asnos posmodernos


narciso

Probablemente sea la mayor chorrada de la ciencia posmo, y mira que hay dónde elegir. Puestos a no pensar, en Posmolandia ni siquiera se les ha ocurrido preguntarse cuál es motivo de tener una escala geológica … antes de inventarse un nuevo escalón. La escala se hizo por una necesidad, para llevar a cabo una función. Y cada escalón debe participar en ella. Esa función es obvia, pero recordémosla con Wikipedia:

…. es el marco de referencia para representar los eventos de la historia de la Tierra y de la vida ordenados cronológicamente. Establece divisiones y subdivisiones de las rocas según su edad relativa y del tiempo absoluto transcurrido desde la formación de la Tierra hasta la actualidad, en una doble dimensión: estratigráfica (superposición de rocas) y cronológica (transcurso del tiempo).

Para conocer la historia de la tierra necesitas saber cuánto tiempo ha pasado entre cada uno de estos estratos en Utah …

utah-estratos

… y su relación en el tiempo con estos de Argentina.

argentina-estratos

Todo lo que afines en el conocimiento y comparación de esos estratos te ayudrá a mejorar el conocimiento del pasado del planeta. Pero hay algo que definitivamente no necesitas. ¡Una marca y un nombre para el presente! Ya está marcado (la última mota de arriba); ya tiene nombre (el presente); y sus circunstancias se conocen miles de veces mejor en los libros de historia que en las rocas. Ni el posmo más idiota acude a un acantilado para conocer las circunstancias de la tierra desde 1950 hasta aquí.

Si acaba existiendo una marca especial para el estrato del presente, por ejemplo restos de las pruebas nucleares que se puedan medir, o una gran extinción que quieren imaginar, eso puede ser útil dentro de unos siglos; ¡pero no ahora! Y será útil en la medida en que la catástrofes siempre anunciadas pero jamás observadas lleguen a ocurrir. Y eso solo lo sabrán … ¡en el futuro!

Por decirlo de otra forma. La cronoestratigrafía mira los estratos en el presente para tratar de reconstruir el pasado. La idiocia posmo pretende inventar los estratos que habrá, ¡para reconstruir el futuro! El futuro apocalíptico, claro; y austarte con el. No pretenden concer nada, sino actuar sobre el presente a través de un miedo al futuro. Política.  Y de la peor.

De esta, y de muchas más locuras del mundo verde, habla Mark Sagoff en el artículo que quiero presentar. En el que bautiza genialmente el Antropoceno como Narcisoceno. Explica con gran acierto: la historia de la ciencia se puede resumir como el paulatino desplazamiento del hombre como centro de todo. Desde la creencia de que la tierra fuera el centro del sistema solar y del universo, hasta el conocimiento de que no es más que un primate entre montones de especies de mamíferos, y de vertebrados, etc. Un granito más entre los innumerables granitos que conforman lo que existe. Y ahora le quieren dar la vuelta a ese proceso, pare hacer del hombre el centro de la geología, y el clima, y todo. Siempre llegamos a lo mismo: se mire como se mire esta gente posmo, y verde, son igual que frailes medievales. Todo el día con un pecado original a cuestas; haciendo de cualquier pavada, moral; y persiguiendo incansablemente a los descarriados con una vara.

El artículo de Sagoff, muy muy recomendable:

Comentario al editorial de “ABC” de hoy: “La pésima gestión de los populistas”.

 

Pillo por Twitter [–>] un artículo de El Mundo, muy alucinante.

Describe la discusión entre unos que se llaman a sí mismos pedagogos (los majaras de la LOGSE, para entendernos), y los profesores que  se parecen a los buenos profesores de toda la vida. Que los majaras llaman fachas, también para entendernos. Y usa citas y réplicas de intervinientes concretos, con nombre y apellidos. Lo malo es que cualquier persona que lo lea, y que esté alejada de ese mundillo, tiene que pensar que es mentira. Que el periodista Gabriel Sanz está exagerando un montón, para ridiculizar a los “pedabobos”. Porque no es fácil creer que larguen bobadas tan angelicales con naturalidad. Y el caso es que una cierta experiencia, marginal pero no irrelevante, me hace sospechar que no es exageración  en absoluto. También piensa lo mismo el profe que ha puesto el enlace el Twitter, y él sí está metido en ese mundo.

Recuerdo, de hace tiempo, conversaciones de este tenor.

– Oye, muy bonito, pero ¿cuándo llega la parte en la que compruebas que la inteligente teoría realmente obtiene los resultados que esperas de ella?

– ¡Eso es “resultadismo”!

– ¿Mande?

– ¿Que no se trata de eso, que eso es “resultadismo”?

– ¿Y cuándo cojones ha sido un problema comprobar los resultados?

– Es que produce elitismo y desigualdad, y una horrorosa meritocracia.

Y de ahí no les sacas. Se agarran a unos mantras -elitismo, desigualdad, “resultadismo”, la pavada que sea- y no les mueves aunque se  les caiga todo el chiringuito. No existe posible realidad inconveniente, porque para ellos la realidad es el mantra. Son como la radiografía de un niño, de un borracho, o de un tontolhaba.

Lo de El Mundo es aquello mismo que vi hace unos años por circunstancia casual. Un rosario inagotable de frases muy gloriosas, estupefacientes, y completamente equivocadas. Completamente, como en al revés.

La creatividad y la innovación son lo que permiten avanzar al ser humano.

Seguro. Pero un puto niño no es “el ser humano”, pedazo de subnormal. Ningún fulano es “el ser humano”. Y la inmensa mayor parte de los fulanos no tienen ninguna creatividad, y no hacen exactamente ninguna innovación a lo largo de su vida. Contándola entera. Con suerte, y con esfuerzo, tal vez se puede esperar que copien las innovaciones de los muy pocos que crean algo. Eso es “el ser humano”. No un animal que innova, sino un animal que copia … una copia, de una copia, de uno que innovó. A veces, entre copia y copia ocurren pequeñas mejoras. Y resulta que copiar es memorizar, y -si suena la flauta- comprenderlo. Eso que normalmente se llama “conocimientos”, y que esta panda de descerebrados ha convertido en un pecado. La educación, para ellos, no es transmitir (o incluso incrustar) conocimientos, sino lo que llaman “aprender a aprender”.

¿A que suena muy bonito? Pues con esa jugada se meten en una paradoja que su triste estructura neuronal no les permite comprender. Porque si eliminan la memorización, y eliminan la transmisión / adquisición de conocimientos, se quedan sólo con una especie de formalismo o de estrategia. Ese “aprender a aprender”. Que en realidad no es otra cosa que aprender a pensar. Y ese es un ejercicio en el que no ayuda nada lo que proponen como “educación”. Pero nada.

Para aprender a pensar no valen un pimiento ni internet, ni el amor y la empatía de los profesores, ni la acción de grupo. Pensar es el ejercicio más individial que existe — aparte de la masturbación. Sí, después de haber pensado se puede mejorar mucho el resultado mediante el contraste con otros. Pero con otros individuos, nunca con un grupo que sea funcionalmente un colectivo. Porque el pensamiento de grupo es, precisamente, la mejor receta para hacer descarrilar el pensamiento. Y la segunda mejor receta para joder el pensar con acierto es toda esa empatía y emotividad que les tiene tan obnubilados. ¿Por qué creen que los cirujanos no operan a su propia mujer, ni los abogados se defienden a sí mismos?  ¡Pues porque emoción y razón funcionan por carriles diferentes! Hay que ser bruto para no comprenderlo. O igual es que tuvieron problemas en la fase de adquisición de conocimientos, y por eso la odian.

Y claro, no podía faltar lo la autoridad del profesor; es gran “problema”.

La autoridad es una palabra polisémica. Antes de convertir al profesor en una autoridad pública, es más importante convertirlo en alguien querido. Hay que conquistar el corazón de los alumnos, eso entiendo yo que es la autoridad.

Que no, que no es trola; estos subnis son así. Yo entiendo que la autoridad significa algo que no tiene nada que ver con la autoridad, y me quedo tan pancho. Polisémica, no te jode. En ese plan no existe palabra ni concepto que no sea polisémico, y ninguna de ellas quiere decir nada más que lo que yo quiera. Pero entonces sólo puedo comunicarme, o conmigo mismo, o con la pandilla de descerebrados con los que comparto significados. El “grupo”, vaya. Y de ahi la pedabobía, con toda su empatía y su cogerse las manos en círculos de amor.

El artículo concluye que los pedabobos, y los profesores digamos clásicos -o fachas-, no pueden entenderse. No hacía falta decirlo, ni preguntarles. Significados particulares de grupo implican entendimiento exclusivo dentro del grupo.

Lo que no se entiende es por qué tiene que ser un problema el que no puedan llegar a un punto intermedio. Y además, la medio gilipollez, o por el lado contrario lo medio facha, no es una solución para nadie. Y entonces la solución no es que se pongan de acuerdo. Tampoco sirve la imposición por ley de una de las dos estrategias. Los “fachas” nunca van a aceptar la gilipollez como esquema de educación. No podrían, porque ven la educación como el sistema de eliminar la gilipollez natural en una fase temprana. Y los pedabobos nunca van a aceptar autoridad, esfuerzo, adquisición de conocimientos, y mérito. Tampoco podrían. Porque toda su necesidad consiste en implantar ideología a base de repetición y total ausencia de crítica (pensamiento), y hacer que todos sean igual de asnos. Vaya, la única forma de que sean iguales.

Por otra parte, cambiar de esquema a cada cambio de gobierno es una aberración. Garantiza un sistema de educación deficiente, y no soluciona las necesidades de ninguno de los dos grupos. Así que sólo hay una opción no absurda. Centros educativos de los dos estilos. Digamos, pedabobiums y escuelas clásicas. Que sean de titularidad pública o privada es irrelevante. Lo importante es que los adoradores de unicornios (los tontolhabas) no tengan que mandar a sus hijos a centros “fachas”,  y los que quieren que sus hijos adquieran conocimientos no tengan que padecer el inevitable rosario de imbecilidades y empatías. Sería, sin duda el mejor de los mundos.

¡Hala!, ya les hemos arreglado la falta de acuerdo. ¿Podríamos ahora a dejar de discutir, y empezar con lo de educar?

salamanca-universidad.png

Pero no dejéis de visitar el artículo de El Mundo. Alucina, vecina.

Añadido posterior. Viene a cuento, y también vía Twitter, esto de Savater en el prólogo de “Panfleto antipedagógico“. No parece tener una opinión más caritativa sobre los pedabobos.

savater-educar

Por cierto, al buscar el enlace del Panfleto antipedagógico, he encontrado una versión -aparentemente acortada- que el autor, Rivardo Moreno, pone a libre disposición del respetable.

“¡Pobre España, descoyuntada entre los saqueadores y los mutiladores!…” Eso Dice Savater hoy en “El País”, en su artículo “Caca“.

Yo desearía añadir algo, para intentar desentrañar cuáles son los factores y la causa de todo ello, sin que eso signifique centrar la responsabilidad en Savater, aunque alguna tiene:

Porque vemos una España descoyuntada por un sistema político agónico cuya putrefacción cultural y anquilosamiento estructural constituyen el método más efectivo de selección de los peores: los chorizos y señoritos de los aledaños y entretelas del PP; los ignorantes sectarios y oportunistas de la dirección del PSOE; los tarugos reaccionarios, anacrónicos y miopes del etnonacionalismo; los trileroleninistas de la dirección y palmeros de UPyD —¿Verdad, Savater?—; los profesionales de la protesta como palanca de poder de IU e ICV; y, ahora, la “caca” perrofláutica emergente de las alcantarillas del régimen.

¿Pues que se esperaban algunos de años de putrefacción consentida y apoyada en un “cul de sac” ebullente?

¡A ver cómo salimos ahora de este remolino de mierda, producto de élites culturales y políticas miopes y oportunistas! Tal revoltillo de estulticia produce estos efectos.

De la sección profesores prodigiosos, y a través de Twitter –>, llega …

El Perfecto Asno Posmoderno

No es una asignación de caso único. Aunque no le sigo, a veces me llegan cosas retuiteadas del profesor ‏@quintanapaz. Es de UPyD, sea contagiado o no por Gorriarán, y también atacaba a Sosa Wagner. Desde un argumento de autoridad de “ciencia” política.

 

Acojonante. No se trata de saber cómo se “genera”  la pederastia en general, sino si unas condiciones particulares, -por ejemplo las de Grecia antigua- pueden ayudar. Y no se puede tener actividad sexual con aquello a lo que no se tiene alcance. De ahí las cabras … ¿y efebos? Ambos tendrían las mismas características. Son dominables, y están al alcance, a falta de otra cosa.

Sí, adiós. Fijo. Así salimos fácil de todas las chorradas de bocazas que largamos. Porque las tonterías ya son un rosario. Hay muchos más casados a los que les pasa, porque hay muchos más casados. Y el problema al que se apunta, real o imaginario, no es casados / solteros, sino libres / célibes en el sentido católico — que es en aislamiento sexual. El obispo de Viena o el teólogo Hans Küng piensan lo mismo [–>], sin necesidad de ser una señora llamada Maruja Torres.

 

 

 

A ver, @velardedaoiz. Cuando era niño nevaba más (cosa más que probable) es un argumento perfecto de cambio climático en esa zona. No es un argumento sobre la causa del cambio climático. Por ejemplo, puedes recordar que cuando ibas al colegio, muchos años se suspendían las clases por nieve, y ahora en el colegio de tus hijos no ha pasado ni una sola vez. Son cosas de las que te acuerdas. Y definitivamente significan un cambio del clima.

Si tu observas por relatos directos casos de pederastia en colegios de curas, y no observas ninguno en colegios o institutos de no-curas, puedes llegar a la conclusión -cierto que limitada y siempre revisable- de que la pederastia en la educación es un problema de los colegios de curas. Pero es que además ni siquiera es una novedad. Es algo que ha estado en “el ambiente” siempre, pero de lo que no se quería hablar mucho. Véase Wikipedia, citada antes, como muestra de ambiente cultural. Mi “experiencia” (relatos) incluye generaciones anteriores. ¿Puedes equivocarte con eso? ¡Seguro! Mejor no tenerlo por muy firme. Pero lo que es impresentable es el nota posmoderno este, diciendo que …

Una señora que se llama Maruja Torres pontificando que los que somos solteros somos más propensos a la pederastia

Cuando la señora que se llama Maruja Torres no se ha referido a soltería; está usando un “conocimiento cultural” ortodoxo;  y hay que joderse con el que no pontifica.

(*) Nota. Investigando un poco, he visto mencionado algún estudio USA que sugeriría que no hay más casos de pederastia en la educación, en USA, entre católicos y protestantes. Suena interesante, pero sólo he visto la mención; no he conseguido llegar al estudio. Pero todo resultado “políticamente correcto” habría que mirarlo con cuidado antes de aceptarlo sin más. Hay mucha tensión en esto. Por una parte los católicos se pueden sentir ofendidos. Por otra el loby gay es tremendamente sensible a cualquiera que saque los pies del tiesto con la relación curas -> más probable homosexalidad -> pederastia (más técnicamente, “efebofilia”). Hablamos de material muy sensible, al que posiblemente le damos más importancia de la que naturalmente tiene. Pero al que se le ocurra decirlo, le crujen. Véase Richard Dawkins:

Después de todo, no parece que ni los aristócratas griegos, ni los guerreros polinesios, salieran muy traumatizados de sus experiencias educativas. Como Dawkins mismo.

quintanapaz

Añadido. Ha aparecido un espontáneo. Sin comentarios.

Mgore85