extremos climaticos


Como el cuento de los extremos climáticos es una broma para lactantes, nunca me suelo fijar en lo que dicen todos esos organismos científicos de los que se supone que nos debemos de fiar. Sé que mienten, sé que son mentiras de carcajada, y no hago ni caso. Pero ayer me larga un campeón un grafico de la NOAA en Twitter, y no me lo podía creer. Lo explico, como para campeones.

La NOAA muestra el número de eventos climáticos que han causado daños por encima de mil millones, corregidos por inflación. ¡Y ahora hay más que hace 30 años! Aumenta el daño debido a los extremos climáticos por culpa del Achicharramiento Global Acojonante.

noaa-vacilando-inocentes

¿Mande? ¿Y lo de pensar para cuándo queda?

noaa-vacilando-extremos-climaticos

Lo mismo, sin pretender engañar:

pielke-disaster-losses

Yo no le pondría la línea de tendencia roja, porque no creo que signifique nada. Hay muchas formas de definir / medir un aumento o una disminución. Por ejemplo, comparar la media de la primera mitad con la segunda; o dividido en tercios; o los primeros cinco puntos con los cinco últimos; o lo que sea. Y todas ellas se ven a ojo. Y si no se ve diferencia a ojo, olvida la diferencia. Tampoco la línea roja dice nada sobre el futuro, aunque pretende sugerirlo.

Aquí está más que claro, sin estadística ninguna, que las pérdidas por extremos climaticos no están creciendo si las mides en función de la proporción de riqueza destruida. Que es la única forma de medirlo.

Ojo: tampoco el segundo gráfico es una medida de la variación en la cantidad de extremos climáticos. Por ejemplo, con mayor riqueza contruyes mejor las cosas y estás más protegido del mal tiempo. Sólo mide (más o menos) el daño en proporción de lo que tienes. Los extremos climáticos se miden directamente. En la medida que se puede, que depende de los países y sus circunstancias. Y es el IPCC el que dice que no hay un aumento con los datos disponibles.

Nota. La NOAA lleva mucho tiempo con el mismo timo. Por ejemplo este es de cinco años antes que el anterior.

https://i2.wp.com/www.southwestclimatechange.org/files/cc/figures/blogs/Climate_Extremes_Figure.jpg

Fuentes

NOAA:

Pielke:

kelly-2016

Traduzco:

Abstract

Es ampliamente afirmado y creído que el calentamiento causado por el hombre viene con incrementos, tanto en la intensidad como en la frecuencia de los eventos meteorológicos extremos. Un examen de sitios meteorológicos oficiales y de la literatura científica proporciona una fuerte evidencia de que la primera parte del siglo XX tuvo más extremos climáticos que la segunda mitad, cuando se dice que el calentamiento global antropogénico ha sido el responsabe principal del cambio climático.  Esta desconexión entre los datos reales del mundo de los últimos 100 años y las predicciones en curso proporciona un auténtico acertijo cuando un ingeniero trata de hacer una estimación profesional del valor real futuro de un proyecto de infraestructura  con intención de adaptarse al cambio climático. ¿Cuál es la base acertada para realizar juicios cuando la teoría y los datos están tan en desacuerdo?

Kelly [1] examina primero lo que dice la “ciencia del cambio climático” respecto al Calentamiento Global Acojonante y los extremos climáticos. Y muestra que en efecto, los chicos del cambo climático aseguran en sus predicciones que el calentamiento exacerbará los extremos meteorológicos. El problema es que Calentamiento Global Acojonante ya ha ocurrido, ya nos afecta -según aseguran-; pero la realidad no hace caso de la teoría. Los extremos climáticos no han aumentado. Kelly, si ve algún cambio, es una ligera … ¡disminución!

El PDF es de muy poca resolución; de ahí la mala calidad de la imagen (disculpas).

kelly

Pone multitud de datos de muchos sitios, que recomiendo leer, y acaba así:

Las consecuencias

La cuestión 17 del informe conjunto Royal Society / National Academy of Sciences  [2] pregunta si unos pocos grados de aumento de temperatura importan. La respuesta de 220 palabras se enfoca enteramente en los posibles inconvenientes de un aumento de temperatura, con una retorcia frase final: “Incluso aunque ciertas regiones podrían tener beneficios del calentamiento, las consecuencias de largo plazo serán disruptivas”. De hecho, la mayor parte de la investigación se ha centrado en los inconvenientes, pero la lista de ventajas se va acumulando.

La comida por persona ha aumentado un 25% mientras la población crecía un 140% desde 1960. Incluso desde 1998 se produce más comida en menos superficie cada año (Figure 5) [25].

Las imágenes de satélites muestran como el mundo está reverdeciendo en general respecto a como era hace 20 años, con la mayor parte del reverdecer en áreas en las que más importa, como el Sahel [26].

Más gente muere de frío que de calor, y el rápido declive de muertes debidas al clima (last panel of Figure 1) es evidencia de que el business-as-usual ha producido una mayor resistencia al clima extremo a lo largo del siglo pasado [17].

Nota: La mente alarmista es muy particular, y hace el siguiente razonamiento (disimulado tras mucha farragosidad). Si el Calentamento Global Acojonante aumenta los extremos climáticos (porque lo dice la teoría / modelos), aunque no podemos relacionar un extremo concreto (por ejemplo el último huracán dañino) con el calentamiento, sí podemos decir que el calentamiento ha hecho ese evento más dañino de lo que hubiera sido sin el hombre pecador. La mente basada en la evidencia empírica podría hacer perfectamente el razonamiento contrario, y concluir que el huracán X ha sido menos dañino porque en general el calentamiento está disminuyendo los extremos climáticos, según la realidad. Pero no lo hará, porque la mente basada en la evidencia empírica es siempre reacia a los alegres juegos florales a los que se dedica la cabeza propia del kindergarten.

Disfruta del suave y beneficioso calentamiento, y del generoso CO2 que fertiliza toda la vegetación. Mientras duren. Y olvida esa alucinación colectiva llamada Calentamiento Global Acojonante.

Añadido. Hay un cantamañanas en Twitter que critica el estudio:

Problema: Sólo hay una cita de WattsUpWithThat, que se limita a copiar una referencia de la Queensland University of Technology, hablando de los resultados de este estudio publicado en la revista Environmental Research:

Pero el cantamañanas da lecciones. 😉

Más añadido. Un poco pesaditos los que critican en Twitter, sin sustanciar, y sin hacerlo aquí también — explicando lo que quieren decir.

A ver si conseguimos que este Louis se explique. Puede tener sustancia lo de la ESA esa, y sería interesante. El estudio plantea un problema curioso. ¿De dónde sale esa idea de los “extremos climáticos”? El IPCC no lo defiende, y no es por falta de ganas [2]. Sí hay algunos estudios defendiéndolo: básicamente “prodigios” estadísticos. Y otros mucho más obvios defendiendo lo contrario. Por ejemplo, los de Roger Pielke jr. El de esta entrada es bastante simple, pero por eso mismo resulta convincente. Y si hay una crítica válida sobre el estudio, también sería muy bueno saberlo.

Actualización. No; Water Mellon también es de la sección cantamañanas. [–>]

louis-water-mellon-4

El cantamañanas de Parte Nones, en cambio, no tiene interés. Es una cuenta basura abierta hace un mes con el único objetivo de enmerdar la discusión desde Twitter. Nunca contesta a las críticas porque le da igual que se vea que miente. Lo que quiere es tirar mierda en general, a ver si alguna le mancha  los críticos de su religión, sin importarle ensuciar esa cuenta basura. Un truco muy viejo.

Añadido 3. Al final, tras muchas vueltas y mucha charlatanería, el cantamañanas sustancia su crítica. Muchas referencias son de artículos en blogs, y según él eso hace “infundado” el estudio. Es mentira; cita los blogs para acreditar a los autores de los gráficos, y en los enlaces pinchables figura la fuente de los datos de los gráficos, siempre muy “oficial”. Agencias meteorológicas tipo BOM, NASA, Met Office, u organismos tipo FAO.

Si fuera una persona normal habría hecho la crítica en un comentario, y lo hubiéramos mirado con mucho interés.

Pongo el gráfico que manda, donde señala BLOG, con horror, y yo CORRIJO con lo que significa.

cantamananas

Donde digo datos de fuente desconocida (3 casos de 16) quiere decir que el blog no lo pone de forma que se pueda llegar a ella. Y al menos uno de ellos se confirma con otra cita de un artículo científico. Todo ello es chapucilla, pero en absoluto “infundado”. Ni siquiera es sustancialmente diferente de lo que el mismo IPCC dice [2].

Pongamos un ejemplo. Kelly pone un gráfico de Hansen 1980, y lo cita mediante un enlace a un blog [referencia 24] donde sale la figura de Hansen 1980. Y el cantamañanas le llama infundado a eso. Pero resulta que en Hansen 1980 [–>] sí está la misma figura (3) que se representa en este estudio (figura 4 a). Y así con todo. Un cantamañanas.

Fuentes:

Journal of Geography & Natural Disasters [1]

Roger Pielke jr. [2]

PVL nos enlaza a El Mundo [–>], que supongo que no es más que un ejemplo típico de carroñero del clima. Uno más, quiero decir. Lo normal o así.

Lo sucedido este fin de semana en Filipinas ha reabierto la polémica sobre el cambio climático, ya que los expertos del panel de la ONU ya advirtieron en octubre pasado que la elevación de la temperatura de los océanos iba a provocar un aumento en la intensidad de los tifones y los huracanes en las zonas tropicales. Según los científicos, el cambio climático nada tiene que ver con el origen de estos fenómenos pero sí que multiplica sus consecuencias. [–>]

Por octubre pasado, se refiere al informe del IPCC. Que dice, literalmente:

There is low confidence in basin-scale projections of changes in intensity and frequency of tropical cyclones in all basins to the mid-21st century

Current datasets indicate no significant
observed trends in global tropical cyclone frequency over the past century and it remains uncertain whether any reported long-term increases in tropical cyclone frequency are robust, after accounting for past changes in observing capabilities (Knutson et al., 2010).

En el Pacífico Occidental no han aumentado los tifones, ni en general (azul), ni los más fuertes (rojo).

Tampoco en el hemisferio entero

cyclones-global-mauePero tal vez el dato más fácil de comprobar para cualquier periodista no carroñero sea el de la temperatura del mar. Si el argumento es que el problema viene de “la elevación de la temperatura de los océanos”, nada como mirar el dato, para saber si se ha debido a eso.

Miremos la zona, para acotar latitud y longitud, y comprobar después si ese agua estaba particularmente caliente durante la semana que ocurrió el tifón que ha asolado Filipinas.

zona-tifon-filipinasY la temperatura en esa zona, sacada del sitio más fácil [–>]. Cada punto es una semana. El último, el de la que acaba el 6 de noviembre. Lo marco con círculo y  raya roja.

temperatura-mar-tifon-folipinas

Pero Al nos cuenta:

A la noche en el telediario nos contaban el tifón de Filipinas, y sin despeinarse explicaban que no está encuadrado en la escala de huracanes y habría que crear otra categoría, la 6, porque la quinta no le es aplicable, (huracanes de mas de 250 kmtrs/h y depresión inferior a 920 mbares.). Añadía sin ninguna duda que es consecuencia del cambio climático y ahora son mas grandes porque el mar está mas caliente explican, sin acordarse de Noe ni demostrar lo uno ni lo otro con dato alguno. ¿para qué?, si cuando aportan alguno como la escala de huracanes lo entienden al revés?.

Imagen

El representante filipino en la cumbre del clima aseveraba  que no sólo el tifón, también el terremoto que padecieron hace poco   son causados por el cambio climático. Al final nos caerá un meteorito, que es lo mas probable, y con estos especialistas de la comunicación también será debido al cambio calentamiento global.

Leer completo:

Añadido (13-nov-2013):

Y mientras tanto, los frailes, excitadísimos:

ferran-p-vilar-con-hijo-de-puta

 

Pero fraile y sinceridad, o fraile y juego limpio, no pueden ser. Y borran sus propias palabras, los frailes. Para cambiarlas.

ferran-p-vilar-sin-hijo-de-puta

Seguramente has oído mucho en los últimos meses la pamema de que están aumentando preocupantemente los “extremos climáticos”. Es una maniobra publicitaria comprensible, vista la falta de calentamiento global desde hace ya demasiados tiempo.

Es difícil vender “calentamiento global” cuando no está habiendo calentamiento global. O al menos cuando es manifiestamente insuficiente para la película de terror que te quieren encalomar. Por eso cambiaron de moto, y empezaron a hablar de “cambio climático”. Cambiar, cambia siempre. Y cuando hablamos de “cambio climático”, si llueve mucho, vale, y si llueve poco, también. Es una hábil hipótesis que siempre gana. Lo malo es que no gana nada, porque si no hay resultados posibles que la hagan perder, los resultados que la hacen ganar -todos- producen una “victoria” sin valor (era inevitable). Así que lo del “cambio climático” no estaba funcionando del todo bien, e iba perdiendo popularidad.

Había que hacer un cambio táctico, y llegó bajo la forma de los “extremos climáticos”. Siempre se bate algún récord en algún sitio, y nos da que hablar. Especialmente si estamos aumentando los medios de recogida de datos. Y lo de “extremo” siempre es algo que asusta mucho. Se pusieron manos a la obra, y los principales científicos (ejem) que dirigen el cogollito del IPCC empezaron a publicar estudios que demuestran (ejem) que están aumentando los “extremos climáticos”, por culpa de nuestro CO2. Y muy preocupantemente. Con Hansen y Terenberth  la cabeza. Pero algo debe de estar cambiando en el ambiente. A diferencia de otros pufos, como el “palo de hockey”  de Mann, que demostraba falsamente una temperatura actual sin precedentes en dos mil años, esta vez hay bastante contestación desde el mismo consenso. Entonces fueron prácticamente solo Von Storch y Zorita los que criticaron desde dentro – y fueron vilipendiados y apartados por ello. Hoy son ya muy numerosos los que han protestado y publicado en contra, y hasta Nature se ha visto obligada a desinflar el soufflé.

Better models are needed before exceptional events can be reliably linked to global warming.

Otra lección de lo que vamos a ver hoy es que la política que hacen en España afortunadamente no es lo mismo que hacen todo el mundo. Por ejemplo, aquí tenemos una Comisión Mixta para el Estudio del Cambio Climático, que piensa que se puede saber sobre el cambio climático sin escuchar a ningún científico del clima (ni en contra, ni siquiera a favor del IPCC). [–>] [–>]. En USA son muy frecuentes las comparecencias en el Congreso de científicos del clima, de opiniones contrarias, tanto ante el Senado como ante la Cámara de Representantes. Ocurre varias veces al año, desde hace muchos años. El jueves 20 estuvo John Christy desmontando el timo de los “extremos climáticos”.

De WUWT (extractos traducidos)

Christy es el climatólogo oficial del estado de Alabama, y desarrollador junto a Spencer del sistema de medición de la temperatura global desde los satélites de la NASA. También es especialista de algunos problemas clave en la discusión, como el efecto de los cambios en la “capa límite” en las mediciones de los termómetros. En esta comparecencia sobre los extremos destaca la importancia obvia de usar solo estaciones con registros largos, para no hacer trampas.

Algunos pasajes extractados por WUWT:

– Por simplificar, Andreadis y Lettenmaier (2006) encontraron que para el Midwest, “Las sequías, en su mayor parte, se han hecho más cortas, menos severas, menos frecuentes y cubren una parte menor del país durante el último siglo”. En otras palabras, siempre ha habido sequías en el Midwest, y no se están haciendo peores.

– Otra métrica de extremos es la del récord en el tiempo de temparatura máxima. La ocurrencia de extremos por década (figura 1.1) hace obvio que en los 1930s fue la década más extrema, y que desde 1960 ha habido más récords de frío que de calor. La evidencia clara es que las máximas extremas no están aumentando de frecuencia. Las afirmaciones recientes  sobre miles de récords de temperatura máxima están basadas en estaciones que empezaron a operar tan recientemente como 1981, y así se dejan atrás muchas olas de calor del siglo XX.

– Alrededor del 75 por ciento de los estados (USA) establecieron su récord de temperatura máxima antes de 1955, y más del 50 por ciento experimentaron su récord de frío después de 1940.  En total, solo un tercio de los récords (de calor o frío) se han establecido en la segunda mitad del período completo. Uno podría concluir, si se sintiera inclinado a ello, que el clima de USA se está haciendo menos extremo, porque la ocurrencia de mediciones extremas ha disminuido dramáticamente desde 1.955. Dado que 100 de cualquier cosa parece una muestra bastante amplia (dos valores para cada uno de los 50 estados), esta parecería una conclusión razonable a primera vista.

Y uno podría mirar el registro más reciente de récords de temperaturas máximas, los últimos 15 años, y vería que ningún estado ha establecido un récord en ese tiempo (aunque uno ha conseguido empatarlo). Sin embargo, cinco estados han alcanzado un récord de temperatura mínima en ese tiempo, más un empate. Esto incluye el récord de frío de 31ºF en Oklahoma, rompiendo el récord anterior por unos notables 4ºF.  Si uno se sintiera inclinado a ello, podría concluir que el clima que preocupa a la gente (el frío extremo) está empeorando en USA. (Nota: este descenso de las temperaturas frías absolutas no se predice de ningún modo en los modelos climáticos; ni tampoco el descenso significativo en la ocurrencia de récords de máximas)

No estoy usando estas estadísticas para probar que el clima en USA se está volviendo menos extremo o más frío. Mi punto es que los eventos extremos son una métrica muy pobre para detectar el cambio climático. Sin duda, debido a su rareza (por definición) usar ocurrencias extremas para afirmar una idea sobre cualquier cambio climático (calentamiento o enfriamiento) corre el riesgo de establecer la clásica “hipótesis no falsable”. Por ejemplo, nos dijo el IPCC que “los inviernos más suaves iban a hacer disminuir las tormentas de nieve” (TAR WG2, 15.2.4.1.2.4). Después de los inviernos de  2009-10 and 2010-11, los defensores de la posición del IPCC nos dicen lo contrario: “El cambio climático hace más probables las grandes nevadas” (http://www.ucsusa.org/news/press_release/climate-change-makes-snowstormsmore-likely-0506.html).

– La evidencia mostrada sugiere que los modelos climáticos sobrerreaccionan al incremento de gases invernadero. Y también hay una falta de evidencia para culpar a los humanos de un incremento en los eventos climáticos extremos.  Uno no puede culpar al CO2 de causar ninguno de estos eventos, porque ya ocurrían en el pasado, antes de que el CO2 aumentara.

El testimonio completo de Christy en un PDF con los gráficos incluidos.

De remate, un ejemplo.

El vídeo es de otro reciente testimonio de Christy, en agosto, esta vez ante el senado. Mejor saltarse casi la mitad, que es la presentación de las credenciales de Christy. Ejemplo, digo, de lo que no se hace en España. Aquí, cualquier diputado desinformado cree que puede saber lo que dice “la ciencia”, sin escuchar directamente a ningún científico que estudie el clima. Con un par. Por ejemplo, el primer presidente de la  Comisión Mixta para el Estudio del Cambio Climático [–>]. ¿Aprendió sobre cambio climático en dos tardes, de la mano de un indio llamado La Tierra Es Del Viento? Se lee al revés, de abajo a arriba: