internet


pmalo-misoginia

A través de anécdota más o menos curiosa (la mitad de los mensajes misóginos en Twitter vienen de mujeres), podemos ver la filosofía con la que quieren regular el problema los gestores de la red.

La solución de sentido común en las redes sociales sobre la publicación de comentarios sería no decir nunca algo que no le dirías a la otra persona a la cara, pero esta regla simple parece ser ignorada regularmente.

Yo no creo que lo de “a la cara” resuelva mucho la situación. O la defina. ¿Cuenta como “a la cara” lo que le dice la peña a los árbitros en los partidos de fútbol? No parece. ¿Cuenta como “a la cara” lo que le dice el marido farruco y fuera de sus casillas a su mujer, o viceversa? Tampoco parece. ¿O lo que se puede decir desde la ventanilla de un tren en marcha a los que estén en el andén? Tampoco. Parece que hay un problema; “a la cara” no tiene mucha especificación.

¿Se refieren a algo formal, como un debate académico? Seguro que tampoco; eso no tendría una avalancha de clientes. Y por otra parte, hay muuuchas cosas que uno diría (y dice) a la cara sin el menor problema, incluso en el más formal debate de cuerpo presente que se pueda imaginar, y que sin embargo hay gente en Twitter que no lo puede soportar.

hermann-tertsch-plazaeme

Acto seguido, el bloqueo. Para que no haya lugar a una respuesta, o un debate.

Así que lo de “a la cara” no resuelve nada, aun en la más teresiana de las circunstancias.  ¿Por qué no le iba a recordar a Hermann Tertsch, a la cara, que nunca está a favor de la transparencia cuando no le conviene a sus gustos o fobias particulares? ¿Cuál sería el problema?

En realidad se trata de un asunto moral, o de moralidad. Entendida como código de conducta. Y Twitter a ese respecto no es “una red social”, sino una de un tipo muy especial. Por su dinámica. No hace falta que dos usuarios se pongan de acuerdo en interactuar, como es por ejemplo Facebook — si no me equivoco. Le “sigues” y le “hablas” a otro sin su permiso previo. Y eso, a nivel global.

Una circunstancia completamente novedosa en la historia de la humanidad. Sí, es verdad que normalmente  interactuamos con otra gente sin permiso y sin conocernos. Por ejemplo en la calle, o en un bar. Pero la calle y el bar están dentro de una sociedad, que tiene sus códigos (todas tienen). Aún así hay bares de algunas zonas en los que hay mucha gente que no entraría. Pero sí sabe de antemano que no entraría. Vaya, que dentro de una sociedad, mal que bien, sabemos movernos y sabemos lo que se puede esperar. Y lo que otros pueden esperar de nosotros. Es lo que hace que sea una sociedad, y no un agregado amorfo de fulanos.

Pues bien, Twitter, por su propia dinámica, es una no-sociedad. Y yo creo que esa es buena parte de su gracia. También es un experimento formidable. Sus gestores tienen, que yo vea, dos soluciones. O convertirla en una sociedad con su código, eligiendo cualquiera de los muchos que hay; o dejar que siga el experimento. En el primer caso se trataría de implementar con contundencia una moralidad clara. Probablemente la idea de la moralidad que pueda tener, por ejemplo, Noam Chomsky. Y entonces, en vez de no decirle a Hermann Tertsch lo que no le dirías a la cara, se trataría de no decirle lo que no le diría Chomsky. Es un plan. También es un coñazo. Y a Tertsch no le serviría de nada. La alternativa, seguir con el experimento, es interesante. Twitter es interesante. De momento.

facebook-y-luna

No nos perdamos por las ramas. No se trata de que Luna Miguel sea periodista y poeta, y de hacer una campaña contra la intolerable mojigatería de Facebook. Ni de que le devuelvan la cuenta en la que anunció su libro que habla de masturbación femenina. Sí, eso estaría muy bien, pero sería mejor si nos diéramos cuenta del monstruo que anda suelto.

Aquí tenemos un error de mentalidad muy grave. Pensamos que como Facebook es gratis, sólo FB puede poner las condiciones, y no hay nada mas que decir ni alegar. Y nada te impide no usar Facebook. Eres libre.

Las dos ideas son falsas. Ni Facebook es gratis, ni eres libre de no usarlo.

Pagas por usar Facebook. Mucho. Y no sólo le das tus contenidos a cambio de poderlo usar. Le das algo mucho más grave. Literalmente, tu vida. Lo que te gusta; lo que lees; lo que escuchas; lo que haces; con quién te relaciones; quién se relaciona contigo; a quiénes gustas, y cuánto. Vida con la que luego Facebook comercia, y proporciona a los que pueden decidir que eres un “target” adecuado para algún producto. También le proporciona tu vida -no sé si gratis o bajo favores- a unos cuantos gobiernos y sus agencias de espionaje.

Supongo que se entiende la idea. No es precisamente que tú no le dés nada al puto Facebook, y por tanto Facebook no tenga nada que cumplir contigo.  Por su uso pagas una pérdida de libertad y de intimidad acojonantes.

Tampoco eres libre de no usarlo, o de elegir otra alternativa. En según qué ambientes, no usar Facebook es como encerrarte en un ghetto. Casi como no existir, y definitivamente estar muy apartado del mundo. Sería como pensar que el teléfono móvil o el carnet de conducir son “opciones”. Para algunos lo son; para muchos, ni de coña. Pues ahora imagina que de la noche a la mañana una “startup” hubiera inventado las carreteras, todo el mundo se hubiera puesto a usarlas, y a necesitarlas, pero la “startup” pudiera decidir quién circula, o no, y a quién se lo impide — sin tener que dar cuentas de ello, “por motivos de seguridad”.

De acuerdo; nadie razonable, y que tenga noción de cómo funciona la cosa, usaría Facebook.  Ni Facebook ni … hmmm, ya me entendéis. Pero es que no somos razonables. Somos sociables, que es lo más irrazonable que se puede ser. Y en ese sentido Facebook, además de todo lo dicho hasta ahora, es funcionalmente un monopolio. Y no por lo que hagan o hayan hecho; es simplemente inevitable. Funcionamos así; hacemos lo que hace “la peña”.

A mis amigos liberales les molestará esta visión. Creen en la magia del mercado y en la inexistencia de la sociedad. Dejemos que sueñen. Pero sugiero a los picapleitos que le den un par de vueltas a esta idea. Que yo vea, tenemos … (sustituir por las expresiones técnicas adecuadas)

  1. Una prestación de servicios a cambio de un precio bien alto.
  2. Sin contrato ni responsabilidad.
  3. Un claro caso de mercado disfuncional (clientes cautivos).
  4. Un secuestro de contenidos que no posee su autor. Por ejemplo, Luna ha perdido todo lo que había puesto en Facebook. Un montón de material.
  5. ¿Se puede hablar de un “avataricidio”? Literalmente, se pierde una personalidad virtual, muy trabajada durante muchos años.
  6. Un monopolio como la copa de un pino.

¿Que hacemos con eso? ¿Dejar que el monstruo campe por sus respetos?

Enlaces.

En el blog de Luna:

Hay que andar con ojo. Estamos acostumbrados a que la palabra escrita suela ser muy perdurable. Solía haber muchas copias en muchas bibliotecas, y muchas bibliotecas duran siglos. Y las hemerotecas y tal. Pero hoy tenemos el ejemplo de una historia que cuenta Anthony en WUWT. La desaparición de una de las predicciones más bonitas y emotivas de los alarmistas del clima.

– Los niños no van a saber cómo es la nieve

– El calentamiento se está mostrando más en inviernos menos fríos que en veranos más calientes. Según el dr. David Viner, un investigador senior de la Unidad de Investigación del Clima (CRU) de la Universidad de East Anglia, en unos años la nieve del invierno se va a convertir en “un evento muy raro y excitante”.

Y todos melancólicos con la añoranza de la nieve infantil que ya no existirá. Maldito Calentamiento Global Acojonante, culpa de hombre pecador y de su industria. Pero resulta que la página del Independent, que ha sido carcajada y disfrute de millones y millones de escépticos del cuento, ya no existe.

Page not found.

Este es un caso especial. Posiblemente se trata de uno de los enlaces de la web más citados. Si ni lo encuentras en el periódico que lo publicó lo encontrarás en otra web. Y sabiendo la URL, tienes Wayback Machine [–>] para rescatarla.

la-nieve-es-cosa-del-pasado-wbm

Pero en casos de cagadas menos populares no va a haber esa posibilidad de rescate. Y parece como paradójico. La era de la explosión de la información, pero una información de perdurablidad francamente problemática. ¿Qué va a pasar dentro de cien o doscientos años, cuando se quiera documentar una de los casos más fantásticos de imbecilidad colectiva de la historia de la humanidad — como es el cuento del Calentamiento Global Acojonante? Sería dramático perder esa documentación. No hay mejor lección para el futuro de lo que no se debe hacer. Con la ciencia, con la política, y con la economía. Lo tiene todo como lección. ¿Se puede perder?

Y uno piensa, por ejemplo, en la Roma entre Cayo Mario y Julio César, con todos aquellos formidables historiadores y literatos escribiendo a mano a la luz de una vela, cuyos acontecimientos seguimos viviendo como si fuera el presente. ¿Acabaremos envidiando -también tecnológicamente- el mundo clásico? ¡Anda que no tendría morbo la cosa!

Imagina que te preguntan qué puesto crees que ocupa la plaza en un ranking de blogs de política en España. ¿Qué contestarías, si no te dejan usar el siempre cómodo NPI? Bueno, hay que explicar lo calculan con máquina, a base de numerosos parámetros (red de links del blog desde otros blogs, shares de sus artículos en Facebook, Twitter…). Eso dicen. Yo hubiera pensado como 200 o 300, o algo así. Ni siquiera tengo idea de cuántos hay.

Pues esta tarde me han dado un susto. Por Twitter. Luis I. Gómez, con un tuit.

luis-i-gomez-teads

No sabía ni lo que era TEADS. Y cuando he podido he ido al enlace. Clic.

plaza-top-ten

Y para más alucine, listan los cien primeros. Me ha sorprendido muchísimo ese puesto noveno. No tanto el octavo de DEE, pero también algo. Y es que tampoco hago nada para “promocionar” la criatura, aparte del obvio reparto de contenidos por Twitter, que hace todo el mundo. Lo que no tengo ni idea es de cómo han buscado su “universo”, ni si es más o menos completo — o indicativo.

También hay algo de trampa en el asunto. No es que esté mal clasificarlo como blog de política. Ni siquiera se puede decir que el cuento del Calentamiento Global Acojonante no sea política. Lo es. Pero sin esa “especialidad” el alcance en lo que miden sería mucho menor. Mucho.

Ya disculparéis el auto-aplauso, pero ya que me he enterado quería compartirlo. El susto, entre muchos es menos. Porque pisando los talones viene el blog de Iñaki Anasagasti. El senador basura favorito de Pérez Reverte.

anasagasti-ranking

El enlace a la clasificación:

Suelen acusar al PP de “neoliberalismo”, sea eso lo que sea. Y los mismos peperos suelen decir que están con la libertad. Debe ser que hablar es gratis. No sé si habrá abogados en sala estos días para ilustrarnos, pero voy a traer la última monada de la marianidad. El “estado hacker”.

Básicamente señalando un artículo de Ofelia Tejerina, especialista. Añadiré los comentarios de lego que se me ocurran.

Destaca:

La reforma de la LECrim. recoge la opción de que las autoridades policiales puedan proceder al registro de dispositivos informáticos de almacenamiento masivo y al registro remoto de equipos informáticos. Bajo mandato judicial las autoridades policiales podrán //-instalar software que permita de forma remota y telemática, el examen a distancia y sin consentimiento de su titular o usuario del contenido de un ordenador, dispositivo electrónico, sistema informático, instrumento de almacenamiento masivo de datos informáticos o bases de datos.

mariano-hacker

El registro remoto de ordenadores se haría con lo que se nos quiere vender como troyanos buenos, y se dice que se utilizarán en supuestos de:

a) Delitos cometidos en el seno de organizaciones criminales.

b) Delitos de terrorismo.

c) Delitos cometidos contra menores o personas con capacidad modificada judicialmente.

d) Delitos contra la Constitución, de traición y relativos a la defensa nacional.

e) Delitos cometidos a través de instrumentos informáticos o de cualquier otra tecnología de la información o la telecomunicación o servicio de comunicación.

El punto (e) parece cachondo. El delincuente puede usar o no usar instrumentos informáticos. Pero si los usa, entonces su delito está cometido a través de instrumentos informáticos. Con lo que se podrían haber ahorrado ese punto (e), y decir: cualquier delito en el que podamos usar el troyano bueno.

Pero si vale para cualquier delito en el que se usen medios informáticos, ¡también sobran el resto de los puntos! A ver, si se puede aplicar un registro remoto de equipos informáticos, es que se han usado equipos informáticos. Y si se han usado, es que son delitos cometido a través de equipos informáticos. Y por tanto, vista la funcionalidad de la monada, se pueden simplificar mucho los supuestos legales en los que se puede aplicar un registro remoto sin conocimiento del titular:

– Para todos los delitos y circunstancias que queramos.

Mira qué fácil. Sin disimulos, ni tonterías. Como si Mariano tuviera dos cojones. Y esto hace del estado y de la policía el hacker más peligroso que haya existido hasta el momento. Van a tener que evolucionar los antivirus y anti-malware. Y pasar a ser anti estado y otros virus, y anti estado y otro malware. Y más difícil, pero también más importante, va a haber que cambiar la forma en que la peña usa los chismes prodigiosos. Porque el peligro del hacker es un peligro más o menos remoto para el común de los mortales, o eso puede pensar. Pero el peligro del estado (y de Mariano) es el peligro menos remoto y teórico que se podría imaginar. Vale, piensa en Pablito o en los etarras si eres simpatizante de Mariano. Hay que interpretar con perspectiva.

Sin idea de derecho, y no más práctica en asuntos de registros que lo que puedo ver en alguna serie policiaca, se me ocurre otro horror. Los registros digamos analógicos (los de siempre), parece que se hacen llamando a la puerta. Vamos, con el bicho dentro, y viendo lo que pasa. Y tal vez con algún funcionario del juzgado. No sé, imagino algún tipo de garantía de que no es la propia policía la que ha plantado las pruebas en el lugar que se registra. Espero que no sea un sistema de simple y enternecedora confianza en la policía. Y si esto es así, ¿cómo puede funcionar el control en un registro remoto de equipos informáticos? ¿Cómo puedes saber que no es el “estado hacker” el que ha plantado lo que digan que han encontrado en el equipo?

Puestas así las cosas, podríamos estar en la disyuntiva de, o abandonar la revolución tecnológica, o abandonar el estado de derecho. Como no mejore la tecnología hasta hacerla razonablemente “anti estado”. Pero eso es mucho mejorar. Básicamente, un sueño.

Fuente, e info jurídica:

Marod

(Marod: elevado a la entrada desde los comentarios)

Efectivamente, estamos ante otra gran chapuza legislativa. Otra en la que parece que el legislador ha olvidado que existe la Constitución y el Estado de Derecho.

Que no sea por no recordarla a quien quiera escuchar:

2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.
3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.
4. La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

Esto es lo que acordamos wethepeople y el Estado en ese contrato por el cual nosotros nos obligamos a obedecer y a pagar impuestos, y aquel se compromete a protegernos y darnos el marco necesario para eso que, ingenuamente, venimos en llamar civilización.

Hasta ahora, la LECr venía obedeciendo bastante correctamente a su superiora y dispone en la parte de la intervención de comunicaciones:

“Para la apertura y registro de la correspondencia postal será citado el interesado.Este, o la persona que designe, podrá presenciar la operación”.

Y cuando los funcionarios del estado tenían algún exceso de celo, el TC les recordaba:

“este Tribunal ha reiterado que el derecho al secreto de las comunicaciones (art. 18.3 CE) consagra la libertad de las comunicaciones, implícitamente, y, de modo expreso, su secreto, estableciendo en este último sentido la interdicción de la interceptación o del conocimiento antijurídicos de las comunicaciones ajenas. El bien constitucionalmente protegido es así —a través de la imposición a todos del “secreto”— la libertad de las comunicaciones, por lo que dicho derecho puede resultar vulnerado tanto por la interceptación en sentido estricto —que suponga aprehensión física del soporte del mensaje, con conocimiento o no del mismo, o captación, de otra forma, del proceso de comunicación—, como por el simple conocimiento antijurídico de lo comunicado —apertura de la correspondencia ajena guardada por su destinatario, por ejemplo—. Hemos destacado igualmente que el concepto de secreto de la comunicación cubre no sólo su contenido, sino también la identidad subjetiva de los interlocutores, de ahí que se haya afirmado que la entrega de los listados de llamadas telefónicas por las compañías telefónicas a la policía, sin consentimiento del titular del teléfono, requiere resolución judicial, toda vez que el acceso y registro de los datos que figuran en dichos listados constituye una forma de afectación del objeto de protección del derecho al secreto de las comunicaciones”

Es algo muy sencillo de entender sin tanta parafernalia doctrinal. La pongo para que se vea que no es algo que yo me saco de la gorra. Vamos con una explicación más de “bar”

Lo grave de esta reforma es que otorga un cheque en blanco al ejecutivo. Allá donde intervenga un chisme digital tendremos nuestros derechos fundamentales suspendidos. Ten cuidao con tus correos, tus whatsup, tus visitas a páginas, tus comentarios en foros y páginas (un saludo a Mariano por si nos están leyendo 😀 )

Esto entronca directamente con un pilar básico en esto de las leyes. Lo he comentado alguna vez ya. Igualdad de armas. Hace no mucho cité un caso famoso que todos conocemos por la peli “En el nombre del padre” el de los 4 de Guilford (si hay algún despistado en sala, estos 4 tipos se pasaron 15 años en la trena por una bomba en un pub inglés que ellos no habían colocado ni tenían nada que ver)

La opinión pública se llevó las manos a la cabeza por el desproporcionado plazo de detención y las supuestas torturas que infringieron a los detenidos.

Pero lo que realmente falló, y de ello tomaron nota los legisladores de GB y de toda Europa, fue la obtención de pruebas sin ningún control. Ni el juez, ni la defensa, ni la fiscalía supieron, supervisaron o dijeron algo sobre las diligencias que hacía la policía (el ejecutivo). Claro, sin molestos controles, ancha es Castilla (o Londres)

Si el proceso no garantiza que las partes (3: acusación, instructor y DEFENSA) tienen las mismas armas procesales…. Algo huele a podrido en Dinamarca.

Pues poner en manos del ejecutivo un arma de destrucción masiva (el troyano bueno) y darnos un tirachinas para defendernos (una motivación al juez si es que la cosa no es muy urgente) quiebra el principio sagrado en Derecho, de una forma desvergonzada para todo un Registrador de la Propiedad, eh Mariano?

Y luego tal y como Plaza apunta, el último supuesto es una declaración de que la proporcionalidad nos las vamos a pasar por el forro.

En fin, al TC derechita y sin cenar. Esperemos que no nos falle el garante… Aunque últimamente no me fío mucho.

Sefuela nos informa:

 

Al parecer, en gobierno socialista de Chile se ha embarcado en una payasada anti-internet digna como del gobierno de subnomales de Rajoy. A los que tengan un blog, supongo que bajo un dominio *.cl, y publiquen con una frecuencia de cuatro entradas por semana, les pretenden obligar a:

– Tener domicilio en Chile.
– Informar la iniciación de actividades a la Gobernación Provincial o Regional.
– Acreditar la inscripción en el Registro de Dominio.cl NIC Chile e informar la frecuencia de actualizaciones.
– Indicar el nombre y domicilio del propietario o concesionario, o representante legal en la página en un lugar destacado.
– Hacer un depósito legal mixto en la Biblioteca Nacional.

También debe de afectar a los que usen redes como Twitter o Facebook, pero no consigo entender cómo. Ojo, que parece una gran salvajada (aparte de chorrada), pero aquí la Marianidad nos tiene bajo la ley de prensa a los blogs. O les tiene a los que los tengan alojados en España, supongo. Con lo cual, poco a poco, todas esas posiblidades de negocio se irán perdiendo en España. Y ahora en Chile, todavía con más motivo. Por no hablar de la libertad y pamemas similares.

Pasen y vean, desde bibiochile.cl:

Yo alucino, porque la primera vez que estuve en Chile fue justo cuando se cumplían diez años del gobierno de Pinocho. Y la comparación con lo de Franco era inevitable. Con muchas diferencias; a peor y a mejor. Y claramente a mejor estaba la situación de prensa, en la que veías críticas al gobierno que nunca se hubieran imaginado en la dictadura española. Sobre todo en su primera mitad. Pero en Chile veías críticas muy duras en el mismísimo Mercurio. Sin buscar cosas raras. Y en Chile la gente lee leía la prensa de papel. Más que aquí.

En fin. Lástima. Es un país que quiero. No pensaba que pudieran estar llevando el mismo camino a la mierda que nosotros.

El amigo Archibald Haddock es un poco bronquillas. Le va la marcha. Y además, es como mi representante. Me busca líos. Pero se puede entender el espíritu. ¿Por qué no habrá forma de debatir sobre el cambio climático? ¡Si es un modo estupendo de enterarse de lo que hay! De lo que piensan unos y otros, y de lo que tienen de soporte. Pero no hay forma.

La última gestión, de hoy mismo, ha sido con José Miguel Viñas. Meteorólogo, físico atmosférico, y divulador de la cosa. En principio, el ideal para un intercambio de prejuicios. Y hasta de datos y argumentos.😉

 

Se lo va trabajando, Archie. ¡Y J.M. contesta! De momento, algo.

jm-vina-1

 

Nota: Por “estabilización” se refiere a La Pausa. Esa que al principio decían los carbono-maníacos que no había, y ahora dicen que no importa. Pero sí importa, claro. Cuanta más larga la pausa, menos calentamiento se le puede calcular al CO2. Desde la propia teoría del IPCC.

jm-vina-2

 

Nota: Aquí hay un punto muy interesante. “Alterar significativamente la variabilidad natural del clima”. ¿Nuestras emisiones son lo suficientemente importantes como para haber hecho eso ya , o como para llegar a hacerlo en un futuro impreciso? Lo primero sería un conocimiento empírico; lo segundo, un conocimiento imaginativo — a falta de modelos con capacidad predictiva contrastada. Para entendernos: Les creemos a los astrónomos cuando nos dicen la posición de marte dentro de dos años. Y por buenas razones; lanzan una sonda, y aterriza allí. Una y otra vez. No les creemos a los financieros cuando nos dicen que ciertos productos “mágicos” (después “tóxicos”) solo pueden subir, porque solo se les ha visto subir.

jm-vina-3

 

jm-vina-5

 

¿Hmmm?

jm-vina-6

¿Hmmm? ¿Hmmm?

Dos problemas. No hay respuesta a “puede ser bueno”. No hay respuesta a que no son 2º, sino 0,5º.

Y cambiamos de argumento. Donde era “2ºC en pocas décadas”, ahora es cualquier cantidad de temperatura, en cualquier tiempo, porque el efecto de la temperatura es “no lineal”. No es un argumento absurdo, Pero sí es un argumento místico, y basado en la ignorancia. De ningún modo en una “ciencia establecida”. Místico, porque son propios del misticismo los efectos independientes de cantidad. La naturaleza no suele funcionar así en los sistemas que duran mucho tiempo — como la vida en la tierra. Y se basa en la ignorancia, porque es cuando no sabemos nada cuando cualquier cosa parece posible para nuestra ignorancia. Pero en realidad no es posible cualquier cosa.

Pero sigamos.

jm-vina-7

raymo-temperatura-mar

No parece haber mucho interés en el desarrollo del tema, y Haddock aprovecha para hablar de su libro. ¡Bien!

jm-vina-8

Pues no hay ninguna prisa, faltaría más. Llevo siete años intentando saber de dónde sacan tanto cuento con el clima, puedo esperar unos meses más. Hasta años.

jm-vina-9

Añadido: J.M. tiene sentido del humor, y buen carácter. ¡Buen punto para Haddock, el liante!

jm-vina-10

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.025 seguidores