ecología


Ceratonia

Leo en ElPais, supongo que con motivo de que ayer fue el “día de la Tierra”, que están desapareciendo los árboles más grandes del planeta: http://elpais.com/elpais/2016/04/22/ciencia/1461312729_887184.html

Cuando te lees el artículo te mezclan una serie de referencias y datos entremezclados, para concluir que el cambio climático también es el causante de que se vayan muriendo los árboles más viejos, como no podría ser de otra manera…

Pero, por otra parte, es lógico, que los árboles más viejos se vayan muriendo, ¿no?

Y otro razonamiento que no termino de entender: si son los más viejos, habrán superado épocas muy diferentes de sequías, plagas, ventoleras, etc. durante su larga vida, por lo tanto, no entiendo el razonamiento de:

La nueva amenaza es el calentamiento global. “El cambio climático lleva las condiciones climáticas a niveles fuera del rango normal del nicho idóneo para el crecimiento y desarrollo del árbol”, explica Lindenmayer. “Por ejemplo, la reducción de las lluvias en el sureste y suroeste de Australia provocará que estos grandes y viejos árboles no vuelvan a alcanzar la altura y tamaño que solían. En otros casos, las condiciones cuando se produjo la primera germinación hace 500 años son tan diferentes en la actualidad que no podrán volver a germinar en las mismas áreas donde crecen ahora”, añade”.

La verdad que poder estar al lado de un gran ejemplar de una especie arbórea es un privilegio y trasmite una cierta sensación de inmensidad. Además ese individuo tan grande, mucho más que sus vecinos, suele ser el más viejo (aunque no siempre). Pero también suele ocurrir que si nos fijamos con detalle, el pobre gran árbol presenta numerosos síntomas de su larga lucha por la vida: suelen tener podredumbres, numerosas heridas causadas por el viento, animales, etc. Pero ahí está, dejando su semilla, y sirviendo también de cobijo para numerosas especies de vertebrados (siempre se dice de vertebrados porque es fácil localizarlos. Hay muy pocos estudios que se pongan a buscar bichos más pequeños…, y casi ninguno de bichitos mucho más pequeños, que también deberían contar).

Pero claro, algún día tendrá que morirse, de lo que sea. [En la Escuela de Montes había tres santos a los que se achacaba la muerte de los árboles: San secao, San caído y San muerto. Estoy seguro de que cuando se muere algún árbol ha intervenido alguno de los tres, y no es broma].

Porque, además, es muy fácil admirar las grandes sequoias norteamericanas, y decir que qué grandes son, y qué viejas son, porque nos cansamos de mirar para arriba. Pero ¿qué pasa con árboles más humildes como, por ejemplo, el Acerolo del Cortijo de Balsa Alta, ubicado en una finca privada de Vélez-Blanco, Almería? Se encuentra catalogado por la administración autonómica como árbol singular por sus dimensiones, mayores que el resto de miembros de su especie (pongo este ejemplo porque es el primero que sale en el inventario de árboles singulares de la Junta de Andalucía, que es la primera que he mirado a ver lo que tiene).

Con esto quiero decir que tendemos a fijarnos en determinados records en la naturaleza que son sobresalientes, pero que carecen de una generalidad objetiva para el conjunto de las especies, como para obtener conclusiones de si los que son más altos, o más viejos, se están muriendo antes o no de lo que les correspondería en caso de que yo no hubiese cogido el coche.

En España, a nivel nacional, no he encontrado inventarios de árboles excepcionales, supongo que porque está transferido a los reinos de taifas. Pero las diferentes administraciones menores sí elaboran con profusión inventarios y guías de árboles singulares: lo hacen las Autonomías, lo hacen las Diputaciones en su respectiva provincia, y lo hacen los ayuntamientos en sus parques y jardines, cosa que está bien. Acabamos sabiendo que hay un árbol que sería interesante ir a ver en Estalaya, cerca de Celada de Roblecedo, más allá de Cervera de Pisuerga, en Palencia, que se llama el Roblón, y que impresiona por su diámetro, sus heridas cicatrizadas, su pinta de viejo, y sus enormes dimensiones en su conjunto (por ejemplo).

el-roblon-en-estalaya.png

Pero no hay datos objetivos de que su muerte (si es que se produce con nosotros en vida) tenga que ver… con ¿qué?. Pero, claro, te lo sueltan así, un sábado, en una primavera lluviosa… y te sigue empapando el cerebro, un poco más. Pues yo no me lo creo (la noticia, digo).

Y, aún a riesgo de repetirme, vuelvo a hacer alusión a los inventarios forestales realizados y publicados por el Ministerio de Medio Ambiente (estos datos sí me los creo y son oficiales):

http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/politica-forestal/inventario-cartografia/inventario-forestal-nacional/default.aspx

Me gusta mirar Andalucía o alguna de sus provincias, como Almería, porque siempre lo han puesto de ejemplo de la zona que antes quedaría arrasada por el desierto abrasador del cambio climático ese (y porque, efectivamente, es una de las zonas más representativas del clima mediterráneo alcanzando el subdesértico y desértico en algunas zonas). Los datos, elaborados en un sencillo Excel nos presentan la siguiente gráfica:

arboles-por-provincias-andalucia.png

Y, a título anecdótico, adjunto un gráfico –que realmente no vale para nada- del número de árboles por habitante en cada una de esas provincias (con datos de población del año 2010)

arboles-por-habitante-andalucia-provincias.png

En fin, reproduzco las conclusiones obtenidas tras comparar el IFN3 con el IFN2 expresadas en el enlace anterior http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/politica-forestal/inventario-cartografia/inventario-forestal-nacional/index.aspx

  1. Se detecta un notable aumento de la superficie de monte arbolado a costa de una disminución de la del desarbolado y cultivo.
  2. La biomasa arbórea existente en los montes es ahora mucho mayor que la que mostraba el IFN2, tanto en valores absolutos como en valores por hectárea.
  3. En las provincias cantábricas la expansión del eucalipto ha sido espectacular a pesar de que cada vez se corta más madera de dicha especie.
  4. Las frondosas autóctonas (robles, castaño, haya, quejigos, etc.) han crecido considerablemente tanto en superficie como en biomasa.
  5. La cantidad de árboles de grandes dimensiones se ha incrementado mucho pero, en cambio, hay ahora menos pies pequeños que hace 10 años.
  6. En general los bosques españoles están en la actualidad igual o más sanos que antes.
  7. Prácticamente todos los indicadores de desarrollo sostenible muestran una evolución positiva de los montes españoles.
  8. Los valores de las cortas obtenidos por comparación de este inventario con el segundo son superiores a los mostrados en las estadísticas oficiales elaboradas por el MAPA. Una fracción importante de dichas cortas no se saca de los montes y queda allí para bien: protección de la biodiversidad y retención del carbono, para mal: peligro de incendios y facilidades a las plagas.

 

Un saludo,

Ceratonia

Es una historia breve y tierna. Y muy “natural”; como verde. ¿Ves esas masas de pinos coloreados de rojo?

escarabajo-pino-montana

Es en British Columbia, Canadá, y la coloración indica que estaban siendo atacadas por el escarabajo del pino de montaña [–>]. Una infestación que comenzó hacia 1999, y que había arrasado 18 millones de hectáreas de bosque en Canadá. El pico ocurrió entre 2009 y 2011. Pero, afortunadamente, empezó a descender. Los árboles empezaron a crecer mas rápido, de forma que la masa nueva era mayor que la que eliminaban los escarabajos. Y con mucha diferencia; al ritmo que llevan ahora ,se calcula que para 2020 se habrá cancelado el impacto de la plaga. La gran pregunta pendiente era la causa de la reversión de problema. ¿Qué es lo que ha salvado a los pinos?

Respuesta:

El calentamiento global -temperaturas crecientes, mayor lluvia, y una atmósfera más rica en CO2- ha creado un “efecto de fertilización” que ha acelerado el crecimiento de los árboles, especialmente en las altas latitudes que cubren buena parte de Canadá, Rusia y Europa.

¿Y qué dicen los escarabajos? Pues también están muy bien, gracias. Viven muy contentos, pero puteando menos a los árboles. Y lo mejor de todo es que el artífice del milagro eres tú. Sí, tú directamente; no seas modesto. Al usar un coche; al poner calefacción en invierno y aire acondicionado en verano; al viajar en avión por trabajo y vacaciones; al comer carne cuando te apetece; al tener hospitales y campeonato de fútbol; en fin, al vivir de una forma francamente distanciada del paleolítico, has enriquecido el aire -con CO2- para mayor felicidad de los árboles y de la naturaleza en general.

Y esta es la historia, que no necesita más embellecimiento.

escarabajo.png

Fuente(s):

Al juez de la Corte de Distrito de Montana le ha llegado un caso muy bonito.

EN 2013, el U.S. Fish and Wildlife Service había incluido al glotón en la lista de animales protegidos por la Ley de Especies Amenazadas. Se trata de un mustélido solitario, que a la vista parece como un cruce de comadreja y oso. De unos 16 Kg., como un perro mediano. Se calcula que hay unos 300 en USA, principalmente en los picos de las montañas de Idaho, Montana y Wyoming.

gloton

Pero en 2014 el U.S. Fish and Wildlife Service cambió de opinión.

El motivo por el que habían incluido al glotón entre las especies amenazadas, en 2013, era que se supone que necesita nieve. Para hacer sus madrigueras, y a modo de frigorífico para conservar la caza. Y que el cambio climático (antes calentamiento global), tiene que estar disminuyendo la cantidad de nieve. Amenazado, por tanto.

Salvo que en 2014 se dieron cuenta de que el argumento era completamente especulativo. Como suelen ser los argumentos verdes. Y que en realidad no tenían datos para pensar que la amenaza imaginaria era real. Así que sacaron al glotón de la lista, y perdió su protección legal. Lo que condujo a una demanda judicial por parte de asociaciones conservacionistas, que alegaban que la agencia federal había ignorado evidencia científica que apoyaba la inclusión del glotón en la lista de especies a proteger.

Juicio. Y juez:

No hace falta mayor grado de certidumbre para ver la desgracia  de esta especie, dependiente de la nieve, que se encuentra de lleno en el camino del cambio climático.

Muy poético, su señoría. Pero el asunto tiene guasa. Porque parece muy distinto que el glotón esté amenazado por el turismo de nieve en las montañas de Montana, ¡que también depende de la cantidad nieve!; o que esté amenazado por las emisiones del tubo de escape de un taxista de Nueva York. Si es por lo segundo, su inclusión en la lista va a fastidiar a los hoteleros locales, sin hace nada respecto del tubo de escape  de otras partes del mundo.

Mientras tanto, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que lleva la lista -digamos- más oficial de especies amenazadas [–>], considera al glotón (gulo gulo) como especie de “preocupación menor”.  A pesar de todo ese Calentamiento Global Acojonante que se supone que estamos viendo, y de la dependencia del glotón de la nieve.

gloton-no-amenazado.png

Definamos [–>]. Preocupación menor es la categoría para especies que no se pueden incluir dentro de “casi amenazada”. Y “casi amenazada” es la que no se puede incluir en los distintos grados de “amenazada”, pero está cerca de ello, o se puede pensar que va a estarlo en el futuro próximo. Por tanto, para la IUCN el glotón no está ni cerca de poderse considerar amenazada, ni es esperable que esté amenazada en el futuro cercano.

Lo de la nieve también tiene su aquel. Por ejemplo, la nieve en América del Norte no está disminuyendo desde 1990, a pesar del Calentamiento Global Acojonante que dicen. O aunque le llamen cambio climático. No parece estar cambiando gran cosa.

nieve-america-norte-desde-1990.png

http://climate.rutgers.edu/snowcover/table_area.php?ui_set=1&ui_sort=0

Pero nada de esto importa. El juez Christensen tiene la más formidable herramienta que se haya inventado. El cambio climático. Que por pura indefinición puede amenazar, literalmente, cualquier cosa que se le pueda ocurrir a un juez con bellas intenciones. Al menos imaginariamente. Y entonces no hace falta ningún grado de evidencia.

En serio, ¿de verdad que vamos a meter a los jueces en estos fregados? ¿No nos estaremos volviendo un poco locos? Pues no has visto ni la mitad, porque ahora quieren perseguir la crítica científica:

Fuente del cuento del juez Christensen, Reuters:

 

 

Una breve, con tres enlaces.

Se sabe que el hielo del Ártico ha estado disminuyendo.

hielo-artico-serie-temporal.png

Y eso parecía un drama para todos los periódicos, políticos, gobernantes, y ecolos. Más que drama, dramón. Y como se te ocurra preguntar si eso de que haya menos hielo es bueno, o es malo, ya puedes imaginar la que te espera. Y sin embargo no era una pregunta tan mala.

Por ejemplo, el Ártico es un mar de mucha productividad o densidad de vida. Por eso van allí las ballenas a jalar en verano, que se ponen moradas. Tienen cantidades industriales de krill, que a su vez vive básicamente del fitoplancton.

La foto del krill es de Wikipedia.

krill-wiipedia

Pero al parecer a nadie se le había ocurrido que con menos hielo entra más luz al agua, y eso permite que haya más fitoplancton. Es un cambo, sí; ¡pero es un cambio para mejor!

Y se puede medir muy bien. Arrigo y Dijken 2015:

Investigamos cambios en el mar de hielo entre  los años 1998 y 2012, a nivel regional y de cuencas, y cómo estos cambios han impactado a la tasa de producción neta primaria (PNP) de fitoplancton. La PNP anual se incrementó en un 30% en el Océano Ártico durante el período de estudio.  …/… El incremento ha estado a menudo, pero no siempre asociado con la reducción del hielo y una temporada de crecimiento del fitoplancton más larga (menos días de cubierta de hielo).

Para situar mejor lo del hielo y el fitoplancton:

hielo-artico-y-fitoplancton-serie-temporal

Pero no sólo el krill jama fitoplancton. En la mar todo dios lo come, o come algo que ha comido fitoplancton. Por ejemplo, las morsas se alimentan sobre todo de almejas y otros moluscos, que a su vez viven del fitoplancton. O sea que se puede esperar que las morsas estén muy contentas ahora. Esperar … la gente normal; quiero decir. Tu prensa favorita sacará fotos de enormes congresos de morsas en verano, y en lugar de concluir que hay muchas morsas, pensarán que se reúnen porque están en declive, y muy muy puteadas.

el-csic-y-las-35000-morsas-de-alaska-el-mundo

De eso ya hemos hablado. Y calentamiento global, las narices. Ya hacían lo mismo mucho antes del calentamiento global.

Enlaces en la plaza, que lo cuentan:

Seguimos. Una de las zonas de mayor pérdida de hielo del Ártico es Svalbard.

Kovacs et al 2014:

Este estudio reporta los resultados de una investigación fotográfica aérea en el verano de 2012, que cubre todos los sitios de congresos de morsas, actuales e históricos, en Slavbard. Actualiza los datos respecto a: (1) sitios de congresos terrestres (de 78 en 2006 a 91 en 2012); (2) sitios ocupados (de 17 en 2006 a 24 en 2012); (3) sitios con parejas madre – cachorros (que se incrementaron de un sólo sitio con un pequeño cachorro en 2006 a diez sitios con un total de 57 pequeños cachorros en 2012)  y;  (4)  un incremento del 48% en la abundancia de morsas entre los seis años que separa las dos investigaciones, hasta 3886 animales. Incluyendo animales en el agua en el momento de la investigación.

Es curioso que achaquen el crecimiento 2006 – 2012 a la prohibición de la caza … ¡hace sesenta años!  En vez de pensar menos hielo –> más fitoplancton –> más almejas –> más morsas –> mejores y mayores congresos de morsas. Que por supuesto, no están “varadas”, sino de cuchipanda.

Y la última. Los pobrecitos osos polares. También en Svalbard, donde hay las mayores pérdidas de hielo marino.

Crockford:

¡Coño! Un 30% más de fitoplancton -porque hay menos hielo y pasa más luz- y el resultado es … ¡un 30% mas de osos polares! ¿Quién podría pensarlo?  Pero no se lo digas a un ecologista; periodista; político; o gobernante; que te mirará raro. Ah, y no sólo hay un 30% más, sino que en palabras de Jon Aars, el investigador, están en una condición “excelente”. Algunos, “gordos como cerdos” -dice-. Mismamente, como este:

Svalbard polar bear fall 2015_Aars

Y es claro que si a los osos les va muy bien, también les va muy bien a las focas, de las que viven. Y por el mismo motivo, les va fenomenal a los peces y crustáceos de los que viven las focas. Y finalmente al fitoplancton. Pero eso ya lo habíamos medido, y es por donde habíamos empezado.

¿Y estas noticias, no las dan por ser buenas noticias; o por no coincidir con el prejuicio y la “educación” esa que han acordado encalomarnos por el saco en París COP21.

cop21-84-jamatarros

Ocuparse de las interioridades de los payasos es siempre un ejercicio lamentable; pero resulta necesario si los payasos tienen poder. Ya hemos visto antes que el cuento del CO2 no se lo creen. No actúan como si se lo creyeran.

Hoy vemos en una entrada en WUWT, a través de declaraciones de Sébastien Blavier. Donde descubrimos que también están en contra de la investigación en fusión nuclear.

“We are opposed to this argument of fusion being the future of power for humanity, that’s totally false for us,” he said. “Today the world is facing massive challenges like poverty, like access to electricity for people, poor people, for development.”

“We now how have the solution with renewables like solar and wind – they are affordable, they are cheap. For the moment ITER is presented as being the solution for the future power of humanity and I think that’s a big mistake.”

“If you look at the costs, it’s a massive amount of money that could be invested in renewables that are already ready to take off and be competitive; so it’s not a solution to future power, it’s only research.”

Por supuesto, de la fisión ni hablemos. Lo dicen en su web [–>]

Greenpeace has always fought – and will continue to fight – vigorously against nuclear power because it is an unacceptable risk to the environment and to humanity. The only solution is to halt the expansion of all nuclear power, and for the shutdown of existing plants.

Blavier es el jefe de la campaña nuclear de Greenpeace, en un COPIL (comité de pilotaje o animación) de 9 países, donde trabajan 13 personas con un presupuesto de 1,1 M€ al año. [Linkedin –>]

Y parece un epítome del pensamiento Alicia y posmoderno. Yo también lo sería por esa pasta😉 . Pero no porque sea rico le vamos a disculpar las subnormalidades. Si las renovables son asequibles y baratas, y eso recomienda la inversión en ellas en lugar de en investigación de otras fuentes, no necesitarían subvenciones ni elevación artificial de los precios de productos competidores.

Es interesante juntar todo lo que no quieren Blavier ni Greenpeace.

  • No quieren energía nuclear de fisión “tradicional”, que es la única que actualmente puede acercar a solucionar el problema imaginario de las emisiones de CO2. Esto es, les hacen caso a los científicos del clima cuando quieren (el CO2 achicharra), y cuando no quieren, no (la energía nuclear es imprescindible para atajar el Calentamiento Global Acojonante –>)
  • No quieren reactores de fisión alternativos (como los de sales fundidas de torio), cuyo desarrollo está ya a la vista y que reducen enormemente el problema de los residuos — hasta minimizarlo.
  • No quieren investigación de fusión nuclear, que no tiene el problema de los residuos radiactivos, y sería la solución definitiva tanto del supuesto problema del CO2 como del problema energético en general.
  • No quieren investigación en renovables, sino la producción del 100% de la energía con las renovables en el estado tecnológico que se encuentran ahora. Que precisa que la energía cueste más, mucho más; y además es todavía inviable — hacen falta centrales de gas para cuando no sopla en viento ni luce el sol.
  • No quieren resolver el problema imaginario de las emisiones CO2, porque no quieren que se emplee ninguna de únicas las cuatro vías que podrían acercar a resolverlo.

A través de lo que declaran no querer se puede uno hacer una idea de lo que sí quieren. Tal vez.

  • Empobrecer a los pobres. Que, aplicado con la suficiente fuerza, pueden imaginar que conseguiría disminuir la población. El viejo sueño de todo macho blanco hetero patriarcal y rico.
  • Enriquecer a los productores de eólica y solar, convirtiendo su no-negocio en negocio, aunque sea a costa de empobrecer a los pobres.
  • Centralizar el poder del mundo en una especie de Vaticano de moralina barata.

Si quieres creer a los científicos del clima porque no sabes distinguir ciencia, de especulación y opinión, allá tú. Sólo necesitas ser ignorante. Pero para creer a Greenpeace hace falta ser idiota. Del culo.

blavier

— Fuente, WUWT:

Ceratonia

(dedicado a Viejecita)

Hace tiempo que tenía ganas de hacerlo, pero no siempre encontramos el modo y el momento de ponernos a ello. La idea es: ¿cómo van nuestros bosques, nuestros montes? La idea que ronda por la mente de la mayor parte de la población es que están en peligro, se queman, nos los estamos cargando –qué malos somos-, etc. (esto no es científico, pero sí he sondeado mi entorno).

Y he hecho el pequeño esfuerzo de buscar en el INE, que me ha redirigido al MAAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), después de que me llegara el siguiente enlace de la FAO:

Se pueden leer cosas como:

Los bosques del mundo siguen disminuyendo, a medida que la población aumenta y las áreas forestales se reconvierten a la agricultura y otros usos, pero en los últimos 25 años la tasa de deforestación neta mundial ha disminuido en más del 50 por ciento

Hoy en día, la mayor parte (un 93 por ciento) de la superficie forestal mundial es bosque natural: una categoría que incluye las áreas de bosque primario donde se han minimizado las perturbaciones humanas, así como áreas de bosque secundario que se han regenerado de forma natural.

El bosque plantado -otra subcategoría- representa actualmente el 7 por ciento de la superficie forestal total del planeta, tras haber aumentado en más de 110 millones de hectáreas desde 1990.

“La gestión de los bosques ha mejorado enormemente en los últimos 25 años. Aquí se incluye la planificación, el intercambio de conocimientos, la legislación, las políticas: toda una serie de pasos importantes que los países han implementado o están implementando”

Con esto, creo que sobran comentarios.

Parece que la cosa no está tan mal, a la vista de esta información. Pero, ¿cómo estarán los bosques en España?, y más concretamente, ¿cómo estarán los bosques en Andalucía?, que es la región más al sur de la Península Ibérica, y la que más “sufrirá las consecuencias del maligno cambio climático”?, … y todavía afinamos más: ¿cómo le irán a los bosques de la provincia de Almería?, si ya era subdesértica, con estos años de asfixia anhídrido carbónica, será interesante comprobar cómo se reduce o no la superficie de bosques que allí pueda quedar… (esto con tono irónico en modo superlativo).

Pues bien, la mejor herramienta es comparar los IFN2 e IFN3. Reconozco que en esta ocasión no ha sido difícil dar con ello:

Primero busqué en el INE (que no es el mejor sitio): http://www.ine.es/dyngs/IOE/es/operacion.htm?numinv=04004

Y me redirigió al MAAMA, a la sección de inventarios: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/estadisticas/Inventarios_nacionales.aspx

Los IFN son magníficos inventarios de las características de las masas forestales españolas, de riguroso carácter técnico, cuyo objetivo es conocer todos los parámetros interesantes (botánicos, ecológicos, económicos, etc.) de los montes en un momento dado. Aunque el IFN1 es de los años 1966-1969, ni la metodología empleada, ni los medios técnicos disponibles en esas fechas, permiten su comparación con los trabajos posteriores.

En cambio, el IFN2 (1989-96) y el IFN3 (2002-2007) son unas gigantescas bases de datos rigurosamente planificadas y ejecutadas (algo de responsabilidad tuvo en ello D. Juan Ruiz de la Torre, Catedrático de Botánica de la ETSI MONTES), y permiten ver la evolución de las masas forestales en España con una fabulosa precisión.

Los datos que a continuación indico están sacados del documento “Resumen General (1MB)” de la hoja: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/servicios/banco-datos-naturaleza/informacion-disponible/tablas_resumen_IFN3.aspx

Y, por ejemplo, para el caso de la provincia de Almería (máxima expresión del desierto en nuestra Península):

ceratonia-bosque-almeria

ceratonia-bosque-almeria-2

Veamos qué ocurre con la región de Andalucía, que también es indicativa del malvado cambio climático ese por su situación meridional:

ceratonia-bosque-andalucia

ceratonia-bosque-andalucia-2

Según esto, y repito, la metodología del trabajo es extremadamente rigurosa, tanto en Andalucía, como en la provincia de Almería, en concreto, aumenta la superficie de monte arbolado, aumenta la superficie de uso forestal, y disminuye la superficie de monte desarbolado, es decir, ¡el monte crece! El monte está aumentando, está creciendo, tanto en superficie como en pies mayores y menores (es decir, se regenera), aumentando también la biomasa arbórea.

Veamos qué pasa con nuestra querida España:

ceratonia-bosque-espanha

ceratonia-bosque-espanha-2

En fin, yo creo que queda meridianamente clara la evolución de nuestra masa forestal, incluso en la zona supuestamente más crítica, como puede ser Almería, o Andalucía.

Y, visto esto, ¿qué pasa con las predicciones siempre catastrofistas de que se iba a acabar el mundo, o, mejor dicho, que al menos media España iba a ser un desierto más o menos por estas fechas?

Reconozco que también me he quedado un poco sorprendido de que esto tuviese esta magnífica pinta.

Ceratonia.

Ceratonia

No soy de Tordesillas, ni he visto nunca el espectáculo del Toro de la Vega, pero desde pequeño acudo con frecuencia a encierros, suelta de vaquillas, y alguna que otra corrida de toros. En definitiva, me gustan los toros, y disfruto viendo esos eventos.

No pretendo entrar en política –me aburre soberanamente- pero sí en intentar reflexionar sobre si la prohibición de la muerte cruenta del toro de lidia, puede acabar con su propia existencia.

En primer lugar, no sé si el toro de lidia es una raza o no, y, por lo que he leído no está aún muy claro. Es el resultado de numerosos cruces que a partir de determinado momento interesaba su bravura. Buscando éste carácter, a lo largo de siglos, se van logrando ciertos encastes en los que sus individuos reúnen unas mejores características para lo que se va buscando.

Por otra parte, toda esta mejora genética se realiza en un entorno como el de la Península Ibérica, caracterizada por unas condiciones edafoclimáticas muy particulares, y extremadamente variables a lo largo del año.

toro-bravo

El resultado es una maravillosa adaptación de un determinado tipo de ganado en un entorno muy particular, con pastizales específicos que se sostienen en el tiempo gracias a un determinado tipo de ganado, adaptado perfectamente a esas mismas especies de las que se alimentan. No cualquier ganado, lógicamente, puede pastar en los prados y pastizales de las dehesas. (Aún recuerdo muchas cosas de las clases del Prof. D. Antonio Prieto en la asignatura de Pastos –una de las más difíciles de la Escuela de Montes-).

Por tanto, y planteo, si se deja de usar el toro de lidia para su muerte cruenta, ¿perderemos esa riqueza genética que se ha conseguido con mucho esfuerzo durante tantos años? Es decir, pretendiendo defender al animal, ¿se acabará con su existencia?

En mi opinión, parece claro que sí: al no ser interesante económicamente, dejará de fomentarse esa característica que lo define. Y también se producirán alteraciones en el ecosistema de los pastizales, cuyas especies serán sustituidas por otras: aquellas que soporten a otras razas de dudable interés económico como fuente de carne.

Si mi razonamiento es correcto, no entiendo que haya gente que pretenda salvar a estos animales, cuando realmente, puede acabar con ellos.

El burro prácticamente se ha extinguido por carecer de interés económico. El caballo de carreras dejaría de existir si no hubiese carreras de caballos. ¿Qué puede ocurrir, que se reduzca la presencia de toros a zoológicos o granjas de conservación? Pues sería una pena.

No me preocupa trascendentalmente que una especie se extinga o no, salvo que me afecte muy directamente. Pero me gustan los toros y me apetece seguir disfrutando de su estampa, de su agresividad y del juego que dan allí donde van.

Y, en todo caso, os aseguro que mucho más cruel que ver morir un toro en la plaza, o a lanzadas, pero que mucho, mucho más cruel, es ver entrar al matadero a un grupito de corderitos, todos blanquitos, balando de forma tierna. Se me mete ese balido hasta el hígado.

Ceratonia.

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 971 seguidores