algoreros


Los economistas del Calentamiento Global Acojonante suelen calcular el “coste social” [–>] de las emisiones de CO2. Una forma teórica de calcular el supuesto daño que harán las emisiones de CO2 en el futuro. Y es algo muy importante políticamente, porque las decisiones se basan en este tipo de cálculo.

Cuando hablan del “principio de precaución” se refieren a eso. Mirar cuánto daño podría causar algo, y con qué probabilidad, para decidir cuánto gasto está justificado para evitarlo. Es como decidir si merece la pena un seguro. Unos tienen sentido; otros no. Depende del daño que cubren, la probabilidad de que ocurra ese daño, y el precio de la póliza.

¿Cómo se calcula eso en el caso de las emisiones de CO2?  A juzgar por los resultados, que se pueden ver en el siguiente gráfico, se trata de una forma bastante delicada; bastante poco “robusta”. Hay resultados para todos los gustos.

Estimates of the Social Cost of Carbon (from Jesse Jenkins, forthcoming) Values in 2012 US$ per ton CO2

El gráfico viene de WUWT [–>], de un artículo sobre el mismo asunto.

En todo caso, el cálculo tiene tres componentes.

  1. ¿Cuánto calentamiento por unidad de CO2 emitido? (El resultado es un rango).
  2. ¿Qué probabilidad tiene la parte alta del rango, por ejemplo el 5% (o lo que sea) superior?
  3. ¿Cuánto daño hace ese calentamiento? Esto es el “coste social”.

Para sacar estas cifras usan dos tipos de modelos, donde el primer tipo produce los datos que usa el segundo. (1) Modelos climáticos, para saber el rango de calentamiento, y por tanto la parte superior y su probabilidad; y (2) modelos de impacto económico para ese calentamiento. A estos últimos les llaman integrated assessment model of climate change [>]. Como los modelos son distintos, y además se les pueden meter diferentes asunciones, ocurre lo del cuadro de arriba. Respuestas dispersas a lo largo de un orden de magnitud entero.

La novedad es un estudio recién publicado por Ross McKitrick y dos profesores más.

Lo que han hecho es actualizar los cálculos que había, a base de usar las correcciones recientes a los modelos climáticos, que hay en la literatura científica. Los estudios del “coste social” anteriores se basaban en modelos climáticos al margen de la realidad. O sea, la teoría flotando en su propio humo, sin mirar lo que dice la realidad al respecto. Pero como ya hay datos de temperatura de longitud suficiente como para tener alguna idea del efecto que puede causar el CO2, se puede constreñir el resultado de los modelos a la vista de la realidad observada. Y eso es lo que han hecho. Repetir los cálculos usando los modelos constreñidos por la realidad conocida. Aparentemente, a nadie se le había ocurrido hasta ahora. No interesa, porque reduce el miedo.

Decíamos que el cálculo va en dos fases.  1) Modelos climáticos que producen un rango de calentamiento por el CO2. 2) Modelos de impacto económico para ese calentamiento.

Al cambiar los primeros, cambia el resultado de los segundos. Y como hay dos modelos principales para el cálculo del impacto económico (DICE y FUND), los autores muestran cómo cambia el resultado de ambos al mejorar el cálculo de los modelos climáticos. En el caso de DICE (es el de Nordhaus), el “coste social” de las emisiones se reduce un 43%. Para el FUND, la reducción del “coste social” es del 83%. Y es más espectacular aun. En el caso del FUND -usando los modelos climáticos ajenos a la realidad- la probabilidad de un “coste social” negativo (o sea, las emisiones son un beneficio social) es del 10% para el año 2.050. Pero cambiando por los modelos climáticos constreñidos por la realidad, esa probabilidad salta hasta un 40%. Por eso afirman:

Remarkably, replacing simulated climate sensitivity values with an empirical distribution calls into question whether CO2 is even a negative externality.

EL asunto es prolijo, pero muy interesante. Y es clave en el aspecto de decisiones políticas de la discusión del cuento del clima. Hay entradas extensas y discusiones en Casa Curry y en WUWT:

Nota: esta rebaja en el “cote social” de las emisiones de CO2 no es ni mucho menos definitiva. Sólo están usando la parte más “de consenso” de la ciencia. Que no tiene ninguna garantía de ser real, ni de no ser muy exagerada respecto del calentamiento que puede producir el CO2.

 

Este personaje secundario de la película de terror es menos conocido que los protagonistas. Aunque debe sonar, porque son frecuentes sus apariciones más o menos marginales en escena. El guión dice que el metano es un gas invernadero unas 25 veces más potente que el CO2, y que de momento apenas se nota porque hay mucha menos cantidad. Pero la situación va a empeorar. Porque en el suelo del Ártico, que de momento está congelado (permafrost), hay cantidades ingentes de metano. Y se puede esperar que un calentamiento vaya descongelando ese suelo y liberando el metano que contiene. En un ciclo diabólico que representa como una bomba de tiempo. Más calor -> más metano; más metano -> más calor; más calor -> más metano; … … … -> apocalipsis o termagedón.

Que eso ocurra en todos los interglaciares no les dice nada. A pesar de que el anterior era más cálido que este, de momento. Tampoco había permafrost antes de las glaciaciones, y la temperatura no debía ser mucho mayor que en los interglaciares como el que estamos, [–>].

La novedad es que Swenny et al se han decidido a medir esa bomba de tiempo. En Barrow Alaska, y para los últimos 30 años. Como durante ese tiempo ya ha habido un calentamiento muy notable en la zona de Barrow (3,5ºC), han medido la relación entre la temperatura y el metano en el aire. Para ver si se nota el ciclo diabólico, o bomba de metano. El título lo dice todo:

Our results suggest that even the observed short-term temperature sensitivity from the Arctic will have little impact on the global atmospheric CH4 budget in the long-term if future trajectories evolve with the same temperature sensitivity.

También le ponen números fáciles de entender. Con lo que han visto, las emisiones de metano actuales aumentarían en un 1,5% hacia 2.080 — por causa del deshielo del permafrost del Ártico.  Y el efecto teórico de ese aumento del metano en la temperatura global es simplemente inapreciable. Vaya, con la propia teoría del IPCC.

Añadimos la precaución de siempre, que los alarmistas no usan jamás. Un estudio sólo es un estudio, y ni de coña tiene por qué representar la realidad. Pero las mediciones siempre son un indicio mucho más fuerte que las imaginaciones. Por lo que conviene, al oír la expresión bomba de tiempo del metano [–>], preguntarse si la alarma viene de mediciones … o si acaso viene de la imaginación.

Esa es una de las claves principales de este cuento. Ya ha habido calentamiento global — por el motivo que sea. Así que antes de hablarnos de los horribles males que ocurrirán, sería conveniente que mostraran los horribles males que (no) ocurren con el calentamiento que hemos visto. Y lo que ya sería la pera es que hablaran de los evidentes beneficios que sí han ocurrido. Pero también se entiende que es difícil vender periódicos con buenas noticias.

Fuente, con más detalles e interés, Knappenberger y Michaels en WUWT:

Viejecita nos informa [–>]: ya estamos en la fase de prohibición de libros.

Primera estación, Portland.

portland-cambio-climático

Decisión unánime del consejo de Escuelas Públicas de Portland. Prohibir libros “negacionistas del cambio climático”. En la que el material educativo que se considera “negacionista del cambio climático” es el que se puede imaginar:

Es inaceptable tener en nuestras escuelas libros de texto que extiendan dudas sobre la causación humana o la urgencia de la crisis.

Un montón de materiales de texto son como espesos con el lenguaje de la duda, y evidentemente “la ciencia” dice otra cosa.

No queremos a los chicos de Portland aprendiendo material cortesía de la industria de los combustibles fósiles.

prohibiendo-libros.png

Es muy difícil tener una muestra más clara de que la educación  de los niños y adolescentes está, básicamente, en manos de asnos redomados. Por ejemplo, bien pudieran estar prohibiendo la presencia de la revista Science entre el material escolar, cuando se trata de una de las publicaciones científicas más cabalmente alarmistas que hay. El 25 de mayo publicaba (clic) …

science-climate-warm-not-as-quickly.png

Los resultados no sólo apuntan a un pasado más nublado, sino que también indican un futuro potencialmente más frío: Si el clima de la tierra es menos sensible al aumento de los niveles de  CO2, como este estudio sugiere, las temperaturas futuras podrían no subir con la rapidez que se predice. [–>]

¿Y qué es lo que se predice? Es difícil saber lo que quieren decir con la expresión “la ciencia”, y hay que ser un buen asno para usarla. Pero se puede calcular que el IPCC sí debería ser “la ciencia” para esta gentuza de la educación. Y el IPCC da como rango más probable un calentamiento entre 1,5ºC y 4,5ºC por doblar el CO2. Y lo daba antes de conocer este estudio que, al contrario de los que usa el IPCC, es ciencia seria. Viene del CERN.

Es peor. Ese rango tan amplio del IPCC viene de distintos “conocimientos”, que son incompatibles entre sí. La parte alta, de estudios antiguos; de estudios alucinantemente imprecisos de “paleoclimatología”, que representan un sistema climático distinto; y de modelos climáticos (imaginación). La parte baja (1,5ºC – 2,2ºC) viene de los estudios más recientes que usan mediciones de termómetros.

Toda la parte reciente de estos estudios (desde Aldrin 2012) ya expresa serias dudas sobre  la idea de una crisis “urgente”. Pero son mediciones y cálculos hechos con la teoría del IPCC, que no incluye el conocimiento del estudio de Science citado arriba. Si lo tienen que considerar en sus cálculos, la “no urgencia” sería más que patente.

La solución al problema es evidente. Prohibir Science en las escuelas. Y aunque no es precisamente fácil imaginar que el CERN es “cortesía de la industria de los combustibles fósiles” (en realidad lo pagas tú), siempre podemos convencernos de que los científicos del estudio están comprados por Big Oil. O algo así. Tiene que ser, porque mira esta frase del artículo que estamos comentando:

Los científicos (no”la ciencia”), que están de acuerdo en que el CO2 y otros gases de las actividades humanas están calentando le tierra, no están de acuerdo en lo sensible que es el planeta a estos cambios.

Dibujito para los asnos del sistema educativo (de Portland, pero no sólo): Si el clima es muy sensible a esos cambios, podría pensarse en una crisis urgente; si es poco sensible, no hay manera de pensar en una urgencia.

Esta es la recua que nos “educa”. Es cierto que en Oregón son asnos especialmente “verdes”, pero, ¿alguien piensa que en España no lo son?

Roy Spencer (UAH) ha actualizado [–>] la temperatura global desde satélites, con mayo incluido.

temp-glob-mayo-2016

Lo más interesante, como siempre, es el contexto. ¿Con qué se puede comparar? ¿Es bueno; malo, indiferente? Y sólo se puede comparar con lo que dicen los modelos lo que iba a pasar. Asunto que tiene guasa, porque el desparrame de los modelos va desde una predicción de 0,6ºC de calentamiento entre 1.983 y 2.020, hasta los 1,15ºC. Para una temperatura media de cinco años e incluyendo el 95% de los modelos (o realizaciones de modelos, que son ciento y poco).

La medición de la realidad se va separando implacablemente del conjunto de los modelos, incluyendo los fríos. La línea azul gorda es también una media de cinco años. Y para mayor escarnio, la predicción propiamente dicha de esos modelos (CMIP5) es desde 2005, porque las temperaturas anteriores las conocían. En 2005 la realidad estaba todavía dentro del desparrame de los modelos. En la frontera baja pero dentro, o casi. Desde entonces, ya no. Fuera, y cada vez más fuera.

modelos-climatios-y-temperatura-global-uah-mayo

También se puede comparar con la bobada enternecedora de los dos grados por encima de la temperatura preindustrial, que dicen que es cuando llega el peligro imaginario.

preindustrial-y-uah-mayo-2016

Las líneas de puntos prolongadas hasta fin de siglo no pretenden tener ninguna capacidad predictiva. Sólo son un juego. Un qué pasaría si … en el futuro siguiera pasando lo que hemos visto en estos 37 años en los que hay mediciones de satélites. Y se representa con las dos formas más habituales de calcular una línea de tendencia. Pero es casi seguro que la tendencia no se va a mantener constante; nunca lo hace. Será mayor, o menor, pero distinta. Lo que pasa es que como a los alarmistas les encantan esas líneas cuando les favorecen, conviene mostrarlas cuando el mensaje que se desprende no les gusta. No les hacemos caso a las líneas de puntos, pero las ponemos para joder.😉

Para entonces, tras miles de análisis del agua, y una miríada de experimentos a lo largo de siete viajes a Palau,  el equipo estaba convencido de la respuesta de los corales a las condiciones de lugares como Nikko Bay. En los puntos acidificados, la cobertura de coral es alta, la diversidad es alta, y el arrecife se presenta saludable. El problema está en qué hacer con estos hechos.

“Es fácil asumir que -oh, vale- a Palau le va muy bien. A los arrecifes de coral no les importa la acidificación del mar”-me dice Barkley. El equipo ha estado evitando cuidadosamente decir algo como eso. Ni siquiera han prometido haber encontrado refugios. Pero Barkley sigue pensando que el trabajo en Nikko Bay puede ser una fuente de esperanza. Significa que en alguna parte los corales pueden sobrevivir estas condiciones hostiles.

Del mismo artículo, una foto ejemplo de las buenas condiciones del coral en ese agua muy “acidificada” naturalmente.

palau-reef

Palau es un archipiélago rocoso, muy laberíntico, entre Nueva Guinea y Filipinas. Con muchas lagunas y bahías distintas, y relativamente separadas con barreras internas, de forma que cada una es como un mundo con características aparte.

Demos un paso atrás, para tomar perspectiva. Todo el mundo sabe que el Calentamiento Global Acojonante está matando los corales, y que acabará con ellos en unos cien años. O antes. Es lo que dice la biblia posmoderna. También sabemos que el mal que le causa “el cambio climático” al coral se debe a dos factores: el calentamiento del agua y su acidificación. Y suponemos que en sus 500 millones de años el coral no ha visto cambios climáticos hasta ahora. Seguro.

Y es a esos dos factores, precisamente, a los que se refiera la particularidad de Nikko Bay. Tiene un agua más caliente que la de sus alrededores, que por sí mismos ya son las aguas más calientes del océano global. El Triángulo de Coral. Y en Nikko Bay los investigadores miden una acidificación media comparable a la que el IPCC dice que habrá en cien años.

Es decir, Nikko Bay representa un experimento natural de las condiciones que los alarmistas del clima imaginan para fin de siglo. Y en esas condiciones tiene corales que se encuentran entre los más saludables, bellos, y diversos del planeta.

Ya que hemos mencionado el triángulo de coral, hagamos un inciso. O mejor, un mapa. También le llaman el amazonas de los mares, porque en ningún otro sitio hay tal cantidad de especies de coral. Pero si sobreponemos el triángulo de coral en un mapamundi que muestre la temperatura del mar, se ve que está justo en las aguas más calientes del planeta. Palau queda casi en el centro del triángulo.

triangulo-coral-mapamundi

Es evidente que el coral no tiene un problema de temperatura del agua por el lado del calor, en lo que conocemos. Está contentísimo en las aguas más cálidas que existen. Al contrario; lo que tiene es un límite inferior de temperatura. Unos 18ºC. Se ve muy bien en este mapa de la NOAA, que señala los sitios del globo donde hay arrecifes de coral (clic para texto).

map of coral reef locations around the world

(Nota al margen: El mapa muestra las zonas con arrecifes de coral. Hay otros tipos de coral, o zonas, donde el coral crece sobre las rocas o los elementos duros que ya existen, pero sin la capacidad de crear su propia “roca” a base de acumular carbonato cálcico.)

¿Y de dónde viene entonces la idea de que el calentamiento global vaya a acabar con los corales, por exceso de temperatura y / o de acidificación? Lo de la acidificación viene -una vez más- de la imaginación. Como se ve en Nikko Bay — y hay más ejemplos. Lo de la temperatura, de un fenómeno conocido como blanqueo del coral.

Hay una confusión habitual entre el público. La imagen de ese coral blanqueado, que parece como los huesos de un cadáver, sugiere que está muerto. No es así. Sólo ha perdido las algas [zooxantela –>] con las que mantiene un sistema de simbiosis. Y en realidad las ha expulsado el mismo coral. Se blanquea porque son las algas simbiontes las que le dan el color. Pero el coral (los pólipos) sigue vivo. Sólo que en peores condiciones, porque las zooxantela son las que le proporcionan buena parte de su energía (oxígeno) y nutrientes. Así que cuando está blanqueado apenas crece, y a largo plazo podría morir. La buena noticia es que se suele recuperar. Y la recuperación no es una re-colonización de una zona de coral muerto, sino la nueva adquisición de algas en simbiosis por parte de un coral que está perfectamente vivo. (Esas algas también viven fuera del coral, aunque no tan a gusto).

Y aquí viene la madre del cordero. ¿Por qué se blanquea el coral? ¿Es una muestra de debilidad, o es una muestra de fortaleza?

En principio se sabe que se debe a un cambio en las condiciones del entorno. Y son varios los factores que pueden influir. Cambio de temperatura (tanto hacia frío como hacia calor); cambio de luminosidad del sol (por ejemplo, cuando cambia la cobertura media de nubes); cambio de salinidad; cambios químicos en el agua (por ejemplo, contaminación); cambios físicos en el agua, también relacionados con la luminosidad (por ejemplo, más o menos sedimentos / turbiedad del agua).

Reacapitulemos, que tiene guasa. Que se sepa, puede ocurrir cualquiera de estas nueve variaciones, y se producirá un blanqueamiento.

  1. Contaminación (productos industriales, detergentes, protección solar de los turistas, etc.)
  2. Enturbiamiento del agua — donde era muy clara.
  3. Aclaramiento del agua — donde era turbia.
  4. Mayor insolación.
  5. Menor insolación.
  6. Mayor salinidad.
  7. Menor salinidad.
  8. Mayor temperatura.
  9. Menor temperatura.

Pero como vivimos en el mundo de la calentología, nuestros campeones científicos y de prensa miran -y por tanto ven- casi exclusivamente  el punto ocho. Mayor temperatura. Lo demás no tiene morbo. Y entonces el blanqueo del coral es culpa, sobre todo, ¡del Calentamiento Global Acojonante! Por lo menos, en nuestra época. Si te lo quieres creer.

Como decíamos, hay dos interpretaciones.

1. El coral es muy sensible y está hiper-adaptado a unas condiciones muy concretas. Que, si cambian un poco, lo matan. Sobre todo si es un calentamiento — dice la moda. Es una visión del coral como si fuera una colección niñas de colegio de monjas, que se supone que se asustan por cualquier cosa.

2. El coral es un prodigio de adaptabilidad a condiciones cambiantes, y el blanqueo es precisamente el mecanismo de adaptación. ¿Cómo lo hace? ¡Cambiando de algas simbiontes! En cada momento tiene el “equipo” de zooxantelas que mejor rendimiento le da para esas condiciones de luminosidad, temperatura, y salinidad. Podría vivir perfectamente con un equipo de algas simbiontes suficientemente genérico como para crecer en condiciones muy cambiantes. Pero le resulta mas efectivo elegir equipos especializados, y cambiar de equipo cuando las circunstancias varían. Y el blanqueo es precisamente lo que se ve cuando está cambiando de equipo de algas. Primero se deshace de las que tenía, y se queda descolorido. (El color viene de las algas, los pólipos son más o menos incoloros). Y luego se hace con el nuevo equipo de algas que le conviene en la nueva circunstancia. No está “sufriendo”; es muy cuco, y está haciendo un relevo.

Esta forma de verlo se llama (en inglés) Adpatative Bleaching Hypothesis (Rowan 1991 y Buddemeier 1997), y hay unos cuántos enlaces de interés al final. El coral sería como niñas lumpen de un barrio navajero, que te asustas tú mucho antes que ellas. Sus 500 millones de años de historia, y la relativa baja tasa de desaparición de especies, apuntan por ahí. Lumpen y resistente total.

Si la Adpatative Bleaching Hypothesis es cierta, los experimentos que hacen en tanques para tratar de ver el efecto de la acidificación y el calentamiento sobre el coral quedarían en una situación muy delicada. En realidad ya estaban en una situación muy delicada por otros motivos [–>]. Pero además, ¿quién les asegura que en ese tanque hay las zooxantelas que el coral usaría en la nueva situación si estuviera en la naturaleza?

Antes hemos visto que en las aguas más calientes del mundo hay más coral, no menos. Podemos echar un vistazo a la “acidez” del mar. Entre comillas, porque en realidad es básico en todas partes; no ácido. Y veremos que hay dos zonas (Mar Rojo, y Centroamérica Pacífico) que, además de estar entre las de mayor temperatura del mundo…
coral-y-temperaura-y-acidez

… también están entre las de mayor “acidez”.

coral-y-acidez-del-mar

Estas dos zonas, ambas de coral exuberante, tienen una “acidez” como la de Nikko Bay en Palau (ph 7,84), también de coral espectacular.

coral-acidez-palau

Y es una “acidez” del tipo de la que predice el IPCC de media global para dentro de cien años. Los “escenarios” (lineas de colorines) interesantes, por realistas, son el A1B (negro continuo) y el B1 (azul claro), que contemplan mejoras tecnológicas sin políticas climáticas, y pico de población hacia mitad de siglo [–>].

ipcc-acidificación-mar-a-2100

Así que, ¿dónde está el problema del coral… aparte de en la imaginación?

Las imágenes, salvo despiste, están enlazadas a su fuente original.

Añadido (30/5):

Oportunamente, ya tenemos a la prensa confundiendo el blanqueamiento del coral con su muerte. Clic.

el-pais-mata-coral

Enlaces (que son lo más interesante de la entrada):

El artículo sobre el coral en Palau:

La Hipótesis Adapatativa del Blanqueo (Adpatative Bleaching Hypothesis):

Acidificación:

De interés sobre el coral:

 

 

ice and Mt. Everest

Te asustan con los grandes números del cambio climático. Pero es mentira. El famoso Cambio Climático Acojonante, ese que dicen que estamos viendo ya, no es nada. Tirando de imaginación, y suponiendo una aceleración formidable -y completamente inverosímil- de lo que vemos, se puede especular con un problema. Pero eso es imaginario. No es nada que esté pasando.

Vamos a mirar lo que está pasando realmente, y usando los mismos grandes números acojonantes de los alarmistas. El ejemplo lo tomo de Fabius Maximus [–>]. Es bueno, porque viene de Bad Astronomy, un blog de referencia progre / alarmista (clic).

five-trillons-of-ice-lost.png

¡Nos vamos a morir todos! ¡Cinco trillones de toneladas!

…land ice loss is perhaps most important as a political trigger; the sheer amount of land ice being lost every year is immediate, here, now. And the numbers are staggering … From 2002 to mid-November 2014 — less than 13 years — the combined land ice loss from Antarctica and Greenland is more than 5 trillion tons. Five. Trillion. Tons. That’s beyond staggering; that’s almost incomprehensible. It’s a volume of about 5,700 cubic kilometers, a cube of ice nearly 18 kilometers — more than 11 miles — on a side.

Sin duda, un Cambio Climático Acojonante. ¡Un cubo de hielo de 18 kilómetros! ¡Joder, en menos de 13 años!

¿Seguro que es acojonante? ¿Hacemos unos dibujitos?

Hay distintas referencias para el volumen del hielo terrestre. Se pueden ver desde 25 millones de kilómetros cúbicos, hasta 33. Usaremos 30, que es lo que da Wikipedia (26,5 MKm3 en la Antártida [–>], 2,85 MKm3 en Groenladia [–>], y un 1% del total en el resto).

Así que ponemos 30 MKm3 de hielo en el año 2.012, y la pérdida de 5.700 Km3 que dice Bad Astronomy para el año 2.104. Es algo muy discutible porque hay estudios de resultados muy diferentes. Pero queremos ver el significado de los números alarmistas, así que eso es lo que usaremos.

Veamos lo que se notaría en 300 años a esa tasa acojonante de 5.700 Km3 cada 12 años.  300 años parece un tiempo generoso para el concepto que tanto les gusta usar de “lo que van a sufrir mis nietos”. Los nietos de los nietos de los nietos, en este caso

desaparicion-hielo-terreste-300-años

¡Glups! No pasa nada digno de mención en 300 años. ¿Y en mil? Es un tiempo razonable para “nuestra civilización”, concepto que también les gusta mucho.

desaparicion-hielo-terrestre-mil-años

Pues tampoco parece que vaya a desaparecer mucho hielo terrestre en mil años. Pero vamos a ver, ¿cuándo nos quedaríamos sin hielo?

desaparicion-hielo-terrestre-cuando

Esta sí que es una cifra acojonante. ¡Más de 60.000 años! Contando que con no haya una glaciación antes, que es lo que se puede esperar.

Será que el gran problema está en otra parte. Debe ser el nivel del mar. Nos vamos a ahogar con tanto Km3 de deshielo.

De Wikipedia sacamos que si se fundiera todo el hielo de Groenlandia (2,85 MKm3), eso produciría una subida del nivel del mar de 7,2 metros [–>]. Así que cada millón de kilómetros cúbicos de hielo fundido sube como 2,5 metros el nivel del mar.

¿Cuanto sería en 300 años?

deshielo-sube-nivel-del-mar-300

¿En serio? ¿35 centímetros en 300 años? De hecho es una cifra que parece realista para lo que estamos viendo. El nivel del mar sube a unos 2 milímetros al año desde como 1.880. Contando todo; el deshielo y la expansión por calentamiento. Este cálculo con las cifras de Bad Astronomy da como 1,16 mm / año de subida del nivel del mar por el deshielo, y el IPCC calcula 0,83 [entre 0,46 y 1,20 –>]. Están en la parte alta del margen, pero dentro.

No os voy a dejar sin el ahogamiento de nuestra civilización (1.000) años.

deshielo-sube-nivel-del-mar-1000

Esa tasa de deshielo (lo que vemos, no lo que imaginamos) subiría el nivel del mar 1,2 metros … ¡en mil años!

Resumiendo los grandes números alarmistas. Si quieres usar unos modelos (teorías) que se sabe que no funcionan, puedes imaginar un problema futuro tan acojonante como las ganas que le eches al asunto. Pero el cambio climático que “está ocurriendo” es cualquier cosa menos preocupante. Los cinco trillones de Bad Astronomy son, exactamente, nada.

Con lo que “está pasando”, y proyectado hacia el futuro, y si no hay un glaciación, tendríamos:

– Una subida del nivel del mar por deshielo tan poco molesta como la del último siglo, que nunca le ha preocupado a nadie. Se siguen haciendo casas al borde de la playa.

– Un nuevo continente entero (Antártida), y medio más (Groenlandia), para gozo y placer de la humanidad. Sólo tienes que esperar unos 60.000 años. Pero seamos optimistas. Es posible que para disfrutar de Groenlandia baste con un plazo de espera de 3.000 años [–>].  No es exactamente “nuestros nietos”, pero menos da una piedra.

– Un alarmismo climático abandonado por aburrimiento. Algo inventarán a cambio. ¡Nos van a invadir los extraterrestres!

Colofón. Cuando te saquen los trillones, ponles el contexto. Los dibujitos. Menos lobos, Caperucita.

Enlaces. En lo de Fabius Maximus hay más ejempos de ¡cinco trillones!, que parece una cifra que les gusta mucho.

Añadidos para la estúpida discusión con el plasta de turno.

doom-plasta

nivel-del-mar-jevrejeva-desde-1800-y-co2

jevrejeva-desde-1860

nivel-del-mar-500a-modelos-proxies-jevrejeva.png

variacion-nivel-del-mar-ipcc-ar5

z-nivel-del-mar-500a-modelos-proxies-jevrejeva

jevrejeva-medicion-y-modelo

jevrejeva-medicion-y-modelo-1s

Parecerá broma el título, pero no tiene nada de broma.

Mira esta imagen. Viene de un vídeo del científico coordinador del experimento CLOUD que estudia las nubes en el CERN.  Kirkby. Y dice que hasta ahora creían que en la época “preindustrial” había menos nubes, porque la contaminación tiene partículas que hacen de “semillas” de las nubes, facilitando su formación y duración. En el mismo aire, con la misma humedad y temperatura, se forman nubes / niebla con mayor o menor facilidad dependiendo de la presencia de pequeñas partículas que hagan de núcleos de condensación del vapor de agua. Como de “semillas” de nubes. Y como en la época preindustrial no había contaminación, no debía haber partículas que hacieran de núcleos de condensación.

Yo no lo había oído hasta ahora, pero si lo dice Kirkby será así. Los chicos del clima son capaces de creer lo que sea; incluso que las nubes son un invento moderno,  propio del Calentamiento Global Acojonante.

El dibujo con el que lo expresa:

kirkby-cloud

¿La idea es clara, no? Antes de la época industrial había muchas menos nubes, porque no había tantas partículas en el aire que hicieran de “semillas” de las nubes. Calentología o ciencia posmoderna en estado puro. Si sólo conozco un mecanismo que cree “semillas” para las nubes, y ese mecanismo viene de la contaminación industrial, debe querer decir que antes de la industria había menos nubes.

En estos dos experimentos / mediciones nuevos han descubierto otro mecanismo, natural esta vez, que forma “semillas” para las nubes. Los “aromas” de las plantas y los árboles. Aerosoles biogénicos, en vez de aerosoles de contaminación.

kirkby-cloud-2

¿Y cómo afecta esto a la calentología, o climatología del CO2? Porque se trata de imaginar un efecto de calentamiento muy fuerte del CO2. Y ya ha habido un aumento notable del CO2. Desde 1.750, de 275 ppm a 400 ppm. Mirando ese cambio de temperatura respecto de ese aumento del CO2, se podría calcular cuánto aumenta el CO2 la temperatura. Si imaginas que la naturaleza no está haciendo nada por sí misma, o que crees que sabes lo que hace.

El problema es que haciendo ese cálculo no les resulta tanto calentamiento por el CO2 como les gustaría. Y entonces tienen un truco. Imaginar que otro proceso que ha acompañado al aumento CO2, como los aerosoles de contaminación, ha frenado parte del calentamiento que debería producir el CO2. Esas nubes extra del primer dibujo, que están reflejando la luz del sol, y enfriando la tierra. Disminuyendo -de momento- el efecto de calentamiento del CO2. ¡Pero ya verás tú en el futuro!

kirkby-cloud

Así puedes imaginar un efecto fuerte del CO2, sin necesidad de medirlo. No se nota (de momento), porque está oculto por el efecto de los aerosoles industriales en las nubes. Pero dentro de poco nos vamos a achicharrar, porque ahora somos más limpios y eliminamos mucho la contaminación.

Y esto del CERN fastidia un poco lo que habían imaginado. No, lo siento; ese freno u ocultación del efecto del CO2 es irreal, porque la naturaleza (bosques y plantas) ya producía nubes sin necesidad de fabricas modernas. Tienen que rebajar el cálculo teórico del efecto de calentamiento del CO2.

Se le pueden poner números. Este es el cuadro relevante del último informe del IPCC (2.013).

forzamientos-radiativos-ipcc-co2-nubes

Donde la idea es que el CO2 produce un efecto (radiativo, no de temperatura) de 1,68 W/m2, que está frenado por los aerosoles industriales en 0,55 W/m2. O sea, contando el freno imaginario de los aerosoles, serían 1,13 W/m2. Si sumamos el resto de los elementos dan 2,29 W/m2.

Ahora lo miramos respecto de la temperatura.

Según IPCC, 2,29 W/m2 han producido un aumento X de temperatura, que observamos.

Corregido por experimento CERN, serían 2,81 (2,29 + 0,55) W/m2 los que han producido el mismo aumento observado de temperatura.

Querría decir que hacen falta como un 20% más de W/m2 para producir la misma subida de temperatura. Lo que significa que el efecto del CO2 sobre la temperatura (y el de cualquier “forzamiento”) es un 20% menor de lo que venía pensando el IPCC.

Un poco de contexto. Los aerosoles y su efecto son una parte clave de la discusión. Se ve en el cuadro anterior que el mismo IPCC considera “bajo” su grado de certidumbre (conocimiento) sobre el efecto de los aerosoles. Es la forma edulcorada de decir: NPI. Incluso confiesan que bien podrían no tener efecto, como sugieren los dos estudios nuevos (el IPCC da un rango de -1,33 W/m2 a -0,06 W/m2).

En los últimos años (como desde 2012) ya habían rebajado el efecto que imaginan de freno al calentamiento del CO2, por los aerosoles. Y ese era el motivo principal de que los nuevos estudios sobre la “sensibilidad climática” (lo que se calienta el clima por doblar la cantidad de CO2) dieran resultados mucho más bajos. En la parte baja del amplísimo rango del IPCC. Como muestra el gráfico que solemos poner.

sensibilidad-climatica-ecs-estudios-ordenados-tiempo-2016

Y esto nuevo del CERN, que no conocían, les tendría que obligar a rebajar aun más el efecto de los aerosoles.  Y con ello la “sensibilidad climática” — y  por tanto el calentamiento que se puede esperar del CO2. ¿Será suficiente para salirse de la parte baja del rango del IPCC? Ya veremos, está emocionante.

Además, uno de los experimentos nuevos muestra un efecto notable de los rayos cósmicos en la formación de “semillas” de nubes. Tiene relación con lo de los “aerosoles biogénicos” (“aromas” de la vegetación), en el sentido de que los rayos cósmicos estimulan la producción de “semillas” de nubes por parte de los aerosoles biogénicos.  Y como los rayos cósmicos varían mucho, a menudo en relación con el sol, ya tienen un nuevo mecanismo de variabilidad natural del clima. Que, ni conocían, ni tienen en cuenta.

Dice Kirkby:

CLOUD has found that oxidised biogenic vapours produce abundant particles in the atmosphere in the absence of sulphuric acid. Previously it was thought that sulphuric acid – which largely arises from sulphur dioxide emitted by fossil fuels – was essential to initiate particle formation. We found that ions from galactic cosmic rays strongly enhance the production rate of pure biogenic particles – by a factor 10-100 compared with particles without ions, when concentrations are low

También dice Kirkby muchas otras cosas, como que a pesar de sus resultados nos vamos a achicharrar. Hace unos años hubo un pollo en el CERN, a partir del cual las comunicaciones del equipo del CLOUD pasan previamente el filtro del jefe del CERN. Se supone que para que el resultado se presente de forma políticamente correcta. Y desde entonces siempre hacen los comunicados con estos dos pasos:

  1. Lo que dicen los experimentos (menos lobos, Caperucita)
  2. Lo que hay que decir (nos vamos a achicharrar), pero que NO sale de los experimentos, sino de la imaginación del IPCC.

Se nota de cojones en el vídeo:

Tiene guasa el lenguaje. Cuenta Kirkby en el vídeo que, respecto a los modelos, las nuevas mediciones deberían “reducir ligeramente el calentamiento y mejorar el rango” (hacerlo menos amplio).

Vamos a tener calentamiento, pero lo que va a hacer el experimento CLOUD es afinar la predicción. Va a haber un calentamiento “considerable”, pero tendremos una predicción más precisa.

Y lo dice con sonrisa de niño malo. Imagina. Cambiamos la predicción del IPCC, un rango de 1,5ºC a 4,5ºC por doblar el CO2, por otra que diga -por ejemplo- entre 1ºC y  2,4ºC.  Y tendríamos los tres elementos que señala Kirkby con su sonrisa.

– Una ligera reducción del calentamiento. La parte baja del rango sólo bajaría 0,5ºC.

– Una predicción más precisa. La amplitud del rango más probable bajaría de 3ºC a 1,4ºC.

– Podría llamarse un calentamiento “considerable”. Por ejemplo, considerablemente bueno.

Pero en realidad ese sería un calentamiento completamente en la línea de los “negacionistas”. Porque lo que no dice Kirkby es lo importante. Que eso supone cambiar un presunto problema por un claro no-problema. Todo el discurso del alarmismo climático se basa en ese margen de predicción escandalosamente amplio, que llevan más de 30 años manteniendo exactamente igual [–>]. Lo del “principio de precaución”, porque podría ser muuucho calentamiento. Y saben de sobra que lo que permiten los datos es podar la parte alta del margen, porque es completamente especulativa.

Si este estudio fuera de los habituales con el clima, los alarmistas lo atacarían con furor. Porque ninguno vale una m**rd*. Ni los estudios alarmistas, ni los “escépticos”. Pero el CERN hace ciencia experimental de verdad, que no se pude contrarrestar con gimnasia especulativa. Así que se lo van a tener que tragar.

No va a ser ningún bombazo mediático. Es difícil de entender / explicar, y afecta a una parte relativamente pequeña (20%) y oscura de la discusión. Pero añadido a las otras rebajas que ya ha habido, y a lo escaso del calentamiento que se ve, puede ser muy relevante. Muy relevante para la ciencia, que en realidad sólo les importa a los “negacionistas”.

Enlaces:

Los estudios:

En la blogosfera:

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.009 seguidores