calentamiento global


nature-discrepancy

Ayer hablábamos sobre un ejemplo de lo que Nature quiere hacer pasar por ciencia:

Resumiendo, se trataba de que comparaban un número igual de “afirmacionistas” del cuento del clima, y de “negacionistas” del mismo. 386 miembros relevantes de cada grupo. Y tras sesudas mediciones, llegaban a la conclusión de que los negacionistas tenían mucha mayor exposición mediática que los afirmacionistas.

Con un vistazo muy superficial señalábamos algunos problemas muy gordos, suficientes para tirar abajo todas las conclusiones absurdas del “estudio científico”. Y tan claros como para que los vea cualquier niño de teta que no sea revisor de Nature, editor de Nature, o científico alarmista del clima.

Hoy publica Willis Eschenbach en WUWT una labor de exploración que ha hecho en los datos. Muy ilustrativa, pero que además deja muy en claro, medido, el efecto que tienen dos de las cuatro guarradas que mencionábamos.

Una guarrada era el diferente criterio de selección de la relevancia dentro de los dos grupos. Plantea Nature: los afirmacionistas más relevantes por aquí, y los negacionistas más relevantes por allí, en igual número, y medimos su exposición mediática. Estupendo, siempre que lo de más relevantes se extraiga de la misma manera en ambos casos. Pero mentira podrida, y muy infantil, si en un grupo la extracción depende de la exposición mediática, y en el otro en absoluto está relacionado con eso.  Y hacíamos una apuesta: si metieras a la niña Greta y a Al Gore en el grupo de “afirmacionistas”, cambiarías el resultado. Sólo con dos personas de las muchísimas que podrías meter, y que meterías en ese grupo si el criterio de selección fuera igual para los dos grupos.

Pues bien, Willis ha usado la herramienta que utilizan en Nature para medir “exposición mediática”, y la ha aplicado a la niña Greta y Al Gore. Resultado:

– 368 “negacionistas”, exposición mediática total = 60.000 menciones.

– Niña Greta, exposición mediática (en sólo unos meses) = 36.500 menciones.

– Al Gore, exposición mediática = 92.700 menciones.

Dos “afirmacionistas”, y una de ellos recién nacida en esta película, tienen más del doble de exposición mediática que los 386 principales “negacionistas” sumados. Pero Nature asegura que los “negacionistas” tienen mayor exposición mediática que los “afirmacionistas”. La ciencia, hoy.

La otra guarrada que se ve bien en el análisis de Willis, de las cuatro que comentábamos ayer, es el criterio de contar la exposición mediática sin considerar si es positiva o negativa. O sea, sumando lo mismo las alabanzas que los insultos. Como si los “negacionistas” estuvieran injustamente beneficiados por la prensa … ¡por recibir demasiados insultos! Pues bien, en la misma herramienta usada por Nature para medir la exposición mediática, tienen mil páginas web clasificadas por su orientación política. Páginas que son parte de la exposición mediática total. Y Willis ha hecho la “cata” de ver, en esas webs clasificadas políticamente, cómo se divide la exposición mediática de los “negacionistas”. Con la razonable sospecha de que las webs de izquierdas no los expondrán para darles masajes, precisamente.

Resultado:

– Exposición mediática de los “negacionistas” en webs de izquierdas: 10.679.

– Exposición mediática de los “negacionistas” en webs de derechas: 6.638.

Pero Nature, alias la ciencia ha hablado, dice es un escándalo lo sobrerrepresentados que tienen los “negacionistas” en los medios de comunicación.

ok-glaciar

Ok es el primer glaciar en perder su status como glaciar. Se espera que en los próximos 200 años todos nuestros glaciares sigan el mismo camino. Este monumento es para reconocer  que sabemos lo que está pasando, y lo que es necesario hacer. Sólo tú sabes si lo hicimos.

Agosto 2019

415 ppm CO2

Se trata, o se trataba, de un pequeño glaciar en el cráter de  un volcán en Islandia. Y lo de “saber lo que tenemos que hacer” es un planteamiento interesante. En teoría, muy útil. Pero requiere unos pasos que, en el cuento de los glaciares, nunca damos.

El primer paso es averiguar si es necesario hacer algo. Por ejemplo, si lo que pensamos que va a pasar, tiene antecedentes; y la situación que había durante esos posibles antecedentes. Porque puede ser que la situación no fuera mala. ¡Incluso puede ser que fuera mejor! Y entonces no habría nada que hacer. Salvo sonreír, y aplaudir.

El segundo paso es preguntarse la causa, o posibles causas, de eso que sabemos que está pasando. Y en el caso de los glaciares, la causa no puede ser la que implica el lacrimógeno monumento. O no la principal.

Estos dos pasos que nunca damos con los glaciares se cumplen milimétricamente con el glaciar del Ok. Sabemos que una Islandia sin glaciar en el Ok es una situación completamente normal, y no problemática. Y sabemos que la causa principal de su actual desaparición, que por otra parte no es un fenómeno nada desconocido, no pueden ser tus pecadoras emisiones de CO2.

¿Cómo lo sabemos? En primer lugar, deberíamos sospecharlo por culturilla. Es lo que pasa en general con todos los glaciares. Que empezaron a achicarse mucho antes de que el CO2 fuera relevante (hacia 1950), perdiendo la mayor parte de su volumen o longitud antes de ese momento.

oerlemans-2005

También deberíamos saber por culturilla que nuestros glaciares eran mucho más pequeños, o incluso inexistentes, antes de la llamada Pequeña Edad de Hielo. Por ejemplo, cuando Aníbal atravesaba los Pirineos y los Alpes ¡con elefantes!, y sin despeinarse. O porque en los Alpes, con el retroceso actual de los glaciares, están apareciendo asentamientos romanos. O porque a veces se cuelan en los periódicos noticias que no coinciden en absoluto con la narrativa de la alarma del clima. A veces. (Clic).

los-glaciares-del-pirineo-de-cuatro-dias

Incluso hay datos que se pueden buscar. Por ejemplo, la edad de los glaciares de España.  Pirineos (PYR), Cornisa Cantábrica (CM), y Sierra Nevada (SN).

oliva-fig-10

De: The Little Ice Age in the Iberian mountains

En este caso del glaciar del Ok, ha sido Larry Kummer, editor de Fabius Maximus, el que ha hecho la investigación elemental que tu televisión o periódico favorito se han ahorrado.

Ha encontrado, por ejemplo, una historia de los glaciares en Islandia, por Helgi Björnsson (2016). The Glaciers of Iceland: A Historical, Cultural and Scientific OverviewY en ella, de diversos mapas, Björnsson establece las variaciones del glaciar del Ok el último siglo. Lo represento en este gráfico, en el que queda muy claro:

ok-superficie-glaciar

Coincide perfectamente con la culturilla general sobre los glaciares. Descienden desde mucho antes que el CO2 sea un factor relevante, y es entonces cuando ocurre la mayor parte de su pérdida.

Y también ha encontrado el dato de la relativa juventud de este glaciar, o de lo muy normal y poco dramático que es que Islandia viva sin glaciar en el Ok.

Ok puede no haber tenido un glaciar en aquella época (s XV), debido al período cálido precedente.  Ólafsson [1772, §137 and §143 (1975, v. 1, p. 54, 56)] se refiere al Ok sin mencionar un glaciar.

De: Geographic Names of Iceland’s Glaciers: Historic and Modern (pág. 164)

Es muy posible que hayas oído hablar de la muerte del glaciar del Ok. Está de moda estos días, y lo han sacado en muchos periódicos y teles a cuenta de la lápida mortuoria. Lo que no es muy probable es que te hayan contado lo que conviene saber al respecto. Y esta muy claro que la lápida, tan dramática, no lo dice. Más bien sugiere lo contrario. Y sigue el cuento.

Desde ABC News, Australia (clic), …

… llegamos a este reciente estudio sobre las condiciones del coral en el “cambio climático”, que tu periódico favorito no te contará:

En él, descubren que el coral se recupera de un evento dañino mucho más de lo que esperaban. De hecho, no esperaban recuperación debido a la famosa acidificación del mar. Y no ha sido inmediato, ha tardado varios unos años en empezar a mejorar. Un ciclón lo destrozó en 2009, al punto de perder el 75% de la superficie que tenía. En los siguientes cinco años siguió más o menos igual, pero su estado cambió dramáticamente entre 2014 y 2017. La calcificación se multiplicó por cuatro, y se recuperó completamente de la devastación que le había producido el ciclón. Ahora ocupa la misma superficie que antes del drama. Por eso advierten del poco fundamento que tienen los estudios basados en unos pocos años para saber algo sobre las condiciones a mayor plazo. Se hacen extrapolaciones que no se pueden hacer.

Más interesante aún, en esta isla concreta, One Tree Island, se han llevado a cabo estudios esporádicos desde los años 1970.  Y hoy, con todo el Calentamiento Global Acojonante y la acidificación del mar, observan que esta isla de la Gran Barrera tiene el coral en mejores condiciones que hace 50 años. O sea, que antes de la Emergencia Climática en curso, y todo el cuento al completo.

Del estudio:

Conclusión:

El arrecife de One Tree Island ha tenido estudios esporádicos del metabolismo del ecosistema en los últimos 50 años. Reportamos que hay una calcificación relativa superior en 2017 que en las observaciones anteriores. También destacamos la variabilidad natural espacial en las tasas estimadas de metabolismo del ecosistema usando análisis de la química del carbonato del mar, y que hay que tener cuidado cuando se comparan estudios en distintos sitios dentro de un ecosistema. La idea que tenemos de la tasa de calcificación de un arrecife de coral está basada a menudo en la asunción de que el estudio captura los principales motivos de la variabilidad de corto y largo plazo dentro de la zona béntica, y que la asociación entre la calcificación y la acidez del mar, y el CO2 atmosférico, están bien establecidas. Sin embargo, nuestros datos comparados con estudios anteriores implican que los estudios esporádicos de corto plazo no se pueden usar necesariamente para representar tendencias de largo plazo sobre la calcificación del arrecife de coral. Nuestra capacidad para comprender los mecanismos subyacentes del metabolismo del ecosistema, y predecir estados futuros del arrecife, requieren que tengamos series de datos ininterrumpidas de largo plazo, para poder separar las causas y tasas que ocurren en escalas de tiempo que van desde horas a décadas.

Traducido para cristianos: La mayor parte de los estudios que te cuentan, con grandes titulares alarmistas, la desaparición inminente del coral, no valen caca de vaca.

Para más noticias / estudios sobre el coral, en la plaza:

Otros estudios de interés:

Resumen para humanos:

Comprender la respuesta del crecimiento del coral  a los calentamientos pasados permite mejores predicciones de su respuesta al cambio climático futuro, y evaluar el potencial del sitio para hacer de refugio para el coral en el siglo XXI. Identificamos una abrupta recuperación del coral en el norte del Mar de la China Meridional desde el siglo pasado, especialmente desde 1960 [NdT: especialmente desde el Calentamiento Global Acojonante], indicando que el Período Cálido Actual es un episodio óptimo para el crecimiento del coral en el norte del Mar de la China Meridional. Nuestros resultados sugieren que un crecimiento expansivo del coral ocurrió en el Holoceno Medio, cuando la temperatura de superficie del mar era hasta 2º C superior que ahora. El norte del Mar de la China Meridional puede representar un refugio crítico para el coral futuro en el siglo XXI.

Voy a traer una parte del texto completo, que tiene añadidos de interés:

Nuestro estudio indica que la prolífica expansión del coral durante el Óptimo Climático del Holoceno Medio ocurrió durante un tiempo en que la máxima temperatura del mar en verano era tanto como 2ºC más alta que ahora, y el ph era bajo [NdT: la acidez era alta]. Estos resultados implican que al coral le fue de cine (thrived) en unas condiciones que son similares en líneas generales a las que se esperan para mitad del siglo XXI bajo el cambio climático futuro.

No parece que necesite mucho comentario, salvo un par de detalles. La idea de la necesidad de un refugio, y la idea de que ese refugio sea local – en esa zona concreta.

¿De dónde viene la idea de que el coral vaya a necesitar “refugios”, si hay algún calentamiento global futuro? Calentamiento ya hemos tenido. Y dicen que se nota mucho, y ya ha causado innumerables problemas. Nadie los ve, pero eso es lo que dicen. Y precisamente el coral sería de los más perjudicados … si hacemos caso a los alarmistas. Siempre están hablando del coral. ¿Está sufriendo el coral en las aguas más cálidas? No.

¿Dónde hay coral?

¿Y dónde están las aguas más calientes?

He marcado con una línea rosa la frontera térmica que separa -más o menos- las zonas con y sin arrecifes de coral. No coincide al 100%, pero está muy cerca. Y luego ya, sin enlace ni cita, cualquiera que haya viajado por el mundo en plan buceo, sabe que el mejor coral, el más espectacular de tamaño y variedad, está en las zonas que salen naranja y rojo en ese mapa. Las más calientes, para joder el cuento.

¿Quiere eso decir que el coral aguantará cualquier calentamiento? No, pero sí significa que todavía no le conocemos el límite de temperatura. Y significa que si en las zonas rojas empezara a tener problemas por demasiada temperatura, que está por ver, también empezaría a colonizar las zonas verdes que hasta ese momento le resultaban demasiado frías. Precisamente con la colonización no tiene ningún problema. Lo hace mediante esporas que flotan y pueden llegar a centenares y centenares de millas del origen.

Además hay otra obviedad. Los calentamientos siempre producen una reducción del gradiente térmico de los polos al ecuador. Son las altas latitudes las que se calientan, y las bajas apenas lo hacen. O sea, tendría mucho más terreno a ganar el coral que a perder. Y eso en el caso de que pierda algo, porque esa reducción del gradiente implica un freno de algún tipo donde el mar está más caliente. Así que el título del trabajo que comentamos (y el ambiente general de la narrativa del “cambio climático”), tiene guasa. Reef growth … linked to warm climate. ¡Pues claro! ¿Qué esperaban? ¿Que el ecosistema de mares cálidos por excelencia vaya a tener problemas con un calentamiento?

Es de traca proponer que vayan a tener problemas el coral, y los osos polares, por la misma causa. Los dos iconos favoritos del cuento del clima. Lo que sí puede ser es que ninguno de ambos tenga problemas por ese motivo. Vaya que si puede ser, como que es lo que está pasando.

Nota: No pongo la fuente de los mapas por falta de tiempo, pero todos los que se encuentran buscando, y hay unos cuántos, son exactamente iguales.

Agradecimiento por la noticia: @velardedaoiz y Kenneth Richard:

Añadido al día siguiente. Un ejemplo de lo del gradiente térmico, de Scotese, que es el que más suele trabajarlo.

Comparación de la temperatura por latitudes entre el final del Cretácico y la actual. Los colorines son proxies, que se promedian en esa curva suave que se ve. La línea gris gorda representa el gradiente actual.

scotese-gradient-f11

Para ponerlo en cifras, sacadas del texto. Calcula la temperatura tropical media del final del Cretácico en 3 o 4 grados por encima de la nuestra. Para una temperatura media global de 24º C, o entre nueve y diez grados más que los actuales. Eso sugiere que al agua de los trópicos, que se calienta menos que la tierra cuando hay un calentamiento, no le debe quedar mucho margen para calentarse más. Sobre todo al agua más caliente de los trópicos; esa que se ve naranja y rojo en el mapa, que es donde hay más y mejor coral.

groenlandia-emergencia

Supongo que para estas altura todo el mundo habrá visto esta foto. A mi me recuerda a Jesús y Pedro andando sobre las aguas del lago Tiberíades.

“Hombre de poca fe, ¿por qué te dejaste vencer por la duda?” (Mateo 14:27-31).

¿Acaso no ves que el hielo ha desaparecido de Groenlandia? ¿Qué más necesitas ver, hombre de poca fe, para creer que estamos ante la Gran Emergencia Climática Acojonante?

tontez-y-el-clima

El amigo @velardedaoiz buscó el origen de la imagen espectacular. La puso en Twitter Rasmus Tonboe (@RasmusTonboe), del Centro para el Océano y el Hielo del Instituto Meteorológico Danés.

tonbe

Explica lo obvio. Nada de sobre una emergencia, ni desaparición del hielo. No están caminando sobre agua, como Jesús; sino, ¡precisamente sobre hielo! El fiordo recibe los ríos de deshielo de primavera, además de lo que deshiele la propia banquisa. Y en este caso se han juntado dos circunstancias. Más deshielo del normal, pero tampoco algo fuera de lo que pasa de vez en cuando; y una capa de hielo marino especialmente gruesa y poco permeable, que no ha permitido el drenaje. Todavía.

En el hilo de Twitter (clic), se ve que muchos periodistas le piden permiso para  usar la foto. Por ejemplo, The Guardian. Que titula con gran alarma:

guardian-melting

Pero luego se sienten obligados a confesar a regañadientes que el hielo sobre el que caminan tiene 1,2 metros de espesor. Y que, según los científicos del instituto danés:

Es muy pronto para decir qué papel ha jugado el calentamiento global, porque aunque estas condiciones son inusuales, tampoco son desconocidas y se trata de un evento guiado por la meteorología.

Vaya, que se trata de tiempo, no de clima. Pero no vamos a pretender que los Pedros Sánchez lean el artículo entero del periódico, más allá del titular impactante.

Y para más inri, tenemos una curiosa casualidad. El mismo día del tuit de Pedremos, 18 de junio, Nordhaus publica un artículo sobre las consecuencias de un eventual deshielo completo de Groenlandia. Algo así como la hipótesis máxima concebible.

Nota: Conviene recordar que Nordhaus, aunque sea economista, es el único investigador que ha recibido el premio Nobel por estudios relacionadas con el cambio climático.

Calcula y explica lo que saben muy bien todos los chicos del clima, pero que siempre se lo callan como putas. No sería en absoluto inverosímil la pérdida de la enorme capa de hielo que hay sobre Groenlandia, si le metes un calentamiento moderado … ¡y un tiempo literalmente infinito! Y eso produciría, sí, una gran subida del nivel del mar. Como unos seis o siete metros. Pero es algo que solo puede ocurrir en el plazo de ¡milenios!

Imagina 6 metros en 3 milenios. Eso son 2 mm. al año; que es la tasa a la que subió el mar el siglo pasado, sin que nadie levantara una ceja. Y tres mil años es una cifra escasa para la pérdida total, según este cuadro de Nordhaus.

nordhaus-2019-table-1

Nordhaus mira todas las posibles vías por las que podría ocurrir algo así. Un proceso lineal con la temperatura; o a “escalones” con bajadas abruptas entre momentos de relativa estabilidad; o con algún punto irreversible de no retorno. Y los resultados son muy similares en todos los casos. Una contribución pequeña (entre 0% y 5%) del total que sea la Gran Emergencia Climática Acojonante, y según las tasas de descuento que se apliquen. Claro que ya de los estudios anteriores de Nordhaus no se desprendía ninguna “emergencia” por ningún lado. Lo que le sale siempre es que es mucho mejor no hacer nada respecto al “cambio climático”, que lanzarse a las histerias colectivas de Pedro, Alexandria, o Greta. Sí propone Nordhaus políticas respecto al clima, siguiendo las asunciones -nada garantizadas- del IPCC. Pero son políticas sensatas y moderadas, mirando costes y beneficios.

Este gráfico del estudio que comentamos sitúa la contribución al nivel del mar del hielo de Groenlandia, en distintos estados de la capa de hielo relativamente conocidos. En el anterior máximo glacial (Glacial max), hace 20.000 años; en 1960 (Modern);  en el máximo del Holoceno (HTM), hace 8.000 años; en el anterior interglacial (Eemian), hace 115.000 años; y en el interglacial MIS 11, hace 425.000 años. En este último se supone que no había capa de hielo en Groenlandia.

nordhaus-2019-fig-2

Es por ese gráfico por lo que se puede pensar que no sería imposible la pérdida de la capa de hielo de Groenlandia, o de un buen porcentaje de la misma. Nada inverosímil, pero tampoco nada “emergencia”. Ni ahora, ni siquiera en el futuro. Si Bilbao se dedica a trepar (reptar) por la ladera del Pagasarri en los próximos tres mil años, nadie se va a perder ni un solo pote. Joé, que no hay nada en el Casco Viejo que tenga mil años. Hemos hecho el Bocho entero en menos de ese plazo, y sin enterarnos. Yes, we can!

Pero Tóntez, a lo suyo:

tontez-y-el-clima

Y Pablemos no podía ser menos:

pablemos-deshielo

¿Hablamos de Groenlandia, el deshielo, y la Gran Emergencia Climática Acojonante? ¡Hablemos!

Añadido posterior (29 de junio). Ya han salido fotos que muestran la normalidad de los perros sobre el Tiberíades.

perros-agua-groenlandia

Fuente: Bjorn Lomborg en Twitter:

extincion-de-especies-comparando-graficos

Extinción de especies, comparando gráficos

Imagina que te están hablando de la terrorífica desaparición de especies en curso. La sexta extinción, y la caraba. Y que para ilustrarlo, te ponen este gráfico.

extincion-especies-grafico-alarmista

Extinción de especies, gráfico alarmista

Claramente se trata de un problema explosivo que se sale del mapa. Se queda uno de piedra al verlo. Y es la misma idea que la del gráfico que han presentado en ese informe de moda sobre la próxima desaparición de un millón de especies. La diferencia es que está hecho con todas las especies, en vez de separarlas por clase. Y en números absolutos, en vez de en porcentaje. El original de ese estudio era este, y el cuento que sale es el mismo.

Species-extinction-since-1500

Nota: no me he preocupado en averiguar de dónde sale la cifra del porcentaje. Dedicar demasiado tiempo a payasadas es doloroso.

El problema es que con los mismos datos se puede contar un cuento completamente diferente. Como este:

extincion-especies-grafico-no-alarmista

Extinción de especies, gráfico realista.

Ya no es un problema que tiende a salirse del mapa; sino que tuvo un pico hacia 1890, y tiende claramente a disminuir desde entonces.

Para que quede claro, que yo mismo comprendo que no es fácil de creer. Los mismos números, que representan las 529 especies desaparecidas conocidas (IUCN – Red List), producen estos dos gráficos que cuentan cuentos tan distintos.

extincion-de-especies-comparando-graficos

Extinción de especies, comparando gráficos

¿Cómo se produce el milagro? Fácil. En la izquierda se representan tramos de cien años, y la cifra acumulada. En la derecha se representan tramos de una década (o la media de tres décadas en la línea roja de puntos), y las especies desaparecidas por década. Los datos son de la “red-list” de especies desaparecidas.

Con el gráfico alarmista pretenden hacerte creer que se trata de un problema de la industrialización. Y que se arregla volviendo a las cuevas, en plan troglodita. El  realista muestra lo que ya sabíamos. Que el factor principal de las especies que han desaparecido es la llegada de especies invasivas a islas (y a Australia), en la época de la colonización. Y no es que ahora haya menos viajes y transportes, sino que las especies de habitat muy reducido susceptibles de desaparecer por la invasión de otras, en su mayor parte ya lo han hecho.

Nota: curiosamente, ninguno de los dos gráficos justifica meter el cuento del “cambio climático” como parte de este asunto. Pero vaya, eso ya es hilar muy fino para esta gente.

Habría mucho que hablar  sobre el famoso estudio según el cual van a desaparecer un millón de especies en unas décadas. Pero es imposible, porque han hecho una trampa digna de “el procés”. Es un estudio … ¡¡¡no publicado!!!! Nadie lo puede conocer, ni mucho menos revisar. Se han limitado a presentar -¡y a publicitar a bombo y platillo!- un resumen de un estudio que dicen que hay, pero no enseñan. ¿Quién es el guapo que va criticar lo que se puede imaginar que han hecho, sin saber que eso es lo que realmente han hecho? Y cuando la publicidad haya cumplido su trabajo completo, con altavoces y cañones por doquier, imagino que lo acabarán publicando. Total, para entonces, ni tu periódico ni tu tele favoritos van a poner nada de las más que presumibles críticas demoledores que merezca la criatura. Lo importante es que ya te has quedado con la idea incrustada en tu cabeza. Es un problema muy gordo, que se sale del mapa, y se arregla volviendo a las cavernas.

extincion-especies-grafico-alarmista

Extinción de especies, gráfico alarmista

Palabrita del Niño Jesús.

El origen de la idea de la comparativa de gráficos viene del geólogo Gregory Wrightstone. Tiene mucho más que la mera comparación, y es bien interesante.

Además, hay información añadida, muy jugosa, de:

Judith Curry:

WUWT (W. Eschenbach):

Añaido posterior (5 junio 2019).

Se pueden comparar las extinciones con el temido calentamieto global, a modo de ilustración:

extinciones-y-calentamiento

Añadido posterior (30 de junio). He encontrado por fin el trabajo del que sale el resumen. No sé cuándo lo han puesto en la web, pero todavía hoy es ¡un borrador!

El gráfico payaso sale en el capítuo 2 (figura 2.7), y lo del millón de especies también.

ipbes-million

Añadido para los comentarios:

phanerozoic_biodiversity-svg

 

aceita-oliva-esp

Digo yo que si hablamos con gran pasión de récords de temperatura, lo mismo podemos hablar de récords de producción aceite de oliva. Y con mayor motivo. El amable clima interglacial no le ha hecho daño a nadie; y el aceite de oliva es un vicio, aparte de una herramienta excelente para cocinar. ¡Celebremos! (Clic para la noticia en el Diario de Sevilla).

aceite-record

El ministerio da unos datos muy halagüeños. De producción, de ventas, de exportaciones; de todo. Pero con los números de los últimos cinco años. (Clic, etc.).

aceite-cinco-años

Pero para ver lo del amor por el cambio climático, cinco años son pocos. Así que nada como buscar una serie más larga. Por ejemplo, en InternationalOliveOil.org [–>]. Y sale el gráfico de hoy. La campaña no está completa. Faltan los números de abril y mayo. Y se le ha añadido a la cifra de esta campaña la media de esos meses en los últimos cuatro años. Probablemente será algo más, porque este año va por encima de esa media todos los meses. Y probablemente será récord, como dicen. O, como poco, empate con el récord anterior (2014).

aceita-oliva-esp

¡Récord, récord, récord! ¡Y los tres mayores años son todos desde 2012.  Y la década de mayor producción es -de lejos- la última. Más de un 30% por encima de la anterior. Ni el alarmismo del clima puede superar el optimismo del aceite.

Pero ahora vendrá el típico catastrofista climático diciendo que ese aumento de la producción no tiene por qué ser por el cambio del clima. ¡Pues claro, hombre! Exactamente lo mismo que las infinitas chorradas que decís que son por el cambio climático, no tienen por qué serlo. Y todos podemos jugar al mismo juego. A ver, ¿la temperatura te ha hecho algo malo? ¿Y la moderación del precio de ese aceite, que tanto te gusta, no te beneficia? ¡Pues eso! (Clic, etc.).

aceite-precio

Por eso el aceite de oliva español está enamorado del cambio climático, y tú también.

Is it Safe to Cook with Olive Oil?

Página siguiente »