calentamiento global


guardian-grolar

Nos cuentan que el trofeo que muestra este un cazador se trata de un híbrido de oso polar y de la variedad grizzly del oso pardo. La foto es de hace unos de días, de la zona de West Hudson Bay. Debe ser un bastardo porque a pesar del color claro, la cabeza tiene forma de grizzly, las patas son oscuras, y las garras son enormes. Son los distintivos del grolar, la mezcla de ambas especies.

¿Y el Calentamiento Global Acojonante? Ah, ese es un gran problema:

Grizzly bears found in Alaska and Canada appear to be moving north as their environment warms, bringing them into contact with polar bears located on the coastline.

Si los grizzlies están yendo más al norte de lo que solían, y se encuentran con osos polares y se aman, significa que los osos polares no han dejado de ocupar sus sitios habituales. ¿Cuál es el problema? ¿Ahora somos racistas?

El artículo de The Guardian (clic) no merece la pena. Está lleno de morcillas. Por ejemplo, asevera que los osos polares están perdiendo peso y disminuyendo en número. Cosa estrictamente falsa. Los biólogos lo imaginan para el futuro, y los periodistas convierten la imaginación en realidad. Que son las funciones principales respectivas de ciencia y prensa, hoy. Imaginar (la ciencia), y hacer pasar por real lo imaginario (la prensa). Podría ser entretenido, y hasta estimulante. Lo malo es que sólo imaginan lo que sirve para re-educarte y hacer de ti un frailecito bueno. Y lo malo es que los osos no disminuyen en Wet Hudson Bay, ni en ninguna de la zonas en las que colindan con los grizzlies. En realidad, en general no disminuyen. Ni siquiera donde más pérdida de hielo hay — por ser más al sur. Punto.

EC_PolarBearStatusMapCanada_Oct 26 2014

Nunavut and other provinces_grizzly presence_Gov dot ca

Se ve en el mapa Arviat, de donde es nuestro supuesto bastardo.Y sólo es algo supuesto, porque ningún experto en osos ignora  que el color del oso parto del Ártico, aunque suele ser más frecuentemente pardo, en realidad varía desde muy claro hasta casi negro. A los más claros les llaman grizzlies rubios.

Aquí un ejemplo. Dos grizzlies en sus luchas; uno de la variedad rubia. No es un bastardo grolar; es un grizzly clarito. Que tienen las características de los grolar: pelo muy claro, cabeza de grizzly, patas más oscuras, y garras enormes –de grizzly.

oso-pardo-rubio.png

La prensa se ha lanzado a recrear El amor en los tiempos del cólera, versión cambio climático.

Hybrids again_Washington Post 23 May 2016_title screencap

Pero sin frenos y sin red. Cuando la prensa afirma que el Calentamiento Global Acojonante nos está afectando ya, en forma de aberraciones sexuales como el bestalismo, en relidad se trata de una noticia improbable … en espera de confirmación.

oso-polar-o-grizzly-rubio

En el artículo (clic), Malik Awan, del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Nunavut, además de explicar que está por ver la historia esa del híbrido bastardo, aclara conceptos sobre la nueva yuxtaposición de territorios entre distintos osos:

We can’t say specifically, ‘this is because of climate change.’ There’s many possible reasons. For example, there’s a lot going on in grizzly habitat in the South like habitat change, loss and fragmentation.

Resumiendo, para contextualizar un poco a la prensa.

– El grolar no es una novedad del Calentamiento Global Acojonante. Se sabe que ha habido introgresión genética en muchas ocasiones, desde el Pleistoceno [–>].

– Es muy posible que no se trate de un grolar (os mantendremos informados).

– Lo más relevante de la noticia es que los osos polares NO han reducido ni cambiado su territorio por el Cambio Climático Acojonante, aunque los grizzlies sí lo hayan hecho con el suyo — por un motivo que aún no se sabe.

– Es mejor leer la prensa cum grano salis. En general siempre, pero muy especialmente respecto del Calentamiento Global Acojonante.

Fuentes y noticia original. Como siempre que se trata de osos polares, Susan Crockford [–>]:

 

 

Hay un nuevo estudio calentólogo comparando la relación entre la temperatura y la acumulación de nieve, en la Antártida, y durante los últimos quince mil años. No tiene mayor interés. Trata de alarmarnos mucho, proponiendo que aunque durante los últimos ocho mil años se ve mayor acumulación de nieve cuando hay mayor temperatura, y eso resta al nivel del mar debido al deshielo de Groenlandia durante el  actual Calentamiento Global Acojonante, antes de ocho mil años la relación era más variable, y a menudo inversa. Así que no podemos dar por garantizado que ese “freno” al aumento del nivel del mar, que ocurre ahora, se vaya a mantener siempre. No merece la pena ni entrar a comentar que están comparando el Holoceno, en el que estamos, con la fase de glaciación previa que — es un sistema diferente.

El estudio:

  • Comunicado prensa [–>] y estudio completo [–>] (accesible gratis durante 30 días).

Pero sí me han interesado los datos que presentan en forma de gráficos. Los de temperatura. Porque no tenía los que han usado, y sirven para compararlos con otros. Con otros de la Antártida, y con los de Groenlandia. Para curiosear, y tener una perspectiva de los datos mismos, y de sitios polares distintos. Dos sitios de la Antártida (oriental y occidental), y Groenlandia.

Los de la Antártida son los que figuran como WAIS Divide y Vostok en este mapa:

antardida-wdc-y-vostok

Los de Groenlandia son los de GISP2, cuya localización es esta:

gisp2-mapa-groenlandia

En los gráficos que salen a continuación, la cata de WAIS Divide figura como WDC (West Antarctic Ice Sheet Divide core). Vostok y GISP2 con sus nombres. Y no vamos ni a profundizar, ni siquiera a comentar. Se trata sólo de la curiosidad de ver los datos juntos, y de tenerlos a mano.

Lo primero puede ser comparar los dos sitios antárticos, pero situados en lados opuestos del continente. Unos datos son en anomalía de temperatura (respecto de una temperatura arbitraria) y los otros en temperatura absoluta. Pero para mantener la escala, los dos ejes de temperatura ocupan el mismo número de grados. Las fechas son en “años antes del presente” (1.950).

Vostok y WDC, los últimos 15.000 años.

temp-antartida-vostok-y-wdc

¿Y cómo se comparan los dos polos (norte y sur) — en la medida en que valgan los datos?

WDC y GISP2, los mismos 15.000 años:

temp-antartida-wdc-y-groenlandia-gisp2-16k

Cambiamos WDC por Vostok.

temp-antartida-vostok-y-groenlandia-gisp2

Para ver un plazo más largo, por ejemplo la mitad de la última glaciación y el Holoceno, sólo podemos usar Vostok en la Antártida.

temp-antartida-y-groenlandia-45k.png

Y con esto nos hacemos una idea general, como de brochazo gordo, de las diferencias y similitudes de los cambios climáticos en las dos zonas polares. Según esos datos que, mejor o peor, son lo que hay.

Nota. Todo esto es cambio climático “natural”. Estas series de temperatura acaban hacia el año 1.900. Para hacerse una idea del Calentamiento Global Acojonante, por contra del “natural”, y en el mismo sitio de Groenlandia, se puede ver en este gráfico. La serie de la zona en rojo claro (Kobashi 2011 –>), que captura el Calentamiento Global Acojonante, tiene una resolución decadal y acaba en el año 2.000. Aquí las fechas son absolutas, con números negativos para “antes de Cristo”.

calentamiento-global-acojonante-en-groenlandia

Y este es el cuento de hoy.

Datos:

Fudge et al 2016, Fig. 3:

fudge-et-al-2016-fig-3

los-pobres-se-van-a-calentar-mas

Lo han sacado esta noche en The Guardian (clic), y tal vez tenga repercusión en tu periódico o tele favoritos. Además es un caso precioso, porque no cabe mejor ejemplo de eso que llaman ciencia del calentamiento global – o calentología para los amigos.

La idea es muy impactante. Los países pobres, que han causado muchas menos emisiones de CO2 que los ricos, van a sufrir mucho más por el Calentamiento Global Acojonante. No cabe mayor injusticia; teniendo menos culpa van a tener más penalización. Porque los países pobres tienden a ser los de las zonas tropicales, y los ricos los de las latitudes altas. (Nota: técnicamente, el quintil más rico de la población mundial vive sobre todo en latitudes altas, y el quintil más pobre en latitudes bajas).

El lector avisado se preguntará si acaso va a haber más calentamiento en las zonas tropicales. Porque es lo contrario de lo que pensaba. Y el lector inteligente -o “facha”, según se mire- se preguntará si han medido ya ese fenómeno en  lo que llevamos de Calentamiento Global Acojonante. La respuesta es no. Doble no. El estudio del que sale el artículo, así como el conocimiento estándar, dice literalmente: high latitude regions experience larger warming signals than the global mean. [Página 3, penúltimo párrafo –>]. Lo que implica necesariamente que las latitudes bajas tienen (y tendrán) menos calentamiento que las altas.

¿Y cómo cojones pasan de tener menos calentamiento las regiones con más pobres, a (literalmente) ser golpeadas con mayor dureza por el calentamiento global? Mediante un prodigio llamado calentología. Se basa en una estrategia que utiliza los siguientes pasos:

  1. No medir la realidad. Nunca. Y prescindir de ella si se tiene a mano alguna medición inconveniente.
  2. Utilizar modelos climáticos para una función en la que ya se han demostrado perfectamente inútiles.
  3. Construir un artefacto estadístico que produzca, en esos modelos, el resultado que se desea.
  4. Llamar “evidencia” a las operaciones anteriores.
  5. Anunciar el fin del mundo -o el problema de su interés- a bombo y platillo.
  6. Dejar que la prensa extraiga aun más jugo que el que proporciona la falsa “evidencia”.

En este caso, el artilugio estadístico consiste en cambiar de problema imaginario. En vez de que el problema sea el calentamiento, se define como “días con extremos de temperatura”. Las temperaturas son mucho más estables en los trópicos, con variaciones mucho menores. Y estos calentólogos han encontrado que en los modelos que han usado resulta más probable que ocurran “extremos” en los trópicos, al aumentar el CO2.

By utilising simulations of cumulative carbon dioxide (CO2) emissions and temperature changes from eleven earth system models, we demonstrate that the inherently lower internal variability found at tropical latitudes results in large increases in the frequency of extreme daily temperatures (exceedances of the 99.9th percentile derived from pre-industrial climate simulations) occurring much earlier than for mid-to-high latitude regions.

Pero claro, se olvidan explicar que, precisamente porque los trópicos tienen mucha menos variación de temperatura, la diferencia entre “extremo” y “no extremo”, o la diferencia entre percentiles, es mucho menor. Y probablemente sea irrelevante, o inapreciable. De hecho especifican que esta “emergencia” de la señal de días de calor “extremo” ocurre rápidamente en los trópicos, tanto en los modelos con mucho o con poco calentamiento por CO2 [pág. 5, 2º párrafo –>]. La cantidad de Calentamiento Global Acojonante da igual. Y entonces da la mismo que esos modelos estén representando algo real o irreal; si fuera real, en otros calentamientos anteriores también habría ocurrido el mismo prodigio estadístico, sin que nadie se preocupara por ello. Vaya, sin que lo notara siquiera. ¡Porque los calentamientos (y los enfriamientos) son menores en los trópicos, hagan lo que hagan las estadísticas marginales sobre un concepto irrelevante (en los trópicos) de “percentil extremo”.

El estudio es:

Y ya en el título tiene dos pipas. Los modelos climáticos no son “experiencias”. Y si el artificio estadístico fuera real, no sería propio de un calentamiento “antropogénico”, sino propio de cualquier calentamiento por el motivo que fuera. Por ejemplo, natural.

Esto es la calentología. Un mundo imaginario que presenta problemas inexistentes basados en estadística creativa. Pero no les preguntes cuál es el problema de que en tu pueblo tropical sean diez días en tres años, en lugar de un solo día en el mismo plazo, en los que la temperatura alcance 28,2ºC en lugar de quedarse en 28,1ºC. Un poner. Es sólo quiere decir que eres lo suficientemente torpe para no entender una “emergencia” estadística. Y los torpes nos seguimos quedando con esto:

Slide1

O con esto:

modelos-climaticos-y-realidad-tmt-trop-gavin-curry

Los alarmistas del clima son peor que los niños. Gritan sin parar, si les dejan. Son más tercos que una mula retrasada mental. Y no tienen la ventaja de los niños: la razonable esperanza de que dejarán de serlo. Y ahora, cómo no, vuelven a atacar con las islas del Pacífico, asegurando que desaparecen. Clic.

islas-del-pacifico-desaparecen

Se van a ahogar todos los isleños, y sus naciones-islas, con el cambio climático o Calentamiento Global Acojonante, bla bla bla.

El razonamiento alucinante es como sigue. El nivel del mar está aumentando a unos tres milímetros al año. (Es dos, o algo menos, si mides en un plazo razonablemente largo; pero dejémoslo estar). Como se espera (especulación) que se vaya acelerando hasta unos siete mm / año a final de siglo, miremos qué pasa en los sitios en los que ahora aumenta en esa cifra. Que hasta el momento, con un aumento del CO2 del 45%, no se haya acelerado nada, se la suda.

Y entonces se han buscado dos islas en Solomond, que es una zona donde el mar está subiendo como a unos siete mm/año. Santa Isabel y New Georgia. Pero NO han medido lo que han cambiado esas islas, si lo han hecho, sino algunos islotes adyacentes más o menos despegados de las islas.

Para entendernos. Esas dos islas son volcánicas, y enormes. Tienen alturas máximas por encima de los mil metros, y superficies del orden de los 2.000 km2. En el mapa de Google Maps, las zonas donde están los islotes medidos. En una zona veinte islotes, y en otra once.

solomond-isabel-new-georgia

Y entonces han visto que en Santa Isabel (que tiene 200.000 hectáreas) han desaparecido cinco islotes que sumaban entre los cinco ¡15 hectareas! A tres hectáreas de media cada uno. Como la isla de Ízaro en Vizcaya, pero sin altura. Por supuesto, estaban deshabitados. Nadie puede vivir permanentemente en islillas del orden de tres hectáreas. No hay árboles ni agua subterránea suficientes. “Desaparecido” quiere decir que quedan por debajo de la marea alta.

Además, otras seis han tenido disminuciones sustanciales de área. Lo de “sustanciales” es muy relativo, porque seguimos hablando de mierditas que ninguna pasaba de 15 hectáreas. En algún caso había un poblado que ha tenido que cambiar de sitio. Ningún drama, porque para eso viven en cabañas efímeras. Están acostumbrados a que cada huracán que pasa se las lleve todas.

En la otra isla, New Georgia, seis de los islotes han perdido algo de tamaño, y seis han aumentado algo. Sin cambio neto, y con los mismos 7 mm / año de subida de nivel del mar. ¿Se puede pensar que los diferentes resultados se deban a causas diferentes? Nope, ellos no pueden.

Resumiendo lo que hemos visto hasta ahora. Si asumimos que el nivel del mar se acelerará x2 (aunque todavía no se haya acelerado, como esperaban), no podemos saber si algunos islotes despreciables, y en general deshabitados, perderán superficie -en promedio- como en Santa Isabel; o no notarán nada -por término medio- como en New Georgia.

Pero en el trabajo tienen unos datos muy interesantes, donde se ve muy bien la importancia de medir islotes mínimos, o no tan mínimos. Han incluido sus datos de Solomon, con el resto de datos que hay del Pacífico Central. Y hablamos siempre de islas coralinas, no volcánicas. A ras de mar todas. Atolones y así. Han puesto los datos en un gráfico — que no es muy claro pero vamos a aclarar nosotros.

islas-pacifico-cambio-climatico

El eje vertical es cambio de superficie en porcentaje. El horizontal representa el tamaño de cada isla. Pero es una escala logarítmica, difícil de interpretar. Han sombreado dos zonas que consideran de datos irrelevantes. La azul de la izquierda son islotes de menos de una hectárea. Cambian tanto que los datos no tienen sentido. La zona gris horizontal representa un cambio de menos del 3% de la superficie del islote, que consideran no significativo.

Y vamos a aclararlo quitando los datos no relevantes, y quitando los colorines y formas que representan distintas zonas del Pacífico Central. Haremos con todos ellos una gran zona. Y queda así.

Cambio medido en porcentaje del tamaño del islote:

islas-pacifico-desaparecen-porcentaje

Hay datos de 36 islas en esa zona, con cambio significativo. Once disminuyen. Todas son en los alrededores de Santa Isabel. Y todas son de menos de 23 hectáreas — una mierda en la que no se puede vivir si no tienes algo más grande de apoyo muy cerca.

Pero eso está expresado en cambio relativo al tamaño de cada isla. El mismo cambio (por ej. 10%) de una isla grande es mucho mayor que el de una isla pequeña, en términos absolutos. Miremos el cambio en medida absoluta (hectáreas):

islas-pacifico-desaparecen-absoluto

El eje horizontal ahora sólo representa el ordenamiento por tamaño, de la 1 a la 36.

Resumen. Las islas del Pacífico Central en las que se ha medido un cambio significativo de superficie, después de un aumento del 45% del CO2 en el aire, y tras un montón de Calentamiento Global Acojonante y una no menos acojonante subida del nivel del mar, han aumentado su tamaño en total en 26,5 hectáreas. No disminuido, sino aumentado. Que representa un 4,25% de ganancia relativa de su superficie. Lo que para un alarmista del clima significa que … ¡nos ahogamos!

Gráfico extra de contexto. La subida del nivel del mar global medido por Jevrejeva y un equipo grande, de lo mejor que hay.

Enlaces:

El estudio propiamente dicho:

Fuente, WUWT (es muy distinto).

Esta conferencia examina la relación entre la “islamofobia” como forma dominante de racismo, hoy, y la crisis ecológica. Muestra los tres caminos comunes en que los dos fenómenos aparecen enlazados: como entrelazamiento de dos crisis, metafóricamente relacionadas siendo una la fuente de imaginería de la otra, y ambas originándose en las formas colonialistas de acumulación de capital. La charla propone una cuarta vía de enlace entre ambas: un argumento por el que las dos emanan de una forma similar de ser,  una atadura emocional, en el mundo, que se llama “domesticación generalizada”.

Se podría pensar, a primera vista, que se trata de cualquier cantinflada salida de una universidad española dominada por cantamañanas del estilo de Pablemos. Pero en realidad viene nada menos que del MIT (clic):

islamofobia-acelerando-calentamiento-global

La entrada está descaradamente robada de WUWT:

Anastasios Tsonis es una figura interesante en la discusión del Calentamiento Global Acojonante. Es físico atmosférico de la universidad de Wisconsin–Milwaukee. Educado en física y matemáticas, siempre se ha enfocado en la dinámica del clima y el “cambio climático” con gran aplicación de las matemáticas. Lo que inevitablemente quiere decir aplicar, en la medida de lo posible, la teoría del caos. O sea, lo que el clima cambia por sí mismo, sin ninguna ayuda desde fuera.

Desarrolló la idea de varios subsistemas clave en el sistema climático, que, dependiendo de que estén sincronizados o pierdan la sincronización, producen cambios o fases en el clima. Y con eso explica los cambios de temperatura en lo siglos XX y XXI.  Desarrolló un análisis (llamado Elsner-Tsonis) que es una prueba estadística para establecer el significado de las oscilaciones climáticas. También se está usando en biología, económicas, lingüística y psicología. [–>]

Hasta hace relativamente poco era muy cuidadoso de poner advertencias en sus estudios, del tipo de que las oscilaciones a las que se refería iban “superimpuestas al cambio climátio antropogénico”  [ej: A new dynamical mechanism for major climate shifts (2007) –>]. Quiere decir que evitaba ser tomado por “negacionista”.

Ocupaba una posición un poco de extraterrestre. Por una parte sus matemáticas y su caos excedían los conocimientos matemáticos de los alarmistas.  De largo. Y entre que no le entendían, y que parecía alinearse en el campo alarmista, o al menos no lo criticaba abiertamente, no le hacían ningún caso. Por otra parte las cosas que proponía encajaban perfectamente en las tesis de los escépticos, que lo citaban con frecuencia.

“Pero si no entendemos lo que es natural, no creo que podamos decir mucho sobre lo que los humanos están haciendo. Así que nuestro interés es es entender primero la variabilidad natural del clima, y después trabajar a partir de ahí. Por eso estábamos excitados cuando nos dimos cuenta de que muchos cambios en el siglo pasado, de calentamient a enfriamiento, y luego a calentamient de nuevo, eran todos naturales”, dijo Tsonis  [2009 –>]

Eso es de 2009, y que yo recuerde pasó bastante desapercibido. Es exactamente lo que dicen los mayores “negacionistas”, tipo Lindzen o Spencer. Pero en el caso de Tsonis no provocó que fuera atacado con saña por la tribu. Seguía siendo como extraterrestre. Probablemente porque jugaba a una gimnasia curiosa. Decía al mismo tiempo que era imposible atribuir un porcentaje determinado del calentamiento al CO2 (a tomar por flai el consenso), pero estaba de acuerdo con la política de minimizar nuestro impacto en el clima. Muy listo; básicamente de acuerdo con los “negacionistas” en la ciencia, y de acuerdo con los alarmistas en la política en contra de los combustibles fósiles. Y como a los “negacionistas” les importa la ciencia, y a los alarmistas la política, todos estaban muy contentos con Anastasios Tsonis.

Lo último que propuso son 50 años de enfriamiento a partir como de 2001.

Y una explicación bastante cabal de por qué los modelos climáticos van mal, junto a la “hereje” Judith Curry y otros, y en contra de Michael Mann:

Es bastante incomprensible que no se dé cuenta de que si propone eso, inevitablemente implica que el efecto de calentamiento del CO2 es demasiado pequeño como para preocupar a nadie. Tal vez le tenga manía al petróleo y al carbón por otro motivo. O tal vez su alineamiento político (que no científico) con los alarmistas fuera un paripé para caerle bien al grupo de opinión dominante.

Y ahora llega la sorpresa. Nada menos que decide integrarse en el Consejo Asesor Académico de la organización más ultra mega “negacionista” que existe en el mundo. La Global Warming Policy Foundation.

Al profesor Lennart Bengtsson, la misma decisión de unirse a la GWPF le costó tal cantidad de ataques furibundos, que tuvo que dimitir un par de semanas después de haberse unido.

¿Por qué habrá dado Tsonis este cambiazo en su política de caerle bien a todo el mundo? ¿O tal vez no era una “política”, sino que era casualidad que estuviera con los “negacionistas” en la ciencia, y con los alarmistas en la política — por el motivo que sea? Ni idea. Pero ha sido muy bonito lo de Anastasios. Y definitivamente necesitamos un poco de estudio del caos en el clima, por muy en mantillas que esté la teoría. La pega es evidente, y lo curioso es que haya tante gente haciendo como que no lo entiende. Es imposible establecer una atribución cuantificada al componente “artificial” (antropogénico) del Calentamiento Global Acojonante, si no conoces el componente natural del mismo. Sencillamente imposible.

Esta es una entrada que continúa la vieja discusión de hasta qué punto los modelos climáticos están fuera de la realidad. O sea, hasta qué punto son predicciones fallidas. Y es un punto de un valor muy muy grande. Predicciones muy fallidas.

En este caso discuten uno de los gráficos más famosos de comparación modelos / realidad. El de Christy, que tanto él como Judith Curry utilizaron en sendas comparecencias en el senado.

Slide1

Los alarmistas se ponen de los nervios con ese dibujo, por motivos obvios. Y hacen unas críticas, que a base de repetirlas por todas partes como loritos, y a base de no escuchar lo que les contestan, se las acaban creyendo. Proponen dos errores imaginarios que supuestamente invalidarían el gráfico. Que Christy alineó mal los modelos con las observaciones, y que no tuvo en cuenta los márgenes de ambos.

En lo de la alineación, el más activo ha sido Verheggen — luego seguido por todos los demás. Y plantea una gimnasia completamente absurdas para tratar de oscurecer el asunto. Un ejercicio inútil, porque para evitar su embarrado del campo basta con decirle: Muestra la tendencia de calentamiento de los modelos y de la realidad, y explica cómo te parecen compatibles dos cifras que difieren en un factor de tres (300%). Para la troposfera tropical (como ese gráfico); si prefieres la cifra global, menos relevante, la diferencia sigue siendo un factor de dos (200%).

Lo contamos aquí, con muchos dibujitos:

Ya parece que han comprendido que el asunto de la alineación no va a ninguna parte. Y que han metido la pata hasta el fondo, porque proponían que Christy (escéptico, del equipo UAH) había cometido un error básico e indudablemente malintencionado. Cuando resulta que Mears (alarmista, del equipo RSS) usaba la misma alineación para su propia comparación entre sus mediciones y los modelos. Sin que ningún alarmista le criticara. Simplemente, se trata de la mejor alineación que se puede hacer para comparar la diferencia de calentamiento de modelos y realidad. Y si lo expresas en números (de tendencia lineal) se acaba la discusión. Un 300% es un 300%, lo dibujes como lo dibujes.

En la otra crítica, la inclusión de los márgenes, la voz cantante la lleva Gavin Schmidt. Hicimos un comentario y aproximación de trazo gordo aquí:

La novedad es que McIntyre ha llevado a cabo un estudio del gráfico que presenta Schmidt, con un análisis estadístico de las consecuencias de lo que propone. Y como suele pasar con McIntyre -y su habitual profundidad y precisión- parece bastante indiscutible lo que concluye:

En el presente caso, de la distribución en el panel derecho (abajo):

  • Una ejecución de un modelo será más caliente que las observaciones más del 99,5% de las veces.
  • Será más caliente por más de 0,1ºC / década aproximadamente el 88% de las veces.
  • Y será más caliente que las observaciones por más de 0,2ºC / década más del 41% del tiempo.

trp_tmt_distributions

Merece la pena leer la entrada completa, para los de aficiones técnicas:

Hay una anécdota marginal en la entrada. El gráfico en discusión de Christy es sobre la troposfera tropical. Pero Steve, que recoge a discusión desde el blog de Curry [–>], piensa que Schmidt hace la crítica con un histograma de la troposfera global (no sólo tropical). En realidad Schmidt había hecho los dos histogramas, global y tropical; pero McIntyre no lo sabe. Y para hacer la comparación buena, lleva a cabo una “emulación” para sacar lo que sería el gráfico de Schmidt en la parte sólo tropical. Y su análisis depende de que la emulación sea correcta.

He puesto los dos juntos. El de Schmidt, desconocido para McIntyre, y la emulación de McIntyre. La emulación es casi perfecta. Y la única diferencia de un punto en una de las barras sólo puede hacer los modelos todavía peores.

histogramas-schmidt-mcintyre-tropical-tmt

Resumiendo la idea clave. Los intentos de los alarmistas de defender sus modelos no se sostienen a la vista de la realidad. Las críticas de los escépticos con gráficos como el de Christy son correctas. El calentamiento real, que sí hay, no tiene nada que ver con el calentamiento de los modelos,  que es de donde viene la alarma. Esta diferencia entra la imaginación / especulación y la realidad, que señala Christy, es cierta:

Slide1

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 970 seguidores