algoreros


Relevancia:

El cambio climático y el aumento de CO2 están alterando el comportamiento de las plantas terrestres de forma que infuye en cuánta biomasa producen relativamente al agua que necesitan para crecer. Este estudio muestra que es posible detectar cambios que ocurren en las plantas usando mediciones de largo plazo de la composición isotópica del CO2 atmosférico. Estas mediciones implican que las plantas han incrementado globalmente su eficiencia al nivel de las hojas en proporción al aumento de CO2 durante las últims décadas. Aunque falta explorar las implicaciones completas, los resultados ayudan a cuantificar hasta qué punto la biosfera está siendo menos constreñida globalmente por el estrés de agua.

Explicación para personas humanas. Desde hace mucho tiempo se sabe que un aumento del CO2 en el aire produce dos notables efectos en las plantas. Por una parte crecen más, porque el CO2 es el ingrediente principal de su “comida”. Y por otra parte necesitan menos agua (lo que llaman “eficiencia”). Esto último es lo que miden en este estudio.

La idea es muy sencilla. Las hojas de las plantas tienen unas aberturas que se llaman estomas.

plantas-estomas-co2-agua

Por los estomas entra CO2 y sale agua (y oxígeno). La cantidad de CO2 que entra depende de la proporcion de CO2 que hay en el aire. Como les estamos regalando CO2 con nuestras emisiones, a las hojas les entra más CO2. Y se pueden permitir cerrar un poco los agujeritos. Con eso consiguen perder menos agua.

Se puede soponer que tiene que haber una situación óptima de cara a la eficiencia. Siempre van a tener que perder algo de agua por las hojas, para que que tengan una circulación interna, con agua que va de la raíz a las hojas — transportando elementos necesarios. Pero si están ganando en eficiencia quiere decir que no tenían la situación óptima, y que la gasolina que quemas en el motor de tu coche les está viniendo de perlas.

Hemos mencionado que esto se sabía hace mucho tiempo. Por docenas de pruebas que se han hecho, en laboratorios y en el campo. Pero los alarmistas son como son, y nada mas fácil que imaginar que las pruebas “locales” no significan nada, porque podemos inventar motivos por los que “globalmente” la ventaja deje de ser ventaja. Y eso es lo malo de este estudio. Que están midiendo en “global”; lo deducen a partir de la composición del aire en sitios alejados de los continentes.

Por supuesto, no falta la nota advirtiendo que las buenas noticias no tienen por qué serlo — aunque lo parezcan. Al revés no es así; las malas noticias son malas sin remisión, ni contexto, ni cortapisas. Pero las buenas siempre son imaginariamente malas.

Keeling, coautor (es también el responsable de la medición del CO2 en Mauna-Loa):

Sin embargo, las implicaciones completas están lejos de estar claras.  Cualquier beneficio podría ser más que contrarrestado por otros cambios negativos, como olas de calor, extremos climáticos, pérdida de biodiversidad, subida del nivel del mar, etcétera.

¿Nos damos cuenta de la jugada? Un beneficio real, actual, medido, indiscutible, podría ser contrarrestado en un futuro imaginario, si ocurre todo lo malo que podemos pensar, y no queremos imaginar nada positivo. En conclusión, deja de usar tu coche. Porque aunque esté haciendo mucho bien, podría blablabla.

¿Extremos climáticos … podría? Seguro; en la imaginación cabe casi todo, si el sistema es lo suficientemente complejo y desconocido. Pero de momento el huracán Irma ha sido un chasco para los alarmistas.

irma-la-dulce

En The Guardian están escandalizados porque la gente de Florida no se ha convertido al alarmismo. Literal.

irma-not-enough

Es muy posible que los chicos de los cayos prefieran hechos, que no buenas razones. Y los hechos son los que son. Actualizamos con Irma los datos de los huracanes fuertes registrados en EEUU, añadiendo en gris el contexto del Calentamiento Global Acojonante.

acojonante-calentamiento-global-y-huracanes-usa

Resumiendo. Si contrarrestamos lo fáctico con lo imaginario, te planteo un problema de órdago y te lo soluciono … si me das el poder y la pasta necesarios para ello. ¿Por qué no te parece un buen plan?

Yo les preguntaría a los chicos de los cayos.

Fuentes

De la noticia, WUWT:

PNAS, el estudio de Keeling y otros:

UC San Diego News Center:

The Guardian llorando:

Philip Klotzbach, huracanes EEUU:

Colstate, datos Irma:

 

 

El huracán Harvey ha provocado la estúpida discusión que no habría que tener, y con ello evitado la conversación que podría salvar vidas y paliar lo peor de esas bombas de la naturaleza. Imagina. ¿Qué infraestructuras y recursos deberíamos haber tenido que hubieran hecho más llevadero el diluvio? Pero en lugar de eso tenemos alarmistas desaprensivos aprovechando la tragedia para sus propios intereses.

francisco-alarmista

harvey-alarmismo

¿Has visto mucha preocupación sobre hasta qué tamaño de población merece la pena plantear una evacuación preventiva? ¿Análisis de infraestructuras, desagües, etcétera? ¿Análisis de urbanización en zonas de huracanes recurrentes? ¿Propuestas de recursos -tal vez móviles- de salvamento, tanto materiales como humanos? Neina. Nos ocupamos de problemas morales. Como fustigar a los malos, o subirnos al carro de la religión de moda.

Oh, sí; el kindergarten alegará que atacar a “los malos” es una buena solución que salvará vidas, porque una vez acabemos con ellos podremos dejar de emitir CO2. Y eso va a hacer los huracanes más suaves. Y dicen tamaña imbecilidad con ayuda de “la ciencia” por supuesto. Y si otros científicos dicen lo contrario, en este caso muchos, no son “la ciencia” sino “los negacionistas”. Hay que joderse.

Hay un artículo muy bueno en el Washington Post sobre la cuestión científica. Y no es bueno porque el meteorólogo Jason Samenow tenga una postura especialmente juiciosa. Se limita a ponerse en el centro de las dos opiniones contrarias. La monotemática y la racional. Y ese no es un centro muy virtuoso; solo es medio racional en vez de enteramente irracional. Pero hace un gran resumen de los argumentos de los científicos monotemáticos.

Hay básicamente cuatro formas por las que el “cambio climático” podría haber intensificado (no formado) los efectos del huracán Harvey. Los listo aquí, de gran confianza a poca confianza:

  1. Al subir el nivel del mar, el cambio climático incrementa la super-marea creada por el huracán.
  2. Al calentar las temperaturas en el Golfo de Méjico, el cambo climático intensifica la lluvia que produce.
  3. Al calentar las aguas del Golfo de Méjico, el cambio climático intensifica los vientos máximos.
  4. Al ralentizar el “jet sream”, el cambio climático incrementa la probabilidad de que la tormenta se parara, aumentando la cantidad de lluvia en algunas zonas.

Vamos por partes.

1) Al subir el nivel del mar, el cambio climático incrementa la super-marea creada por el huracán.

Ya dice Samenow que Harvey ha actuado sobre zonas costeras poco pobladas, con pocos daños. debidos al aumento de la marea. Casi todos han sido por lluvia y viento. Lo que no dice es que la subida del nivel del mar es la misma con y sin “cambio climático”. Usamos su gráfico de las estaciones costeras de Tejas. Y marcamos la separación con y sin “cambio climático” por el momento en el que las emisiones de CO2 empezaron a acelerarse con alegría.

texas-slr-climate-change-1

Es más realista marcar la separación cuando la temperatura del Cambio Climático Acojonante empezó a subir. Entre 1975 y 1980.

texas-slr-climate-change-2

En resumen, el punto (1) no existe. Y era el de mayor confianza.

2) Al calentar las temperaturas en el Golfo de Méjico, el cambo climático intensifica la lluvia que produce.

Es completamente teórico, y lo desactiva el mismo Samenow:

Nuestra mejor ciencia indica que hay un incremento del 3% en el contenido atmosférico de humedad por cada frado F de calentamiento en la zona del huracán. Según Harvey se movía por el Golfo de Méjico, la temperatura del agua era como 2º F  más caliente de lo normal (creo que se refiere a “preindustrial”), lo que significa que la lluvia puede haber sido aumentada en un 6% o por ahí; unas pocas pulgadas.

Pongamos que nos creemos esa historia completamente teórica y no soportada por medición alguna. Y en la zona de la casa de la abuela han caído 50” de agua, en vez de 47” que hubieran caído en ausencia de Cambio Climático Acojonante. Tres pulgadas no hubieran evitado que se tuviera que subir al tejado. Ni que le tuvieran que rescatar en una lancha. Ni hubiera hecho que le pudieran rescatar antes, ni ninguna otra diferencia. Pero como los cafres del clima consiguen que la discusión sea sobre “negacionistas” en vez de sobre lanchas, etc, el resultado es que lo que podría mejorar para los próximos huracanes, no mejorará. Por eso son un peligro público.

3) Al calentar las aguas del Golfo de Méjico, el cambio climático intensifica los vientos máximos.

Es también teoría. Pero esta vez hay mediciones, y las mediciones dicen que no. En rojo son los de categoría 5; naranja, 4.

golfo-mejico-viento-huracanes-y-tmp-mar

La relación propuesta no se ve en los datos. Es difícil ligar a ojo cada huracán con la temperatura que le corresponde. Y si los marco todos, queda muy sucio. Pero podemos hacerlo con los más fuertes; los puntos rojos de categoría 5.

golfo-mejico-viento-huracanes-cat5-y-tmp-mar

Ni de broma. Los tres de categoría 5 han sido con aguas normales (2) o más frías de lo normal (1).

4) Al ralentizar el “jet sream”, el cambio climático incrementa la probabilidad de que la tormenta se parara, aumentando la cantidad de lluvia en algunas zonas.

Samenow lo pone muy claro:

Los científicos están indecisos sobre esto.

“Hay algunas ideas en la literatura científica que sugieren que el calentamiento global puede hacer esta situación más probable,” escriben los climatólogos  Suzana Camargo y Adam Sobel de la Columbia University. “Sin embargo estas ideas son todavía especulativas y no son ampliamente aceptadas entre los científicos.”

En resumen. De cuatro puntos para imaginar que atacando a los negacionistas los huracanes se van a hacer más manejables, dos no existen, uno es especulativo y sin consenso, y otro es irrelevante si se cuantifica. Pero el efecto del alarmismo climático es discutir de pájaros y flores en vez de sobre desagues, urbanización, y lanchas de socorro. El alarmismo climático es un peligro público de primer orden.

Añadido. Otro dibujito de contexto. El anterior, pero solo los 25 huracanes más fuertes que han afectado a los EEUU — sin la temperatura del mar. Señalando la época de “calentamiento global acojonante”, por si se ve alguna diferencia. Y la hay. Menos huracanes entrando en EEUU en el período de 40 años de ese calentamiento, y extremos menos fuertes.

calentamiento-global-huracanes-usa

Fuentes

WAPO:

Roy Spencer (temperatura del agua):

Philip Klotzbach (viento y presión de los 25 huracanes más fuertes en EEUU desde 1886)

Agradecimiento de la fuente:

Judith Curry (es un “retuit”):

 

 

 

 

 

 

 

¿Os acordáis de los osos polares?

sos-osos-polares

Pues Al Gore ya se ha olvidado. En su primera novela de terror los osos polares ocupaban un lugar prominente.

al_gore_an_inconvenient_truth_polar_bear

Todo eran llantos por los ositos polares, como si nos preocuparan mucho. Pero en la secuela del terror no los menciona ni una vez. Resulta que “la ciencia” tenía una predicción. Muy llena de matemáticas, estadística, modelos, y palabras pomposas. El hielo del Ártico estaba desapareciendo, muy especialmente  el mínimo de final del verano. Y cuando llegara a haber solo cinco millones de Km. cuadrados, iban a desaparecer 2/3 de los osos polares. De verdad de la buena, y como levantes una ceja eres un negacionista. ¡Ni te muevas!

Problema. Eso iba a ocurrir hacia mitad de siglo, pero ha sido mucho más rápido y estamos en esa situación desde 2007.

desapareceran-osos-polares

Quiero decir que estamos en esa situación respecto del hielo. Desde 2007 oscilando alrededor de los fatídicos 5 millones de Km. cuadrados. Ni sube ni baja desde entonces, pero se mantiene en la cantidad que debe hacer desaparecer a 2/3 de los osos. (Mi apuesta para este año es algo muy parecido a 2016, el último dato del gráfico).

Pero la predicción de la desaparición del icono del Calentamiento Global Acojonante es un fracaso espectacular. No es que no desaparezcan, es que los osos están aumentando con esa condición supuestamente fatídica del hielo.

icono-artico-fracasado-osos-polares

Y además están aumentando en los sitios en los que primero deberían desaparecer; aquellos en los que no hay nada de hielo en todo el verano.

Susan Crockford lo cuenta en un breve vídeo:

¡Disfrutad! Que los alarmistas nunca cuentan lo bueno. Se quedarían sin nada que vender. Y sin la moralina barata de chichinabo.

Y ya que estamos, y que la entrada es corta, avancemos en nuestras apuestas del mínimo de hielo de este verano. Durante agosto, el hielo del Ártico se ha mantenido muy pegado a los dos años anteriores (azul y rojo), y a 2007 (verde). Mínimamente por debajo. Ahora está un pelín por encima, pero es muy poco tiempo. La línea de puntos es 2012, que fue el año de menos hielo. El último punto de 2017 (azul claro) es el 30 de agosto.

2017-hielo-agosto

Así que para agosto, el mes previo al mínimo, y poniendo un pelín menos que 2016 y 2015, quedará más o menos como esto:

apuesta-hielo-agosto-2017

Que parece un hielo estabilizado desde 2007. Serían once años ya. ¡La pausa del hielo! Yo no creo que sea muy relevante, y sí creo que a largo / medio plazo puede disminuir más el hielo. Pero como el mensaje de una pausa en la “espiral de muerte” del Ártico les jode mucho a los alarmistas, lo destacaremos. Apostamos que la pausa seguirá en septiembre. Que se jodan. 😉

¿Ahora no quieren hablar de los osos polares? ¡Pues hablaremos!

ak-pb-n-shore-usfws-barrow_labeled

Añadido: Gran experto dice en 2012 que el hielo del Ártico está en colapso, que lo más probable es que desaparezca en 2015 o 2016.

Y lo mismo, pero para 2013:

Fuentes

Susan Crockford:

NSIDC:

Una segunda entrada con el mismo animal, Neil deGrasse Tyson. Ya lo siento. Se siente muy sobrado, y ha insistido con sus comparaciones de niño de teta. Como algo que llamamos “ciencia” acierta con una seguridad pasmosa, todo lo que llamemos “ciencia” es fiable a ojos cerrados. Literalmente. Clic lleva al original.

tyson-asno

Y resulta que el gran cantamañanas tiene el cuajo de intentar justificarse posteriormente, a peguntas de un periodista. Clic para vídeo.

tyson-explica

– Yo puse en el “tuit” que no veía a la gente en plan negacionista de las predicciones de la NOAA sobre el huracán Harvey. Y la gente, en vez de ver que estaba hablando de un ambiente de negacionismo de la ciencia, empezó a decir: ¡espera, el clima no es meteorología! Y se distrajeron.

Creo que lo que debería haber dicho es “científicos de la NOAA”, en vez de “científicos del clima, de NOAA”. El punto es que tenemos gente en contra del consenso científico emergente. Y ese era el asunto del “tuit”, y la gente se distrajo. Es mi culpa, por esa confusión.

Si estás en contra del Calentamiento Global estás en contra de una verdad científica objetiva. Es una postura ignorante.

Y esto nos deja en la duda de si Tyson es sólo un asno colosal, o también un mentiroso en el máximo de la escala del fraude. Esquema para los Tyson de este mundo. (Neil es la quintaesencia del alarmista climático; como un destilado del fenómeno):

La gente no se cree las predicciones de huracanes de la NOAA porque exista un “consenso científico” al respecto, sino porque da la casualidad de que ha podido observar la calidad histórica de esas predicciones. Cosa que no ha podido hacer con las predicciones de los chicos del clima — y más bien han observado lo contrario. Para más inri, las predicciones de huracanes (y meteorológicas en general) de la NOAA no son precisamente lo mejor del mercado. Normalmente las del centro europeo (ECMWF) suelen ser muy superiores. En el caso del ciclón tropical Harvey, también.

harvey-predicciones

O sea que dentro de “predicciones” también hay calidades. Y para estupor de asnos, eso se mide; no va de fe, ni de consenso. Y es al medir cuando empieza a ser verdad científica objetiva. Animal.

La gente no se distrajo, como cree Tyson. Al contrario, estaba atenta. El problema es que Tyson no entiende lo que le dicen los científicos del clima. Lo de Tamsin …

we only do the long-term stats

… significa: no hacemos predicciones. ¿Nunca se le habrá ocurrido pensar a Tyson, gran campeón del Calentamiento Global Acojonante, por qué los chicos del clima nunca le llaman predicciones a sus futuros imaginarios, e insisten tanto en precisar: son proyecciones? ¿Nunca ha leído nada de lo que tanto saca y publicita el IPCC? ¿No conoce ni la jerga, pero va de campeón de la cosa?

Nota: Otra asunto es que los chicos del clima se traigan un vacile del diez con la coña predicciones / proyecciones, y nadie lo entienda. Está hecho para que no se entienda. Pero si no quieren decir predicciones, es porque no quieren que se tomen como predicciones. Supongo que a la hora de mirar el resultado, pero eso ya es un suponer. El caso es que los meteorólogos hacen predicciones, y se mide su nivel de acierto. Y los del clima, no. Pero para Tyson todo es lo mismo, y el que entiende la diferencia es un “negacionista”. En mi libro, eso es ser un perfecto asno. O jeta. O probablemente ambos.

Resumiendo. El asno cree que porque los meteorólogos hacen predicciones, y se comprueban, hemos de creer a los que dicen que no hacen predicciones, y cuando se comprueban sus proyecciones suele resultar cómico. Un genio.

modelos-climaticos-y-realidad-tmt-trop-gavin-curry

Fuentes

El asno mismo

Climate Change Dispatch:

Judith Curry (predicciones Harvey):

Gavin Schmidt (último gráfico) en Climate Audit:

cas-not-unprecedented-warming

Esta es muy bonita. Artículo  / presentación en la revista de la Academia China de Ciencias. Entresacamos y traducimos.

Hay una gran cantidad de evidencia relacionada con la variación de climas antiguos en los datos “proxy”, como anillos de los árboles, hielo profundo, sedimentos de los lagos, estalagmitas, corales, y documentos históricos, y todas estas fuentes tienen gran significado a la hora de evaluar el calentamiento del siglo XX en el contexto de los dos últimos milenios.

El profesor GE Quansheng y su grupo del Instituto de Ciencias Geográficas y Recursos Naturales de la Academia China de Ciencias han recogido un gran número de “proxies”, y han reconstruido una serie de 2.000 años de temperatura de China con una resolución de diez años, permitiéndoles revelar las características cuantitativas del cambio de temperatura en China estos dos milenios.

“Hemos encontrado cuatro épocas cálidas, que fueron en los años:

  1. 1 a 200
  2. 550 a 760
  3. 950 a 1300
  4. y el siglo XX

La amplitud de temperatura entre las partes más frías y cálidas fue de 1,3ºC” dijo el profesor Quansheng.

El equipo halló que el calentamiento más rápido ocurrió entre  1870 – 2000, a una tasa de 0.56 ± 0.42°C / siglo.

Nota: Esto es en la presentación; en el trabajo dicen que esta tasa de calentamiento no es “particularmente única”, ya que hubo calentamientos rápidos similares entre 600 y 710 (0.51 ± 0.45°C / siglo); 880 y 990 (0.65 ± 0.43°C / siglo); y 1150 a 1250 (0.63 ± 0.42°C / siglo).  También señalan ciclos de temperatura en China de 50 a 70 años; de 100 a 120 años; y de 200 a 250 años.

El gráfico principal

quangsheng

2.000 años de temperatura en China (imagen de GE Quanshen)

 

 

Seguimos con la presentación:

Las temperaturas registradas durante el siglo XX pueden tener precedentes, porque la reconstrucción muestra registros para los períodos 981 a 1100, y de nuevo de 1201 a 1270, que fueron comparables al período cálido actual. Pero con una incertidumbre de ±0.28°C a ±0.42°C en el intervalo de confianza del 95%.

Desde el año 1.000 (la época que cubre el Período Cálido Medieval, la Pequeña Edad de Hielo y el presente período cálido) las variaciones de temperatura en China han estado típicamente en fase con las del hemisferio norte como conjunto.

Y la guinda, no menos apetitosa por muy archiconocida que sea — con excepción de los alarmistas:

 Las características generales de los impactos del cambio climático han sido, históricamente, negativas en los períodos fríos, y positivas en los períodos cálidos. Por ejemplo, 25 de los 31 períodos más prósperos de la China imperial ocurrieron en períodos cálidos, o de calentamiento.

Llama a tu alarmista climático favorito, y se lo cuentas. Que se calme un poco.

Fuentes

Academia China de Ciencias:

Springer (Quansheng et al 2017):

Agradecimiento a Bjorn Lomborg

 

 

Hay expresiones magia, a modo de tabú, que nos atascan el cerebro. Una muy clara es el “peer-review” que usan los científicos en sus publicaciones. Por una parte entienden que lo que no lleve ese sello no vale, y por otra dan a entender que lo que lo lleva tiene el marchamo de “verdad” — siempre que les guste el resultado. Las dos falsas, obviamente. La primera no merece ni la pena comentar. Y el “peer-review” garantiza un mínimo de calidad y de ausencia de errores muy obvios; pero no garantiza ninguna cantidad de “verdad”. (Ej: hay trabajos “peer-reviewed” de conclusiones exactamente opuestas, sin mayor problema).

Vayamos a Pruitt. Está a punto de publicarse, y ya se ha filtrado el U.S. National Climate Assesment.

image

No lo he leído todavía, y no tiene pinta de tener nada nuevo. Sí, dice que la evidencia es más fuerte que en el informe anterior, pero eso es lo que dicen en todos los informes. En todos los informes, de todos los organismos. Y decir no es mostrar.

nca4-5th-draft

Pero la última frase del breve párrafo ya deja claro que se trata de mera opinión. “No hay alternativa convincente que se pueda soportar en la evidencia observacional”. Estupendo; las alternativas no les convencen. Son muy libres, pero la convicción es opinión. Ejemplo: nadie “está convencido” de que los aviones vuelan, o de que las vacunas reducen las enfermedades; lo sabemos. ¿Y por sabemos qué lo sabemos? Porque podemos decir lo que va a pasar …. ¡antes de que pase! Situación que no es, ni de broma, la del Calentamiento Gobal Acojonante. O sea, tienen un convencimiento; no un conocimiento.

Y ahora llega Pruitt, con una muy buena idea y una cagada de expresión que debería enterrar para siempre.

De Político.com:

  • El jefe de la Agencia de Medio Ambiente dijo que su equipo va a evaluar  la exactitud de un informe de ciencia federal que achaca el cambio climático a la actividad humana.
  • “Francamente, este informe debe ser sujeto a una evaluación “peer-reviewed”, con una metodología de revisión objetiva. La ciencia no deber ser politizada. No puede ser algo que lanzas por ahí para tratar de dictar la política en Washington.

Dice tres ideas muy claras y muy sensatas, y la morcilla de la frase mágica.

  1. Evaluar la evidencia que dicen que hay.
  2. Objetividad.
  3. Informe politizado.
  4. La tontería del “peer-reviewed”.

¿Y que es lo que pasa? ¡Lo que se podía esperar! Docenas de científicos y academias contestando solamente a la morcilla.

Ya ha pasado un extenso y riguroso proceso de “peer-review”, mucho mayor de lo habitual.

Y es verdad. Pero eso no afecta ninguno de los tres puntos anteriores, que son precisamente los que hay que discutir.

  1. ¿Cuál es la evidencia; dónde está? ¿Los modelos?
  2. ¿Qué peso se le ha dado, y dónde podemos ver la discusión sobre las posibilidades de la alternativa más obvia (variabilidad natural no forzada)? ¿Qué proporciones son posibles / verosímiles para ambas?
  3. ¿Hablamos de la politización de los campeones que han participado en el informe?

ciencia-politizada

Pero ya no se habla de ninguna otra cosa que no sea la irrelevante expresión mágica.

Esta sería la gran oportunidad de Pruitt de organizar lo del “Red Team”. Que no tiene nada que ver con “peer-review”, y tiene todo que ver con “abogado del diablo”. El despliegue de alternativas. No convincentes para los que viven del cuento, pero tal vez extremadamente razonables para los demás.  Y el peso de lo que tienen el cuajo de llamar “evidencia”. ¿Consideran “evidencia” los modelos macro-económicos? Pues es lo mismo.

Fuentes

Político:

New York Times (el informe filtrado):

“Javier” tiene una entrada interesante en WUWT, a cuenta de si hay fases o ciclos en el hielo marino del Ártico, o es una “espiral de muerte” — según la teoría alarmista al uso.

Es interesante. Sobre todo la literatura que enlaza en apoyo de la idea de fases. Le han criticado mucho los datos que usa (MASIE), porque el propio NSIDC recomienda no usar esa serie con ese propósito. Así que he querido ver si cambia algo por usar los datos supuestamente adecuados, más iguales en el tiempo — aunque de menor calidad / resolución.

No cambia nada. La idea que propone es que desde 2006 (cuando empieza MASIE) el hielo no disminuye. Y es igualmente cierto usando los datos recomendados (Sea Ice Index).

nsidc-sii-monthly-extent-from-2006

Otra cosa son las chispas que se le puedan sacar a ese dato. Yo diría que todavía no muchas; no es la única década de la que se puede decir lo mismo. Pero el asunto está definitivamente en el aire. Por ejemplo, mirando el mes de hielo mínimo (septiembre):

nsidc-sii-september

Se podría decir lo mismo entre 1990 y 1999.

Pero ya que hemos recopilado y ordenado los datos, podemos usarlos para poner más gráficos.

Los últimos diez años, y 2017 resaltado en rojo (y más gordo).

nsidc-sii-last-decade

Dividido por décadas (a la primera le faltan los diez primeros meses):

NSIDC-sii-4-decades

Y la primera y última décadas:

nsidc-sii-extreme-decades

Y un último gráfico divertido. Para que entiendas lo que dicen los periódicos y los cantamañanas habituales. Los gritos de …. ¡récord! … que has oído en 2016 y 2017. Buscan cualquier mes que suponga el mínimo de la serie y se ponen a anunciar el fin del mundo.

Nuestro ejemplo de cabecera es “Principia Marsupia”

Este invierno he escrito varias veces en el blog sobre la preocupante situación del hielo del Ártico. Pero la situación se ha vuelto aún más crítica.

Las altas temperaturas han hecho que se registre otro mínimo para un mes de febrero. El hielo cubre 1.100.000 kilómetros cuadrados menos que la media histórica. Eso es un “trozo” de hielo de cuatro veces el tamaño de Italia.

Cuando dice “este invierno he escrito varias veces” se refiere a lo que se marca en el 2016 de la derecha. Y lo del “mínimo para un mes de enero” al 2017 de la izquierda.

nsidc-records-recientes

Se lo pasan de miedo con eso. Literalmente.

También se puede comparar cómo va el año respecto a la media de los últimos diez:

sii-2017-and-last-decade-mean

Y le regalamos otro dibujito a Principia Marsupia:

principia-marsupia

El tiempo dirá. Es absurdo hacer apuestas a, por ejemplo, 30 años. Pero si tuviera que hacerlas, apostaría por las dos teorías. Fases y “espiral de muerte”. O sea, “espiral de muerte”, en fases. Lo que pasa es que la “muerte” no tiene nada de muerte. Sabemos que el hielo marino del Ártico puede desaparecer en verano sin que le pase nada a nadie. Ya lo ha hecho en el Holoceno, y durante milenios. Podría incluso ocurrir que los osos polares pasen de unos 30.000, a alrededor de 10.000. ¿Y qué? Es la cifra que piensan que había hacia 1960, por la sobre-caza, sin mayores consecuencias.

En todo caso ya vamos preparando las palomitas para el fin del verano. ¿Dónde se pondrá el siguiente punto del gráfico de septiembre? ¿De qué tamaño serán los llamativos titulares alarmistas?

nsidc-sii-september-next

A ver si nos acordamos de actualizar los gráficos con los datos de agosto y septiembre.

Datos

NSIDC:

Fuentes

WUWT (“Javier”):

Principia Marsupia:

« Página anteriorPágina siguiente »