Importante es el tercer gráfico de Gallup, que muestra el aumento del reconocimiento de los demócratas y los independientes por un 8%-12% sobre la situación de la economía y su perspectiva al futuro económico. Por ello el tirón de las encuestas favorables a Trump.
O sea, la realidad convierte a los intelectuales en “deplorables”.

Abajo el índice de la popularidad de Trump obtenido diariamente por Rasmussen entre votantes probables.

Interesante es la observación de Rasmussen. Trump no puede ganar las elecciones, pero los demócratas sí pueden perderlas. Y por lo que leo, opino también que los demócratas se van a pegar un tiro en el pie.

Ya son cerca de 10 los candidatos demócratas para la presidencia y todos ellos se están situando lo más lejos posible de Trump y hasta de la moderación. La mitad de los demócratas prefieren el socialismo (aunque no sepan definirlo) y ya hay congresistas que sin disimulos se declaran socialistas y son elegidos en esos distritos. Por lo que las primarias de los demócratas destacarán por los posicionamientos hacia el extremo progresista. Hay algunas declaraciones que no creo que vendan muy bien en el mundo de los “deplorables” y otros votantes con un poco de sentido común. Por ejemplo, el senador de New Jersey, Corey Booker, un tiarrón de 1.90 mts y que se asemeja más a un jugador de fútbol americano que a un político, decidió ser vegano en el 2014. Acaba de hacer el comentario de que le gustaría subir el precio de la carne porque su consumo destruirá el planeta. Yo creo que en vez de ganar votos entre los innumerables carnívoros de EEUU, sus declaraciones pueden terminar siendo un buen anuncio para la campaña de Trump, teniendo en cuenta lo que disfruta éste burlándose de la oposición.

*********

Para tener una idea de la “diversidad” y el posicionamiento anti-Trump, acaba de salir un artículo en Salon (revista progresista) en el que según una terapeuta sexual, Trump está causando trastornos de estrés postraumáticos relacionados al sexo (TEPT). El artículo profundiza también en la maldad del pensamiento conservador y sus consecuencias en la salud de los progresistas, pero creo que el título nada más lo describe bien el slogan de MasterCard: No tiene precio.

Otra faceta que está afectando seriamente la marca demócrata es lo que está ocurriendo en el estado de Virginia. Virginia fue por bastantes años, un estado conservador. Pero al colindar con la capital de Washington DC, donde se localizan muchos edificios federales y residen ahora cientos de miles de burócratas con un 90% registrados como demócratas, lo han convertido el estado en azul. A consecuencia de unos comentarios del gobernador, Northam (D), fomentando una ley pro-aborto hasta el momento de dar a luz (ley que no pasó) dio motivos de revancha a alguno que tenía una foto del gobernador cuando era universitario. A sus 19 años, el gobernador se pintó la cara de negro para presentarse a alguna fiesta estudiantil. En estos tiempos del #MeToo y de tolerancia cero a graciosidades raciales, la broma (o la burla) le está saliendo muy cara. A su fiscal general Herring le está ocurriendo lo mismo. Y al vice-gobernador Fairfax, un negro, le han caído dos mujeres acusándole de violación y agresión sexual. Una de ellas, la Dra. Vanessa Tyson, está llevando las acusaciones con detalles a la corte, por lo que no parece ser una acusación totalmente frívola. Dejando este caso al margen, las acusaciones de racismo al gobernador y su fiscal general siguen presionando para que dimitan. Ellos se niegan. Y ésto está generando un pequeño circo dentro del partido que por un lado tiene intolerancia total para incidentes racistas y por el otro se encuentran víctimas de sus propias bromas (o prejuicios) de su inmadura juventud. Les está ahorcando la cuerda que aflojaron. Algo que se me hace muy difícil de entender en toda esta “crisis buenista” es por qué a Michael Jackson nunca se le consideró racista o por lo menos de “apropiación racial” cuando tuvo varias operaciones y su cara se volvió totalmente blanca. Hace falta ser un intelectual progresista para comprender esta situación.

******
Lo que más podía haber calentado el horno de las primarias es el programa Green New Deal (Nueva Propuesta Verde) presentado por la novata congresista Alexandria Ocasio Cortez, reconocida en el mundo conservador como la prueba documental nº 1 del “intelecto progresista” y que satura Whatsapp.

Su propuesta tiene como objetivo el cambiar toda la producción energética de EEUU en renovable para el 2030, o en 10 años. Una eliminación total del uso del carbón, petróleo, gas y hasta energía nuclear. Propone la construcción de trenes de AV y reducir enormemente el uso de los aviones. Reconvertir todos los edificios para una climatización más eficiente. En una propuesta progresista, aunque estuviera fuera de tópico, no podía faltar la sanidad universal eliminando totalmente la privada y programas de empleo, incluyendo la subvención del que no quiere trabajar. No, no es un error. Para completar, la congresista ha comentado que no será muy fácil eliminar la flatulencia del ganado.

Una congresista, cuyo fin es el de controlar los gastos del gobierno, debería haber proporcionado un estimado del costo de la implementación y determinar si es viable o no, pero no ha sido así. Probablemente porque la cantidad de ceros necesarios no entran dentro del renglón designado. Es una verdadera pena lo que ha ocurrido. Ha recibido una cantidad tan grande de comentarios paródicos, irónicos y sarcásticos que ha decidido desmontar el portal.

Eso no quiere decir que este proyecto de ley no vinculante (???) no haya sido patrocinado por 70 congresistas demócratas (de los 235) y varios candidatos a la presidencia. Pero no sabemos hasta qué punto lo van a enfatizar vista la reacción general.

No cabe duda que son este tipo de programas los que le interesan a Trump, quien podría cansarse utilizando el twitter en la campaña.

A veces no me explico la mentalidad de ciertos políticos, porque unas encuestas dicen que sólo el 24% de los votantes cree que el Cambio Climático es una seria amenaza a EEUU y el 62% está en total desacuerdo. Peor aún para los Verdes, según Rasmussen, sólo el 18% cree necesaria la intervención del gobierno federal y el 52% está totalmente opuesto a que el gobierno tenga un control extenso de la economía, como sería el caso. En fin.

La congresista AOC, considera otro galardón y ha celebrado el haber anulado con su movilización e influencias locales la posibilidad de que Amazon instalara una sede corporativa en la zona de NY, proporcionando 25.000 puestos de trabajo, muy bien remunerados a $150.000 de media. Una actitud anti-corporativa que corta por ambos lados. El ex-CEO de Starbucks Howard Schultz, Warren Buffet, Bill Gates y ahora Bezos, todos ellos contribuyentes a las campañas de los demócratas, han criticado seriamente estos excesos y no creo que sean tan generosos con sus contribuciones ni apoyos en las campañas. Los negociantes pequeños de la zona también han protestado y seguro que se acordarán en las siguientes elecciones.

Recurro al dicho: “No interfieras con la autodestrucción de tu enemigo”. Que se den el tiro en el pie.

 

Por Luis, desde Florida

¡Año Nuevo vida nueva! … ¡Qué va! ¡Pero qué dices! Las cosas siguen igual que en el año anterior. Ni siquiera se han hecho propósitos. El 2018 terminó con un estancamiento total en las posiciones de los demócratas y las del presidente Trump.  Especialmente después de las elecciones de noviembre en las que los demócratas recuperaron la mayoría del Cámara de Representantes que perdieron en el 2010 gracias al despilfarro y endeudamiento generado por Obama. El tema político candente del momento es El Muro y ninguno de los dos lados está dispuesto a ceder un milímetro. Cualquier propuesta o negociación que proponga Trump, y ha hecho varias, la respuesta es un no rotundo.

Al Congreso le correspondía presentar un presupuesto pero Trump les advirtió que vetaría todo aquél que no incluyera $5.000 millones (negociables) para El Muro. Cosa que tampoco el Senado, con mayoría republicana, lo aprobaría sin dicha condición. Por lo que el Congreso ni se mueve. Sobre este tema ha habido y hay numerosos twits y declaraciones a los medios de rascarse la cabeza. Parece ser la nueva forma de debate político. Posturear para persuadir la opinión pública. La nueva líder del Congreso, Nancy Pelosi (D), ha declarado ante las cámaras que El Muro es algo inmoral. Otros demócratas dicen que los muros no funcionan, que son algo de la Edad Media y que existen medios mejores para proteger las fronteras. Pero no especifican. Tampoco el presidente pide un muro continuo desde San Diego (Pacífico) hasta Brownsville, en el golfo de México, pero intentan dar esa impresión. Muchos residentes de donde ya existe un muro lo ven como una protección excelente al igual que los guarda-fronteras que prefieren no tener que arriesgar tanto sus vidas controlando la entrada de gangas como el MS13, o de carteles de traficantes de drogas y humanos. Lo que yo personalmente le sugeriría a Pelosi, que fue bautizada como católica, es que si cree que los muros son inmorales que se vaya primero al Vaticano que está totalmente cercado por un enorme muro y le diga a Francisco I que lo derrumbe. Y como el Papa también dijo que en vez de muros se construyeran puentes, me figuro que no tendrá ningún problema dejando entrar a todos los inmigrantes necesitados que cruzan el Mediterráneo. Y felices, les seguiremos el ejemplo. En adición a este debate sin fin, que se asemeja al segmento de Diálogo de Besugos de la revista DDT, también se deben mostrar discursos de políticos demócratas de la talla de Hillary Clinton, el Senador Chuck Schumer y hasta el mismo Obama hablando de la necesidad de controlar las fronteras y frenar la entrada de ilegales. Este corto video muestra la hipocresía de los demócratas. Desde el 2000, hasta que se hizo presidente Trump, el Muro no pareció ser inmoral, sino necesario. Ver aquí.

Y hasta los medios admitieron en el 2006 que El Muro parcial construido en zonas críticas como San Diego, funcionaba excelentemente.

Conclusión, no hay presupuesto, por lo tanto tampoco fondos para el funcionamiento del gobierno y se ha cerrado. Bueno, todos los servicios esenciales están funcionando y exceptuando los militares y correos, el gobierno tiene 2 millones de empleados civiles, de los cuales 800.000 están sin cobrar el salario. Que conste que hay personal crítico que sigue trabajando a pesar de no cobrarlo, el cual se les pagará una vez que haya un acuerdo. Pero alegando que no tienen seguridad suficiente, ya que el servicio secreto es parte de esta situación, Pelosi ha pedido a Trump que se atrase el discurso anual del Estado de la Nación a fin de mes, a una fecha más conveniente para poder responderle debidamente. Good luck with that! Inicialmente se culparon el uno al otro por el cierre, pero hace poco Trump a declarado que no le importa lo más mínimo si le quieren culpar a él. Yo considero seguro que no cederá hasta que los demócratas quieran negociar los costos de algún tipo de Muro, aunque le tengan que llamar cerca, verja o algo diferente por cuestiones de apariencia. Veremos.

**************

Siguiendo el énfasis de las noticias, uno pensaría que todo ha sido un estancamiento brutal entre la Administración y el Congreso. Pero no ha sido del todo así. El rapero Kanye West y Kim Kardashian, señora que ha acumulado muchas decenas de millones exhibiendo sus curvas para las revistas y la TV (personalmente no sé si habla en inglés, español o hebreo porque sólo la veo posando) visitaron a Trump para hacerle una petición. Querían que le perdonara a una mujer afroamericana que llevaba 22 años en la cárcel por unos delitos relacionados a la distribución de cocaína y lavado de dinero. En EEUU existe una ley bajo la cual, si cometes felonías 3 veces terminas en la cárcel para el resto de tus días. Estuvo diseñada para delitos graves de violencia, pero algunos estados la han usado de forma draconiana por ofensas inferiores. Por los medios sociales, el caso de la encarcelada Alice Marie Johnson llegó a oídos de West y Kardashian. Y después de presentarle el caso en la Casa Blanca, Trump consideró que pagó lo suficiente y la perdonó. Este caso fue aclamado por los medios, pero la nueva ley que salió a consecuencia, apoyada por ambos partidos (primer caso importante de colaboración en la era de Trump) pasó por los medios de comunicación al igual que un avión Stealth F-22 por un radar viejo de la II-GM. Y es que está clarísimo que no están interesados en lo positivo. Trump terminó firmando una ley de reforma penitenciara que afectará positivamente a unos 53.000 prisioneros con crímenes no violentos. Una causa totalmente progresista diría uno. Kanye West, que no tiene un pelo de conservador, quedó sumamente agradecido y expresó su gratitud a Trump en la TV. Y ese fue el comienzo de una flagelación cruel via twitter por parte de la farándula y los medios que lo presionaron hasta que optó por alejarse de Trump y la política. Y es que para los progresistas parece que no importa la causa, sino el hecho de no aportar algo que pueda dar buena imagen a Trump. Es lo que les molesta una barbaridad. Lo curioso de los medios en este caso es, que evadiendo siempre críticas a personas de color, al negro Kanye lo pusieron de analfabeto para arriba. Con él hicieron caso omiso de lo políticamente correcto. Sean o no de mi gusto sus actividades profesionales, es de aplaudir calurosamente la actitud y el activismo de la pareja en este caso.

***************

A consecuencia del nombramiento a fiscal general del senador Jeff Sessions de Alabama (un estado republicano profundo) quedó el puesto vacante y en el 2017 se celebraron elecciones especiales. El billonario y fundador de LinkedIn, Reid Hoffman, donó $750,000 a una compañía (AET) dedicada a los medios sociales. Y esta compañía copió los métodos desinformación usados por los rusos para manchar la imagen del candidato republicano Roy Moore con mensajes dirigidos a los conservadores. No que Moore fuese una joya, ya que en su juventud, bien pasada la adolescencia, al parecer le gustaban las adolescentes de 17. No hubo pruebas de acoso sexual ni nada por el estilo, pero sin duda su imagen quedó maltrecha y el demócrata Doug Jones ganó sólo por el margen de 22.000 votos, o un 1.7% de diferencia a causa de que muchos conservadores se quedaran en casa. Después que saliera al público su contribución a la actividad desinformativa de AET, Reid Hoffman pidió disculpas en unas declaraciones al Washington Post. Pero los federales investigarán el caso.

Lo de Amazon, Facebook, Google, Twitter y ahora LinkedIn es algo muy preocupante y sin soluciones fáciles.

La supuesta colusión de Trump con Rusia, que ya lleva dos años de investigación y año y medio de cobertura constante en los medios, habiendo hibernado los últimos seis meses debido a la ausencia total de evidencia, ha vuelto al New York Times con nuevas “revelaciones”. Supuestamente, los fiscales federales acusan a Paul Manafort, de la campaña de Trump, de haber compartido datos relacionados a encuestas políticas con algún asociado que colaboraba con los servicios de inteligencia rusos. Aún si fuera verdad (no todo los que se publica en el NYT es digno de publicación como nos asegura) no sabemos ni si existe alguna criminalidad en ese acto, especialmente considerando que todas las encuestas daban por seguro que Hillary iba a ganar. Además es incalculable la cantidad de encuestas manipuladas y manipulativas que se han hecho en política. ¿Qué faceta está fuera de la práctica normal de la política? Y el NYT también escribe otro artículo en el que asegura que después del despido del director del FBI, James Comey, detectives (sin especificar el departamento) quedaron tan preocupados con el comportamiento del presidente (nada específico), que comenzaron a investigar si estuvo trabajando para los rusos y en contra de los intereses de EEUU. O sea, Trump súbdito de Putin. Un dictador nazi al servicio del KGB (???). Ya no saben qué inventar. Y añade que los servicios de contraespionaje tuvieron que considerar si sus propias acciones representaban una posible amenaza a la seguridad nacional, debido a las sospechas generadas por el mismo Trump en la campaña. Parece más bien una forma de explicar ahora que existían “sospechas justificantes” para iniciar esta investigación, pero tipo soviético: “Dime el nombre y encontraré el crimen”. Y hasta en eso han fracasado, porque todos estos alegatos tienen un grave problema de credibilidad:

– Se sabe que un espía inglés, pagado por la campaña de Hillary, construyó un dossier anti-Trump admitiendo aún hoy día, que en él había información que no se podía verificar. El ex-director del FBI, James Comey declaró lo mismo.

– Se sabe que el FBI, con el conocimiento y participación del Departamento de Justicia y la CIA llevó ese documento falso y no verificado a los tribunales para usarlo como justificante de escuchas a la campaña de Trump.

– Se sabe que lo llevaron a los medios y estos, felices, lo publicaron sin verificar su información.

– Se sabe que el segundo del FBI y jefe de contraespionaje, Peter Strzok, un anti-Trump empedernido como se ha demostrado al leer los textos a su amante, admitió que “no había nada” de pruebas.

– Se sabe por documentos exhibidos hace poco ante el juez, que el abogado del FBI, James Baker, filtró información a los medios de forma criminal.

– Altos cargos del FBI han sido despedidos o transferidos a puestos inferiores por su comportamiento.

-Etc., Etc.

Nadie en dos años de investigación, ha aportado ninguna información de actividad ilegal por parte de Trump. Y la prueba más contundente es que después de todas esas actividades, el Estado Profundo no haya filtrado a los medios ninguna pistola humeante, mucho menos un cadáver. Si el abogado del FBI, que se arriesgó (y fácil que termine en la cárcel) para filtrar información ilegalmente y no haya tenido algo que pudiera tumbar a Trump, es porque no existe.

En adición, uno de los corresponsales de la CNN, Jonathan Karl, acaba de admitir que el reportaje final de la investigación al presidente Trump será decepcionante (para ellos, claro). No cabe la menor duda que Trump ha sido y sigue siendo víctima de un intento de golpe de estado “silencioso” con los medios de complices.

Hay algunas esperanzas en esta república, ya que se han abierto investigaciones sobre el ataque a la embajada de Benghazi y los emails emitidos por Hillary Clinton, secretaria de estado del momento. Y también sobre las razones por las que estableció un servidor privado incumpliendo normas del gobierno y exponiéndolo a ser hackeado. Hay un nuevo sheriff en la fiscalía y dos años más de Trump. Veremos si la justicia es igual para todos, como dice la Constitución.

Por Luis, desde Florida

Me figuro que todos los lectores estarán familiarizados por el atroz asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ejecutado por el gobierno de su propio país, Arabia Saudita. La información que proporciono está derivada casi en su totalidad del artículo de John R Bradley

bradley

Bradley es un periodista inglés con amplios conocimientos de los movimientos internos del Oriente Medio. Conoció y trabajó con Khashoggi en el diario Noticias Árabes desde años anteriores al ataque a las Torres de NY el 11/9/2001, el cual lo presenciaron juntos en las oficinas de Jedda, la ciudad comercial más importante de Arabia Saudita.  John, además, ha dado conferencias en el Instituto de Washington del Medio Oriente y entre sus obras, se encuentra el libro Inside Egypt (Dentro de Egipto) del 2008, en el que predijo la revuelta del 2011 que pondría en el poder a la Hermandad Musulmana destituyendo a Hosni Mubarak.

A Khasoggi le llegaría la muerte por sorpresa, pero no porque no sabía del riesgo que corría por sus actividades. Por tres décadas mezcló el periodismo con servicios de inteligencia para Arabia Saudita, la Hermandad Musulmana y potencias de Occidente. En su inicio, Khashoggi trabajó como periodista en los 1980s y 1990s. Editó varios periódicos en su tierra natal y por lo tanto estuvo en contacto directo con los príncipes saudís que controlan su nación con un despotismo y crueldad impresionantes. Para ejercer el control, los príncipes saudís se encargan de que nada que se aproxime a la verdad, ni se acate a la ética del periodismo aparezca por escrito y se entere el ciudadano. Khashoggi colaboró y felizmente depositaba capitales interesantes en su cuenta bancaria. Bradley nos asegura que para Khashoggi, el vivir en la afluencia era una prioridad. Y como es natural, los hechos hablan más claro que las palabras en cuanto a las prioridades del individuo.

Khashoggi sabía muy bien que la familia real practicaba el wahabismo y éstos son enemigos declarados de la Hermandad Musulmana. Aunque ambos tengan el objetivo final de un Califato Musulmán, los métodos para obtenerlo son diferentes. Las prácticas de los wahabitas se acercan más a las que se practicaban en la era de Mahoma. Supuestamente, la Hermandad Musulmana tiene unos métodos más “democráticos”, pero a la vez luchan para erradicar las influencias de Occidente en el Islam, incluyendo nuestro tipo de democracia. Aunque fuera miembro de la Hermandad Musulmana desde los 1970s, las autoridades de Arabia Saudita lo utilizaron en sus publicaciones. Y fue así, hasta el año 2003, en el que trabajando como editor del Al Watan permitió a uno de sus periodistas que criticara a uno de los clérigos fundadores del wahabismo. Fue despedido ipso facto. Este acto desafiante fue interpretado por los medios de Occidente le categorizaron como el de un activista liberal progresista y fue entrevistado en muchos medios televisivos. Sus artículos fueron publicados en periódicos como The Guardian y el Washington Post, donde escribía una columna regularmente.

Cultivó la amistad del político turco Yasin Aktay, del mismo partido y asesor de Erdogan. Es de conocimiento común lo que Erdogan hace con muchos periodistas que no comparten con sus ideas. También es de conocimiento público que, durante la guerra de Siria, el armamento del derrocado gobierno de Libia y con el beneplácito de Obama, lo pasaban por la Hermandad Musulmana de Egipto a los turcos y éstos los entregaban a los “rebeldes moderados” que lucharon contra el gobierno de Al Assad. Pongo rebeldes moderados entre comillas porque los medios los denominaron así, pero los hechos nos dicen que no fueron tan moderados y las armas también llegaron a manos de AlQaeda, quizás por tener un enemigo común. No es fácil describir con pocas palabras todas las facciones e interacciones en el Medio Oriente. Sin duda, Khashoggi estaría empapado de todo esto, ya que los apoyó sin titubeos en los medios. Era popular y llegó a tener 2 millones de seguidores en los medios sociales. Estaba considerado el experto más destacado del mundo árabe.

Décadas atrás, Khashoggi, al igual que los wahabitas en el poder, apoyó a AlQaeda y se hizo amigo de Osama bin Laden en Afganistán en su lucha contra los soviéticos. Pero después del ataque a la torres de Nueva York, ambos se distanciaron del terrorista. Personalmente, intuyo más bien, que lo harían por razones de óptica ante Occidente. Justo diez días antes del ataque, el jefe de Inteligencia de Arabia Saudita, el príncipe Turki Al Faisal dimitió de forma inexplicable y Khashoggi fue su asesor en los nuevos destinos como embajador de Londres y luego Washington. Mientras reportaba sobre Bin Laden en estos lugares, se relacionó con personajes de Inteligencia ingleses, americanos y sauditas.

No es difícil deducir que Khashoggi tuvo en su poder amplia información sobre las idas y venidas de los líderes saudís y llegaría el momento que era demasiado el grado de tolerancia hacia sus críticas constantes en el exterior. Además, el príncipe Mohammed bin Salman, líder del momento, temía cada vez más un movimiento interno empujado por la Hermandad Musulmana para destituirlo.

Aunque bin Salman, abandonó el wahabismo, lo cual fue aplaudido por occidente, no significa que abandonó las prácticas de las decapitaciones y castigos crueles de su sistema penitenciario, los cuales siguen como antes. El barbárico asesinato de Khashoggi, que según las autoridades turcas, fue primero torturado y luego descuartizado con una sierra usada en autopsias, a la vez que dejaron demasiadas pistas para saber la identidad de los asesinos, indica claramente que el abandono del wahabismo no ha civilizado mucho la mentalidad de los líderes de Arabia Saudita. Y Khashoggi también temía algo, porque le dijo a su novia que llamara a su amigo turco Yasin Aktai, en caso de que no saliera del consulado.

Aunque el autor Bradley nos ofrece más detalles, hay suficiente información para concluir que en Oriente Medio no hay buenos y malos, sino malos y peores: La familia mafiosa de Nueva York de “Lucky” Luciano y la de Chicago de “cara-cortada”, Al Capone. Uno te mete en unos zapatos de cemento para que duermas con los peces y el otro, vestido de policía, te cose a balazos.

Pero la intención principal del escrito, no es tanto el asesinato político de uno que supo cautivar la admiración de los medios de Occidente, ya que asesinatos políticos y de periodistas son bastante frecuentes por el mundo. Aparentemente, unos convienen más que otros. Mi intención es la de apuntar a la constante omisión de los hechos que se hace para mantener el relato que quieren inculcar a las masas. La manipulación de la noticia y de lo que realmente ocurre en el mundo.

Que me digan que periodistas mejicanos, asesinados por los carteles de la droga y secuestros sean mártires, me parece excelente. Pero Khashoggi era prácticamente parte del sistema turco y seguro que sabía de la cantidad de periodistas y demás disidentes que están encarcelados por su amigo Erdogan. Y a los medios les molesta mucho que Trump les llame “enemigos del pueblo” y que pronuncie las palabras “fake news”.  Pero sus ataques incesantes al presidente basados en falsedades; el relato conveniente que lanzan al ocultar ciertas realidades al votante; las falsedades que cuentan y que afectan negativamente a ciertos candidatos e ideologías, afectando así las elecciones; esa falta total de integridad ética en su labor de informar al pueblo es un uso de la profesión sumamente grave y digno de una dictadura bananera. Si uno se pone a analizar detenidamente, llamarles enemigos del pueblo no está muy fuera de la realidad. Porque uno que miente sistemáticamente con un plan, definitivamente, no es amigo del que le escucha con fe. Y pueden llegar a causar un daño muy serio a la sociedad.

Y es precisamente un periodista con muchos años de experiencia (el autor John Bradley) quien hace la acusación: “Lo que los medios no cuentan….”. Y la imagen emitida por las fotos en portada y el nombramiento de Time Magazine a Khashoggi como Personaje del Año, con el calificativo de “guardián” (de la libre expresión y la democracia) es una distorsión total de la realidad presentada por el periodista Bradley, quien lo conocía perfectamente.

Los Medios necesitan mirarse en el espejo.

Por Luis, desde Florida

florida-voting

Todo empezó el año 2.000, en las elecciones presidenciales entre George W Bush (R) y Al gore (D). La causa principal del escándalo en el recuento de los votos fue por el diseño de la cartulina, la cual había que perforar con un punzón en una zona adyacente al nombre del candidato. Por diseño, este espacio estaba parcialmente recortado para facilitar la perforación y dejar un agujero claro. Esa fue la intención, pero entre los 6 millones de votos que se realizaron, algunos no estaban totalmente perforados y en otros sólo se observaba un ligero abombado y esto dio lugar a un debate sobre la definición del voto, la intención del votante, etc.  La enorme cantidad de abogados, activistas de ambos partidos y periodistas que llegaron de otros lugares de EEUU a este condado de Palm Beach (donde vivo) rebosaron los numerosos hoteles que tenemos para turismo. Recuerdo muy bien aquel circo de tres pistas. El recuento se hizo porque de los 6 millones de votos en el estado de la Florida, la diferencia era de 537 a favor de Bush W. y se realizó principalmente en Palm Beach y Broward (Fort Lauderdale, entre Miami y Palm Beach) lugares donde el partido demócrata domina en una proporción de 60-40% y 75-25% respectivamente. O sea, Al Gore jugaba en casa y esperaba ganar. En juego estaban los votos electorales de Florida, los cuales darían por ganador a uno u otro. El circo se alargó más de la cuenta, los votos han de ser contados durante un tiempo estipulado y al final, la Corte Suprema se acató a las reglas, terminando así el recuento y dando por vencedor a Bush. Ahí terminó una y comenzó otra controversia. Hoy es el día que Al Gore repite en los medios que le robaron las elecciones. Bueno, a Al Gore le conocemos demasiado bien y desde hace mucho, y de todas formas, lo que no se publica tan frecuentemente, es que dos grupos de periodistas en dos ocasiones diferentes realizaron recuentos independientemente y llegaron a la misma conclusión. Ganó Bush W.

Y en el 2018, estos dos condados tampoco han decepcionado nuestras expectativas. Ha habido dos recuentos, uno para gobernador y otro para senador. Tengo que dar a un juez conservador de Florida el crédito del título: Florida es el hazme-reír de EEUU. Respeto totalmente al juez, pero se debe matizar. De los 67 condados que tiene Florida, 65 entregaron el número total de los votos a tiempo, reportaron el progreso del conteo y entregaron el resultado dentro del tiempo exigido. Pero no fue el caso en los condados de Palm Beach y Broward. Otros condados donde están ubicadas las ciudades de Jacksonville, Orlando, Tampa y Miami, con la misma cantidad de votos a reportar, así como los demás condados, no tuvieron ningún problema en dar el total de los votos antes de las 7:30 de la misma noche. Esa noche la Dra. Brenda Snipes, supervisora del condado de Broward, reportó 634.000 votos. El Senador Scott (R) ganaba por unos 32.000 votos. Y EL JUEVES A LAS 9:00 PM, 50 horas más tarde, el total aumenta a 712.840. No se supo de donde salieron los votos ni se dieron explicaciones. La diferencia se redujo a 13.000 a favor del republicano y Scott no tardó poniendo una demanda por las irregularidades cometidas. Es curioso que esta doctora con un título en “liderazgo educacional” parece tener algún problema leyendo las leyes que ejercen sobre el trabajo que eligió y para el cual fue elegida después. Lo mismo digo con la aritmética de 3er grado, aún teniendo a su disposición máquinas contadoras. Tanto título y ni siquiera fue elocuente ni clara con las explicaciones. Claro, para quien no quiere aceptarla, la realidad es muy complicada. Luego se dijo que una de las explicaciones por las que el senador demócrata perdió, fue porque las boletas estaban mal diseñadas. ¿Pero no son ellos mismos los encargados de diseñar las boletas? No mencionaron esta faceta.

La supervisora de Palm Beach, aunque también presentó los votos muy tarde, no tuvo problemas tan serios. Pero en el recuento se le sobrecalentaron varias máquinas y tuvieron que proceder al recuento manual. ¿Cómo coños en un país tan automatizado como es EEUU y con todo el dinero que disponen los gobiernos pueden tener unas máquinas anticuadas para un proceso electoral? Cada vez nos parecemos más a una república bananera.

Entre todo este embrollo, el candidato a senador Rick Scott (R) presentó una demanda y el juez le otorgó una sentencia favorable, indicando que se habían violado varias leyes establecidas. La experta en liderazgo educacional, Brenda Snipes, anticipando lo que venía, decidió dimitir para el inicio del 2019. Pero Rick Scott que es gobernador hasta el 7 de enero, le ha anticipado las vacaciones y ha decidido despedirle del puesto para evitar que se aproveche de todos los beneficios ofrecidos a los burócratas. Brenda Snipes llegó a su puesto (antes de las elecciones) porque la supervisora anterior fue despedida por incompetente, según los medios. (Parece que aquí, incompetente es sinónimo de corrupto). Brenda Snipes también estuvo ante el juez en las elecciones del 2016, pero su “ineptitud” le ha librado de unas vacaciones pagadas por el gobierno en lugares protegidos por guardianes.

Como al final, Scott quedó ganador, la llama se ha apagado. No quiere decir que no hayan quedado brasas humeando “incompetencia” y no sólo aquí, en el sur de la Florida, sino por muchos lugares de EEUU.

Debo decir que no hay evidencia de una corrupción flagrante que cambie el resultado de las elecciones regularmente, porque en muchos casos había que generar demasiados votos falsos. Se necesitan muchas decenas de miles y eso no es tan fácil. Pero si las elecciones son muy cerradas, como fueron las del estado de Washington en el 2002, siempre se encuentran votos por algún lado. La demócrata que terminó ganando las elecciones, perdía en el primer recuento y en el segundo. Pero en el tercero, los de un condado predominantemente demócrata, encontraron los suficientes votos para darle la vuelta. En Minnesota, el senador Al Franken, perdió en el recuento por 312 votos. Y de pronto, en el maletero de un automóvil aparecen los suficientes votos para ganar por más de 200.

Son casos aislados pero siempre son los mismos los “afortunados”. Y eso no es todo.

En este link del think tank conservador Heritage Foundation nos dice que en los últimos 20 años, ha habido más de 1000 casos de fraude y más de mil condenas penales aplicadas.

¿Por qué será que un think tank conservador dedica su tiempo y recursos para este tipo de estudio? Pues por las razones siguientes. En EEUU hay 3.5 millones de registros por encima de los habitantes que son elegibles. Y encima hay una abstención regular del 40% +o-

-En Florida se detectaron 180.000 registros indebidos (no-ciudadanos, registro en dos estados, difuntos….) y los demócratas alegaron que eliminarlos significaría una supresión del voto a las minorías. No se ha hecho nada sobre ello.

-En California, el gobernador demócrata, ha dado 500.000 licencias a ilegales y con ellas pudieran votar. En Chicago se les ha dado una licencia local para recibir beneficios y al ser una ciudad “santuario” para ilegales, de la misma forma podrían usar para el voto dentro de la “maquinaria” de Chicago. ¿Quién tiene los recursos y se pone e investigar si casi todos en el poder son del mismo partido?

-El gobierno federal realiza un censo cada 10 años. Para el 2020 quiere usar la pregunta: “¿Es Ud. ciudadano de EEUU?” Y los demócratas ponen el grito en el cielo. Declaran que es invasión a la privacidad, racismo…

-La última novedad es la “recolección” de votos. Como muchos votantes ni están interesados, ni quieren acudir a las urnas por las razones que fueran, los californianos han pasado una ley legalizando lo que no estaba permitido hasta ahora. Activistas ahora visitan casa por casa para obtener votos. Como los activistas son demócratas, no se equivocarán en sugerir que voten republicano, especialmente en ese estado surrealista del Pacífico, donde el sentido común brilla por su ausencia y los republicanos tenemos cuernos y rabo. Como se puede ver en el mapa del condado Orange de California, en el 2016 de 6 distritos 4 votaron por los republicanos. Y en el 2018, los 6 votaron por los demócratas.

El problema de la recolección de votos es claro. Hay una enorme cantidad de boletas “volando” y sin rellenar. No se puede verificar quién las ha rellenado. Nos figuramos las explicaciones para obtener el voto. Está claro que se da muy bien para el fraude. De la misma forma, los votos hechos por la oposición del recogedor pueden ser destruidos. ¿Quién desea esa práctica y quién la condena? Es obvio.

Vivimos en una nación muy especial. Necesitamos el carnet de identidad para cambiar un cheque, comprar una botella de whiskey, abrir una cuenta bancaria, adoptar un perro… pero el exigir uno para votar es racismo y supresión de voto. El otro día me llegó un chiste por whatsapp. Se ve a un bebé de dos años llevándose las manos a la cabeza y exclamando: “Oh, Dios mío! No me lo puedo creer. Mis abuelos ha votado por los demócratas. Nunca lo hubiesen hecho si estuvieran vivos. Nunca he oído uno al revés.

***************

Nota de Navidad a Plaza y los lectores. Ante todo quiero expresar mi gratitud a Plaza quien ha visto oportuno publicar mis escritos. Nunca me hubiese imaginado! Siempre me gustó mucho su franqueza brutal y me he reído a carcajadas numerosas veces con sus comentarios puntiagudos. Me alegra que tenga la mente tan abierta y el que me haya dado la oportunidad de presentar la versión conservadora de EEUU. Creo que coincido mucho con Plaza al intentar divulgar todo lo pertinente de una historia: lo bueno, lo malo y lo feo. Aquello que creo que se aproxima más a la realidad. También agradezco a los lectores que han comentado positivamente, aunque también acepto críticas que podamos debatir. Si expongo mi punto de vista, no puedo ser reacio a críticas. Aprendo mucho en este blog-foro y os deseo que tengáis unas fiestas con un profundo amor familiar y llenos de felicidad!

Por Luis, desde Florida

Cada vez que veo en TVE un reportaje sobre EEUU, la presión arterial me sube al máximo. Y es que sólo dicen aquello que les conviene para la narrativa a la que se pegan como una lapa.

Hablaron menos de un minuto para describir la enorme tragedia del pueblo Paradise de California. Reportaron acertadamente sobre la enorme tragedia y sobre el hecho de que Trump echó la culpa al mal manejo forestal. Pero se apresuraron a mencionar el mamorro del momento, el Cambio Climático, como la causa primordial del problema. Y me recuerda a lo que dijo el asesor político de Obama, Rahm Emanuel: “No desaproveches una crisis seria… [para avanzar un fin político]”. Hoy día, si llueve mucho, o hay sequía, o hay días calurosos, o llegan olas de frío polar…. la culpa es del Cambio Climático. No fallan!

Si vamos a hablar del clima de California, deberíamos saber también de su geografía. Para empezar, hace frontera con Nevada que es muy desértico. Yo he dado la vuelta al lago Tahoe, cuya orilla del este es parte de Nevada y la del oeste de California. Se podría describir como un cráter enorme al estar rodeado casi en su totalidad por Sierra Nevada. Estuve un 6 de junio y en la carretera, cerca de las cimas se veía todavía algo de nieve. A una hora de camino, abajo, en una de las playas del lago la temperatura era veraniega. Reno (Nevada) queda cerca y está prácticamente en el mismo paralelo que Sacramento (así como Paradise, lugar del incendio). Pero su altitud sobre el nivel del mar es de 1.300 mts (al doble que Madrid) y la de Sacramento 7 mts. Por la parte sur de California, cerca de Los Angeles se halla el desierto de Mojave que es dos tercios del tamaño de Portugal y se extiende hasta Arizona, atravesando la zona sur de Nevada (Las Vegas).

luis-california

Las Vegas se halla a una altitud de casi 700 mts (como Madrid) y Los Angeles, obviamente también al nivel del mar.

El aire de la cuenca entre la cordillera Rocky Mountains y Sierra Nevada, que abarca los estados de Utah, Nevada y Arizona, comienza a enfriarse en otoño y ello inicia un movimiento hacia las zonas bajas de California. Llegan a su máxima intensidad en noviembre y diciembre, reduciéndose en la primavera. El aire entre las cordilleras es seco y por razones de termodinámica en su viaje hacia la costa y al bajar de altitud, aumenta en temperatura y desciende en humedad relativa hasta menos del 10%. Los vientos producidos alcanzan unos 65 kms/hr. Wikipedia nos describe así:

Los vientos catabáticos calientes se originan al atravesar una masa de aire un obstáculo geográfico, como una cordillera. Se produce, en ese caso, una serie de procesos dinámicos y adiabáticos que provocan aumentos en la velocidad, la temperatura y la sequedad del aire a sotavento del obstáculo. Estos procesos tienen su culminación en el denominado efecto Foehn, que se produce cuando parte del vapor de agua que contiene el aire se condensa a barlovento del obstáculo.

luis-catabaticoEn la zona sur de California, los vientos tienen el nombre de Diablo o Santa Ana. Hay varias teorías sobre el origen de los nombres que datan hasta los indios tongva y tatavian de hace 5.000 años, así como a los conquistadores, pero prefiero no especular sobre teorías, especialmente cuando hay varias. De lo que no cabe duda es que las cordilleras, la cuenca, la diferencia en alturas y las condiciones del aire en los diversos lugares han sido así por miles de años y no cuando se han puesto a rodar las camionetas y los SUV’s para causar el supuesto Cambio Climático.

También se sabe que, sobre los mencionados vientos se escribió nada más llegar el colono a California, en los primeros años de los 1800’s. Además de los incendios, la primera gran sequía se registró en el 1841. Después en los 1863-64. En los 1930’s, las llanuras de EEUU sufrieron el famoso “dust bowl” (cuenca del polvo) que hizo emigrar a las ciudades a multitudes. También hubo otra sequía importante en California en los 1947-50 y por fin, el estado inició el proyecto de canales y pantanos para administrar el agua. Creo que queda claro, que los incendios no son principalmente por el Cambio Climático, sino por la geografía y las condiciones atmosféricas y topográficas del estado. En el 2015, el gobernador Jerry Brown estuvo quejándose de la sequía, hasta que el 2016-17 le llegaron enormes aguaceros y los embalses quedaron saturados de agua.

No le falta razón al presidente Trump al criticar al gobernador Jerry Brown, un ecologista sin fronteras, que ha administrado desastrosamente su estado. Entre el estado de California y sus municipalidades tienen una deuda combinada de 1.3 billones (europeos). Ver link

Y el artículo indica que hay infraestructuras sin las reparaciones necesarias, nuevas que se necesitan y en lo referente a los bosques e incendios hay más de un millón de árboles muertos que no se han talado y retirado debido a regulaciones ecológicas estrictas. Por las sequías, muchos árboles son víctimas de plagas y mueren. Encima, la densidad de los bosques está a niveles inaceptables y las zarzas y el chaparral tampoco es reducido con fuegos controlados que evitarían estos monumentales incendios. En vez, esta vegetación es gasolina para el fuego iniciado por un poste de electricidad impactado por un rayo, por ejemplo. Las dos cámaras de California pasaron una ley UNANIMEMENTE para mantener las zonas del tendido eléctrico limpias de vegetación seca en conjunto con las compañías eléctricas, pero Jerry Brown les sorprendió con un veto. Alegó que era redundante, aunque parece más bien que está siendo insuficiente.

Claro que parece ser que ha recapacitado y el gobernador ha admitido en privado que Trump tiene razón y que va a relajar dichas restricciones estrictas del talado de los bosques. Ver link

Trump, con la excepción de la crítica inicial por twitter sobre el mantenimiento de los bosques, ha estado al nivel de la magnitud de la tragedia por las pérdidas de vidas humanas, mostrando mucha gratitud a los que han arriesgado su vida y ofreciendo cooperación al gobernador Brown, quien ha sido algo así como Torra con el Rey. Brown no perdió la oportunidad de atacarle por no firmar el acuerdo de Paris. Brown ha desafiado las leyes federales pasando una ley que hace a California un santuario para ilegales y a quienes les ha dado 500.000 carnets de conducir para que con ellos tengan la opción de votar en sus elecciones. Brown ha insinuado que “le debe ocurrir algo a este tío, porque si no nos deshacemos de él nos va a torpedear América y el mundo”. Y encima, Brown se ha posicionado con sus propias palabras en el centro de la “resistencia” anti-Trump. Hay que admitir, que en su viaje a la tragedia de Paradise, Trump no podía ser más decoroso, considerando su historial y el de Jerry Brown.

Y para los de TVE tengo lo siguiente: Los americanos no son los únicos que no saben de geografía.

Por Luis desde Florida

 

Como es natural, cada individuo ve las elecciones con su propio prisma y en la política y periodismo hay otro factor adicional: enfatizar u omitir lo que conviene. Los demócratas declararon hace meses que iba a haber una “oleada azul” favorable, palabras que fueron amenguadas ya que las proyecciones no eran tan halagüeñas. Al conocerse los resultados Trump y los demócratas han declarado victoria (?). Después de una crispación pre-electoral no conocida en mis 55 años en este país, se han oído palabras reconciliadoras y sensatas de la nueva líder del congreso Nancy Pelosi, así como de varios senadores republicanos elegidos. Curiosamente, también Trump ha declarado que quiere trabajar con el Congreso de forma bipartidista después de haberles acusado en la campaña de serios atropellos contra la integridad de la nación y sus ciudadanos. Que conste que tampoco se han quedado cortos los demócratas y su extensión histórica, los medios tradicionales, que no han parado de acusar a Trump de ser racista, nazi y llamarle Hitler con la ayuda de los de Hollywood, cuyos artistas han mostrado al mundo la cabeza decapitada y sangrante de Trump y más bajo aún, se han metido con su hijo menor de 12 años a quien le han deseado que se le encierre en una jaula con pederastas. Como ofrezco un servicio a la organización de Trump y le veo de cerca tres veces al año, lo comenté ayer a un amigo que no he visto por unos 30 años y sin ni siquiera saber cómo me siento, me sugiere: ¿Por qué no le matas a ese HP?. Como tengo más educación, decencia y tengo claro quiénes son los HP’s, dejé la respuesta escondida en el bolsillo. Todo esto deja claro que ambas partes vamos a tener que hacer un esfuerzo super-humano para cumplir con los deseos expresados. No digo que sea imposible, pero tampoco apostaré ni siquiera una gaseosa. Como estas elecciones han marcado a la vez el inicio de las campañas electorales del 2020, mi opinión es que todo volverá a como estábamos hace unas semanas o peor.

Los resultados no son todavía totalmente completos porque hay recuentos en varias elecciones muy cerradas. Hasta ahora, en la del senado de Florida, el republicano ha quedado por delante por un 0.4%. Por ley, todas aquellas con una diferencia de 0.5% o menos, requieren un recuento. En este caso son unos 32.000 votos de diferencia. En el Congreso, los demócratas ganarán cerca de 35 escaños (hay 30 seguros) quedando con una mayoría aproximada de 230-205. Los republicanos han perdido 6 gobernadores también, pero el senado ha quedado por lo menos igual y quizás gane 3 escaños al estar por delante en las que van al recuento. Si resultara así, el Senado quedaría en 54-26 dando una mayoría cómoda a los republicanos, cosa que es muy importante para la reducción adicional de regulaciones, la confirmación de jueces y otros cargos importantes. Además, los senadores republicanos críticos de Trump han sido reemplazados por senadores que están más en línea con él, por lo que facilitará considerablemente ciertas actividades de gobierno.

Para poner en perspectiva histórica estos resultados, en el 2010, Obama perdió 63 congresistas, 6 gobernadores, 6 senadores y 680 legisladores estatales. En el 1994, Clinton perdió 54 congresistas y 9 senadores. También se debe apuntar que 45 congresistas republicanos decidieron retirarse este año, complicando la situación, ya que se han postulado candidatos nuevos sin tanto reconocimiento popular, y estadísticamente el político en funciones gana el 90-95% de las veces. Es curioso que todo el mundo detesta el Congreso, pero reeligen casi siempre a su representante. Otro dato es que desde 1914, en las 26 elecciones intermedias, solo 3 veces el presidente ha mantenido la mayoría en el Congreso. No he leído un razonamiento claro y sencillo del por qué.

Yo no me atrevo a calificar con un par de frases simplistas estas elecciones porque cada estado y hasta cada distrito es un mundo. Y se han visto cosas extrañas que desafían la lógica a mi entender. Pero antes de entrar en detalles, quiero daros un par de muestras para ilustrar la importancia de la inmigración ilegal, que tantas acusaciones de racismo nos causan al presidente y a los republicanos. Que conste que ya tenemos 22 millones según un estudio de la Universidad de Yale. Y en este video se puede escuchar a la candidata demócrata para gobernadora del estado de Georgia diciendo que la “oleada azul” incluye entre otros a los indocumentados.

Y luego está esta foto del abogado multimillonario Steve Phillips (autoproclamado maoista) con la nueva (y antigua) lٌíder del Congreso Nancy Pelosi promocionando un libro que se titula Marrón es el Nuevo Blanco: Cómo la revolución demográfica ha dado una Nueva Mayoría a EEUU. Sin duda es cierto en California donde la población blanca es de 14.6 millones, la latina de 15.5 millones y la afro-americana de 2.1 millones. Sumando estas dos últimas es normal que California produzca 38 congresistas demócratas y sólo 15 republicanos. Y por cada 750.000 “votantes” latinos adicionales, hay un congresista adicional. Creo que queda claro que las fronteras abiertas promocionadas por Soros, las 500 poblaciones que dan “santuario” a los ilegales, las declaraciones de Abrams y el libro de abajo, que son sólo las muestras que permite el espacio, no constituyen una teoría conspiranoica del hombre blanco “racista” de EEUU. Creo más bien que los racistas son claramente ellos por el mero hecho de que quieren cambiar EEUU por mediación de las razas ¿O no?

Por el ambiente de crispación, estas elecciones han sido de una movilización histórica por ambos lados. En las elecciones intermedias del 2010 y 2014, la participación fue del 41% y 37% respectivamente. Y la presente del 49%.

Hablando de esa “ola azul” que nunca llegó, me trae a la “ola verde”. La cantidad de billetes verdes que han invertido los billonarios izquierdistas Bloomberg, Soros, Sussman, Steyer y el mismo Phillips, ha sido incalculable. Para la campaña en Texas  (estado rojo) contra en prominente senador Ted Cruz, el demócrata Robert “Beto” O’Rourke, descendiente de irlandeses, ha usado ese apodo latino aún teniendo dificultades para leer en español y ha recibido $70 millones de dichas fuentes. Con ese enorme capital y los medios apoyando a esta nueva revelación tejana, lograron acercarse al 3% del verdadero latino, hijo de cubanos, Ted Cruz. Pero perdió y los demócratas consideran un triunfo dicha hazaña. A las campañas de los demócratas también han acudido bastantes personalidades de Hollywood: Opra Winfrey, Spilberg, Jimmy Kimmel, George Clooney… Y desde hace un siglo por lo menos, ningún ex-presidente se ha puesto a hacer campaña para los suyos como Obama lo ha hecho en esta ocasión. Hasta se ha quedado ronco por los discursos. No hemos visto tanta potencia bélica desde el desembarco de Normandía para obtener un resultado tan anímico. Por el otro lado, Trump, que solo duerme tres o cuatro horas, ha estado incansable y ha logrado defender el senado contra viento y marea, incluyendo los interminables ataques de todos los medios tradicionales y locales. Las probabilidades indican que los republicanos incrementarán dos o tres escaños en el senado. Lo sabremos en unos días.

A Trump le han ayudado también los mismos demócratas del senado al armar un circo en la confirmación de Kavanaugh. Se pasaron de la raya y de los cinco senadores que residían en estados donde Trump ganó, los cuatro que votaron en contra han perdido las elecciones. El demócrata que votó a favor Munchin, ganó la suya. Parece ser la venganza de Kavanaugh desde la Corte Suprema.

Esta foto de abajo nos da una idea de cómo podría ser el diálogo con la izquierda. Son los New Black Panther que es un grupo con ideas marxistas/maoistas, anti-capitalistas, anti-zionistas y adheridos al Islam. Están apoyando a la candidata a gobernadora, Stacey Abrams de Georgia, en el profundo sur. Ese profundo sur del que no tengo duda que hoy día éstos dejan pequeños al KKK en peligrosidad, pero seguro que alguno de Podemos me dice que estoy equivocado. Como se puede ver, están participando en la democracia norte-americana apoyando al partido demócrata. Este tipo de actitud ya se vio en el 2010 y el 2014, pero parece no molestar ni a Obama, ni a Nanci Pelosi, ni a los medios porque no han levantado la voz, ni han hecho ninguna denuncia contra ellos. Una verdadera pena e injusticia que estos personajes no salgan en la CNN donde pueden exhibir esas dotes democráticas ¿no?.

Una de las elecciones que no tiene una lógica que yo pueda comprender, es la del gobernador de Wisconsin Walker (R) vs Evers (D). El slogan convencional según el asesor de Clinton, James Carville, dice: “It is the economy stupid”. Pues en Wisconsin hay un 3% de paro. Trump logró atraer a FOXCONN a este estado para construir una planta de $10.000 millones. Trump logró arañar de los canadienses un tratado que favorecía a los productos lácteos que producen en cantidad. Y el gobernador Walker pierde las elecciones contra uno no muy conocido, pero apoyado fuertemente por la uniones.

Si fuera por la economía, los republicanos hubiesen mantenido el control fácilmente. Si hubiese sido por los cortes de impuestos, lo mismo. Pero es que la mitad de las familias aquí no pagan impuestos, por lo que el mensaje de los demócratas, de que los cortes han sido para los del 1% de arriba ha calado más de la cuenta. Y los medios han preferido hablar hasta hace muy poco de la colusión con los rusos, de lo cual no hay ninguna evidencia después de dos años de investigación, en vez de dar crédito a lo que ha logrado Trump para el país. Según los medios, Trump es racista, islamofobo, nazi, Hitler…. y los del New Black Panther son un grupo posando para hacer una película en Hollywood. Sí, claro!

Estamos en una situación, pero que muy delicada y no veo que ni el diálogo ni la negociación puedan solucionarlo. Mi opinión es que el agua ha pasado por encima de la presa y toca decir aquello de: No hay substituto para la victoria. Aclaro que no me refiero a una victoria con armas, sino ideológica. No será fácil ni pronto.

Por Luis, desde Florida

(Este artículo no está, ni muchísimo menos, escrito con la intención de menospreciar las acusaciones de abuso sexual, lo cual sabemos que existe, es un problema grave y la mujer debe tener todas las protecciones de la ley. Y el culpable, castigado debidamente. Pero a la vez, debe existir un proceso de verificación para no destruir familias con una acusación frívola. Las mujeres también tienen maridos, padres, hermanos e hijos.  En el momento que destruimos el lema inocente hasta comprobar la culpabilidad, la justicia deja de existir y la democracia se derrumba).

Supreme Court Gay Marriage Rulings Still Ahead As Justices Convene Wednesday | HuffPost

En EEUU, la Corte Suprema se compone de 9 jueces. El puesto es vitalicio y la Constitución dicta que es el presidente quien los nombra y el senado quien los aprueba. Todos los jueces y políticos juran que se van a atener a las Leyes y la Constitución, pero el problema es que cada uno tiene una opinión de lo que esto significa. Aquí, en EEUU, los republicanos tenemos una visión estricta de las Leyes y la Constitución y los demócratas una más “flexible” dependiendo del momento. La “flexibilidad” ha llegado el punto, en que un sector del partido demócrata lo considera inválido. Dicen: La Constitución es inválida porque la escribieron hombres blancos dueños de esclavos. Los demócratas también tienen unos conocimientos “flexibles” de la historia, porque se olvidan que los rebeldes de la Guerra de Secesión eran demócratas defendiendo la esclavitud, contra el presidente republicano Abraham Lincoln, a quien como ahora, le hicieron un escrache: lo asesinaron. Y también es curiosa la acusación, ya que el juez de la Corte Suprema, Clarence Thomas es constitucionalista a morir y negro. Parece que no ve ningún racismo en el documento.

Debido a estas ideologías, lo que ocurre es que los presidentes demócratas seleccionan a un jurista con una visión flexible (o progresistas) y los republicanos a un “originalista”, “constitucionalista” o conservador. Cuando hay una vacante, el presidente presenta a su candidato. Ha habido una vacante por la muerte de un juez y ahora hay otra porque se retira otro. Cada presidente busca lo que le parece correcto para su ideología. Obama seleccionó a Elena Kagan y Sonia Sotomayor, ambas con visión “flexible” y fueron aprobadas con algunas objeciones pero sin controversias. En estos momentos hay 4 conservadores y 4 progresistas, y uno moderado. Se retira este moderado y hace que el nombramiento de un juez conservador coloque la balanza 5-4 a ese lado y es por esto todo el circo que se ha montado sobre el nombramiento de Kavanaugh. En las últimas décadas, ha habido tres controversias muy serias en la aprobación de los jueces y las tres en contra de los conservadores. En el año 1987, Ronald Reagan nombró a Robert Bork, un juez brillante, con conocimientos académicos sobre leyes anti-monopolio, con un historial de servicio excelente, pero lo demócratas, que siempre tienen el apoyo incondicional de los medios y con unos grupos de presión como las feministas y minorías encontraron la forma de eliminar su nombramiento. Los demócratas tenían la mayoría en el senado y votaron en bloque en contra. Durante el proceso de nombramiento para el juez negro Clarence Thomas, cuando todo parecía que iba a caminar tan suave como un cojinete de bolas bien engrasado, una de sus ex-empleadas, Anita Hill, le acusó de acoso sexual pero sólo con palabras. Anita Hill trabajó en dos ocasiones separadas con el juez. El juez declaró que la consideraba una amiga y que hizo todo lo mejor que pudo por el futuro de ella. Las acusaciones fueron basadas en palabras dichas por Thomas en la primera ocasión laboral. Y la pregunta es ¿cómo es que ella volvió a trabajar para él la segunda y hasta le llevó al aeropuerto como favor personal años más tarde? Hacia el final de las declaraciones al senado, el juez conservador dijo a los senadores demócratas la famosa frase: “He sido víctima de un linchamiento de alta tecnología”. Pero por un margen muy estrecho, Thomas fue aprobado por el senado.

Y ésto nos trae a la situación del momento. He de insertar, que los jueces progresistas tienden a dar decisiones que por el precedente establecido, resultan ser legislaciones nuevas. Y es una clara usurpación de poderes al legislativo, quien es el encargado de establecer las leyes. El poder judicial debe limitarse a concluir bajo las leyes existentes. Y por eso estamos en esta lucha constante con los progresistas sobre la erosión de los principios democráticos.

Brett Kavanaugh fue nombrado hace tres meses y sigue sin ser aprobado por las numerosas acusaciones a las 11:30 de la noche. Normalmente, la investigación y el interrogatorio duran normalmente 2 meses. Parece que este viernes votarán finalmente, pero no ha sido sin que los demócratas del senado no nos hayan traído un circo de tres pistas con numerosos payasos. Hoy día, el senado está controlado por los republicanos por un hilo: 51-49. También es de gran importancia tener en cuenta que las elecciones intermedias para senadores y representantes son el 6 de noviembre. Históricamente, el partido del presidente electo pierde representantes en ambas cámaras. En el último siglo, de 25 elecciones, sólo en tres han mantenido el poder en el congreso. Por lo que por razones históricas (muy complicadas para explicar, si es que se sabe) en noviembre los demócratas deben volver al control del Congreso. Aunque, como siempre, predecir es muy complicado. Los medios han arrastrado a Trump por los estercoleros del país, la imagen entre las mujeres no es halagüeña, los progresistas tienen las teas, guadañas y hachas en alto, pero la economía va viento en popa y al final del día, muchos votantes votan con el bolsillo. Las encuestas no lucen demasiado bien, pero las encuestas nos ha dado sorpresas por la falta de precisión. A pesar de todo, lo que incentiva profundamente a los demócratas es que en noviembre ganen la mayoría en el senado y sean ellos quienes puedan controlar quién sí y quién no va a ser miembro de la Corte Suprema. Y es por eso que quieren atrasar al máximo el voto.

El juez Brett Kavanaugh tiene un historial excelente e impecable. Graduado cum laude de Yale. Doce años en la segunda corte más importante de EEUU sin controversias. La Asociación de Abogados describe su personalidad y profesionalidad de forma excelente. El FBI le investigó 6 veces para cubrir los requisitos de su trabajo federal. Tiene un historial extenso de contratar una gran mayoría de mujeres a sus oficinas. Docenas de mujeres, de cuando era joven y más tarde han escrito maravillas de él. Pero los demócratas tenían otros deseos. Obama dejó claro a los republicanos que le contradecían: Las elecciones tienen consecuencias. Pero parece que los demócratas no quieren hacer caso de sus propias creencias. Y para impedir que le aprobaran, tomaron los siguientes pasos. Trump nombró a Kavanaugh el 9 de julio. Por ese tiempo, la senadora demócrata Diana Feinstein, recibe una carta de una doctora de psicología, Christine Ford con unas acusaciones contra Kavanaugh de acoso sexual. La doctora pedía privacidad. Lo ético y lo recomendable para llegar a la verdad, hubiese sido que inmediatamente hubiesen iniciado una investigación sobre los hechos de forma confidencial. Pero no se hizo así. Cuando parecía que venía la votación, la carta aparece (por una filtración) en el Washington Post 7 semanas más tarde. (El Washington Post y el NY Times son los medios preferidos para los trabajos de cloaca de los demócratas. Allí llegan filtraciones convenientes donde las procesan dándole el colorido adecuado). A consecuencia de las acusaciones, el senado adoptó la medida de interrogar a la acusante y al acusado. Ante una acusación de ese tipo, los republicanos han tenido que andar como en un campo minado con las palabras y los hechos, ya que el voto de la mujer ofendida puede afectar seriamente las elecciones. Y se le escuchó a la doctora: “Me acuerdo al 100% que fue Kavanaugh quien me tapó la boca e intentó violarme. Pensé que me iba a matar” Y para corroborar el hecho, como testigos dio el nombre de su amiga de toda la vida y dos compañeros de escuela de Kavanaugh. Según ella, el incidente ocurrió cuando ella tenía 15 años y él 17 (1982). Después de las declaraciones emocionales y “creíbles” ante los senadores y las cámaras, nos hemos ido enterando de las pruebas necesarias para poder concluir si todo es verdad, o está traumatizada o es una mentirosa con gran capacidad de persuasión.

Para empezar, ninguno de los tres testigos se acuerda de nada parecido. Ni su amiga de toda la vida. Así lo han declarado al FBI bajo juramento. La doctora no se acuerda de la casa donde ocurrió. Ha descrito su evasión del ataque de dos formas diferentes. Era en un vecindario de un country club a 10 kms de su casa. Al tener 15 años, no podía conducir y no se acuerda cómo llegó, ni quién le condujo, ni cómo volvió, ni cuando fue exactamente. Ha dado varias versiones. Inicialmente y por escrito cuando tenía de 16 a 19 años (late teens) y luego cuando tenía 15. El ex-novio de la Dra. Ford ha declarado saber que asesoró a una amiga sobre la forma de pasar la prueba de un detector de mentiras. Cosa que negó rotundamente y bajo juramento en el interrogatorio. También dijo que padecía de claustrofobia y que no podía viajar. Pero el ex-novio dice que vivieron juntos por 6 años en un apartamento muy pequeño con sólo una salida y se sabe que ha viajado muchas veces, incluyendo a Hawaii, que es un viaje muy largo para una persona que padece de ese síndrome. Sólo recuerda al 100% que era Kavanaugh quien la quiso violar y que sólo bebió una cerveza en esa fiesta. La fiscal que hizo parte del interrogatorio, dijo que con esa evidencia nunca se podría llevar a los tribunales. Estuvo realizando un tratamiento matrimonial con una psicóloga donde mencionó por primera vez el incidente a otras personas y en sus notas, la psicóloga no tiene el nombre del juez Kavanaugh. Y ahora lo recuerda el 100%.

En adición, la revista el New Yorker decidió publicar la acusación contra Kavanaugh por parte de Deborah Ramirez, quien admite estar con tragos la noche del incidente, en el año escolar 1983-84. Le acusa de haber expuesto los genitales ante ella. Pero ni hay  testigos, ni el New York Times pudo verificar independientemente y decidieron no publicarlo.

Finalmente, apareció un abogado popular en revistas amarillistas por representar a una actriz de porno que aparentemente se acostó con Trump en el 2006. Nos trae a una cliente que asegura haber participado más de 10 veces en orgías que incluían violación en grupo tipo La Manada donde le vio a Kavanaugh. WOW! Claro que Julie Swetnicks tampoco tiene testigos, ni información que corrobore, ni ha habido ninguna denuncia que se aproxime, además que ha tenido algunos problemitas con la ley. Es difícil explicarse que una persona que haya participado en ese tipo de actividades 10 VECES, vaya a acusar a otra persona de hacer lo mismo y lo justifique. A no ser que exista la posibilidad de ganar algo detrás de estas acusaciones. Porque Anita Hill, llegó a escribir libros e hicieron varias documentales y películas basadas en su incidente. Y la Dra. Christine Ford ya tiene un GoFundMe con el que ha recaudado más de $700.000 en menos de dos semanas. Con el éxito que ha tenido con los medios y Hollywood es imposible no imaginarse libros y documentales con la frase: “I believe her” (Yo creo en ella). El ABC de España también parece que la cree y no está nada contento con que los republicanos ignoren acusaciones no verificables de última hora. Lo que se lee en el ABC de EEUU, parece estar subvencionado por Soros.

En el momento, hay tres republicanos moderados que no han declarado hasta ahora cómo van a votar, aunque después de la séptima investigación parece que sentirán tener cobertura para votar el sí. También hay dos o tres demócratas que no han afirmado su intención de voto. Ir en contra de su propio partido es muy peligroso, no sólo por los fondos que pueden perder del aparato nacional del partido, sino por los escraches y la mala reputación que les pueden proporcionar los extremistas de su propio partido. A la vez, éstos senadores están ejerciendo en estados rojos (de mayoría republicana donde Trump ganó por muchos puntos) y el voto en contra, cuando su población quiere que sea a favor en un 60-30%, da mucho que pensar. Puede ser el final de la carrera política. Por lo que el voto antes del sábado 8, será intrigante. De todas formas, los demócratas no están frenando la cantidad de acusaciones adicionales: mintió al senado; demostró tener un temperamento odioso e inadecuado cuando se defendió de las falsas acusaciones y finalmente, el NY Times creyó pertinente publicar un artículo en el que se le acusa a Kavanaugh de tirar hielo en un bar a otro estudiante hace 35 años. Después de acordar que la investigación adicional sería no más de una semana, ahora están protestando que no es suficiente. Creo que todo esto deja demostrado que no es por la defensa de los derechos de la mujer, sino de conseguir el poder. Los progresistas están declarando abiertamente que el fin justifica los medios. No les importa la injusticia, ni las familias destruidas. Y parece que nada está mejorando. Las elecciones que vienen serán un barómetro para saber si las tácticas les funcionan o les revientan en la cara. Aunque con las contribuciones generosas de los billonarios George Soros, Donald Sussman que se dedican a fondos de cobertura, así como con la ayuda del “verde” Tom Steyer, dueño de compañías de energía renovable, se encargarán de engrasar el lado radical de los demócratas en todas las elecciones que pueden.

Quiero hacer una observación personal sobre el ABC. Por un lado tiene numerosos artículos sobre la leyenda negra contra España. Por lo que leo, está construyendo otra contra el sector conservador de EEUU y a favor del progresismo contra el cual lucha en España. (???)

 

Página siguiente »