Kindergarten


Mira este mapa. Viene de Wikipedia, menos los puntos rojos. Ver la cita abajo. Los países en blanco son los que tienen menos de un 1% de población musulmana. Los distintos verdes son: 1-2%; 2-4%; 4-5%; 5-10%. Los grises no cuentan, porque no son Europa. Los puntos rojos representan el número de atentados en los distintos países de Europa desde 2001, según el diámetro del punto. Un píxel de diámetro por cada atentado. En los que cabe, se pone la cifra.

atentados-islamistas-europa-por-paises

Los datos sugieren que es muy posible que los atentados islamistas no tengan nada que ver con los musulmanes, si queremos ser felices; pero tienen toda la pinta de tener mucho que ver con la proporción de musulmanes que vive en el lugar. Tanto como que no hay ningún atentado en los países de color blanco (menos del 1% de musulmanes), y prácticamente no hay países de color verde sin atentados. Grecia y ex Yugoslavia nada más.

Si contamos víctimas (asesinados + heridos, sin contar los terroristas) hay mucha más desproporción. Los círculos tienen un tamaño proporcional al número de víctimas del país desde 2001. La proporción es píxels de diámetro = víctimas / 17. Algunos círculos son de un solo píxel y no se ven.

atentados-islamistas-europas-victimas-por-paises

Es difícil no comentar el caso muy especial de España. No hay ningún país Europeo que haya tenido un atentado por encima de 50 víctimas, que no haya tenido además un montón de atentados mucho menores. Por ejemplo, contando todos los atentados de más de 50 víctimas:

– El Reino Unido ha tenido dos atentados de más de 50 víctimas, entre 50 atentados.

– Francia ha tenido dos atentados de más de 50 víctimas, entre 53 atentados en total.

– Bélgica ha tenido dos atentados de más de 50 víctimas, entre 14.

– Rusia ha tenido 10 atentados de más de 50 víctimas, entre 100.

– Alemania ha tenido un atentado de más de 50 víctimas, entre 30 atentados en total.

Pero España consigue el atentado récord, sin el menor “ambiente”. De la nada al infinito, en un clic. Y como único y exclusivo caso del continente. Eso es la definición de lo anormal. (Nota: no cambia nada porque se elija otra cifra para “atentado descomunal”. Pasa lo mismo si eliges 25 o 100 víctimas como frontera).

Resumiendo. Queda muy claro que aunque no tengan nada que ver los atentados allahu akbar con el islam, sí tienen todo que ver con la proporción de los seguidores de la fe que tengas la (mala) suerte de gozar a tu alrededor. Los números cantan, y los polacos son los que saben los que hacen. Sí, se puede alegar que no son números tan grandes para la población total, y que en la carretera muere muchísima más gente. Es cierto. Pero la carretera no tiene pinta de ser capaz de hacernos cambiar de forma de vida, ni de vestimenta, ni de libertad de expresión. Y tampoco vota.

Añadido algo posterior:

Más añadido:

Fuentes

Los mapas, de Wikipedia (sin los puntos rojos).

By File:Blank map of Europe – Atelier graphique colors with Kosovo.svg: MichaelBueker and othersFile:Islam in Europe-2.png: Giornorosso and othersderivative work: Visite fortuitement prolongéeFile:Blank map of Europe – Atelier graphique colors with Kosovo.svgFile:Islam in Europe-2.pngw:en:List of countries by Muslim populationhttp://features.pewforum.org/muslim-population/ at 2011-07-25, CC BY-SA 3.0, Link

Los atentados, de esta lista:

Experimento. Junta tres memes que tengan un gran impacto asegurado en cualquier cerebro kindergarten. Por ejemplo machismo, capitalismo y “cambio climático”. Los envuelves en un discurso moral lleno de la jerga más pomposa, en el que no se puede entender nada (porque está creado a propósito sin que tenga sentido) salvo la conclusión. Que aparece en forma de boceto varias veces, a modo de carnada para que el lector no se suicide por la total falta de sentido de aquello que se supone que conduce a al resultado.

La conclusión es perfectamente obvia, por otra parte, y no necesita discusión. El machismo es el origen de todo mal. Asimilable al pecado original — pero esto queda implícito;  no se expresa. Y sus peores y más notables consecuencias, aparte del machismo mismo, son el capitalismo y el “cambio climático”. Vaya, la expulsión del paraíso.

Y para darle más fuerza al experimento, se añaden una serie de señales de peligro que deberían haber despertado todas las alarmas en cualquier lector crítico. Empezando por los revisores y los editores de la revista académica. Desde expresiones muy altisonantes y sugestivas,  pero completamente indefinidas, como teoría discursiva de género post-estructuralista,  hasta contradicciones concatenadas (sin nada por medio), como sociedad pre-post-patriarcal. Así varias, en un tocho completamente infumable de 3.000 palabras. Y como guinda, cinco de las veinte referencias son falsas. Artículos jamás publicados, en revistas que no existen, por autores que nunca nacieron.

Para que quede claro el plan, porque el experimento es real y se acaba de llevar a cabo:

Después de completar el artículo, lo leímos con cuidado para asegurarnos que no decía nada que tuviera sentido. Y como ninguno de los dos pudo determinar de qué trataba, lo consideramos un éxito.

Un éxito de cara al experimento. Que era:

Intentamos demostrar que el deseo de validar cierta visión moral del mundo podría sobreponerse a la valoración crítica requerida para un conocimiento válido. Sospechábamos especialmente que los estudios de género están académicamente dañados por una creencia cuasi-religiosa dominante, que establece que la masculinidad es la raíz del mal. Vista la evidencia, nuestra sospecha estaba justificada.

El falso estudio está archivado en este enlace, suponiendo que la revista lo retirará de su página web:

Los autores, que firmaban con nombres falsos, son el conocido filósofo Peter Boghossian [–>] y un colaborador habitual suyo. Y explican la broma / provocación en Skeptic:

Jerry Coyne tiene un muy buen resumen en su web:

En mi humilde opinión los autores han hecho un gran experimento sobre algo que es muy conocido desde siempre, que siempre procuramos olvidar, y que está en el origen de todas las alucinaciones colectivas. Mucho mas frecuentes de lo que queremos suponer, e incluso tal vez necesarias para que exista eso que llamamos “sociedad”. Ese delicado asunto de “tener sentido”.

Después de completar el artículo, lo leímos con cuidado para asegurarnos que no decía nada que tuviera sentido. Y como ninguno de los dos pudo determinar de qué trataba …

Sí, de acuerdo. Los chicos de las teorías de género pueden tragarse carretadas y carretadas de palabrería sin sentido, simplemente porque la música les suena bien. Pero, ¿estamos hablando de un caso especial, y de una gente especial, o hablamos de un universal humano? Esto es, o se trata de que los del género son especialmente tontos; o se trata de que lo vemos con mayor facilidad en ese campo, simplemente porque lo que a ellos les “suena bien” a los demás no nos suena en absoluto. Y si es lo segundo, mucho más probable porque las teorías basadas en “gente especial” suelen resultar falsas, podría querer decir que todos nos estamos tragando grandes ideas que nos “suenan bien” pero que son igualmente carentes de sentido que este estudio. Y el peligro: cuanto más populares sean, menos probabilidades hay de que alguien note el sinsentido y lo ponga encima de la mesa. Pero lo que muestra este estudio (si hiciera falta), es nuestra capacidad para dotar de sentido a lo que en absoluto lo tiene. Vaya, siempre que los chicos del género no sean una tropa muy especial, con una capacidad de alucinación que no se entiende por qué iban a tener sólo ellos. ¿Acaso fuman cosas mas raras que los demás?

Del segundo aspecto, la industria universitaria, casi mejor dejarlo para más adelante.

Añadido / actualización (10.00). Como era de esperar, los generistas alegan que el “sin sentido” tiene todo el sentido del mundo, así sea por casualidad. Pero claro, no hay ninguna casualidad en que ellos le adjudiquen sentido a lo que no lo tiene.

Gracias a, Steven Pinker:

Hace unos meses, la prensa kindergarten empezó  a señalar  a algunos “periodistas youtubers“, y a las empresas anunciantes que aparecían en sus vídeos. Entre ambos no hay ninguna relación. Ni los anunciantes eligen los vídeos en los que sale su publicidad, ni los creadores pueden seleccionar los anuncios. Eso lo hace Youtube, y probablemente con una máquina. Y es el sistema ideal desde el punto de vista de la libertad e independencia del creador.

La protesta clásica de la izquierda con la prensa es que está dominada por unas pocas empresas (malditos capitalistas). Y que eso no es libertad de prensa, sino el dominio de la prensa por parte del capital. Una prensa sesgada, de origen, por el sistema mismo.

No es una mala crítica. Especialmente desde la tendencia a la concentración de los medios en pocos grupos. En pocas manos.  El problema es que la solución kindergarten es todavía peor. Poner, en lo posible, toda la prensa en una sola mano. ¡El gobierno! Sea por lo directo, prohibiendo el capital privado en los medios de comunicación; o sea por lo catalán, regando la prensa afín de dinero público — y a ver quién es el guapo que compite sin subvención.

Curiosamente, las modernidades y los internetes estaban haciendo desaparecer ese problema. Si tienes una(s) plataforma(s) de distribución de contenidos periodísticos que asignan los recursos publicitarios de una forma objetiva (máquina), por ejemplo en función de la audiencia y los suscriptores, tanto por la cantidad como por el tipo, has acabado con cualquier posible dominio de los capitalistas sobre las noticias. Porque -por ejemplo- Exxon no elige si su publicidad aparece en un vídeo “negacionista” del cambio climático, o en uno “afirmacionista”. Lo hace una máquina interpretando las preferencias de la audiencia. Y las va a interpretar bien, porque si no lo hace sería expulsada del mercado por otra máquina mejor a ese respecto.

Pues resulta que esto es un escándalo para el kindergarten. Era mentira que le preocupara la libertad de prensa, ni ninguna libertad. Lo que le interesa es el bozal. Y de ahí la campaña señalando a las empresas cuyos anuncios salían en vídeos de youtubers “inconvenientes”, sin ninguna intervención ni voluntad por parte de esas empresas. Resultado: empiezan a descender las ventas publicitarias de Youtube. Los anunciantes se acoquinan porque les señalan. Conclusión: Youtube decide “demonetizar” a los creadores marcados como “ofensivos” por el kindergarten, quitándoles la publicidad seleccionada de forma no arbitraria. Ahora los anunciantes tienen la posibilidad de elegir que su publicidad no aparezca en vídeos que no cuenten con el nihil obstat (1). Que es exactamente de lo que en teoría protestaba la izquierda: los capitalistas sesgando la creación periodística. Pero eso es lo que quieren en realidad, ante el horror de que pueda haber libertad. Después de todo los capitalistas son pocos, y son presionables mediante campañas.

Vamos a poner un ejemplo práctico. Nunca había hecho caso a este mundillo de youtubers. Soy más de palabra escrita que de imagen, y pensaba que se trataba de una producción para analfabetos funcionales. Una creación -digamos- LOGSE. Pero no es así. En algunos casos es justo lo contrario.

Mi ejemplo. Dave Rubin (The Rubin Report) es un periodista excelente. Sensato, razonable, sensible, y además tiene muchísimos puntos kindergarten. Es de izquierdas, judío y gay.  Y casca vídeos de entrevistas cercanos a la hora, totalmente imposibles para analfabetos juveniles. De alguna forma me recuerda a La Clave, aquel añorado programa eliminado por Felipe González.

Antes de ser “demonetizado” por Youtube, que suena a demonizado, Rubin tenía un negocio de prensa guapo. Puede hacer una entrevista por 5.000 dólares, contando el viaje, el cámara, y el editor del vídeo. Con un canal de 450.000 suscriptores, y visualizaciones de sus vídeos entre 50.000 y 1.000.000, imagina lo que da de sí. Por comparar, los periódicos nacionales españoles tienen una difusión (lectores diarios) entre 250.000 (La Razón) y 2.000.000 (El País).

rubin-report

Pero después de la demonización, con una entrevista magnífica a Ayaan Hirsi que cuesta 5.000 dólares, ingresa solamente 1.000. Porque Ayaan es una “extremista” que hace “un discurso de odio”, y a los capitalistas les da miedo.  O más bien Youtube decide, por la campaña del kindergarten, que a los capitalistas no les conviene esa asociación. Demonetización al canto. A pesar de las 135.000 visualizaciones que lleva ya, sólo consigue 1.000 putos dólares. 4.000 de pérdidas. Y por si acaso, vistas las querencias del autor, que no entiende que se pueda ser gay y aplaudir el islam como ideología política, Youtube demonetiza por defecto casi todo lo de Rubin. El contenido, para ser “amigable para el anunciante”, debe estar exento de “temas o eventos controvertidos” (2). ¿Y qué es controvertido? ¡Todo aquello de lo que proteste el kindergarten! Hay que joderse, porque la definición del buen periodismo es poder analizar desapasionadamente los temas controvertidos.

En serio, míralo si tienes tiempo:

También te puede interesar Oriente Medio, desde el punto de vista de una cristiana atea libia. También debería tener muchos puntos kindergarten. Vota a Al Gore antes que a Bush, es oscurita, es mujer, es feminista, y es atea. ¿Se puede pedir más? Pero con el islam hemos topado.

Los autores demonizados están intentando sobrevivir a base de aportaciones voluntarias de sus seguidores. Pero el kindergarten sabe bien que probablemente les han cerrado la boca a medio plazo.

Fuentes

Youtube:

Dave Rubin (los vídeos de arriba), y:

 

chomsky-cambio-climatico

ED: Usted le llamó al partido republicano la organización más peligrosa de la tierra …

NC: … de la historia de la humanidad. Fue una burrada de afirmación; cuando lo dije, lo que dije fue:

Mira, esto es una pasada total, pero, ¿es verdad?

ED: Pero los estás calificando como peores que Kim Yong Un de Corea del Norte, que el ISIS …

NC: ¿Está el ISIS dedicado a tratar de destruir la posibilidad de la existencia organizada de la humanidad?

ED: ¿Tan malo es el partido republicano?

NC: ¿Qué significa decir: no sólo no vamos a hacer nada respecto al cambio climático, sino que vamos a acelerar la carrera hacia el precipicio?

ED: ¿Y no contempla la posibilidad de que sean sinceros en su creencia …?

NC: No importa que lo crean o no. Si la consecuencia es: usemos más combustibles fósiles; rechacemos subsidiar a los países en desarrollo; si esa es la consecuencia, resulta extremadamente peligroso.

NC es Noam Chomsky. El alucinado ED es David Evans, un conocido escritor y activista de izquierdas, y presentador del programa de la BBC. Un poco más adelante en la entrevista, el mundialmente famoso lingüista y filósofo político precisa que no se trata del problema de un individuo -Trump- sino del partido republicano al completo. Y sus votantes, de los que el 40% no se preocupan por el cambio climático.

No estamos hablando de un profesorzucho cantamañanas de la Complu. Chomsky es muy probablemente uno de los mejores cerebros de la humanidad. Y no sólo en el sentido de la capacidad de alcanzar conocimientos, y de creatividad, sino también en el sentido más ampliamente moral. Es literalmente un gigante; pensando y preocupándose por los demás. De los mejores productos de nuestra especie. Y no lo estoy diciendo en broma. Intenta medirlo. Mide inteligencia, profundidad, creatividad, producción intelectual; y mide moralidad. Aunque no nos pongamos de acuerdo en cuál es la escala más adecuada, es casi seguro que Chomsky va a alcanzar la más alta cota en cualquier baremo que sea medianamente objetivo. Y a pesar de ello, o tal vez precisamente por eso, es perfectamente capaz de creer y de afirmar que la mitad de sus conciudadanos son peor que el ISIS, que Kim Yong Un, o que cualquier otra aberración que haya producido la humanidad en toda su historia.

Probablemente también estaban entre los mejores cerebros de su época los que defendían la eugenesia y el racismo. No menos preocupados por otra crisis imaginaria que afectaba existencialmente a la especie humana. Y hoy nos producen una mezcla entre desprecio, asco y risa.

La moraleja la dejo en manos del respetable. Pero siempre conviene fijarse en la primera piedra de cualquier discurso. La que sostiene el edificio. Chomsky no la ha escondido mucho. Y es extraño, porque esa ocultación suele ser la característica de la buena filosofía. Pero en este caso está en primer plano: la existencia organizada de la humanidad, aka cambio climático.

Es imposible amenazar la existencia organizada de la humanidad. Los humanos tienen la característica de auto-organizarse de forma natural. Lo hacen hasta sin darse cuenta. Pero sí hay muchas formas de llevarlo a cabo. Tal vez Chomsky teme por la forma que él considera adecuada. Y si no puede ser de su forma, la mitad de sus conciudadanos son mierda peligrosa. Literalmente. Esto es lo que parece dar de sí el cerebro humano, en su mejor nivel. Vaya depre.

Añadido (14 mayo 21:00). El amigo José carlos Rodríguez manda este texto de Chomsky, explicando:  te envío la respuesta de Chomsky a una pregunta en la conferencia de Delhi de enero de 1966. Fue publicada con el título de “la arquitectura del lenguaje”.

La pregunta tiene relación con el Chomsky activista político y el científico, después se toca el tema del bilingüismo también en su aspecto político y lingüístico.

Creo que puede aportar el punto de vista de Chomsky a tu entrada de ayer, pero el texto es un poco largo, lo dejo en tus manos.

Un abrazo. José Carlos



P: Lo que tiene de común su ciencia de lenguaje y sus posturas políticas es la inexistencia de un papel preponderante que corresponda a la comunidad y la cultura. La conciencia de la comunidad es lo que halla expresión en la justicia, como la halla en el lenguaje. En el estudio del lenguaje, ¿no le parece que se obtendrían mejores resultados si se otorgasen valores positivos a la diferencia existente entre lenguas, a las relaciones de complementariedad entre dos o más lenguas que se hablan simultáneamente en una misma comunidad, y si supiéramos que el estado de bilingüismo es normal en la especie?

CH: Mis posturas políticas sólo a mi me incumben. Todo lo que uno diga de política, por descontado, guarda relación con la comunidad y la cultura. ¿Cómo iba a ser de otro modo? Eso es cierto no sólo en cualquier intento de comprender el mundo, sino también en los esfuerzos por cambiarlo. En mi propio caso, esto debería ser particularmente evidente, aun cuando sólo fuera por y mi interés y por mi compromiso con el anarquismo, sobre todo con aquellas tendencias anarquistas que han hecho hincapié en la significación de la comunidad, la asociación y la cultura.

En cuanto a la ciencia del lenguaje, no es mía. Pertenece a todo el que se halle trabajando en ese campo. Nadie es dueño de una ciencia, de modo que no tiene sentido hablar de la ciencia del lenguaje de Chomsky. La búsqueda del entendimiento del modo en que funciona el mundo es una empresa cooperativa; a nada se le podría llamar <<la ciencia X de Y>>; y si sí fuera, seguramente no tendría el menor interés . Sí existe un campo que a menudo de denomina <<gramática generativa>>, que no es mío ni de nadie.

Esta rama del estudio del lenguaje se halla, en efecto, marcada por la ausencia de cualquier papel que puedan desempeñar la comunidad y la cultura, aunque ello se debe a la razón que ya señalé antes. No hay nada relevante acerca de la comunidad y la cultura, al menos que yo conozca, y que mantenga una relación significativa con todas estas cuestiones relativas a la naturaleza de un determinado sistema biológico. Si existe algo que se me escapa, me encantaría saberlo, pero hasta hoy no conozco nada al respecto. Por lo que alcanzo a saber, no existe la menor relación.

Ahora bien, con esto no quiero decir que las cuestiones propias de la comunidad, de la cultura y el lenguaje carezcan de importancia. Son sumamente importantes, como lo es todo lo que sea propio de la vida humana; lo único que sucede es que es muy escasa la comprensión científica de estas cuestiones. Deberíamos se muy claros, muy explícitos acerca de lo que sabemos, acerca de lo que tenemos conocimientos técnicos, máxime si estamos en el mismo barco que todos los demás. Tan solo procuramos hallar nuestro camino de la mejor de las maneras, pero sin la menor comprensión teórica de verdadera hondura. Si me equivoco en esto, me encantaría recibir la instrucción pertinente, pero no hay ninguna razón que me lleve a creer que esté en un error.

Todos los que trabajamos sobre el lenguaje, y me incluyo, concentramos nuestra atención en <<las diferencias existentes entre las lenguas>>. Si no lo hiciéramos, no podríamos llegar a la conclusión de que sea cual sea la lengua que estudiamos el lenguaje es algo innato, lo cual sin lugar a dudas <<resolvería>> muchos interrogantes a propósito de la facultad lingüística, de la adquisición del lenguaje, etcétera. El primer libro moderno de gramática generativa versaba sobre el hebreo. La primera gramática generativa que se publicó trataba sobre la sintaxis de la lengua hidatsa. Y así siguen las cosas. No se trata de que los resultados sean mejores o peores, como tampoco sería pertinente responder a una pregunta sobre si obtenemos mejores o peores resultados mediante el estudio exclusivo del hidrógeno o de las diferencias entre el hidrógeno y el helio, o si solo estudiásemos las moscas de la fruta en vez de estudiar las moscas de la fruta y los simios. En todo momento se concentra uno en preguntas que parecen prometedoras.

En cuanto al valor positivo de las diferencias entre las lenguas y el bilingüismo, etcétera, la verdad es que no dispongo de una opinión meditada. Es evidente que uno tiene una personalidad más rica si posee experiencias de diversas clases, de eso no cabe la menor duda. Así pues , la exposición a culturas diversas, la inmersión en culturas varias, en lenguas distintas, etcétera, añade cierta riqueza a la vida, y, desde luego, la riqueza vital tiene un valor positivo, pero desconozco qué más puede añadirse al respecto.

El bilingüismo es normal en la especie, aunque en el sentido trivial de que el mundo es tan complejo que un monolingüismo estricto es algo casi inimaginable. Incluso en la sociedad más reducida, una tribu de cazadores y recolectores que no pase de quince miembros, habrá cierta diversidad. Los seres humanos no somos clones, y en la medida en que haya cierta diversidad habrá alguna variedad multilingüe, por pequeña que sea. Puede ser tan pequeña que ni siquiera sea posible llamarla <<multilingüismo>>, pero será, sin embargo, variedad. En este sentido es connatural a la especie, pero no veo en ello nada de mayor profundidad.

También es aconsejable tener en mente que el <<multilingüismo>> es una noción difusa e intuitiva; todas las personas son multilingües múltiples en un sentido más estricto. Decir que las personas  hablan diversas lenguas es un poco como decir que viven en lugares distintos, o que tiene diferencias de aspecto físico, nociones muy útiles para la vida cotidiana, aunque sean de un interés sumamente relativo. Decimos que una persona habla varias lenguas, en vez de señalar que habla diversas variedades de una misma lengua, si las diferencias importan de cara a un determinado propósito.

Noam Chomsky, la arquitectura del lenguaje,

(conferencia de Delhi, enero 1996 y coloquio)

Fuentes:

Rita Panahi en Twitter:

RT:

Está de moda. Al kindergarten le ha dado por “defender la ciencia”. Y hacen muchas manifestaciones, supuestamente en defensa de la ciencia.

union-concerned-scientists

Yo no conseguía entender qué quieren, aparte de que hacer el payaso en grupo por la calle resulte muy estimulante para mentes infantilizadas. Quiero decir que las manis suelen pedir algo, que en este caso no parece nada obvio. Defender la ciencia, dicen. Como si fuera una abuelita paralítica necesitada de asistencia, en vez del más formidable y robusto instrumento de conocimiento. ¿Y cómo la quieren defender en concreto? No tenía ni idea; no dicen algo claro.

Pero a veces Twitter es un milagro y te saca de los apuros. Siempre aparece alguien del gremio oportuno que tiene justamente la filosofía que querías entender.

aurorita-1

Pero no ha sido fácil recibir una respuesta más o menos concreta. Era como pescar con mosca. Vuelo tras vuelo, y mucha paciencia. Y al final, tirando del hilo, ha salido. Eso sí; a trozos, y durante horas.

aurorita-2

Dice que quiere generar debate. Entre científicos primero, y luego con el público. Parece una idea muy bonita, pero no se entiende bien quién coño les impide debatir. Tiene pinta de ser un capotazo. Habrá que insistir.

aurorita-3

Vale; así, sí. ¡Claro que eso es necesario! Pero necesario … universalmente. No hace falta ninguna crisis. ¿Quién no quiere confianza, que le dejen hacer su trabajo tranquilamente (sobre todo sin pedir resultados), respeto, financiación (también sin resultados), y que todo se discuta dentro de casa? Yo me lo guiso, yo me lo como … y pagas tú. No hay duda de que los científicos son inteligentes. Especialmente los del kindergarten. Lo que pasa es que siendo estos unos objetivos perfectamente entendibles -siempre que haya alguien con el cuajo suficiente para proponerlos- no se ve bien el mecanismo por el que los pretenden conseguir. ¿Cómo funciona en la práctica lo de la “defensa de la ciencia”?

También es bastante alucinante que “la ciencia” (en realidad quieren decir los científicos) tenga ahora menos libertad, financiación, y respeto que nunca antes en la historia. ¿Lo dirán en serio? ¿En qué momento de  la historia creerán que ha habido más de esos prodigios para la ciencia? No sé, para ver algo parecido hay que pensar en la realeza y la  artistocracia cortesana del ancien régime.

Más vueltas a la noria.

aurorita-4

¿El creacionismo viene de los últimos años? Como no sean los últimos años del viejo testamento, no sé yo. Y en plan de tocarle las narices a la ciencia empezó exactamente el primer día que Darwin abrió la boca. Por ejemplo la Philosophical Society of Great Britain fue fundada en 1865 como respuesta a la publicación de El Origen de las Especies (Darwin, 1859). Pero bueno, sea. Lo importante es que ahora ya sabemos de qué va eso de la defensa de la ciencia, que tanta falta hace.  Putos niños malcriados en el kindergarten.

Se acabó.

aurorita-5

Pero si alguien quiere mejorar la idea, está más que invitado y será agradecido.

 

 

 

Tal vez no quepa mejor resumen de la Marcha por la Ciencia de ayer. Y de lo que tantos y tantos quieren entender por la ciencia. Se trata de un intercambio de opiniones entre la no-ciencia y la ciencia, en la CNN.

happer-nye

La no-ciencia está representada por William Happer. Según Wikipedia, un físico americano que se ha especializado en el estudio de física atómica, óptica, y espectroscopía. Es el Cyrus Fogg Brackett Professor of Physics en la Universidad de Princeton, y miembro durante mucho tiempo del grupo de asesoramiento Jason, un equipo independiente de los mejores científicos de élite que asesora al gobierno en asuntos delicados de ciencia y tecnología. De 1991 a 1993 sirvió como director del Department of Energy’s Office of Science durante la administración de George HW Bush.

Por su parte la ciencia está representada por Bill Nye. Que, también según Wikipedia, es un “educador de ciencia” (quiere decir divulgador en medios muy populares tipo telebasura), presentador de televisión, e ingeniero mecánico. Es conocido sobre todo por su programa infantil en la PBS, Bill Nye the Science Guy (1993–1998), y por sus muchas apariciones subsiguientes  en medios populares. Actualmente es director de la Planetary Society y presentador de la serie de Netflix, Bill Nye salva el mundo.

Resumiendo. En nombre de la no-ciencia habla, muy breve, un científico de élite. Y en nombre de la ciencia habla, muy largo, un cantamañanas — también de élite.

Happer, a la pregunta de su encuentro con Trump y de su opinión sobre el cambio climático, explica que tiene guasa llamarle contaminación al CO2, ya que todos nosotros emitimos como un Kg. todos los días (al respirar, y como todos los animales); es un gas tan perfectamente natural como el vapor de agua; y las plantas lo adoran, como se puede observar por el reverdecimiento del planeta que está ocurriendo. En plan anécdota, también le habló al presidente sobre el trabajo de un tío de Trump que fue físico en el MIT.

A Nye le piden que responda a lo que ha dicho Happer, y que explique cuál es el principal malentendido sobre el cambio climático. O sea, le piden en la CNN a un cantamañanas que explique el malentendido del científico de élite. ¡Y lo hace!

Lo que (Happer) NO ENTIENDE es que se trata de la velocidad a la que estamos emitiendo CO2.

Y hasta aquí llega “la ciencia” de Nye. A una afirmación desnuda que no puede contradecir, ni decir nada en realidad, sobre los hechos aportados por el científico de élite.  Y de inmediato pasamos a la moralina barata:

 Pero, con todo lo que me gusta la CNN, he de decir que está haciendo un daño al tener aquí a un “escéptico del cambio climático”, y no a 97 o 98 científicos o ingenieros preocupados por el cambio climático.

Y la presentadora la da toda la razón afirmando con la cabeza.

De lo que se trata es de la velocidad a la que están cambiando las cosas. Pero ello aparte, la Marcha por la Ciencia trata de la economía tanto como del medio ambiente, aunque sea el Día de la Tierra — y yo estuve aquí en el primer Día de la Tierra en 1970. Si suprimes la ciencia, si pretendes que el cambio climático no es un problema real, te quedarás detrás de otros países que sí invierten en ciencia del clima, que sí invierten en investigación básica. Y es interesante advertir, que (creo) el artículo 1 sección 8 de la Constitución de EEUU se refiere al progreso en la ciencia y la tecnología útil. Así que este es un problema muy serio. Cuando el Día de la Tierra empezó en 1970 estábamos preocupados por la contaminación, y eso dio lugar a la creación de la Agencia de Protección del medio Ambiente, que por cierto fue establecida con el presidente Nixon, que era un presidente conservador. E inició la Agencia de Protección del Medio Ambiente para beneficio del público, no por motivos políticos. Así que todo el mundo debe entender que si suprimimos la ciencia, EEUU no lo hará tan bien en el mercado internacional y perderemos negocios.

Tratemos de entender al kindergarten. “Suprimir la ciencia” es permitir considerar la hipótesis científica alternativa. Y estar “por la ciencia” es eliminar de cuajo la expresión de cualquier hipótesis alternativa — sin discutirla. Así que “la ciencia” es una entre las hipótesis científicas posibles. En concreto, la más popular entre los científicos en ese momento. Por ejemplo, el racismo, la eugenesia, el psicoanálisis, o el veganismo.  Lo malo es que entonces “la ciencia” no quiere decir gran cosa, porque a menudo es contraria a sí misma de una generación a la siguiente. Y a menudo es un error. Ciencia y no-ciencia son lo mismo, y sólo las separa el calendario. ¿Qué esperabas de los cantamañanas?

También es enternecedor el argumento de que como la Agencia de Protección del Medio Ambiente ha hecho intervenciones buenas, cualquier intervención que se le ocurra ha de ser beneficiosa. Y cuantas más, mejor. Sin medirlo ni pensarlo. ¿En serio?

Y todo el prodigio nace de un problema que radica en la velocidad de cambio de “las cosas”. Que no se puede ver en ningún sitio, y no ha producido ningún problema conocido. Salvo que sea el problema del enriquecimiento.

world-gdp-per-capita

Que por cierto, está muy relacionado con las emisiones de CO2.

gdp-y-co2

Y ya que estamos, esto es velocidad de cambio de la temperatura, en la serie más larga de termómetros que existe (Inglaterra Central).

Fuentes.

Mediatie.com:

NewGeography.com

UCSD.edu:

El kindergarten sigue totalmente obsesionado con su problema de “comunicación”. ¿Por qué no nos cree todo el mundo, si somos la ciencia y la verdad? Tiene que ser que nos comunicamos mal -entienden. Porque han comprobado que falla la teoría clásica que tenían para cuando la plebe no cree a los expertos. Se trata de la teoría del modelo de déficit, y consiste en imaginar que la culpa de la falta de fe se debe a un déficit de conocimientos por parte del público. Y si alcanzaran un nivel suficiente, no les quedaría otro remedio que creerse lo que dicen los que saben.

Un problema de comunicación, como se ve. Y tiene una solución que parecería obvia en principio. Impartir conocimiento. Inundar a la chusma con datos y evidencia.

Pero hay un fallo. Según esa idea, como resulta que la plebe tiene un nivel de conocimientos muy variable, debería notarse una diferencia dependiendo del nivel. Cuantos más conocimientos científicos, menos reacios deberían ser los burros para tragar. Y lo han medido, ¡pero resulta lo contrario de lo que esperaban! Según aumenta el conocimiento de la materia, sí ocurre que los que se podría esperar que tengan más fe (el kindergarten) muestran un mayor nivel de creencia. Pero aquellos de los que se puede esperar que sean reacios (los deplorables), lo son más cuanto más conocimiento tienen.

kahan-kindergarten-deplorables

El gráfico es de un trabajo de Dan Kahan, que creo que fue el primero en fastidiar la hipótesis del modelo de déficit. O en todo caso es a quien usa el nota de hoy para hablarnos de la ciencia de la comunicación científica, con un par.

Tim Requarth es un periodista y escritor que se dedica a ciencia. También estudió neurocencia, y dio clases biología, química y escribir, en la universidad de Columbia. Y propone que a la vista de la inutilidad de la inundación de evidencia científica para convencer al díscolo populacho,  lo que la ciencia debe hacer es repartir emociones.  Literalmente:

Is it any surprise, then, that lectures from scientists built on the premise that they simply know more (even if it’s true) fail to convince this audience? Rather than fill the information deficit by building an arsenal of facts, scientists should instead consider how they deploy their knowledge. They may have more luck communicating if, in addition to presenting facts and figures, they appeal to emotions. This could mean not simply explaining the science of how something works but spending time on why it matters to the author and why it ought to matter to the reader.

¿Nadie ve un problema con esta ciencia de la comunicación científica? ¿Ni siquiera un problema con la realidad? Porque emociones y personalización del fin del mundo es justamente lo que se han dedicado a repartir los alarmistas en modo industrial desde que empezó Hansen en 1988.

Etcétera.

O sea que Requarth les dice que tienen que cambiar para hacer lo único que ya hacen bien, y a mansalva. Y tanto él, como Kahan, y otros, se han olvidado que la ciencia abarca un poco más que el puto cambio climático. Incluso se podría sostener que lo que no abarca la ciencia es el cambio climático, que es política. En todo caso deberían haber probado su nueva teoría con otras materias, para ver si se puede generalizar. Por ejemplo, la mecánica cuántica, el Big Bang, la relatividad, o la evolución de las especies. Todas ellas son ideas nada intuitivas, y muy capaces de interferir con la “visión del mundo” de parte del personal.

Explico: La tesis de Kahan es que algunas ideas científicas forman también parte de la “identidad cultural” de la peña. Y propone que cuando ocurre eso, un mayor conocimiento científico permite mayor capacidad de argumentación y racionalización, y eso facilita creer lo que te pide el cuerpo — según la “identidad cultural”. Y efectivamente, su tesis explica sus datos … ¡porque sólo está mirando la chorrada del cambio climático! En todos los demás casos citados, y especialmente en la evolución, que tiene tantas implicaciones morales, lo que ocurre es que sí funciona el modelo de déficit. Cuanta más ciencia saben los deplorables, más dispuestos están a pensar que la teoría de la evolución describe algo real. Y las demás.

Pero hay una alternativa, que el kindergarten no parece tener capacidad para contemplar. Que por mucho consenso y mucha mierda que tenga el cambio climático, no tiene mayor evidencia que tantos otros consensos científicos que se han mostrado bochornosamente errados. Y por eso falla en el cambio climático el modelo de déficit, pero no en las demás. Porque en este caso no se trata del déficit de conocimiento de la chusma, sino de un déficit de evidencia real (por ejemplo empírica) de los expertos.

Pongamos que tenemos tres modelos:

  1. Modelo de déficit de conocimiento popular.
  2. Modelo de “identidad cultural”.
  3. Modelo de déficit de evidencia empírica. (Este modelo es invisible para el kindergarten).

El modelo (1) no explica los resultados de Kahan. El modelo (2) no explica los resultados generales fuera del muy especial caso del cambio climático, y probablemente de otros similares relacionados con la salud y con portarse bien. O sea, en la ciencia no seria. El modelo (3) explica -en mi opinión- todos los casos. Incluyendo un poco, pero sólo un poco, de lo de la “identidad cultural” de Kahan. Seguro que hay tesis científicas que resultan más difíciles de aceptar, y que a veces la dificultad dependerá de la “identidad cultural”. Pero más conocimientos solo producirán mayor polarización cuando la evidencia es de chichinabo;  mayormente de opinión (autoridad) y teoría, pero no evidencia empírica. Al que le cae a favor de la corriente aceptará autoridad, consenso, y bella teoría como “evidencia sólida”. Al que le cae en contra de la corriente exigirá una evidencia de verdad. ¡Pero es que además la ciencia clásica (no posmo) le da toda la razón para hacerlo!

No contemplar todos los modelos posibles es falta de seriedad. Kindergarten. Kahan, Requarth, y compañía.

Fuentes:

Tim Requarth:

Dan Kahan:

 

Página siguiente »