La prensa


guardian-grolar

Nos cuentan que el trofeo que muestra este un cazador se trata de un híbrido de oso polar y de la variedad grizzly del oso pardo. La foto es de hace unos de días, de la zona de West Hudson Bay. Debe ser un bastardo porque a pesar del color claro, la cabeza tiene forma de grizzly, las patas son oscuras, y las garras son enormes. Son los distintivos del grolar, la mezcla de ambas especies.

¿Y el Calentamiento Global Acojonante? Ah, ese es un gran problema:

Grizzly bears found in Alaska and Canada appear to be moving north as their environment warms, bringing them into contact with polar bears located on the coastline.

Si los grizzlies están yendo más al norte de lo que solían, y se encuentran con osos polares y se aman, significa que los osos polares no han dejado de ocupar sus sitios habituales. ¿Cuál es el problema? ¿Ahora somos racistas?

El artículo de The Guardian (clic) no merece la pena. Está lleno de morcillas. Por ejemplo, asevera que los osos polares están perdiendo peso y disminuyendo en número. Cosa estrictamente falsa. Los biólogos lo imaginan para el futuro, y los periodistas convierten la imaginación en realidad. Que son las funciones principales respectivas de ciencia y prensa, hoy. Imaginar (la ciencia), y hacer pasar por real lo imaginario (la prensa). Podría ser entretenido, y hasta estimulante. Lo malo es que sólo imaginan lo que sirve para re-educarte y hacer de ti un frailecito bueno. Y lo malo es que los osos no disminuyen en Wet Hudson Bay, ni en ninguna de la zonas en las que colindan con los grizzlies. En realidad, en general no disminuyen. Ni siquiera donde más pérdida de hielo hay — por ser más al sur. Punto.

EC_PolarBearStatusMapCanada_Oct 26 2014

Nunavut and other provinces_grizzly presence_Gov dot ca

Se ve en el mapa Arviat, de donde es nuestro supuesto bastardo.Y sólo es algo supuesto, porque ningún experto en osos ignora  que el color del oso parto del Ártico, aunque suele ser más frecuentemente pardo, en realidad varía desde muy claro hasta casi negro. A los más claros les llaman grizzlies rubios.

Aquí un ejemplo. Dos grizzlies en sus luchas; uno de la variedad rubia. No es un bastardo grolar; es un grizzly clarito. Que tienen las características de los grolar: pelo muy claro, cabeza de grizzly, patas más oscuras, y garras enormes –de grizzly.

oso-pardo-rubio.png

La prensa se ha lanzado a recrear El amor en los tiempos del cólera, versión cambio climático.

Hybrids again_Washington Post 23 May 2016_title screencap

Pero sin frenos y sin red. Cuando la prensa afirma que el Calentamiento Global Acojonante nos está afectando ya, en forma de aberraciones sexuales como el bestalismo, en relidad se trata de una noticia improbable … en espera de confirmación.

oso-polar-o-grizzly-rubio

En el artículo (clic), Malik Awan, del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Nunavut, además de explicar que está por ver la historia esa del híbrido bastardo, aclara conceptos sobre la nueva yuxtaposición de territorios entre distintos osos:

We can’t say specifically, ‘this is because of climate change.’ There’s many possible reasons. For example, there’s a lot going on in grizzly habitat in the South like habitat change, loss and fragmentation.

Resumiendo, para contextualizar un poco a la prensa.

– El grolar no es una novedad del Calentamiento Global Acojonante. Se sabe que ha habido introgresión genética en muchas ocasiones, desde el Pleistoceno [–>].

– Es muy posible que no se trate de un grolar (os mantendremos informados).

– Lo más relevante de la noticia es que los osos polares NO han reducido ni cambiado su territorio por el Cambio Climático Acojonante, aunque los grizzlies sí lo hayan hecho con el suyo — por un motivo que aún no se sabe.

– Es mejor leer la prensa cum grano salis. En general siempre, pero muy especialmente respecto del Calentamiento Global Acojonante.

Fuentes y noticia original. Como siempre que se trata de osos polares, Susan Crockford [–>]:

 

 

la-india-de-la-cup

Los periodistas tienen mucha culpa de la libre circulación de payasadas que padece España. Es cierto que todos ponemos nuestra parte, pero no hay duda de que los periodistas son los que más influyen en la cantinflada pública. Por ejemplo, si llega la india de la CUP y larga …

… lo menos que se podría esperar del periodista es que le pregunta a la campeona qué culturas son esas, tan abundantes, que tienen los hijos “en común y en colectivo”. Bajo el formato de “una casa y cinco o seis parejas”. “Muchas otras culturas en el mundo”, dice. Y el supuesto periodista lo deja pasar, como si el oyente tuviera que dar por bueno que, efectivamente, en el mundo abundan las culturas cuya organización familiar son las comunas de reproducción multipareja sin parentesco.

¿No sería un poco necesario saber si la india se refiere a algún ejemplo -mal entendido- de bandas pre-neolíticas — por ejemplo del Amazonas? Cosa de hacerse una idea de hasta qué punto resulta exportable a una sociedad compleja. Con que se parezcan en el peinado no parece suficiente.

amazonas

También es posible que por “muchas otras culturas” se refiera a “culturas” post-hippies. Y eso nos permitiría juzgar por su conocido éxito. Lo que pasa es que ese modelo, aparte de manifiestamente fracasado, no es un modelo “no occidental”. Al contrario, es “occidentalísimo”. Es algo único y exclusivo de “Occidente”.

Pero al periodista, y a la neo-india, los detalles de la realidad no les interesan. Si en el mundo no hay ejemplos de unidades reproductoras formadas por cinco o seis parejas no emparentadas entre sí, da lo mismo. Porque les parece que debería haberlos, ya que parten de una asunción prodigiosa. El modelo que tenemos …

… me parece pobre, y además -aunque pueda parecer polémico- me parece que tiende a convertir a las personas en muy conservadoras. Aunque quieras lo mejor para los tuyos, los tuyos son muy poquitos, uno, o dos, o tres. ¡Ostras!  yo creo que se entra en una lógica de lo más perversa.

¡Es la lógica! La india tiene una lógica. En su mundo ideal …

La que educa es la tribu

Claro. Sólo que “la tribu” en nuestro caso se llama guardería, escuela, y así hasta la universidad. Pasando por la tele; el parque; los bares; la calle; y otros pequeños detalles.

La cuestión de la maternidad y de la paternidad no está individualizada …

Claro, y por eso el tabú del incesto es universal, incluso entre las culturas que no han descubierto que hay relación entre follar y tener hijos. Malinowski preguntaba en las Trobriand por qué creían que follar y parir eran fenómenos independientes. ¡Porque las albinas tienen hijos, y nadie se follaría a una albina! También tenían su lógica, como Anna Gabriel. Pero a pesar de ello tenían -como todas las culturas- una regulación complejísima para establecer quién se puede casar con quién. Y en función, precisamente, de una individualización muy estricta de la paternidad y la maternidad.

Otros periodistas le dan una vuelta de tuerca a la parida. Pero no en el sentido saludable de marcarla como payasada, sino en el muy perverso sentido de buscarle una disculpa inexistente. Como El País [–>]. Que convierte lo de “muchas otras culturas” en “nuevos modelos de familia”. El concepto de cultura como experimiento, que suena muy interesante. Según ellos, lo que propugna Gabriel “es una coparentalidad múltiple, un tipo de familia extensa”.

Bueno, pues no. Ni de coña es de lo que está hablando nuestra india de la CUP. Familia extendida es un término técnico en antropología, que se define así:

extended family – a composite family composed of other relatives besides the nuclear families. Extended families can be constructed across generations by including parent’s or children’s families or extended laterally by including multiple wives or sibling’s families. [–>]

Eso es lo que hay en muchas otras culturas no occidentales. Y no tiene nada que ver con reunirse cinco o seis parejas -más o menos al buen tuntún- para “comunalizar” los hijos. Wikipedia tiene una entrada bastante completa sobre la extended family. Los experimentos de comunalización estilo Gabriel son, en cambio, mucho más exclusivos de Occidente que la familia nuclear estricta.

Todo ello es muy interesante. Pero la cuestión es que nos podríamos haber ahorrado esta entrada, sólo con que el supuesto periodista considerara que un mínimo de puntualización es imprescindible para saber de qué cojones estamos hablando. Si hubiera preguntado …

– ¿De qué “otras muchas culturas” estamos hablando?

… la payasada hubiera quedado interrumpida de inmediato.  Y no sólo nos hubiéramos ahorrado esta entrada, sino tanto ríos de tinta como han corrido por toda la prensa … hablando de nada.

SergioEfe

El campeón de hoy, periodista de divulgación científica, tiene una tesis. No es nada personal; está muy extendida. Por eso lo traemos. Hay una parte muy generosa de la izquierda agarrada a tesis “pseudocientíficas”. Afirma. Y eso es un contradiós, porque la izquierda es progreso, y la ciencia es progreso. Además, siendo “pesudocientíficas” esas creencias, han de ser religión. Y pone ejemplos. La “wifi-fobia” (o “electromagneto-fobia”) y la “transgénico-fobia”.

También advierte que la religiosidad derivada de la “pseudociencia” no es exclusiva de la izquierda. La derecha, por ejemplo, padece una tendencia a sufrir incapacidad de comprender que “el cambio climático” es un “hecho científico”. Según el nota. Lo ha leído en una revista que debe considerar muy científica. The Annals of the American Academy of Political and Social Science. No es un error; es political and social science, con dos cojones.

Cuando a la gente le enseñaban a pensar, se solía tratar de despertar conciencia sobre la cantidad y calidad de las asunciones necesarias para soportar lo que se afirma. Por ejemplo, nuestro fenómeno de hoy, asume:

1. Que sabe lo que es ciencia y lo que no, por sí mismo. Nota: si se lo tiene que explicar un tercero, o tiene que consultar una lista, sería muy posible que a los “wifi-fóbicos” no les hubiera llegado la información. Y entonces se trataría de un problema de simple ignorancia, no de “religión”. Y si da por supuesto que les ha llegado la información, entonces es que no se han creído lo que tendrían que haber creído, o no han aceptado lo que tendrían que haber aceptado. Por ejemplo un “hecho científico”. Y entonces los que no aceptaban que comer grasas (en vez de hidratos de carbono) fuera tan malo para la salud, eran “anticiencia” antes, y ahora ya no son “anticiencia”. Y lo de ser “anticiencia” resulta bastante irrelevante; depende del momento.

2. Que “ciencia” (lo que crea que es eso) es “progreso”.  Pero entonces tendrá que considerar que los estudios científicos sobre diferencias raciales (por ejemplo en inteligencia) son “progresistas”. Y es imposible que se crea eso. O diferencias de inteligencia y carácter por sexo. Por no hablar de cuando la eugenesia era ciencia. La alternativa sería que según qué materias estudien los científicos, y empleen el método que empleen, algunos de esos estudios son “no ciencia” porque no son “progresismo”. Pero entonces la definición de que “ciencia es progresismo” resultaría completamente circular.

3. Que la izquierda tiene una relación mucho mejor con la ciencia (sea eso lo que sea) que la derecha. Que por naturaleza está más con “la ciencia” (como quiera definirla). Vaya, eso lo considera “por definición”.

sergioefe-2

Tiene guasa. Él mismo esta poniendo los ejemplos de una actitud muy extendida en “la izquierda” que considera “anticiencia”. Pero, por definición, lo que ocurre no debería ocurrir. Y a nuestro campeón no se le ocurre pensar que si hay un problema entre la definición y la realidad, tal vez convenga contemplar la posibilidad de revisar la definición. Porque revisar la realidad suele ser muy delicado, y extremadamente “anticiencia” — normalmente basada en la realidad.

El prodigio:

Yo preguntaría, en cambio, por qué los divulgadores de ciencia y los campeones de izquierdas tienen las empanadas mentales que tienen.

No se puede saber si es porque son ávidos lectores de la plaza (deberían); porque algún lector les ha avisado en los comentarios; porque han investigdo el “pingback”; por los nesvios con Panamá; o por casualidad. No importa. No se trata de darse el pegote, sino de darles en la cocorota a estos miserables que tratan de hacer una línea de negocio con el más formidable cuento chino de la historia de la humanidad. Engañando a los incautos, ¡y con la excusa de “la ciencia”! — sea eso lo que sea. Y encima un periódico tan limpio, tan limpio, que en toda su historia sólo ha perjudicado la libertad de expresión de Nachett Scholar. Total, por quítame allá unos papelitos en Colón. O en Balboa, no recuerdo. Vaya, en un despacho “especializado”. O no. Como sea, Juanli está muy mosca. Mucho. Que le pregunten a Scholar.

Al grano. Ayer era un periódico intoxicado y tóxico. Lo explicábamos aquí:

el-pais-tierra-mas-verde-toxica

Apuntábamos:

¡Joooder con el País! Tóxico es lo que contiene veneno, o produce envenenamiento. Pero si David García Vázquez cree que el CO2 es tóxico, deberá reconocer que él mismo es venenoso. Vaya, una fábrica que produce amplias cantidades de veneno cada vez que respira. Y lleva una intoxicación encima que ni te cuento.

Y hoy nos comenta Daniel Rodríguez Herrera, de Libertad Digital (tiene un buen artículo sobre el asunto –>), que ha desaparacido del artículo la referencia a la imaginaria toxicidad del CO2. Pero sin avisar, ni cantar, ni vainas. Vergonzantemente.

drh-twitter

¡¡Es verdad!!! Hoy es un periódico tóxico y vergonzante. Clic.

el-pais-toxico-y-vergonzante

¡Serán canallas estos pegajosos zampaburus! ¡Amarillos! ¡Panameños!

Ya explicábamos esta mañana que los alarmistas de clima, y los vivecuentos, se comportan como troglos. Por una necesidad de la dinámica de ventas. Cuanto más informados están sus “clientes” (pacientes), menos se tragan la historia que les quieren endilgar. Kahan et al 2012, y Arvai et al 2016. [–>]

kahan-2012

Y los troglos, ya se sabe, sólo mencionan las erratas y cambios que les interesa. Siempre hay que ir por detrás, completando su labor.

toxicos-el-pais

 

Añadido posterior. Genial viñeta de Josh a cuanta del reverdecimiento del planeta por el Calentamiento Global Acojonante (¿hmmm?),  el CO2, y la actitud de la prensa en general. Pillado en WUWT [–>].

Earth_interview_scr

Hace años que se están publicando mediciones del aumento de la masa vegetal en la tierra. Y nadie ha puesto en duda que ese crecimiento se debe al ligero Calentamieno Global Acojonante, y -sobre todo- al generoso aumento del CO2. Pero este conocimiento, que es de un nivel como de Primero de los Forestales Juveniles, estaba completamente velado -como oculto- por el contubernio que tienen entre la prensa y “la ciencia”. Están empeñados en encalomarte un cuento de terror con el clima. Hasta ayer, que Nature publicó el enésimo estudio al respecto.

La novedad es que esta vez le ha dado por contarlo a la prensa. ¿Por salir en Nature, que es más difícil de ignorar?

Tal vez lo más interesante es el gráfico en el que se compara lo que han medido, con lo que predecían los modelos. Bueno, la “media de los modelos”, que es un concepto más metafísico que otra cosa. Indica claramente que ese reverdecer de la tierra -por el CO2 y el calentamiento- no se  trata de ninguna sorpresa. La diferencia está en que en las relativamente pocas zonas donde predecían una disminución de la vegetación, el efecto ha sido mucho menor. En algún caso, como el oeste de USA, ha habido aumento en vez de disminución. Y en todos ellos, muy lejos de los extremos (rojos) que pintan los modelos en el mapa.

Por el otro lado, en el de los aumentos fuertes de vegetación (morado), ha ocurrido en zonas más amplias de las previstas. Y el aumento general es sensiblemente mayor en la realidad que en los modelos esos.

A la izquierda las mediciones, a la derecha la “media de los modelos”:

reverdecer-tierra-realidad-modelos

En la prensa, algunos lo reflejan con una ingenuidad enternecedora:

la-tierra-mas-verde-oh-oh

¿Aunque parezca mentira? ¿Y por qué diablos iba a parecer mentira? ¿Porque tenemos un mandamiento que dice que el bienestar y el desarrollo, siempre, siempre, siempre van en contra de la naturaleza — y especialmente de los arbolitos?

Otros periódicos no lo hacen de una forma ingenua, sino francamente venenosa.

el-pais-tierra-mas-verde-toxica

¡Joooder con el País! Tóxico es lo que contiene veneno, o produce envenenamiento. Pero si David García Vázquez cree que el CO2 es tóxico, deberá reconocer que él mismo es venenoso. Vaya, una fábrica que produce amplias cantidades de veneno cada vez que respira. Y lleva una intoxicación encima que ni te cuento.

Intoxicación, por otra parte, muy creativa. Para esta gente lo blanco es negro, y lo bueno es pecado.

Pero no todo lo que es bueno para las plantas lo es para el resto del planeta. Los científicos ya han advertido extensamente sobre los efectos de emitir CO2 a la atmósfera. Uno de ellos, el cambio climático, lo que comporta el aumento de la temperatura global, el incremento del nivel del mar, el deshielo o la radicalización de las tormentas tropicales. Efectos que ya estamos sufriendo y que, según Pañuelas, no remitirán si no dejamos de usar combustibles fósiles.

¿Estamos “sufriendo”? ¿Y en qué consiste exactamente el “sufrimiento” producido por el ligero calentamiento? ¿Acaso en que resulta preferible? Clic.

preferable-climate-change

¿Y a quién ha ahogado el incremento del nivel del mar, a esa velocidad de tortuga que lleva de unos 2 milímetros al año? Añadimos un regalo para David. La relación entre los “gases tóxicos” y el nivel del mar.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2014/10/nivel-del-mar-jevrejeva-y-co2-en-vatios.png?w=510&h=384

Y la relación entre el deshielo y el mismo “gas tóxico”.

Lo del deshielo es gracioso. Si cuando los glaciares disminuyen, eso significa que “estamos sufriendo”; será que cuando crecen “estamos gozando”. O sea, cuando Julio César (Óptimo Climático Medieval Romano) estábamos sufriendo. Y en los Años Oscuros estábamos gozando. Debe ser por su decadencia demográfica general, que es lo que le gusta a esta gente.

Respecto a la “radicalización de las tormentas tropicales” se podría sugerir que la prensa intoxicada consulte el IPCC.

Tropical and Extratropical Cyclones There is low confidence in long-term (centennial) changes in tropical cyclone activity, after accounting for past changes in observing capabilities. However over the satellite era, increases in the frequency and intensity of the strongest storms in the North Atlantic are robust (very high confidence). However, the cause of this increase is debated and there is low confidence in attribution of changes in tropical cyclone activity to human influence owing to insufficient observational evidence, lack of physical understanding of the links between anthropogenic drivers of climate and tropical cyclone activity and the low level of agreement between studies as to the relative importance of internal variability, and anthropogenic and natural forcings.

Y tienen otro argumento terrorífico para que no pienses que lo bueno es bueno.

Y es que el crecimiento de la biomasa vegetal debido al fertilizante carbónico tiene un techo. “El efecto del dióxido de carbono cada vez es menor a medida que las plantas van aclimatándose a este aumento”, asegura el experto

Es cierto, aunque no es que se “aclimaten”. Aclimatadas están ahora, que tienen menos CO2 del que les gustaría. Si les das más, se van poniendo contentas. Hasta que llegan a la cantidad de CO2 que les gusta, y ese efecto de “fertilización” por el aumento del CO2 va disminuyendo. Lo mismo que cuando te sacan de un campo de concentración nazi y te van dando más comida. Engordas, pero no estallas. La cuestión es cuándo llega ese techo. En los invernaderos enriquecidos con CO2 suelen calcular que a partir de 1.200 ppm de CO2 (en vez de las 400 que tiene al aire ahora) es cuando empieza a disminuir la mejoría.

Aquí los “escenarios” de futuro del IPCC. El morado (RCP8.5) todo el mundo sabe que es un absurdo completamente irrealista. Han recreado algo como la peor pesadilla imaginable, inventada para asustar a la chiquillería. Pero imaginable no quiere decir realizable, ni mucho menos presumible [–>].

O sea que sí, que el beneficio del aumento del CO2 para la vegetación tiene algo parecido a un “techo”, pero ese techo no lo vamos a alcanzar ni aunque nos empeñemos en una carrera para conseguirlo.

Enlaces de presunto interés (no los he podido leer todavía):

Curry:

WUWT:

Añadido posterior. Genial viñeta de Josh a cuanta del reverdecimiento del planeta por el Calentamiento Global Acojonante (¿hmmm?),  el CO2, y la actitud de la prensa en general. Pillado en WUWT [–>].

Earth_interview_scr

 

marioneta

Cristina Losada explica muy bien la similitud que hay en la simbiosis entre la prensa y Donald Trump, y la de la prensa con Pablemos.

El bruto y el farsante

Ambos le regalan titulares a la prensa, y crítica contra ellos mismos. Que los medios recogen como agua de mayo. Y a cambio reciben esos titulares que les hacen publicidad, con una crítica que está muy bien pensada para que llegue a sus posibles votantes como el mensaje que quieren oír. Los dos son, además, eficaces manipuladores de masas. Hacen de la prensa una manada, y así la guían. Los periodistas no son tontos; muchos se dan cuenta perfectamente de la estrategia. Pero al hacer que reaccionen como colectivo desaparece cualquier posibilidad de respuesta inteligente. No es más que la aplicación del truco de la asamblea universitaria y la vieja ley de Schiller:

Cualquiera, tomado como individuo, es tolerablemente sensato y razonable; como miembro de una masa se convierte al momento en un cenutrio.

(Cita de Bernard Baruch en su prólogo al Extraordinary Popular Delusions and the Madness of the Crowds, de Charles McKay) [–>].

Y ahora tenemos a toda la prensa reaccionando en masa, supuestamente contra Pablo Iglesias. Pero en realidad sólo están propagando con mil altavoces el mensaje que quiere Pablemos. Que, por supuesto, no es ningún error ni improvisación. Nadie repite seis veces el nombre y apellido de un periodista, y su periódico, por despiste. Es un artilugio muy bien pensado para provocar la respuesta en masa de los chicos de la prensa, en solidaridad con su compañero. No le conozco de nada, pero apuesto a que Álvaro Carvajal es especialmente “buena gente” y popular entre la tropa. Un resorte para que salten a una. Y una vez han saltado, la crítica genérica. La evidente memez de la dependencia de los periodistas respecto de sus empresas, el maldito capital.

¿Hay alguna novedad en la cantinflesca diatriba de Pablemos? No será porque un político ataque a un periodista concreto con su nombre. ¿No nos acordamos del muy repetido Jiménez Losdemonios que usaba Felipe González? ¿Y el Sindicato del Crimen? ¿Y el perder aceite de Corcuera (ministro de Interior) a Pablo Sebastián? ¿Cuántas veces le recordaron a Haro Tecglen su pasado franquista? No; el ataque de un político a un periodista es cualquier cosa menos una novedad. Sin que por ello salte la prensa ni ocurra nada especial. Es parte del juego.

Pero el juego de Potemos no es ese, aunque lo aparente. Álvaro Carvajal sólo es el disparadero del mecanismo que produce el mensaje real. Y que la prensa repite mil veces, como estaba previsto: Los periodistas son buenos chicos, pero sólo pueden repetir como loros las mentiras que sus empresas quieren lanzar contra Potemos.

Mensaje que se vuelve a repetir, ampliado, en las aparentes -y falsas- disculpas de toda la potemidad.

Bescansa: la gente sabe que no se trata a Podemos de la misma manera que al resto de formaciones políticas

Echenique titula: Podemos, los periodistas, y sus circunstancias.

Iglesias: Está bien que yo pueda manifestar mi opinión sobre los propietarios de medios de comunicación que condicionan líneas editoriales, eso es justo, pero no está bien que yo diga eso y personalice con un redactor al que además tengo aprecio.

No sé si estará bien que personalice en un redactor, no es nada nuevo ni raro; pero la estrategia se basa precisamente en eso. Es eso. Sin la personalización,  nunca hubiera funcionado. Si Potemos quisiera que toda la prensa repita su mensaje, y su mensaje fuera que todo lo malo que dice la prensa sobre Potemos es mentira, y mentira capitalista, no hubiera conseguido ningún efecto. Si acaso, alguna carcajada. Pero la misma payasada, disfrazada del ataque (personalización) a un miembro inocente de un colectivo, consigue que es colectivo repita infinitamente el mensaje que querían colar. Y de una forma que lo hace (1) verosímil, y (2) conviertiendo al agresor en víctima. Acojonante. Un falso ataque y paripé se convierte en: pobrecito Potemos, que la prensa lo maltrata. Y sale en todos los medios, dos o tres días seguidos. ¡¡¡Gratis!!!

Tampoco es que sean unos genios. Pero saben un rato sobre cómo convertir a individuos razonablemente sensatos en una masa descerebrada y teledirigida. Exactamente lo mismo que Donlad Trump, como explica Cristina Losada.

 

Tal cual:

preferable-climate-change

Nota: No se nos acuse de aceptar su terminología. Como sabemos que el clima siempre cambia, sabemos muy bien que “este” cambio climático no es “él” (único) cambio climático. Pero como no se puede estar repitiendo siempre lo mismo, esperamos del sufrido lector que mentalmente cambie la expresión cada vez que se la tropiece:

Donde dice “el cambio climático”, léase “este cambio climático”, o “el cambio climático reciente”.

El caso es que ocurre lo que ya ha predicho todo el que entiende mínimamente del clima:

Según el análisis de las Universidades de Duke University y Nueva York, el 99% de los americanos vive en lugares en los que la temperatura media de enero se ha incrementado, mientras que sólo el 60% vive en sitios donde las temperaturas de julio han subido. Los cambios en la lluvia y la humedad también han sido, mayoritariamente, en un sentido favorable.

En números todavía tiene peor pinta. Promediando los más de 3.000 condados de los USA contiguos, las temperaturas de invierno han subido en un promedio de 0,58ºC por década, y las de verano sólo a 0,07ºC. Desde 1974 — antes de eso había enfriamiento global.

EL frío mata notablemente más que el calor. ¿Qué ocurrirá si disminuyes con generosidad el frío, y aumentas con mucha tacañería el calor? Ocurre lo obvio:

Las temperaturas en ascenso han sido, hasta ahora, una “pobre fuente de motivación” para que el público exija respuestas políticas al cambio climático.

“Los legisladores no pueden contar con las experiencias de los americanos con el clima para catalizar el cambio”, explica Egan. “Van a tener que buscar en otro sitio para convencerles de que es un problema grave.

Traducido: Si quieres convencer a la gente de que el Calentamiento Global Acojonante es un problema, mejor que no mires el calentamiento real. ¡¡¡Porque no es un problema!!!

Y todo esto es sin que los americanos sepan, en general, que el cambio climático reciente, y sobre todo las emisiones de CO2, están haciendo aumentar la vegetación y la vida toda. Lo que también incluye los cultivos de los que viven los humanos. Con el detalle añadido de que, al crecer más los cultivos, se usa menos tierra para producir los mismos alimentos. Vaya, que libera tierra para que crezcan más árboles.

The Guardian, como era de esperar, tiene que convertir las buenas noticias en malas. Por dos vías.

Con la imaginación: aunque lo que vemos ahora (la evidencia) es que “el cambio climático” es preferible, en el futuro (la imaginación) será horrible. Y ya sólo se trata de convencer a los niños de que lo imaginario es real — con un procedimiento que, aunque llaman “ciencia”, se parece mucho más a lo que antes se llamaba fe que a lo que antes se llamaba ciencia.

Con la mentira. Y para eso nadie mejor que Michel Mann, autor de fama mundial por su invento del “truco para ocultar el declive”. Afirma que aunque lo que notamos de clima es una mejoría, el problema está en lo que no notamos en el día a día. Como los “impactos de las sequías cada vez más devastadoras, las riadas, los incendios, y las inundaciones costeras”. A The Guardian no le preocupa que Mann esté en directa contradicción con el último informe del IPCC (AR5 – 2013) [–>].

En resumen, sigue habiendo una falta de evidencia y por tanto una baja confianza respecto del signo y la tendencia en la magnitud y/o frecuencia de las riadas e inundaciones a escala global.

En resumen, este informe concluye que no hay evidencia suficiente en este momento para sugerir más de una confianza baja en la tendencia a nivel global de la sequía o pluviosidad desde la mitad de mediados del siglo XX, debido a la falta de observaciones directas, inconsistencias geográficas en las tendencias, y dependencias de las tendencias inferidas en los índices que se elijan.

Resumiendo. Un brillante estudio recién publicado acaba de descubrir lo que sabía todo el mundo. Que lo que llaman “el cambio climático” es beneficioso si se juzga con lo que se puede sentir y con lo que se mide. Pero que es un problema mayúsculo si se juzga con lo que lo que puede imaginar el que quiere producir una alarma, o con lo que se puede mentir.

Nada nuevo bajo el sol.

Enlaces.

The Guardian:

En WUWT:

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 973 seguidores