noviembre 2021


Desde que los defensores a ultranza de la ley de VG la impusieran basándose en establecer diferencias entre sexos incluso a nivel legal y saltándose el articulo de la constitución que establece la igualdad de los españoles ante la ley, la cascada de denuncias falsas, esas que son el 0,000 algo según el gobierno, (o de la fiscalía, ¿de quien depende?…pues eso) es cada día mas grande.
Muchas ya rozan el esperpento, como la del gay que para que su novio no se enfade con él porque le han tatuao el trasero en una juerga se monta una película de ocho encapuchados con pasamontañas blancos a las cuatro de la tarde en Malasaña que le han torturado, que provoca olas de solidaridad gubernamentales y de los medios a los cinco minutos. O la última, la que conocíamos ayer de la directora de prisiones que se monta otra película con el uasap contra sus subalternos de la cárcel que Marlasca, el miserable, se apresura a aplaudir y solidarizarse con ella ¡contra sus funcionarios tan injustamente agredidos!.

Ya es un sujétame el cubata que supero esto, como el indulto a Juana Rivas, la desequilibrada que secuestró a sus hijos durante un año animada por las delincuentes podemitas condenadas por los mismos hechos , que la usaron como un tampax, y los medios o las asociaciones que se reclaman feministas y los políticos y que, además de robarle los hijos realizó un rosario de denuncias falsas contra su marido. A Juana hasta el PP la apoyó en su carrera delictiva, sumándose al «Juana está en mi casa» cuando permanecía escondida y fugada de la justicia, buena muestra de como de podrido está ya el sistema.
Un indulto que en realidad se hace este gobierno prevaricador a si mismo.

Caso Juana Rivas, la diferencia con otros mil casos similares en España es que interviene la justicia ide otro país, porque el padre es italiano. Y menos mal, un juez español no hubiera podido soportar el acoso a que se hubiera visto sometido. Que esa es otra, la normalización del acoso a la judicatura para influir en sus decisiones.

Nos está quedando un país bananero.

La justicia ha hecho su trabajo, juzgado y condenado a Juana Rivas por secuestrar a los menores, ¡pero la casta política interviene y la indulta!, sin tener en cuenta para nada a los menores, dándose la paradoja de que prima el interés superior de la madre (que no existe) sobre el interés superior de los menores que si existe.
Si eres mujer tienes derecho de pernada, puedes hacer lo que quieras, es el mensaje que nos trasmite el gobierno a la sociedad. En el indulto ni se menciona a los niños víctimas de su madre.

Por supuesto que la mayoría de los abogados respetan su código deontológico pero en todas las ciudades españolas hay varios abogados a los que se les conoce por sus prácticas mafiosas que asesoran a las mujeres para que hagan uso de las prebendas que la ley les confiere, entre ellas las denuncias falsas.
Si tu quieres conseguir la custodia haz una denuncia por violencia de género les explican y, si no basta, denunciale por abusos sexuales a menores, que para desmontar se tarda años y aunque eso ocurriera no le pasa nada a la falsa denunciante, ya que las denuncias falsas no se persiguen «para no disuadir a las verdaderas víctimas» , que aunque se compruebe que es falsa no se persigue, se mira para otro lado, casos en que no sea así son rarísimos (caso de haber grabado el hombre las llamadas telefónicas denunciadas y haber podido demostrar así que todo es un montaje o caso de que la propia denunciante reconozca que hizo denuncia falsa por despecho)
Solo acaban en condena el 20% de las denuncias de VG que se presentan, el 80% acaban archivadas o en absolución y pensar que todas, el 80%, sean por no haber podido demostrar los hechos es tan ridículo como insostenible. Bueno, insostenible para quienes la realidad les importa un comino y sólo cuenta sus pasiones, desde luego que no. Son capaces de sostener eso y mucho más si eso conviene a su religión laica progresista.

Por cierto, al denunciar VG se te pone una paga mensual y aunque se vea que es falsa ni se persigue ni se reclama la devolución de ese dinero. Realmente prodigioso.

Todo este estado de cosas era perfectamente previsible para cualquiera que no esté ciego y que no le de igual que paguen justos por pecadores. No hace falta ser adivino ni muy listo para saber que si proporcionas armas peligrosas a cualquiera y les garantizas impunidad habrá muchos casos de su uso para cometer barbaridades. Pero para quienes utilizan los abusos a las mujeres en su provecho les da igual si le sacan rédito político. Como les da igual que mas que beneficiar, perjudique a las mujeres. Su lema parece es «mas vale diez inocentes en la cárcel que un solo culpable en la calle.».

Hasta tal punto está llegando la utilización de la ley de VG que como era de esperar, hecha la ley hecha la trampa, surgen como en el caso de los okupas organizaciones mafiosas para explotar los huecos que esta proporciona para amparar el delito;

Cae una red de denuncias falsas para cobrar las ayudas por violencia de género La Policía Nacional ha detenido en El Ejido (Almería) a seis personas e investigado a otras 40 acusadas de participar de un grupo criminal especializado en obtener permisos de residencia y beneficios económicos mediante la denuncia de casos de violencia de género irreales, amparado todo ello en un fraude de ley. La finalidad era fingir una situación de maltrato, forzar una denuncia falsa, y así obtener la renta activa de reinserción, y en su caso, un permiso de residencia para mujeres extranjeras en situación irregular en España. A cambio, las mujeres beneficiarias, que podían obtener una renta mensual que ronda los 430 euros mensuales, debían pagar en torno a 4.000 euros, de los cuales, entre 1.000 y 1.500 euros iban a parar al actor agresor.
Fuente

La lista de recompensas legales a una mujer por denunciar a un hombre se amplía cada día:

Por ejemplo, una mujer inmigrante sin papeles, si va a ser deportada, le basta con denunciar haber sido victima de abuso sexual o violencia de genero y su extradición queda suspendida hasta que se resuelva el asunto (que son unos 2 o 3 años en los tribunales.

Así mismo la legislación actual permite a una mujer denunciar EN UN AYUNTAMIENTO haber sido victima de violencia de genero y con ello recibir una paga de 11 meses, puestos de trabajo públicos, acceso a vivienda protegida, cursos de formación, etc, etc

Se ofrece una larga lista de beneficios por denunciar en falso, pues nadie va a comprobar si lo que dice la mujer es cierto: se la cree de entrada y se le ofrecen las ayudas sin ni siquiera hacer la más mínima comprobación al respecto. Podemos estar ante el caso de malversación y corrupción más grande de la historia de España, pero nadie quiere mirar el tema. ¿Por que? Ahi entra el tema de «incentivos perversos»

La idea es bien intencionada: ayudar a las victimas. Es bueno querer ayudar a personas necesitadas a superar una desgracia… Pero si no se controla a quien se da esas ayudas, en vez de dar dinero a quien lo necesita, atraes un montón de buitres queriendo aprovecharse del sistema. La cosa seria ya grave, pero encima en muchos de esos casos, destrozan la vida de los hombres inocentes que reciben estas denuncias, interpuestas por una mujer que busca beneficio económico ya que ese hombre no le importa… de hecho, hasta puede sentir placer vengativo

Toda la ley Integral de Violencia de Genero esta adecuada para dar dinero a buitres, a estafadoras, mientras que las maltratadas de verdad, a menudo quedan sin sus ayudas, por que han de compartirlas con la infinidad de estafadoras que se apuntan al reparto del botín.

Espabilados hay en todas partes, pero en temas «de genero» es especialmente sangrante, por que no se persiguen tales casos. Si descubren a una estafada, le ponen una multita de unos pocos cientos de euros y ni siquiera le exigen la devolución de las ayudas recibidas

Así, ya han caído unas cuantas redes de crimen organizado de denuncias falsas, que ponian esas denuncias, para que mujeres inmigrante se quedaran en el país, recibiendo ayudas. Los responsables son juzgados, pero su «clientas» no han sido ni amonestadas, Es más, ninguno de los muchos casos que hicieron esas redes criminales se contabilizara en ese famoso » las denuncias falsas son solo el 0´001%» , dato que no se creen ni los que predican ese bulo, que lo es porque el gobierno sólo contabiliza como denuncias falsas únicamente las que no sólo se han demostrado como tal sino también las que han sido perseguidas y condenadas

La ley de VG, como el relato del CCA, el racismo o la redistribución de la riqueza son los mantras básicos de la nueva ideología progresista (hay muchos mas*, véase la lista abajo) que sirven sobre todo para poder sentirse los «buenos» de la película y tachar de malvados negacionistas, fachas racistas y despiadados neocon a quienes osen discutir esos postulados.

Y, en el caso que nos ocupa, como en los demás, estos aspectos tan controvertidos de la ley de VG en vez de servir para mejorar la situación de la mujer la empeora y a la estadística me remito. No ha bajado en absoluto el nº de mujeres muertas estos años por VG mientras que los efectos perniciosos de esas leyes desequilibradas resultan escandalosos. Pero no se nos debe olvidar que sirven, como el antifranquismo (¡a estas alturas!) la ley de la memoria «democrática» o la cultura de la «cancelación», para conformar esa ideología de izquierda tan necesaria para pastorear el rebaño.

  • * economía feminista, economía verde, afrofeminismo, patriarcado, brecha salarial, opresión, discriminación, veganismo, micromachismo, indigenismo, víctimas interseccionales, diversidad, inclusión social, solidaridad, conciencia de clase, indignación, empoderamiento, trasparencia, constructo social, sin papeles, animalismo, vegetarianismo, cisgénero, racialización, lenguaje inclusivo, antiespecismo, heteronormatividad, interrupción voluntaria del embarazo, transfobia, resiliencia, deconstrucción de la masculinidad patriarcal, identidad sexual, teoría queer, feminismo de tercera generación, transhumanismo, altermundismo, reconstrucción poscolonial, sociedad feminista, sentimiento colectivo, economía con perspectiva de género, serofobia, ecologismo capitalista, fabricación sostenible, trasporte sostenible, energía verde, impuestos verdes, impuestos resilientes, tasas redistributivas, igualdad, minorías sexuales, migrantes, ideología de género, etc. (lista sacada de la pág 30 del libro de Jano García, EL REBAÑO)

Desde que los defensores a ultranza de la ley de VG la impusieran basándose en establecer diferencias entre sexos incluso a nivel legal y saltándose el articulo de la constitución que establece la igualdad de los españoles ante la ley, la cascada de denuncias falsas, esas que son el 0,000 algo según el gobierno, (o de la fiscalía, ¿de quien depende?…pues eso) es cada día mas grande.
Muchas ya rozan el esperpento, como la del gay que para que su novio no se enfade con él porque le han tatuao el trasero en una juerga se monta una película de ocho encapuchados con pasamontañas blancos a las cuatro de la tarde en Malasaña que le han torturado, que provoca olas de solidaridad gubernamentales y de los medios a los cinco minutos. O la última, la que conocíamos ayer de la directora de prisiones que se monta otra película con el uasap contra sus subalternos de la cárcel que Marlasca, el miserable, se apresura a aplaudir y solidarizarse con ella ¡contra sus funcionarios tan injustamente agredidos!.

Ya es un sujétame el cubata que supero esto, como el indulto a Juana Rivas, la desequilibrada que secuestró a sus hijos durante un año animada por las delincuentes condenadas por los mismos hechos podemitas, que la usaron como un tampax, los medios las asociaciones que se reclaman feministas y los políticos y que además de robarle los hijos realizó un rosario de denuncias falsas contra su marido. A Juana hasta el PP la apoyó en su carrera delictiva, sumándose al «Juana está en mi casa» cuando permanecía escondida y fugada de la justicia, buena muestra de como de podrido está ya el sistema.
Un indulto que en realidad se hace este gobierno prevaricador a si mismo.

Caso Juana Rivas, la diferencia con otros mil casos similares en España es que interviene la justicia ide otro país, porque el padre es italiano. Y menos mal, un juez español no hubiera podido soportar el acoso a que se hubiera visto sometido.

La justicia ha hecho su trabajo, juzgado y condenado a Juana Rivas por secuestrar a los menores, ¡pero la casta política interviene y la indulta!, sin tener en cuenta para nada a los menores, dándose la paradoja de que prima el interés superior de la madre (que no existe) sobre el interés superior de los menores que si existe.
Si eres mujer tienes derecho de pernada, puedes hacer lo que quieras, es el mensaje del gobierno a la sociedad. En el indulto ni se menciona a los niños víctimas de su madre.

Por supuesto que la mayoría de los abogados respetan su código deontológico pero en todas las ciudades españolas hay varios abogados a los que se les conoce por sus prácticas mafiosas que asesoran a las mujeres para que hagan uso de las prebendas que la ley les confiere, entre ellas las denuncias falsas.
Si tu quieres conseguir la custodia haz una denuncia por violencia de género les explican y si no basta, denunciale por abusos sexuales a menores, que para desmontar se tarda años y aunque eso ocurriera no le pasa nada a la falsa denunciante, ya que las denuncias falsas no se persiguen «para no disuadir a las verdaderas víctimas» y, aunque se compruebe que es falsa no se persigue, se mira para otro lado, casos en que no sea así son rarísimos (caso de haber grabado el hombre las llamadas telefónicas denunciadas y haber podido demostrar así que todo es un montaje o caso de que la propia denunciante reconozca que hizo denuncia falsa por despecho)
Solo acaban en condena el 20% de las denuncias de VG que se presentan, el 80% acaban archivadas o en absolución y pensar que todas, el 80%, sean por no haber podido demostrar los hechos es tan ridículo como insostenible. Bueno, insostenible para quienes la realidad les importa un comino y sólo cuenta sus pasiones, desde luego que no. Son capaces de sostener eso y mucho más si eso conviene a su religión laica progresista.

Por cierto, al denunciar VG se te pone una paga mensual y aunque se vea que es falsa ni se persigue ni se reclama la devolución de ese dinero. Realmente prodigioso.

Todo este estado de cosas que era perfectamente previsible para cualquiera que no esté ciego y que no le de igual que pagen justos por pecadores. No hace falta ser adivino ni muy listo para saber que si proporcionas armas peligrosas a cualquiera y les garantizas impunidad habrá muchos casos de su uso para cometer barbaridades. Pero para quienes utilizan los abusos a las mujeres les da igual si le sacan rédito político. Como les da igual que mas que beneficiar, perjudique a las mujeres. Su lema parece es «mas vale diez inocentes en la cárcel que un solo culpable en la calle.».

Hasta tal punto está llegando la utilización de la ley de VG que como era de esperar, hecha la ley hecha la trampa, surgen como en el caso de los okupas organizaciones mafiosas para explotar los hucos que esta prporciona para amparar el delito;

Cae una red de denuncias falsas para cobrar las ayudas por violencia de género La Policía Nacional ha detenido en El Ejido (Almería) a seis personas e investigado a otras 40 acusadas de participar de un grupo criminal especializado en obtener permisos de residencia y beneficios económicos mediante la denuncia de casos de violencia de género irreales, amparado todo ello en un fraude de ley. La finalidad era fingir una situación de maltrato, forzar una denuncia falsa, y así obtener la renta activa de reinserción, y en su caso, un permiso de residencia para mujeres extranjeras en situación irregular en España. A cambio, las mujeres beneficiarias, que podían obtener una renta mensual que ronda los 430 euros mensuales, debían pagar en torno a 4.000 euros, de los cuales, entre 1.000 y 1.500 euros iban a parar al actor agresor.
Fuente

La ley de VG, como el relato del CCA, el racismo o la redistribución de la riqueza son los mantras básicos de la nueva ideología progresista (hay muchos mas*) que sirven sobre todo para poder sentirse los «buenos» de la película y tachar de malvados negacionistas, racistas y despiadados neocon a quienes osen discutir esos postulados.

Y, en el caso que nos ocupa, como en los demás, estos aspectos tan controvertidos de la ley de VG en vez de servir para mejorar la situación de la mujer la empeora y a la estadística me remito. No ha bajado en absoluto el nº de mujeres muertas estos años por VG mientras que los efectos perniciosos de esas leyes desequilibradas resultan escandalosos. Pero no se nos debe olvidar que sirven, como el antifranquismo (¡a estas alturas!) la ley de la memoria «democrática» o la cultura de la «cancelación», para conformar esa ideología de izquierda tan necesaria para pastorear el rebaño.

  • economía feminista, economía verde, afrofeminismo, patriarcado, brecha salarial, opresión, discriminación, veganismo, micromachismo, indigenismo, víctimas interseccionales, diversidad, inclusión social, solidaridad, conciencia de clase, indignación, empoderamiento, trasparencia, constructo social, sin papeles, animalismo, vegetarianismo, cisgénero, racialización, lenguaje inclusivo, antiespecismo, heteronormatividad, interrupción voluntaria del embarazo, transfobia, resiliencia, deconstrucción de la masculinidad patriarcal, identidad sexual, teoría queer, feminismo de tercera generación, transhumanismo, altermundismo, reconstrucción poscolonial, sociedad feminista, sentimiento colectivo, economía con perspectiva de género, serofobia, ecologismo capitalista, fabricación sostenible, trasporte sostenible, energía verde, impuestos verdes, impuestos resilientes, tasas redistributivas, igualdad, minorías sexuales, migrantes, ideología de género, etc. (lista sacada de la pág 30 del libro de Jano García, EL REBAÑO)

Acaba de salir a la calle el nuevo libro de Jano García: El Rebaño, Cómo occidente ha sucumbido a la tiranía ideológica. Esa  que vendrá nuestro Carmelo Encinas para contarnos que no existe, que todo es la natural evolución de la sociedad y que el problema es que hay mucho facha paranoico suelto.  Pero como algunos somos algo mas críticos y nos gustan menos los pesebres, encontramos mucho sentido en  opinones como las que expone Jano en su libro. Echémosle una ojeada;

EL REBAÑO

Jano García.

En el mundo actual la libertad de expresión cada vez se ve más restringida a causa de la aprobación de leyes que condenan a individuos que expresan una opinión contraria a lo establecido. Bajo el concepto de “delito de odio”, vemos como la intolerancia a escuchar ideas, independientemente de que nos gusten o nos repugnen, es perseguida hasta extremos propios del medievo. Ante esto, deberíamos establecer varias preguntas. ¿Quién establece lo que es un delito de odio? ¿Quién dicta lo que es verdad o es mentira?…

…Los límites a la libertad de expresión actualmente se ven fijados por varias capillas que eclosionaron en los años sesenta. Nos encontramos ante todo tipo de “istmos” y nuevas religiones que buscan un objetivo particular y actúan como verdaderos activistas. Con una influencia enorme inflada a través de los medios de comunicación y amparadas en el poder político que la utiliza para atraer a la masa ignorante que quita y pone gobiernos a través de los sentimientos y la acusación constante al disidente, se censura y arroja a la hoguera a que no comulga como ellos. No importa que sean de derecha o de izquierda. Incluso los personajes públicos  o políticos de izquierdas son los que más sufren el acoso  al ser considerados traidores a la nueva causa, disuadiendo de esta forma a los nuevos izquierdistas que no se ven reflejados en los nuevos mantras que promueven los partidos tradicionales y  nuevos de izquierda. En el fondo, este comportamiento no deja de ser el de una secta, pero con un agravante. Con las nuevas sectas no sólo son sus miembros los que tienen que sufrir su estulticia, sino que esta es exportada e impuesta a toda la sociedad. Y en ese camino es donde el poder político sale en ayuda de ideas que no son consideradas como un verdadero problema para la población y que sólo a través de la sobreactuación y la sobrerrepresentación mediática   se venden como un verdadero problema que debe de contar con el apoyo del estado. Ahí es donde tiene lugar la creación de leyes liberticidas que nos afectan a todos sea cual sea nuestra ideología. Y de nuevo, volvemos a enfrentarnos a la pregunta clave,:¿Quién determina lo que es un delito de odio?

Pags 57/58

De cómo el Estado se ha convertido en un semidiós para Occidente.

Un semidiós  el cual debe velar por los ciudadanos y al que se le atribuyen poderes absolutos para regular nuestra vida en pro del” interés general”. 

El Estado ha ido inmiscuyéndose en la sociedad dejando atrás la competitividad propia de las relaciones espontáneas y voluntarias para dar paso a la dependencia del mismo a través de políticas sociales. El rebaño se encuentra a merced de los pastores, que no dudan retorcer la ley para acabar con los contrapesos democráticos en busca de un Estado omnipresente que regula nuestras vidas. La alogocracia a través del estado se ha arrogado el derecho a educar (con una ideología propia), intervenir la información que puede recibir cada ciudadano, establecer que se puede decir y que no, reescribir la historia bajo intereses políticos, indicar cual es la conducta correcta, prostituir las instituciones públicas para usarlas como una herramienta  más de propaganda política, reducir la independencia judicial a través del acoso mediático cuando no modificando la ley, otorgar subvenciones a las empresas afines y blindar oligopolios bajo prácticas corruptas, prohibir partidos políticos, destrozar la competencia fiscal entre países, comprar a través de ayudas estatales los votos de los ciudadanos, etc.

En definitiva, el estado del bienestar ha sido sustituido por el Estado total que, en el marco de una ingeniería social que sigue intereses de unos cuantos burócratas y grandes capitales, elimina la evolución natural de las sociedades para someterlas a cambios drásticos propios de regímenes totalitarios.

El rebaño, cap. los cimientos de la alogocracia, págs. 71, 72.

En “Más allá del bien y del mal” Nietzsche establece que  hay dos grandes tipos de hombres, los dominadores y los dominados. Cada uno produce un tipo de moral muy diferente, una moral de aristócratas y una moral de esclavos.

La primera  se basa en el sentimiento de haber sido bendecido por la vida. Al ver que no es el caso de todos, el maestro, el aristócrata, se llena entonces de gratitud hacia la existencia y trata de explorar todas sus posibilidades.   El aristócrata no busca la felicidad, sino un destino. Busca convertirse en lo que es

La moral de los esclavos, en cambio, se basa en el resentimiento. El resentimiento del desheredado hacia una existencia que no le beneficia, ya sea física, social o intelectualmente. Lleno de odio y celos hacia aquellos a los que la vida ha ofrecido los medios para su propia realización, pretende la nivelación de toda la sociedad.

Adrien

Más de un siglo después de sus profecías , está claro que Europa se ha convertido efectivamente en el recinto donde resopla «el último hombre» anunciado por Nietzsche. Un hombre que ha abandonado todo deseo de superarse a sí mismo. Un hombre temeroso y triste, que huye del dolor y de la desgracia con la mayor de las cobardías y que, habiendo huido de sus propios impulsos y sentimientos, no es ya más que una cáscara vacía que se corresponde en todo con la cáscara vacía en que se ha convertido el propio concepto de Dios.

Y hete que ahora, olvidada la lucha de clases por la de géneros y de razas, el hombre blanco es el sustituto del burgués, del fascista y del infiel para una izquierda que siempre ha necesitado de un culpable sobre el que proyectar el odio de los resentidos, que es la fuerza básica de su poder social y la esencia de su naturaleza igualitaria. Sertorio

Si para Nietzsche la moral del esclavo penetra Europa con el cristianismo, es a partir de mediados del siglo pasado cuando da un enorme paso adelante con los movimientos de la izquierda en torno a Berkeley o Paris en el 68 en que comienza ese movimiento de sustitución de la clase opresora por el hombre en cuanto a guerra de sexos y concretamente el hombre blanco como arquetipo del capitalismo opresor, porque la dicotomía pobres y ricos sigue intacta y se trata de sustituir a unas clases proletarias que ya no existen (debido a ese capitalismo “opresor)  los pobres de hoy viven más tiempo  y con más comodidades que los aristócratas de hace unas pocas generaciones).

Se desarrolla así toda una nueva moral cada día más puritana y reaccionaria que establece cómo han de vivir los ciudadanos. Moral que establece distintas varas de medir de una forma absolutamente racista, por otra parte, toda vez que no es lo mismo una acción humana si el que la perpetra es un hombre o una mujer, (ley de violencia de género) un opresor blanquito o un “racializado”, un occidental o alguien de otra cultura, que no es lo mismo una violación si el que viola es español o africano(y no digamos si el español es militar o guardia civil) y, también depende de si uno es de izquierda o no. Porque ya se sabe que si la intención es buena…se puede permitir lo que de otra forma es impensable.

 Por ejemplo matar a un fascista porque lleva unos tirantes con la bandera de España es considerado por la izquierda un pecado menor, para muchos ni un hecho delictivo, o si el asesinado es un vasco traidor no nacionalista, es seguidor de Trump  si hablamos de USA y en este plan.

Una moral que nos lleva, les lleva, a la cultura de la cancelación, bonito eufemismo para expresar el asesinato civil, la exclusión de la sociedad de quienes el wokismo imperante establezca que son reos de lesa carcundia y osen, pongamos por caso, piropear a las mujeres que considere guapas o incluso se permita saludarlas con dos besos, como le les ha ocurrido a reputados catedráticos en las reinas de la cancelación, las universidades norteamericanas.

El proceso es imparable y dotado de sus propias inercias y no se puede otear hasta donde vamos a llegar. La última vuelta de tuerca de este puritanismo integrista es la abolición del sexo biológico, los dos sexos con que nos dotó la naturaleza a hombres y mujeres  y, el establecimiento en su lugar del género a demanda de cada cual, ese galimatías LGTBI+ que ya incluyen hasta géneros fluidos que cambian según el humor o la hora del día. Un constructo tan abstruso como irracional, en esta nueva era de abandono de la razón, por opresora, y el advenimiento de la nueva hégira del sentimiento. No eres ya lo que eres, eres lo que deseas ser.

Lo cual nos lleva a multitud de nuevas situaciones, todas negativas.

Así, el nuevo pecado original con el que nos han cargado y que nos expulsa del paraíso terrenal es la perdida de la auto estima como occidentales, culpables de todos los males reales o inventados de la historia, en la que hasta el descubrimiento de América y el llevar la civilización y la liberación a los muchos pueblos esclavizados por los aztecas se considera un acto abominable. Los españoles, que hace quinientos años crearon las primeras universidades en América, que establecieron las leyes que protegían a los habitantes de aquellos pueblos, somos lo peor de lo peor. Y ahora los mestizos descendientes de aquellos españoles nos piden a los que no fuimos allí que les indemnicemos.

 Nos expulsa de la familia, esa institución humana propia de todos los tiempos y todas las culturas, porque casa fatal con esta historia de los géneros a la carta. Y ello nos lleva, sin ir más lejos, a la extinción de nuestras naciones con demografías negativas o a que esas otras naciones que no entran en este juego suicida, pongamos que hablo de quienes no son occidentales y cristianos, los árabes, los chinos, los africanos, los indios y tantos otros, a que en un plazo brevísimo en términos históricos se nos coman con patatas.

 Le llaman ya, el gran reemplazo.