algoreros


Hay mucho revuelo en la blogosfera climática, a cuenta una acusación de un científico de la NOAA retirado el año pasado. Protesta por el mal uso de los datos, y por publicar algo no reproducible, de un estudio científico que se dio en llamar el “mata-pausa” (Pausebuster).  El estudio, y las correcciones a la serie de temperatura global de la NOAA, que dio lugar a decir que nunca hubo una pasua. Karl et al 2015.

También apunta a que hicieron una chapuza de publicación para llegar a tiempo de tener impacto político antes de los acuerdos del clima de París. La idea sería: nunca ha habido una pausa en el Calentamiento Global Acojonante,. (A pesar de que os hemos dado un montón de explicaciones de por qué había una pausa que no habíamos previsto ni predicho). También acusa de que, ante un montón de decisiones más o menos arbitrarias, siempre eligen las que resultan en más calentamiento.

La carta de protesta ha aparecido en el blog de Judith Curry [1 –>], y David Rose ha publicado un “artículo bomba” en el Daily Mail [2 –>]. Lo del periodista es mucho más burro, porque dice que los políticos han sido engañados por datos “manipulados”. Y la protesta y réplica de los alarmistas ha sido furibunda por todo Twitter. Zeke Hausfather ha publicado una mas larga [3 –>], que es sobre todo al artículo de Rose, y que NO contesta a los puntos del científico John Bates.

No voy a entrar en los detalles. Son muy largos y bastante oscuros, y están en los enlaces. Pero me preguntan qué opino, y lo pondré. Repito: opino.

Parece garantizada la crítica de que Karl, que era director de la NOAA, no siguió las recomendaciones de la propia NOAA para ese tipo de trabajos. Que es, tal vez, la principal acusación de John Bates.

La crítica de que el estudio de Karl no fuera replicable no parece nada garantizada. De hecho, en su carta Bates dice:  it is virtually impossible to replicate the result in K15. Claro, lo de virtualmente es un poco chungo. O se puede, o no se puede replicar. La pinta es que sí se podía, pero pidiendo los datos al autor. Tampoco es algo tan raro, aunque no sea ni la política de la NOAA, ni la de la revista Science donde se publicó.

¿Es importante? No. No cambia nada. Ni siquiera el hecho de que hubiera o no hubiera pausa cambia nada. La pausa depende de qué series de temperatura se usen, o termómetros o satélites. Pero el cálculo clave, que es cuánto calienta el CO2, no cambia por una decimilla que hace que hubiera o no hubiera pausa. Lo que tiene es impacto mediático. Mola mucho, o jode mucho, según de qué lado estés.  Y de hecho hay “papers” muy serios de 2016 que no están de acuerdo con Karl, y sí ven -al menos- un abatimiento del calentamiento [4 –>].

¿El sintomático de una práctica en modo “group think” que haga sospechosas las series de temperatura con termómetros. Totalmente. Pero sospechar es libre, y no es demostrar. Cada cual pensará lo que venía pensando previamente.

¿Indica una chapucerío general en la ciencia del cambio climático acojonante? Sin duda; pero nadie había pensado otra cosa. No es nuevo.

¿Es un ataque en falso, una cagada? El del periódico, sin duda. Pero tampoco es una burrada mayor que las de los periódicos alarmistas (casi todos). Lo del científico se puede entender como un cabreo académico de alguien que se toma su profesión más en serio que sus colegas alarmistas / activistas, pero no es algo como para motivar al público en general. No hay una “manipulación”, ni una “conspiración”. Sí puede ser síntoma de una banda de científicos actuando en “modo consenso”, o con más espíritu de activista que de científico. Pero explícale eso al kindergarten.

Actualización. Respuesta de Curry / Bates. Razonable. La poca seriedad de la NOAA saltándose sus propias normas de calidad.

Fuentes.

1. John Bates @ blog de Judith Curry:

Y respuesta a las críticas, añadida en la actualización posterior:

2. Daily Mail:

3. Zeke Hausfather:

4. Fyfe et al 2016:

Esta es muy buena, porque es completa. Artículo en el New York Times, de periodista “enterado” pero asesorado por Raymond Pierrehumbert, uno de los más renombrados pilares de la teoría alarmista.

ray-pierrehumbert

El artículo va de un supuesto recule de los nombramientos de Trump para el gobierno, que quiere imaginar el autor en una posición defensiva. Y trata de desacreditar esa posición. Explicando que no hay posibilidad, ni debate, sobre que el calentamiento observado desde mitad de siglo pasado no sea principalmente causado por las emisiones de CO2. Sobra la “evidencia”, dicen, que es lo que vamos a examinar. Lo que presentan como evidencia.

Nota: aunque la mayor parte (>50%) del calentamiento desde 1950 fuera por los gases invernadero, ni siquiera eso implica que tengamos un problema por las emisiones. Para que funcione la alarma, en realidad necesitan que el CO2 haya producido un 110% del calentamiento observado — y haya sido contrarrestado provisionalmente por otros efectos humanos, como la contaminación que hace de escudo del sol. Sólo así puedes imaginar un calentamiento preocupante en el futuro. O sea, si lo que presentan como evidencia de “la mayor parte del calentamiento observado” fuera real, ni siquiera con eso hay que pensar necesariamente que haya un problema. Pero es que tampoco es real. Veamos.

1. El CO2 atrapa calor, y si aumentas su cantidad tendrás un calentamiento. 

2. La tierra se ha calentado. 

Pero aquí empiezan las trampas. Dicen: La tierra se ha calentado como 1º desde 1700. Ya han cambiado. De hablar desde 1950 (IPCC) a hablar desde 1700. Pero antes de 1950 nos da igual, porque 3/4 partes del aumento del CO2 son desde 1950. ¿Quieren encalomarnos el calentamiento de antes de que el CO2 subiera apreciablemente, pero echándole la culpa al CO2 que todavía no habíamos emitido?

3. Y dice con dos cojones: ya sólo con esos dos puntos tendríamos un potente caso circunstancial de que las actividades humanas son la causa del calentamiento.

Pues no; actividades humanas y CO2 no es lo mismo. Y no le puedes achacar al CO2 un efecto retrospectivo. Si hubiera otras actividades humanas produciendo calentamiento, no harías nada al respecto con las políticas anti CO2 que propones.

4. No pueden ser casusas naturales, porque “los” científicos han mirado todas las causas que podrían ser, y las han descartado. Citan varias. Pero hay una que nunca citan, y que muchos científicos ven no sólo como probable, sino como inevitable. La variabilidad natural no forzada.

Más del 90% del calor del sistema climático está en el mar.Y el mar y la atmósfera están acoplados, pero de una forma que varía por las corrientes y los vientos. De hecho El Niño puede subir la temperatura global del aire en medio grado, sin que cambie la cantidad de calor del sistema completo. No hay nada de fuera del sistema (un “forzamiento”) que lo produzca; solo es una distribución distinta del calor dentro del sistema. Y lo mismo que pasa con El Niño de una forma cíclica, cada pocos años, puedes tener ciclos oceánicos de plazo mayor. Algunos se medio conocen (de unos 60 – 70 años), pero simplemente no hay registros suficientemente largos como para saber los que pueden estar operando. Ni su frecuencia, su persistencia, su carácter caótico; ni nada.

En resumen, ese “potente caso circunstancial” sólo son las ganas de ver algo donde puede haber cualquier cosa. De hecho, todo el calentamento podría ser natural (y el CO2 tener tan poco efecto que se pierde en el ruido), sin ninguna causa externa — que es lo único que miran.

Y ahora viene lo bueno. Lo que en su imaginación hace el caso “no circunstancial”.

6. Pero es que tenemos aun más. Sofisticados análisis computacionales del clima lo confirman, hallando que ningún otro factor que no sean las emisiones de gases invernadero es suficientemente fuerte para explicar el calentamiento reciente. Y ya han vuelto a cambiar la fechas (1950 en vez de desde 1700); y las causas (gases invernadero en vez de actividades humanas).

Acojonante, porque por mucho que les llames “sofisticados análisis computacionales” a los modelos climáticos de chichinabo, seguirán siendo modelos climáticos de chichinabo.

Los “sofisticados análisis” no vienen de los ocho modelos que están dentro de la realidad, sino de la media de estos mezclados con los 94 que están completamente fuera de la realidad. Sofisticado de cojones. Como de sofisma. Esa media está muy fuera de la realidad.

Resumiendo. Imaginan tener un buen caso circunstancial, pero sólo lo consiguen prescindiendo del elemento más obvio. La variabilidad natural no forzada de un sistema caótico. Y ademas de eso, que es nada, no tienen nada.

Con esto sabes todo lo que necesitas para preguntarles por la evidencia del cuento. El resultado siempre es que, o bien se escaquean, o bien te sueltan una versión más reducida o más completa de lo de arriba. Esta es la versión completa, aunque le pueden añadir charlatanería en diverso grado de espectacularidad, o jerga técnica para que no lo entiendas. Pero no hay más hechos ni evidencias. Esto es lo que hay.

Fuentes.

New York Times:

Gráfico de Gavin Schmidt (jefe de modelos y cosas del clima de la NASA) en Twitter:

 

 

Sugiere Ed Hawkins un artículo de Jon Tennat, que es un Freelance science writer/consultant. No lo traduzco porque no sé lo que es.

jon-tennant

Parte de la asunción de que los que no tragamos el cuento del clima funcionamos en “cámaras de eco”. Burbujas de pensamiento sin contraste. Y que es por eso por lo que no nos convence “la ciencia”. Pero esa resistencia es un problema, porque -contra todo lo previsto- ocurre Trump. Esto lo digo yo, no Jon, pero se entiende que es el problema de fondo. El payaso ha cambiado la ecuación, y lo de Yo Soy La Ciencia ya no vale. Ahora hay que convencer; no basta con asustar e imponer. Y para eso hay que cambiar la estrategia.

Suena muy bonito lo que plantea. Especialmente el arranque: No os comportéis como gilipollas. Está bien visto. A mi no me molesta, pero es obvio que si se trata de convencer, de gilipollas vas de culo. Así que se van a reconvertir, y ese es otro de los efectos inesperados de Trump. ¿Y cómo van a ser ahora?

Hmmm … ¡pues kindergarten, coño! En la versión tierna, en lugar de la versión pataleta. Involucrarse a nivel personal. Bajarse del pedestal; dejar de ser un asno pomposo. Son expresiones literales. Y sugiere despertar la curiosidad de la gente — como si estuviéramos atendiendo el coñazo de la discusión del “cambio climático” por falta de curiosidad. No sé; ¿por masoquismo?

E inevitablemente con el kindergarten, el recurso final siempre es la empatía:

Ponlo en contexto. ¿Por qué alguien no acepta la evidencia científica? ¿Cuál es su razón personal para no hacerlo? No les hagas sentirse mal por ello; esa es la peor manera que puedes elegir.

Encuentra el ángulo, hazlo funcionar. Todo empieza por darnos cuenta que los hechos nunca son suficientes.

Me lo imagino pensando que, además de los hechos, hacen falta un chupete y el biberón. Y a eso le llama no ponerse en el pedestal.

Total, que como es muy bien intencionado el chico, y propone que salgamos de la burbuja, lo hago. Contestando (de momento está en moderación).

Como supuesto “negacionista del clima” agradezco tu esfuerzo. Muy amable por pensar que entraré en razón si se me trata amablemente. Eso me convierte en idiota, o infantil, pero no necesariamente malévolo. Supongo que es un avance. De verdad.

Problema; dices:

– Ahora ya hemos tenido evidencia de cambio climático dramático durante décadas, y todavía la gente se resiste de varias formas. Así que hay algo más en el asunto que simplemente “ciencia = opinión”

Déjame contarte un secreto. No me estoy resistiendo a nada.  Sólo estoy observando. Y me encantaría que me muestres toda esa evidencia de cambio climático dramático. Ni siquiera necesitas ser amable; no soy un niño desde hace mucho tiempo.

Sin embargo podemos tener un problema con el significado de evidencia. Para algunos, lo que un científico crea que va a pasar no es evidencia de cambio climático, sino sólo evidencia de la opinión de un científico, no necesariamente sustanciada.

Por acortar. Gracias, pero no. Estoy muy contento con los hechos. Por ejemplo, “cambio climático dramático”:

Ya digo que Trump ha hecho una gran diferencia, y yo no lo había visto de antemano. Ahora vamos a sufrir empatía en lugar de insultos. Suena perfectamente insoportable, pero ya veremos.

Añadido posterior. Como Jon es un pesado con moderación previa, pongo pantallazo del comentario, no vaya a haber mosqueos.

jon-tennant

Actualización. Confirmado. Es el típico cantamañanas que pone moderación previa en el blog para luego seleccionar los comentarios que se muestran y los que se ocultan. Aquí otro ocultado, en sentido contrario, pero también una crítica que debería responder.

venema

Y también selecciona los pingbacks que le gustan y los que no:

jon-tennant-2

Actualización II. Un coñazo, Jon. Lleva un rollo de moderación a distintos tiempos, y al final salen los comentarios que no habían salido.

Alguien definía la política actual como grupos organizados para extraer la pasta de la mayoría desorganizada. Los científicos, que no son precisamente los más tontos de la población, lo han comprendido muy bien …. y mejorado.

La Marcha por la Ciencia lucha por una ciencia con financiación y comunicación públicas como pilar de la libertad humana y la prosperidad. Estamos unidos como un grupo diverso, no partidista, para lograr una ciencia que persigue el bien común, y para que los líderes y gobiernos promulguen políticas  basadas en la evidencia y en el interés público.

the-debate-is-over

En la Marcha por la Ciencia estamos comprometidos a resaltar, solidarizarnos, y actuar como aliados de los científicos negros, latinos, asiáticos, isleños del Pacífico, indígenas, no-cristianos, mujeres,  discapacitados, pobres, gays, lesbianas, bisexuales, mariflores, transexuales, no-binarios, sin género, e intersexuales; así como de los defensores de la ciencia. Tenemos que trabajar para hacer la ciencia disponible para todos, y estimular a los individuos de todos los orígenes a proseguir carreras científicas, especialmente en posiciones y grados avanzados. Un grupo de científicos diverso produce una investigación crecientemente diversa, que amplía, refuerza y enriquece la indagación científica, y por tanto nuestra comprensión del mundo.

Por si no se entiende lo que quieren decir con “una investigación crecientemente diversa”, un ejemplo:

Los glaciares son iconos clave de cambio climático y cambio medioambiental global. Sin embargo, las relaciones entre género, ciencia, y los glaciares -especialmente relacionadas con cuestiones epistemológicas sobre la producción de conocimiento glaciológico- se mantienen subestudiadas. Este estudio propone un marco de glaciología feminista con cuatro componentes clave: (1) productores de conocimiento; (2) ciencia de género y conocimiento; (3) sistemas de dominación científica; y (4)  representaciones alternativas de los glaciares. Uniendo estudios feministas post-coloniales y ecología política feminista, el marco de glaciología feminista genera un análisis robusto de género, poder, y epistemologías en sistemas socio-económicos dinámicos, conduciendo por tanto a una ciencia más justa y equitativa y a interacciones hielo – humanos.

Sería muy comprensible que creas que esto es una parodia, pero no tienes mas que acudir a la fuente [–>][–>]. No se trata de una organización paralela y marginal del evento, sino de La Organización de la marcha propiamente dicha.

Todavía no soy capaz de comprender cómo lo ha logrado el gran payaso con sus bufonadas. Es un impresentable, pero empiezo a sospechar que es también un genio. Un par de provocaciones de lo más burras e infantiles al establishment científico, y consigue que la respuesta se convierta en el más groteso autorretrato de una panda de choriburus caraduras cuyo lugar de trabajo natural sería el zoológico …. dentro de las jaulas. La cage aux folles, claro.

Se lo han puesto a huevo. ¿Si los científicos se van a dedicar a pilar de la libertad, la prosperidad y el bien común; y a promulgar la diversidad de “orígenes” pero no de pensamiento (the debate is over); para qué diablos hacen falta científicos? Con Bibiana Aído ya nos vale. Imagina, además, una política basada en la evidencia, donde la evidencia no es empírica sino la gimnasia del castillo de naipes de los modelos climáticos.

Todo esto es muy divertido, pero en realidad es un problema. Porque hasta el momento Trump es el único que se ha mostrado capaz de parar los pies y desenmascarar al kindergarten. Pero eso no hace de Trump alguien serio ni de un mínimo de confianza. Al contrario, ha tenido que ser un payaso integral el que pueda enfrentarse al grotesco tinglado de la carrera de víctimas e identidades. Pero está por demostrar que los payasos puedan hacer algo de fuste, más allá de la muy sana carcajada. No suelen.

Añadido, de Twitter

kinder-ciencia

Fuentes:

March of Science:

La Plaza:

Mark Carey

El nuevo cuento de los chicos del clima es que -según dicen- Trump les impide hablar. ‘Censura! Está saliendo mucho en la prensa, que lo cuenta de este tenor:

trump-censura-cientificos

¡Ah, la prensa! La prensa no te va a destacar que la orden de Trump es que no utilicen por su cuenta los medios de comunicación de la agencia gubernamental para la que trabajen. Exactamente lo que han hecho todas las agencias gubernamentales de todos los países del mundo, incluyendo EEUU, toda la vida. La comunicación de la agencia es cosa de la agencia, no de los empleados de la agencia. Menos en el kindergarten.

Yo a las redes sociales de internet les veo enormes ventajas, a pesar de tantas críticas de los intelectuales habituales. Lo que más critican, el vandalismo que permiten, a mi me parece una ventaja. Por ejemplo, en este caso el kindergarten “censurado” ha abierto de inmediato cuentas alternativas en Twitter, para evitar el supuesto bloqueo de Trump. Aquí la Agencia de Protección del Medio Ambiente, o EPA en sus siglas en inglés.

altepa

Olvidemos que el uso de un escudo y marca registrados del gobierno, sin permiso, es un delito federal. Y posiblemente suplantación de identidad, porque unos cafres anónimos no pueden hacerse pasar como parte de una agencia, por mucho que se declaren parte “alternativa”. Eso son problemas como para Marod, pero no míos. Yo prefiero que tengan esa cuenta, y su escudo y todo, para ver el motivo clarísimo por que que la comunicación de un organismo no deb estar en manos de sus niños contratados.

Ya en el nombre están declarando que pretenden mostrar “hechos reales”, supuestamente ocultados por la nueva administración. Pero los hechos que muestran son “fake facts”. Hay de tres tipos. No hechos, sino opinión; hechos irrelevantes perfectamente descontextualizados para sugerir lo que no pueden probar; y puro activismo político.

Pongamos ejemplos. De hecho, son los tres primeros ejemplos que había cuando he entrado, si excluimos un mensaje particular a otra cuenta.

altepa-lies

1. Es una mentira que haya censura alguna. Nadie les prohíbe hablar en su nombre, sino en nombre de la agencia. Sí era censura en 2009, cuando al investigador de la EPA Alan Carlin, físico y economista, le prohibieron hablar de cambio climático fuera de su propio despacho. No ya en nombre de la EPA, sino directamente hablar en su nombre, con cualquiera. Y fuera de la agencia ya ni digamos. A resultas del acoso tuvo que dejar la EPA.[1]

2. Sin contexto y sin relevancia. Los glaciares están disminuyendo ¡desde 1850! y lo que hace la EPA al respecto es tratar de dificultar las emisiones de CO2 … que empezaron a notarse en 1950.

oerlemans-y-19501

El CO2 puede ayudar a la disminución de los glaciares. Debería. Pero no puede ser la causa, que es lo que quieren sugerir, mintiendo, los alternativos cafres de la cuenta de Twitter.

3. El tercer ejemplo, activismo político, se comenta sólo.

Y todos los “tuits” que he ido repasando caen en una de las tres categorías anteriores. Es comprensible que los niñatos de kindergarten se mosqueen porque no les dejen usar a su albedrío, y para su vandalismo, los medios de comunicación de la EPA. Pero Trump, al prohibírselo, no sólo no está llevando a cabo ninguna censura, sino que está cumpliendo con su deber.

Añadido posterior (12:30).

Impresionante. Los periodistas hechos y derechos se lo tragan, y de verdad. Claro que si no se lo tragan, no hay historia; y viven de historias. Pongo un intercambio porque creo que hace entender bien la jugada de la que hablamos.

pm-bajoelbillete

pm-bjbllt

fake-epa

Fuentes.

1. Alan Carlin:

2. Los nenes del kinder:

3. The Independent:

4. @bajoelbillete y “tuits”:

5. El Español:

6. CBC:

Este es uno de los asuntos más extraños, y -para mi- una de las mayores demostraciones de la falta de seriedad de esa que llaman ciencia del cambio climático. Imagina que el siguiente gráfico representa dos predicciones distintas sobre la evolución de una variable hasta fin de siglo.

global-warming-and-peak-oil

¿Qué dirías? Probablemente que se trata de una broma. O una de las predicciones es una coña, o ambas.

Pero te explican que las dos predicciones están basadas en “la mejor ciencia disponible”, teniendo en cuenta toda la literatura científica más actual publicada. En cuyo caso supongo que puedes sugerir que “ciencia” y “ciencia” no es lo mismo, si no distinguimos entre ciencias maduras, de resultados contrastados, y ciencias muy verdes y en un estado esencialmente especulativo. Pero te van a fastidiar, porque te dirán que se trata de “ciencia establecida”.

– Déjese de bromas. Ciencia “establecida” es la que acierta consistentemente las predicciones, y esas dos predicciones no pueden acertar ambas. Ni siquiera mirando el resultado hartos de grifa.

Expliquemos lo que se ve en el gráfico. Dos curvas que representan las emisiones humanas de CO2 en el tiempo, si no hacemos nada para disminuir las emisiones de CO2. Vaya, si no nos portamos bien.

La azul es histórico (medición) hasta 2015, y predicción de un “escenario” del IPCC a partir de ahí. Es el escenario que venden como “business as usual”. Van sumados todos; petróleo, gas y carbón. Con la mejor ciencia que tenemos a nuestra disposición.

La naranja es otra predicción, desde 2015, de lo mismo. Con una diferencia; trata de averiguar cuánto CO2 se puede emitir, sin cortarse, pero con una idea realista de las reservas que hay y las que se pueden encontrar, y los avances en la extracción “no convencional”. Publicada en un estudio reciente (Wang et al 2016), que ha recopilado la literatura científica desde el año 2000, para tener en cuenta los hallazgos y posibilidades de los yacimientos “no convencionales”. El fracking y tal. También es con la mejor ciencia que tenemos a nuestra disposición. Pero el resultado no tiene nada que ver con la anterior “mejor ciencia”. Son dos “mejores ciencias” muy muy distintas.

Y el problema no es una cuestión académica remota. Una predicción dice que en 2100 estaremos emitiendo 28 GtC en CO2; y la otra dice que serán 7 GtC, con un pico en 2034 de 11 GtC. Y si tenemos en cuenta que el Calentamiento Global Acojonante depende básicamente del CO2 que se emita, de 28 a 7 hay un factor de 4.

Vamos a ver qué quiere decir eso en temperatura, en el mundo del IPCC, y de forma muy gráfica. Repito, mundo IPCC, con una teoría que hace agua por todas partes, y unos modelos que sabemos que exageran de largo el calentamiento. Pero se trata de saber la diferencia en temperatura entre una predicción con la mejor ciencia disponible, y otra predicción también con la mejor ciencia disponible.

El primer gráfico venía de la digitalización de la figura 2 de Wang et al 2016. Represantando sólo las dos curvas de interés, que aquí van resaltadas.

global-warming-peak-oil

A señalar. La predicción de Wang (la curva verde) está entre las dos azules de puntos, más cerca de la azul clara. Son los “escenarios” del IPCC llamados RCP6.0 y RCP4.5. Y está mucho más cerca del escenario bajo, el RCP4.5. Estos “escenarios” 6.0 y 4.5 suponen diversos grados de portarse bien. De reducir emisiones con muchas leyes de Obama. Pero los que miran los combustibles fósiles que hay, y los que puede haber, en un ejercicio igual de imaginario que el del IPCC, dicen que nos vamos a portar así de bien sin que hagan falta leyes ni Oabamas. Vale con Trump.

Miremos los escenarios del IPCC, y su CO2 y temperatura. Hasta 2300, y así nos preocupamos de los nietos de los nietos de los nietos.

rcps-a-2300

La diferencia entre la predicción de combstibles fósiles infinitos y la predicción con la mejor estimacion de sus existencias es, en 2100, de 3,2ºC de calentamiento respecto de hoy, a 1,65ºC. Y en 2300 la diferencia es de 7,1ºC, a unos 2,5ºC.

Nota. Ese escenario del IPCC, de emisiones a tutiplén, no se lo cree ni Obama [–>]. Pero es lo que siempre usan en la prensa y en los estudios impactantes cuando oyes barbaridades de lo que subirá el nivel del mar, y lo que se achicharrarán los pájaros y las flores.

Por supuesto, estas cifras de calentamiento en los escenarios del IPCC similares a lo que permiten las existencias imaginables de combustibles fósiles, son también muy exageradas. Mucho. Usan los modelos climáticos de chichinabo y miedo. Pero Willis Eschenbach ha hecho un trabajo muy interseante en WUWT, aplicando la literatura reciente sobre lo que calienta el CO2 usando observaciones reales — y por lo demás toda la teoría y asunciones del IPCC. Es a su vez también la “mejor ciencia disponible”. Con un resultado tan diferente como venimos viendo en los anteriores casos. Aun mucho mas bajo (menos calentamiento).  En concreto, un máximo de 0,6ºC de calentamiento en 2100 usando esos cálculos de forma convencional, y hasta 0,8ºC aplicando las muy discutibles “mejoras” que le han metido los alarmistas de la NASA a los cálculos convencionales. Un rollo muy novedoso que pretende que los vatios del CO2 valen distinto que los demás vatios.

Willis en WUWT:

Cuando te digan que se trata de una “ciencia establecida”, y “la mejor ciencia disponible”, ya sabes lo que quieren decir. Nada. Es un vacile.

Fuentes:

Wang et al 2016:

Riahi et al 2011:

Eschenbach en WUWT:

IPCC:

Larry Kummer (editor de Fabius Maximus) en Ca’n Curry:

Y un mensaje:

parte_nones-mensaje

critica-bastarda

Este es, presumiblemente, el mejor momento para los alarmistas del clima en la próxima década y media. En 1998 hubo un El Niño muy fuerte, y en 2016 también. Y el siguiente, si se mantiene la misma pauta (1983, 1998, 2916) será en poco más de quince años. Como esos El Niño muy fuertes le pegan un notable subidón a la temperatura global, es el mejor momento para que parezca que los modelos climáticos no van sobre-calentados. Lo vemos en el gráfico que presenta Hawkins, en el que destacamos (amarillo) los dos últimos Niños muy fuertes.

hawkins-modelos-termometros-el-nino

CMIP5 (los grises) son los modelos.

La raya negra vertical discontinua que dice Historical <-> RCPs separa la parte de predicción (derecha) de la parte en que los modelos están tuneados para reproducir las temperaturas medidas (izquierda).

El cuadrilátero rojo rayado es la apuesta de predicción del IPCC en 2013, por el procedimiento de “expert opinion”. Muestra que el IPCC no se cree mucho los modelos, y rebaja su calentamiento. Al punto que si no hubiera ningún calentamiento  entre 2005, cuando empieza la predicción, y 2030, el IPCC diría que esa falta de calentamiento es perfectamente consistente con su predicción de Calentamiento Global Acojonante. Lo mostramos con la raya amarilla

hawkins-sin-calentamiento-2030

Todo esto va referido a las observaciones con termómetros de superficie. Sin tocar ni de lejos las observaciones desde satélites, que son básicamente incompatibles con el cálculo de temperatura global a partir de los termómetros.

Aun así, estos gráficos de Hawkins, que siguen la pauta del IPCC, tienen un truco que no se puede olvidar. Si el Calentamiento  Global Acojonante empezó entre 1975 y 1980, por qué empiezan el gráfico en 1985, y usan 1986 – 2005 como período de referencia? El efecto de esa elección es unir las dos series (modelos y observaciones) hacia la mitad del período de referencia (1995), y así disimular la diferencia acumulada entre ambas desde el principio del Calentamiento Global Acojonante.

Steve McIntyre lo expresa con este gráfico, al que también le añade los satálites. Y explica:

AR5 reference period 1986-2005 is a graphic “trick” which hides cumulative discrepancy since 1979. Perspective w 1979-90

mcintyre-models-observations-2016

El gráfico izquierda es satélites, y el derecho termómetros de superficie.

O el gráfico que solemos poner aquí, con medias de cinco años en lugar de anuales, satélites (azul) y modelos climáticos (rojo):

También se puede expresar en números, que Hawkins no hace. Tendencia lineal 1979 – 2016 expresada en ºC / década.

 

Fuentes:

Climate Lab Book:

Ed Hawkins en Twitter:

Steve McIntyre en Twitter:

« Página anteriorPágina siguiente »