la-bella-nada-con-la-muneca-hinchableEs la frase de la muñeca hinchable de bolsillo, que acompaña a la Bella Nada. El “nuevo referente” le llama a Arancha Quiroga. Arancha con “tz”; Quiroga por lo normal. A saber.

– ¿El nuevo referente de qué?

– ¡Pues del PP!

Acojonante, la muñeca.  Todavía no se ha dado cuenta de que María San Gil o Mayor Oreja, los supuestos referentes anteriores de los que ahora “hay recambio”, no eran referentes del PP. Eran referentes de otra cosa, que aprovechó el PP mientras le convino. Por abreviar, se podría decir referentes de quien se encara socialmente ETA. De quien no se achanta. De quien no entiende qué quiere decir “tiempos nuevos” (© ETA), o “evolucionar” (© Bella Nada), si tras esas muy sugestivas y muy estúpidas expresiones no hay explicación alguna de lo que se proponen con el prodigio.

Es de imaginar que la Bella Nada no le tenga mucha afición a los diccionarios. Los políticos tienden a usar sugestiones, y a huir de las definiciones como de la peste. Así que habrá que explicarle que, por ejemplo para DRAE, evolucionar es: o pasar de un estado a otro; o mudar de propósito, conducta o actitud; o bien desplazarse describiendo líneas curvas. Así que, por definición, no hay nada en “evolucionar” (a secas) que implique algo en sí mismo positivo.

– Hay que evolucionar.

¿Y por qué “hay que”? ¿Para satisfacción de separatas? ¿Y cuando se ha visto que los separatas se queden satisfechos por una “evolución”?

Pero es peor. Evolucionar … ¿pasando de qué estado a qué estado? ¿O mudando qué propósito, conducta o actitud? ¿Algo que criticar al propósito, etc, anteriores a la mágica “evolución”?

Esta es la tropa de El Enterrador. Vendedores de humo que no se dan cuenta de que el olor de su incienso es una mezacla caciquismo del siglo XIX, muy como de registrador de la propiedad, y de sotanas y otras faldas perfectamente libres de todo interés. Bizcochos ante cuya visión se le está haciendo la boca agua a la bestia.

Pues nada; que sigan “evolucionando”. En plan de “referencia” y tal.