junio 2020


Supongo que los hijos de Aitana harán preguntas cuando no entienden.

La primera parte es fácil. Hay algo que se llama extrema derecha que es muy malo. Mucho. Tan malo, que genera una agresión y una violencia brutales. No sé, estás tranquilamente en Sestao. Por ejemplo, tomando una caña en una terraza. Y te enteras del máximo horror que se pueda uno imaginar. Los malos van a dar una movida electoral en Sestao mismo, cerca de aquí. ¿Qué puedes hacer? Está claro; levantarte de inmediato, y por el camino ir buscando una piedra adecuada. No vaya a ser que una vez en el sitio no haya nada a mano. Afortunadamente la encuentras, llegas, y actúas.

Y todo esto es automático, inevitable. Generado por los malos.

Bien, los niños lo entienden. Hasta aquí. Lo siguiente son curvas.

Quiero que mis hijos se den cuenta de no reaccionar a su nivel porque se convierten en lo mismo

Mami, Mami, ¿cómo han reaccionado los malos? ¿Las piedras las tiraban los malos? ¿No se las tiraban a ellos los buenos? ¿O lo que quieres decir es que no tenemos que acabar reaccionando como ellos, en el sentido de no ponernos delante de las piedras que lanzan los buenos? Como esto:

Pero eso es difícil, Mami. Los buenos estaban en la terraza, o en su casa; en sus cosas. Los malos no han ido donde estaban los buenos. Ha sido al revés. Ha sido aparecer los malos, y como por magia han sido rodeados por los buenos. ¿Como podrían no ponerse delante de las piedras, si los pedreros van a buscarles? En fin, ¿qué es lo de no reaccionar a su nivel? ¿Qué tenemos que hacer?

No habéis estado atentos, niños. Lo he dicho lo primero. La extrema derecha genera agresión y violencia. Esa es la reacción que debéis evitar: generar agresión y violencia. Su lenguaje, que despierta lo peor de cada uno.

Ah, vale. Se entiende. Tenemos que tirarles piedras a los malos, para evitar que haya un lenguaje que genera agresión y violencia. Y cuando los malos aprendan, a pedradas, ya no habrá agresión ni violencia. Y así no hay el peligro de que nos convirtamos en lo mismo que ellos. Por ejemplo, de que no tiremos piedras, como hacen ellos. Pero … ¿no hay un problema con eso? ¿Si los malos dejan de ser malos, a quién le tiramos las piedras los buenos? Recuerda a Huxley, Mami.

The surest way to work up a crusade in favor of some good cause is to promise people they will have a chance of maltreating someone. To be able to destroy with good conscience, to be able to behave badly and call your bad behaviour ‘righteous indignation’ – this is the height of psychological luxury, the most delicious of moral treats

– Aldous Huxley, Chrome Yellow

El vídeo de la piedra viene del periodista Mathew Bennett.

Añadido para los comentarios (Rawandi):

democratic-platform

Esta es una entrada de ficción. Asume algo que no existe. Que el kindergarten puede atender argumentos racionales en este tema, y contestar correspondientemente. Y por precisar, en esta ocasión kindergarten es todo el arco no Vox del Parlamento.

La cosa es que el Congreso le ha pedido al Gobierno que “tome medidas” contra vuestro humilde servidor, entre otros. Vaya, contra todos aquellos que se pueden englobar como “negacionistas” de la violencia de género. ¿Y qué es un “negacionista” de la violencia de género? Fácil: quien no sea un “afirmacionista” de la misma.

Todos podemos jugar con adjetivos gilipollas. Y aunque lo de “negacionista” pretende tener la ventaja de ser automáticamente asociado con los negadores del holocausto y sus horrores, el abuso infantil del término lo ha convertido en un chiste. “Negacionismo” no es más que atreverse a no aceptar lo que a mi me sale de los huevos que todo el mundo tiene que tragar. Y por lo tanto no es nada, porque todos tenemos caprichos que quisiéramos que los demás acepten sin rechistar. Pero no lo conseguimos; todos tenemos “negacionistas”, y la suma de todos ellos es, literalmente, el universo completo de los humanos existentes. El “negacionismo” es la vida. Por ejemplo, “negacionista de la lengua propia” (o asesino de lenguas), etcétera. Y nadie queda fuera del saco.

Europa Press, nada sospechosa de “negacionista” de la violencia de género, ha hecho un resumen excelente de la subnormalidad ambiente. Quicir, del kindergarten. La gracia es que es seguro que no trataba de elegir las frases más idiotas de los “afirmacionistas”, sino las más brillantes.

Sólo voy a usar una, que da pie a la tesis. Pero recomiendo leer el resumen entero, a modo de entretenimiento de humor. Amargo. No tiene desperdicio como hit parade del circo de los payasos.

“Son crímenes cometidos por la desigualdad estructural que existe entre hombres y mujeres, y quien niega eso es culpable de esos asesinatos”, ha declarado la portavoz de Unidas Podemos en la materia, Mar García Puig.

Bien, si la culpa es de la estructura, entonces no lo es de un fulano concreto. O, cuando menos, la culpa del fulano estará muy disminuida por la culpa de la estructura. Señoría, yo no soy culpable; es la estructura esa. Que, por cierto, tiene desigualdad en todas las sociedades humanas … desde los chimpas.

Vamos a la tesis. ¿En qué sentido podría ser culpable el kindergarten de favorecer la violencia física de pareja a las mujeres? En que al hacer del asunto algo del sexo, y por tanto genérico, distrae del pequeño detalle de la variabilidad individual. Que es, exactamente, la que causa los asesinatos. Los hombres no asesinan a las mujeres, salvo en una cantidad estadísticamente indistinguible de cero. Algo como uno cada 16.700, a ojo de buen cubero; en España, hoy.  Obviamente, sin llegar al asesinato también pasan cosas muy feas. Y ese número es mucho más alto, y no tan irrelevante. Pero si todos los hombres son iguales, por ser hombres, la elección es irrelevante. No hay nada que afinar por ahí.

¿Seguro que eso es una buena idea? ¿Seguro que eso no les quita de la cabeza a las mujeres cosas que, tal vez, sería mejor que tuvieran en la cabeza desde el principio? Es más, probablemente haya síntomas que son, al mismo tiempo, apetecibles, y peligrosos. Digamos, lotería con riesgo. Y el amor, esa droga brutal que ciega. E igual aquí ya sí estamos hablando de elementos que son causa. Probabilística, pero muy a considerar.

Hay una estrategia inmejorable para no arreglar un problema. Equivocar la causa. Por eso el kindergarten puede ser peligroso para las mujeres. Sus cuentos, vaya. Y en este caso (y mira que me jode), Vox, no. Tesis.

Nota: lo del kindergarten puede ser peor que un mero aumento del riego, o del problema. Porque lo sería de forma interesada: le está sacando partido al riesgo que provoca.

Añadido para los comentarios (Marod).

marod-violencia

La ley, presupuestos:

violgen

Es un calendario, para recordar. Está sacado por el morro de este libro del cirujano Manuel Calleja (@mancalleja), que recomiendo:

Amazon se ha negado a publicárselo. Sostiene que si eres cliente suyo, sólo te debes informar sobre la Covid-19 a través de fuentes oficiales. Y así es un poco difícil que veas críticas a los gobiernos, que son los que publican las fuentes oficiales. Con lo que nunca podremos aprender, gracias a Amazon, si los gobiernos lo hacen bien, o deben mejorar. Perfecto síntoma de una sociedad, o de una época, inteligentes.

amazon

Calleja lo ha puesto gratis en el enlace de arriba.

Me he limitado a listar los hitos principales, por fecha, entre la comunicación de China a la OMS sobre una extraña enfermedad nueva, y el estado de alarma en España. Son los 74 primeros días de 2020.

31 diciembre. China comunica a la OMS una neumonía atípica, con 26 casos.

9 de enero. Primera muerte, 40 casos.

13 de enero. Primer caso en Tailandia.

23 de enero. China confina a 40 millones de personas en Hubei.

25 de enero. Primer caso conocido en Francia.

30 de enero. Extendida a 20 países.

30 de enero. OMS declara emergencia de salud pública internacional.

31 de enero. Primer caso conocido en España.

2 de febrero. Se abre en Wuhan el hospital (¡en diez días!) de 1.000 camas para pacientes Covid-19.

4 de febrero. España forma el Comité Técnico de Gestión del Coronavirus.

6 de febero. Los nuevos casos y muertes se están multiplicando x 3 en 5 días.

12 de febrero. Se cancela el Mobile World Congress.

13 febrero. Corea, con 111 casos y una muerte, cierra colegios e inicia tests masivos.

14 de febrero. OMS: “Hay abundantes pruebas de que las aglomeraciones pueden amplificar la expansión de enfermedades infecciosas”.

23 de febrero. 3 días después del primer caso, dos muertes en Italia. Ese día cierran 11 municipios.

24 de febrero. Tercer caso en España: un italiano proviniente de Lombardía.

25 de febrero. Primer contagio local en España conocido (y 16 externos). Contagio “oficial”, porque como no se permitía hacer pruebas a nadie que no hubiera estado en un “país de riesgo” (China primero, Irán e Italia después), no se encontraban los casos que ya había.

28 de febrero.

cv-elpais-28-febrero

1 de marzo. Sanidad: “es una prioridad localizar y analizar los casos de contagio local”.

3 de marzo. Se descubre que el 13 de febrero había muerto un paciente en Valencia por Covid-19. Había viajado a Nepal.

3 de marzo. Suspendidos todos los congresos y reuniones de médicos, y las sesiones clínicas, y las vacaciones.

2 de marzo. Ministerio de Sanidad: “En los últimos días se han confirmado alrededor de 10 casos de covid-19 en personas sin vínculo conocido ni antecedente de viaje a zonas con transmisión comunitaria conocida del virus. Estos se han detectado en zonas muy concretas de cuatro comunidades: Madrid (foco en Torrejón de Ardoz), Andalucía (foco en torno a Marbella-Málaga), Castilla-La Mancha (en Guadalajara) y País Vasco (en una zona de Vitoria). Procede por tanto definir las zonas en las que se sospecha esta transmisión comunitaria y establecer una vigilancia intensificada en las mismas”.

No, no procedía definir las zonas, a partir de una información que siempre llega con retraso. Procedía actuar como si estuviera descontrolado, que es lo que ya estaba.

4 de marzo. Primera y segunda víctimas mortales reconocidas en España, con 196 casos.

5 de marzo. Tercera víctima.

Entre 4 y 5 de marzo, los contagios se multiplicaron por 2. Y otra vez por 2 en las siguientes 24 horas.

6 de marzo. Madrid cierra los Centros de Mayores de Día. Simón no está de acuerdo.

6 de marzo. Cuarentena a un grupo de familias de Haro.

7 de marzo. Carmen Calvo: “nos va la vida” (en ir a la manifestación)

7 de marzo. Simón: “le diría a mi hijo que hiciera lo que quisiera” (sobre ir o no ir a la manifestación”.

Frase señera de los días previos: “el machismo mata más que el coronavirus”. Acompañada por: “♪ coronavirus,  oeeee ♫”.

7 de marzo: 430 contagios. (14 días después: 24.926). Los dos principales focos eran Vitoria y Torrejón de Ardoz – aparte del previo de Haro.

8 de marzo. PSOE en Twitter: “Hay que salir a llenar las calles”.

9 de marzo. Se pasa a nivel de “contención reforzada”.

10 de marzo. Se prohíben los vuelos con Italia, que en ese momento tenía 10.149 casos y 631 muertes, fútbol a puerta cerrada, suspendidas fallas de Valencia. Nadie se sorprendió por las medidas, que todo el mundo esperaba.

14 de marzo. Estado de alarma, con 5.700 contagios y 136 muertes. Corea del Sur tomó medidas, muchísimo más leves que nuestro estado de alarma, con 111 casos y una muerte. 51 veces menos de infectados, 136 veces menos de muertos. Lo de las mascarillas, y otras medidas de sentido común, lo hace la población sin que tengan que decírselo.

La diferencia en las curvas, a escala logarítmica, se ve así:

cv-esp-kor

Hay muy poco más de dos semanas de diferencia entre los picos de los dos países. Ambas series empiezan a igualdad de casos por población. En números, la diferencia es de 6.189 a 233 casos por millón de habitantes. 26 veces menos contagiados por población.

 

Voy a aprovechar el comentario de mi saco de prejuicios favorito.

Hace poco oí en la radio que Trump hubiera perdido las elecciones si los negros se hubieran molestado en (apuntarse para) ir a votar aunque solo fuera en una pequeña fracción de lo que votaron en favor de Obama. A ver si en las próximas elecciones la indignación sirve para que se dignen a utilizar esa herramienta democrática llamada voto.

Se entiende que cree que un demócrata mejorará la vida de los negros. Voy a a hacer un argumento en dos pasos para ponerlo en duda.

El primer paso es un hilo de hoy en Twitter. Muy oportuno, pero tal vez le falta alguna perspectiva. Es sobre el vídeo de una negra que le monta el pollo a una blanca que da la tabarra con el <i>Black Lives Matter</i>. Con los argumentos conocidos del tipo de:

– Todos los días son asesinados chicos negros en Chigaco, ¿dónde está black Lives Matter en Chicago? ¡Vosotros sois los racistas!

– ¿Y tú de que vas, que haces aquí?

– Estoy aquí para protestar por la violencia. No va de negros. Yo soy negra y no estoy oprimida. Hago lo que quiero.

Gemma Goldie ve en Twitter un detalle que se nos ha escapado al resto. La negra del vídeo (negra como el betún) tiene un acento de inmigrante brutal. Probablemente de África.  Y dice Gemma que no se le puede asociar a los negros de EEUU; que no se puede asumir que tengan la misma cultura, ni de coña.

Al final de lo de Gemma se entiende que la crítica del vídeo no vale. Porque no es como los que padecen el problema … “sistémico”, dice la blanca.

Se equivoca en que pueda ser hija de inmigrantes. Los hijos de inmigrantes no tienen acento de inmigrantes. Nunca. Ha pasado -al menos- la adolescencia en África. Es muy posible que tenga una idea muy distinta sobre la opresión; por ejemplo, que haya conocido una opresión de verdad. También puede ocurrir que su familia fuera opresora, y no oprimida. Pero su “he podido hacer lo que quería” parece salido del alma. Como de haber conocido un mundo donde no hubiera podido, y estar muy contenta en EEUU.

En el hilo, Gemma pone un ejemplo de esta diferenciación entre “negros nuevos” y “negros viejos”, que al parecer hacen ellos mismos. Vaya, los “negros viejos”. Del Atlanta Black Star:

Curioso:

Their demand? That university admissions devise a plan to actively increase the presence of underrepresented Black students on campus, who they define as those who have more than two generations in the U.S.

“The Black student population at Cornell disproportionately represents international or first-generation African or Caribbean students,” BSU wrote. “While these students have a right to flourish at Cornell, there is a lack of investment in Black students whose families were affected directly by the African holocaust in America.”

“Cornell must actively work to support students whose families have been impacted for generations by white supremacy and American fascism,” they added.

No se entiende si están queriendo corregir una injusticia retrospectivamente, como en compensar a los nietos por las putadas que sufrieron sus tatarabuelos; o si se trata de una igualdad oportunidades, como en compensarles por una tara que todavía llevan puesta. Digamos los efectos multi-seculares de una discriminación del pasado, tan del gusto de Marod y el Kindergarten.

El segundo paso es la teoría de Thomas Sowell sobre la situación actual de la población afro-americana. Que le parece una situación muy mala, pero no precisamente por el efecto multi-secular de la esclavitud de antaño, sino por el efecto de una política completamente contemporánea. Y compara la situación de los negros desde el fin de la esclavitud hasta los años 60 del siglo pasado, mejorando; con la que tienen desde entonces hasta aquí, empeorando. Y brutalmente. Él lo achaca a las políticas de “protección”, y antirracistas, derivadas del welfare state (esto último, inevitable en Sowell).

De Townhall:

La inmigrante del vídeo parece convencida, con Sowell, de que la idea de empeñarte en sentirte oprimido no conduce a nada positivo.

black-lives-matter

Y en ese sentido, su testimonio sí es completamente válido. El supremacismo blanco y el fascismo que haya actualmente en EEUU, ella y sus hijos lo sienten exactamente igual que cualquier otro negro. Digo sentir, en lo que se puede observar y medir; no en lo que lleves dentro, y te haga recrear la realidad al modo de una película lacrimógena. Y como no llevan puesta la tara, por venir de fuera, no sienten nada. Será que no hay.

Esto me recuerda a unos meses que pasé en Charlotte Amalie (St. Thomas – USVI). 76% de población negra. Por casualidades, me hice muy amigo de unos cubanos, negros, que vivían allí. Una trinca de varias familias. E iba con frecuencia al bar de uno de ellos, que me quedaba cerca. Y luego salía con la tropa, y a cenar sus casas y tal. Para mi, siendo cubanos, resultaban completamente cercanos. Trato inmediato y fácil; te “entiendes” automáticamente.  El asunto que viene al caso es que me contaban que alucinaban con la obsesión racial de los negratas locales (los “americanos”). Viven en tensión cuando hay blancos, me decían; están todo el rato fijándose, examinándolos, para decidir cuál de ellos es un puto racista y cuál no. Y a la que deciden que uno es racista, básicamente porque se lo sacan de la gorra, le putean lo que pueden. ¡Oye, que llevan un sinvivil; una gran fatiga!

Yo la verdad es que no lo notaba, pero no creo que se lo estuvieran inventando. Es que tú eres extranjero, alegaban, y no les importas. Sí vi fostias interraciales alguna vez. Una de ellas, muy espectacular, entre dos mujeres. Y la negra, ciertamente, gritaba: ¡racista, puta blanca! No habían cruzado palabra antes de enzarzarse.

¿Y si tuviera razón Morgan Freeman?

 

¡Qué cansados son los cuentos de buenos y malos! Y a menudo, qué peligrosos.

Pero somos muy muy buenos …

por-mi-grandisima-culpa

Añadido posterior, para la discusión.

negros-usa-y-europeos

Por Marc

Buenos días plazeros.
Esta entrada va en dos partes. Una es un análisis a un tweet que a Lois le parecía bajar demasiado el nivel:

https://twitter.com/Pam_Angela_/status/1267433418259914754

La otra es un debate con Miguel Ángel Quintana Paz para que comprendáis mi “religión” (lo que me atañe incondicionalmente). Muchas veces alguien se pone a analizar a otro alguien o las cosas de esa persona y no refleja nunca sus axiomas o “bases cognitivas”. Creo que ninguna entrada, texto, escrito… con alma pedagógica debería caer en ese error:

https://twitter.com/quintanapaz/status/1267748686181871626

Vamos allá.

Primera parte:

No atacan a @IreneMontero por ese vídeo, sino por ser mujer. No atacan al 8M por ser el origen de la Pandemia, sino por feminista. No es ciencia, es su machismo. Ojalá oírles al mismo volumen haciendo aunque fuese una sola propuesta para la reconstrucción. Qué pena de derecha”

Iré quizás innecesariamente lento en mi análisis. A veces parecerá que “no nos movemos”. Si tenéis sueño o poco tiempo de lectura, cerrad.
Vemos 3 niveles de “barrera” (con argumentos) y una crítica general a las personas que critican a Irene Montero:

  1. No se ataca al mensaje, sino a quien lo dice. Se presenta la teoría de que, si tu amigo del bar hubiera dicho lo mismo, lo defenderías con uñas y dientes y uzis si la cosa escala. Aparte, indirectamente dice que “solo la critican hombres” (no es muy disimulado pero ya ha moralizado el debate. Hombres v.s. mujeres poniendo un ring imaginario donde antes solo habían críticas a su mensaje). Porque claro, suena raro que una mujer critique a Irene Montero “solo por ser mujer y no por su mensaje”. Eso causaría una implosión a las mujeres porque se criticarían a sí mismas 24/7 independientemente de sus acciones “solo por ser mujeres”. Por lo que pone a toda humanidad de sexo femenino (o que se reconozca en la categoría sexual “mujer”) del lado de Irene Montero sin saber si están de su lado o no. Eso es “bandear sexualmente” usando la moral como ataque y el “boli” o “teclado” como arma. Por lo tanto tenemos a hombres criticando a una mujer solo por serlo (o sea hombres criticando siempre al colectivo mujer digan lo que digan). Ella misma demarca con el binarismo sexual y se deja todo el mosaico de género (pero para hacer ejércitos morales hay que simplificar siempre en algún grado). Igualmente es interesante ver que quizás solo hacer RT o colgar el video sin comentarios podría verse como una “traición de la tribu moral”. Como es bastante complejo aquí defender a Irene dejando impoluto su mensaje la cosa es defenderla SIN citar su mensaje PERO toda crítica a ella bebe de su mensaje de base. Las contorsiones aquí son infinitas pero aquí está lo interesante. Solo quien las consiga hacer pasará la “prueba” del mantenimiento de tu comunidad tribal. Solo quien pueda creer sinceramente en lagartos extradimensionales que extraen la energía humana cuando la gente se pelea entre sí será aceptado. A más compromiso con el grupo, más unido estará y se filtrará la gente dubitativa. Ya la primera barrera da para muchos libros y papers de psicología. Pero sigo
  2. Si se ataca a una mujer solo por su “esencia mujeril” y no por lo que dice, todo lo que sea derivado de esa esencia (lo_feminista) también será atacado por la misma “lógica escalada”. Esta barrera es la que menos me interesa. Aparte el 8M no es el origen de la pandemia en España porque aunque retrospectivamente puedas localizar con cierta precisión el foco donde empezó el contagio (aunque hubiera sido originario de España el corona), si hubiera sido en otro sitio (una manifestación “masculinista” por ejemplo) allí se hubiera generado la reacción en cadena. Es muy de pensamiento simple y lineal pensar que se ataca a la manifestación del 8M por tener el 100% de la culpa (pero lo moral, como hemos visto en el punto 1, va de demarcaciones CLARAS y normalmente binarias). No me alargo porque no tiene mucha chicha
  3. Que no es ciencia sino machismo tiene más jugo. O quizás “todo el jugo que me interesa”. Veamos. No sé a qué se refiere con “ciencia” pero intuyo que Ángela Rodríguez quiere decir “no es como analizar el valor de la gravedad, es su ideología anti-nosotras” (tomando el concepto polisémico y multidimensional de Terry Eagleton). O sea, que primero “moralizamos a la esencia mujeril” y luego (racionalización a posteriori) usamos lenguaje técnico de microbiología, epidemiología, sistemas complejos (nodos)… pero que íbamos ya “teledirigidos” de forma ideológica desde casa con nuestros apriorismos pre-fijados. Digo que esta parte es interesante porque podría ser. Nunca hay que creerse invulnerable a los sesgos humanos porque somos humanos. Quizás de forma consciente o inconsciente yo, por ejemplo, odio a Irene y he saltado a la mínima para meterle caña. Mi sistema de valores es anti-mujeril (por envidia al sentirme inferior, por ver que el avance de las mujeres en ciencia u otros campos pueden quitarme la tostada en una visión laboral de suma 0…) y eso merece una defensa o “cierre en banda” de las demás mujeres. Por lo que su crítica podría ser ética. O sea, tener legitimidad

Quizás sorprenda que deje el punto 3 allí (algunas personas dirán “sin finalizar”. Como esperando un knock out o así). Lo dejo allí por estrategia. Si no se acepta eso tan importante del punto 3 será imposible hacer debates sanos (llamo “sano” a un debate donde 2 partes pueden aprender bidireccional y recíprocamente aunque difieran en TODO a nivel argumentativo). Es un poco para incomodar a la plaza. Por si necesitáis saber mi opinión: ¡claro que no creo que yo sea machista si critico a Irene por su mensaje! Pero eso da igual en los debates. Tiene que parecer que sí te crees a la otra persona o grupo de personas en esa mínima parcela donde pueden tener razón. Si no es así, no se debate => se “batalla” (y en las batallas hay bandos que pierden y otros que ganan). El meta-mensaje es que si un debate se convierte en batalla, eso ya es una pérdida GANE QUIEN GANE. Si eso después en los comentarios ahondamos en las implicaciones de mi mensaje, pero si no respetamos las normas de la moral para poder debatir nunca haremos debates, solo pelearemos. Y yo sé de taekwondo y wing tsun pero me gusta SOLO practicar artes marciales en el dojo. Fuera de ese emplazamiento, solo me veo usando esas “artes” para defender a mis amistades y familiares queridos.

Segunda parte.

Miguel Ángel Quintana Paz nos divulga un tweet:

https://twitter.com/ElliotKaufman6/status/1267486427723567104

De dos imágenes para que las comparemos. Gente negra muerta por la policía durante el 2019 => 9 de 1004:

https://pbs.twimg.com/media/EZcDLN9X0AEdB_s?format=png&name=small

Gente blanca muerta por la policía durante el 2019 => 19 de 1004:

https://pbs.twimg.com/media/EZcDOLQWoAU3MNX?format=png&name=small

Dice que, numéricamente (objetivamente, racionalmente etc… úsese el adjetivo que se quiera) no hay una epidemia de muertes de gente negra a manos de policías blancos. Que, si 9 muertes se dice que “es insoportable” (desde el sector black lives matter o ANTIFA) pues 19 (más del doble a nivel relativo) podrían justificar “saqueos por la opresión blanca hacia blancos” y todo sería una espiral de violencia y el caos, la anarquía y la barbarie reinarían. Que para hablar de epidemias de algo no se puede sin un anclaje métrico que nos diga qué es epidemia, qué no y después ya miraremos qué se justifica post-epidemia y sus argumentos.

Mi debate con él está en los tweets. Intuyo que nadie de la plaza podrá ni “tolerar” mis argumentos. ¡Por eso pongo el ejemplo! Porque queda mal en el debate. Y para mostrar mis bases, desde donde pienso, reflexiono…
Para mí la palabra” epidemia” es algo que puede usarse teóricamente PERO NO prácticamente. Se necesita que un organismo supranacional o mundial (OMS, agencias españolas, europeas…) catalogue algo con víctimas o muertes como “epidemia” o “no-epidemia”. Se le asigna un número y vas taxonomizando por eventualidades epidémicas y no-epidémicas y hay un consenso terminológico para hacer estudios, reportes etc… eso a nivel cuantitativo y primero paz y después gloria.

A nivel cualitativo para mí (como digo en el hilo) más de 0 muertes es una epidemia mortal insoportable. Primero porque si a tu padre lo mata la policía de tu pueblo quemas tu pueblo (o yo lo intentaría) dándote igual si absolutamente eso es irrelevante y “más gente muere en África de hambre”. Segundo porque a nivel personal nuestra muerte biográfica (o de nuestros seres más queridos) es “la muerte de nuestro mundo simbólico” dándonos igual cuántas personas haya en nuestro pueblo, ciudad, país… o sea, si yo muero para mí es una catástrofe ese escenario sin mí. Y si mi pareja a la cual amo me deja lo mismo (haya todas las “posibles futuras parejas solteras” en el mundo que haya). Tercero porque la importancia de algo no es “relativa a” (cuánta gente de la cohorte que selecciones muere o ha muerto “comparado con”), es absoluta. Hay personas a las que, si les pasa algo, saltamos. Es un soporte incondicional e innegociable. Se le llame “amor” o como se quiera. La gente no se espera a que mueran TODOS los perros del planeta Tierra para decir que hay una “pandemia de muerte perril”. Si se te muere el tuyo lloras. Si no lloras, tenías una maceta y no un perro (o lo tratabas como tal). O simplemente te aburrías al igual que si te deja tu pareja y no lloras y te entran ganas de suicidarte. Para mí (para que se vaya viendo mi forma de pensar) si alguien que te importa te deja, se va o se muere; si no entras en un vacío existencial nihilista no te importaba.
Eso es importante para entender lo que a Miguel Ángel Quintana Paz le digo que es la “antropología de la violencia” (para entenderla). No se calculan ratios de mortalidad relativa comparadas con el total y ejerces una ecuación coste-oportuna para ver cuándo se cree que puede “salir a cuenta” ir a quemar supermercados. Solo con que UNA persona muera a manos de la policía ya está legitimada (para mí) la violencia. Decir que “eso dañará a la economía” o frases así es no estar ni equivocado (“not even wrong”). A la persona que le han matado el hermano, “ya no hay economía que valga” porque ningún mercado le devolverá a su hermano. Ergo qué importancia tiene que arda todo. Y como la respuesta que sale es “ninguna”, pues vas a por gasolina. Yo también lo haría. Como digo en el debate de twitter, veo a quien no hiciese eso como una persona cobarde.

Con ese marco se entiende (con algunas diferencias) por qué hay gente ecologista que dice que “toda especie perdida es una catástrofe”. La diferencia es que tu madre es más importante que un crustáceo raro. Y aquí entramos en el campo del activismo animal o especista y la ontología (herramienta moral). Si para ti toda vida (véase organismo unicelular o un hongo…) merece ser respetada no valdrán las estadísticas y la explicación de la “destrucción creativa” que sucede en la naturaleza (sin intervención humana) donde unas especies entran y otras salen (presión selectiva darwiniana). Claro que no se puede salir a la calle cada vez que desaparece una especie “de lo que sea”, pero la gente ecologista cree que sí (que es un crimen no hacerlo). Como vemos (o yo veo xD) hay jerarquías de violencia y justificación / legitimación según a qué veamos como vida o no-vida (negros en la esclavitud o para gente racista) y también hay criterios “numéricos” de lo que merecen disturbios civiles (a partir de 200 personas negras o no-negras muertas podemos hablar sobre si se puede defender quemar supermercados). Para mí la vida humana es intrínsicamente “incalculable” a nivel coste-oportuno y todo número mayor de 0 muertes por una acción evitable (Estatal o no) es una tragedia, epidemia… lo que se desee. Salgo del relativismo filosófico del problema “duro” de demarcación de “a qué llamas epidemia”. Yo lo llamo a cualquier número mayor de 0 (y en matemáticas se diría “no-negativo” o real positivo). ¿Por qué hago eso? ¡Buena pregunta! Porque si no, entraríamos en una lógica de la crueldad metafísica que no me gusta. Pongo un ejemplo a “baja escala” para comprenderlo.
¡Dilema del tranvía!

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/8c/Trolley_problem.png/450px-Trolley_problem.png

En la vía “A” 5 personas atadas, en la vía “B” 1. La O.M.S. señala “epidemia de muertes por tren” en n=>5 y por debajo de 4 es no-epidemia de muertes. Yo como buen utilitarista cambio las vías de la “B” a la “A” mediante mi acción manual pero en la “A” la persona atada es mi abuelo que me cuidó cuando en la guerra civil murieron mi padre y mi madre por “x” circunstancias”. Evito una “epidemia oficial” pero me creo una “epidemia de sufrimiento” a mí mismo. Tendría que sentirme no-mal, y no lo estoy. Quiero quemar todas las estaciones de trenes y toda la gente licenciada / graduada en filosofía pero no estoy “legitimado” según sus criterios lógico-sofísticos.

La palanca es la porra de la policía (o pistola etc…). La persona negra muerta (Lloyd) es la de la vía “A” que el Gobierno te dice que “era inevitable que alguien muriese. No fue personal, fue mala suerte. Si por cada persona que muere de forma inevitable quemáis las calles no vamos a tener ciudad”. La gente que dice “están delinquiendo por encima de sus posibilidades de no-epidemia” es la gente que no ha sufrido ninguna muerte por el Gobierno y que lo analizan de forma distante y “objetiva” (o se use el adjetivo que se quiera).

Volvamos a la primera parte. Ángela solo está defendiendo “virtuosamente” a Irene porque, en el fondo, no puede justificar su mensaje (ni quiere). Pero para ella, Irene (como cualquier otra mujer) lo es todo para ella. Es un súpervalor que tiene que ser defendido pase lo que pase, “no matter what”. Todo razonamiento empírico o “argumentativo” no servirá de nada. Al igual que no lo será ningún intento de “temperamentación” a la gente activista amiga de Lloyd.

Por si no estáis de acuerdo conmigo (cosa que espero que así sea siempre. Aquí y en cualquier otro debate. En esta entrada y en las que sea) os dejo mis fuentes de pensamiento para que intentéis evitarlos o sospechar de quienes también os lo citen:-Joan-Carles Mèlich-Lluís Duch-Marina Garcés-Josep Maria Esquirol-Anna Pagès-Para entender narrativamente / novelísticamente el asunto de que es más grave un falso positivo al condenar a alguien que un falso negativo, Mary W. Shelley – Frankenstein en los distintos juicios que ocurren en la novela. Toda persona activista luchará a muerte por algo o alguien que crea y nunca cederá. ¿Cuánta gente marxista conocéis que su vida consiste en no dar su brazo a torcer ante cosas que dijo Marx empíricamente refutadas? Pues eso. NO DIGO que se tenga que defender. Abogo por la comprensión-El libro “Virtuous Violence” lo que pasa es que con él se puede entender tanto a la gente que lo quema todo como a la gente que mete caña a la gente que lo quema todo para que “pare de quemar cosas para que no se queme todo”. Es un manual antropológico más que algo que defienda una u otra tesis. Pero es imprescindible para mí-El “nosotros o los otros” aparte de pura moral contraria crea “epistemologías contrarias”. Tzvetan Todorov ha escrito (para mí) demasiado sobre ello. Eso se ve leyendo a gente filósofa “clásica” como Platón y Aristóteles (amigüitos) v.s. Epicuro por ejemplo. Donde hay incoherencias en los pensamientos de cada uno tienes que ver contra quién pensaba. Donde “no case lo que decían” es porque necesitan crear una hermenéutica contraria a su adversario. En muchos debates es lo mismo. “Sé que no me creo lo que defiendo pero tengo que defender una incoherencia para ir en contra de esa persona contraria a mí”. Hay incoherencias “superficiales” pero hay una meta-coherencia que se sigue si una persona se fija bien y tiene un marco teórico adecuado para verlo
Hay un libro que “argumenta correctamente con premisas” (para mí) “incorrectas” que quizás os puede gustar si mi pensamiento no os gusta, que es Crítica de la víctima – Daniele Giglioli

Sobre comprender por qué un colectivo de personas ante un “ataque de una tribu moral externa” se cierran en banda, hay que irse a los extremos:

Catastrophe Compassion: Understanding and Extending Prosociality Under Crisis

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1364661320301182

Ejemplos:

https://twitter.com/SoniaVivasRive3/status/1267336842770350080

https://twitter.com/laurapcastano/status/1267400819927920643

https://twitter.com/AntonGomezReino/status/1267713224696385538 

(se dice que son “las cloacas del Estado”. Una cosa son las cloacas que causan un acoso y derribo a una activista pro-derechos humanos jugándose la piel en alta mar.

Helena Maleno: “Nadie me ha pedido perdón por criminalizarme ni me han reparado el daño” 

https://www.europapress.es/epsocial/migracion/noticia-helena-maleno-nadie-me-pedido-perdon-me-reparado-dano-cerrarse-investigacion-contra-20200527122224.html

y otra son las cloacas que filtran algo que ha dicho literalmente Irene. Las primeras lucho activamente por destruirlas. Las segundas las mantendría con mi dinero. Yo sí quiero saber todo lo que digan las personas políticas. Es más, tendría que haber un departamento público que su función fuese esa. Equiparar cloacas Estatales como el GAL con las cloacas “acosadoras a Irene” y otras mujeres como vemos es complejo de hacer y es puro bandismo. PERO HAY QUE ENTENDER por qué se hace, repito. Además las cloacas del Estado de gente funcionaria política que lucha contra otra gente funcionaria política es deseable. Es una manera de añadir competencia al “mercado” público. Si no hubieran cloacas “de izquierdas y de derechas” nunca nos enteraríamos de nada “comprometedor” de un partido u otro como las cuentas B del PP o los fondos reptil del PSOE).

 

https://twitter.com/CarlaAntonelli/status/1267722337065078787

Hay mucho más a decir. Pero, por ahora: nada más.

Saludos.