Supongo que los hijos de Aitana harán preguntas cuando no entienden.

La primera parte es fácil. Hay algo que se llama extrema derecha que es muy malo. Mucho. Tan malo, que genera una agresión y una violencia brutales. No sé, estás tranquilamente en Sestao. Por ejemplo, tomando una caña en una terraza. Y te enteras del máximo horror que se pueda uno imaginar. Los malos van a dar una movida electoral en Sestao mismo, cerca de aquí. ¿Qué puedes hacer? Está claro; levantarte de inmediato, y por el camino ir buscando una piedra adecuada. No vaya a ser que una vez en el sitio no haya nada a mano. Afortunadamente la encuentras, llegas, y actúas.

Y todo esto es automático, inevitable. Generado por los malos.

Bien, los niños lo entienden. Hasta aquí. Lo siguiente son curvas.

Quiero que mis hijos se den cuenta de no reaccionar a su nivel porque se convierten en lo mismo

Mami, Mami, ¿cómo han reaccionado los malos? ¿Las piedras las tiraban los malos? ¿No se las tiraban a ellos los buenos? ¿O lo que quieres decir es que no tenemos que acabar reaccionando como ellos, en el sentido de no ponernos delante de las piedras que lanzan los buenos? Como esto:

Pero eso es difícil, Mami. Los buenos estaban en la terraza, o en su casa; en sus cosas. Los malos no han ido donde estaban los buenos. Ha sido al revés. Ha sido aparecer los malos, y como por magia han sido rodeados por los buenos. ¿Como podrían no ponerse delante de las piedras, si los pedreros van a buscarles? En fin, ¿qué es lo de no reaccionar a su nivel? ¿Qué tenemos que hacer?

No habéis estado atentos, niños. Lo he dicho lo primero. La extrema derecha genera agresión y violencia. Esa es la reacción que debéis evitar: generar agresión y violencia. Su lenguaje, que despierta lo peor de cada uno.

Ah, vale. Se entiende. Tenemos que tirarles piedras a los malos, para evitar que haya un lenguaje que genera agresión y violencia. Y cuando los malos aprendan, a pedradas, ya no habrá agresión ni violencia. Y así no hay el peligro de que nos convirtamos en lo mismo que ellos. Por ejemplo, de que no tiremos piedras, como hacen ellos. Pero … ¿no hay un problema con eso? ¿Si los malos dejan de ser malos, a quién le tiramos las piedras los buenos? Recuerda a Huxley, Mami.

The surest way to work up a crusade in favor of some good cause is to promise people they will have a chance of maltreating someone. To be able to destroy with good conscience, to be able to behave badly and call your bad behaviour ‘righteous indignation’ – this is the height of psychological luxury, the most delicious of moral treats

– Aldous Huxley, Chrome Yellow

El vídeo de la piedra viene del periodista Mathew Bennett.

Añadido para los comentarios (Rawandi):

democratic-platform