identititis


Los sociatas y los nacionatas se han puesto de acuerdo para formar gobierno. Y dentro del acuerdo aparece la propuesta de definir Vasquilandia como “nación”. Para los nacionatas el asunto no tiene mayor problema de definición. Basta leer a Arana para comprender que por nación entienden a los boronos plantaberzas que odian a los maquetos esos que bailan agarrado. Lo de siempre; la carlistada mística contra el liberalismo indecente. Pero ¿qué entienden los sociatas? Al parecer, algo que llaman, nación cultural.

¿Y eso qué es? Básicamente un nombre para hacer bonito. Una nación pero no-nación.

En una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, Mendia ha argumentado que «nación en sentido cultural es un término perfectamente aceptado» que tiene encaje político y jurídico en el Consejo de Europa y que «no significa tener una soberanía originaria ni un derecho a ser un Estado independiente». Por eso, ha añadido, «naciones hay muchas en el mundo pero Estados hay muy pocos». [ABC –>]

Seguro que tiene “encaje”, y está “aceptado”, si lo dice Idoia. El problema es saber qué significa. Por aquello de poder reconocer una nación cultural cuando la tienes delante. O, sin ir más lejos, saber cuál es tu nación cultural. Debe ser algo muy importante si tantos desvelos causa. Y no parece un asunto fácil. Pongamos que buscas en internet [cultural nation definition –>]. No encuentras ninguna definición que te pueda permitir señalar una nación cultural. En serio, mira:

cultural-nation-defiition

Encuentras sobre todo nacionalismo cultural. El único resultado que promete la definición que buscamos, no la da; sólo proporciona la definición de “cultural”. En cambio, si eliges resultados de imágenes encuentras el significado real en todo su esplendor. ¡Los indios!

nacion-cultural-1

No es difícil suponer que el brazo rosa de la derecha bien podría pertenecer a Idioa Mendia y a su nación cultural. Lo malo es que no todos los sufridos habitantes de Vasquilandia tenemos por qué imaginarnos indios de mentirijillas.

nacion-cultural-2

¿Se entiende el problema? Si nación cultural se refiere a vascos disfrazados de indios, Vasquilandia no es una nación cultural. Si se refiere a vasquiparlantes, Vasquilandia es España. Si se refiere a los genes, Vasquilandia es el País Vasco … y Zamora, y Burgos, y Cantabria, y Andalucía, y Extremadura, y Cataluña, etc. O sea, como la puta España. Aunque siempre podríamos adornarnos, estilo PSOE, y decir que Vasquilandia es una nación cultural de naciones culturales. Y nos quedamos tan panchos.

Pero todos sabemos que hablamos del Kindergarten. Se trata, no ya de los sentimientos, sino de los sentimientos debidos. Y ahora sí podemos definir. Nación cultural es una geografía cuyos antropoides deben sentirse indios de las praderas, y deben aspirar a formar una reserva india.

Problema resuelto. Da igual que te disfraces, como hace Idioa, o que no. Da igual lo que te sientas, o que no te sientas nada. Incluso da igual lo que hagas. Vasquilandia es una nación cultural, porque ese es el sentimiento que deben tener los vasquilandeses. Con lo que te dejan bien jodido, porque ni siquiera te queda la opción de ser un extranjero cultural dentro de la nación cultural.

No se lo cree ni la idiota Mendía. ¿Por qué no va a haber objetores de nación cultural? Aquí tiene uno.

Añadido (obvio). Una “cultura” se define desde fuera. Por ejemplo, la “cocina francesa” no es lo que crean los franceses, sino lo que los no franceses tienen por “cocina francesa”. Pasa lo mismo con la inteligencia. No es lo que uno cree que tiene, sino lo que creen los demás. Pero lo de nación cultural funciona por otra vía. La vía Kindergarten. Una auto-definición. Sueños de mocosos babeantes.

 

Félix Ovejero le hinca el diente a la idea de nación de los separatas, en un trabajo recién publicado en Academia.edu (clic)

sobre-la-idea-de-nacion-felix-ovejero

Describe bien el aberrante salto mortal que dan. La suma de una “identidad” (étnica, cultural, la que fuere) más una voluntad. La identidad por sí misma no define o crea una nación. Los negros o los calvos no son una nación. Ni siquiera los angloparlantes, o los que comen caracoles o tocan las castañuelas. Les falta la voluntad. Pero la voluntad tampoco es suficiente para crear una nación, o tener “derecho” a crearla. Los nacionatas no aceptan el principio de “naciones a la carta”, por mucho que imaginen sostener un principio democrático.

Podría tener sentido si propusieran que siempre que haya identidad + voluntad existe nación, o derecho a nación. Pero obviamente no es el caso. Ni aceptarían una nación gitana dentro de la que quieren inventar, ni una nación femenina, nación de gordos, etcétera. Algunas identidades sirven para hacer nación, sumadas a una voluntad, pero otras no. Y nunca dicen qué identidades, en general; lo tienen que incrustar en la definición de esa nación. Por ejemplo, la identidad catalana sirve para hacer nación, pero la identidad española no. ¿Por qué? ¡Porque lo digo yo! O lo dice mi definición de nación catalana y mi definición de no-nación española.

Aquí suelen dar un salto hacia la historia, imaginando una supuesta nación histórica. Pero también consiste en elegir una parte de la historia — y a menudo inventarla. El mismo problema: Nunca aceptarían Imperio Romano, Nación Visigoda, o Nación Carolingia. Ni España. No menos históricos, todos ellos, que sus imaginaciones. En realidad mucho más históricos. (Esta parte de la historia no la trata Félix Ovejero).

Y además, al nación de los separatas ni siquiera existe, según ellos mismos. Puesto que están en un proceso de construcción nacional. Que es el proceso de creación de una voluntad, y a menudo de creación de una identidad. Por ejemplo, la ingeniería de hacer como que hablamos vascuence, que en realidad no hablamos ni de broma [–>]. Pero siempre que sean unas voluntades y unas identidades determinadas, y no otras completamente equivalentes. Si alguien ha visto un razonamiento más circular en toda la historia de la humanidad que avise, porque yo no lo conozco.

Tiene una parte final, que se titula Nacionólogos, apasionante.

Lo que cuesta entender es que los estudiosos del nacionalismo sigan a los nacionalistas en ese marasmo intelectual. Es lo que sucede cuando investigadores adoptan el punto de vista –el uso de nación– del propio grupo o, más exactamente, de quienes se denominan a sí mismos nacionalistas: hay un conjunto de individuos (los nacionalistas) que dicen/quieren que otro conjunto de individuos (más numeroso) es/ sea una nación; por tanto, este otro conjunto constituye una nación. Los antropólogos estudian la danza de la lluvia, pero cuando quieren regar sus jardines no se ponen a bailar.

Nuestros nacionalismos periféricos son una de las mayores payasadas intelectuales jamás inventadas. Pero en realidad es mucho más payasada seguirles el juego, o el discurso.

Os dejo con Ovejero:

El reportaje sobre la vasconización tardía, de ETB, no es gran cosa. Es mucho más rápido, y tiene muchísima más información, leer las dos breves entradas de la plaza al respecto. 1 [–>] y 2 [–>].

Pero para aficionados a la tele:

http://www.eitb.eus/es/television/programas/una-historia-de-vasconia/

(Hay que elegir en “más episodios completos” el que se llama: La Euscaldunización Tardía.

Sin embargo la noticia es que la herejía se pase por televisión. ¡En Vasquilandia! Porque lo de la “vasconización tardía” pone de los nervios al vascopiteco. Mira:

denuncia-vasconizacion-tardia

Con perlas hermosísimas:

Los firmantes de este texto queremos elevar nuestra protesta a EITB, en la medida de que es un ente público, porque pensamos que no puede pagar hipótesis contrarias a casi todos nuestros historiadores y lingüistas, con más razón las contrarias a nuestro pueblo. Para terminar, reclamamos a las instituciones públicas y privadas así como las personas responsables de defender la lengua, cultura e historia de nuestro país que se posicionen ante esta producción, mientras que a la EITB pedimos que no vuelva a emitir al menos el primer capítulo de la serie documental.

¡Hipótesis contrarias a nuestro pueblo! Nuestro pueblo depende de que aquí se hablara vascuence antes de los romanos, o llegara después. ¡Pues vaya mierda de pueblo!

No acabo de decidir si el autor de Una Historia de Vasconia es un cursi, o un jeta de infarto.

alberto-santana

Como cursi, siendo cursi vasco es de la peor especie que existe. Véase la parla de los etarras. Lo cursi no nos pega a los vascos, y cuando caemos en ello queda fatal. Pero tal vez me inclino a la solución jeta de órdago. Hay que tener un par para disculparse así por la tesis del reportaje:

Estamos tocando nuestra fibra más sensible y querida de nuestra identidad como pueblo. Es el corazón mismo de nuestra fe colectiva. Y son muchos quienes seguramente piensan que nunca habría que cuestionarlo.

Acojonante, porque arranca con una lacrimógena declaración de amor a Vasquilandia y a “lo vasco”, para continuar con la más cabal desmitificación de sus amores y de su fe que cabe imaginar. Pero tiene morbo la mezcla entre el tono cursi y el fondo herético, casi cínico.

El mapa de la vasconización. Tiene la ventaja de explicar, no sólo la toponimia y antroponimia pre-romana, sino los dialectos del vascuence.

etb-vasconizacion-tardia

Es mejor el único otro episodio que he visto. Habla de turismo y “deporte vasco”, y tiene mucho más “texto”.

http://www.eitb.eus/es/television/programas/una-historia-de-vasconia/

(Hay que elegir en “más episodios completos” el que se llama: Las Reinas del Verano.)

Y explica la historia de Vasquilandia como destino turístico, y la transformación de sus núcleos urbanos costeros. Desarrollando detalladamente la causa. Por ejemplo, en Biarritz, la granadina Eugenia de Montijo, y Mérimée, con la gitana Carmen. A la la corte de Napoleón III, Biarritz …

… les excitaba por su proximidad a una España morisca de bailadoras gitanas y toreros.

Al ver a los vascos creían estar viendo a unos andaluces raros.

andaluces-raros

Y de ahí la pinta del casino de Hedaya …

casino-hendaya

… o la plaza de toros de Bayona.

plaza-toros-bayona

Puro Mérimée.

Resumiendo el resto. San Sebastián: Isabel II, Maria Cristina de Ausburgo. Una copia del París de la época. Lequeitio: Zita. Etc.

Y el remate herético con el “deporte vasco”. Las regatas de traineras, inventadas en Sanse como entretenimiento de turistas. Nada que ver con supuestas carreras entre tripulaciones balleneras. Los botes de los balleneros iban a vela, y sólo usaban los remos como complemento para la maniobra. No eran tontos.

Al principio intentaron usar eso en el “show” para turistas. Pero una carrera a vela, y dentro de la Concha, era aburridísima.  Poco espectáculo. Y se inventaron la “emoción” de ver a animales vascos partiéndose los cuernos contra los remos. O cortando leña y levantando piedras. Espectáculo -disfrutar del sudor ajeno- muy adecuado para un turismo marcadamente aristocrático y nada étnico. Como los paisanos hablaban “raro”, eran “otros”. Etnias; cosas. Mira qué monos; y qué esforzados ellos. Y es por eso que no salieron deportes elegantes; como el tenis, el golf o el criquet.

Esas tradiciones “ancestrales”, ya se sabe. Todas son del siglo XIX, y creadas para señoritos ociosos ávidos del esfuerzo … ajeno. Y con el tinte romántico de la etnia, lo rarito. El reportaje dice que la cesta-punta tiene el mismo origen donosti-turístico, pero más tardío (1894). Ni idea. Pero queda claro que la máxima aspiración de los nacionatas, hacer de Vasquilandia un parque temático, ni es una idea nueva, ni es una idea suya.

Más bien es cosa de reinas españolas y emperatrices francesas y austro-húngaras. El discreto encanto de lo étnico, visto desde la metrópoli cosmopolita. Y nuestros asnos, claro, prefieren identificarse con el remero que hacía el “show”, que con la élite a cuyo entretenimiento iba destinado. Por el parecido, supongo.

 

La única pena es que, siendo por ETB y vista su audiencia, no se habrá enterado nadie. Lo único, por los que protestan. Gracias.

Agradecimientos y fuente:

Más sobre vasconización tardía en la plaza (con los enlaces que hay tienes todo lo que necesitas):

Añadido para José María:

trainera_en_la_bahia_de_sanander

 

Cainismo e “identititis” (PM). Eso es lo que hay que curar.

Ved

Los celebrantes de los angelitos, ¿los tendrán por ex-asesinos, o por no-asesinos?

Es una duda interesante, a pesar de ser filosófica. Vasquilandia, esa cloaca moral, está literalmente plagada de celebrantes de asesinos. Pero los humanos somos bichos raros que nos contamos cuentos, y, sobre todo, ¡nos los creemos! Cuentos morales, mayormente. Y cuando queremos aplaudir asesinos, por ejemplo porque porque coincide con el guión, los convertimos en otra cosa. Y esa es la intriga; ¿cómo funciona el blanqueamiento de asesinos al que se está dedicando con tanto ardor el paisito? No me acabo de enterar, pero igual es porque lo dicen traduciendo del vascuence y no traducen muy bien.

En todo caso sólo hay dos posibilidades. No hay cuento que pueda ocultar la pistola, la bala, el agujero en la nuca, la sangre; o los cuerpos inocentes destrozados. Incluso las auto-trolas tienen un límite. ¿Se cuentan los celebrantes que no están aplaudiendo asesinos, porque que en realidad aplauden a ex-asesinos? En un plan como este: Sí asesinaban, y sí eran inocentes sus muertos; pero eran otros tiempos y el tiempo nuevo lo lava todo. Y más blanco.

tiempo-lava

El problema está en la frontera. ¿Por qué antes asesinar estaba bien, y ahora no? Que sí, vale; conocemos el cuento. El tiempo ha cambiado. Pero como no sabemos cómo ha cambiado, ni por qué, lo mismo puede volver a cambiar. ¿Dejarían de ser “ex”? ¿Y serían celebrados igual? Porque entonces habría que empezar a contemplar la siempre inquietante posibilidad de que en realidad seamos una canalla ética francamente impresentable. Sin frontera que explique cuándo asesinar inocentes está bien, o mal, no hay “ex” que valga. Que hagan un dibujito para entenderlo.

La otra posibilidad es que no sean “ex”, porque aunque asesinaban, y asesinaban inocentes y niños, no eran asesinos. Eran, por ejemplo, nobles “gudaris” que construían una nación. Y las naciones, como todo el mundo sabe, se construyen asesinando inocentes. Hmmm …, no arreglamos mucho. Otros también dicen que construyen naciones, y no lo hacen mediante bandas de asesinos de inocentes. Además, la conclusión de tal argumento sería que construir naciones es un ejercicio muy poco presentable moralmente. Cosa con la que la izquierda divina siempre había estado de acuerdo. Las naciones eran asquerosidades de los fachas. Yo también lo creía así, cuando era izquierda divina. Y ahora también, sin serlo. Debe ser que los tiempos cambian. O las lavadoras, ya no sé.

@rpr3z tiene una serie muy interesante sobre algunos de los angelitos esos, hoy  tan celebrados. En concreto, los de Galdácano.

Y nosotros vamos a aprovecharlo … para honrar a los asesinados. Señalando asesinos. Si de homenajes se trata, y si los asesinos merecen homenajes, mucho más los asesinados. Enlazamos. Un clic lleva a los merecimientos de cada angelito. Pero lo suyo es empezar con la introducción.

Los etarras de Galdácano

Y con ustedes, los angelitos. Una suerte poder enlazar directamente al servidor de @rpr3z, y no tener que ensuciar mi disco duro con estas caras.

1. Gorka Martínez Arkarazo

gma

 

2. Iñaki Krutxaga Elezkano

ike

3. Jon Bienzobas Arretxe

bienzobas

 

4. Kepa del Hoyo Hernández

kdh

 

5. Oier Goitia Abadia

oga

 

6. Txus Martin Hernando

tmh

 

7. Xabier Garcia Gaztelu

txp

8. Iker Lima Sagarna

ils

 

 

¿Alguien ve una raza especial o distinta ahí? Y tampoco. Pero el que tenga huevos de entrar en los enlaces sí verá algo especial. No racial, que imaginaba Arana, sino moral.

Luisa Delgado

En julio 2010 cuándo la Selección de España ganó los mundiales, se escucharon cantos de júbilo en la céntrica Plaza Moyúa de Bilbao. Era algo inaudito y yo me quedé sorprendida. Había gente gritando “yo soy español español” y veías la bandera española, algo que aquí es un sacrilegio. Por desgracia esa libertad duró poco, pero yo veía su lado amargo porque me sonó a expresión de sentimientos contenida. Era cómo si ante esa victoria deportiva tan importante hubiese reventado una olla a presión que reprimía los sentimientos de identificación española. Los nacionalistas estaban que trinaban. No podían soportar que parte de la sociedad vasca se identificase públicamente con la Selección de España. Yo pienso que había miedo en los nacionalistas por 2 motivos:

1-Se demostrase que el País Vasco no es tan nacionalista cómo se quiere hacer creer.

2-Se empezase a perder el miedo al nacionalismo, cómo pasó con el trágico asesinato de Miguel Ángel Blanco. Por desgracia ese miedo volvió al de muy poco tiempo.

Era tal la rabia y la envidia que tenían los nacionalistas que apoyaban a la Sociedad d los Países Bajos, todo con tal de ver perder a España porque ya me dirán la vinculación que tienen éstos con los Países Bajos. Son cómo niños pequeños.

Hace unos años, cuándo la Vuelta a España pasó por el País Vasco después de unas décadas causó mucha expectación. Parecía que algo tan normal cómo una vuelta ciclista de gran prestigio pasase por una zona de España fuese cómo una profecía bíblico. A pesar de las quejas de los nacionalistas, las calles de Bilbao estaban abarrotadas y eso que hacía un sol de justicia.

Unos años después, en 2016, La Vuelta vuelve a pasar por esta zona dónde hay una gran tradición ciclista y también ha vuelto a causar mucha expectación. Solo que esta vez ha sido menos polémica que la primera vez, ya que entonces se vio que no pasaba nada malo cómo los nacionalistas profetizaban con sus quejas, rabietas y lloros de niños mimados. Este año también ha vuelto a hacer un sol de justicia y a pesar de este gran inconveniente las calles de Bilbao han vuelto a estar llenas.

¿Pero no se supone que el País Vasco es anti-España y que no quiere saber nada de España?
Si tal es el odio que se siente hacia España, ¿cómo es que las calles estaban llenas por ver La Vuelta y eso pillando en horario laboral y con el calor que hacía? Indiferencia hacia España o será.

¿O cómo es que los bares se llenan para ver jugar a la Selección Española? Tampoco suena a indiferencia cómo si fuese la Selección de Liechtenstein.

Estos hechos me hacen pensar que la sociedad vasca no es tal cómo puede parecer a simple vista. Cuándo más veo estas cosas más pienso que nada es lo que parece. Que detrás de los “eskerrik asko”, de los “agur”, de los “tx”, de los “Gorka” por quedar bien socialmente si se escarba un poco se aprecia un sentimiento de identificación con España.
Lo enfermizo es que tenga que estar oculto y reprimido por una idelogía totalitaria cómo es el nacionalismo. Al nacionalismo no le queda más remedio que reprimir, adoctrinar y acomplejar porque tiene miedo a la libertad.

Ahora cambiando de tema pero relaionado con esto. Hace un rato he visto en el 13 TV al periodista Carmelo Encinas(ideológicamente próximo al PSOE) que Aitor Esteban y el PNV son exquisitos, cómo gente muy educada. Se nota que este hombre no conoce a fondo la vida en el País Vasco. Un partido que da total impunidad en las fiestas de los pueblos a que los amigos de los asesinos pongan txosnas de apoyo a ellos. Un partido que ha puesto todo tipo de palos en la rueda para que las correspondientes HB fuesen ilegalizadas. Un partido que ha manejado a la Ertzaintza a su antojo con escasas detenciones en la kale borroka permitiéndoles todo tipo de pintadas amenazantes. Un partido que en la ETB dedica programas a Arnoldo Otegi, cercano a los asesinos y que en sus tertulias de disculpa a los asesinos. Un partido que prohibía manifestaciones del Foro Ermua(Iñaki Azkuna el incuestionable) y siempre ha permitido manifestaciones a los amigos del tiro en la nuca.

¿Carmelo Encinas considera a este gente de educada? ¿Cuándo se van a empezar a llamar a las cosas por su nombre? ¿Por qué ese complejo en describir al PNV cómo lo que realmente es, un lobo con piel de cordero?

Luisa Delgado

Todos los días me hago la misma pregunta y parece ser que la respuesta a este paso será “nunca”.

Veo una sociedad vasca totalmente adoctrinada por el nacionalismo vasco, una sociedad sumisa y acomplejada. Y es lógico dentro de la anormalidad de la sociedad vasca, que esto pase porque décadas de bombas-lapa y tiros en la nuca es normal que se haya inoculado un miedo en la sociedad vasca que tardará décadas en curarse.

Este miedo se manifiesta de diferentes formas. Una es el repugnante silencio cobarde. Cuándo ETA asesinaba pues no decir nada, no expresar la más mínima crítica. Cómo quien oye llover en esta tierra. Otra forma de miedo y todavía más repugnante es el síndrome de Estocolmo. Tal es el miedo que hay que hacerse perdonar cómo sea y para ello hacerse victimario, aunque uno sea nacido en León.

Este miedo por no salirse de la tribu se manifiesta a través de estos modismos que ya los he comentado otras muchas veces antes pero son tan absurdos y a la vez excluyentes que nunca me canso de mencionarlos:

1-Hay que bautizar a los hijos cómo Gorka y no Jorge, Miren y no María, incluso ahora hay algunos estrafalarios y así uno es más de pura cepa. Incluso a uno mismo sin esperar siempre a los descendientes porque si uno se llama Juan se hace llamar Jon y así tiene el pasaporte a la tribu.

2-Hay que escribir con K y TX y no con C o CH. Parece que escribir gramaticalmente bien es una ofensa. En muchos bares se ven “pinTXos”, “boKatas”. Será escribir las reglas gramaticales del idioma en que se habla. Si hablo en español, lo lógico es emplear la CH y la C. De forma que ahora hay que desaprender lo que se ha aprendido en el colegio y emplearlas mal para que no se nos señale. ¡Acojonante! Ésto de las reglas gramaticales se lo he dicho a algún TX-maníaco y les sienta bastante mal. Yo creo que les molesta que se descubra sus complejos, su estulticia.

3-Emplaer ciertas palabras políticamente correctas a la hora de hablar. Además lo curioso que son palabras muy sentimentales y que evocan sensaciones agradables. Es cómo querer hacernos asociar lo vasco con lo bueno. Es decir, “padres” es “aitak” y encima se dice mal porque sería “gurasoak” por los que tanto presumen defender el euskera. “Profesor” es “irakasle”. Cómo si un profesor del País Vasco fuese en lo esencial diferente a un profesor de Cantabria o Yakarta.

4-Hay que decir “AGURRRRRR” por todo lo alto y que se entere todo el mundo de lo vasco que es uno aunque a la gente le importe 3 pimientos. Y si encima se dice “eskerrik asko” pues mucho mejor. Me da algo de asco cuándo veo a estos vendedores de calle extranjeros, muchas veces africanos, decir “eskerrik asko” haciendo la pelota, tratando de quedar bien.

5-Hablar a los niños en euskera. Ahora de repente se ha puesto de moda. Lo curioso es que los padres hablan entre ellos o con otros adultos en español. ¿Pero no les gustaba tanto el euskera? Ahí se ve que es una forma de presión social, y de adoctrinamiento. Lo que también es curioso es que la gran mayoría de los agurparlantes no hablan entre ellos euskera. Incluso los niños y jóvenes que han estudiado en ikastolas tampoco hablan euskera en la calle. ¿Pero no había tal interés por el euskera? Por eso si se analiza uno empieza a pensar que todo es apariencia de cara a la galería.

6-La toponimia. Hay que escribir “Bizkaia” y no “Vizcaya” porque eso parece una blasfema, por el simple hecho de emplear bien las reglas gramaticales. Es cómo si escribiendo en español escribo “London” y no “Londres”. Algo absurdo. Pues así de absurdo es el nacionalismo.

Quienes van de megavascos empleando todo el día estos modismos sin venir a cuento de nada y ellos no se dan cuenta pero de una forma implícita hacen ver que la sociedad vasca es cerrada, xenófoba, excluyente y totalitaria.

Ahora yo me pregunto. ¿Hasta cuándo vamos a estar sometidos por el nacionalismo? No es normal que en plenas fiestas de los pueblos y ciudades hayan casetas de los asesinos y amigos con toda la impunidad del mundo, cómo tampoco es normal que la gente consuma ahí sin sufrir ninguna repugnancia. Pero aquí nadie se inmuta. Nadie dice nada o si dice es para ser políticamente correcto con el nacionalismo y hacerse perdonar. Incluso el periódico El Correo, supuestamente no nacionalista, emplea la toponimia políticamente correcta cómo “Bizkaia” y “Santurtzi” en vez de “Vizcaya” y “Santurce”. Incluso te censuran comentarios políticamente incorrectos con el nacionalismo. Haced la prueba si queréis.

En Cataluña pasa 3/4 de lo mismo pero parece que ahora empiezan a reaccionar poco a poco. Ya hay una Societat Civil Catalana. También hay una web que está levantado ampollas y tiene notable éxito de audiencia que se llama Dolça Catalunya.

Pero en el País Vasco se echa de menos una web similar. A ver si se empieza a cuestionar los dogmas nacionalistas de una vez. Demostrar sus falsedades, dejarles sin argumentos, dejarles en evidencia y sin complejos.

¿Cuándo va a empezar a rebelarse la sociedad vasca?

https://www.societatcivilcatalana.cat/
https://www.dolcacatalunya.com/

Página siguiente »